Page 1

Hombres de riesgo

¿Cuándo fue la  última  vez que  hiciste algo  por primera vez?  Hazme  un  favor  y  vuelve  a  leer  la  pregunta.  En  alguna  ocasión  te  ataste  los  cordones  de  los  zapatos  por  primera  vez.  Diste  tu  primer  beso.  Te  casaste. Hiciste el amor. Fuiste padre. Volaste. Sufriste la muerte de un  ser  muy  querido.  Lloraste.  Me  refiero  a  todas  esas  cosas  que  en  algún  momento realizaste por primera vez. La mayoría de las personas suelen  hacerlas antes de los treinta años, y luego ya creen que lo han probado  todo.  Menos  la  vejez.  En cuanto a todo lo demás, ya estuvieron allí. Es entonces cuando dejan  de  hacer  cosas  nuevas,  suponen  que  han  hecho  todo  lo  que  un  ser  humano  puede  hacer  durante  una  vida  normal.  Y  en  especial  dejan  de  asumir  nuevos  riesgos.  Ese  es  el  peor  enemigo  que  a  diario  debemos  enfrentar:  el  temor  a  lo  nuevo.  Alguien  dijo  que  un  adulto  debería  renovarse por lo menos al cumplir cada década de su vida, ya que si al  menos no lo intenta, terminará envuelto en una rutina tediosa, y lo que es  todavía peor, quizás nunca alcance su verdadero destino.


Hay ocasiones  en  que  recuerdo  cuando  tenía  apenas  veinticuatro años de edad y decidí rentar un estadio de fútbol  para  llenarlo  con  miles  de  jóvenes  y  desafiarlos  con  un  mensaje  de  integridad.  No  tenía  empleo  fijo,  no  existía  un  respaldo  oficial  y  contaba  con  cero  presupuesto.  Al  mirar  desde la distancia me pregunto: ¿Cómo fue que lo hice? ¿Por  qué me animé a caminar sobre las aguas bajo la tormenta? Y  la  respuesta  solo  admite  una  razón:  era  demasiado  joven  como  para  racionalizarlo  todo.  Y  fue  justo  esa  inconsciencia  de  la  propia  inmadurez  la  que  resultó  a  mi  favor. Hoy, con unos cuantos años más, siento que tengo más que  perder  ante  cada  nuevo  desafío,  que  hay  otras  cosas  en  juego:  la  familia,  la  reputación,  la  estructura,  los  compromisos, el dinero. De modo paradójico, todo lo que no  tenía  cuando  asumía  aquellos  riesgos  es  lo  que  hoy  me  preocupa  arriesgar  al  intentar  algo  nuevo.


Y es  que  la  edad  nos  va  haciendo  más  pre  juiciosos  y  un  tanto  cobardes.  En  los  últimos  veinte  años  he  rentado  decenas  de  estadios  gigantescos  sin  dinero,  he  convocado  a  miles  de  jóvenes  en  todo  el  mundo  sin  apoyo  oficial,  he  asumido  contratos  millonarios  con  varias  cadenas  de  televisión  sin  tener  la  más  remota  idea  de  cómo  iba  a  pagarlos, y he aceptado retos que estaban por encima de mi capacidad.  ¿Cuál  es  mi  secreto?  Consiste  en  que  he  tratado  de  seguir  siendo  un  niño  a  la  hora  de  creerle  al  Señor.  Los  asuntos  del  reino  de  Dios  no  pueden intelectualizarse como lo hacen los adultos, hay que afrontarlos  como  niños  que  no  cuestionan  y  solo  creen. Cuando no tenemos nada y somos invisibles, nos animamos a cualquier  cosa que tengamos por delante. Basta la orden del Maestro en medio de  la  tormenta  para  que  nos  bajemos  del  barco  a  caminar  sobre  aguas  turbulentas. Sin embargo, cuando salimos del anonimato y creemos que  somos alguien, le pedimos garantías antes de salir de la comodidad de 


También a nosotros  nos ha sucedido esto. Cuando teníamos  veintitantos años, el único filtro que utilizábamos para aceptar  una  propuesta  era:  «¿Tal  cosa  servirá  para  inspirar  a  esta  generación?»  «¿Crees,  Señor,  que  ayudaremos  a  edificar  tu  reino  si  hacemos  esto?»  Y  si  la  respuesta  era  positiva,  no  había mucho más que cuestionar. Emprendíamos la tarea con  o  sin  dinero,  con  o  sin  respaldo,  arriesgándonos  a  todo  o  nada.  En  la  actualidad  somos  más  cautelosos,  y  a  veces  nosotros  mismos  nos  sorprendemos  de  la  cantidad  de  garantías  que  exigimos  antes  de  emprender  un  nuevo  proyecto. Claro que no le llamamos a esto temor, le decimos prudencia.  Tampoco  le  llamamos  miedo  a  lo  nuevo,  preferimos  decir:  «Queremos confirmar que sea la perfecta voluntad de Dios».  Disfrazamos  por  medio de la semántica el claro problema de  que  no  queremos  obedecer  al  Señor  de  forma  ciega  como  cuando éramos niños, como cuando hacíamos aquellas cosas 

VUELVE  

LOS DIAS SE HACEN LARGOS