Page 1

NOTICIAS INVENTADAS

En un sentido estricto, la denominada tasa ecológica realmente no es ni una tasa ni es ecológica. En realidad es un impuesto establecido por la utilización y aprovechamiento de un dominio o espacio público. Tampoco es ecológica porque no disuade, cautela o condiciona el deterioro del medio ambiente. De ecológico tendría, todo lo más, la utilización de los ingresos derivados con objetivos medioambientales. No es pues un impuesto verde, ni valora las externalidades negativas asociadas con la producción de energía eléctrica. Si aceptamos estos argumentos, igual podría afectar a las empresas de distribución y canalización del gas, a las empresas concesionarias de autopistas o la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles, en territorio castellano y leonés.

Monia

la electricidad  

Monia