Issuu on Google+

N潞 4 路 Febrero de 2010

Las lluvias acaecidas en las 煤ltimas semanas llenan de vida los arroyos y los Campos de Tejada.

Fundada el 23 de Noviembre de 2.003 路 www.ituciverde.com


1. Pág. 3. REPORTAJE: Lluvias en el Campo de Tejada. La importancia de las precipitaciones para los ecosistemas de nuestro entorno. 2. Pág. 4. Fósiles en el Campo de Tejada. Descubre algunos de los fósiles más comunes que aparecen por nuestros campos. 3. Pág. 5-6. Agricultura y Cambio Climático. ¿Cómo afecta la práctica agrícola al clima de la Tierra?, ¿Qué podemos hacer para frenar esta alteración? 4. Pág. 7-8. Aves en la cultura de nuestros pueblos. Compañeros milenarios de las personas, las aves forma parte de nuestra cultura, nuestras historias, refranes, mitos y leyendas. 5. Pág. 9 Herbario: Los ‘candilitos’, descripción y algunos de los usos más comunes de esta extendida planta. 6. Pág. 10: “Bicho perdido”. Las historias de Medio Ambiente de nuestro amigo Antonio Peláez 7. Pág. 11: Conoce nuestra fauna. En este número, el legendario lagarto ocelado. 8. Pág. 12. Álbum fotográfico

NUEVOS PROYECTOS PARA 2010 MÁS RETOS Y MÁS ILUSIONES

I

tuci Verde afronta este 2010 como un año plagado de nuevos retos. A lo largo de los próximos meses, además de consolidar nuestros programas y talleres de siempre, queremos ampliar nuestras actividades y seguir trabajando para poner en valor nuestro medio ambiente, educar para sensibilizar, y especialmente, convertir el voluntariado en una seña de identidad de nuestra asociación. 2010 se presenta como un año lleno de retos e ilusiones; más repoblaciones en La Pata del Caballo, estudio del Corumbel mediante el programa Andarríos, campaña de salvamento de pollos de aguilucho cenizo, anillamiento de primillas, nuevos e innovadores talleres de Educación Ambiental, revistas, página web, pero sobre todo, nos hemos marcado como gran objetivo el avance en nuestro futuro libro sobre la flora de la Sierra y el Campo de Tejada, una obra propia que dará a conocer a todos nuestros vecinos la importante biodiversidad vegetal existente en nuestros prados mediterráneos, matorrales, bosques, riberas y lindes. Todo un reto que estamos dispuestos a asumir para seguir sensibilizando a las personas con la importancia y el valor de nuestra naturaleza. Pero para que todos esos proyectos se hagan realidad te necesitamos a ti, necesitamos tu trabajo y tu colaboración. Y que al final, cuando termine este 2010, todas y todos nos sintamos orgullosos del resultado obtenido y del esfuerzo realizado.


¡ AGUA ES VIDA! LA CARA POSITIVA DE LAS LLUVIAS

A pesar de los múltiples daños que ocasionan las lluvias de los temporales, su otra cara, el lado positivo, es que llenan de vida los campos, los ríos y los arroyos. Hacía años que los embalses y

pantanos no tenían tanta agua como ahora, lo que asegura tanto nuestro consumo humano como los requerimientos hídricos de la agricultura y la ganadería. Las lluvias además elimi-

nan CO2 de la atmósfera, mitigando así el efecto invernadero, recargan los acuíferos y manantiales, eliminan la polución ambiental, limpian el aire de virus, microbios y agentes alérgicos,

pero sobre todo, llenan de vida los bosques, prados, ríos, campos y arroyos. El agua es y será siempre sinónimo de vida.

El arroyo de Barbacena

A consecuencia de las bajas temperaturas registradas, la nieve también hizo presencia en nuestros campos, provocando una efímera pero histórica nevada el 10 de enero de 2010. Hacía 54 años, desde 1956, que no se registraba una nevada en los Campos de Tejada

El río Corumbel a su paso por El Chorrito


LOS FÓSILES DE NUESTROS CAMPOS La huella secreta de animales y plantas que vivieron aquí mismo hace miles de años

