Page 1


ALISIOS Corriente de aire, ¿iras al norte? ¿al sur quizá? ¿evocarás bajo la sombra del goce? Como huracán me asaltaste. Ahora, en éxodo, te llevas mi libido, mis fragancias, los labios y la flor. Reaparece, caprichoso viento, devuelve lo que saqueaste, indemnízame si retornas del sur, no huiré.

Lizeth Yurany Patiño Garzón


DELIRIO ONÍRICO

Despierto en una oscuridad sin formas Deambulando por pasillos del azar, Encadenado como el murciélago a la noche, Divago con la brújula de la muerte. Estoy a merced de una persecución. Hechizo de milenios, Calabozo de incertidumbre, Talones de Dafne, Lujuria de antaño, Soy alcanzado por tu minotauro interior. Pasos que devoran mis sentidos, Codicia que no engulle por completo, Precaución de no sentir hambre nunca más, Retrasando así, el festín final. ¿Cómo huir de tus pasajes que conducen a ninguna parte? ¿Cómo escapar del laberinto que labró el amor? Antonio José Trujillo Castro


CONDENA

El túnel en llamas derrama en sus paredes el signo del placer, codiciado cuerpo que goza la lujuria de su espíritu, la intangible elevación.

El hurto de la pureza es el peso de mi destino.

Lizeth Yurany Patiño Garzón


ODA A LA TRANQUILIDAD

Das inicio a la noche mientras preludias la llegada de la luna. Tu escenario de sombras deslumbra mis sentidos y adormece mis problemas. Una vez más has cautivado lo incauto de mí ser. La noche camina y la luna va danzando de nube en nube. Muchos duermen, muchos trabajany algunos hacen ruidos extraños, mientras que mis ojos felinos persiguen con celo los olores nocturnos de las flores y mi nariz observa estrellas que corren tras sus ilusiones de sosiego. Ahora, se aproxima la madrugada y la quietud va tomando forma de averno congelado. Calma pronuncia mi alma, calma pronuncia mi ser, calma pronuncian los astros que a lo lejos tienden a desaparecer. Mis últimos segundos de embriaguez son evaporados con la luz del sol. Y así, como muere la cigarra al alba, mueres tú en mi regazo. Antonio José Trujillo Castro


PETITE MORT

Su cuerpo rígido, pecado de los cielos, virtud de los hombres, placer de jóvenes, deseo de ancianos, fluidos recordando lugares, puñaladas de carne que desgarran amores, encarnando seres del pasado en odas del edén, desenfreno de orgasmos fermentados. ¡Oh noches repudiantes de placer! ¡Oh noches de acceso carnal! Macabras son tus agallas que inhiben tus encantos, frescos son tus olores como el laurel en el alba, sangran las heridas como el cáncer en agonía, rozan tus miembros los pechos sudorosos, eres camino al calvario, buitres alimentando la muerte, ritual del sepulcro profano.

Lizeth Yurany Patiño Garzón

POEMARIO KLAUS  
POEMARIO KLAUS  

Creaciones originales de los estudiantes de Licenciatura en lengua Castellana. La imagen fue tomada de: https://www.google.com.co/search?q=...

Advertisement