Page 147

A pesar de estos esfuerzos, a fines de la década de los setenta, en el ámbito infantil y juvenil el páramo era total: época en que las editoriales con catálogo de libros infantiles en México eran pocas, incluso el concepto de literatura para niños o jóvenes era prácticamente inexistente. Pilar Gómez, una de las principales promotoras para la creación de la filij recuerda que cuando a fines de los setenta envió su solicitud a ibby Internacional en Suiza para abrir aquí la Asociación Mexicana para el Fomento del Libro Infantil y Juvenil, le preguntaron cuántos títulos publicaba el país sobre este rubro, al año: “encontré que sólo eran ¡tres! en promedio, y que los pocos autores activos, escribían, ilustraban, editaban, y distribuían sus libros ellos mismos; y que de 1948 a 1974 había un vacío total en literatura infantil publicada” (Malvido). Esto a pesar de que en nuestro país existía un amplio panorama editorial que la sep había desarrollado entre los años de 1921-1980; sin embargo, a finales de los setenta sólo se editaban anualmente de dos a tres títulos dedicados a una población de treinta y ocho millones de niños, con una menuda importación de libros de España con el consecuente aumento de precios y libros. A partir de varios esfuerzos previos, como el Segundo Congreso Internacional de Literatura Infantil en Español, que reunió a especialistas del mundo sobre literatura infantil (varios de ellos participarían después en la primera Feria), en la Dirección de Bibliotecas de la sep, a finales de la década de los setenta fue donde se gestó la filij. En los albores de la década de los ochenta ––en donde casi el cincuenta por ciento de los habitantes del país eran menores de quince años y más de quince millones cursaban la educación primaria y la secundaria––, la sep, por medio del conafe, promovió la notable elaboración de la Enciclopedia Infantil Colibrí que apareció semana a semana, en ciento veintiocho fascículos, coeditados con Salvat Editores bajo la notable dirección de Mariana Yampolsky, así como la Enciclopedia científica Proteo. El otro elemento fundamental para la Feria fue la Organización Internacional para el Libro Juvenil. Institución que se remonta a los tiempos de la posguerra cuando la bibliotecaria alemana Jella Lepman (Stuttgart, 1891-Zurich, Suiza 1970), al terminar la Segunda Guerra Mundial, regresó a su país natal como asesora para las Necesidades Culturales y Educativas de las Mujeres y los Niños. Encontró una nación destrozada y dividida por la guerra. La pesadumbre de la derrota se reflejaba en los niños alemanes, víctimas de los horrores del conflicto bélico, quienes necesitaban de las posibilidades de la lectura, para que los llevara más allá del panorama de edificios bombardeados, de la destrucción, de la pobreza y de la presencia militar. Lepman pensó en cómo ayudarlos y llegó a la conclusión de que estaban tan necesitados de alimento espiritual e intelectual como de alimento material. 146

Profile for LIJ Ibero

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

Profile for lijibero
Advertisement