Page 1

CENTRO DE APOYO A LA INCLUSIÓN EDUCATIVA QUEBRADA HONDA

2013 Una de las características principales de Quebrada Honda que se debe tener muy en cuenta a la hora de trabajar en el barrio, es la fuerte presencia del Complejo Habitacional de Dibo, ya que tiene a su vez una organización propia dentro de sí mismo y problemáticas muy especiales en cuanto a las familias que allí viven. Este complejo está formado por una serie de departamentos independientes, con servicios básicos y a los que se puede acceder pagando un reducido alquiler, a este complejo llegan familias con diferentes problemática y muchas se radican allí por un corto tiempo, lo que hace que la rotación de habitantes sea muy frecuente. La mayor afluencia de niños al Apoyo, proviene de este lugar; aunque cabe aclarar que gracias al hecho de que este año el Apoyo funcionara fuera del Complejo (en el dispensario) ha permitido que se sumaran niños de otros sectores del barrio, enriqueciendo las relaciones entre ellos y colaborando asimismo, a suavizar los prejuicios que existen entre las familias que integran el barrio (“los que viven en Dibo son todos ladrones”, “es peligroso”, “se vende droga”, “son todos ladrones y violentos”, “no quiero que mis hijos se junten con esos”). La propuesta que se hizo este año formando equipos de trabajo, integrando a un artista plástico, fue muy bien aceptada y se logró mantener la motivación en los niños de manera constante, el estimular a partir de lo creativo les permitió


afianzarse en cuanto a sus inseguridades y fortalecer las posibilidades de logros propios, más allá de haber podido trabajar la aceptación y respeto por el otro. A nivel didáctico – pedagógico, fue un aporte más que importante, ya que se logró abordar aspectos propios del aprendizaje formal de manera amena, constructiva y con resultados positivos, pudimos observar en el transcurso del año como comenzaron a interesarse por las actividades escolares, completando tareas y preparándose para las evaluaciones y fundamentalmente la importancia que adquirió el hecho de alcanzar buenos resultados a nivel académicos (algo que para ellos era poco significativo al comenzar el año y que consideraban sin importancia o inalcanzable). Los niños que asisten desde el Complejo Dibo se manejan de manera autónoma y la presencia de las familias en general es muy escasa, sin embargo, en la muestra de fin de año, algunos se fueron sumando y manifestaron mucha satisfacción con el trabajo que desarrollaron durante el año sus hijos y por los logros obtenidos, podríamos decir que en esa muestra las familias terminaron de comprender la metodología de trabajo que se utilizó, en palabras de una mamá: “no sabía que mi hijo podía hacer esto”.

¿Qué hacíamos en el CAIE? En general podemos afirmar que los niños que asistieron de manera regular al espacio han logrado avanzar de manera significativa en la adquisición de habilidades y destrezas propias de lectura y la escritura, comprensión lectora y cálculos matemáticos. Las actividades que se llevaron a cabo siempre buscaron como eje principal el análisis de algún hecho significativo de sus realidades, es decir, las actividades propuestas fueron prácticas sociales reales: una lectura disparadora o el desafío de construir mensajes a partir de la necesidad de mostrar o explicar algún dibujo o creación que hubiera surgido. Fue así que se logró la formación de tres libros donde se aplicaron diferentes técnicas gráficas y de plástica (collage, origami, plegado, dibujo, pintura, sombreado, etc.) y a los que les debieron agregar textos propios en formas de adivinanzas o textos expositivos y descriptivos que permitieran tener información sobre lo creado. Para saber “qué tenía que tener nuestro libro” se organizó una visita a la


Biblioteca del Recodo del Sol, donde pudieron ver, revisar, leer y manipular diferentes tipos de libros que los inspiraron y motivaron.

Integrando lo creativo se desarrollaron secuencias narrativos gráficas y textuales; de manera espontánea; a modo de juego se hicieron cálculos mentales y se resolvieron situaciones problemáticas diversas (jugando al supermercado, por ejemplo).

Todos lograron integrarse más allá de las edades, pudiendo ocupar un rol determinado y si vivían dentro o fuera del complejo dejó de tener importancia, una de las niñas que asistía al


Apoyo un día llegó y comenzó a saludar a todos los presentes con un beso y de golpe se para y nos dice:

“no sé qué me pasa, pero desde que vengo acá saludo con un beso”.

Esta frase nos va a acompañar para siempre. Otro eje importante fue el armado de sus títeres, a partir de allí se los nombró, caracterizó y se escribió un libreto, lo que permitió la puesta en escena de la obra de fin de año, la cual fue todo un éxito, se preparó la escenografía, el lugar y se invitó a todo el barrio

Se logró este año trabajar con algunas de las organizaciones barriales, más allá del dispensario en sí mismo, la presencia y apoyo de Martha González desde el Recodo del Sol, el comedor del Complejo y la presencia de Cintia (referente fuerte del Complejo), nos ayudó a integrarnos mejor al barrio y así comprender mejor su idiosincrasia, problemática, modos y costumbres.


Encontrándonos, conociéndonos, reconociéndonos Las salidas didácticas también fueron un gran aporte, más allá de permitirles convivir con el grupo y conocer a otros grupos, el poder interactuar con personas como María Teresa Andruetto o el ver las producciones de los chicos de los otros Apoyos o visitar lugares nuevos, les dio elementos para seguir investigando, creando y avanzando en sus logros personales y colectivos. Cada unas de estas actividades fue acompañada de un trabajo previo, ya sea de lectura, de sensibilización o de intercambio de ideas y opiniones de manera abierta y mancomunada.

En la última salida que hicimos, a Los Quebrachitos, pudimos observar la falta de costumbre que tienen en cuanto a que se los cuide, se sintieron muy felices pero les costó aceptar a los niños de los otros Apoyos, en general la primera reacción es discriminatoria y ofensiva hasta que logran relajarse y sentirse seguros.


Este año se logró también un mayor acercamiento con las Escuelas, se hicieron intercambios de informes, non comunicamos a través de los cuadernos de los niños e incluso se mantuvieron conversaciones con las docentes de niños con mayores problemáticas, aunando esfuerzos y apoyándolos en aquellos aspectos que la docente consideraba más importantes. Por último y muy importante a nuestro criterios fuel el hecho de haber podio mantener un mejor diálogo con las mamás de algunos alumnos que se acercaban al apoyo y ver cómo se modificaban aspectos muy importantes en la relación entre ellos a partir de esas charlas, las mismas sólo tuvieron la particularidad de estar basadas en destacar los logros y avances que estaban realizando los niños y valorar el rol de la familias acompañándolos en las actividades de aprendizaje y formación.

Centro de Apoyo a la Inclusion Eductiva (CAIE) Quebrada Honda 2013  

Memoria del trabajo compartido en CAIE Quebrada Honda 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you