Issuu on Google+


El analfabetismo es la incapacidad de leer y escribir, que se debe generalmente a la falta de aprendizaje. En los países que tienen una escolarización obligatoria, el analfabetismo es minoritario.

Sin embargo, en algunos países la comprensión lectora puede ser deficiente a pesar de que su tasa de analfabetismo sea pequeña (iletrismo), ya que leer no es sólo descodificar las letras sino entender mensajes por escrito.

En algunos países las leyes contienen disposiciones especiales para analfabetos. Así, por ejemplo, el Código Civil español establece que aquellos analfabetos que deseen otorgar testamento cerrado, y pidan a


otra persona que se lo escriba, deben firmar en cada una de las páginas. Hoy en día muchos países han puesto en marcha efectivos procesos de erradicación del analfabetismo con sistemas que han demostrado alta efectividad, como el método Perú con una fuerte marcha en programas sobre todo a la gente de los pueblos más lejanos a través de programas sociales y de la televisión, dentro del Perú también existe el Proyecto Regional de Alfabetización en la Región Cusco PRAL Cusco, el cual toma en consideración la realidad socio cultural y socio lingüística de la Región Cusco y el tratamiento lingüístico que se propone y aplica está en dos idiomas: Quechua y castellano. El modelo cubano Yo Sí Puedo, en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Honduras, Sevilla (España) y Ecuador.

El día 22 de junio del 2009, la comisión verificadora de alfabetización nicaragüense anunció que Nicaragua se convertía en un país libre de analfabetismo reduciendo del 19% al 4,73 %, lo estipulado por la ONU para recibir este título es como máximo el 5%.

Con la declaración hoy de Ecuador como país libre de analfabetismo, pendiente de confirmar por la UNESCO, suman seis las naciones


consideradas alfabetizadas en América Latina, una región que avanza a velocidades distintas en este campo.

Los países de la órbita de la Venezuela de Hugo Chávez han dado prioridad al tema y han acelerado el paso en los últimos años, aplicando el reconocido método cubano "Yo sí puedo" con la ayuda financiera de Caracas.

Esto ha hecho que en los últimos años ya se hayan colgado la medalla de "territorios libres de analfabetismo" cuatro de ellos (la propia Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador), aparte de Cuba, que lo consiguió en 1961.

También Argentina tiene hace años una tasa menor al 4%, considerado internacionalmente como el límite entre los países que están alfabetizados y los que no.

El resto de naciones también logran progresos, aunque a un menor ritmo, lo que no impide que varios de ellos, como Paraguay, Costa Rica y Chile, estén a punto de lograr ese objetivo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) alertó hoy, Día Internacional de la Alfabetización, que 776 millones de adultos en todo el mundo no saben leer ni escribir.

Según los datos proporcionados por los Gobiernos de la región, más de 25 millones se encuentran en América Latina, principalmente en Brasil y México, los más poblados.


La llegada de Chávez al poder en Venezuela en 1999 y su afinidad con Cuba hizo que Caracas y La Habana uniesen sus fuerzas para expandir por América Latina el método cubano "Yo sí puedo".

Este programa, cuya efectividad ha sido reconocida por la UNESCO, ha alfabetizado, de acuerdo con cifras oficiales cubanas, a 3,1 millones de personas tras ser aplicado en 28 países de distintas partes del mundo.

Venezuela se declaró en octubre 2005 "territorio libre de analfabetismo" al enseñar a leer y escribir a casi 1,5 millones de sus 25 millones de habitantes, lo que dejó el índice nacional de analfabetismo por debajo del 1%.

Bolivia le siguió en diciembre de 2008, después de alfabetizar en 33 meses a cerca del 10 por ciento de la población, equivalente a unas 820.000 personas, con lo que logró ubicar su tasa de iletrados por debajo del 4%.

Nicaragua hizo lo propio el pasado 22 de agosto, al cabo de una campaña que logró reducir el analfabetismo del 20,7 al 3,56 por ciento de la población durante el segundo mandato de Daniel Ortega, que inició en 2007.

Ecuador se convirtió en el último beneficiado de este plan, al declararse hoy "patria alfabetizada", tras disminuir la tasa del 9% de 2007 a un 2,7 actual.

Argentina, que con un 2,1% de adultos (más de 800.000 personas) que no sabe leer ni escribir es también desde hace años un país alfabetizado, aplicó desde 2003 el proyecto "Yo sí Puedo" y tiene a


203.000 inscritos en un Plan de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios.

Otras cuatro naciones están prácticamente al borde o muy cerca de unirse al club: Paraguay, que cuenta con una tasa de iletrados del 4%, Costa Rica (4%), Chile (4,3%) y Panamá (4,5%).

Paraguay ha sido considerado el próximo objetivo de Venezuela para abatir el analfabetismo y ya aplica el método cubano, con el que espera enseñar este año a leer y a escribir a 180.000 de los 213.182 adultos que todavía no saben hacerlo.

Chile desarrolla cada año desde 2003 la campaña "Contigo aprendo" para adultos y estima que en el próximo cuatrienio podrá superar el 97% de personas alfabetizadas.

En otro país del Cono Sur, Uruguay, los datos oficiales reconocen una tasa de analfabetismo del 7,8 por ciento, equivalente a 184.066 personas y un ritmo de reducción de esta cifra de 5.000 adultos en los últimos dos años.

