Issuu on Google+

INFORME DE VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS POR LA FUERZA REPRESIVA DEL ESTADO CONTRA LA MINGA SOCIAL, INDÍGENA Y POPULAR, EN EL SITIO DE REMOLINOS (ENTRADA A BELÉN DE UMBRÍA, RISARALDA) 19 de octubre de 2013 El sábado 19 de octubre, a las 6:30 de la mañana, el ESMAD, Ejército colombiano y civiles con armas (inteligencia militar), hicieron una arremetida desproporcionada contra las comunidades indígenas de Risaralda, Chocó y Quindío; que participan de la Minga Social, Indígena y Popular, que se viene realizando a nivel nacional desde el día 14 de octubre, y que en Risaralda se realiza en el sitio de Remolinos (vía Belén de Umbría, Risaralda) con la participación de 6.500 indígenas. En la arremetida resultaron 11 indígenas heridos, 15 desaparecidos y fueron retenidos 34, entre hombres, mujeres y niños, incluido mujeres embarazadas. También se dio el hecho de que El ESMAD ingresó sin autorización, a una vivienda que había prestado sus instalaciones a la comunidad indígena de Guática, de donde sacaron a 12 niños de los cuartos y a 15 indígenas de los baños, violando la propiedad privada, intimidando sicológicamente a los niños y atentando contra la integridad física de quienes se encontraban en la vivienda. Más grave aún fue que detuvieron a la enfermera indígena, le quitaron los medicamentos y los quemaron. El ESMAD entró al campamento donde pernotan los indígenas y quemó ropa, zapatos, morrales, implementos de aseo personal, documentos de identidad, carpas y plásticos, dañó las banderas, pendones y pasacalles de las organizaciones indígenas, rompió las ollas y demás implementos de cocina, botó alimentos, robó dinero, computadores, cámaras fotográficas, motos, celulares, maletines e injurió a los indígenas con expresiones racistas, además de secuestrar a varios indígenas que les interrogaron y ofrecieron liberarlos si informaban sobre los dirigentes indígenas y los organizadores de la minga. Ha sido lamentable, doloroso e indignante el trato represivo que nos da el Estado colombiano después de los acuerdos a los que habían llegado las autoridades tradicionales indígenas de Risaralda, Quindío y Chocó con la ONU y la Defensoría del Pueblo el día anterior (18 de octubre) en la que se convino soltar como un gesto de buena voluntad 3 agentes del Estado, que habían sido retenidos por la Guardia Indígena en su ejercicio de control autónomo. La retención se hizo por infiltrar la minga vestidos de civil y armados. El acuerdo buscaba liberar los soldados y policías con el compromiso previo de que el ESMAD se retiraría a 4


kilómetros del sitio de Remolinos, además de que el comisionado de la ONU promovería que el presidente Santos hiciera un pronunciamiento público en el que se comprometería a sentarse en la mesa de negociación con los voceros nacionales de la minga indígena para discutir los 5 puntos que demanda el movimiento indígena (derechos humanos, conflicto armado y paz, territorio, política minero energética del país, política económica y agraria colombiana, autonomía política, jurídica y administrativa). En el acta que se leyó en la entrega de los soldados y policías a la ONU y Defensoría del Pueblo. Quedó claro, que el día sábado se viabilizaría la entrega de los restantes agentes del Estado retenidos por la Guardia Indígena y la posible apertura de la vía, esperando que el presidente tuviera la disposición de atender y resolver las demandas de la minga. Pero en vez de mantener los acuerdos que se habían pactado el día viernes, el gobierno nacional y regional desató su fuerza represiva contra los manifestantes, sin preocuparse por la presencia de mujeres, niñas embarazadas y los mayores que han estado en difíciles condiciones durante toda la semana, en la que ha habido problemas de agua. En este momento los indígenas que nos encontramos en la minga indígena en el sitio de Remolinos no contamos con alimentos, ropa, implementos de aseo y plásticos con que pernotar en la noche resguardados de la lluvia o el sereno, por lo que rechazamos tajantemente los hechos de agresión a la comunidad indígena y llamamos a las organizaciones sociales y populares a la solidaridad y acompañamiento a la minga social, indígena y popular. Exigimos 1. Que el gobierno nacional y departamental retire a su fuerza represiva (ESMAD y Ejército) del sitio de Remolinos, en el que se encuentran ubicados, al frente de donde campan los indígenas, lo que provoca intimidación porque sacan fotos y videos de quienes participan de la minga. 2. Que se recompense a los indígenas por los daños sufridos a sus pertenencias, haciendo una reparación integral, individual y colectiva. 3. Exigimos que se nos respete el derecho a la protesta, que se respete la libertad de expresión y de opinión de la minga indígena y el derecho a la movilización. 4. Reiteramos nuestro llamado y nuestra exigencia para que el presidente Santos se siente en la mesa de negociación con los voceros nacionales de la minga para discutir los 5 puntos de la minga social, indígena y popular.


MINGA SOCIAL, INDIGENA Y POPULAR Por la vida, el territorio, la autonomía y la soberanía. CRIR, ORIQUIN, ASOREWA.


Informe de violación de derechos humanos a la minga indígena