Issuu on Google+

MAESTRIA EN CIENCIAS PENALES Y CRIMINOLOGICAS TEORÍA DEL DELITO Y LA PARTICIPACIÓN CRIMINAL ACCION TIPICA

LINDA FUSCO RODRIGUEZ

8


P RESENTACION

En el marco de las exigencias curriculares del modulo de Teoría del Delito y Participación Criminal, en la Maestría en Derecho Penal y Ciencias Criminológicas, presenta el tema: ACCION TIPICA. Se discute en la dogmatica jurídico-penal actual, la vigencia del concepto de la acción y su función en la estructura del Delito. En este punto, consideramos que el elemento acción en sus términos y con fines de contener dentro de esta a la omisión, debe ser variada por el de comportamiento humano, que sería amplio en su contenido normativo (comisión /omisión) e importa una motivación consciente y comunicante del sujeto, en tanto ser social. Probablemente, lo glosado en el contenido del presente trabajo sea, aún, necesario de mayor profundización, sin embargo creemos que lo realizado servirá para enervar el debate jurídico en las aulas y nuestro interés por acrecentar la investigación en este tópico. Pese a diversas limitaciones, presentamos el tema ACCION TIPICA, a su criterio evaluador.

8


I

N

D

I

C

E

-

Presentación

1

-

Índice

2

-

Estructura

1. GENERALIDADES

3

2. LA ACCION. Concepto

5

3. LA LEGISLACION SUPRANACIONAL, NACIONAL Y COMPARADA

6

I.1.

Legislación Supranacional.

6

I.2.

Legislación Nacional.

8

I.3.

Legislación comparada.

8

4. LA POLEMICA DE LA ACCION

10

4.1. Antecedentes

10

4.2. El Concepto de acción en las corrientes del Derecho Penal.

11

i.

Concepto causal de acción.

11

ii. Concepto final de la acción.

13

iii. Concepto social de acción.

14

iv. Concepto negativo de acción.

15

v. Concepto funcional de acción

16

vi.

17

Concepto personal de acción.

5. FUNCIONES DE LA ACCION

19

5.1.

Función política e ideológica.

19

5.2.

Función de base sustancial

19

5.3.

Función de enlace

20

8


5.4.

Función de delimitación

20

6. CAPACIDAD DE CONDUCTA

21

6.1.

La persona humana

21

6.2.

La persona jurídica

21

7. AUSENCIA DE COMPORTAMIENTO HUMANO:

21

7.1.

Fuerza física irresistible.

23

7.2.

Movimientos reflejos.

24

7.3.

Estado de Inconsciencia.

25

8.

ACCIÓN TIPICA.

26

9.

CONCLUSIONES.

26

10.

SUGERENCIAS

27

11.

BIBLIOGRAFÍA

29

I.

GENERALIDADES

Las normas del Derecho Penal tienen por objeto las acciones humanas1 y es sobre éstas, atendiendo al principio de mínima intervención, que el Estado a través del legislador selecciona, de todos los comportamientos, únicamente aquellas que deben ser valoradas

negativamente

y

las

conmina

con

una

pena2.

Consecuentemente, podemos afirmar que sólo la conducta humana es el inicio de la activación jurídico-penal, en tanto contiene la descripción de las conductas desvaloradas. Pero, las conductas que el legislador ha insertado dentro del codex penal, 1 2

BACIGALUPO; 1978, pág. 23 MUÑOZ CONDE; 1990, pág. 9

8


presentan diversas descripciones de comportamientos, sean estas de comisión u omisión, sean dolosas o imprudentes; así tenemos, un homicidio (Art. 106° del C.P), hurto (art. 185°, del C.P), Peculado (Art. 387°, del C.P). Es decir, cada tipo concreto difieren unos de otros.

Pero, es la dogmática-penal, a partir de la Teoría General del Delito, la que estudia las características comunes a todos los delitos, con propósitos de alcanzar los niveles de análisis que nos permitan aseverar, cuando una conducta humana constituye delito. Siendo así la primera tarea que enfrenta la dogmatica jurídico-penal, es precisar una definición de DELITO.

Desde el punto de vista de nuestra normativa penal, el Art. 11° del Código penal expresa que “son delitos faltas las acciones u omisiones dolosas o culposas penadas por la ley”; sin embargo de la descripción que anotamos no pueden determinarse las características comunes que permitan el adecuado razonamiento lógico-jurídico, que nos ayude a determinar la real dimensión del contenido del DELITO en sus características comunes que nos conduzca a un nivel de análisis adecuado de cuando se está frente a una conducta delictiva.

