Page 210

Entre algunos ejemplos de las primeras, las espaciales, se pueden ubicar: “Una feria” (93), lugar donde inicia la obra con el diálogo entre el ciego Tiresias y Fedra, y ahí mismo “El juego del laberinto” (95) donde Ariadna y Teseo se conocen. Está también la mención de “Un crucero. En alta mar” (103) donde se desarrolla la totalidad de la segunda parte, sobre todo “En cubierta”, espacio en el que se ubican la mayoría de los diálogos dentro de esta sección. Está también el Bar “Naxos” (131) donde Ariadna es abandonada y en el que dialoga con un hombre en el breve “Paréntesis” que contiene la obra; o en la tercera parte donde se encuentran “Fedra y una amiga, sentadas en un café” (Escalante 140). En cambio, las acotaciones operativas y corporales de expresión (particularmente de acción y movimiento) aparecen con menor frecuencia que las del tipo espacial. Algunos ejemplos son: “Fedra se acerca, Tiresias recorre con su mano el cuerpo de ella” (94); o en el momento que “Teseo y Ariadna chocan” y se conocen en el laberinto (95); o para indicar cómo es que “El Animador le pega [a Medusa] salvajemente para que siga hablando” (99); o hacia el final, en la tercera parte, donde en la “Puerta del cuarto de Hipólito. Fedra observa por el ojo de la cerradura, va, viene, camina obsesivamente de un lado a otro” (Escalante 144). Sobre la importancia en ocasiones subestimada de las acotaciones resulta interesante señalar, a modo de ejemplificación, el ensayo “Generaciones de mujeres, generaciones de dramaturgas” donde Kirsten F. Nigro refiere que en Fedra y otras griegas “nunca se especifica el lugar concreto donde tiene lugar la acción de la obra” (119). Esta observación debe leerse con sumo cuidado pues, el señalamiento sobre que no se especifica el “lugar” donde discurre la acción, no debe interpretarse como la ausencia de importantes precisiones respecto a cada uno de los distintos espacios donde se desarrolla la dicción dramática. El comentario de Nigro se refiere, seguramente, a la designación indefinida de una ciudad o población específica (lo que constituiría una acotación de orden nominativo-espacial), puesto que resulta claro que las acotaciones presentes en el texto de Escalante ilustran puntualmente los diferentes ambientes donde discurre la acción.

Las funciones teatrales del diálogo La característica principal del diálogo es su plenitud funcional, dirigida siempre al espectador como destinatario final de la dicción dramática. Así, el diálogo sirve como soporte a la ficción que representa, mientras opera en una suerte de doble circuito donde, todo aquello que los personajes dicen, se dirige al público, mas éste simula ignorar este último destino (García Barrientos 53). En consecuencia, el diálogo se vuelve en sí mismo el constituyente principal de la acción 209

Profile for LIJ Ibero

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

Profile for lijibero
Advertisement