Honorio Vergara Domínguez

A

l hablar de un fósil, muchos piensan en dinosaurios y criaturas casi fantásticas difíciles de encontrar, salvo en zonas muy concretas. Pero los fósiles, son los restos de la vida que ha pasado por nuestras tierras y con un poco de atención son fáciles de encontrar. En cualquier paseo por las campos de nuestro entorno, podemos encontrar restos fósiles de especies que vivieron hacen varios millones de años. En la zona que nos ocupa, la sierra y la campiña de Tejada, podemos encontrar dos unidades geológicas muy diferenciadas en cuento a la presencia y antigüedad de los fósiles se refiere. En la zona de campiña, compuesta principalmente por rocas sedimenta-

rias (arenas, limos y arcillas) procedente de la gran cuenca del río Guadalquivir, encontramos fósiles relativamente jóvenes, de no más de unos 23 millones de años millones de años. Son fósiles de seres que vivían en zonas marinas poco profundas, como costas, marismas e incluso la desembocadura de un río. Estas zonas suelen tener una gran biodiversidad y con un gran aporte de sedimentos, factores que favorecen la formación de restos fósiles de una gran variedad de especies. Por su lado, la zona de la sierra, con rocas de materiales originados en zonas submarinas de gran profundidad durante los periodos devónico al carbonífero y de carácter detrítico, contienen fósiles de especies marinas de una edad comprendida entre 416 y 300 millones de años. En esta zona existe mayor dificultad para encontrar fósiles, si bien, estos suelen ser más interesantes debido a su mayor antigüedad.

Fósil de un erizo de mar del género Clypeaster, encontrado en la campiña del Campo de Tejada. Época Miocena (entre 5,3 y 23 millones de años)

Fósiles de moluscos bivalvos, muy comunes por los Campos de Tejada. Suelen tener una edad de no más de 3 millones de años.


AGRICULTURA Y CAMBIO CLIMÁTICO

Francisco Javier Miranda López Becerra

E

ntorno a un tercio del calentamiento de la atmósfera y el cambio climático se debe a la agricultura. En general se reconoce que alrededor del 25% del principal gas que produce el efecto invernadero, el dióxido de carbono, procede de la agricultura, sobre todo de la deforestación y la quema de biomasa. Los rumiantes domésticos, los incendios forestales, la práctica de cultivos en los humedales y los productos de desecho producen la mayor parte del metano que hay en la atmósfera, a la vez que la labranza convencional y la utilización de fertilizantes generan el 70% de los óxidos nitrosos. Dada la influencia de la agricultura en el cambio climático, como podemos observar en el párrafo anterior, debe de formar parte importante por igual de la solución a dicho tema de actualidad. Por todo ello, hoy en día las organiza-

ciones agrarias, como COAG, ASAJA y la propia Junta de Andalucía, están apostando por una agricultura que viva en armonía con el medio ambiente. La participación de la agricultura en el cambio climático tiene una fuerte presencia en el Protocolo de Kioto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Este protocolo hace especial énfasis en la promoción de formas sostenibles de la agricultura, menciona el cambio del aprovechamiento de las tierras, el manejo del estiércol, los suelos agrícolas y la quema de biomasa como origen de los gases que producen el efecto invernadero que tanto daño esta provocando en la atmósfera. Como consecuen-

cia de ello, aparece la variabilidad climática y el cambio climático. Ambos serán causantes de muchos cambios, alteraciones y pueden tener repercusiones extremas en la producción agrícola, y hacer que se reduzca drásticamente el rendimiento de las cosechas, lo que obligaría a los agricultores a utilizar nuevas prácticas agrícolas en respuesta a todos estos problemas. La agricultura que mejor se presenta en este caso es la Agricultura Ecológica, por su respeto y armonía con el medio ambiente y el uso de fertilizantes no contaminantes de la atmósfera y de nuestros acuíferos, que tan olvidados los tenemos pero fundamentales para el agua que bebemos en


