Page 100

para extrapolar los contenidos literarios con otros tipos de textos y con la experiencia personal. En este sentido, también se refuerza la capacidad de escribir y crear para transformar el mundo. Así es como Freire describe el concepto de alfabetización, mucho más allá que la simple decodificación de signos. Para Freire, el analfabetismo no sólo consiste en el hecho de no saber decodificar los signos, sino es la incapacidad de entender y asimilar una información: “alfabetización no es cuestión de leer y escribir palabras en y por sí mismas, como si dicha lectura y escritura no implicara otra lectura, anterior y simultánea: la lectura de la realidad misma” (Alfabetización 10). Entendido así, el analfabetismo creciente en la actualidad es alarmante, ya que muchos estudiantes de los diferentes niveles educativos en México no saben leer. Según Felipe Garrido,1 los niveles de lectura por los que transita un verdadero lector son básicamente tres: el primero de ellos es cuando le enseñan a decodificar; es decir, cuando aprende a descifrar el sentido que tienen las palabras; después de éste, pasa a la etapa en que la lectura es una herramienta para adquirir los conocimientos que podrá aplicar respecto al mundo, con una finalidad objetiva y utilitaria; estos dos niveles se adquirirán en la escuela a partir de la alfabetización y de ejercicios específicos de “comprensión” de lectura. Desafortunadamente, la mayoría de los estudiantes (de cualquier etapa escolar) se quedan sólo en estos niveles y, en general, es a causa de una errónea o deficiente conducción en el fomento del hábito. Es aquí donde el papel del padre de familia y de las instituciones educativas es preponderante para poder desarrollar en los niños la facultad de realizar lecturas que sean, al mismo tiempo, placenteras y críticas. El tercer nivel de lectura estriba en eso: lograr que el individuo lea por el gusto de hacerlo, por el gusto de encontrar la armonía, las imágenes, los sonidos de la poesía; por el placer de adentrarse en una novela de ficción, por conocer las personalidades tan complejas que existen en los textos literarios. A partir de esta lectura que no implica “obligación” como en los niveles anteriores, el lector puede inmiscuirse más profundamente en el texto, logrando descubrir otros mensaje y referencias subyacentes (subtextos, intertextos, paratextos). Indiscutiblemente, para lograr este nivel de ‘recepción’ se debe realizar un trabajo arduo y compartido. No sólo los maestros tienen la responsabilidad de contagiar el gusto por leer. Los padres de familia tienen que hacer un frente común con los docentes para hacer de los niños lectores con capacidades invaluables, en las que puedan sustentar su desarrollo intelectual, emotivo, espiritual y físico.

1. Lo que cito a continuación proviene de una conferencia dictada en el Museo de Historia Mexicana, de Monterrey, en el 2003. 99

Profile for LIJ Ibero

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

LIJ Ibero. Revista de Literatura Infantil y Juvenil Contemporánea. Núm. 1  

El número 1 de la revista LIJ Ibero correspondiente a la Primavera 2016 es un viaje subversivo y poco canónico. Ésta publicación es un tanto...

Profile for lijibero
Advertisement