Page 133

La promoción de la lectura y la literatura

enfrentan múltiples escollos, que comienzan por la selección de los materiales que se ofertarán a cada individuo o grupo. ¿Cómo decidir qué es bueno, atractivo, adecuado para cada lector? Para tratar de responderlo, comúnmente se acude a estudios psicológicos, filológicos y literarios, entre otros, de tal manera que cada promotor se ve en la necesidad de crear un modelo empírico propio, que ayude a satisfacer las necesidades de su colectivo. Para el año 2000, la Literatura Infantil y Juvenil había dejado de centrar la atención en la validez del género, en procurar incluirla en los temas de investigación o en justificar su existencia. Poco a poco, las “grandes plumas serias” habían dirigido su mirada a los lectores menores de edad y las academias empezaban a incluirla en sus temas de discusión. Quedaba, sin embargo, la duda persistente de cómo guiar la selección de textos. La primera orientación llegó de la psicología antes que, de la pedagogía, pues muchos autores habían dedicado su carrera a establecer los periodos de desarrollo cognitivo de la infancia. Pero, pretender seguir a estos teóricos implicaba asumir que las etapas lectoras estaban reservadas a ciertos momentos de la vida. Bajo estas premisas fue que se organizaron muchas de las colecciones editoriales dirigidas a los lectores infantojuveniles: series para bebés, para niños de tres a cinco años, de nueve a doce, etc. También, sirvieron para sustentar los cursos y capacitaciones a docentes en servicio, así como otros involucrados en el campo de la promoción de la literatura, la lectura e incluso la escritura. Pero en la práctica, mantener esta creencia resultaba ser poco adecuada. Si a un joven de quince años le apetecía leer un libro de la serie para preescolares, prefería abstenerse de leerlo pues significaría reconocer que seguía siendo un bebé. O bien, por ser libros para jóvenes, los adultos los verían por encima del hombro en actitud condescendiente. Las barreras hacia la lij ya no eran externas, las estábamos construyendo los propios promotores. ¿Qué hacer para revertirlo? Todo lo anterior, aunado a la experiencia personal con la palabra, más la maternidad, me condujeron a un proceso de continua investigación y crítica, de prueba y error, y de socialización tanto de la búsqueda como de los resultados mismos que se reflejan en este escrito. El trabajo comenzó por poner sobre la mesa los equipajes teóricos: la psicología y la teoría literaria. Se revisaron las propuestas de la pedagogía para complementarla. Realizamos una encuesta rudimentaria a docentes en servicio de primaria y secundaria, e incluimos a padres de familia para conocer a la vez sus necesidades y sus hábitos lectores. 132

Profile for LIJ Ibero

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

Profile for lijibero
Advertisement