Hemos referido que la base del Derecho Penal, es la conducta humana y si es descrita en el código sustantivo. V.gr. El que con un arma de fuego dispara sobre otro y lo mata. La descripción

8


corresponde al tipo de Homicidio (Art. 106°, del C.P), entonces bien podríamos precisar que se trata de una comportamiento típico y si

éste comportamiento es desvalorado formalmente

como acto humano y reprochable a su autor, entonces estaríamos concluyendo que, delito es todo comportamiento humano típico, antijurídico y culpable.

Sin

embargo,

incandescente,

vale la

precisar

definición

que de

se

delito,

discute en

con

cuanto

ardor a

sus

características comunes. En el lenguaje jurídico-penal y referente al tema en desarrollo, se usan como sinónimos los términos “acciones

u

omisiones”;

“hecho”,

“acto”,

“conducta”

y

“comportamiento”. En otros casos se precisa como “injusto culpable”.

Finalmente, si bien la doctrina aún mantiene la definición de: Acción típica, antijurídica y culpable; nosotros subrayamos la definición de delito, como comportamiento humano típico, antijurídico y culpable.

II.

LA ACCION.

8


El concepto de acción es un concepto jurídico o normativo, pues el Derecho Penal lo obtiene a través de un procedimiento constructivo donde se realiza una abstracción de lo que existe en la realidad 3. Sin embargo, los criterios para referirse a este elemento del Delito son variados según las legislaciones, pese a ello, ésta deberá responder o contener ciertos requisitos y funciones4 que la teoría moderna de imputación del delito así lo exigen.

Precisar una conceptualización de la acción, es harto difícil, pero esta deberá ser asumida según la postura del operador jurídico, pues en el devenir del debate dogmático-jurídico, se han esbozado una serie de conceptualizaciones, según la escuela jurídica que se adopte en su estudio.

Para procurar abstraer un concepto de acción, debemos aceptar que el hombre es un ser social y comunicativo5, por tanto, todo y cuanta actividad despliegue, el hombre, lo hace asumiendo sus actos con consciencia y orientándolos a una práctica social comunicativa. Desde la arista que se describe, consideramos que la

acción,

entendido

como

comportamiento

humano

es

consciente, por tanto voluntario, y se materializa como practica comunicativa de la realidad humana en tanto ser social.

3

Cfr. ZAFFARONI/ALAGIA/SLOKAR; 2000, pág. 396 en VILLAVICENCIO; 2009, pág. 262. VILLAVICENCIO; 2009, pág. 262. 5 HABERMAS; 1990, pág. 171. 4

8


III.

LA

LEGISLACION

SUPRANACIONAL,

NACIONAL

Y

COMPARADA

3.1.

Legislación Supranacional.

• La Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Art.11°. 1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa. 2. Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito. • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Art. 15 1. Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá 8


pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición de una pena más leve, el delincuente se beneficiará de ello. 2. Nada de lo dispuesto en este artículo se opondrá al juicio ni a la condena de una persona por actos u omisiones que, en el momento de cometerse, fueran delictivos según los principios generales del derecho reconocidos por la comunidad internacional. • Convención Americana de Derechos Humanos Artículo 9. Principio de Legalidad y de Retroactividad Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho aplicable. Tampoco se puede imponer pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición de una pena más leve, el delincuente se beneficiará de ello.

• Estatuto de Roma de la Corte Internacional Artículo 22 Nullum crimen sine lege. 1. Nadie será penalmente responsable de conformidad con el presente Estatuto a menos que la conducta de que se trate constituya, en el momento en que tiene lugar, un crimen de la competencia de la Corte.

8


2. La

definición

de

crimen

será

interpretada

estrictamente y no se hará extensiva por analogía. En caso de ambigüedad, será interpretada en favor de la persona objeto de investigación, enjuiciamiento o condena

3. Nada de lo dispuesto en el presente artículo afectará a la tipificación de una conducta como crimen de derecho

internacional

independientemente

del

presente Estatuto.

3.2. Legislación Nacional.

• Constitución Política del Estado Artículo 2°. Toda persona tiene derecho: 24. A la libertad y a la seguridad personales. En consecuencia: d) Nadie será procesado ni condenado por acto u omisión que al tiempo de cometerse no esté previamente calificado en la ley, de manera expresa e inequívoca, como infracción punible; ni sancionado con pena no prevista en la ley.

• Código Penal Peruano Artículo 11.- Delitos y faltas Son delitos y faltas las acciones u omisiones dolosas o culposas penadas por la ley.

