Page 1

POEMAS INFANTILES

Pรกgina 1


DATOS DEL COPILADOR

VERÓNICA GUALUNTUÑA Nació en 1988 en Quito, estudiante de la Universidad Católica

del Ecuador en la Facultad de Ciencias de la

Educación en mención en Educación Básica actualmente reside en el Quinche.

Página 2


ÍNDICE POEMAS

I. Llega el invierno…………………………. 6 II. La vaca estudiosa……………………… 7 III. Donde……………….............................. 10 IV. En el medio del puerto………………… 12 V. El sapo verde…………………………….14 VI. Los ratones revoltosos………………..17 VII. Balada del caracol negro…………….. 20 VIII. Se mató un tomate…………………….23 IX. El Humo………………………………….28 X. Cuando YO cierro los ojos…………… 30

Página 3


Llega el invierno Poema de Marisol Perales

Pรกgina 4


LLEGA EL INVIERNO

El señor Invierno se viste de blanco, se pone el abrigo porque está temblando. Se va a la montaña, se mete en el río, y el parque y la calle se llenan de frío.

Se encuentra a la lluvia llorando, llorando, y también al viento que viene soplando.

¡Ven amigo sol! Grita en el camino, pero el sol no viene porque se ha dormido.

Página 5


La vaca estudiosa Poema de María Elena Walsh

Página 6


La vaca estudiosa Había una vez una vaca en la Quebrada de Humahuaca. Como era muy vieja, muy vieja, estaba sorda de una oreja.

Y a pesar de que ya era abuela un día quiso ir a la escuela. Se puso unos zapatos rojos, guantes de tul y un par de anteojos.

La vio a la maestra asustada Y dijo : Estas Equivocada. Y la vaca le respondió: ¿Por qué no puedo estudiar yo?

La vaca, vestida de blanco, se acomodó en el primer banco. Los chicos tirábamos tiza y nos moríamos de risa. La gente se fue muy curiosa a ver a la vaca estudiosa. La gente llegaba en camiones, en bicicletas y en aviones.

Página 7


Y como el bochinche aumentaba en la escuela nadie estudiaba. La vaca, de pie en un rincón, rumiaba sola la lección.

Un día toditos los chicos se convirtieron en borricos. Y en ese lugar de Humahuaca la única sabia fue la vaca.

Página 8


Dรณnde Dรณnde Poema de Elsa Bornemann

Pรกgina 9


DONDE DÓNDE

¿Dónde van las mariposas, dónde van? ¿Las libélulas danzantes, dónde están? ¿Y esa langosta acróbata del jardín, dónde se oculta con su hijo saltarín? ¿Dónde se esconden mis bichos cuando llueve? ¿Puede alguien responderme?, ¿alguien puede? ¿Y el torito, a su bonete de arlequín lo resguarda como el grillo a su violín? Quizá tengan ya las caras tan mojadas... y antenas, alitas, patas empapadas... Ah... ¡Que el sol ponga ya en marcha su gran fragua! Mis bichos no tienen botas ni paraguas...

Página 10


En el medio del puerto Poema de Antonio García Teijeiro

Página 11


En el medio del puerto con velas y flores, navega un velero de muchos colores Diviso una niña, sentada en la popa: su cara es de lino, de fresa, su boca. Por más que la miro, y sigo mirando n sé si sus ojos son verdes o pardos, En medio del puerto con velas y flores, se aleja un velero de muchos colores.

Página 12


El sapo verde Poema de Carmen Gil

Pรกgina 13


EL SAPO VERDE

Ese sapo verde se esconde y se pierde; así no lo besa ninguna princesa. Porque con un beso él se hará princeso o príncipe guapo; ¡y quiere ser sapo! No quiere reinado, ni trono dorado, ni enorme castillo, ni manto amarillo. Tampoco lacayos ni tres mil vasallos. Quiere ver la luna desde la laguna. Una madrugada lo encantó alguna hada; y así se ha quedado: sapo y encantado.

Página 14


Disfruta de todo: se mete en el lodo saltándose, solo, todo el protocolo. Y le importa un pito si no está bonito cazar un insecto; ¡que nadie es perfecto! ¿Su regio dosel? No se acuerda de él. ¿Su sábana roja? Prefiere una hoja. ¿Su yelmo y su escudo? Le gusta ir desnudo. ¿La princesa Eliana? Él ama a una rana. A una rana verde que salta y se pierde y mira la luna desde la laguna.

