REMAR I

Page 1

Nº1 MAYO 2022

Ramón Carimoney: Tesoro Humano vivo

Cartografía de la objetualidad: pinturas de Jorge Ferrada

Los chonos y el maritorio


Primera edición, marzo de 2022 EDITORIAL PATAGONIA RED CULTURAL Universidad de Magallanes Universidad de Aysén Universidad de Los Lagos Equipo Editorial Sergio Trabucco, Mónica Araus, Mario Saldivia, Rafael Cheuquelaf, Vanessa Álvarez, Andrea Barría, Andrea Alfaro, Liesbeth Gómez. Edición y coordinación: Vanessa Álvarez Diseño gráfico y diseño de arte: Andrea Barría, Andrea Alfaro, Liesbeth Gómez Participantes: Pía Santibáñez, Mario Saldivia, Rafael Cheuquelaf, Valeria Sandi, César Pérez, Jorge Ferrada, Cristian Arregui, Rina Díaz, Iñaki Chiguay, Poli Roa, Bernardita Hurado, Kenacano (Ramón Contreras), Rodrigo Campusano, Vanessa Hermes.

2

Cuando lo hermoso es, al mismo tiempo, reflejo de una situación terrible. Una mancha de aceite en la costanera. ¿Qué más esconderán esas otras millas enjauladas? Costanera de Dalcahue.

Fotografía de portada José Cárdenas Vejar @josecarve Fotógrafo y miembro de la Fundación Conservación Marina, del Centro Austral de Derecho Ambiental y del Movimiento Glaciares Libres.


Editorial REMAR

Editorial “Hay coyunturas en que se tiene uno que callar para sobrevivir y hay coyunturas en que se destapa el tapón de la memoria y se empieza a tomar la palabra pública y poner el dedo en la llaga. Pero, previamente, hay que tratar de entender” Silvia Rivera Cusicanqui Remar refiere a una forma de avanzar. Un avanzar que, dependiendo de las circunstancias, puede ser calmo o agotador, placentero o impaciente, pero que siempre termina siendo reflexivo. Y si nos situamos en la gran Patagonia, en este conjunto de territorios e islas unidas por aquello que las separa, ese remar ha permitido la vida. Ha hilvanado sus contornos por miles de años, constituyendo “un mundo”. Un remar que nunca ha sido solitario en Patagonia. Que nunca ha sido individual, sino la “lagrimilla” de su memoria colectiva. Por ello su avanzar, tampoco es solo para adelante, sino que en espiral. Es un ir y venir de esa memoria. Cual cobijo, cual alerta e interpelación. Y es que caminamos mirando el pasado como el único elemento que nos puede orientar en el presente, porque el futuro no lo conocemos ni podemos conocerlo. Ese pasado, esa memoria, es la que debemos reconstruir, disputar y politizar. Comprendiendo sus claroscuros. Palpando sus nudos ciegos, para sentirlos, para indignarnos y desatarlos colectivamente. Porque solo el despertar de la memoria permitirá percibir la continuidad de la dominación colonial y neocolonial sobre estos territorios, así como también ir tejiendo los escenarios y procesos para subvertirla.

Eduardo Mondaca Mansilla

Pues bien, vamos a sincerarnos, este es el sentido de la presente edición de “remar”: invocar un pasado, una memoria, que parecía muerta o instituida y ayudar a convertirla en una fuerza de esclarecimiento. Porque los horizontes futuros en Patagonia –y en cualquier territorio- no constituyen una seguidilla de etapas preestablecidas, sino -por el contrario-, son parcelas vivas y conflictivas de nuestra memoria territorial, incluso de sus traumas, de sus nudos ciegos. Sigamos resquebrajando, por tanto, esa noción moderna y colonial de que la historia es lineal o de que los marcos de referencia no se sitúan en nuestras vidas y territorios, y reafirmemos las diferentes memorias que nos habitan.

