Page 1


Viatges de Marco Polo © 2005, Llibres de L’Index © Patricia Almarcegui © De esta edición en castellano: La Línea del Horizonte Ediciones www.lalineadelhorizonte info@lalineadelhorizonte.com Tel: +00 34 912940024 Primera edición en La Línea del Horizonte Ediciones: Junio de 2013 Diseño de cubierta: Víctor Montalbán | Montalbán Estudio gráfico Maquetación digital: Tropical Estudio ISBN E-pub: 978-84-15958-05-5 IBIC: FJ-Aventura; BGL-Biografía literaria; WTL-Literatura viajes; 1QDM-Imperio Mongol; 1F-Asia Colección Cuadernos de Horizontes #3 Serie: Azimut Todos los derechos reservados. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley.


Para ver el mapa del recorrido accede desde aquĂ­


Imágenes de Asia Los Polo — El Asia que recorrieron la familia Polo, Marco, su padre Niccolo y su tío Matteo, estuvo marcada por el advenimiento de los mongoles y ellos, por la ciudad de la que provenían, la Serenísima República, Venecia. Una ciudad que ostentaba la supremacía mercantil y estratégica europea, lugar del que salían y llegaban tropas para cruzar el mar conocido hasta entonces, el Mediterráneo y que poseyó, a través de Constantinopla, el enclave para acceder al Mar Negro y llegar desde él a Asia. Hasta la conquista de las Indias por Vasco de Gama, Venecia fue la gran suministradora de los productos de Oriente. Desde el siglo XI, Europa había dirigido parte de sus fuerzas a liberar mediante las


cruzadas los Santos Lugares de su adversario, en principio religioso, el islam. Tras el debilitamiento de estas luchas, debido sobre todo a las propias desuniones europeas, a mitades del XIII se volvió la mirada hacía los mongoles, quienes habían convertido el mítico Oriente en una realidad, pues en menos de dos décadas (de 1206 a 1227) llegaron a ser soberanos desde el mar de la China al Mar Negro. Puesto que en su recorrido habían ido atravesando y tomando relevantes centros musulmanes, como Persia y Bagdad, Europa les consideró también enemigos del islam y, tanto el Papado como el Rey de Francia, intentaron establecer una alianza político-religiosa con ellos. En estas circunstancias, a los mercaderes, verdaderos viajeros del medioevo, se sumarán las iniciativas de los misioneros. Respecto a la genealogía de los Polo, la familia era originaria de Chibenik (Sebenico), en Dalmacia, y se estableció en Venecia hacia 1033. Allí fundaron una dinastía de grandes comerciantes, tal y como era común en la Serenísima República, en la que se sucedían dinastías de mercaderes que constituían a su vez la nobleza de la laguna. Marco Polo, apodado «el viejo» para no confundirlo con su nieto, tuvo tres hijos –Andrea, Niccolo y Matteo–, y estableció una casa comercial en Crimea, dependiente de otra mayor


en Constantinopla, dedicadas principalmente al comercio de piedras preciosas [1], un interés que aparecerá reflejado continuamente en el texto, en el que se suceden las descripciones de gemas, zafiros, rubíes… Según el libro, el viaje del padre y del tío de Marco Polo, que comenzó en 1250, tenía como objetivo, en principio, el desplazamiento para visitar la casa comercial de la familia en Crimea. De vuelta hacia Venecia, se vieron obligados a variar la ruta debido a que la ciudad se encontraba rodeada por los genoveses, permanentes enemigos de los venecianos, y se desplazaron hasta Bujara. En 1265, un correo del mongol Hulagu, que iba al encuentro de Kubilai, les indicó que el Gran Kan deseaba conocerlos, como era costumbre, en audiencia privada, con los mercaderes que acudían a sus tierras. Allí se quedaron hasta 1266, cuando Kubilai decidió enviarlos como embajadores a Roma con la intención de que reunieran cien hombres sabios para enseñar la religión y la doctrina cristiana en sus heredades, hecho difícilmente imaginable, pero compatible con las esperanzas europeas. En 1269 llegaron a San Juan de Acre y se enteraron de que el papa Clemente IV había muerto. Ante la larga espera de su sucesor, decidieron volver a


Venecia. De forma probable, aprovecharon el viaje de vuelta para comerciar. En la ciudad, se encontraron al hijo de Niccolo, Marco, quien, con 15 años, todavía no conocía a su padre. Tras dos años esperando el nombramiento del nuevo papa, decidieron regresar antes de que el Gran Kan se inquietara y salieron hacia San Juan de Acre acompañados, por fin, por Marco Polo. En 1271, era elegido papa Gregorio X, quien mandó enviar dos monjes con los Polo en respuesta al Gran Kan. En 1275 llegaban a la corte de Kubilai tras pasar por Armenia, el sur del Cáucaso, atravesar Persia y llegar casi hasta China. En estas circunstancias, lo que en principio fue un viaje con objetivos comerciales pasó también a ser un traslado de embajada con tintes religiosos. El relato sitúa a Marco Polo como un sabio que aprendió rápidamente las lenguas mongola, persa y árabe, era prudente y muy amado por Kubilai. Tras desempeñar misiones en Yunnan, sudeste de China, Yangzhou, Ceilán y Champa (Vietnam), siempre al servicio del Gran Kan, los Polo decidieron volver a Venecia, inquietos por su suerte ante la posible muerte de Kubilai en 1288. Sin embargo este no les permitió la partida. En 1291 consiguieron abandonar Bujara con la futura esposa de Argón, rey mongol de Persia,