Página 15


Los ratones revoltosos Poema de Marisa Alonso SantamarĂ­a

PĂĄgina 16


LOS RATONES REVOLTOSOS Dentro de su ratonera dos ratones revoltosos, ven al gato adormilado que está cerrando los ojos. Cada uno por un lado, le están tirando del rabo, el gato se ha dado cuenta pero se hace el despistado. Le tiran de las orejas, le dan pequeños mordiscos el gato con gran paciencia las mueve a modo de aviso. Le han cogido los bigotes le están haciendo cosquillas, el gato mueve el hocico y en su boca un ratón pilla.

Página 17


El otro se vuelve loco, grita dando grandes saltos: ‘Suelta a mi amigo ratón

que sólo estamos jugando’.

El gato de buen humor, riéndose a carcajadas, saca el ratón de su boca después le sopla a la cara.

Huyendo a la ratonera, los dos corriendo se han ido, el gato cierra los ojos y se duerme divertido.

Página 18


Balada del caracol negro Poema de Federico GarcĂ­a Lorca

PĂĄgina 19


CARACOLES NEGROS

Los niños sentados escuchan un cuento. El río traía coronas de viento y una gran serpiente desde un tronco viejo miraba las nubes redondas del cielo. Niño mío chico ¿donde estás? Te siento en el corazón y no es verdad.

Página 20


Lejos esperas que yo saque tu alma del silencio Caracoles grandes. Caracoles negros

Pรกgina 21


Se matรณ un tomate Poema de Elsa Bornemann

Pรกgina 22


SE MATÓ UN TOMATE ¡Ay! ¡Qué disparate! ¡Se mató un Tomate! ¿Quieren que les cuente? Se arrojó en la fuente sobre la ensalada recién preparada. Su rojo vestido todo descosido, cayó haciendo arrugas al mar de lechugas. Su amigo Zapallo corrió como un rayo pidiendo de urgencia por una asistencia. Vino el doctor Ajo y remedios trajo. llamó a la carrera a Sal, la enfermera.

Página 23


Después de sacarlo quisieron salvarlo pero no hubo caso: ¡estaba en pedazos!

Preparó el entierro la agencia «Los Puerros». Y fue mucha gente...

¿Quieren que les cuente? Llegó muy doliente Papa, el presidente del Club de Verduras, para dar lectura de un «Verso al Tomate» (otro disparate) mientras, de perfil, el gran Perejil hablaba bajito con un Rabanito.

Página 24


También el Laurel (de luna de miel con Doña Nabiza) regresó de prisa en su nuevo yate por ver al Tomate. Acaba la historia: ocho Zanahorias y un Alcaucil viejo formaron cortejo con diez Berenjenas de verdes melenas, sobre una carroza bordada con rosas. Choclos musiqueros con negros sombreros tocaron violines quenas y flautines, y dos Ajíes sordos y Espárragos gordos

Página 25


con negras camisas, cantaron la misa. El diario Espinaca la noticia saca: «Hoy, ¡qué disparate! ¡se mató un Tomate!» Al leer, la Cebolla lloraba en su olla. Una Remolacha se puso borracha. -¡Me importa un comino! dijo Don Pepino... y no habló la Acelga (estaba de huelga).

Página 26


EL HUMO Poema de Elsa Bornemann

Pรกgina 27


EL HUMO El humo de las chimeneas se va de viaje y por eso se pone su mejor traje.

Para no perderse deja sus huellas por toda la escalera de las estrellas.

Pรกgina 28


Cuando yo cierro los ojos Poema de Elsa Bornemann

Pรกgina 29


CUANDO YO CIERRO LOS OJOS

Cuando yo cierro los ojos... ¿Qué sucede? ¿Quedan quietas las paredes? ¿No se mueven? ¿Dónde va la luz que estaba yo mirando? ¿Se mete por mis bolsillos disparando?

¿Dónde va toda mi casa si me duermo? ¿Sigue igual o no? ¿Qué pasa? No me acuerdo...

¿Cuándo yo cierro los ojos, qué sucede? ¿Pueden quedarse las cosas...? ¿Dime, pueden?

Página 30


BIBLIOGRAFIA

(La mariposa Federico García Lorca)

(Balada del caracol Garcia Lorca)

(Elsa Isabel Bornemman, 1952)

Página 31

Poemas Infantiles  

Este es un creativo libro de cuentos compilado por Veronica Gualuntuña.

Poemas Infantiles  

Este es un creativo libro de cuentos compilado por Veronica Gualuntuña.

Advertisement