Page 35

C

I

N

E

La La Land Por Matias Pardini Quiero partir de una base que a muchos sorprenderá, y es diciendo que La La Land es todo menos una película inocente. Una de las favoritas al Oscar como Mejor Película (que perdió, pero no sin armar un escándalo que será recordado durante décadas en los círculos de entregas de premios) se perfila como un eterno homenaje a los inicios del género: a los bailes a la luz de los faroles, a los desconocidos que caen el uno por el otro, a los colores brillantes, a los sueños. A esas parejas que durante los 40, 50 y 60 bailaron en las pantallas hasta el agotamiento. La La Land es una película con un pie en el pasado, sí, pero también con un pie en el futuro: su foco está puesto en perseguir lo que uno quiere, en lo que vendrá, y, claramente, en su coste. Quizás el guión sea de lo más simple: nos cuenta la historia de Mía y Sebastian, dos eternos soñadores que se conocen y reencuentran en lugares tan inesperados que rozan lo cliché. Mía quiere ser actriz, pero las audiciones no le van saliendo como espera, mientras que el sueño de Sebastian consiste en abrir un club de jazz

en el cual homenajear a sus más grandes ídolos. Estos dos personajes, retratados por la impecable Emma Stone (¿Hay algo que no esta chica no pueda hacer?) y un Ryan Gosling que… actúa de Ryan Gosling, reciclando todos sus personajes románticos de una sola sentada, comenzarán una relación que al principio nos resultará idílica, melosa, soñada. Una relación soñada para dos soñadores parece algo justo. Pero esto, quizás, sea solo la primera parte de todo. A medida que avanza la película las cosas se irán transformando. Los colores no serán los mismos – ya no tenemos la vivacidad ni el brillo de aquellos vestidos que ondean al viento (¿Alguien más pensó en las casas de Hogwarts?) mientras cantan fervientemente “Somewhere in the crowd” – ni la felicidad que irradian los solos instrumentales. Ya no tenemos esa sensación de que todo va a estar bien. Y es que detrás de la música alegre y los fondos vivaces de la primera parte se esconde algo mucho más oscu-

31

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta Marzo 2017  

Revista online de literatura juvenil

Huellas de Tinta Marzo 2017  

Revista online de literatura juvenil

Advertisement