3


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

Nº1 MAYO 2022

Índice

6 Entrevista

Ramón Carimoney Tesoro Humano Vivo

Opinión

8

Los chonos y el maritorio

13

Narración fotográfica

de Rafael Cheuquelaf 4

16 Etnolingüistica:

Poemas de Valeria Sandi, reversionados a mapudungun por César Pérez


Índice REMAR

Fragmentos de poemas del sur austral

25

20 Cartografía de la objetualidad: pinturas de Jorge Ferrada

28

Roberto Triviño, a un centenario de la matanza obrera

5


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

NAVEGANDO POR UN MAR DE OLVIDO:

CHONOS UNA CULTURA QUE AÚN VIVE

Opinión

Pía Santibáñez Bórquez

6

Chilota. Antropóloga. Magister en Patrimonio Cultural. Fotografías:

Andrea Barría

Los chonos, nómades y canoeros, recorrían la mar navegando desde el Archipiélago de Chiloé al Golfo de Penas. Un pueblo errante que se vio en jaque por dos eventos que cambiaron el curso de su historia, al punto de perder su rastro cultural. Su ausencia conllevo al olvido y el olvido a su invisibilización.


Opinión REMAR

La partida para la futura desaparición del mundo Chono en el territorio y maritorio que habitaron, comenzó tras el contacto e intercambio de contenidos sociales, lingüísticos, tecnológicos y espirituales. Si bien, esto es propio de dos grupos que conviven en un mismo espacio, la cultura canoera fue adoptando costumbres sedentarias y mimetizándose con la identidad Williche, al extremo que se provocó una “mapuchización” de su cultura.

La adopción señalada, continuó con el paso de los siglos y aumentó con la llegada de los españoles. El yugo de la encomienda incitó a que se camuflaran culturalmente y que nunca más pudieran navegar libremente, fundiéndose con grupos Kaweshqar por el sur y por el norte con el pueblo Williche.

7


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

8


Opinión REMAR

Esta manera de sobrevivir en un mundo dominado por otros, tal vez, fue la única alternativa para sobrellevar un contexto colonial cruel hacia los nativos, más aún si eras considerado rebelde a los ojos de los que gobernaban y “chonque” bajo la mirada de los demás indígenas. Tal asimilación cultural causó confusión de pueblos a lo largo de los siglos. Resultado de ello es que, actualmente, los habitantes del Archipiélago de Chiloé y Aysén, mayoritariamente, se autodefinan Williches. Sin embargo, comparten, conocen y habitan el territorio desde el mar. Mantienen y heredan habilidades como navegantes y constructores de embarcaciones de generación en generación. Tienen la necesidad de navegar y recorrer su territorio ancestral que se plasma en un sinfín de memorias e historias de vida que dan cuenta de una alta movilidad a través de faenas y técnicas productivas que se mantienen casi intactas. Año a año, esa costumbre nómade de navegar en la búsqueda y cosecha de mariscos, crustáceos, peces, recolección de algas, caza de lobos, pesca y la búsqueda de guano de aves marinas para fertilizar los papales, refleja que somos descendientes de un pueblo marítimo olvidado. Es fundamental reivindicar ese mundo ausente, a ese pueblo navegante que se fundió y conformó lo que es hoy en día la cultura chilota. Es el momento de reconocernos como tal y rescatar una cultura que se la llevó la mar, pero que hoy merece salir a flote a través del contenido identitario compartido y las similitudes culturales que se visibilizan en ese vivir ligado al mar, en saberes, memorias, conocimientos ancestrales, prácticas y espiritualidades que reflejan una cultura que aún sigue viva.

Pía Santibáñez Bórquez Chilota. Antropóloga. Magister en Patrimonio Cultural.

9


Entrevista

REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

Rodrigo Campusano

10


Entrevista REMAR

RAMÓN CARIMONEY TECA Un Tesoro Humano Vivo en las Guaitecas

11


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

Desde la isla de Melinka, lejos de los tiempos donde se salía a remo aprovechando el viento norte y si emergían vientos fuertes se echaban a tierra, Ramón Carimoney, reflexiona sobre su oficio de tejuelero que lo elevó a la categoría de Tesoro Humano Vivo, reconocimiento dado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

12


Entrevista REMAR

Mario Saldivia

Programa Conversemos de Cultura, Universidad de Aysén.