nuestras casas. Los efectos que se producirán en la agricultura, y que poco a poco estamos comprobando, a causa del efecto invernadero y en particular del calentamiento de la Tierra afectarán a la agricultura de hoy en día y en definitiva a la seguridad alimentaria de muchos países de varias maneras. La planificación de las actividades agrícolas serían mucho más irregular debido a lo impredecible de la climatología en general. Prueba de ello es el mes de octubre tan caluroso que todos hemos sufrido. Aumentará el nivel del mar tras “derretirse” los grandes bloques de hielo de los Polos. Lo que afectará al clima mediterráneo en el cual nos encontramos y será una amenaza para cultivos de los pueblos de la costa por la salinización del suelo y el agua de riego. Se estima que para el 2100 el nivel del mar suba unos 50 cm. lo que puede afectar a la producción del pescado y otros productos del mar, en zonas pesqueras. Provocará la pérdida total o parcial de biodiversidad en zonas agroecológicas. La temperatura aumentará de 4 a 5 ºC (FAO 2001), por lo que los agricultores tendrán que optar a otros tipos de cultivos que ahora no se dan en la zona. Habrá más sequía provocando más incendios, daños y pérdidas de cultivos, menores rendimientos, etc. Quizás en un futuro, esperemos lejano, estemos destinados a formar parte de un nuevo desierto como el del Sahara o de su continuación. Aparecerán nuevas plagas y enfermedades que hoy en día

no existen. Provocará un desequilibrio en la producción de alimentos entre las regiones del sur y norte de España. Y entre zonas templadas y frías del mundo. Pero la agricultura también puede contribuir, en cierta manera, a frenar al avance de todos estos cambios: Fomentando una agricultura concienciada y respetuosa con el medio ambiente donde el uso de fertilizantes nitrogenados sea de origen orgánico y no de síntesis (la conocida UREA 46%, triple 15, 18-46-0, etc) impidiendo así la contaminación de ríos, acuíferos y perdidas a la atmósfera de óxidos nitrosos. Adaptando las técnicas agrícolas y los cultivos a las nuevas condiciones climáticas. Haciendo un uso más eficiente y tecnificado del agua de riego. Según el último tratado de Bruselas sobre el uso del agua en agricultura, se ha aprobado un presupuesto para la modernización de riegos y la implantación del mismo en fincas que no tienen pozos. Quizás no nos demos

cuenta de lo que ocurre, yo tampoco me lo imaginaba así, pero es la realidad y el que no quiera verla se esta engañando a si mismo. Todos sabemos que el cambio climático no se debe solamente a la contaminación por parte de la agricultura, sino que también hay otros sectores que participan fuertemente como el caso de las industrias. La obviedad reside en que el cambio climático, o como lo quieran llamar; afecta a los cimientos económicos de nuestra región, de nuestros pueblos, y esos cimientos son la agricultura de nuestra tierra. Personalmente creo que en este mundo estamos de paso y no para destruir lo que nos rodea; por lo tanto ha llegado el momento de poner de nuestra parte y colaborar con el medio ambiente, en nuestro bienestar y sobre todo en nuestra salud.


AVES EN LA CULTURA DE NUESTROS PUEBLOS

Miguel Á. Rodríguez Ventura

E

l hombre, cuando empezó a serlo, comenzó a sentir la necesidad y a la vez fascinación por la naturaleza, la necesitaba para su aprendizaje y evolución. Ávido de conocimiento, observaba su entorno, de esta forma conoció las propiedades del barro y las posibilidades que le ofrecía, al imitar la forma con que hacían el nido las golondrinas, pudo diferenciar los frutos venenosos y los sanos, imitó la forma de tejer la hierba seca para hacer recipientes, al igual que muchos pájaros en sus nidos; aparte de alimento, abrigo y compañía. Con estos orígenes, la cultura de los hombres se encuentra plagada de referencias a la naturaleza, las antiguas obras de la literatura oriental, el Mahabharata y Ramayana, los elementos naturales son personajes activos de la narración o en la mitología griega, los dioses clásicos son, en su mayor parte, el alter ego del mundo natural. En una reducción de elementos, resultan ser las aves el grupo más común de la cultura humana, quizá por el colorido, su proximidad, su diversidad, su funcionalidad… Sin irnos a sitios inusitados en busca de alusiones ornitológicas, en nuestra cultu-

ra aparece una alusión de dichos, refranes, cuentos, poemas, términos propio, etc.; tanto en la popular como en la más culta. Veamos ejemplos significativos. Una buena interpretación del canto nos lleva a pronosticar las lluvias, información crucial para aquel que trabaja en el campo. “Cuando el cuquillo canta tan pronto sol como agua” “Cuando la milana (grajilla) pía agua a los tres días” O incluso en los hábitos: “Cuando el cuervo se baña cerca viene el agua”

Cuervo

No solo la anticipación es para los próximos días: “Por San Blas las cigüeñas verás, y si no la vieres, mal año esperes” “Golondrina anticipada, prima-

vera muy templada”. El refranero español no limita el referente ornitológico al mundo de la climatología, se presenta como un símil muy recurrente a la hora de hablar sobre las personas. “Cría cuervos y te sacarán los ojos” “Todos los pájaros comen trigo y la culpa al gorrión” Así el mundo gastronómico no podía pasar por alto. “Si el hortelano hace un palomar, es para el pichón guisar” “Aves que vuelan a la cazuelilla, todas menos la abubilla” De igual forma en cuanto a se refiere dichos, el listado es inabarcable siempre comparando alguna característica personal con alguna especie de ave. Algunos de los ejemplos podrían ser: “Tienes más boca que una zamaya chotacabras)”; “comes menos que una chasquita (mosquitero)”; “Tienes más cabeza que un alcaudón”; “ Hiedes como una abubilla”; “Cantas mejor que un ruiseñor”; “Eres más tonto que un parchete (petirrojo)”; “Me ha tocado el mochuelo”;“Te cagas como una mirla”; “Tienes menos carne que una avefría ,“Corres más que un perdigón”; “Tener ojo de halcón”;“ Sabes más que un


Las canciones de amor no dejan escapar a ningún pájaro: “Mi canario canta cada vez que te nombro fíjate si te nombraré que mi canario está ronco.” “Despierta calandria hermosa que en tu puerta hay un jilguero y en tu ventana una rosa que tiene los ojos negros”. En muchos poemas las aves adquieren un valor simbólico de la muerte, el tedio, el amor, el vigor, el vicio, el misterio, el tiempo, la esperanza etcétera. Nuestra literatura culta heredera de la popular supo mantener ese significado especial entre el hombre y su entorno natural. Una de las mayores preocupaciones del hombre ha sido la muerte, en cada época ésta juega un papel diferente pero siempre aparece algún símbolo que la prevé. Lorca en su Romance de la luna, luna augura la muerte del niño con el canto de la zamaya: “Como canta la zumaya, ¡ay cómo canta en el árbol! Por el cielo va la luna con un niño en la mano”. La zumaya o zamaya, con su característico canto “cava, cava, cava…” se ha considerado un presagio de muerte. El amor y la primavera van parejas acompañada del canto de los pájaros que la anuncia. Si hablamos de sonidos primaverales, es el ruiseñor es quien lleva la palma, a veces en conjunto con la calandria,

por su canto tan estridente. Nuestro Romancero es un claro ejemplo de ello. El Romance del prisionero a la hora de describir el mes de mayo: “y están los campos en flor cuando canta la calandria y responde el ruiseñor”

Ruiseñor

Una versión del Romance de Fonte Frida, aparece una curiosa nómina de aves cantoras: “Fonte-frida, fonte-frida / fontefrida con amor. Allí canta la calandria, / allí canta el ruiseñor, Allí canta el jilguerillo / y el chamariz parlador”. Incluso en la poesía más actual, se sigue este motivo el poeta Eloy Sánchez Rosillo lo ve así: “Abril, con cuanta alegría van y vienen por tu cielo las golondrinas. Vienen y van, van y vienen mas lo que en el cielo escriben nadie lo entiende” Algunos autores han recogido las leyendas populares en sus obras, ejemplo de ello es Bécquer durante el Romanticismo o Machado en el Moder-

nismo, así nos habla en este romancillo. Por un ventanal entró la lechuza En la catedral. San Cristobalón la quiso espantar al ver que bebía el velón de aceite de Santa María. La Virgen habló: déjala que beba, San Cristobalón. Resulta ser una leyenda muy extendida, que cuenta como las lechuzas se beben el aceite de las lámparas, dejando a todos los santos a oscuras. Por este motivo fue perseguida y culpabilizada de aquello que hacían los sacristanes, que robaban el óleo. Finalmente, también la literatura más moderna con un tono pesimista y metafísico ve en las aves una metáfora de la simpleza que anhela el poeta, como el siguiente pasaje de José Corredor-Maheos: “No sabe el gorrión que es gorrión, aunque advierte que él no es una alondra ni un águila real. Siente suyo el espacio, pero nunca pregunta dónde empieza,

Gorrión común


orientados hacia la base de la flor; allí se dirigen ciertas moscas atraídas por los desagradables olores que emiten las glándulas florales. El insecto puede acceder al ensanchamiento esferoidal (donde se encuentran el ovario y los estambres), pero no puede hacer el camino de vuelta debido a la dirección de los mencionados pelos. Encerrado en tan pequeña estancia, el nervioso animal se embadurna del polen que luego transportará hasta otra flor, una vez que, llegada la noche, los pelos del tubo de la flor se hayan desprendido. Para evitar la Aunque originaria de África, esta planta trepadora con autofecundación, la maduración de los estambres tietallos de hasta 5 m de longitud es típica de los soto- ne lugar durante un periodo diferente a la del ovario.

