Page 1


MÉXICO

DIRECTOR Alberto Sánchez Montiel

EDITORIAL

Gerardo Miguel Ruiz López

EDITOR GENERAL

Shantale Carrera Tolksdorff

EDITORA DE SECCIONES

Krista Lehany Tolksdorff

EDITORA WEB Y REDES SOCIALES

Mari Carmen Dávila

ASISTENTE EDITORIAL

ARTE

Alberto Torres García DIRECTOR DE ARTE

Salvador Rojas Becerril

DISEÑADOR

Bogart Tirado Arce DIRECTOR CREATIVO

Mary Hurtado Ramos

COORDINADORA DE OPERACIONES

CONTACTO

soho@televisa.com.mx

DIGITAL

Sergio Cárdenas Fernández DIRECTOR CONTENIDOS ONLINE

NO. 26

PUBLISHER Alejandro Benbassat

VENTAS

Josu Garritz Alcalá jgarritzal@editorial.televisa.com.mx

DIRECTOR COMERCIAL DE CUENTAS

Oscar Gaona Lozano ogaonal@editorial.televisa.com.mx DIRECTOR DE CUENTAS

Ernesto Sánchez Castañeda esanchezca@televisa.com.mx

DIRECTOR COMERCIAL DIGITAL

Maricarmen Morales mmoraleso@editorial.televisa.com.mx COORDINADORA DE MARCAS

Fernanda Álvarez Cuevas mfalvarezcu@editorial.televisa.com.mx GERENTE DE MARCAS

Karla Solís Peña kmsolispe@editorial.televisa.com.mx EJECUTIVA DE MARCA

María Begoña Beorlegui Estévez

REPRESENTANTE COMERCIAL OCCIDENTE

Juan Ramón Zurita Cano

REPRESENTANTE COMERCIAL MONTERREY

Ericka Jesús García

REPRESENTANTE COMERCIAL DEL SURESTE

OPERACIONES Refugio Michel García

RELACIONES PÚBLICAS Ana Sofía Pishas

GERENTE

Ricardo Peña y Cynthia Hernández

EJECUTIVOS

DIRECTORA DE PRODUCCIÓN

FINANZAS Oziel Fontecha

DIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN Y FINANZAS

BAJO LICENCIA DE: Casa Editora Publicaciones Semana, S.A.

COLABORADORES

Patricia Madrigal, Julio Trujillo, Serafín Allendelagua, León Leal, Antonio Solís, Natalie Epelstein, Gerardo Gudinni Cortina, Carlos Velázquez, Alma Delia Murillo, Ana Paula Tovar, Lourdes Wtrilla, Marilyn Montero S., Carlos Quevedo Díaz, Alan Amper, María del Carmen Villaseñor, Aldo Rendón, Alfonso Castro, Erick Moreno, Soledad Macedo Rubí, Alex Reynal, Sussan Jiménez, José Carlos Muñoz, Bárbara Vega.

TELEVISA PUBLISHING INTERNATIONAL

Porfirio Sánchez Galindo Director General Mauricio Arnal Director General de Administración y Finanzas

PUBLICACIONES SEMANA

Elena Mesa Zuleta Gerente General Diego Garzón C. Director Diego Rubio Editor General Martín Franco Vélez Editor Internacional Alejandra Quintero Sinisterra Editora Fotográfica Magno Castillo Valencia Director de Arte

© SOHO. Marca Registrada. Año 2 N° 26. Fecha de publicación: 09-11-15. Revista mensual, editada y publicada por EDITORIAL TELEVISA, S.A. DE C.V., Av. Vasco de Quiroga N° 2000, Edificio E, Col. Santa Fe, Del. Álvaro Obregón, C.P. 01210, México, D.F., tel. 52-61-26-00, por contrato de licencia celebrado con PROYECTOS SEMANA, S.A. Editor responsable: Porfirio Sánchez Galindo. Número de Certificado de Reserva de derechos al uso exclusivo del Título SOHO: 04-2006-113012562600-102 de fecha 02 de diciembre de 2014, ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Certificado de Licitud de Título y Contenido, No. 16159 de fecha 3 de marzo de 2014 ambos con expediente No. CCPRI/3/TC/14/20083, ante la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas. Distribuidor exclusivo en México: Distribuidora Intermex S.A. de C.V., Lucio Blanco N° 435, Azcapotzalco, C.P. 02400, México D.F. Tel. 52-30-95-00. Distribución en zona metropolitana: Unión de Expendedores y Voceadores de los Periódicos de México A.C., Barcelona N° 25, Col. Juárez, México D.F. Tel. 55-91-14-00. Impresa en: Reproducciones Fotomecánicas, S.A. de C.V. Durazno No. 1 Esquina Ejido, Col. Las Perlitas, Tepepan Xochimilco, México, D.F. CP 16010. Tel. 5334-1750. EDITORIAL TELEVISA S.A. DE C.V. investiga sobre la seriedad de sus anunciantes, pero no se responsabiliza con las ofertas relacionadas por los mismos. ATENCIÓN A CLIENTES: a toda la República Mexicana tel. 01 800 REVISTA (7384782). Exportado por Editorial Televisa, S.A. de C.V. Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial del contenido e imágenes de la publicación sin previa autorización de Editorial Televisa, S.A. de C.V. IMPRESA EN MÉXICO - PRINTED IN MEXICO. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ALL RIGHTS RESERVED. © Copyright 2015.

4•SOHO    SOHOMEXICO.COM


ÍNDICE

PORTADA. MAITE PERRONI.

38

MUJERES.

86 MODELOS NO MODELO. Diamonds Djs.

96 CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN. Natalia Vélez.

ZONA CRÓNICA.

VIDA SOHO. 7 COLUMNA.

52 DIATRIBA VS. FITNESS.

86

Rodrigo Fresán escribe en contra del ejercicio y la moda de pasar horas en el gimnasio.

“La retaguardia”, por Martín Caparrós.

10 AUTO.

56 CURSO DE SEXO ORAL.

La ya consolidada Tucson de Hyundai.

La periodista Carolina Duque se dio a la valiente tarea de tomar un curso de mamadas, y aquí nos dice cómo le fue.

12 GADGETS.

XPeria Z5, Master & Dymanic ME05, GoPro Odyseey, Samsung Sleepsense, Google NEXUS 6P, Bang & Olufsen Beoplay A6, Lenovo Yoga Tab3 PRO, Samsung Serif.

14 MODA.

72 60

76

La escritora Alma Delia Murillo comparte su trío imaginario con los actores españoles.

64 PROSTITUTA VIRTUAL POR UNA SEMANA.

Prendas otoñales para que luzcas casual pero con clase.

La periodista Natalie Sánchez escribe sobre su experiencia de prostituta por una semana.

16 PINTAS.

Los diferentes looks de Juan Ugarte.

76 ‘BREAKING BAD’.

20 MÚSICA.

El aventurero Carlos Velázquez visitó Albuquerque, el pueblo donde se desarrolla esta serie, y nos cuenta la historia.

14

Entrevista con Love La Femme.

24 COLUMNA.

60 TRÍO CON PENÉLOPE CRUZ Y JAVIER BARDEM.

64

82

82 EL REY DE LA TORTILLA.

“Esperando a Marlon”, por Mauricio González Lara.

Ana Paula Tovar salió en busca de una leyenda: fue a la ciudad de Nueva York y ahí encontró al Rey de la tortilla.

27 ENTREVISTA.

112 SOCIALES.

Chris Hemsworth en México.

Subasta Teletón en el Museo Soumaya de la Ciudad de México.

30 GULA.

Dónde comprar el mejor pan de muerto de la Ciudad de México.

37 COLUMNA.

“El sueño de la mujer del pescador”, por Julio Trujillo.

56

SOHOMEXICO.COM     5•SOHO


EQUIPO

SOHO

COLABORADORES 1

1. CARLOS VELÁZQUEZ

Narrador crudo nacido en Coahuila que divide su tiempo entre Torreón y el DF. En 2013 publicó ‘El karma de vivir al norte’, donde relata la realidad torreonense, una ciudad copada por la violencia. Para esta edición hizo una crónica de la visita que realizó a Albuquerque, el pueblo de ‘Breaking Bad’.

2. ALMA DELIA MURILLO

Es autora del libro ‘Damas de caza’ y de la columna “Posmodernos y jodidos” en el periódico digital ‘Sin embargo’, y recientemente publicó su novela ‘Las noches habitadas’. Se caracteriza por decir las cosas como son y ahora nos comparte el trío imaginario que hizo con Penélope Cruz y Javier Bardem.

2

3. OLGA LARIS

Esta fotógrafa está segura de que la belleza trasciende a la estética y ha dedicado su carrera a encontrarla. Ha trabajado en moda, publicidad y producto. En esta edición capta la belleza de Maite Perroni (nuestra sorprendente portada), como nunca la has visto: fusionada con ‘Star Wars’. 3

4

4. ANA PAULA TOVAR

Periodista y editora independiente que para esta edición buscó al “Rey de la tortilla”, quien radica en Nueva York. Gracias a su oficio puede escuchar, descubrir, hablar, escribir y comer y comer hambriada de tanta caminata. Su vida sin un café matutino y buena música sería miserable.

5. RODRIGO FRESÁN

Argentino afincado en Barcelona desde hace más de 13 años. Es autor de ‘Historia argentina’, ‘Mantra’ y ‘Esperanto’. También es reconocido como uno de los mejores críticos literarios en España por sus textos en la revista ‘Letras libres’ y el suplemento cultural del diario ‘ABC’. En esta edición, el escritor se avienta una osada diatriba en contra del ‘fitness’.

5

6. CAROLINA DUQUE

Esta pereirana modelo 90, es periodista de la Universidad de Antioquia. Cree en el amor y, aunque no es totalmente cursi, una vez se gastó una millonada para atravesar todo el continente y pedirle a un tipo que fuera su novio. Ahora vive con él y con Ricardo III, su gato, en Nueva York, donde estudia una maestría en Negociación y Resolución de Conflictos en la Universidad de Columbia. Mientras tanto, aceptó hacer unos estudios inusuales: Curso de mamadas.

6

7

Se dice “desafortunadamente bogotana”. Tiene 24 años, estudió Comunicación en la Javeriana y es autora del blog ‘Hongopedia’, de Wordpress. Ha sido librera y periodista para el medio espaciominimo.tv, pero lo dejó por ahora para dedicarse a uno de los oficios más atrevidos de su vida: ser prostituta virtual por una semana. Acá nos cuenta cómo le fue.

6•SOHO    SOHOMEXICO.COM

Fotos: Cortesía de los colaboradores.

7. NATALIE SÁNCHEZ


POSTALES

LA RETAGUARDIA Por Martín Caparrós/@martin_caparros

H

ay modos de mirar las cosas; modos muy diferentes de mirar las cosas. Yo lo intentaba; juro que lo intentaba. Había llegado por azar: una mala combinación de aviones, viniendo de Sudán, me hizo parar tres días en El Cairo. Me ha tocado El Cairo con alguna frecuencia: me dan placer su luz, sus casas arruinadas, sus gritos, sus sonrisas, sus motos como balas, su caos y sus oasis; placer sobre todo sus cafés con ‘narghile’, el tiempo de fumar como si nada más. Pero aquella vez era verano, hacía un calor de rayos y allá afuera hacían una revolución. Siempre me gustaron las revoluciones. Y escribir, con ese aire frívolo bobito: “Siempre me gustaron las revoluciones”. Para después justificarme: ese momento en que nada está en su sitio, porque ha dejado de haber sitios. La revolución cairota era bastante permanente: ya llevaba más de un año y había hecho caer el Gobierno de décadas del caudillo Mubarak, pero no terminaba de entronar al sucesor. En esos días, miles de Hermanos Musulmanes, el partido religioso que, junto con los jóvenes ‘progres tuiteros’, la había empezado, quería terminarla con la proclamación de su líder Mohamed Morsi como presidente. Los detalles, a esta altura, importan poco: ya casi todos los hemos olvidado. Lo que sí recuerdo es esa plaza. La plaza Tahrir, enorme junto al Nilo, había sido, desde el principio, el centro y el símbolo de esa revolución; para entonces —junio de 2012— miles y miles de personas se habían instalado en esa plaza. Aquello no era una manifestación; era un espacio donde mucho pasaba al mismo tiempo. Había actos aquí y allá con oradores y consignas muy variadas; había personas que dormían; personas que leían o rezaban o leían el Corán o rezaban el Corán; personas que charlaban, se abrazaban, se peleaban; personas que compraban un pantalón o un patito de plástico; personas que los vendían; personas que bailaban; personas que se lavaban de denuedo; personas que comían o bebían o recordaban algo. No había alcohol porque eran musulmanes, había cierto orden, había el calor estrepitoso, mucha mugre; había miles que caminaban sin parar. Y había cafés —tés— improvisados con sus mesas y sus

sillas, charcos como esteros, motos, banderas, cámaras de TV, pero no tantas, chicos pero pocos, mujeres pero pocas, perros flacos; había cabreo, había cortesía, no parecía haber miedo. Había —creí que había— alguna forma del arrojo. Había resolución. Había hombres grandes. Durante el día, el sol los aplacaba; descansaban, dormían esperando el momento de volver a empezar. Que llegaba cuando el sol caía; en Tahrir la manifestación era, más bien, el eterno retorno de lo maldormido. Por las noches cantaban; las canciones no eran largas ni tenían buena música. Eran, más bien, frases sucintas concentradas, viejo canto tribal en el que uno dice y los otros, sin perder el ritmo, le contestan. Pero había algo en el idioma de los árabes que les daba una fuerza que hacía mucho tiempo no escuchaba. Con la noche, el clima se iba haciendo más y más brutal. En Egipto, hace poco menos de 4000 años, una revolución popular buscó la vida eterna para todos —y no sólo para los reyes y un par de sacerdotes—. Es probable que, entonces, ni siquiera le dijeran revolución, sino alguna otra cosa: revelación, invento. Aquí, en Tahrir, sí hablaban de revolución y cantaban brutales y yo quería creerles. Me pasé esos tres días en la plaza, caminando, conversando, haciendo fotos. Quería creerles, siempre quise creer en las revoluciones. Pero veía demasiados rezos, demasiadas mujeres cubiertas desde los pies invisibles hasta la invisible coronilla, demasiadas mujeres caminando cuatro pasos detrás de sus maridos, demasiados hombres arrodillados y golpeando sus cabezas contra el suelo: miles de hombres humillándose al dios y al fondo; afuera, sus mujeres —de negro hasta las bolas—. Buscaba lo nuevo y me encontré con lo más viejo. Quise vanguardias y me topé la reta. Fue entonces cuando hice esa foto. Había tomado muchas: caras abiertas en un grito, banderas en el viento, puños hacia el cielo. Fotos de una revolución. Esta no era. Habría podido ser sus gestos, habría podido ser un homenaje al rezo; no fue, dice otra cosa. Lo bueno de las fotos es que parecen mostrar la realidad. Lo mejor es que postulan que eso existe. Ahí está el truco. SOHOMEXICO.COM     7•SOHO


OBJETO

EL PODER DEL VIENTO

EN TUS MANOS

La energía es un recurso ilimitado que siempre nos causa problemas, pero con Trinity eso es cosa del pasado. Esta turbina llenará tu vida de poder.