Brasil, por su tamaño, reúne la mayor población de iletrados de toda América, 14,1 millones de personas, equivalente al 10,5% de la población mayor de 15 años, pero también registra algunos progresos.

En la última década ha reducido esa tasa en cinco puntos porcentuales, aunque en números absolutos esto ha supuesto apenas dos millones de personas.


Además, el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva lanzó en 2003 un programa para promover la alfabetización de la población adulta, que está centrado en municipios con una tasa de analfabetismo superior al 25%, que, en su gran mayoría, se encuentran en el nordeste, la región más pobre del país.

Otra nación que se atribuye importantes avances es Perú, cuyos estadísticas oficiales situaban la incidencia del analfabetismo en el 7,1% en 2007 (frente al 10,4% que calculaba la UNESCO), aunque asegura haber sacado de ese porcentaje desde entonces a 1,4 millones de personas.

En tanto, en México el infausto índice se situaba el año pasado en el 7,8%, lo que representa a 5,9 millones de personas, frente al 8,4% de 2005 y al 25,8% de 1970.

Apenas en el Distrito Federal y en cinco de los 31 estados del país la tasa era menor al 4%, mientras que en los más pobres, Oaxaca, Guerrero y Chiapas (todos al sureste), se sitúa en torno al 20%.

Colombia admite que unos 2,1 millones de habitantes no saben leer ni escribir, frente a los 2,8 millones de 2005, lo que ha supuesto una rebaja del 7,3 al 6,1% de la población adulta en los últimos años, gracias a un programa oficial que ha alfabetizado a un millón de personas en los últimos seis años.

Sin embargo, los mayores índices de analfabetismo de la región se concentran en Centroamérica (con las excepciones de Costa Rica y Panamá) y República Dominicana, donde además los ritmos de eliminación del problema son más lentos y los objetivos parecen menos ambiciosos.


Guatemala, con un 21,04% de su población iletrada; Honduras, con algo más del 20%; El Salvador (que trabaja con un plan para erradicar el analfabetismo en 2021), con un 14,1%, y República Dominicana, con un 10,8%, lideran los índices de América Latina.

Claro que si comenzando por dejar de ser indiferentes frente a esta clase de situaciones. No generar ningún tipo de rechazo social a aquellas personase que poseen analfabetismo Apoyar a aquellas personas que son analfabetas y enseñarles para que poco a poco para que puedan aprender


Aproximadamente una quinta parte de la población mundial, 771 millones de personas, es analfabeta, así lo afirma un informe divulgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, las Ciencias y la Cultura (UNESCO). Dos tercios de esas personas son mujeres. A su vez, 113 millones de niños están sin escolarizar y tampoco tienen acceso por consiguiente a la enseñanza elemental, señala el documento titulado "La alfabetización, un factor vital".

De todas maneras estas cifras representan un progreso considerable si se comparan con las estadísticas del primer estudio sobre los índices de alfabetización en el mundo, el mismo fue publicado en la década de 1950; en aquel entonces, el 44% de los adultos del mundo eran analfabetos.

Según el informe, casi las tres cuartas partes de los adultos analfabetos del mundo -poco más de 70%- residen en el África Subsahariana, los Estados Árabes, África del Norte y la región con la tasa más baja de alfabetización de adultos es la de Asia Meridional y Occidental, con 58,6%, mientras que en el África Subsahariana y los Estados Árabes del Norte las cifras son de 59,7% y 62,7% respectivamente.

Se estima que en los países de Asia Oriental y el Pacífico hay 186 millones de analfabetos, es decir un 14% de la población de estas regiones. Por otra parte, en América Latina y el Caribe se considera que unos 39 millones de personas, algo así como el 11% de la población, son analfabetos.


De continuar con las tendencias actuales, en 2015 -año fijado para el cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio- la población adulta alfabetizada del mundo será del 86%, apenas un 4% más que en la actualidad.

De igual manera, el documento indica que el 64% de los adultos que no saben leer ni escribir en el planeta son mujeres, porcentaje que, según datos de UNESCO, se mantiene prácticamente fijo desde 1990.

Los analistas de UNESCO señalaron que las bajas tasas de alfabetización están estrechamente relacionadas con la extrema pobreza. Por su parte, el Director General de UNESCO, Koichiro Matsuura, declaró que "la relación entre la alfabetización y la mejoría en el nivel de vida debe servir de estimulo a gobiernos y donantes".

Matsuura, apoyándose en distintos estudios de su organización, agregó que el acceso a la educación mejora la salud, aumenta los ingresos a lo largo de la vida, amplía la participación en la vida cívica y fomenta la educación de los niños.

Sin embargo, cabe destacar que el analfabetismo no es un problema exclusivo de los países pobres o en vías de desarrollo. Las conclusiones del Estudio Internacional sobre la Alfabetización de Adultos realizado en la segunda mitad de los años noventa para comparar las competencias básicas en lectura y escritura en 12 naciones industrializadas (Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, Estados Unidos de América, Irlanda, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Reino Unido, Suecia y Suiza) dejaron en evidencia que por lo menos el 25% de los adultos de esos países no alcanzaban el nivel de aptitud que se estima necesario para hacer frente a las exigencias de la vida cotidiana y laboral en los Estados Miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).


¡¡¡¡¡SI TODOS NOS LO PROPONEMOS EL ÍNDICE DE ANALFABETISMO EN AMERICA ASIA Y L MUNDO DISMINUIRÁ TODO ESTA EN NUESTRAS MANOS!!!!!!!!!!



revista