8


3.3. Legislación comparada.

• Código Penal de Chile. Art. 1.º Es delito toda acción u omisión voluntaria penada por la Ley. Las acciones u omisiones penadas por la ley se reputan siempre voluntarias, a no ser que conste lo contrario. El que cometiere delito será responsable de él e incurrirá en la pena que la ley señale, aunque el mal recaiga sobre persona distinta de aquella a quien se proponía ofender. En

tal

caso

no

se

tomarán

en

consideración

las

circunstancias, no conocidas por el delincuente, que agravarían su responsabilidad; pero sí aquellas que la atenúen.

• Código Penal de Colombia

Art. 19. – Acción y omisión. El hecho punible puede ser realizado por acción o por omisión.

• Código Penal de México

8


Artículo 7o. Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales. (…) Artículo 8o. Las acciones u omisiones delictivas solamente pueden realizarse dolosa o culposamente.

• Código Penal de España

Artículo 10. Son delitos o faltas las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley.

• Código Penal de Alemania

§ 1. No hay pena sin ley Un hecho sólo puede castigarse, cuando la punibilidad ha sido determinada legalmente, antes de que el hecho se hubiere cometido.

IV.

LA POLEMICA DE LA ACCION

4.1. Antecedentes

8


Hemos referido que los penalistas, esencialmente las diversas corrientes del Derecho Penal, han sostenido también diversas posturas respecto del concepto de acción, así podríamos citar los conceptos causal, finalista, social, negativo, funcional y personal, los que se orientan según el carácter que reconocen en la acción, sea ontológico o normativo. La acción gesta sus raíces desde la antigua filosofía griega, sin embargo es Samuel Von Pufendorf 6, en el siglo XVIII, quien usa por primera vez el término acción. Pero, en la ciencia del Derecho Penal, es introducido por Von Böhmer. La concepción moderna de acción se origina en el idealismo del siglo XIX, con George Wilheln Frederich Hegel, incluyendo dentro de este concepto la omisión. El idealismo de

Hegel, concibió

que la acción

era

demarcada no solo por sus aspectos externos, sino por la moral, de allí que se estructuraba la acción a partir de un contenido, no solamente de la realización de un acto sino de su motivación. Hegel, expresaba que “es acción la exteriorización de la voluntad en tanto que es subjetiva la moral. Sólo la exteriorización de la voluntad moral es acción”7.

De

otro

lado,

Hegel

complementando

su

afirmación agrega que lo grave de la acción no es la exteriorización del hecho material de corte delictivo sino la “actitud del agente al ejecutar la acción frente a la norma”. De esta forma, se añade un carácter normativo a su primera afirmación, con lo cual le impregna un sentido de

6 7

VON PUFENDORF; 1927. HEGEL, en JAKOBS; 1995, pág. 158, recogido por VILLAVICENCIO; 2009, pág. 278.

8


pretipicidad o indicio valorativo y no neutro, pese a que aún cuando se inician estos debates no existía la tipicidad. Posteriormente el debate, se apasiona en las diversas corrientes del Derecho Penal. 4.2.

El Concepto de acción en las corrientes del Derecho Penal.

4.2.1.

Concepto causal de acción.

Fue Frank Von Liszt, hacia fines del siglo XIX, quien fundamento el concepto causal de acción, como “el acto de comisión consistente en causar un resultado. I. La manifestación de voluntad aparece, aquí, como movimiento corporal voluntario. II el Resultado debe ser causado por un movimiento corporal; el movimiento corporal y el resultado deben estar en relación de causa efecto”8.

Karl Beling, entendía que la conducta era un suceso causal y entendía a la voluntad como capacidad de “inervación muscular”9.

8 9

LISZT; s/f.,pág. 292 BELING; 1944,pág 1 14

8


Para Edmund Mezger, “la acción como hacer efectivo exige, además del querer, un hacer corporal del agente. El querer y el movimiento corporal precisan hallarse en la acción en relación de causalidad”10, agregando que a la acción solo le pertenece el querer y el movimiento corporal determinado por ese querer.

En

suma,

los

causalistas,

defendieron

una

concepción de acción que bien podemos resumirla en movimiento corporal voluntario que cambia el mundo exterior.

La crítica a esta corriente. Los que han seguido la teoría causal “han reducido la estructura de la acción a un mero suceso causal productor de un resultado” 11, “prescindiendo del contenido de la voluntad, es decir del fin”12.

Esta corriente alcanzó su expresión más acabada en los

Tratados

de

Liszt

y

Mezger,

hasta

que

irrumpieron los finalistas para superar la ciencia alemana del derecho penal.

4.2.2.

Concepto final de la acción.

10

MEXGER; 1946, pág. 216 BACIGALUPO; 1978, pág. 26. 12 MUÑOZ CONDE; 1990, pág.13 11

8


“Se llama acción todo comportamiento dependiente de la voluntad humana. Sólo el acto voluntario puede ser penalmente

relevante.

La

voluntad

implica,

sin

embargo, siempre una finalidad. No se concibe un acto de la voluntad que no vaya dirigido hacia un fin. El contenido de la voluntad es siempre algo que se quiere alcanzar, es decir, un fin. De ahí que la acción humana regida por la voluntad sea siempre una acción final, una acción dirigida a la consecución de un fin. La acción humana es ejercicio de actividad final”13.

La concepción asentada por Welzel, considera que la dirección final de la acción humana se desarrolla en dos fases una interna (pensamiento), que presenta tres niveles: a) el hombre se propone la realización de un fin; b) elige los medios para la realización del fin anticipado y, c) la consideración de los efectos concomitantes; y una segunda fase, externa (se realiza en el mundo real), es decir conforme a su plan pone en marcha la realización del fin anticipado utilizando los medios elegidos. Siendo en esta última fase cuando el derecho penal interviene.

En el Perú, nuestra norma penal sustantiva se ciñe a esta corriente de corte finalista.

13

WELZEL; 1976, 53 y ss,

8


4.2.3.

Concepto social de acción.

Es Eberhardt Schmidt, quien en 1932, quien plantea un concepto social de acción, en sus intentos de depurar el concepto de acción del curso causal. Schmidt, asevera que al Derecho Penal le interesa únicamente el sentido social de la acción. Indica que la teoría final de la acción es demasiado unilateral, al reducir

la

acción

a

un

sentido

final-subjetivo

(voluntad individual), precisando que “el sentido de la acción debería ser siempre determinado de una manera

objetiva”14,

socialmente

considerando

relevante

viene

que hacer

solo

lo

también

jurídicamente relevante, y si se carece de tal cualidad puede descartar cualquier comportamiento como acción.

Muñoz Conde, refiere que este concepto social de acción es “excesivamente ambiguo y, en última instancia, sólo es un dato pre jurídico que no interesa directamente al jurista. Lo que interesa es, en definitiva, la relevancia típica”15. “se objeta a esta teoría su imposibilidad de dar un concepto preciso de relevancia social de la conducta y la inutilidad practica de un concepto de acción que implique un juicio de valor de tal orden que en última instancia, ya se refiera al contenido social del hecho, es decir a su

14 15

VILLAVICENCIO; 2009, pág. 284 MUÑOZ CONDE; 1990, pág. 15

8


conformidad o disconformidad con la estructura de los mandatos colectivos”16.

4.2.4.

Concepto negativo de acción.

En los intentos de procurar un concepto común que contenga

tanto

la

conducta

comisiva

como

la

omisiva, nace el modelo conceptual negativo de la acción. Muy a pesar que la omisión fue considerada como una variable del concepto de acción. Fue Karhs (1968), que basándose en el denominado "principio de evitabilidad", quien primigeniamente sostiene que "al autor se le imputa un resultado si no lo ha evitado aunque podía evitarlo y el Derecho se lo exigía"17.

Pero,

aquí

vale

subrayar

que

sólo

consideraba a la evitabilidad como principio de imputación propio del tipo. Por su parte fue Herzberg, quien utilizó por primera vez este principio como fundamento del concepto de acción que denomina "negativo" y que abarca por igual la comisión y la omisión al sostener "la acción del Derecho Penal es el no evitar evitable en posición de garante" , pues para él no sólo el autor de un hecho omisivo podía haber evitado el resultado típico con su intervención, sino que también podía haberlo evitado el autor de un hecho comisivo desistiendo de hacerlo; asimismo en ambos casos añade la exigencia utilizada por la doctrina mayoritaria para los delitos 16 17

TAVARES, 1983. Pág. 90. Citado por ROXIN; 1999, pág. 247 y VILLAVICENCIO; 2009, pág. 286.

8


de comisión por omisión, de posición de garante, es decir, de un deber especial de evitar el resultado, que en los hechos comisivos se deriva precisamente del inicio de la acción creadora del peligro de causación del resultado. 4.2.5.

Concepto funcional de acción

Es el maestro alemán Gunther Jakobs, el mayor exponente del funcionalismo sistémico, sostiene esta posición en la dogmática penal, cuando en 1974 introduce el elemento de la evitabilidad en el concepto de acción, de manera tal que sostuvo que la "acción es un comportamiento exterior evitable"18 y la concibe como la causación imputable, incluyendo como presupuesto de la acción, la antijuricidad y la culpabilidad19. Jakobs, en sus tarea de precisar la noción de acción busca establecer una que referencie al sentido global del hecho, con la finalidad de dar unidad a la imputación personal, es decir tanto al actuar doloso e imprudente, como la omisión, la que también “presupone la evitabilidad aunque de manera inversa a la que presenta la acción”20. En suma podemos, concluir que Jakobs, considera que la acción debe ser definida entonces, como la comunicación del ciudadano que defrauda una 18

JAKOBS; 1995 , pág. 174 “De los dos elementos, la antijuricidad y la culpabilidad, que JAKOBS incluye en su concepto de acción, a mi juicio debe quedar fuera el primero; hay acciones que lo son –que son capaces de sentido, también para el derecho penal- y que no niegan la vigencia de la norma; si no, no se sabe qué sería el comportamiento de quien se defiende legítimamente o, más general, todos los actos de obediencia al Derecho penal. En realidad, debe admitirse que el Derecho Penal reconoce como acciones otros procesos distintos de aquellos que expresan la objetivación del reconocimiento de la norma” (SILVA SANCHEZ; 2003, p. 387). 20 VILLAVICENCIO; 2009, pág. 288 19

8


expectativa normativa de carácter esencial: el no reconocimiento de la vigencia de una norma mediante un comportamiento, ya sea de comisión o de omisión.

4.2.6.

Concepto personal de acción.

Es Claus Roxin, quien plantea un concepto de acción ajustado

a

su

función,

al

definirla

como

"manifestación de la personalidad”21, lo que desde ya implica un concepto pre típico, lo que significa que la acción constituye un elemento básico, sistemático, de enlace o unión y como un elemento de limite22 .

Ahora, si bien la acción es todo comportamiento que se puede atribuir a un ser humano como centro anímico–espiritual

de

acción,

es

decir,

comportamiento controlado por su “yo”; para que se trate de una "manifestación" de la personalidad, necesariamente requiere que el pensamiento o la voluntad salgan de lo interno y se pongan en relación con el mundo exterior.

La acción como elemento básico del delito, engloba todas las formas de la manifestación de la conducta delictiva, y además todo lo que en el campo prejurídico tiene sentido calificar como "acciones"; es 21 22

Ibidem; 2009, pág. 288 ROXIN, pag. 47 y ss

8


así que las acciones dolosas e imprudentes son manifestaciones de personalidad tanto como las omisiones e incluso la omisión por imprudencia inconsciente.

La acción como elemento de enlace o unión, enlaza con la forma prejurídica de entender la acción, sin separarse de la concepción ordinaria de la vida de un modo

naturalista

normativista

(movimiento

(no

copulativamente

evitación

concurren

muscular)

o

evitable),

y

para

resaltar

el

fragmento de la realidad relevante para una primera y

previa

valoración

jurídica.

De

ello

podemos

designar a la acción como el "sustantivo" al que se pueden y deben vincular las demás valoraciones jurídico-penales, describiendo al delito por ello como manifestación

de

la

personalidad

típica,

antijurídica y culpable.

La acción como elemento límite, permite con criterio decisivo, delimitar la acción y la falta o ausencia de acción, por tanto no son acciones los efectos que proceden de animales; los actos de personas jurídicas –por inexistencia de la sustancia psíquico–espiritual

por

lo

que

no

se

pueden

manifestar a sí mismas, debiéndose penar por ello a sus

órganos

humanos-;

los

pensamientos, actitudes internas, disposiciones de ánimo y todos los afectos que permanezcan en la esfera interna (cogitationis poenam nemo patitur). Las 8


que

carecen

de

falta

de

manifestación

de

la

personalidad, cuando el cuerpo humano "funciona sólo como masa mecánica", ejm: movimientos en situación

de

narcosis,

delirio

en

alto

grado,

inconciencia profunda, movimientos reflejos, etc.). Tampoco

sería

acción los

efectos

de

la vis

absoluta (fuerza física irresistible), pero sí de la vis compulsiva (violencia psíquica).

V.

FUNCIONES DE LA ACCION

La acción, en la uniformidad de la dogmatica jurídico-penal, se considera que cumple determinadas funciones frente al poder penal.

5.1.

Función política e ideológica.

Esta es importante por cuanto permite asentar las bases del derecho penal en el comportamiento, en el acto cometido23¸ permitiendo el control y limite a la actuación punitiva del estado, pues “solo el derecho penal basado en el acto puede ser controlado y limitado democráticamente”24.

Esta afirmación, nos lleva a agregar que el derecho penal de 23 24

autor

favorece

el

totalitarismo

estatal,

con

VILLAVICENCIO; 2009, pág. 265. MUÑOZ CONDE; 1990, pág. 10.

8


consecuencias funestas a los más elementales derechos humanos, como la vida, ante la inexistencia de un parámetro delimitador del jus puniendi del Estado.

5.2.

Función de base sustancial

Es a partir de la acción sobre la que el derecho penal puede fundar sus categorías del delito y de todas las modalidades típicas

que

el

legislador

las

considera

penalmente

relevantes y las conmina con una pena. Esta función permite individualizar el tipo concreto o la conducta exacta realizada por el agente (tipo de comisión u omisión, doloso o imprudente). También se le denomina a ésta, como función

positiva,

clasificatoria,

fundante

o

concepto

abarcativo25.

5.3.

Función de enlace

Llamada también función sistemática, por que la acción actúa como instrumento de unión entre los elementos de la estructura del delito. Es decir que la acción como categoría

25

sustantiva

pasa

valorativos

que

a

ser

valorado

conforman

la

por

los

estructura

predicados del

delito,

Ibidem; 2009, pág. 266.

8


constituyéndose así en la columna vertebral que atraviesa todo el sistema jurídico-penal

5.4.

Función de delimitación

Supone

un

mínimo

de

condiciones

que

permitan

determinar que comportamientos deben ser considerados como acción jurídico-penalmente relevantes y en que casos estamos frente a actos sin relevancia para el derecho penal o cuando en ellos hay ausencia de acción y que por tanto deben ser excluidos.

VI.

CAPACIDAD DE CONDUCTA

6.1.

La persona humana

En el derecho penal patrio, sólo la persona humana es capaz de actuar

y por tanto, sólo es partir de su

comportamiento como manifestación de la personalidad, que importa al derecho penal. Caen fuera de este ámbito los hechos de los animales y las cosas, por carencia de capacidad, diferente es hablar de estos como instrumentos del hombre, donde el verdadero actuante es el hombre.

8


6.2.

La persona jurídica

Las personas jurídicas no tienen capacidad de conducta26, en el derecho penal nacional mantiene plena vigencia el principio “societas delinquere non potest”. Es decir que las personas jurídicas no se encuentran dentro del ámbito de la conducta humana, sin embargo su voluntad es epresada a través de la actuación de sus representantes y/o administradores, siendo así cualquier acto ilícito recae sobre las personas naturales que actúan y usan a la organización con fines de infracción del deber.

VII.

AUSENCIA

DE

COMPORTAMIENTO

HUMANO:

La problemática resultante en lo relacionado a la ausencia de acción solo podrá adquirir relevancia cuando el hecho sea producido por un comportamiento humano, porque no todos los hechos provenientes del hombre constituyen “comportamientos humanos o acciones”, en un sentido jurídico-penal. Se requiere de una conducta externa y final del hombre.

Los casos de ausencia se refieren fundamentalmente a supuestos hechos del hombre que no son guiados por su voluntad, como lo son la fuerza física irresistible, estado de inconsciencia y los movimientos

26

reflejos.

Los

actos

producidos

por

estas

HURTADO POZO; 2005, pág. 703.

8


manifestaciones no aparecen precedidos por obra de una voluntad humana.

El elemento jurídicamente fundamentador del comportamiento humano es la voluntad, si esta falta, no existe comportamiento desde el punto de vista jurídico, aunque si se dé desde un criterio psico-fisiológico.

La función delimitadora que cumple la teoría de la acción supone que no existe acción relevante para el derecho penal cuando falta la voluntad, es decir, se requiere un impulso socio-individual orientado a un objeto de referencia, de manera que la ejecución causal esté dirigida a lo que se propuso el sujeto.

Tres

son

los

estados

o

situaciones

excluyentes

de

comportamiento que doctrinalmente se reconoce, como son: a) Fuerza Física Irresistible, b) Movimientos Reflejos y c) Estado de Inconsciencia. Veamos:

7.1.

Fuerza física irresistible.

Es una acto de fuerza proveniente del exterior que actúa materialmente sobre al agente -se anula completamente la voluntad humana-. La fuerza ha de ser absoluta, de tal modo que el sujeto se encuentre anulado en su capacidad de reacción (vis absoluta). Es cualquier fuerza que impide a 8


una persona moverse a voluntad, es decir, la que reduce el cuerpo a una condición mecánica, sea impulsado por una fuerza

externa

o

interna,

como.

Empujones,

caídas,

acciones de fuerza naturales o de terceros. Para que excluya el comportamiento humano, necesario en todo delito,

la

fuerza

debe

suprimir

por

completo

la

voluntariedad27.

Se comprende en este supuesto todo estimulo externo (humano, natural o animal) del agente, que le imprime a su cuerpo un movimiento involuntario, no reflejo y no direccionado o, por el contrario le impone forzadamente la inmovilidad28.

Es aquel estimulo externo, extraño al agente, que le genera un movimiento involuntario ya sea de una conducta humana ó de una fuerza de la naturaleza29.

7.2.

Movimientos reflejos.

