Page 38

SERIE 1 Sense 8 que renazcan como sensates, palabra que, pronunciada como senseit, remitirá entonces al título de la serie, aunque se debe tener en cuenta que no es el único motivo del mismo. A lo largo de los capítulos notarán que no están solos en el mundo, si no que forman un “claustro” de sensates, un grupo que ha sido formado para cumplir un destino específico. Alrededor del planeta hay más como ellos, pero en su mayoría permanecen ocultos, ya que, como pronto descubrirán, son perseguidos no sólo por sus problemas personales, sino también por miembros de una corporación cuyo objetivo es la neutralización del “gen” que los hace especiales. Si bien la trama de la serie es un factor muy importante al momento de decidir verla, creo que, en realidad, el

confundir, logra poner en pantalla prácticas y situaciones que se dan en rincones tan heterogéneos del planeta. Estas diferencias culturales también se notarán en el pasado de nuestros sensates, que es un tema recurrente a lo largo de la serie. Ninguno de ellos tiene una historia que pueda ser catalogada como sencilla. Y es este escenario que brilla por su complejidad, el que explica la manera en que cada uno ha desarrollado diversas habilidades que probarán ser de utilidad para el resto. Cada uno de ellos ha aprendido a sobrevivir en su entorno, y serán estos conocimientos los que deberán poner a merced de su claustro, para garantizar la supervivencia del mismo. 36

punto fuerte se encuentra en los personajes principales. El nivel de construcción es impresionante, y es muy interesante que, a diferencia de muchas series que utilizan el mismo recurso de protagonismo múltiple, los capítulos nunca se centran en un personaje en particular. Por el contrario, todos toman protagonismo en cada capítulo, llegando a hacer dos o tres apariciones por episodio, y permitiendo así conocer sus respectivas historias conforme avanza la trama. Asimismo, cuesta imaginar un entramado que incluya a personajes tan dispares como un actor de mexicano, una hacker lesbiana de San Francisco, un policía de Chicago, un gangster alemán, una empresaria coreana, un conductor de autobús de Nairobi, una farmacéutica de la India y una DJ islandesa. El ensamblaje cultural y paisajístico que trae consigo Sense8 es impactante, y lejos de

A una línea argumental ambiciosa y con personajes bien definidos, sólo queda agregarle un acabado sonoro impecable. La música y los sonidos en general jugarán un papel muy importante en las conexiones físicas y mentales que sufrirán nuestros protagonistas, y los creadores del show se han encargado que la banda sonora sea algo digno de recordar. Solamente hay que ver un par de escenas para dar cuenta de esto, entre las cuales se incluyen un número de karaoke – “What’s up” de 4 Non Blondes - que, en mi opinión, dio lugar a una de las escenas más geniales que vi en los últimos tiempos.


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.