__MAIN_TEXT__

Page 46

Relatos | El inmortal

El inmortal L

as murallas se muestran altas y poderosas. Su camino se extiende de horizonte a horizonte y ningún humano las ha recorrido por completo. Damir suspira. Él no es un hombre común, o al menos, eso dice la gente. -Un nuevo mesías- cantaban algunos. -El siguiente buda- proclamaban otros. Damir sólo sabe que nació en el año de la catástrofe, en el momento exacto en que el eclipse azul cubría los cielos. Hace ya más de un año que lo perdió todo. Familia, hogar… todo se lo han arrancado sin poder él hacer nada. El emperador Han-Lin mandó a buscarlo. La guardia cumplió el pedido. Damir lo perdió todo. -Nunca serás mi rey- dijo el soberano al verlo esposado y herido. -Nunca pedí serlo- replicó Damir. -Pero todos en el reino así te ven y no puedo aceptarlo- Han-Lin gruñó molesto con este simple vasallo que podía robarle el torno. -Simplemente quiero seguir con mi vida, regresar a casa con mi esposa y mis hijos… El emperador entrecerró los ojos y sonrió. Él sabía cómo darle una oportunidad a Damir sin posibilidad alguna de victoria. Las murallas se elevan fuertes, inflexibles, furiosas. Han-Lin observa el cielo y luego a Damir. -Recorre esta muralla, llévale al rey que vive al final de este sendero esta encomienda que te doy. Luego serás libre- dice con voz fría. Un guardia deposita en manos de Damir un paquete y un bolso dónde llevar la carga. Damir asiente, esperanzado con la idea de ganar la libertad, y emprende viaje caminando sobre la muralla. Sobre esa alta, extensa y peligrosa muralla. El tiempo transcurre lento, monótono. 1,2,3 días… 4,6,11 meses… 3,7,10 años. Y Damir sigue caminando. Nada en él ha cambiado, por eso no sabe cuánto tiempo ha transcurrido en realidad. Sigue caminando, cargando el bolso, sin dudar o

46

Por: Erzengel (Palabras al Viento) http://www.erzengel-palabrasalviento.com pensar siquiera en detenerse. El enhiesto y musculoso tigre que marcha metros atrás, le impide hacer un alto o retroceder. No, de ninguna manera. El tigre atacará. Damir mantiene su paso sin cansarse o sentirse débil en ningún momento. Sólo anhela regresar con su familia y si cumple con el pedido del soberano, podrá hacerlo. Sólo que Damir no sabe la verdad, desconoce por completo que Han-Lin le ha dado en realidad la tarea de recorrer el laberinto de piedra más grande del mundo. Un camino infinito que nunca tendrá fin. Ahí habrá de morir Damir, para alegría del rey que nunca sabrá que ese hombre que camina sin fatiga por elevados senderos de ladrillos, en verdad es enviado por los dioses. El emperador, hombre común y mortal, sucumbirá cuando le llegue la hora y Damir siempre estará caminando, inmortal como es. Él nunca se atreverá a comprobar si el tigre sigue detrás suyo, aún cuando ya no escuche sus pisadas, ni sentirá el paso del tiempo. Sólo seguirá caminando… Las murallas se muestras altas y poderosas. Su camino se extiende de horizonte a horizonte y ningún humano las ha transitado por completo. Sólo Damir, el inmortal que desconoce su verdadera esencia.

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Mayo 2013  

Edición del mes de mayo del 2013 de la revista online de literatura juvenil Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Mayo 2013  

Edición del mes de mayo del 2013 de la revista online de literatura juvenil Huellas de Tinta

Advertisement