¿CÓMO FUNCIONA?

Gracias a su estructura con tripié es fácil montarlo en cualquier parte. Además, Trinity cuenta con dos configuraciones distintas, una para vientos fuertes con las aspas cortas, y otra para corrientes más suaves con las cuchillas extendidas. La aplicación determina cuál es la correcta y se puede encender con un botón desde tu dispositivo móvil. 8•SOHO    SOHOMEXICO.COM

EL OBJETO

Por sencilla que parezca, la tecnología detrás de este producto lleva desarrollándose los últimos dos años. El diseño incluye una batería de litio —que puede ser cambiada cuando termina su vida útil—, similar a la que utilizan los coches eléctricos con capacidad de 50, 400, mil y hasta dos mil 500 watts, y funciona con vientos de una velocidad mínima de 2 m/s.

PARA TU HOGAR

Trinity 2500 pesa solamente 19 kilogramos y no necesita de un electricista para que lo instales en casa. Una carga completa de esta turbina alcanzaría para llenar de energía un celular aproximadamente 160 veces y, lo mejor del caso, es una fuente de energía inagotable.

LOS CREADORES

Las turbinas no son ningún invento moderno; sin embargo, poco se ha hecho por convertirlas en un objeto que nos acompañe en la vida cotidiana. Por suerte, los hermanos islandeses Einar y Agust Agustsson se dieron a la tarea de llevar el poder del viento a nuestros gadgets, automóviles e incluso hasta nuestros hogares.

*Para Alan Amper • Fotos: Cortesía de la marca.

Por Social Geek*


TOTALMENTE TOTALMENTE NUEVO NUEVO NISSAN NISSAN X-TRAIL. X-TRAIL. NUNCA NUNCA DESAPERCIBIDO. DESAPERCIBIDO.

Sistema de navegación y *NissanConnect .

*NissanConnect es un servicio que permite sincronizar un Smartphone con el vehículo. Utiliza NissanConnect sólo cuando su uso sea seguro. No todos los teléfonos móviles son compatibles. Este servicio depende de un plan de datos. Servicio gratuito por 3 años a partir de la compra del auto. Consulta aplicaciones y detalles en nissan.com.mx/connect Consulta equipamiento y aditamentos especiales por versión.

Around View Monitor (Visión 360°).

Bluetooth® Streaming Audio y controles al volante.

NissanXtrail.mx


AUTO

CONSOLIDADA

Hyundai entró a México por la puerta grande: ahora expande su portafolio con la totalmente nueva Tucson, la propuesta que el mercado necesitaba en el segmento de moda. Por Redacción Automóvil Panamericano/@automovilonline

JUGUETES

•Los mencionados faros LED (desde versiones Limited) se están expandiendo en los autos populares y brindan ventajas en consumo de energía, durabilidad y visibilidad. •La Tucson Limited Tech cuenta con un sistema que monitorea otros vehículos en el punto ciego para así evitar incidentes con los cambios de carril.

FICHA TÉCNICA •Rango de precios: de 327 mil 900 a 405 mil 900 pesos. •Motor: L4, 2.0 litros, 155 hp, 193 Nm. •Caja: Automática y seis velocidades. •Tracción: Delantera. •Medición automóvil

SALTO CUALITATIVO

Nomás subirse, la referencia directa es el auto al que reemplaza esta Tucson en otros mercados, conocido en México como ix35 y con el que convivirá un tiempo en las agencias. Entra por los ojos un tablero limpio, mejor armado que antes y pleno en equipamiento, desde aquel indispensable para protegernos en caso de algún imprevisto, hasta elementos de comodidad que hacen mejor la vida a bordo. Destacan el control de estabilidad, las seis bolsas de aire, los faros LED, los asientos eléctricos y el portón de la cajuela de apertura automática (Tucson Limited Tech). Al volante queda claro que Hyundai optó por un motor que da prioridad a la economía de combustible y no al desempeño. El

2.0 de 155 caballos, unido a una suave caja automática de seis cambios, cumple con las exigencias de cualquier padre de familia que no buscará velocidades mucho más allá de los límites legales; si bien, en ciertas situaciones se requerirá paciencia o más cuidado, como al rebasar cuando la vía sea de un sólo carril por sentido. Otra ganancia es que resulta más precisa de manejar al haber recibido mejoras en la dirección, frenos y suspensión, pues esta última, sin irse hacia lo dura, no deja sentir tanto el peso cuando llegan las curvas. Al final consiguieron un producto competitivo por espacio, calidad, equipamiento y tal vez ocurra que algunos conductores extrañen un mayor desempeño.

de 0 a 100 km/h: 14.71 segundos (a 2,240 msnm). •Medición automóvil de 100 a 0 km/h: 39.1 metros. •Consumo medio obtenido por automóvil: 10.8 km/l. •Largo x ancho x alto: 447 x 185 x 164 cm. •Peso: 1,560 kg. Fotos: Cortesía Automóvil Panamericano.

Las SUV compactas son esos vehículos que resultan especialmente útiles para casi todo tipo de comprador hoy día. El equilibrio que buscan conseguir entre un automóvil y una camioneta tradicional hace que ganen en versatilidad al no sacrificar tanto en la estabilidad y la economía de mantenimiento de un coche, y así poder lidiar con caminos más complicados sin llegar tampoco a capacidades todoterreno extremas que ya muy pocos buscan. Además, muchos se sienten más seguros manejando desde una postura más alta (mejor visibilidad) y gustan de una mayor facilidad al subirse, bajarse o acomodar un asiento infantil. Y esas son sólo algunas de las virtudes que hacen de las SUV compactas un completo éxito.

10•SOHO    SOHOMEXICO.COM


VEHÍCULO

ARMA TU

COCHECITO

Nada mejor para demostrar tu hombría que fabricar con tus manos un vehículo. Bueno, un poco de ayuda nunca está de más: para ello existe Infento.

FÁCIL DE USAR

Fotos: Cortesía de la marca.

A diferencia de muchos productos DIY (‘Do It Yourself’), éste cuenta con un manual de armado lo suficientemente claro como para que un niño pueda comprenderlo y navegar sin problemas en la creación. Los fundadores de Infento se asesoraron con maestros para lograrlo: dibujos limpios y pocas palabras son suficientes para llevar a cualquiera desde la pieza hasta el vehículo final.

¿QUÉ ES?

Cualquier adulto que creció armando figuras de Meccano puede identificarse con la emoción que desata este producto. Un set de piezas de ensamblado fácil que, de seguir las instrucciones correctas, puede convertirse en varias alternativas de transporte funcional. Si bien está diseñado para que sea piloteado por niños, es una actividad que cualquier padre, tío o hermano mayor disfrutará al lado de los más pequeños de la casa.

¿CÓMO FUNCIONA?

La campaña de Kickstarter, por la cual podía comprarse, ha terminado. Sin embargo, es cuestión de tiempo para que lo puedas adquirir en su página oficial. Actualmente existen varios paquetes: el Junior Kit, que incluye seis modelos distintos para niños de 0 a 5 años (desde una andadera, hasta un triciclo); el Creator Kit, con 10 posibles vehículos (incluye una bicicleta), y el más completo: el Master Creator, con 12 alternativas. Traen piezas extra para adaptarlos a la nieve.

DURABILIDAD

La idea detrás de Infento es que durante la vida de un niño, éste utiliza varios vehículos distintos que se convierten en basura después de un tiempo. Con este producto, el juguete crece con el usuario, por lo que los materiales tienen que ser durables. Perfiles de aluminio, tornillos de acero inoxidable y uniones de plástico reforzado son suficiente garantía para muchos años de uso. Además, el producto incita a sus dueños a ser creadores y no meros consumidores.

SOHOMEXICO.COM     11•SOHO


GADGETS

GADGETS QUE SATISFACEN

LA MIRADA

La tecnología no sería nada si no fuera por el buen diseño. Este mes te presentamos innovaciones que brillan por el gran proceso imaginativo que traen detrás. Por Social Geek*

XPERIA Z5

Definitivamente, lo más emocionante del nuevo equipo lanzado por Sony es su cámara de fotos. Gracias a sus 23 megapixeles, un modo autofoco híbrido que tarda .03 segundos en localizar su objetivo, y el lente de la gama G de la marca se consiguen imágenes nítidas en cada disparo. Además, este Android 5.1 con pantalla FHD de 5.2 pulgadas es resistente al polvo y al agua. Pero tampoco lo vayas a meter a la regadera, eh.

MASTER & DYNAMIC ME05

La apariencia de estos audífonos puede ser muy engañosa; si bien tienen un tamaño pequeño y portátil, el hecho de que están fabricados en latón les brinda una potencia y resonancia poco usual dentro de su categoría. A pesar de que su cuerpo de metal los hace pesados, una vez colocados dentro del oído se te olvida por completo que los traes puestos, y ofrecen una experiencia de audio excelente.

GOPRO ODYSSEY

*Para Alan Amper • Fotos: Cortesía de las marcas.

¿Qué puede ser mejor que una cámara ultrarresistente? Pues 16 de ellas sincronizadas en pos de crear un video 360 grados con la mejor calidad posible. Cada una de estas cámaras toma video 8K a 30 cuadros por segundo y utilizarán tecnología JUMP de Google para sincronizarse y crear videos de realidad aumentada. Actualmente, Odyssey es exclusivamente para realizadores profesionales, pero es cuestión de tiempo para que llegue al mercado común.

12•SOHO    SOHOMEXICO.COM


SAMSUNG SLEEPSENSE

Con la creciente popularidad que los monitores de sueño han adquirido —ya sea con aparatos o aplicaciones para el celular—, Samsung se une al lanzar este dispositivo que se coloca debajo del colchón para evaluar la calidad del reposo. Los creadores aseguran que es 97 % preciso y que se conectará vía Bluetooth con otros productos de la marca, por ejemplo, para apagar el televisor cuando detecte que el usuario se ha quedado dormido.

GOOGLE NEXUS 6P

Uno de los mejores equipos recibe una justa actualización y lo posiciona como una de las mejores opciones del mercado. Ahora cuenta con un cuerpo de aluminio, pantalla de 5.7 pulgadas, dos bocinas frontales y una cámara de 12.3 megapixeles con sensor Sony. El procesador Snapdragon 810 y la batería de 3,450 mAh, así como un cargador ultrarrápido, hacen de este Android Marshmallow —el primero con este sistema— un objeto de deseo para aquellos que no son seguidores del culto Mac.

BANG & OLUFSEN BEOPLAY A6

Visualmente, esta bocina nos recuerda la forma del respaldo de una silla debido a una curvatura y el acabado en tela de la empresa danesa Kvadrat. Sin embargo, por dentro, cinco bocinas de distintos tamaños acomodadas de cierta manera generan un sonido claro y envolvente en cualquier habitación que se coloque. Es compatible con varios servicios de ‘streaming’ y una pieza que definitivamente no querrás tener guardada en un cajón.

LENOVO YOGA TAB 3 PRO

En el mundo de las tabletas hay aún mucho por mejorar, y la prueba irrefutable es ésta. Lo más destacado es su proyector integrado, capaz de convertir cualquier cuarto oscuro en una sala de cine de hasta 70 pulgadas. También incluye bocinas integradas de la marca JBL para un sonido envolvente, y su batería promete hasta 18 horas de uso con cada carga. Aún no está a la venta, pero esperamos que sea pionera de una nueva generación de tabletas enfocadas al entretenimiento.

SAMSUNG SERIF

Diseñada por los hermanos Bouroullec, es una pantalla que busca replantear la interacción que tenemos con estos productos. A diferencia de crear un objeto ultradelgado que pase imperceptible, el concepto bajo el que Serif nace es el de crear un elemento que se convierta en parte de la decoración, ya sea sobre un mueble o elevada en su base. La profundidad —que de perfil luce como una letra “I”— del marco permite que se utilice la superficie como repisa. Disponible en 24, 32 y 40 pulgadas con opción de ser blanca, roja o azul.

SOHOMEXICO.COM     13•SOHO


MODA

TÁPATE CON CLASE

MODA PUMA

Gorro. Precio: $199.

BEN SHERMAN

Camisa. Precio $1,670.

CORNELLIANI Chequera. Precio: $7,090.

CORNELLIANI

MANGO Tenis. Precio: $499.

DR&N

Pantalón. Precio: $1,300.

MANGO Sudadera. Precio: $999.

14•SOHO    SOHOMEXICO.COM

Foto: Patricia Madrigal. Coordinación: Departamento creativo de moda de Editorial Televisa.

Saco. Precio: $17,690.


OTOÑAL

La temporada que muchos esperan es aquella en la que se caen las hojas y todo luce más elegante. Echa un vistazo a estas fachas para lucir casual con estilo.

ROCKPORT Botas. Precio: $1,899.

ADIDAS

T-shirt. Precio: $1,670.

BANANA REPUBLIC Bomber jacket. Precio: $2,599.

G- SHOCK

Reloj. Precio: $2,879.

HERSCHEL Backpack. Precio: $1,699.

DOCKERS

Pantalón. Precio en tienda.

SOHOMEXICO.COM     15•SOHO


MODA

ASÍ SE VISTE...

JUAN UGARTE

Es conocido como uno de los conductores de la barra nocturna de Canal Cinco, pero también es uno de los actores mexicanos más prometedores de la actualidad. Aquí, la ropa que usa para diferentes ocasiones. Coordinación de moda: Paloma Soriano y DcMET*

ASÍ SE VISTE

LOOK P’AL ‘JUEVEBES’

T-Shirt: H&M. Camisa: Original Penguin. Chamarra: Mango. Jeans: Express. Botas: O’Keeffe.

16•SOHO    SOHOMEXICO.COM

*Departamento creativo de Moda de Editorial Televisa.

T-Shirt: H&M. Chamarra: Topman. Jeans: Yakuza. Botas: Dr. Martens. Cinturón: Coach.


PARA PASEAR CON GALA

Fotos: Tony Solis. Maquillaje y peinado: Daniel Vicente Gómez.

T-Shirt: Strellson. Chamarra: Gap. Jeans: Banana Republic. Beanie: Ben Sherman. Botas: Timberland. Lentes: einSTOFFen.

CUANDO LA QUIERO IMPRESIONAR

T-Shirt: Gap. Saco: Sfera. Jeans: Mango. Zapatos: Fratelli Rossetti.

