Page 1

14 PREGUNTAS SOBRE MEDELLÍN

3. ¿Sobrevive un proyecto editorial independiente en Medellín?

De izquierda a derecha: Pilar Gutiérrez, editora de Tragaluz, y Lucía Donadío, editora de Sílaba.

Lina Vargas*

S

í, si nos atenemos a que el objetivo de un proyecto editorial es publicar libros. Pero si vamos un poco más allá, repasamos las cifras de ventas, tirajes y costos, las cosas cambian y la respuesta tendría *Periodista de Arcadia. 24

que ser: en algunos casos sobrevive y en otros no. Se podría decir que, siguiendo una tradición romántica de las publicaciones culturales, por cada proyecto que logra un cierto equilibrio financiero, hay varios que fracasan. Entre los primeros —que de todas formas

no son muchos para tratarse de la segunda ciudad más importante del país— están editoriales como La Carreta, Hombre Nuevo, Tragaluz, Sílaba, Mesa y Ateneo. Un repaso a su funcionamiento arroja tres conclusiones: primero, el panorama editorial de hace un par de

décadas era mucho más prometedor y sostenible. Segundo, una editorial independiente no puede financiarse únicamente con la venta de libros: necesita del apoyo de entidades públicas y privadas a las que ofrece sus servicios. Tercero, la edición independiente es una labor so-

litaria y en la mayoría de los casos no es rentable. En 1975 las editoriales independientes en Medellín estaban mejor que ahora. Valga aclarar que en esa época la palabra independiente decía muy poco: había editoriales grandes y pequeñas. A este último grupo pertenecían La Carreta y Hombre Nuevo que hoy —luego de haber cerrado en los años ochenta— funcionan desde el 2004 y el 2001 respectivamente. La diferencia en el tiraje es abismal: mientras en los setenta el promedio era de 3000 ejemplares, hoy es de 500. Títulos como Introducción a la historia económica de Colombia de Álvaro Tirado Mejía, publicado por La Carreta, alcanzaron los 10.000 ejemplares. En estos días, en el mejor de los casos, un libro llega a los 1000. Aun así, los editores universitarios no dudan en otorgar a La Carreta el título de la editorial independiente más seria en temas de ciencias sociales, lo que quiere decir que su nombre genera confianza en el sector académico. Su director, César Hurtado, exprofesor de la Universidad de Antioquia, cuenta que además del tiraje, está el asunto de las librerías. Recuerda que antes las librerías compraban los libros, a diferencia de lo que pasa hoy: los libros se reciben en consignación y solo se pagan a la editorial cuando son vendidos. Resulta curioso, sin embargo, que en su primera etapa —de 1975 a 1987— La Carreta haya publicado 33 títulos y en los siete años que lleva desde su reapertura el número ascienda a los 140. Otro tanto ocurre con Hombre Nuevo que ha publicado 150 títulos en 10 años. Lo que nos lleva a los costos de producción. Aquí se incluye edición, corrección, diseño de carátula e impresión. De las seis editoriales mencionadas, la que produce libros más caros es Mesa —dedicada a la arquitectura y las artes— que invierte desde 14 millones en cada uno. Luego viene Tragaluz, famosa por sus elabora-


¿Sobrevive un proyecto editorial independiente en Medellín?  

Especial 14 preguntas sobre Medellín

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you