Issuu on Google+

2012

DESORDENES ALIMENTICIOS

CUIDA TU CUERPO, MENTE Y ESPIRITU

Se presentan rasgos que afectan grandemente en la conducta humana como lo es, el estar obsesionado con el físico. En ocasiones las personas requieren a distintas actividades para mantener el peso y cuerpo “ideal” llevándolos a dañar su salud.

Universidad Mariano Gálvez Lilia Aracely Arias BArrios 300-11-9281


DESORNES ALIMENTICIOS ¿Qué

son?

Un trastorno alimentario implica más que simplemente hacer dieta para perder peso o hacer ejercicio todos los días. Se trata de comportamientos alimentarios extremos: por ejemplo, dietas que nunca terminan y que, gradualmente, se vuelven más estrictas. También guarda relación con personas que no salen con amigos porque creen que es más importante salir a correr para contrarrestar el dulce que comieron más temprano.

DESORDENES

ALIMENTICIOS

Los trastornos alimentarios más comunes son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa (más conocidas como "anorexia" y "bulimia"). Pero existen otros trastornos relacionados con la alimentación que se están volviendo más comunes, como el trastorno por atracón, los trastornos relacionados con la imagen corporal o las fobias a determinados alimentos.


SE CARACTERIZAN POR:  Extremistas en cuanto a consumo de alimentos, que puede manifestarse por una pérdida severa de peso, rápidos aumentos de peso, o fluctuaciones muy importantes en peso.  Esta a disgusto con su imagen corporal, a menudo acompañado de una distorsionada percepción de las señales del cuerpo (hambre, enojo, fatiga, etc.).  Prácticas poco saludables para mantener el peso, como son: ayuno, inanición, comer compulsivamente, uso indiscriminado de laxantes, medicamentos para bajar de peso, diuréticos y exceso de ejercicio.  Un miedo irracional a engordar y un deseo obsesivo de adelgazar.  Los dos desórdenes más comunes son la Anorexia Nervosa y la Bulimia Nervosa. Existen otros como el Comedor compulsivo o el Ejercitado Compulsivo. Algunas personas pueden tener síntomas de más de uno de estos desórdenes.


Existen muchas teorías. Para una persona en particular, todas ellas o sólo unos cuantos factores se conjuntan para producir finalmente el problema. Factores Biológicos: Posible anormalidad en el sistema de transmisión noradrenérgico (Niveles bajos de norepinefrina en el líquido cefalorraquídeo de pacientes con AN). Estudios recientes han demostrado la probable disminución de una proteína llamada Leptina, que proviene de los adipocitos (célulasgrasas del cuerpo). Actualmente existen algunas teorías en investigación que asocian su origen a un problema infeccioso. El temperamento, que es en parte determinado por factores genéticos, provoca que algunas personas sean más vulnerables que otras para desarrollar desórdenes de la alimentación. Además, una vez que una persona ha comenzado con períodos de inanición, comilonas o purgaciones, estos comportamientos pueden alterar la química del cerebro y prolongar el problema. Factores Psicológicos: La gente con desórdenes de la alimentación tiende a ser perfeccionista. Usualmente tienen un legítimo "coraje", pero dado que siempre buscan la aprobación y temen a la crítica, no saben como expresar su enojo de una forma saludable. Lo voltean hacia ellos mismos provocándose la inanición o comilonas. Factores Familiares: Dentro de su familia, tienden a sentirse menospreciados, abandonados, y solos. Son familias que tienden a ser sobreprotectoras, rígidas y poco efectivas para resolver conflictos. Usualmente exigen altos rangos de perfección y éxito. Factores Sociales: Nunca como ahora en la historia, las mujeres habían sido exhortadas a estar tan delgadas. La TV, el cine, las revistas son claros ejemplos de todos los mensajes que reciben las mujeres de las "ventajas" de mantenerse delgadas.


Dado que actualmente parece ser que todo el mundo se preocupa por el peso, y dado que la mayoría de la gente alguna vez ha estado a dieta, ¿cómo puede uno decir que un comportamiento hacia la comida y el peso es "normal" o que se debe de considerar un problema que ponga en peligro la vida y la felicidad? Probablemente muchas personas manifiesten alguna de las siguientes características, pero la mayoría de las personas con desórdenes de la alimentación, cumplen con varias de ellas:  •Pérdida de peso significativa o extrema, en poco tiempo, sin enfermedad subyacente.  •Disminución en la ingesta de alimentos.  •Desarrollo de ciertos rituales hacia la comida: cortar los alimentos en pedazos muy pequeños, "jugar" con la comida en el plato, masticar miles de veces cada bocado, saltarse comidas, no comer frente a los demás, siempre tener una excusa para no estar hambrienta, etc.  •Negación de estar hambrienta.  •Volverse más crítica y poco tolerante de los demás.  •Fluctuaciones en el carácter (casi siempre de mal humor o enojado).  •Ejercicio excesivo.  •Cuando come, escoge básicamente sólo comidas bajas en grasa o sin calorías.  •Dice que él/ella está muy gordo (a), aun cuando es obvio que no.


 •Miedo intenso a ganar peso y a la obesidad.  •Detesta partes específicas de su cuerpo, especialmente busto, abdomen, muslos, caderas y glúteos.  •Insiste en que no se siente bien consigo mismo (a) a menos que esté delgado (a), pero nunca está lo suficientemente delgado (a) para estar a gusto.  •Tiene dificultad para exponer sus sentimientos.  •Evita socializar lo más posible.  •Responde a las confrontaciones acerca de su estado de ánimo, con lágrimas, berrinches o ignorándolas.  •Cuando come en exceso, siempre busca la manera de deshacerse de las calorías ingeridas (vómitos, ejercicio, medicamentos).


