__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 43

e,

por Erzengel Eds y Laura Lerner

de la criada hombres adoptando una suerte de cristianismo fanático y enfermizo, sino que también hay mujeres que apoyan el régimen. Aquellas que están casadas con los altos dirigentes e incluso las que educan y forman a las Criadas, las mujeres que deberían sentirse felices de ser las incubadoras humanas de los ricos y poderosos. Porque para obvia conveniencia de los que pueden, los menos favorecidos quedan reducidos a dolorosa servidumbre. Las Criadas, por ejemplo, deben soportar ser violadas todos los meses, a fin de quedar embarazadas y luego tener que entregarles sus hijos a la familia de su violador. Y no es que ellas nacieron en ese régimen, sino que fueron arrancadas de sus familias, les arrebataron sus hijos, sus parejas, aduciendo que era lo mejor para la sociedad. Uno lee la novela o ve la serie y siente enojo, repulsión, bronca y angustia. Ver cómo sufre cada personaje, ver los maltratos, los ataques, los regaños. ¿Lo peor? Saber que hay lugares del mundo donde las mujeres cuentan con tan pocos derechos como en esa historia de ficción. Comprender lo mucho de real que hay en la obra de Atwood es chocante. Más choca, todavía, ver que la autora escribió aquello hace más de 30 años, tratando de transmitir lo que veía del mundo y su concepción del maltrato a las mujeres y ver lo actual de aquel maltrato eriza la piel, sin duda alguna. En El cuento de la criada también hay esperanza. Hay quien sigue luchando, quien trata de oponerse al sistema. Aunque maten, torturen y mutilen a esas mujeres que no aceptan vivir de aquella manera, siempre hay quienes siguen luchando y reclamando por la libertad que les arrancaron. Y pensando en esa lucha, tomándola de ejemplo, mujeres de todo el mundo se han calzado las ropas de las criadas y han gritado al mundo que no piensan darse por vencidas, que seguirán luchando por los derechos que les son negados y

no bajarán los brazos así como así. Cuando la ficción expone la realidad, cuando sirve no solo para el disfrute del lector, sino para hacerlo pensar y reflexionar desde lo que viven los personajes, queda en descubierto la capacidad de los autores para denunciar aquello que está fuera de lugar haciendo lo que mejor saben hacer. Atwood podría haber escrito un relato de príncipes y princesas, una historia de hadas con final rosa y todo perfectito. Prefirió narrar una novela. -ErzengelSOBRE LA AUTORA

Margaret Atwood es una escritora y activista canadiense de 78 años. Se la describe como feminista, y en sus obras –novelas, poesías y críticas literarias– abarca, en general, temáticas relacionadas a la opresión de las mujeres, el cambio climático, los derechos humanos, la contaminación, regímenes totalitarios, y otros eventos que cuestionan las estructuras sociales. Se recibió en la universidad de Harvard, institución de la que acumula varios títulos de postgrado. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y eterna candidata al Premio Nobel de Literatura. Actualmente, es considerada una de las principales figuras del mundo de las letras. 41

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta Julio 2018  

Revista online de literatura juvenil

Huellas de Tinta Julio 2018  

Revista online de literatura juvenil

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded