Issuu on Google+

C NTACT ŸGRANDES

AVISTAMIENTOS MUNDIALES PÁG 4

ŸALFA Y OMEGA PÁG 16

ŸCONOCE A SIXTO

PAZ

PÁG 6

ŸENTREVISTA A

ANTHONY CHOY PÁG 21

CIENCIA Y RELIGIÓN: CONOCE EL MENSAJE RAELIANO PÁG 18


23

23


Ica El 8 de diciembre de 1965, siendo aproximadamente las 8 de la noche, un objeto de gran luminosidad sobrevoló la ciudad, suspendiéndose en el aire por algunos segundos. El ovni fue visto por trabajadores de la embotelladora Coca Cola desapareciendo a gran velocidad con dirección hacia el Sur.

Jesús María, Lima El 25 de febrero del 2012, aproximadamente a las 2 dela madrugada, en Pueblo Libre un grupo de trabajadores de un almacén tuvieron un sorprendente avistamiento en el cielo, se trataba de un grupo de objetos luminosos que parecía realizar lentos movimientos.

Paita, Piura EL 13 de Octubre del año 2001, mientras cientos de personas se encontraban en las calles en plena procesión del señor cautivo de Ayabaca, ocurrió en los cielos piuranos un avistamiento. Ocho objetos luminosos flotando en silencio, realizaban movimientos en zig zag o hasta en formas que daban a entender que querían escribir algo.

Yurimaguas - Iquitos En el año 1962, siendo aproximadamente las 3 de la tarde, mientras el capitán de la compañía de aviación Faucett, Ricardo Palma, v o l a b a d e Yurimaguas con destino a Iquitos, observò en el cielo un objeto extraño , de forma redonda y de color anaranjado.El objeto desconocido se encontraba delante del avión a una elevación de 50 o 60 grados sobre su nivel.

Chimbote-Ancash El suceso ocurrió el 13 de Abril del 2012, en la localidad de Chimbote. Un objeto de luz blanca con un tamaño aparente superior al de una estrella de alta luminosidad, es visto durante más de media hora por el investigador Fernando Ávalos Ragas. Este avistamiento quedó capturado en video por el estudioso.

PERÚ

AVISTAMIENTOS EN A


C PERÚ

MARCAHUASI : LA M ES ETA DE LOS MISTERIOS “Las Mayoralas” son consideradas un área de gran energía para los avistamientos OVNIS.

Los turistas acampan en “El Anfiteatro”, ubicado a más de 3900 m.s.n.m.

U

bicado a 80 kilómetros al noreste de Lima, el pueblo de San Pedro de Casta es la parada obligatoria para quienes deseen visitar la meseta de Marcahuasi. Tras un descanso de unas horas, algunos turistas prefieren un día, empieza la subida al lugar donde la energía y el misticismo aumentan conforme llega la noche . Las rocas con formas humanoides y de animales que conoció Ruzo, se han convertido en el mayor atractivo de la meseta. Las fotos que los visitantes se toman captan el paisaje y a las piedras conocidas como “Las chullpas”, “El camello”, “El cóndor”, entre otras.

12

La vista es hermosa y el ambiente muy relajante. En los feriados siempre vengo a acampar con amigos. En las madrugadas vamos a 'Las Mayorales' para ver las estrellas y lo que pueda aparecer”, agrega Alex, integrante de la agrupación Alfa y Omega y asiduo concurrente de Marcahuasi. El punto donde la mayoría de turistas instala sus carpas es “El anfiteatro”, un espacio rodeado de grandes rocas que brindan protección contra el frío y viento que se acrecienta en la madrugada. Una madrugada que también permite apreciar objetos que sobrevuelan el cielo despejado.

>> Avistamientos de OVNIS en Marcahuasi Los 3900 m.s.n.m en los que está ubicada la meseta, dificultan la subida desde San Pedro de Casta. El recorrido a pie se realiza en tres horas o una si se alquila un caballo. En los últimos años Marcahuasi se ha convertido en una zona frecuente de avistamientos ovni. Los pobladores reconocen que las luces nocturnas no son solo aviones. “A veces hay luces rojas que bajan, suben y dan vueltas. Eso pasa en la madrugada”, confiesa Sixto, poblador de San Pedro de Casta desde hace 60 años.

Un recorrido por el lugar permite comprobar las declaraciones de los pobladores. Alrededor de las cuatro de la madrugada, camino a la zona denominada “El valle de las focas” y “Las mayorales”, la luna hace su última aparición de la noche. Solo quedan estrellas en un cielo cada vez más oscuro.

Un zumbido se apodera del ambiente. Detrás de las rocas, unas luces de color rojo intenso y otras blancas se dirigen a distintas direcciones. A la derecha. A la izquierda. Arriba. Abajo. Se suspenden un momento y continúan con los movimientos. El espectáculo dura un par de horas. Luego, todas las luces se

unen y se alejan poco a poco. La luz matutina aparece a las seis y media de la mañana. Algunos visitantes se levantan y descienden para volver a San Pedro de Casta. Otros se quedan para tomarse unas últimas fotos y un grupo menor aún no cree la experiencia que ha vivido hace unas horas. La visita a Marcahuasi ha marcado el inicio de un contacto inexplorado. En la visita hubieron una decena de grupos. Algunos, pasada la medianoche, entre ellos nosotros, decidimos recorrer la meseta para comprobar los misterios que se comentan sobre Marcahuasi.

13


Revista CONTACTO