Page 50

DORAMA

|

Hotaru no Hikari

clásico del espíritu ordenado de los japoneses (le gusta cocinar y planchar, imagínense) y la convivencia entre ambos se vuelve caótica y resulta gracioso ver al pobre hombre intentando enseñarle a Hotaru a ser un poco más ordenada, en especial cuando ésta decide dormir en el porche solo cubierta con hojas de diario. Con dos personalidades totalmente opuestas, y ambos se niegan a dar el brazo a torcer para mudarse a otro lado, vamos a poder ver situaciones de lo más desopilantes (e irreales también, si vamos al caso). Para colmo, Hotaru comienza a interesarse en un nuevo empleado de la empresa, por lo que Takano también tiene que enseñarle a cómo salir con hombres, lo que lleva a situaciones nuevas para los dos, mientras se van acercando más, lejos de la relación laboral que llevaban hasta ese momento. Por supuesto, este acercamiento trae sentimientos nuevos entre los dos, que los confunde. Agre-

48

guémosle los intereses románticos secundarios de cada uno y el drama está servido. Un elemento a favor de Hotaru no hiraki es que en ningún momento se vuelve extremadamente melodramática ni engorrosa. Logra mantener ese límite fino, balanceando con dosis justa de comicidad y dramatismo una historia que bien podría haber terminado en cualquier cosa, y es justo lo que se busca en una historia de tan solo 21 capítulos (el total con la segunda temporada). Otro punto a favor, que hace de la serie aún mejor si es que es posible, es la buena calidad de los actores secundarios, que dan al espectador un respiro de la historia principal y que logran llenar vacíos que en otras oportunidades serían imperdonables. Hotaru no hiraki es, en definitiva, una de las mejores comedias románticas que la televisión japonesa ha ofrecida, refrescante, hilarante y romántica.

Huellas de Tinta Julio2015  

Revista online de literatura juvenil

Huellas de Tinta Julio2015  

Revista online de literatura juvenil

Advertisement