Huellas de Tinta Diciembre de 2020

Page 24

Reseñas

Adam Silvera

El hijo infinito Por Erzengel Sinopsis: Los hermanos Emil y Brighton crecen en Nueva York y tienen como ídolos a los Paseadores de Hechizos, un grupo de justicieros comprometidos a librar el mundo de fantasmas. Autor Adam Silvera Editorial Puck – Urano Páginas 320 Publicación Diciembre 2020

Mientras los Paseadores de Hechizos y otros seres celestiales nacen con poderes, los espectros los arrebatan y roban violentamente la esencia de criaturas mágicas en peligro de extinción. BRIGHTON DESEA HABER TENIDO ALGÚN PODER PARA UNIRSE A LA LUCHA. EMIL SOLO QUIERE QUE LA PELEA TERMINE. El ciclo de violencia ha causado estragos, haciendo más difícil que cualquiera con algún poder pueda vivir libremente y en paz. En este clima de miedo, un grupo de espectros se vuelve más audaz día a día. Entonces, en una pelea después de una protesta, Emil demuestra tener un poder propio, uno que lo sitúa en el corazón mismo del conflicto y lo convierte en el heroico Paseador de Hechizos que Brighton siempre quiso ser. El amor y la lealtad se pondrán a prueba y nadie saldrá ileso de la batalla. Opinión: Este es el primer libro que leo de Adam Silvera. Sé que es autor de otras obras, como Solo quedó nuestra historia y Al final mueren los dos, pero ese tipo de historias no han llamado mi atención, cosa que sí hizo El hijo infinito. En esta novela vemos el inicio de una trilogía que nos presenta a dos mellizos, Emil y Brighton, que de niños soñaban ser Celestiales. Ahora, a punto de cumplir

22

sus dieciocho años, el primero se muestra como alguien con los pies en el suelo mientras el otro sigue fantaseando con que los sueños de la infancia se vuelvan realidad. Ambientada en una Nueva York actual donde existen humanos con habilidades y seres mitológicos como los fénix y las hidras, El hijo infinito presenta la historia desde la perspectiva de los mellizos y de algunos otros personajes, narrando los sucesos que van ocurriendo y dando por hecho lo que ya pasó. Creo que eso me descolocó un poco. El que no hubiera una introducción que explicara qué son los Celestiales, cómo alguien puede convertirse en espectro o cuáles son los distintos tipos de fénix existentes, me hizo sentir por momentos que el autor ofrecía una gran cantidad de información y no me daba tiempo de respirar siquiera. También me resultó algo extraña la mezcla de elementos propios de la fantasía y la mitología con el espacio-tiempo elegido para narrar los hechos. Es muy raro que en un mismo capítulo hablen de Youtubers y alquimia, funkos y pociones, sin olvidar los seres mitológicos ya mencionados. La normalidad con que confluye la fantasía en un escenario realista y actual me impidió meterme en la historia. Pienso que las décadas a cuestas leyendo fantasía épica y conociendo ambientes medievales no me permitieron sentirme a gusto en la Gran Manzana donde nuestros protagonistas viven su día a día. Sin dudas, para un público más joven sabría disfrutarlo de otra manera. Incluso viéndome como un pez fuera del agua, rescato varias cuestiones. Pienso que es original que una constelación de estrellas impulse el despertar de las habilidades en algunos humanos especiales y sentí curiosidad en relación al Apagón y