Page 19

eñas

Ewing

Joya Por Erika Wrede hace mejor amiga de Raven, una chica con un gran carácter, y la mejor amiga que uno pudiera tener. Si bien allí no la pasan tan mal, porque pueden comer lo que quieran, aprender a tocar instrumentos o a bailar, etcétera, obviamente todo eso no compensa lo que vivirán después, teniendo en cuenta que la mayoría apenas supera los 17/18 años y ni bien sea vendida deberá tener un bebé de la realeza. En La joya acompañamos a Violet a lo largo de todo el proceso de transformación, venta (la Subasta) y luego su vida en el palacio de quien la compró. Si bien la Duquesa que lo toca no es la peor opción, eso no quita que Violet no se sienta una pertenencia, una esclava. Ya no puede decidir nada por sí sola, solo puede seguir órdenes y verse humillada frente a los demás. Para todas las mujeres de la realeza, las sustitutas son algo así como una mascota, no personas. Hablan de ellas en su presencia como si fuesen objetos, y eso es lo que más indignación le genera a Violet. Por suerte cuenta con Annabelle, la dama de compañía que le asignan, quien resulta una muy buena amiga. El hecho de poder pasar tiempo con ella hace que la situación no sea tan dura, pero no evita todo lo que le sucede. Varios personajes muy interesantes también aparecen alrededor de Violet, y comienzan a tener más influencia en su vida de lo que se podría haber imaginado. En resumen, esta historia tiene un poco de todo. Cada personaje resulta interesante (y, como podrán enterarse al final, relevantes en cada pequeño detalle de la historia) y nos sorprenden todo el tiempo. Creo que Amy Ewing creó un

mundo que resulta creíble, y tiene una forma especial de mezclar una situación que implica futurismo por ciertas tecnologías avanzadas que desarrollan, pero a su vez nos recuerdan a una época más bien medieval, con todos los nobles, mucamas, esclavas, palacios, vestidos y trajes exagerados, y los bailes reales. Es bastante confuso esto, en el sentido de que pareciera, como decía, ubicado en un tiempo futuro, pero a su vez estos elementos hacen pensar en una época pasada, y el hecho de que no se haga mención a ningún aparato tecnológico de los que utilizamos en la actualidad. Todo esto le da un toque y estilo propios, que creo que es lo que termina de hacer de esta historia, una bastante original. SOBRE LA AUTORA Amy Ewing reció en una pequeña ciudad en las afueras de Boston, donde su madre, bibliotecaria, le inculcó un profundo amor por la lectura desde muy pequeña. En el año 2000 se mudó a Nueva York a estudiar teatro. Trabajó en restaurantes, como administrativa, como niñera y en ventas, hasta que comenzó a dedicar su creatividad a la escritura. Se graduó en Escritura creativa para niños donde conoció a una comunidad de escritores YA. Actualmente vive en Harlem y es best seller del Nww York Times.

17 17

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta Agosto 2016  

Revista online de literatura juvenil

Huellas de Tinta Agosto 2016  

Revista online de literatura juvenil

Advertisement