Don Ramón ¿Desde cuándo usted es tejuelero? Desde hace muchos años. Yo comencé a trabajar la tejuela en el año 1958, siempre custodiado por el finado, mi papá, que también era tejuelero, entonces puedo decir que esa es mi herencia. Cuando ya sentí mayor confianza no solté más este trabajo. Tengo 74 años y todavía no tengo cómo dejarlo, sigo trabajando.

Viene de los mismos familiares. Se transmitió de persona en persona. En esa época era obligación aprender una pega, porque nosotros nunca conocimos el estudio o la escuela. Nuestra vida era trabajar y trabajar, de esa manera tener sustento, comer, vestirnos.

¿Usted está haciendo esa transmisión de oficio a las nuevas generaciones? Me gustaría que hubiese más personas que se dediquen a este oficio, pero parece que cada vez es más difícil. Acá hay madereros, pero la tejuela es algo difícil de trabajar, yo veo que las personas nuevas que han llegado no van a hacer esta pega, porque además es estacional, en la época de invierno es bien poco lo que se puede trabajar.

Región de Aysén

Y su padre ¿de quién aprende el oficio?

Melinka

13


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

¿Cómo le ha afectado el uso de nuevos materiales en la construcción? Actualmente se compra poco la tejuela. Ahora, también creo que en un futuro va a volver este tipo de construcciones, pero quizás sea tarde porque ya nadie conocerá el oficio. Yo por ejemplo llevo veinte años viviendo en una casa y hasta el día de hoy no se ha desprendido ni siquiera una tejuela. Una tejuela de ciprés puede durar setenta años. Usted fue galardonado como Tesoro Humano Vivo ¿qué piensa de ello o qué sintió? Yo no podía creer que por ser tejuelero podía recibir un reconocimiento como ese, sobre todo, porque aquí la gente rechaza este trabajo por ser muy pesado. ¿Qué espera del mundo de la tejuela? No sé si este oficio siga en el futuro, pero por mi parte estoy contento de haberme dedicado a este oficio.

14

Ilustración: Carolina Avilés Madrid


Fotografía

Fotografía REMAR

RAFAEL CHEUQUELAF

15


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

16


Fotografía REMAR

Rafael Cheuquelaf

RAFAEL CHEUQUELAF BRADASIC: Nacido en Punta Arenas (Chile) en 1975 y titulado como Periodista y Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Austral de Chile (Valdivia). Además, es uno de los integrantes del dúo electrónico LLUVIA ÁCIDA, así como realizador de documentales sobre temáticas como la Historia Social de Magallanes, Pueblos Originarios Australes y la Antártica. Ha ejercido como docente y

encargado de comunicaciones de distintas entidades educacionales de la región de Magallanes y es integrante de la Asociación Chilena de Cinematografía (ACC), colaborando activamente con iniciativas relacionadas con la Música, el Cine y la Fotografía dentro y fuera de la ciudad de Punta Arenas. Hoy se desempeña como periodista en la Dirección de Extensión de la Universidad de Magallanes.

17


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

1. Caballo bajo la luz del atardecer (Seno Otway, Región de Magallanes) 2. Buque pesquero naufragado (Isla Isabel, Región de Magallanes) 3. Rayos del sol poniente sobre las aguas (Seno Otway, Región de Magallanes) 4. Amanecer sobre rompeolas (Costanera del Estrecho, Región de Magallanes) 5. Una playa enjoyada con piedras y algas (Seno Otway, Región de Magallanes) 6. Familia contemplando el horizonte (Costanera del Estrecho, Región de Magallanes) 7. Una yegua y su potrillo trotando a orillas del mar (Seno Otway, Región de Magallanes).

18


Etnolingüística REMAR

REUNIÓN DE LENGUAS:

Etnolingüistica

VALERIA SANDI TRADUCIDA AL CHE SÜNGUN Valeria Sandi Peña, poeta, gestora cultural y abogada, desde su natal Bolivia, compartió parte de su obra poética con la Red Patagonia Cultural en el marco del programa Conversemos de Cultura de la Universidad de Aysén en el mes de mayo del año que recién dejamos. Instancia en que César Pérez Guarda, antropólogo y profesional de apoyo del Centro de Atención Integral CAI de la ULagos, tradujo dos poemas de la autora al che süngun, variante dialectal de la lengua mapuche, específicamente del territorio sureño Kunko Mapu, a su vez perteneciente a la denominada Füta Willi Mapu (grandes tierras del sur).

