Page 223

Al desembarcar, lo primero que vieron fue una hormiguita que, ataviada con un delantalito blanco, estaba barriendo la puerta de su casa, porque conocía el cuento de aquella hormiga que, haciendo lo mismo, se encontró un centimito y luego todo el mundo se quería casar con ella, y contestaba a sus pretendientes: «¡Ay! ¡No, no, que me asustarás!», y cosas así. (30)

Lo castizo en Bartolozzi también se evidencia en la incorporación del habla coloquial, tanto de la “achulada” en la etapa madrileña, como de los americanismos que se utilizan como léxico en los textos del exilio. Algunos de los modismos que se utilizan son: “poquirritito”, “chichirinabo”, “chamacos”, “enchiladas”, “ahoritita”, “ándele y suban”, “ni que nos ‘corriera’ el lobo”, “guachinango”, así como continuas encomiendas a la Virgen de Guadalupe. Es interesante, en este sentido, que en los textos del exilio muchas veces se incluyeran variantes mexicanas para que fueran reconocidas por los niños de allí (Díaz Roig y Miaja). Como comentamos anteriormente, en las obras de Salvador Bartolozzi es muy frecuente el uso de versos intercalados. Podemos clasificar en tres grupos las poesías infantiles que se incluyen en las series de Pipo y Pipa y de Pinocho y Chapete:3 a) Transcripción fiel de canciones conocidísimas de la época4 o de composiciones líricas de tradición infantil. b) Nuevas creaciones que utilizan canciones de la cultura popular, en general, y del cpi, en particular, como hipotexto.5 c) Poesías infantiles que no provienen directamente de canciones del cpi pero que comparten con ellas una serie de elementos propios como metros cortos, juegos de palabras con exclusivo valor sonoro, ritmos binarios o elementos repetitivos. En una investigación previa (Cañamares y Luján) analizamos los dos primeros tipos de poemas. En este trabajo profundizaremos en el estudio de las composiciones Para citar las obras que componen nuestro corpus de estudio nos referiremos exclusivamente al título de la aventura o del episodio de las series correspondientes (Véase Anexo I). 4 Hemos de tener en cuenta que algunos de estos conocidísimos pasodobles, cuplés, sevillanas o zarzuelas, habían bebido de la tradición popular en su composición y que otros, con toda seguridad, formaban parte del acervo cultural de los niños de la época y que tal vez, incluso, habían pasado a formar parte del cpi (Cañamares y Luján). 5 Salvador Bartolozzi utilizó como hipotextos todo el acervo de la cultura popular pues, junto al cancionero infantil, también usó composiciones del folclore adulto (como las conocidísimas “Mañanitas”, por ejemplo) y canciones de la música popular contemporánea pudiendo encontrar zarzuelas, cuplés, pasodobles o, incluso, canciones flamencas. 3

222

Profile for LIJ Ibero

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

Profile for lijibero
Advertisement