Los desórdenes de la alimentación son tratables, y la gente puede rehabilitarse de ellos. La recuperación, sin embargo, va más allá de dejar de mantenerse en inanición, de dejar las comilonas o dejar las purgaciones (vómitos, laxantes, ejercicio, diuréticos). Para dar por hecho la recuperación, ésta debe incluir el establecimiento de patrones saludables de alimentación y peso, y la resolución de los problemas médicos, psicológicos, sociales y familiares que contribuyeron a que se desarrollara el trastorno. El tratamiento exitoso debe ser multidisciplinario, y es altamente individualizado. El tratamiento debe comenzar con una valoración médica y seguir con el desarrollo de un plan que incluirá: psicoterapia individual, psicoterapia familiar, terapia de pareja, terapia en grupo, medicación para mejorar la depresión, la ansiedad y otros trastornos similares, hospitalización, y asesoría nutricional. La información anteriormente expuesta, de ninguna manera sustituye los cuidados y consejos médicos. Existen muchas variantes en diagnóstico y tratamiento que deben ser evaluadas y manejadas en forma individual


Es el trastorno alimenticio más común entre mujeres, sobretodo en edad adolescente. El síntoma mas común que caracteriza este trastorno es la percepción alterada de la figura corporal. La consecuencia directa de esta distorsión es la suspensión de la ingesta de alimento alterándose los límites de peso en relación a la estatura y generando un deterioro grave de las condiciones físicas y mentales


Se caracterizan por episodios frecuentes de voracidad seguidos por conductas compensatorias dañinas, como el vomito provocado, el abuso de fármacos, laxantes y diuréticos o cualquier medicamento con efectos similares, el ayuno o el ejercicio, como en la anorexia nerviosa también en la bulimia existe una alteración de la percepción.

Este nuevo trastorno alimenticio afecta a aquellas personas que padecen de diabetes de tipo 1. Uno de los síntomas de esta enfermedad diabetes de este tipo es la perdida de peso que normalmente se compensa mediante la aplicación de inyecciones de insulina. La diabulimia es el salteado de la aplicación de la dosis de insulina con el fin de perder peso.


Adicci贸n al ejercicio o vigorexia es un trastorno en el cual las personas realizan pr谩cticas deportivas en forma continua. No es un trastorno alimenticio pero se lo asocia a ellos como una sintomatolog铆a. Las personas que padecen de esta adicci贸n comparten algunos rasgos que presenta quien sufre de anorexia: baja autoestima, dificultades para integrarse en sus actividades sociales habituales, son introvertidos y rechazan o les cuesta aceptar su imagen corporal


Mírate al espejo con amor. La prevención de los trastornos alimenticios comienza contigo misma, en la relación amorosa que desarrolles con tu cuerpo y tu imagen corporal. Cuando te mires al espejo no critiques tu apariencia, tu talla ni tu peso. En vez de criticar las diferentes partes de tu cuerpo, mírate al espejo con amor y regocíjate con la presencia del ser maravilloso que eres en toda su totalidad.¡Eres única! Dale las gracias a tu cuerpo. Tu cuerpo no es tu enemigo. Tu cuerpo es el vehículo que te permite dar y recibir amor, expresar tu alma en la vida y manifestar tus sueños. En vez de maltratar tu cuerpo constantemente, aprecia todo lo que tu cuerpo hace por ti a diario. Dale las gracias a tu cuerpo por lo que te permite vivir, experimentar. disfrutar, hacer, crear, dar y recibir. Líberate de las dietas para adelgazar que maltratan tu cuerpo 

Deja de hablar de tu peso. Podrás a aprender a amar y aceptar tu cuerpo, si te relacionas con mujeres que aman ser como son. Recuerda que cada discusión que tenemos acerca del cuerpo y la grasa, deja una impresión en la gente a nuestro alrededor


2. Haz una lista de las mujeres que admiras. Analiza ¿Cuáles crees que son los atributos más grandes que una mujer puede tener? ¿Qué te gustaría que alguien admirara de ti?

3. Deja a un lado la obsesión por pesarte. Ten presenta que el énfasis de ser delgada y hermosa es algo impuesto por nuestra sociedad. Relájate. Imagina pasar un día o una semana sin la báscula pesando tu autoestima. ¿La báscula te dice que no eres suficientemente disciplinada? ¿Qué no estás trabajando lo suficientemente duro? Deshazte de ella. El énfasis en la delgadez es nuevo y arbitrario y puede ser reversible


 

4. Ejercítate por diversión. Tu cuerpo necesita ejercicio y comida. Camina, baila en la sala, jardín, practica golf, etc. Tata de moverte por tu corazón y no para disminuir el tamaño de tu estómago. Puede que pierdas peso o no, pero tu cuerpo será más fuerte, reducirás tu estrés y te sentirás mejor

5. Rompe las barreras. La autora Sara Tisdale alguna vez afirmó: “Todos debemos escoger entre varias batallas: en contra de la cultura ideal o en contra de nosotros mismos.” ¿Debemos siempre definirnos por lo que la cultura popular dicta? Desarrolla tu propio estilo. ¡Diviértete!


parcial1