Page 1

Concepción del Oro, Zacatecas Mi pueblo querido, a tan poco de cumplir 427 años desde tu fundación has sido la fuente inagotable de hombres y mujeres que han sido tu gloria, desde conquistadores y mineros, así como de tus preciosos minerales: hierro, plomo, cobre, zinc y por supuesto oro que han enriquecido al mundo. Tengo la dicha de haber nacido en un pueblo encantador, mi Concha del Oro, lugar hermoso de inicio a fin, que en cada parte de ti escondes historias inolvidables para tu gente que con orgullo agradece haber nacido en ti y que con cariño recibes a quienes de tierras lejanas añoran regresar a ti, que con tanto amor te llevan en el corazón, deseando siempre ver ocultarse el sol desde tu piedra negra, el grasero, contemplar cada día una puesta de sol observando cómo se empieza a pintar el cielo de colores otoñales. Aún recuerdo las mañanas en mi infancia, despertando en la casa de los abuelos solo para tomar tus caminos empedrados hacia las huertas, los charquitos, los llamaba yo, disfrutaba mis mañanas con un día de campo y al regreso, pasando por el malacate escuchaba las historias de mi abuelo, de cómo pasaban las canastillas cargadas de tepetate y otros minerales desde el socavón. La belleza de tus cerros que vislumbran a lo lejos y te rodean para adorarte, y como no hablar de tu cerro más alto, El Temeroso, con

su

cueva

encantada

guardando

tesoros,

oro

y

plata,

dice tu gente que si una joven madre da a luz en sus alturas y arroja a su hijo, logrará desencantarlo y prosperidad.

ella se llenará de riqueza y


Mostrando también

la silueta de un caballo, que si tienes suerte y

logras verlo jamás te irás, y si lo haces, algún día tendrás que regresar. No tengas miedo, que es una fortuna vivir aquí, al lado de gente humilde que sabe el valor de la amistad y de la palabra, el placer de ser testigo de cada bello paisaje, de sus culturas, su historia. Mi Concepción del Oro, siempre grabado en mente y corazón de quien te visita. Al contemplarte, llegan a mi recuerdos de aventuras, ilusiones y deseos, convirtiéndolos en amores fugaces y tesoros en mi corazón. Cada vez que me preguntan por ti, te soy sincera, llegan a mi infinidad de alegrías y momentos del pasado que me dan ganas de salir corriendo y llegar a ti, regresar con mi gente sencilla y bondadosa, caminar tus calles, pasar una fresca primavera, un apacible verano, serenos otoños y yertos inviernos sin olvidar tus lluvias duraderas que me permitían ver correr las aguas por mi calle hasta que llegara a su fin.

20 de febrero de 2014 Lizeth Gutiérrez Pérez Prácticas Sociales del Lenguaje

Escrito C. del Oro  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you