Page 48

Relatos | Asesinato

Asesinato S

Por: Erzengel (Palabras al Viento) http://www.erzengel-palabrasalviento.com

eguramente te preguntarás qué haces aquí. Sí, sé que es extraño verme después de tanto tiempo y en esta situación en especial.

Mi familia y seres queridos intentaban aconsejarme, pero yo no tenía fuerzas ni oídos como para prestar atención.

Entiendo perfectamente que debes de sentirte incómodo al no poder moverte y que las ataduras de manos y pies bien pueden estar lastimándote.

Hasta que una tarde, hace más de un mes, tu propio hermano me dijo: -Debes dejar de extrañarle… ya no te ama… murió en él el amor que te tenía y creo que lo mejor sería que le des sepulcro…

Sí, lo sé bien. Estás confundido, pero todo tiene su razón. Simplemente dame un momento para explicarte. Verás, mi vida era perfecta, no podía pedir más. Luego de vivir contigo durante 2 años, habíamos decidido casarnos y pensé que la suerte me sonreía, pero tanto como un día fuiste capaz de darme vida y felicidad, todo me lo arrebataste la noche antes de la boda. Lo recuerdo bien. Dijiste “no puedo casarme contigo, soy demasiado joven, quiero disfrutar la vida…” y me dejaste así, destrozada y herida. La enorme casa que prometía ser un dulce hogar para nuestra futura familia se descubrió de pronto ante mis ojos como un país lejano y triste, siendo yo su única habitante. Lo que antes fuera un conventillo lleno de pasos, risas, susurros y sueños; se muestra ahora cual laberinto de pasillos y habitaciones vacías. Lo abandonaste todo. Por nada luchaste ni reclamaste. Muebles, adornos, libros y cd’s… todo quedó en mi poder, aunque no me interesaba, ni me interesa, ninguna posesión. Recuerdo la época en que me sentía dichosa por tu amor. Ya nunca podré ser feliz de esa manera. Hace ya 6 meses que la alegría desapareció y mi existencia se vio cubierta de sufrimiento y nostalgia sin igual. No te importa, lo sé… si me miras y prestas atención es simplemente porque tienes miedo. El pánico se vislumbra en tu mirada. Perdona si sonrío, es que me hace feliz verte así… siento que de a poco me estoy cobrando todo el sufrimiento al que me sometiste. Todo este tiempo, mientras yo me hundía en un abismo de dolor y agonía, vos salías a fiestas y juergas con tus amigos. 48

Y entonces comprendí algo importante: yo te amaba, te amo, con todo mi ser. Cada átomo, cada fibra de mi cuerpo siente, sufre, respira y vive sólo por ti… pero no te importa mi dolor, no te interesa en lo más mínimo. Y he llegado a la conclusión de que, mientras sigas viviendo, seguiré amándote; pero si mueres… creo con fe ciega que si mueres, si desapareces de la faz de la tierra y ya no hay forma de buscarte y encontrarte, si ya no queda luego manera de cruzarme contigo y caer víctima de tu mirada y tu simpatía, entonces podré dar entierro al amor que te siento. Y todo estuvo claro… decidí que debía matarte si deseaba ser feliz nuevamente. Ya luego lo que tuve que resolver fue cómo hacerlo. Cómo consumar tu asesinato y salir victoriosa. Durante varios días me dediqué a investigar. Necesitaba un lugar, precisaba de medios suficientes para lograr mi objetivo. La idea estaba clara y ya no había forma de arrancarla de mis pensamientos. Como buena ingeniera que soy, diseñé una habitación de pánico. Un cuarto pequeño en el cual podrías pasar tus últimas horas de vida… con tiempo y paciencia, busqué y encontré el lugar ideal dónde instalar ese mágico espacio en cual mi mayor anhelo se concretaría. No tengo porqué explicarte la ubicación exacta. No tiene sentido. En fin… la cuestión es que, ya con la habitación construida, debía esperar el momento adecuado. Tu hermano me comentó que tus padres y él irían a la fiesta de casamiento de unos amigos de la familia y que vos no pensabas ir… y la vida pareció entonces estar ayudándome. Esperé a que tu familia se fuera. Entrar a la casa me resultó de lo más fácil. Sé que tu madre te mandó mil veces a arreglar la puerta del garaje, pero nunca

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Agosto 2012  

Número de agosto del 2012 de la revista online de literatura juvenil Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Agosto 2012  

Número de agosto del 2012 de la revista online de literatura juvenil Huellas de Tinta

Advertisement