Issuu on Google+

LINA  ARANGO   ES POR NOSOTRAS; NO CONTRA ELLOS "El feminismo logrará hacer caducos e irrisorios los sistemas anticuados de organización social e internacional en que las injusticias y las subordinaciones se ensañan, ante todo, en las mujeres de todos los países. Hoy herético, el feminismo llegará a ser a teoría y la práctica de millones de mujeres y de hombres en un mundo en busca de una sociedad equitativa” ANDRÉE MICHEL

1900-­‐1930  

 

Si   bien   a   principios   del   siglo   XX   hubo   mujeres   que   fueron   precursoras   de   la   búsqueda  de  una  equidad  de  género,  no  tenían  un  movimiento  organizado  que  les   permitiera   luchar   como   una   mayoría   por   obtener   participación   económica,   política,   moral,   social,   etc.   Así   que   las   pocas   mujeres   que   desde   diversos   frentes   revolucionaron  la  sociedad  paternalista  imperante,  como  por  ejemplo:  María  Rojas   Tejada,  María  Cano,  entre  otras,  no  contaban  con  el  apoyo  suficiente  para  generar   mayores   cambios.   Sin   embargo,   sembraron   la   inquietud   con   sus   actos   revolucionarios   que   iban   desde   publicaciones   feministas   de   traducciones   francesas,  creación  de  instituciones  educativas  mixtas  y  laicas,  hasta  obras  de  arte   que   escandalizaron     en   la   época,   pero   que   reflejaban   la   búsqueda   de   expresión   y   libertad  femenina.  

Debilidades  

-­‐Falta  de  organizaciones  o  agrupaciones.   -­‐Pocas  precursoras  con  niveles  básicos  de  educación.   -­‐Falta  de  consciencia  colectiva  de  desigualdad.   -­‐Machismo  femenino.  

Oportunidades  

-­‐Desarrollo  de  legislaciones  para  la  mujer.   -­‐Educación.     -­‐Consciencia  de  cambio.   -­‐Empoderamiento  femenino.   -­‐Movimientos  europeos  feministas  consolidados.  

Fortalezas   -­‐Precursoras  en  búsqueda  de  equidad  de  genero.   -­‐Educación  superior  en  unas  cuantas  mujeres.   -­‐Capacidad  de  lucha.   -­‐Búsqueda  de  divulgación  de  la  libertad  femenina  


Amenazas   -­‐Conservadurismo  exacerbado.   -­‐Subordinación  social  de  la  mujer.   -­‐Dependencia  económica.   -­‐Oposición  del  clero  a  ideas  vanguardistas  de  equidad.     -­‐Acceso  denegado  a  la  educación.   -­‐Negación  de  la  ciudadanía  femenina.  

  1930-­‐1960  

Esta   sería   la   época   de   mayores   logros   de   las   mujeres,   ya   consolidadas   como   movimiento  unificado.  Este  sería  el  despertar  colectivo  de  la  búsqueda  del  derecho   de   la   mujer   a   administrar   los   bienes,   de   su   independencia   económica   dentro   del   matrimonio,   de   el   acceso   a   la   educación   secundaria   y   universitaria,   así   como   al   acceso   los   cargos   públicos.   Diversas   publicaciones   feministas   tuvieron   auge   en   el   país   y   empezó   el   camino   de   empoderamiento   con   una   consciencia   colectiva.   Iniciaron  la  lucha  por  obtener  la  ciudadanía,  el  derecho  a  la  educación,  el  derecho   al  voto  y  las  capitulaciones  matrimoniales.  Este  tiempo  sería  el  auge  del  feminismo   pese   a   ubicarse   dentro   de   la   época   denominada   La   Violencia,   lograron   hacer   escuchar  sus  voces  y  posteriormente  a  la  caída  de  Rojas  Pinilla,  obtener  el  derecho   a   votar.   No   obstante   los   grandes   logros   obtenidos,   el   gran   auge   del   feminismo   decayó  a  finales  de  los  años  60.  

Debilidades  

-­‐   Dentro   del   movimiento   se   expresaron   tanto   corrientes   conservadoras   como   tendencias  renovadoras  que  generaron  divisiones.  

Oportunidades   -­‐Legislaciones  que  reivindiquen  los  derechos  de  las  mujeres.   -­‐Mujeres  en  cargos  de  poder   -­‐Educación  secundaria  y  superior   -­‐Autonomía  económica.  

Fortalezas   -­‐Creación  de  congresos  nacionales  feministas   -­‐Giras  de  campañas  promocionales  del  movimiento.   -­‐Construcción  de  los  primeros  espacios  feministas.   -­‐Creación  de  medios  de  comunicación  encabezado  por  mujeres.  

Amenazas   -­‐Presiones  de  sectores  conservadores.   -­‐Censura.   -­‐Sectores  clericales  y  conservadores.   -­‐Dependencia  económica    

1960-­‐2012  

Los  años  60  fueron  años  de  grandes  escándalos  y  cambios  en  el  mundo  en  general.   Colombia  no  fue  la  excepción.  Empezar  a  hablar  de  la  intimidad  en  público,  reclamr  


derechos  sexuales  y  el  simple  acto  de  quitarse  el  brassiére,  marcaron  una  época  de   libertad   apenas   soñada   en   tiempos   anteriores.   Los   movimientos   feministas   que   habían   surgido   antes   de   los   años   60   no   habían   logrado   ser   muy   grandes   en   número,   aunque   si   en   logros.   Los   años   70   serían   considerados   como   el   resurgimiento   del   movimiento   feminista.   A   partir   de   1970,   surge   un   sinnúmero   de   grupos   feministas   de   diversas   tendencias;   se   comienza     a   romper   el   muro   de   la   privacidad  y  se  colocan  en  el  espacio  público  temas  como  la  sexualidad,  el  aborto,   la   libertad   para   decidir   sobre   el   cuerpo.   Se   dan   los   primeros   pasos   para   los   grupos   de   autoconciencia,   pero   algunos   partidos   políticos   miran   con   cierto   asombro   y   temor   el   movimiento   que   se   está   gestando,   y   plantean   la   urgencia   de   ganar   a   las   mujeres  para  sus  partidos.     Posteriormente   el   feminismo   sería   blanco   de   numerosas   críticas     después   de   haberse  dividido  en  tres  principales  vertientes  que  eran:  el  “feminismo  radical”,  “el   feminismo   liberal”   y   “el   feminismo   socialista”   que   aunque   tienen   como   objetivo   común   una   ampliación   de   derechos,   la   plena   igualdad   y   la   reivindicación   de   una   libre   sexualidad;   aunque   con   más   profundidad,   cada   feminismo   establece   un   enfoque  diferenciado  y  una  reflexión  propia.   A  partir  de  los  años  80,  aproximadamente,  surge  el  llamado  feminismo  cultural  que   se   ocupaba   de   los   intereses   de   las   mujeres,   de   sus   vínculos   afectivos   y   sus   preocupaciones;  en  definitiva,  de  la  cultura  femenina  exclusivamente  y  ya  no  de  la   opresión   masculina   como   los   anteriores   feminismos   ya   que   este   era   más   un   análisis   psicológico   de   los   vínculos   sociales   y   culturales   que   marcan   la   forma   en   que  las  mujeres  se  relacionan.   Para  las  feministas,  la  década  del  90  se  inició  como  una  época  de  posibilidades  de   grandes   cambios.   La   participación   de   los   diferentes   grupos   en   los   procesos   de   la   Asamblea   Constituyente   da   fe   de   esto,   ya   que   se   realizaron   múltiples   acciones   y   se   establecieron  diversas  alianzas.  Las  propuestas  de  las  mujeres  estaban  vinculadas   a   problemáticas   como   la   eliminación   de   todas   las   formas   de   discriminación,   la   abolición   del   concordato   con   la   iglesia,   el   reconocimiento   de   la   igualdad   sustantiva   entre  hombres  y  mujeres  y  la  despenalización  del  aborto,  entre  otras.   En   los   últimos   tiempos   el   feminismo   en   Colombia   ha   tenido   un   rostro   visible   y   actual:   Florence   Thomas.   En   sus   propias   palabras,     “El   feminismo   en   América   Latina  está  absolutamente  vivo,  por  supuesto,  porque  tenemos  todavía  una  cultura   patriarcal  realmente  impresionante  y  si  bien  se  ha  logrado  agrietar  ese  patriarcado   y   empezar   a   derrumbar   algunos   aspectos   del   mismo,   todavía   hay   grandes   resistencias.   En  la  región,  aparte  de  Cuba  y  Ciudad  de  México,  el  aborto  no  es  legal;  en  Colombia   estamos   lejos   de   lograrlo.   “Mi   cuerpo   es   mío”   es   una   frase   absolutamente   actual,   viva,  intensa;  yo  lo  grité  en  París  en  los  años  60  detrás  de  Simone  de  Beauvoir:  hoy   “mi  cuerpo  es  mío”  y  el  Procurador  General  de  la  Nación  de  Colombia  nos  manda  a   los   infiernos.   Cada   vez   que   se   toca   el   cuerpo   de   las   mujeres   y   nuestra   autonomía   sobre  ellos  es  un  escándalo:  en  Chile  -­‐potencia  económica-­‐  no  se  puede  hablar  de  la   píldora   del   día   después;   en   Nicaragua   -­‐con   un   presidente   que   viene   de   la   revolución   sandinista-­‐   se   suprime   la   única   excepción   que   existía   para   el   aborto…   Y   esto   hablando   solamente   de   Derechos   Sexuales   y   Reproductivos,   si   hablamos   de   mujeres   en   la   política,   de   la   brecha   salarial   o   de   la   famosa   revolución   educativa,   creo  que  en  América  Latina  el  feminismo  cada  vez  es  más  pertinente”.  


Debilidades   -­‐División  del  movimiento.   -­‐Posiciones  extremas  en  contra  de  los  hombres.   -­‐Discriminación  masculina   -­‐Discriminación  femenina  

Oportunidades   -­‐Consciencia  colectiva  de  unificación  de  empoderamiento.   -­‐Legislación  de  derechos  sexuales  y  reproductivos.   -­‐Promoción  de  tolerancia  a  las  diversos  feminismos..   -­‐Reconciliación  de  géneros.  

Fortalezas   -­‐Participación  política.     -­‐Reconocimiento  público.   -­‐Desempeño  laboral.   -­‐Educación  superior.   -­‐Investigación.   -­‐Libertad  sexual  

Amenazas   -­‐Críticas  constantes  a  las  posturas  radicales  feministas.   -­‐Grupos  pro-­‐vida.   -­‐Posturas  clericales  y  gubernamentales.   -­‐Irritación  por  el  discurso  feminista.  

Responsabilidades   Las   mujeres   han   tenido   una   lucha   incansable   por   lograr   equidad   de   géneros,   reconocimiento   social,   económico,   político,   etc.   El   feminismo   radical   fue   importante   para   romper   el   hielo   en   una   sociedad   absolutamente   paternalista,   conservadora   hasta   en   el   liberalismo   y   con   un   arraigado   machismo   en   sus   costumbres.   Pienso  que  en  un  momento  de  la  lucha  por  el  empoderamiento  femenino,  se  perdió   el   norte   y   la   lucha   se   convirtió   en   una   batalla   de   géneros,   cargada   de   resentimientos   y   de   conflictos.   Si   bien   es   cierto   que   aún   no   se   puede   hablar   de   igualdad   y   que   falta   mucho   camino   por   recorrer,   ese   camino   está   fragmentado,   desvirtuado  y  equivocado  en  su  fin.  El  empoderamiento  no  debe  significar  llegar  al   extremo  de  hacer  lo  mismo  que  se  ha  criticado  tanto  y  retroceder  en  la  lucha  por  la   equidad,   discriminando   a   los   hombres   y   cayendo   en   una   lucha   de   poderes   que   a   nadie  beneficia.   Considero   que   el   feminismo   fue   muy   importante   para   esta   sociedad   y   sin   este   movimiento   quizá   nunca   hubiéramos   logrado   el   lugar   que   hemos   alcanzado   las   mujeres  en  la  sociedad,  pero  creo  que  ahora  debemos  hablar  más  de  humanismo   independientemente  de  los  sexos  o  géneros.  Creo  que  la  lucha  no  es  contra  ellos,  es   con   nosotras   mismas,   en   el   entendimiento   de   nuestros   derechos,   en   la   capacidad   de  exigirlos,  en  batallar  por  vías  gubernamentales,  educacionales,  promocionales,  


en   investigaciones.   En   lugar   de   desgastarnos   en   odiar   a   quién   fuera   nuestro   opresor  por  cuestiones  culturales,  deberíamos  tratar  de  cambiar  la  mentalidad  de   las   mujeres   que   aún   son   oprimidas   en   su   mayoría   por   falta   de   oportunidades,   educación  e  independencia.  Es  por  nosotras,  no  contra  ellos.    

   

FUENTES  DE  CONSULTA     http://html.rincondelvago.com/feminismo_7.html   http://www.portalplanetasedna.com.ar/feminismo.htm   http://www.rebelion.org/hemeroteca/mujer/030626ramirez.htm   http://www.despenalizaciondelaborto.org.co/La-­‐lucha-­‐por-­‐la-­‐despenalizacion   http://www.feminicidio.net          


Somos nosotras; No contra ellos