__MAIN_TEXT__

Page 46

Relatos | Camille > R E L A T O S

Camille

Por: Erzengel - Idea: Fede Valotta http://www.erzengel-palabrasalviento.com

C

omo cada mañana, entró al aula y se sentó a leer. Tenía casi media hora hasta que el timbre tocara y debiera asistir a su clase de matemáticas, media hora que aprovechaba zambulléndose entre las páginas del libro de turno. Sabía bien que, una vez que sus compañeros comenzaran a llegar, debería guardar su libro y dejar a un lado sus mundos de fantasía y personajes con mil y un objetivos que cumplir. Los demás no lo entendían, se burlaban cuando lo descubrían leyendo en los pasillos, entre cambio de clases o en la hora del almuerzo. Una vez, incluso, uno de ellos -Juan, “el terrible”- le había quitado su precioso ejemplar de “El Hobbit” y lo había destrozado, arrancando hoja por hoja frente a los aullidos y aplausos de los demás presentes. Esa tarde, nunca podrá olvidarlo, pasó horas reacomodando el libro y tratando de darle la forma que tenía originalmente. No poseía amigos en aquel colegio. Solo algunos compañeros que rara vez se enfrentaban a la mayoría cuando todos parecían unirse con el simple objetivo de burlarse de él por su amor a la lectura. Afuera de la escuela, en cambio, contaban con buenos y verdaderos amigos. Mika y Facu, del conservatorio; Ellie y Jerome, de clases de francés. Y Belu, su vecina de toda la vida. Fede era feliz, más allá de todo y a pesar de los maltratos que vivía a diario. Había encontrado la forma de minimizar el bulling, evitando leer frente a sus compañeros y procurando guardar con celosía sus libros durante las horas de clase. El colegio era solo un momento en su día cargado de actividades y lo miraba como una etapa que terminaría pronto y ya luego nunca recordaría. Se imaginaba estudiando Edición o Letras, o ambas tal vez, porque sinceramente no era capaz de decidirse por una. La secundaria le parecía eterna por momentos, no solo por el maltrato de sus compañeros, sino también por la falta de atención de sus profesores. Los adultos no parecían notar lo que ocurría durante las clases o en los recesos. Fede sospechaba muy secretamente, que en realidad sí sabían lo que pasaba, pero prefe-

46

rían hacer oídos sordos y vista ciega. La situación no empeoraba, pero se mantenía igual. Día tras día, llegaba a la escuela, leía por escasos treinta minutos y luego toleraba en silencio la pelea constante de quienes compartían aula con él. Día tras día, sus amigos le decían que debía buscar la manera de hacerle frente a Juan y los demás, de mostrar que no se sentía cómodo viviendo así y pedir el respeto que merecía. Pero él no se animaba, prefería guardarse los dolores y esperar paciente a concluir sus estudios y viajar lejos a alguna universidad donde seguir sus sueños. Hasta que algo cambió… hasta que alguien nuevo en la escuela le hizo cambiar de parecer casi sin proponérselo. Se llamaba Camille y era una alumna llegada desde la otra punta del país. No hablaba con nadie y nadie parecía notar su presencia, salvo él. Camille era alta, de piel aceitunada y cabellos tan oscuros como la noche. No pretendía formar amistades, sabedora de la realidad que vivía su familia y que la obligaba a estar estudiando en aquel lugar que no parecía agradarle, aunque no pensaba dar explicaciones al respecto. En el primer almuerzo de Camille en la escuela, la joven decidió pasarlo en el comedor, sentada en una mesa al fondo del lugar y con la única compañía de un ajetreado volumen del “Mío Cid”. Fede pudo ver a Juan señalando a Camille y cuchicheando con sus amigos. Él, que debía mantener sus ojos lejos de los libros en presencia de aquellos chicos que tan mal lo trataban, podía ver la escena desarrollarse delante suyo con una lentitud que le causaba escozor en la piel. Iban a molestarla, no había duda alguna. En el preciso instante en que Juan puso sus manos sobre el libro de Camille, Fede dio un grito y logró llamar la atención de todos. —No te metas, chiquito —gruñó Juan, alejándose de Camille—. Sabes lo que podemos hacerte.

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Julio 2013  

Edición de julio del 2013 de la revista online de literatura juvenil Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Julio 2013  

Edición de julio del 2013 de la revista online de literatura juvenil Huellas de Tinta

Advertisement