SOHOMEXICO.COM     17•SOHO


MODA

¡QUE VIVA EL PUNK! T-Shirt: Gap. Chamarra: H&M. Jeans: Mango. Botas: Z Zegna.

VÁMONOS AL TEATRO

T-Shirt: Banana Republic. Camisa: Gap. Jeans: Mango. Tenis: Banana Republic.

18•SOHO    SOHOMEXICO.COM

TIRANDO ROSTRO EN SOHO T-Shirt: Original Penguin. Jeans: Gap. Botas: Timberland. Sombrero: Original Penguin. Collar: Mauricio Serrano. Lentes: Express.


FRAGANCIA

COLECCIÓN DE

LUJO

Descubre la línea olfativa unisex de alta costura de la casa Armani denominada Privé, hecha con las esencias más refinadas, seleccionadas y elaboradas por el diseñador. La mayoría de los perfumes se prepara con 150 esencias, éstas se logran con entre seis y 45 ingredientes. Giorgio Armani comenzó a producirlas para su grupo más cercano de amigos, quienes insistieron en que las lanzara al mercado por su exquisitez. Actualmente son 15 y están divididas en tres líneas: Les Eaux, inspirada en la naturaleza con intensidad suave; La Collection, que toma los acordes míticos de la perfumería con intensidad intermedia, y Le 1001 Nuits, con los esplendores del oriente.

VÉTIVER BABYLONE

Precio: $2,850

ROSE D’ARABIE

Precio: $3,800

PIERRE DE LUNE

Fotos: CreditoLomo Foto: Patricia Madrigal.

Precio: $3,500

SOHOMEXICO.COM     19•SOHO


MÚSICA

Sus redes sociales: Twitter: @lovelafemme_ Facebook: Love la Femme Band Instagram: @lovelafemmeband lovelafemme.com

PABLO Y MARIÓN SON

LOVE LA FEMME Un estudio de grabación, dos viejos amigos y SoHo.

20•SOHO    SOHOMEXICO.COM

El nombre de la banda está inspirado en la igualdad de oportunidades y la humanidad; es un homenaje a la palabra y la estética. La influencia que tiene cada uno para crear su música ha sido clave para la originalidad y el concepto de Love la Femme. La fusión generacional de Pablo y Marión, los gustos musicales de ambos que van desde rock de los 50 hasta clásicos, Arcade Fire y Sinead O’Connor, entre otros, dan pauta para una nueva propuesta musical como la de Marión y Pablo. Para ellos es muy importante la forma en la que crean la música. Les gusta cómo solían hacerlo viejas bandas: en un estudio todos juntos ensayando sin parar hasta que salga, tal como la inspiración los guía en el camino, de forma espontánea. Incluso, los errores son parte del encanto de la música. De la misma manera, las portadas de los sencillos son fotos Polaroid. Todo es instantáneo e irrepetible. Su primer sencillo, “Y despego”, fue lanzado como homenaje a sus fans, ya que la canción ya había sido escuchada y mucha gente

comenzó a seguirlos y a disfrutar de lo que habían creado, aunque aún no salían como banda oficialmente. Ellos creen que México está listo para nuevas propuestas musicales, que sigue madurando, que tiene un público increíble y que ya hay más apertura. Están abiertos a recibir lo que su gente les ofrezca. Crecieron en ambientes familiares artísticos, “influencias excéntricas” en palabras de Marión. Si hubiesen podido colaborar con alguien, Pablo hubiese deseado que fuera con John Lennon, y Marión, con Nirvana. Para Marión, “Cielo rojo” es su canción favorita de Love la Femme; le provoca algo especial al cantarla. Pablo, como madre cuervo, no tiene favorita. Siente que Love la Femme, como tal, es una canción. Ambos están a favor de la descarga de material en internet. Citando a Marión: “¡Do it!”. Sobre temas más a futuro, tendremos que esperar... quizá a la llegada de una Polaroid.

Foto: Napoleón Habeica.

T

uve la oportunidad de tomar un vaso de agua (literalmente) con los integrantes de la banda Love la Femme, y de paso hacerles un par de preguntas. Lo que iba a ser una entrevista de trabajo se convirtió en una agradable conversación con dos viejos amigos. O al menos así se sintió. Love la Femme lleva cinco años de carrera. Pablo y Marión, sus integrantes, solían colaborar en una banda con Andrés Sánchez. Pablo tocaba la guitarra y Marión cantaba. Eventualmente decidieron crear algo propio. Sin prisa, quisieron madurar sus ideas, formalizar con una banda que se comprometiera, decidir el nombre y experimentar con las canciones. Hoy tienen un EP —aún sin nombre— con cinco canciones, las cuales son lanzadas como sencillos cada mes o mes y medio. La principal razón de la dinámica que han llevado para el lanzamiento de los temas es porque quieren mostrar la identidad de cada canción —que tiene dos versiones— y no sólo como un disco.

Por Krista Lehany Tolksdorff


MÚSICA

EL MEJOR

FESTIVAL DE MÉXICO

Casi para despedir el año se lleva a cabo en Acapulco el festival Trópico: chicas muy guapas, gran lugar y excelente música... no puedes pedir más. Por Bechus El momento mejor guardado de todo el fin de semana puede ser la presentación del trío Son Pequeños.

LINE UP COMPLETO Viernes 2ManyDJs djset Baio Red Axes djset Rey Pila Mercedes Nasta Son Pequeños

Por diferentes circunstancias que vive el país, desde hace unos años el puerto perdió esa magia que tenía y muchos prefirieron cambiarlo por otros destinos. Con la idea clara de contribuir a regresarle un poco de esa magia a un lugar al que todos los mexicanos (especialmente los chilangos) le tenemos tanto cariño, un grupo de jóvenes emprendedores decidieron elegir la ciudad guerrerense como la sede del festival Trópico. En las dos primeras ediciones, los organizadores lograron crear un tipo de festival que no existía en México y que cada vez se pone más de moda en el mundo; tanto en la edición de 2013 como de 2014, el festival estableció un ambiente que se acerca más a una fiesta entre amigos que a un espectáculo convencional. A Trópico no se le puede pedir 22•SOHO    SOHOMEXICO.COM

mucho más: el lugar donde se lleva a cabo es muy cómodo y bonito, todos los servicios que normalmente son una pesadilla en los festivales masivos aquí son extremadamente fáciles y accesibles. Y lo más importante: la música que se escucha durante todo el evento es excelente. En las dos ediciones pasadas del festival han desfilado grupos de la talla de Little Dragon, Washed Out, Jagwar Ma, Poolside, David Byrne, Hercvles and love affair, Hot Chip, Kalabrebrese y Erlen Oye. Para esta nueva edición, que se llevará a cabo los próximos 4, 5 y 6 de diciembre, hay grupos confirmados como 2ManyDJs, Mac Demarco, Apparat, Rey Pila, Chicano Batman, Compass y Juan Maclean. La oferta de festivales en México se ha transformado radicalmente. Algunos como Ceremonia, Coordenada o Nrmal han demostrado que el público mexicano está listo para este tipo de eventos tan en boga en el mundo. De todas estas nuevas opciones, Trópico es la experiencia más completa que un espectáculo de este tipo puede ofrecer hoy en nuestro país.

Domingo Rootz Underground Chancha Via Circuito live Nicola Cruz live Rayko · Mendrix live Inigo Vontier Max Jones C$H Ro Casarin

Fotos: Cortesía Trópico.

P

ara varias generaciones de mexicanos, Acapulco representa un lugar donde siempre la pasamos muy bien desde que éramos niños hasta nuestra vida adulta.

Sábado Mac Demarco Apparat Djset Damian Lazarus & The Ancient Moons Connan Mockasin The Juan Maclean live Flavien Berger Chicano Batman Noze live Red Axes live Feathered Sun Rebel Cats Compass djset (Instituto Mexicano Del Sonido & Toy Selectah) Clubz Nancy Whang Alex Pan Julps Lloydski Lao B2b Mexican Jihad Superstudio El Día Y La Noche


MÚSICA

¿QUÉ OYE USAIN BOLT PARA ENTRENAR?

Sí, nos levantamos las 15 canciones que suenan en los audífonos del hombre más rápido del mundo. Oye esta lista… sabemos que nunca vas a correr como el jamaiquino, pero de pronto te inspira para bajar la panza.

Ilustración: Alberto Morales.

1. Bob Marley – One Love 2. Ding Dong – Man a Gallis 3. Elephant Man – Nuh Linga 4. Buju Banton – Untold Stories 5. Vybz Kartel – Mama 6. I-Octane – My Story 7. Beenie Man ft. Mya – Girls Dem Sugar 8. Serani – Stinkin’ Rich 9. Vybz Kartel - Life Sweet 10. I-Octane – My Life 11. Christopher Martin ft. Assassin and D Major – Real Friends 12. Jah Vinci – Watch yuh Friends 13. Vybz Kartel – Clarks Again 14. Popcaan – Dream 15. Beenie Man – Street Life

SOHOMEXICO.COM     23•SOHO


TOUR DE FORCE

ESPERANDO

A MARLON Por Mauricio González Lara*

D

e 1979, Apocalipsis ahora es una experiencia sensorial que raya la totalidad. Prueba de ello es que la obra maestra de Francis Ford Coppola es una de las primeras cintas que se ponen a la venta cada vez que surge un nuevo formato de reproducción audiovisual. Nada mejor para probar las capacidades de la tecnología en cuestión que la secuencia wagneriana del ataque de los helicópteros o el bombardeo final. No obstante, su sorpresa más espectacular no se encuentra en sus virtudes estéticas. Como sabe cualquier cinéfilo promedio, la película, situada en la etapa final de la guerra de Vietnam, narra el viaje emprendido por el capitán Willard con el fin de asesinar al coronel Kurtz. Durante el recorrido hacia la profundidad de la jungla —al “corazón de las tinieblas”, pues—, Willard y sus hombres serán confrontados por guerrillas y un clima infernal. Su sanidad enfrentará un factor aún más desquiciante: la inminencia del encuentro con Kurtz, quien adquiere gradualmente una dimensión mítica en la mente del militar interpretado por Martin Sheen. La presencia de Kurtz (Marlon Brando) debería ser anticlimática. Todo lo contrario. Sólo aparece unos cuantos minutos, pero la grandeza de Apocalipsis ahora está basada en el carisma oscuro de Brando, quien encarna de forma deslumbrante al dios cruel que ha renunciado a la cordura e hipocresía de Occidente. Sin él, el tramo final de la cinta sería terriblemente insatisfactorio. Apocalipsis ahora es citada como modelo a seguir cuando se discute una cinta cuyo potencial depende enteramente de una resolución adecuada. También funciona, a manera de contraste, para ilustrar una dinámica que sigue la industria cinematográfica actual, donde la expectativa por el estreno de un filme se ha convertido en el propio entretenimiento. La película en sí es lo que menos importa. La conversación generada por los estrenos futuros es hoy el verdadero contenido. El fenómeno es casi religioso. La feligresía se reúne en internet para esperar el debut del tráiler que anuncia la llegada de la

24•SOHO    SOHOMEXICO.COM

película (su dios). El tráiler confirma el día glorioso del estreno. Las redes sociales se llenan de miles de “trailer reaction videos”, delirantes piezas audiovisuales que muestran la respuesta orgásmica de los fans cuando observan por primera vez el adelanto de la obra esperada. Algunos gritan como quinceañeras desquiciadas, otros lloran, pero todos exhiben la “borrachera espiritual” propia de un templo cristiano. La entrega obedece al deseo de recobrar una inocencia perdida: a fin de cuentas, el individuo que mira las reacciones extasiadas de los demás para amplificar su histeria busca el retorno a un estadio infantil donde la felicidad era posible. No importa, por ejemplo, que la nueva entrega de Star Wars sea lograda, sino que sirva como pretexto para recordar la primera vez que el espectador conoció ese universo (es por eso que el “estamos en casa” que pronuncia Harrison Ford en el tráiler vale cada dólar de la cantidad millonaria que recibió por regresar a la saga). Llega la fecha ansiada. Miles de personas se apresuran a llenar las salas. Se activa una nueva maquinaria. Los estudios anuncian cifras triunfadoras de taquilla (“Avengers: la era de Ultrón recauda 150 millones de dólares en dos días de exhibición”, ¡alabado sea el señor!). Dios, desde luego, no aparece: las más de las veces, el tan esperado blockbuster decepcionará hasta al fan más obsesivo, sobre todo si se trata de una marca probada, como la entrega más reciente de una franquicia de superhéroes. La frustración, curiosamente, no deriva en ateísmo, sino en el inicio de un nuevo ciclo de fe. No importa qué tan mala sea la cinta en cuestión. Pese a ser una de las peores películas del año, por ejemplo, Los 4 fantásticos recaudó el dinero suficiente (poco más de 300 millones de dólares en la taquilla mundial) para que los fanáticos ya comiencen a discutir con fervor quién va a dirigir la secuela. Nadie que haya visto ese bodrio puede negar que estamos frente a un milagro. Antes de terminar, una advertencia: cuando se realice la premier, no esperen la llegada de Brando. Simplemente, no sucederá.

*Para Alta Empresa Comunicaciones G2, S.A. de C.V.

@mauroforever


TEATRO

PÓKER DE BICHIR Una experiencia teatral fuera de serie: la familia Bichir presenta ‘El último preso o la policía’. Por Shantale Carrera Tolksdorff

D

DÓNDE:

Centro Cultural Helénico Av. Revolución 1500.

CUÁNDO:

Viernes 20:30 hrs., sábados 18:00 y 20:30 hrs. y domingos 18:00 hrs.

Fotos: CreditoLomo Foto: Cortesía Escarabajo.

espués de más de dos años de cocinarse, por fin sale del horno esta comedia del dramaturgo Slawomir Mrözek, dirigida por Alejandro Bichir, padre de Odiseo, Demian y Bruno. Podrás disfrutar de las actuaciones de la dinastía Bichir personificando a ciudadanos que forman parte de un sistema represor sobajado con brutalidad en un escenario que se torna existencialista; la policía como institución se vuelve innecesaria, pues los revolucionarios se retractan y no hay más nadie a quién perseguir.

SOHOMEXICO.COM     25•SOHO


CINE

NOVIEMBRE DE

CLÁSICOS Y MONSTRUOS Por Marilyn Montero Sanabria

Sé parte de las mejores historias cinematográficas y métete en la vida de sus personajes. Aquí las recomendaciones de cine para que te sientas muy vivo en el mes de los muertos.

HOT GIRLS WANTED

QUE VIVA LA MÚSICA

VICTOR FRANKENSTEIN

El ciclo Clásicos en pantalla de la Cineteca Nacional te hará recordar aquellos tiempos de tu niñez y juventud; despertará tu emoción y nostalgia al ver películas mientras estás cómodamente sentado en tu butaca disfrutando de La pasión según Berenice, La pandilla salvaje, Lawrence de Arabia, Woodstock o Sandra, entre otras. Para los pequeños, este ciclo ofrece cintas clásicas infantiles como Alicia en el País de las Maravillas, Peter Pan, La dama y el vagabundo, La bella durmiente y más. Consulta los horarios y fechas en la página cinetecanacional.net.

Si eres amante del sofá y las palomitas hechas en casa, te sugerimos ver la serie que ha capturado la atención de muchos suscriptores de Netflix, Hot Girls Wanted. Es un documental estadounidense que muestra el estilo de vida de jóvenes entre 18 y 19 años de edad que trabajan para la industria del cine porno. Este proyecto se estrenó en el Festival de Cine de Sundance 2015 y fue puesto en la cartelera de esta empresa comercial de entretenimiento el 29 de mayo del mismo año, así que puedes disfrutarlo cuando quieras desde la comodidad de tu hogar.

Este es un filme inspirado en la novela urbana de culto escrita por el mítico caleño Andrés Caicedo, publicada en 1977. Este trabajo narra la historia de María Del Carmen Huertas, una bella rubia adolescente de un barrio privilegiado de Cali, quien dejó atrás su casa y la vida acomodada adornada de rock, sórdidas fiestas y extranjeros atontados por las drogas. En su huida encuentra refugio en la intensidad y el goce de la fiesta en barrios populares, especialmente en la salsa, que le abre horizontes y le propone otros límites más allá de las montañas.

Te damos una sugerencia más de suspenso, terror, ciencia ficción y cine dramático con los monstruos clásicos de la literatura que no dejan de repetir apariciones en la gran pantalla. Victor Frankenstein está basada en las adaptaciones contemporáneas de la novela de Mary Shelley de 1818, Frankenstein. Su director es Paul McGuigan y el guión es de Max Landis; los protagonistas son Daniel Radcliffe, en el papel del jorobado Igor, y James McAvoy, en el del científico Victor Frankenstein.

Fotos: Cortesía de las distribuidoras.

CINETECA NACIONAL

26•SOHO    SOHOMEXICO.COM


ENTREVISTA

¿Cómo es un domingo perfecto para ti? Manejar por la costa de Australia por horas y llegar a un lugar donde se pueda pescar y pasar la tarde con la familia y los amigos.

¿Si pudieras ser cualquier personaje de ‘Avengers’ menos Thor, a quién escogerías? A Hulk (risas). Es quien menos trabajo hace. Cuando se transforma, gran parte del trabajo es digital mediante tecnología que no siempre requiere su presencia.

¿Cuáles son tus películas favoritas?

CINCO MINUTOS CON

CHRIS HEMSWORTH En un íntimo set, SoHo se reúne con el reconocido actor, ahora imagen de Buchanan’s y embajador de CINEMA23, que promueve el cine hecho en Iberoamérica. Por Krista Lehany Tolksdorff

‘La historia sin fin’ (1984) y ‘Corazón valiente’ (1995).

¿Y tu comida preferida? Las malteadas de chocolate, el pan con aceite de oliva y vinagreta, y un postre que hace mi esposa (la también actriz Elsa Pataky) que es como un pan francés con chocolate.

¿De qué depende que te intereses por un papel en una película? Definitivamente del guión. Que sea algo que me exija más como actor, e incluso que me dé miedo interpretar.

¿Te gusta que te consideren el hombre más sexy del mundo? Sí, supongo que sí (risas).

¿Qué piensas sobre el cine, actores, productores o directores mexicanos? Una vez tuve la oportunidad de trabajar con Guillermo del Toro y es una magnífica persona. Su manera de crear y ver las cosas es asombrosa. No se pudo concretar nuestra colaboración, pero espero algún día poder trabajar con él.

Foto: Cortesía Buchanan’s.

¿Qué lugar del mundo ha sido tu favorito para trabajar? Las Islas Canarias. No siempre tenemos la oportunidad de conocer el país o ciudad donde estamos filmando; incluso, en algunas ocasiones ni salimos del set de grabación. Pero ahí tuve la fortuna de conocer e incluso navegar mucho tiempo. Es un lugar hermoso.

SOHOMEXICO.COM     27•SOHO


ARTE

EL QUEHACER DE

NOVIEMBRE

Preparamos una agenda otoñal muy rica y variada de eventos en la Ciudad de México. Échale un vistazo y no los dejes pasar, algunos son de corta temporada.

S

i te has preguntado qué eventos disfrutar en tu tiempo libre, pero no se te ha ocurrido nada aún, en SoHo nos encargamos de investigar cuáles son los mejores para disfrutar este mes. Tendrás que elegir entre toda la oferta que hay: desde teatro, música y pintura, hasta otras opciones artísticas que seguramente te dejarán un excelente sabor de boca. 28•SOHO    SOHOMEXICO.COM

EXPOSICIÓN

La Catrina en Trajinera ¿Cuándo? El domingo 15 de noviembre a partir de las 19:00 horas. ¿Cuánto? La entrada general cuesta $300 y hay 20% de descuento para estudiantes y maestros. ¿Dónde? En el embarcadero Nuevo Nativitas, Xochimilco, en el sur del DF. www.ticketmaster.com. mx. “Flores para los Muertos” es un espectáculo de narración oral escénica que integra historia, mito, leyenda, poesía y romance en torno a la muerte a partir de una recopilación selecta de textos de la poesía universal.

Vanguardia Rusa ¿Cuándo? Del 22 de octubre de 2015 al 31 de enero de 2016. De martes a domingo de 10 a 18 horas. ¿Cuánto? Diario $49 y los domingos es libre. ¿Dónde? Palacio de Bellas Artes. www.palacio.bellasartes. gob.mx. Son 513 piezas distribuidas por disciplina: pintura, dibujo, teatro, cine, fotografía, artes plásticas y gráficas. En la Sala Diego Rivera encontrarás obras como el “Cuadrado Negro sobre Fondo Blanco”, de Malévich, ejemplo de la Vanguardia Rusa.

TEATRO ALTERNATIVO Micro teatro México ¿Cuándo? Los jueves y viernes a partir de las 20 horas; los sábados a partir de las 19 horas, y los domingos a partir de las 18 horas. Funciones cada media hora. ¿Cuánto? Una obra cuesta $70, incluye bebida de cortesía. El combo de tres obras cuesta $180 e incluye una bebida. ¿Dónde? Roble #3. Colonia Santa María la Ribera. www.microteatro.mx. Hay 13 obras simultáneas; una alternativa teatral de 15 minutos para 15 personas en 15 metros cuadrados.

MÚSICA Corona Capital ¿Cuándo? El 21 y 22 de noviembre a partir de las 14:00 horas. ¿Cuánto? El boleto sencillo $1,140; el abono por los dos días $1,990, y el boleto VIP $2, 028. ¿Dónde? En la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez. Web: coronacapital.com. mx. Festival anual de rock alternativo organizado por la Corporación Interamericana de Entretenimiento. Este año vienen Muse, Calvin Harris, Pixies, The Libertines, Ratatat, Richard Aschcroft, Kiesza, Kygo y más.

Fotos: Marilyn Montero Sanabria y cortesía Difusión cultural.

Por Marilyn Montero Sanabria

TEATRO


DESTINO

HOTEL

REVOLUCIONARIO En noviembre, escápate un fin de semana a Querétaro y déjate atrapar por un ambiente posrevolucionario. Por Carlos Valerio

DÓNDE:

Carretera San Juan del Río-Amealco km 26, La Muralla, Querétaro.

