Page 41

vival

Martinez -Tú ganas. Mañana temprano voy a llamar al Centro y luego…

Así tendría una oportunidad, y esta vez no la echaría a perder.

-Hoy. Tiene que ser hoy. -los nudillos habían recupe- Sumido como estaba en sus pensamientos, no se perrado su blancura. ¿Cómo se lo diría? cató cuando una de las máquinas emitió un alarido so-Victoria, ¿qué fue lo que hiciste? -No la creía capaz de brenatural hasta ahogarse. Tampoco se percató cuando semejante atrocidad, pero Victoria se había convertido Victoria lo apartó de un empujón y se abalanzó sobre la camilla. Así que había funcionado. El gran doctor Weaen una caja de sorpresas en esos últimos días. therford lo había logrado. -Está en el baúl. Solo tenemos que buscarlo y podremos comenzar. -saltó de la camilla y, sin esperar res- -Perdón, no te vi. A veces puedo ser tan torpe. puesta, se dirigió hacia la puerta con paso firme hasta -¿Torpe? Yo no utilizaría ese término para describir a internarse en la cruda noche. una muchacha tan encantadora. -Perdiste la cabeza, realmente perdiste la cabeza. Y yo Era tal como lo había soñado. Cada palabra, cada gestambién debo haberlo hecho, porque solo un verdadero to, cada mirada. Al final del día, ella había ganado y era demente podría embarcarse en esta locura sin prece- mejor que el torturador fuera a llorar a otro lado. dentes. -Frank ajustó las cuerdas y comprobó los signos -Gracias por ocultar de manera tan caballerosa mi torvitales. Ninguno, como era de esperarse. peza. -se sonrojó y le clavó la mirada.-¿Qué dices si te lo -¿Terminaste el monólogo? Es hora de la acción. compenso yendo a… -Todavía estamos a tiempo. No hay necesidad de ha- El aire escapó de sus pulmones al mismo tiempo que cerlo, podés continuar con tu vida y… el grito desgarrador de Frank la sobresaltaba. Logró su-¡¿Es que no lo entendés?! ¡¿Cómo voy a vivir si estoy jetarla antes de que su cabeza impactara contra el suelo. muerta?! Hace tres meses estaba viva, más viva de lo La herida era demasiado profunda y el color escapaba que alguna vez lo estuve. Y quiero volver a sentirme así. de sus acaloradas mejillas. -Frank podía ser un insensible cuando se lo proponía. ¿Tan complicado era entender su dolor?

-¿Qué fue lo que hice? Por Dios, ¿qué fue lo que hice? -comenzó a mecerla con fervor.

-No hay necesidad de que te alteres. Solo digo que po- -Lo correcto. Hiciste lo correcto. No es tu culpa, me drías intentarlo. diste… me diste justo lo que quería. -la respiración se -¿Para qué intentarlo? Tengo la solución en la palma volvía más débil con cada segundo que pasaba. de mi mano. Solo requiere un pequeño impulso. -su mirada estaba perdida en él, anhelante.

-Victoria, yo no, yo no lo programé para que…

-Shhh, lo sé. Ahora podremos estar juntos, como -¿Querés que vuelva en algún momento en particular? siempre lo soñamos. -un último suspiro escapó de sus -al pronunciarla, la pregunta se clavó como un puñal labios. Frank levantó la vista y vio lo que ya esperaba: el en lo más profundo de su ser. cuerpo yacía inerte en la camilla. Misma herida. Mismo lugar. Victoria lo había engañado y él cayó como el -Sí, el día que nos conocimos. Fue mágico. tonto que era. -Ahora necesito que te apartes, es solo por unos segundos. -cuando Victoria se alejó, Frank encendió las Frank se enjugó las lágrimas que amenazaban con válvulas y las máquinas rugieron al cobrar vida. No es- arrasar todo a su paso y se dirigió al cuarto contiguo. taba seguro de si funcionaría. Una parte de él, la más Si lograba controlar los espasmos, él también podría egoísta, rogaba que el proceso fuera un completo fraca- alcanzar las 20 horas. so y que arrancaran de raíz las esperanzas de Victoria. 39

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta Mayo 2020  

Revista online de literatura juvenil

Huellas de Tinta Mayo 2020  

Revista online de literatura juvenil

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded