Huellas de Tinta Diciembre de 2020

Page 60

RELATO

I

Aquí te dejo

- Bueno – a pesar de su inesperada relajación, - ¿Cómo…? – el sonido de una sirena lo detusu voz seguía agitada. – Creo que hay que quitar el vo. auto del medio del camino, ¿puedes? – se detuvo Abrió los ojos y forcejeó con sus sábanas por un cuando volteó hacia su hermana. largo rato hasta darse cuenta que estaba en su cama, Estaba cargándose su mochila al hombro y se lim- que su alarma estaba sonando y no había auto, capió las rodillas con las manos. La vio mover la mano rretera ni tormenta cerca. hacia la traba de la puerta. Se sentó en su cama y se frotó el rostro con las ma-

¿Qué haces?

nos. Fue solo un sueño, se dijo para tranquilizarse. Ella abrió la puerta y el auto se enfrió en medio Fue solo un sueño, se repitió mientras empezaba a sentir las lágrimas caer por sus mejillas. segundo. Las dejó caer al suelo, formando pequeñas aureo- Acá es donde te dejo, hermano las grises en el piso de madera. Se quedó en esa po- ¿Qué decis? Si ya pasó la tormenta, estamos sición un largo rato, un suspiro se le escapó un par bien. Lo hicimos. de veces junto a un gemido ahogado. - Sí. Lo hicimos. – le sonrió y volvió a hacer Se frotó las lágrimas del rostro, sintiendo su saliamago de bajarse na calidez en sus manos y se acercó a la ventana. Ya había amanecido. Las calles estaban cubiertas de - Espera, ya podemos ir a la cena nieve y muchas luces rojas, azules, verdes, naranjas - Vas a tener que ir solo, hermanito y blancas seguían titilando desde las ventanas, los balcones y los porches de las casas. - No entiendo. Pero lo hicimos. Ella siguió sonriendo mientras se bajaba. Él alargó La navidad estaba cada día más cerca. Se rió en a su cuerpo para tomar su brazo. ¿Por qué se estaba voz baja, imaginándose que su hermana pasaría en su auto y le tocaría bocina como solía hacer cuando yendo? ¿Justo ahora? iba al trabajo. Su mano chocó contra la puerta del auto. No había ningún auto en la calle. - ¡Ay! – se frotó su mano golpeada, e intentó Feliz navidad hermana – dijo en voz alta anmirar por la ventana del acompañante. Su hermana - ya no estaba en el camino al costado de la carretera, tes de alejarse de la ventana. no la veía por ningún lado.

58