Valeria Sandi

19


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

Frascos de tiempo Hay quienes derramamos nuestra sed junto al primer sol, que ahora es solo una sombra redonda, golpeada en la pared dejando de germinar días. Y en la tarde somos el caldo del que bebe cada día la vida y a cambio nos devuelve nuestros restos desperdigados en frascos de tiempo sin memoria. Está húmeda la noche Desde que el lago carga dentro suyo todos los huesos de sus habitantes extinguidos. Y yo no soy más que la represa de estos ojos Que ya no sueñan ríos.

20

Mesheng antü Kiñeke inchen wütruyen ta in wiwün pu liwen antü, monkol llawfenngetulu, trawawtungelu kasil ruka mo, choyüwenolu antü. Nag antü mo kiñe korü ngetuyen ta inchen fill antü irüpukeeyno ta mongen fill antü kay elutukeeyno ta in kalül ut’üfkonkülelu pu mesheng nieno wiñosuam Futsili nga fachi pun’ mülen mo pu l’afken ta ñi ngoyüluchi mongen ñi fillke foru Inche kay malaltükukünofin ta fachi nge pewmawenolu l’ewfü


Índice REMAR

En este espacio En este espacio perforado está el cielo la nube de polvo oscurece nuestro cuerpo. No hay luz arremete la miel sobre las veredas. ◊ La sombra de los verdugos buscan nuestros pájaros quieren lapidar nuestro día. Su escritura final nos va alcanzando. ◊ Mis venas están sueltas transpiro los sueños Va en picada esta memoria. ◊ Sigo caminando se tiñen mis pies. ◊ No quiero olvidar es aquí dentro donde llevo un pájaro de vasta luz que cierra los ojos cuando el silencio regresa y me habita.

Fachi mapu mo Fachi mapu mo katali chi wenu Kiñe trufur tromü takuñmaeyno ta kalül Pelomkülelay Pu rüpü kontuki ta mishki ◊ Pu trokin ñi llawfen inañmaeyno ta in üñüm küpa kuratuy ta in antü. Feyti ñi chillka engün wechuntulelu petu inarüpueyno ◊ Ta ñi ñüllfün nel’küli Inche arofnentun ta pewma Üt’üfnagi fachi wiñosuam ◊ Trekalekan inche Rofütungi ta ñi namun ◊ Küpa wüyelan Puni inche mo yenien kiñe üñüm alhün küselkülelu Feyti pewelay wiñolu ta süngunon inche ñi kontupaaetew.

21


22

Pintura

REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

Resignificar la materia en estas obra, es una manera de visibilizar aquello que se encuentra en una sensibilidad de multiplicidades de cartografías de la objetualidad. Cada cuadro es un territorio, expuestos como relaciones de texturas y mixturas de colores vivos, en torno al imaginario de la vida posthumana y sus infinitos vínculos cono toda la vida no humana (animales, vegetales, cosas matéricas). Esta experiencia arqueo-geológica, se instalan como signos

JORGE FERRADA


Pintura REMAR

23


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

y marcas que van incorporando trayectos de resignificación de lo abstracto en su representación. Resignificar la materia, de alguna manera, nos hace retornar a la esencia de las cosas. El collage utilizado, se pega en el soporte de las obras, como una forma de recordar lo que fue una originaria silueta, visibilizado su condición de retorno a un nuevo signo, en este caso, obras de trayectos deconstructivos. En este sentido, deconstruir y distanciarse de la materia, será una manera de encontrarse.

24

Jorge Ferrada


Poesía

Poesía REMAR

Fragmentos de poemas del sur austral Ilustraciones: Andrea Barría

25


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

ALAS GIRATORIAS DE LOS CARDOS Nos van sembrando como semillas al viento nos trasmutan en alas giratorias de los cardos en cualquier parte trozos de nuestros cuerpos hoy es Teresa, pero también podríamos llamarla Marta, Maciel o Ámbar. Al parecer su cabeza a medio desgranar rodó buscando escapar de los buitres, pues fue hallada a cinco metros de sus brazos picoteada por aves carroñeras, en un vertedero… el tronco aún no ha sido encontrado.

