Huellas de Tinta - Febrero 2012

Page 32

Opinión

Cuando lo corrigen también préstenle mucha atención a la gramática y a la ortografía, y sobre todo, a la repetición de palabras. Es muy molesto leer en un mismo párrafo un montón de veces el mismo término.

Para presentarlo, usen una tipografía legible, en un tamaño que no sea ni demasiado chico ni demasiado grande (11, 12); y un interlineado de al menos 1,2 puntos para que sea fácil de leer. Cuando está muy amontonado, las líneas llegan a confundirse después de un rato, sobre todo si el manuscrito ha sido enviado por e-mail y no en papel. Traten de justificar el texto, no lo alineen ni a la izquierda, ni a la derecha, ni al centro. Cuanta más prolijidad, mejor. Pregunten en las editoriales si reciben manuscritos antes de enviarlo. Es muy común que se los reboten por este motivo, o que directamente no lo lean. Generalmente hay una dirección de correo o e-mail específica para los manuscritos, y por eso tienen que preguntar antes de enviarlos. Si bien no son muchos consejos, son varias cosas que, investigando cuando estaba pensando en mandar el manuscrito de mi historia a unas editoriales, me sirvieron un montón. Aunque 32

les parezca reiterativo, la clave está en pulir la historia y ser original. Cuando les digan que no, no piensen que sus historias son malas. Piensen lo que yo pensé varias veces cuando las editoriales me decían que no recibían manuscritos: ¿por qué todavía no se me da la oportunidad? La respuesta la encontré cuando le di otra corrección al libro: porque había muchos detalles por cambiar y cerrar. Simplemente por eso. Todo pasa por algo, es destino es sabio y sabe por qué hace las cosas. Publicar es difícil, y todos los que lo intentamos alguna vez lo sabemos. Es cierto que a veces es desesperante la espera, pensar que te van a decir que sí y que al final sea un no. Hasta el momento no ha sido mi caso, pero me lo he planteado muchas veces. Si no pudieron publicar hasta el momento, es porque aún no era tiempo de que lo hicieran. Pero eso no significa que no tengan que seguir intentándolo. Al final, aunque lo hayan buscado por años, van a lograrlo. Pero todo a su debido tiempo. Cada persona tiene un destino por delante, y es cuestión de ir descubriendo qué nos depara; aunque muchas veces parezca cruel, pasa por algo. Nada es porque sí, y uno tiene que pensar esto: ¿por qué aún no ha llegado mi momento? A veces es porque hay algo genial que nos espera al final del camino, pero primero hay que recorrerlo, y a veces es porque hay algo que tenemos que mejorar antes de llegar a ese final. Yo me di cuenta de eso cuando le di la última corrección a mi libro: podía mejorarlo, incluso con lo mucho que había gustado entre los lectores. Estoy segura de que si escribir les gusta, y publicar es realmente lo que quieren, al final van a lograr su objetivo. Pero es un camino que en muchos casos es difícil, y para nadie es igual. Hace poco, Leo Batic, autor de “Heredero de las Hadas”, publicado por Ediciones B (autor argentino, por cierto ;-)), respondió a unas preguntas que le hicieron los lectores en el blog Llave de Tinta (http://llavedetinta.blogspot.com) , y precisamente, una de ellas era sobre cómo hacer para publicar. Por mi parte, les deseo mucha suerte a todos aquellos que intentan publicar. Al final, cuando uno quiere mucho algo, lo consigue incluso contra viento y marea ;-)


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.