Kaketchin, a quien tenían que acompañar hasta la patria de este último. Puesto que los caminos por tierra se hallaban sublevados por los descendientes de Gengis Kan, Marco Polo sugirió hacer de guía en un viaje por mar. Su propuesta fue aceptada. La travesía, llena de dificultades, duró tres años. Tras la muerte de Kubilai, de Argón y de la mayor parte de la misión, y tras confiar Kaketchin al hijo de Argón, los Polo volvieron a Venecia en 1295, después de veinticinco años de ausencia. Poco más se sabe de la vida de Marco Polo, únicamente aquello que aparece en la obra citada de Ramusio y en la Cronica libri imaginis mundi, de Jacopo d’Aqui. El libro de Marco Polo traza el recorrido desde el mar Negro hasta el Golfo Pérsico, del Golfo Pérsico al extremo de China. Más tarde, de las islas del Pacífico y del Índico hasta terminar en la Gran Turquía. Como veremos más adelante, el orden del itinerario en el libro no coincide con el realizado cronológicamente por los Polo, el del texto lo decide el escritor del relato, Rustichello de Pisa, siguiendo los convencionalismos literarios de la época. A pesar de que el viaje lo realizaron Matteo, Niccolo y Marco Polo, a los pocos capítulos del inicio del libro, padre y tío pasan a segundo plano, casi desaparecen, y el relato introduce la experiencia personal de Marco Polo


Sobre la autora — Patricia Almarcegui es escritora y profesora universitaria, especializada en literatura comparada, orientalismo y literatura de viajes, temas a los que dedica una importante actividad docente en cursos, seminarios y conferencias sobre el tema. Es autora de tres ensayos en los que profundiza en su especialidad: Los libros de viaje. Realidad vivida y género literario (Akal), Ali Bey y los viajeros europeos a Oriente (Bellaterra) y, el último, fruto de reflexiones de diferente índole, El sentido del viaje, galardonado con el Premio de Ensayo Fray Luis de León (próxima aparición). Es colaboradora habitual de las páginas culturales de los diarios ABC y de opinión en La Vanguardia. También lo hace en la bitácora y revista LA LíNEA DEL HORIZONTE blog, donde colabora como especialista desde su fundación en 2012.


La ficción es uno de los territorios donde se ha estrenado con éxito a través de la novela El pintor y la viajera (Ediciones B) en la que narra la relación de la escritora y viajera inglesa Lady Mary Wortley Montagu y el pintor Jean Auguste Dominique Ingres en París. En la actualidad ultima su segunda novela. Este ensayo sobre Il Viaggi di Marco Polo fue publicado por primera vez en 2005 y, para esta nueva edición, se ha revisado el texto original.


Sobre la obra — Ningún relato del Medioevo ha tenido un impacto tan duradero en la cultura europea como el que contiene las andanzas de la familia Polo, el padre Niccolo, el tío Matteo , —que ya habían realizado un primer viaje que duró quince años— y, sobre todo, el protagonista de este singular relato: Marco Polo, su hijo (12541324). En este segundo viaje y partiendo desde Venecia la comitiva se fue adentrando en Asia, desde el mar Negro al golfo Pérsico hasta alcanzar el extremo de China siguiendo una larga ruta terrestre. Años después el escritor Rustichello de Pisa conoce en la cárcel de Génova a Marco Polo y le insta a dictarle la singular historia de este periplo. Patricia Almarcegui, en esta nueva edición revisada, ordena las circunstancias que rodean no sólo la creación y el contenido del propio relato, sino el contexto de la obra poliana en la geopolítica de la


época y el marco de conocimiento de las culturas de Asia, caracterizado, en la segunda mitad del siglo XII, por el poder de los mongoles y la figura de Kublai Kan. Además de su utilidad comercial, el texto supuso la primera descripción empírica medieval de carácter geográfico y alentó la imaginación por los territorios de la remota Asia y sus costumbres, alentando la exploración en los siglos venideros.


Sobre la colección — CUADERNOS DE HORIZONTES Textos y relatos de medio y pequeño formato sobre ensayo, ideas y temas para pensar el viaje, la sociología, los conflictos contemporáneos, los testimonios de experiencias vividas en un trayecto y la reflexión sobre naturaleza y paisaje. Lectura móvil para un lector nómada.

SERIES Azimut

Ideas contemporáneas sobre el viaje

Breviarios

Clásicos del pensamiento y el viaje

¿Qué hago yo aquí? El lugar y la experiencia


Sobre la editorial — La Línea del Horizonte es el lugar donde comienza la imaginación, un espacio de la mirada que se proyecta en la lejanía. A ella se encamina el deseo, la curiosidad y el impulso. Carece de comienzo y fin aunque es visible y ordena el espacio. En física es la resultante donde confluyen los diferentes puntos de fuga y éstos nos ayudan a percibir los objetos de la realidad en otra dimensión, bajo otro punto de vista.


La Línea del Horizonte —

El lugar donde comienza la imaginación

Sigue todos nuestros canales en: www.lalineadelhorizonte.com


Si te ha gustado lo que has leĂ­do puedes comprar el libro haciendo clic aquĂ­

Profile for La Línea del Horizonte

Viajes de Marco Polo. Por Patricia Almarcegui  

El relato que construyó la imagen de Oriente durante el siglo XIII en Europa y a la vez nos mostró la relevancia de una experiencia viajera...

Viajes de Marco Polo. Por Patricia Almarcegui  

El relato que construyó la imagen de Oriente durante el siglo XIII en Europa y a la vez nos mostró la relevancia de una experiencia viajera...

Advertisement