Autora: Rina Díaz Jiménez - Herida 2020

26


Índice REMAR

27


28


Índice REMAR

LA CASA DEL ASOMBRO Asomados en los umbrales, esperábamos el anuncio que descendía del cielo. No había aclarado aún en el pueblo, caminábamos a tientas bajo lámparas vacías, nos envolvía la niebla y el silencio, como si hubiésemos sido borrados y solo quedaran los cristales transparentes para admirar nuestra niñez en torno. Nos hirió una luz desmedida.

Autor: Cristián Arregui Berger

29


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

EN ESA SALMONERA TUVE MI PRIMER PEWMA DONDE LOS SUEÑOS SE FILETEABAN Mi madre empaquetaba el tiempo mientras yo crecía por turnos Y al otro día gané mi primer sueldo y me fui después del turno a comprar al Unimarc. Mientras la bandada embolsada no pueda gritar, las gaviotas lo hacen por algunos. En estos mares navegábamos nuestra historia sobre un plumavit. Mi padre solía bajar por las noches a pescar para vivir Juntos tomamos el cielo con nuestras manos y en el reflejo Vimos a Cai Cai enjaulado devorando su propia cola.

Autor: Iñaki Chiguay

30


Índice REMAR

31


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

EL MIEDO El miedo se quita Saltando en un pie Tapándose la oreja contraria Poniendo papel de diario en el pecho Unas láminas de papa en la frente Soplando el humo de un cigarro de orégano En la parte inflamada Haciendo figuras con un vaso en la espalda

32


Poesía REMAR

El miedo se supera Siempre y cuando Con agua y sal Vuelva a poner en su lugar los huesos Le quiebren el empacho Le laven los pies con bicarbonato

Autora: Poli Roa 33


34


Poesía REMAR

DIENTE DE LECHE Siento perderte diente de leche, vienes conmigo desde mis seis meses. Juntos probamos la primera sopa, sonreímos y hablamos, viviste en mi boca. No quiero perderte diente de leche, pero ya es hora de que te deje. Te irás al reino de dientes pequeños, esta noche vendrá un hada y te llevará en mi sueño

Autora: Bernardita Hurtado

35


Memoria

REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

36

DESDE CHILOÉ, LA PATAGONIA REBELDE EN LA MEMORIA


Poesía REMAR

La Patagonia, es ese último respiro de tierra antes de pisar suelo antártico; un vasto territorio en lo concreto y en el imaginario. Vista desde un mapa geopolítico, se divide entre Chile y Argentina, aun cuando para quienes cruzan el alambre para trabajar o visitar a la familia, esas fronteras son débiles, también para los grandes terratenientes que extienden sus dominios de país a país. La Patagonia parece un lugar silente, kilómetros de pampa deshabitadas por personas, sin embargo, es rebelde; hay bajo sus piedras sangre de lucha obrera rural para dignificar las condiciones laborales; y previo a ello, una vez que las nuevas y jóvenes repúblicas lograron asirse del lugar, se produjo un exterminio y cacería de los pueblos originarios para instalar estancias de mercado ovino a manos de europeos; un copy paste de lo sucedido con los maoríes en Nueva Zelanda. Desde las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, los vapores Braun y Blanchard hacían sonar sus bocinas en las costas del Archipiélago de Chiloé, reclutando a hombres, principalmente, para trabajar en las comparsas de lanares; de tal manera que jóvenes desde los 14 años, dejaron su niñez abrigada con pellín, para embarcarse hacía un mundo que para algunos fue de fría prosperidad. En 1911 se activó, con sede en Punta Arenas y miembros en Puerto Natales, Porvenir y en todas las estancias magallánicas, la Federación Obrera Magallánica (F.O.M), espacio que alfabetizó, generó actividades artísticosculturales y formó a los trabajadores ovejeros, portuarios y de frigoríficos, bajo las líneas del Anarcosindicalismo, corriente propagada por emigrantes europeos, también bajo las ideas del comunitarismo dada la cultura chilota presente.

