Issuu on Google+

Martin Chambi : el poeta de la luz M

artín Chambi nace en una aldea del Departamento de Puno, Perú, en 1891. Siendo muy joven se convierte en ayudante del fotógrafo de la empresa minera Santo Domingo en la que trabaja su padre. De esta manera tiene su prime contacto con la fotografía.

A muy temprana edad dejó su natal Puno para iniciar una aventura que lo llevaría a descubrir su vocación de fotógrafo. La historia de Martín Chambi y la fotografía comienza en una mina en las alturas de Carabaya cuando vio por pri- La sociedad cusqueña de la décamera vez una cámara fotográfica. da del 20 estaba en pleno resurgimiento económico y cultural. El interés por conocer el manejo Sus pobladores defendían su pade las mágicas cajas que congela- sado precolombino. En ese amban el tiempo lo llevó a trabajar en biente Martín Chambi y su arte el estudio del fotógrafo arequipe- destacaban como una expresión ño Max T. Vargas. Una vez apren- genuina de interés por las cosdidas las técnicas de revelado y tumbres del hombre de la sierra.

En el ombligo del mundo

ampliación, las bases de la composición fotográfica y el manejo de En su estudio posaron los inteun estudio, Chambi establecería lectuales y las familias más imsu imperio fotográfico en el Cusco. portantes e influyentes del Cusco. Novias con sus inmaculados vestidos, escritores con saco y camisa, señoritas con los rostros blancos, niños juguetones y deportistas con los cabellos engominados desnudaban su alma ante el lente de su pesada cámara.

Los clientes de la época no querían lucir imperfecciones. Para tal fin era importante tener una excelente iluminación. El estudio de Chambi tenía un gran ventanal que proveía de luz natural, la cual era difuminada con unas cortinas. Esta luz difusa atenuaba cualquier defecto

No solo retrató a la burguesía cusqueña sino a los indios mascando coca, músicos populares, jóvenes sacerdotes, niños mendigos y campesinas cargando a sus hijos en las espaldas. Ellos no pedían perfección.

Chambi fue el primero en fotografiar la arquitectura colonial del Cusco. Las imágenes de la Plaza de Armas, los balcones y las iglesias forman parte de la historia visual de los cusqueños.

Un paseo por los andes

Asimismo, retrató a los hombres, mujeres, ancianos y niños trabajando en el campo, en la procesión del Señor de los Temblores, Vestido con sombrero, poncho y compartiendo momentos famibotas altas, Martín Chambi reco- liares en los patios de sus casas e rrió acompañado por una mula, incluso velando a sus muertos. que cargaba su pesado equipo fo- “El poeta de la luz” se ganó este tográfico, la serranía del sur pe- apelativo por componer sus foruano. Sus fotografías de paisajes tografías como si fueran pinregistran la grandeza de nuestro te-

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Me siento un representante de la raza, porque ella habla en mis fotografías” decía Martín Chambi el primer fotógrafo indígena que ganó el reconocimiento mundial con sus retratos y paisajes que enaltecen la cultura y costumbres de los andes peruanos. --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------rritorio. Tal es el caso de la imagen tomada del Río Vilcanota (1930), que emerge de una interminable cadena de cerros vestidos con una densa vegetación. Un juego de luces y sombras resaltan la majestuosidad del lugar.

de la novia o jovencita que confiaba en la habilidad del maestro. Los retratos a pedido pasaban por el área de retoque. Utilizando el lápiz y la cuchilla, Chambi y sus asistentes borraban directamente sobre las placas de vidrio las imperfecciones en el rostro del sujeto.

En sus largos p e r e g r i n aj e s , Chambi registró los monumentos arqueológicos del Cusco. Tal es el caso de la ciudadela de Machu Picchu que inmortalizó en su estado natural con vegetación en sus muros.

turas. Él esperaba con paciencia el momento perfecto en que la luz revelara detalles y contrastes de las personas y paisajes. Su legado trasciende el ámbito artístico para convertirse en documento histórico y costumbrista de un pueblo emergente que en la primera mitad del siglo XX empezó a valorar su pasado incaico. A 120 años de su nacimiento es importante enaltecer su obra y aprender que la sencillez y la sensibilidad fotográfica no dependen de una buena cámara digital.

"Acercársele a cierto formalismo o ser considerado sin más como un llano producto artístico, así como hizo el pictorialismo en su época". Jorge Heredia


Martin Chambi