Page 51

de la narración abra a la posibilidad del juego, desde la interpretación y re-creación de los sentidos indicados por el escritor. De esta manera, la lectura se asume como una “tarea perceptual a ser ejercida por el receptor [que] radicaría en armar cognoscitivamente el conjunto, partiendo de las claves superficiales (y casi siempre parciales) que le aporta el texto” (Barrera). La lectura puede entonces no sólo explorar el aspecto lúdico, desde el compromiso de la imaginación, sino introducir el aspecto creativo que supone la interpretación y comprensión de un sentido dado. Con ello se sugiere además que el contacto con la lectura sea directo y no un ejercicio con fines preestablecidos por el docente. En ese sentido, el momento de la expresión es determinante para el fortalecimiento del proceso que no se agota en la experiencia estética, sino que apunta a lo vital. “Se trata, por tanto, de enriquecer al máximo las vivencias experienciales del niño y posibilitar su expresión creativa mediante procedimientos lúdicos que den cauce a la necesidad expresiva del sujeto, abocada a una plasmación estético literaria” (Toro Alé 246). La lectura y la escritura en el niño no están lejos, en tanto descubrimiento y creación, ni alejadas del sentido del juego nuclear para su formación. Análogamente a los juegos que inventa el niño a partir de pocos elementos, la lectura de cuentos, fábulas y narraciones mínimas pueden despertar en ese contexto la potencia imaginativa y la libre asociación, desde el juego, con los elementos que impulsan a la propia creación. En efecto, la construcción de sentido de una narración no se aleja mucho de la construcción del juego con sus reglas y posibilidades propias. Desde la experiencia con la lectura, el niño descubre cómo con las palabras puede encadenar y construir un mundo de sentidos, con reglas particulares, desde el lenguaje. De ese modo, entiende que el lenguaje va más allá de la comunicación de afanes y necesidades cotidianas, asumiendo la posibilidad de la creación de sentido inherente al lenguaje. Al explorar en el aspecto lúdico de la palabra, el niño descubre que “no solo la realidad histórica y actual es un mundo de esa índole [con sentido], sino también la realidad de un sueño, o simplemente cualquier mundo que nos queramos ‘imaginar’, aunque no se asemeje al nuestro. Así pues, un mundo es una colección de circunstancias” (Van Dijk 39). Y es justamente esa colección de circunstancias las que crean el lenguaje en la narración y que el niño descubre como juego en el que se arma una historia con personajes, hechos y lugares que él puede recrear de la mano del escritor. Siguiendo este enfoque, el acercamiento a la lectura desde la imaginación abre además en el niño una valoración del lenguaje más allá de la relación instrumental y limitada en la que se hunde cada vez más. En un sentido amplio, es precisamente esa instrumentalización del lenguaje lo que acarrea también la dificultad de llevar a cabo la enseñanza de la escritura y 50

Profile for LIJ Ibero

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

Profile for lijibero
Advertisement