27

PEÑA CABRERA FREYRE; 2005, pág. 106 VILLA STEIN; 2008 pag.198 29 VILLAVICENCIO; 2009 pág. 273. 28

8


Tienen lugar sin la participación de la voluntad (no interviene

la

consciencia).

Supuestos

de

paralización

momentáneamente por obra de una impresión física o psíquica, solo en aquellos casos en el que al sujeto le era imposible

reaccionar.

Ingresan

a

esta

hipótesis

las

convulsiones epilépticas o los movimientos instintivos de defensa; no constituyen acción, ya que el movimiento en estos casos no está controlado por la voluntad. Distinto es el caso de los actos en “corto circuito”, las reacciones impulsivas o explosivas en que la voluntad participa fugazmente y por lo tanto no excluyen la acción, estas reacciones pueden excluir la imputabilidad dependiendo de su grado de intensidad30.

Este

tópico

comprende

el

conjunto

de

disposiciones

filogenéticas e innatas del organismo, adecuadas a su supervivencia y reguladas por el sistema nervioso superior y el bulbo raquídeo; se trata en suma, de conductas reflejas y “los reflejos son una respuesta natural y automática a un estimulo determinado….” Para el derecho penal, no actúa o no se comporta el que opera reflejamente, sea que la respuesta refleja es incondicionada o condicionada 31.

Los movimientos reflejos no están controlados por la voluntad. “el estimulo del mundo exterior es percibido por los centros sensores que los transmiten, sin la intervención de la voluntad, directamente a los centros motores”, los 30 31

PEÑA CABRERA FREYRE 2005 pág. 107. VILLA STEIN 2008 pag.199.

8


movimientos reflejos no constituyen delitos porque no son acciones ni omisiones sancionadas por la ley. Por el contrario, tienen calidad de acción las llamadas acciones pasionales y de corto circuito “si bien en ellas se produce la intervención del elemento voluntad, ello ocurre a una velocidad tal, que para el sujeto actuante no existe la posibilidad de poner en movimiento una reacción que impida incurrir en aquella acción32”

7.3.

Estado de Inconsciencia.

También falta la acción, como el sueño, el sonambulismo o la embriaguez letárgica, en estos casos, los actos que se realizan no dependen de la voluntad y, por ende, carecen de relevancia jurídico-penal. En el caso de la embriaguez, únicamente la letárgica puede producir inconsciencia, que excluya el comportamiento humano, al contrario de las otras manifestaciones de embriaguez que habrá que evaluarlas a nivel de capacidad de responsabilidad penal, es decir, en la culpabilidad33.

En este tópico, no se da acción desde el punto de vista jurídico-penal, cuando el protagonista se encuentra en estado

de

inconsciencia

natural,

por

sueño

o

sonambulismo, o en estado de inconsciencia inducida por sustancias toxicas diversas34. 32

VILLAVICENCIO; pág. 274. PEÑA CABRERA FREYRE 2005 pág. 107. 34 VILLA STEIN 2008 pag.200 33

8


La inconsciencia excluye la acción. En este supuesto se presenta una total ausencia de las funciones mentales superiores del hombre. No hay presencia de la conciencia, su ausencia es plena. Los supuestos que se suelen considerar son; sueño, hipnotismo, epilepsia, ebriedad alcohólica absoluta, sueños profundos producidos por narcóticos, etc.

VIII. ACCIÓN TIPICA.

Consideramos, que la acción típica, es aquel comportamiento humano con característica específica de tipicidad. Esto es luego de haberse establecido que una determinada acción puede ser atribuido al contenido del tipo penal, al haber transitado por el juicio de tipicidad.

En este punto, de acción típica, bien podemos afirmar que el comportamiento humano es indicio de antijuricidad o mejor de contrariedad de la norma. No puede aun afirmarse la existencia de la antijuricidad y menos de culpabilidad.

IX.

CONCLUSIONES.

8


10.1. Que, todo comportamiento humano debe ser entendido como la resultante de la práctica social y comunicativa del hombre.

10.2. Que el comportamiento humano como base del delito, su expresión contiene: comisiones u omisiones. En tanto, injerencia en el derecho de terceros, la primera; y la segunda, por ausencia de intervención en la protección de bienes jurídicos.

10.3. La acción es un término que se restringe a una parte de la conducta humana, consideramos apropiado el uso del término comportamiento humano.

X.

SUGERENCIAS:

Normatividad Penal que regula la Ausencia de Acción En el art.20 inciso 6 del Código Penal, se establece que, está exento de responsabilidad penal “el que obra por una fuerza física

irresistible

proveniente

de

un

tercero

o

de

la

naturaleza”.

Nuestra Opinión Esta regulación normativa, es incompleta en el sentido que la Fuerza Física Irresistible, no es la única causal que excluye la acción. En

8


otras palabras diríamos que resulta imprescindibles que se prevean de manera expresa las causales que eliminan la acción, así como se regulo la Fuerza Física Irresistible, se debió proceder con los Estados de Inconsciencias y los Movimientos Reflejos. Ahora consideramos erróneo de acuerdo a una correcta interpretación sistemática, que la Fuerza Física Irresistible que se encuentra prevista en el Art.20 inc. 6

del

C.P.,

responsabilidad

se

mantenga penal,

por

como

una

cuanto

causa

esta

no

eximente

de

elimina

la

antinormatividad por ser una causa de justificación ni tampoco constituye una hipótesis de inculpabilidad, esta se estatuye como una modalidad de ausencia de acción irrelevante para el Derecho Penal, por lo que se muestra inoficioso valorar esta modalidad, tanto en la antijuricidad como en la culpabilidad.

Nuestra Posición Estando a lo antes mencionado se requiere la modificatoria del art. 20 del Código Penal, en el extremo que se debe suprimir de dicho articulado el inciso 6 “fuerza física irresistible”, por cuanto aquí el legislador la ha incluido de manera indebida. Confundiéndose la responsabilidad o culpabilidad con la ausencia de acción que enerva de plano la tipicidad. Para ello proponemos se INTEGRE esta, en un nuevo articulado, conjuntamente con el Estado de Inconsciencia y Movimientos Reflejos

PROPUESTA:

8


SITUACIONES EXCLUYENTES DE COMPORTAMIENTO HUMANO O DE AUSENCIA DE ACCION.

ARTÍCULO

20-A.-

Son

circunstancias

excluyentes

de

comportamiento humano o que denotan ausencia de acción, cuando sobre el agente concurrieren: 1) Fuerza física irresistible externa. 2) Estado de Inconsciencia. 3) Movimientos Reflejos.

Bibliografía:

1.

BACIGALUPO, Enrique.

8


1978

Lineamientos de la teoría del Delito. Editorial Astrea. Buenos Aires.

2.

FEIJOO SANCHEZ, Bernardo. 2002

3.

GARCÍA CAVERO, Percy. 2008

4.

Imputación Objetiva en Derecho Penal, Grijley. Lima

Lecciones de Derecho Penal, Parte General, Grijley, Lima.

HABERMAS, Jürgen 1990

Teoría de la Acción Comunicativa, T.II, versión en castellano de Manuel Jiménez Redondo, Taurus, Madrid

5.

JAKOBS, Günther 1995

Derecho Penal. Parte General, Fundamentos y Teoría de la imputación. Traducción de Joaquín Cuello Contreras/ José Luis Serrano Gonzales de Murillo, Marcial Pons Ediciones Jurídicas, Madrid

6.

MUÑOZ CONDE, Francisco. 1990

7.

PEÑA CABRERA FREYRE, Raúl Alonso 2005

8.

Teoría General del Delito, Temis. Bogota.

Manual de Derecho Penal. Parte General I, Grijley, Lima

ROXIN, Claus. 2004

Problemas actuales de dogmatica penal. traducción de Manuel A. Abanto Vasquez. Ara, Lima

1999

Derecho Penal. Parte General, T. I. traducción de la 2da. Edición alemana, por Diego-Manuel Luzón Peña/Miguel Díaz Garcia Conlledo/ Javier de Vicente Remesal, Civitas, Madrid.

8


9.

SILVA SANCHEZ, Jesus-María 2003

¿Qué queda de la discusión tradicional sobre el concepto de acción? En Revista Peruana de Doctrina y Jurisprudencia Penales, N° 4, Instituto Peruano de Ciencias Penales – Grijley, Lima.

10. TAVARES JUARES, E.X 1983

Teoria del Delito. Variaciones. Tendencias, traducción de Nelson R. Pessoa, Hammurabi, Buenos Aires

11. VON PUFENDORF, Samuel. 1927

De Oficio Hominis Et Civis juxta legem Naturalem Libri Duo, V. II Oxford Univesity Press. New York., traducido a ingles por Frank Gardner Moore.

12. WELZEL, Hans. 1951

Teoría de la Acción Finalista. Traducción de Carlos Fontan Balestra/Eduardo Friker, Depalma, Buenos Aires.

13. VILLAVICENCIO TERREROS, Federico 2009

Derecho Penal. Parte General, Grijley. Lima.

14. VILLA STEIN 2008 pag.200 2008.

Derecho penal. Parte General, Grijley, Lima

15. ZAFFARONI, Eugenio/ALAGIA, Alejandro/SLOKAR, Alejandro 2000

Derecho Penal. Parte General, Ediar, Buenos Aires

8


8


ACCION TIPICA