Page 25

eñas

Albertalli

Homo Sapiens raria como me emocioné con estos dos. Leerlos intercambiar esos increíbles correos electrónicos es algo que nadie debería perderse, una bocanada de aire fresco perfecta para pasar un buen rato y olvidarse de todo lo que ocurre a nuestro alrededor. ¡Y ni les digo para superar un bloqueo lector! Pero aunque Simon y Blue se llevan todos los laureles, no puedo dejar de mencionar a los personajes secundarios. Abby, Nick, Leah, la familia de Simon… todos son realmente geniales y aportan su granito de arena para que esta historia sea aún más espectacular. (Nota: hay más personajes secundarios geniales, pero no los nombro para no seguir alargando su lista de “mmm… así que ninguno de estos es Blue”) Otra de las cosas que me adoré del libro fue la búsqueda. No saber quién era Blue, e intentar encontrar aunque sea el mínimo indicio, creando toda clase de teorías conspirativas, fue una de las mejores cosas de este libro. Disfruté tanto de las sospechas que eso, unido al fangirleo cada vez que aparecían los correos electrónicos, hicieron que fuera una bola de nervios y emoción durante todo el tiempo que me duró la lectura (lo que obviamente fue muy poco, porque se lee rapidísimo). Literalmente sospeché de todos los personajes, y hasta dudé de los enamoramientos o de la sexualidad de la mayoría de ellos, pero hubo un pequeño detalle que hizo que la identidad de Blue quedara al descubierto para mí, y cuando lo confirmé no pude evitar hacer un bailecito de la victoria y derretirme en el lugar. Por último, tengo que decir que me

Por Winter Mary

encantó el final. Usualmente, en esta clase de libros donde hay un misterio, estamos acostumbrados a que la historia termina cuando el misterio se resuelve. Pero Yo, Simon, Homo Sapiens, tiene como este epílogo gigante dentro de la historia, donde la autora nos regala unas veinte o treinta páginas más. Así que si antes fangirleaba por leer a Blue y a Simon interactuar mediante correos electrónicos, imagínense leerlos interactuar en persona. Una locura.

“Y no puedo dejar de sonreír. Quiero decir, en ocasiones cuesta más no sonreír que hacerlo.” En resumen, creo que no hace falta decir que se los recomiendo, pero lo voy a hacer: Se los recomiendo de acá al infinito, ida y vuelta. Léanlo, porque no se van a arrepentir. SOBRE LA AUTORA Becky Albertalli es una psicóloga clínica que ha tenido el privilegio de ayudar en terapia a docenas de adolescentes inteligentes, originales e irresistibles. También ha trabajado durante siete años como codirectora de un grupo de apoyo para niños con identidades sexuales no conformistas. Vive en Atlanta con su marido y sus dos hijos, donde escribe ficción juvenil contemporánea.

23

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Enero2017  

Revista online de literatura juvenil

Huellas de Enero2017  

Revista online de literatura juvenil

Advertisement