Huellas de Tinta Febrero 2019

Page 27

S

E

R

I

E

La Academia Umbrella Por Erzengel Últimamente Netflix saca estrenos muy interesantes y Academia Umbrella no es la excepción. Esta serie se basa en los comics escritos por Gerard Way y dibujadas por Gabriel Bá. La historia nos plantea que un día de octubre de 1989 nacen en distintas partes del mundo 43 niños. ¿Qué es lo extraño? Que aquella mañana ninguna de las madres mostraba signo de embarazo alguno. Reginald Hargreeves, millonario inventor, sale en busca de esos bebés y logra adoptar a dos niñas y cinco niños. Con la idea de convertirlos en superhéroes, Hargreeves analiza los poderes que cada niño presenta y los enumera según el potencial que muestran. Así, Número Uno tiene super fuerza y resistencia, Número Dos es capaz de lanzar cuchillos doblando su trayectoria a gusta, Número Tres inventa rumores que se hacen ciertos, Número Cuatro ve espíritus, Número Cinco hace saltos en el espacio-tiempo, Número Seis (fallecido de muy joven) guardaba en su interior criaturas mortíferas y Número Siete se destaca por ser una chica ordinaria, sin poderes ni nada que la

destaque como a sus hermanos. Uno creería que un hombre que adopta a varios niños salvándolos de una suerte terrible (según indica el cómic), sería un padre y ejemplo para ellos, pero a decir verdad, la crianza fue inflexible, por demás exigente y los destrozó psicológicamente y anímicamente. Eso es lo que tanto atrae de esta serie: nos presenta a personajes rotos, con vidas muy lejanas de ser perfectas y tratando de darle un rumbo a sus existencias, mientras se reencuentran a causa de la muerte de su padre. Entre escenas del presente y saltos al pasado, los diez capítulos que forman la primer temporada nos dan a conocer a Luther, Diego, Allison, Klaus, Cinco, Ben y Vanya (nombres respectivos que les da Mamá), descubriendo los roces y desencuentros entre unos y otros, mostrando las cruces que cargan a causa de las decisiones que tomaron al irse de la casa familiar y cómo tratan de recomponer la familia que alguna vez fueron, para enfrentar un

25