__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 47

Por Erzengel ( http:// www.erzengel-palabrasalviento.com ) Miró a sus costados, con un deje de ansiedad recorriéndole el cuerpo. La noche era testigo de su espera a solas. Todavía no llegaban los demás, pero él ya había preparado todo. Seguiría adelante sin ayuda de nadie, si acaso el equipo no se hacía presente a horario. Repasó todo una vez más. Aquí y allá, a su alrededor, el pasto estaba cubierto de pequeñas estructuras de papel. Las había alineado y dispersado de manera que ninguna se vería afectada mientras se manipulaban las demás. Un ruido tenue de pasos llamó su atención. Pronto nacieron las risas, en murmullos, pero risas al fin. Sus amigos habían arribado a tiempo. —¡Hey! Llegamos a tiempo, ¡como prometimos! —murmuró uno de los recién llegados. —Ya me tenían preocupado. Vamos, no hay tiempo que perder —replicó tomando entre sus manos una de las obras de papel y alambre fino. Una chica de cabellos oscuros deslizó la mirada por el suelo, al tiempo que señalaba con el índice y contaba en voz baja. —¿Trajiste treinta y dos? —Sí, exactamente treinta y dos.

A la voz de aviso, todos encendieron la mecha que su estructura llevaba dentro y dieron vida así a delicadas lámparas de papel. Las soltaron a diferentes tiempos, para que alcanzaran el cielo de manera dispar. Inmediatamente, repitieron el proceso. Así, hasta que las treinta y dos lámparas flotaban en el aire a muchos metros de altura, con vida propia y guiados por el viento. —¿Ella estará viéndonos? —preguntó una de las chicas. —Eso es seguro. Siempre está con nosotros —respondió otro de los muchachos. El grupo guardó silencio. En el cielo, las estrellas se acoplaban a las lámparas, que apenas se distinguían por sus movimientos sinuosos y por momentos erráticos. El aire en movimiento las hacía bailar, allá, muy arriba. Los jóvenes vivían la escena con la emoción a flor de piel. El espectáculo no tenía parangón y había nacido de sus propias manos. Si se mantenían unidos, podían lograr eso y mucho más. No pensaban darse por vencidos. Tenían una aventura que vivir y el sendero cubierto por el rocío se le antojaba atrayente en extremo. En alguna nube, cierto ángel carcajeaba. Había captado la señal. Le gustaba por completo. Y esperaba a futuro todavía más.

—Genial. Esto será impresionante. —Debemos ir sincronizados. Si lo hacemos en orden, en pocos minutos estarán todos en funcionamiento. El grupo, una docena de chicos y chicas de edades variadas y sonrisas plenas, se venía preparando para este momento desde hacía semanas. Lo habían soñado. Lo habían anhelado. Ahora ocurría. Uno a uno, siguieron el ejemplo de su amigo, levantando del suelo una estructura y preparándose para el gran momento.

45

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Junio 2014  

Revista mensual sobre literatura juvenil en Argentina.

Huellas de Tinta: Junio 2014  

Revista mensual sobre literatura juvenil en Argentina.

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded