Issuu on Google+

SÓCRATES Y LA MAYÉUTICA “Una vista filosófica para la educación”

Por Lina Rodríguez Esguerra.

La Historia más determinante, esplendorosa y extraordinaria de la Filosofía por una parte y por otra la más sistemática y científica de la Investigación, comienza con los filósofos e investigadores griegos, ya que de ellos provienen los vestigios más abundantes en cuanto a erudición y además, se les atribuye, que hayan aparecido cada vez más alumnos filósofos de ellos, y de estos, la formación de otros más.


Con Sócrates (470-399 a.n.e.) se comienza con el conocimiento disciplinario, por el hecho de utilizar un método de obtención del entendimiento. Sócrates fue un filósofo excepcional y libre de pensamiento, utilizando la razón y la observación, logró establecer

un método de renacimiento y/o afirmación del

conocimiento: La Mayéutica.

La Mayéutica, método que consiste en razonar y hacer razonar mediante la Dialéctica o conversación entre los individuos. Esta forma de hacer pensar Socrática, se basaba en “Interrogatorios” que hacia el filósofo para lograr “parir el conocimiento”; con ello afirmaba que cualquier individuo humano, contenía en sí mismo grandes dotes de conocimiento general y que la única e importante cuestión era despertarlo (esto establece, lo que en la actualidad conocemos como el Método Socrático).

Sócrates tenia una forma muy peculiar de llevar a cabo la Mayéutica, principalmente cuando se encontraba con los Sofistas, famoso grupo de hombres que creían tener el conocimiento de toda

la naturaleza y origen de las cosas. Sócrates ante ellos

realizaba los siguientes pasos de su método: “Es un fingir de que no sabe, para que el interlocutor se encuentre cómodo y así responda sin complejos. Llega a decir: “Yo no sé, pero tú sí que sabes” y a continuación pide a sus


interlocutores que le ilustren (enseñen). Cuando éstos han expuesto sus opiniones, Sócrates plantea sobre ellas unas preguntas que aparentemente sólo están destinadas a aclarar aquéllas, pero que llevan poco a poco a su interlocutor a la contradicción lógica. Éste reconoce entonces que no sabe nada preciso y seguro sobre el asunto. A partir de ahí, Sócrates orienta las preguntas en un sentido creador buscando la verdad entre todos, constituyendo, otra de sus

grandes aportaciones: El

Diálogo”.

Sócrates creía que el ser humano podría adquirir el conocimiento de la verdad, mediante el diálogo y con la participación de todos los participantes.

Sócrates no plasmó ningún escrito de sus enseñanzas y lo que se sabe de él, es por sus destacados alumnos Jenofonte y Platón, destacando éste último por su doctrina filosófica, llamada, El Idealismo.

Si consideramos el diálogo en nuestra práctica docente para la solución de conflictos en telesecundaria sería una herramienta para lograr la convivencia social sana con nuestros alumnos.


La mayéutica en la educación