37


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

La F.O.M, exigió mejoras en sus condiciones contractuales, requerimientos que, en 1920 por ejemplo, fueron repelidos con ataques coordinados entre militares, funcionarios públicos y empleados de comercio, al local de la FOM y la imprenta del diario El Socialista en 1920. A pesar de ello, estos pensamientos y acciones reivindicativas no pararon, llegando hasta la provincia de Santa Cruz, Argentina. Así el año 1920, trabajadores de las estancias realizaron un petitorio solicitando a sus patrones: mejoras en los salarios; que las velas no sean descontadas de su sueldo; no dormir hacinados, menos sobre cueros podridos de ovejas; que la alimentación sea variada, no a base de borregos que morían en la pampa; que las instrucciones del botiquín estuviese en español y no en inglés; tener las tardes del sábado para lavar la ropa y así el domingo descansar, entre otros requerimientos. Demandas que en un inicio fueron aceptadas, pero que rápidamente olvidaron. Razón por la que, en la temporada siguiente, 1921, se produjo una gran huelga obrera, desobediencia y rebeldía que puso de brazos caídos a todas las estancias, haciendo perder dinero a los grandes hacendados como los Menéndez-Behety, que con la venta de lana y carne ganaban en libras esterlinas y pagaban con fichas; gran parte de esos jornaleros que ayudaron a fundar esas riquezas eran de origen chilote. Aquella lista fue acribillada; parte de los obreros tuvieron que cavar su propia tumba, otros simplemente fueron amontonados y quemados. A más de 100 años, esta injusticia cometida sigue doliendo, así como la apatía de los estancieros que llenaron sus cuentas vendiendo estos productos a una Europa alicaída tras la guerra. Incomprensión ante la desidia del gobierno chileno que no prestó auxilio a sus compatriotas que pidieron socorro entonces; menos, actualmente, se ha pronunciado con un minuto de silencio, siquiera. 38


Memoria REMAR

Vanessa Álvarez

Entre croatas, gallegos, italianos, argentinos, polacos, se escuchó el nombre de Roberto Triviño Cárcamo, uno de los cientos de chilotes que alzó la voz. Él se embarcó en el Puerto de Ancud hacia el sur en busca de un próspero porvenir, a cambio encontró una de las matanzas obreras más despiadadas de toda la Patagonia. Roberto fue la primera víctima, el primer mártir de la revuelta obrera. Fue hecho prisionero por la policía en la Estancia “El Cifre”, 100 kilómetros al norte de Río Gallegos y perteneciente a una familia de colonos alemanes. Cuando llegaron los militares Roberto permanecía atado a un molino desde la noche anterior. Miró a los soldados a los ojos mientras gritaba ¡vivas a la huelga! Héctor Benigno Varela, militar a cargo de restituir el orden, lo mandó asesinar, diciendo: “este ya no se va a reír más, fusílenlo”. Era el 11 de noviembre de 1921. Desde Chiloé, el año 2010, en el libro “Historias de Viajeros” del profesor de historia, Felipe Montiel, apareció el nombre de Roberto Triviño y la Huelga de 1921. El 2012, el también docente, Luis Mancilla, ahonda en este suceso publicando su obra denominada: “Los chilotes de la Patagonia Rebelde”. Y, desde España, el año 2014, José Luis Alonso Marchante, en su ensayo “Menéndez, rey de la Patagonia”, desnuda ésta y otras matanzas, dando cuenta del imperio económico que había tras estos actos. Trabajos que tuvieron como inspiración la investigación del argentino, Osvaldo Bayer, con su legendario “Los vengadores de la Patagonia trágica” de 1972. Libros que rescatan las historias del olvido, como el viento patagónico que, 100 años después, trae la memoria de Roberto y sus compañeros. Texto: Vanessa Álvarez

Ramón Contreras Kenacano

39


40


Índice REMAR

41


REMAR Revista Maritorio Primera edición marzo 2022

42


Índice

43


Roberto Triviño Cárcamo, uno de los chilotes fusilados en la huelga obrera patagónica de 1921.

Ilustración: Kenacano Textos: Vanessa Hermes


Memoria REMAR

45


Lanzamiento Revista REMAR, marzo 2022 V CONGRESO INTERNACIONAL, ARTE, ILUSTRACIÓN Y CULTURA VISUAL EN EDUCACIÓN: PENSAR LO INVISIBLE