T

ras abordar por vez primera en esta sección los misterios de una planta tan enigmática y fascinante como la mandrágora, en este número de la revista Ituci Verde os proponemos un acercamiento a una especie que, si bien abundante, encierra muchas curiosidades que bien merece la pena conocer: Aristolochia baetica, conocida vulgarmente como candilitos

También resulta interesante un análisis etimológico de su nombre científico. El término Aristolochia procede del griego áristos, que significa muy bueno o el mejor, y locheía, parto o nacimiento, en referencia al uso que se hacía antiguamente de esta planta para facilitar las contracciones del útero en el momento del alumbramiento. Además, aquí resulta patente la denominada teoría del signo, que consiste en atribuir a ciertas plantas propiedades que estarían “escritas” en alguna parte del vegetal: la abertura de la flor presenta cierta semejanza con la vagina humana, de ahí la creencia de que la hierba actúa facilitando el parto.

Los candilitos son plantas relativamente comunes que esconden curiosidades sorprendentes.

bosques mediterráneos (matorral y maleza), observándose también en ambientes urbanos entre los setos que adornan plazas y jardines. A primera vista llaman la atención dos características principales, sus hojas acorazonadas y, sobre todo, sus raras flores (a las cuales hace alusión el nombre vulgar de este vegetal), provistas de un largo tubo abierto en la parte superior y ensanchado hasta formar una pequeña esfera en la base. Sin embargo la forma de estos órganos reproductivos, como todo en esta vida, tiene una razón de ser: asegurar su descendencia mediante la polinización por insectos. Así, el interior del tubo está provisto de unos pelos rígidos

Corte longitudinal de la flor en la que puede apreciarse su estructura interna.


FAUNA SILVESTRE “BICHO PERDIDO” Antonio Peláez Ortega Agente de Medio Ambiente

Una fría mañana de finales de enero casi al término de la jornada, en turno de mañana, recibimos un aviso, unos operarios que estaban montando una línea eléctrica de alta tensión entre los municipios de Palos de la Frontera y Guillena, en uno de los enormes agujeros que abren para colocar los postes del tendido, había caído un bicho “muy raro”, eso nos dijeron por teléfono. Tras preguntar por la ubicación del agujero, nos dirigimos hacia allí. Estaba muy cerca de la entrada de Tejada la Vieja, T.M. de Escacena del Campo, por lo que se encontraba dentro de nuestra unidad territorial. El agujero tenia unas dimensiones gigantescas, 4 metros de hondo por 3 de ancho apox. Habían dejado los trabajadores una escalera dentro del hoyo por si la necesitábamos, miramos desde arriba y no podíamos apreciar de qué se trataba, así que decidimos bajar, como íbamos cuatro bajamos dos, una compañera y yo. Bajé primero, cuando estaba casi abajo lo vi con claridad, se trataba de un tejón, pero estaba inmóvil no sabia si estaba vivo o muerto, terminé de bajar, me acerqué un poco, y comprobé rápidamente que estaba vivo, ya que se vino como un rayo para mi. Subimos, informa-

mos a los otros compañeros de lo que había. Estuvimos los cuatro pensando cómo sacar al tejón de ahí abajo sin causarle daño, y sin que él nos lo causara a nosotros, ya que estos animales poseen unas fuertes mandíbulas y unas poderosas zarpas. No disponíamos de ningún tipo de tranquilizantes, ni redes, ni nada que nos pudiera facilitar el rescate del pobre” bicho”, entonces se me ocurrió la idea de bajar con la funda del asiento del coche, echársela por encima para así tranquilizarlo sin que viera nada y luego amarrarle una cuerda por la cintura y que los compañeros de arriba tirasen de él. Decidimos que no era mala idea, claro , pero había que ponerla en practica De nuevo bajé, mi compañera detrás, y empecé a tirar el trapo por encima, éste se lo sacudía y se venia para mí, así estuvimos un buen rato, había poco espacio para maniobrar, a veces teníamos que subir rápido a la escalera para evitar las envestidas y luego volvíamos a intentarlo, hasta que una de las veces al caerle el trapo encima se quedo quieto, creo que no lo pensé, y me tiré encima rápidamente, le sujeté la cabeza con una mano y con la otra encima del cuerpo, lo metí entre mis piernas, estaba de

rodillas en el suelo, presionándolo para que no se moviera, cuando estuvo inmóvil, mi compañera procedió a pasarle la cuerda por la cintura, le dije que se diera prisa, el tejón estaba muy nervioso y yo apenas podía aguantarlo más tiempo, al fin estaba amarrado , lo solté y grité a los compañeros de arriba que tirasen de él, nosotros nos refugiamos en la escalera. Fue un espectáculo ver desde abajo como subía atado por la cintura. Subimos rápidamente, el trabajo no había concluido, ahora tocaba desatarlo, no podíamos dejarlo con la cuerda atada a la cintura, así que de nuevo la funda del asiento en la mano e intentar sujetarlo. Esta vez costó menos trabajo, había más espacio y el animal parecía cansado, aun así no fue nada fácil. Una vez suelto, corrió como el viento, vimos cómo se alejaba, de pronto, se paró y se volvió hacia nosotros, se quedó mirándonos unos instantes, pero de inmediato siguió corriendo y ya lo perdimos de vista, un compañero preguntó ¿ porque se ha parado y nos ha mirado?, yo medio en broma, medio en serio contesté: “creo que para darnos las gracias”.


Lagarto ocelado (Lacerta lepida, Daudin, 1802) ESPAÑA ANDALUCÍA

Muy Común REPRODUCCIÓN

E

F

CARACTERÍSTICAS LONGITUD: 26 cm (sin cola) Con la cola incluida puede llegar a medir hasta 1 metro CLASE: Reptiles ORDEN: Escamosos FAMILIA: Lacértidos

M

A

M

J

J

A

S

No amenazado No amenazado O

N

D

SEDENTARIO

DESCRIPCIÓN: Es el mayor lagarto de la Península Ibérica. Dorso color verde con tonos amarillos y manchas azules (ocelos), de ahí su nombre. La cabeza de los machos es considerablemente más grande que la de las hembras. ALIMENTACIÓN: Su dieta está formada básicamente por insectos, sobre todo coleópteros, complementándola con brotes de tallos y frutos. HÁBITAT: Muy común en zonas de matorral mediterráneo, áreas despejadas y zonas de cultivo. Busca lugares con abundancia de refugios, huecos, agujeros y piedras.

Presente en casi toda la península

USOS DOMÉSTICOS: En algunas áreas es consumido como una exquisitez gastronómica, elaborándose también el famoso “licor de lagarto”, macerado en orujo. Es acusado de diezmar las poblaciones cinegéticas de perdices, codornices o incluso conejos, pero su incidencia sobre estas especies no es tan importante como se pretende transmitir.

ETOLOGÍA: Reptil desconfiado y tímido, huye a la menor señal de peligro. Cuando se ve acosado por un depredador o por el hombre, adopta una postura defensiva característica: abre mucho la boca y resopla hasta producir un sonido intimidatorio muy característico. En casos extremos puede incluso lanzarse contra su agresor. Gusta solearse en las horas centrales del día, buscando refugios húmedos y frescos durante el verano. REPRODUCCIÓN: Los adultos están activos entre marzo y octubre, siendo la época de celo central desde marzo hasta finales de abril. Entre 70 y 100 días después de la cópula, la hembra deposita entre 5 y 20 huevos que esconde bajo piedras o entre la hojarasca y la maleza. La incubación dura entre dos y tres meses.


2009

Patrocinado proyectos de voluntariado y Educación Ambiental en Escacena desde 2005

Campaña de Salvamento de Pollos de Aguilucho Cenizo

Proyecto Conoce tus fuentes · La Cañería

Repoblaciones Participativas en La Pata del Caballo

Repoblaciones · Talleres de Voluntariado · Revistas · Viajes y excursiones

Jornada Programa Andarríos en Escacena y Paterna del Campo

Catalogación de Fuentes y Manantiales, El Chorrito (Paterna)

Talleres de EA “150 Años del Libro de Darwin”


Ituci Verde nº 4