SITIO WEB:

hotelmisionlamuralla.com

Si Adelita se hubiera ido con otro, seguro se habría escapado al hotel temático Misión Muralla en Querétaro, donde se puede vivir como en la época de la Revolución y pasar un fin de semana lleno de aventura.

BIEN LLEGADO

La aventura comienza al cruzar la puerta de la otrora hacienda, ya que un retén revolucionario se encarga de pedir santo y seña y rebautizar a los visitantes con nombres basados en los santorales. A partir de allí, la “tropa” (grupo de actores que representan adelitas y soldados) se encarga de amenizar la estancia con diversas presentaciones y actividades. No te sorprendas si te “fusilan” por olvidar tu nuevo nombre.

ACUARTELAMIENTO

El hotel cuenta con 124 jacales, incluyendo nueve suites, para que descanses a gusto y te olvides del estrés citadino. Asimismo, puedes disfrutar de una piletota techada, spa con temazcal y el paisaje campirano que evoca los combates revolucionarios. Si eres de buen diente, mejor, ya que el restaurante mexicano con vista al bosque sirve buffet tres veces al día (la especialidad es el mole de tamarindo que se ofrece los domingos).

MUEVE LAS PETACAS

Para los más aventureros existen actividades de ecoturismo, entre las que destacan recorridos en cuatrimoto que incluyen visita a una cueva y a un cañón con vista insuperable, una tirolesa de 300 metros de longitud, cabalgatas por los alrededores, lagos para practicar pesca deportiva y ciclismo de montaña (con escala para hacer rapel).

Fotos: Mariam L. Lima Saad.

DEJA EL PETATE

Aburrirse aquí es prácticamente imposible. Durante el fin de semana, la tropa entretiene a los huéspedes con sketches cómicos, dinámicas deportivas (aptas para los chilpayates), carreras de burros, recorridos de leyendas y fogatadas. Si quieres extender la diversión, puedes pasar por unos ‘chíngueres’ al bar La Cucaracha, donde siempre hay buen ambiente.

A PUEBLEAR

A sólo 20 minutos del hotel se encuentra un pequeño pueblo llamado Amealco de Bonfil, éste destaca por su tranquilidad y tradición indígena fuertemente arraigada. Es común ver a los habitantes en sus trajes típicos. Asegúrate de traer suficiente tepalcate (dinero), porque hay varios centros culturales, tradiciones culinarias y artesanías para llevarte a casa.

SOHOMEXICO.COM     29•SOHO


GULA

TRADICIÓN DE MUERTOS

PARA VIVOS

Comer pan de muerto es para los mexicanos un verdadero placer y un arte desde tiempos prehispánicos. Aquí nuestras recomendaciones para comprarlo en el DF. Por Marilyn Montero Sanabria • Fotos: Adair Morales Muñoz

E

l pan de muerto tiene su origen en la época de la Conquista. Fue inspirado en los rituales prehispánicos, e incluso lo sigue siendo en la actualidad. Este es uno de los alimentos más tradicionales e importantes en las ofrendas dedicadas a los fieles difuntos cada mes de noviembre. Con la llegada de los españoles a México en 1519,

nace el pan de muerto, que surge del ritual en el que una princesa era ofrecida a los dioses. Su corazón aún latiendo se introducía en una olla con amaranto y después, quien lideraba este ritual, mordía el corazón en agradecimiento a uno de sus dioses. Los españoles se negaban a practicar este tipo de rituales, por lo que decidieron elaborar un pan de trigo en

forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando así la sangre de la doncella. Según José Luis Curiel, autor del libro ‘Azucarados afanes, dulces y panes’, comer muertos es para el mexicano un verdadero placer, “se considera la antropofagia de pan y azúcar. El fenómeno se asimila con respeto e ironía, se desafía a la muerte y se burla de ella comiéndola”.

PASTELERÍA MADRID

Calle 5 de febrero 25, Centro Histórico. pasteleriamadrid.com.mx. Horario: 7:30 a. m. a 10:00 p. m. de lunes a sábado, y domingos de 7:30 a. m. a 9:00 p. m. Tipos de pan de muerto: tradicional y relleno de crema pastelera. Otros servicios: panadería y pastelería. Desde $30 la pieza individual hasta $300. 30•SOHO    SOHOMEXICO.COM


El significado del pan de muerto. “El círculo que se encuentra en la parte superior del pan es el cráneo, las canillas son los huesos, y el sabor a azahar es por el recuerdo de los seres queridos que han muerto”, explica Fernando Vieyra, dueño de la panadería Quality Bakery.

La fiesta de los muertos. Para los mexicanos es símbolo de fiesta, ironía y tradición cada 1 y 2 de noviembre. Desde nuestros antepasados se cree que en estos días hay un reencuentro con los seres queridos que ya han fallecido.

¿Dónde encontrar el mejor pan de muerto en el DF?

PASTELERÍA SUIZA

Parque España 7 (entre Sonora y Salamanca), Condesa. pasteleriasuiza.com.mx. Horario: 8:00 a. m. a 9:00 p. m. de lunes a sábado, domingos de 8:00 a. m. a 8:00 p. m. Tipos de pan de muerto: tradicional y relleno de crema de nata. Otros servicios: pastelería y panadería. Costos: desde $30 la pieza individual hasta $780 el pan familiar.

Por tradición, sabor y calidad, estas son nuestras recomendaciones para disfrutar del mejor pan de muerto de la ciudad y recordar a nuestros seres queridos en la fiesta del Día de Muertos.

PASTELERÍA MONTPARNASSE

Homero 1416, Polanco. montparnasse.mx. Horario: 7:30 a. m. a 9:00 p. m. de lunes a domingo. Tipos de pan de muerto: tradicional, relleno de crema de nata y libre de azúcar para personas con diabetes. Otros servicios: restaurante y servicio a domicilio de 5 kilómetros a la redonda. Costos: desde $30 la pieza individual hasta $240 el pan familiar.

QUALITY BAKERY

Dr. Mariano Azuela 111, Santa María la Ribera. qualitybakery.com. Horario: 7:00 a. m. a 9:00 p. m. de lunes a domingo. Tipos de pan de muerto: tradicional y con ajonjolí. Otros servicios: pastelería, panadería, cup cakes y servicio a domicilio. Costos: desde $7 la pieza miniatura hasta $300 la familiar.

SOHOMEXICO.COM     31•SOHO


GADGETS

5 APLICACIONES QUE TODOS LOS

HOMBRES DEBERÍAN TENER

No puedes sabértelas todas, pero hay cosas que sí o sí deberías dominar. Ahora, si definitivamente se te escapan, bájate estas aplicaciones y déjate ayudar.

PARA HACER DEPORTE ENDOMONDO GRATIS

PARA USAR UNA CAJA DE HERRAMIENTAS

SMART TOOLS PRECIO: 1.99 DÓLARES

PARA HACER UN NUDO DE CORBATA HOW TO TIE A TIE GRATIS

Odiar las corbatas es normal, pero todos sabemos que esta prenda es un mal necesario. Cuando te dejes de quejar y te resignes a usarla, baja esta aplicación que ya tiene 10 millones de usuarios en todo el mundo. Te enseñará a hacer 20 tipos de nudos de corbata diferentes, paso a paso, por medio de gráficos. Te guste o no, deberías aprender.

Si ya compraste la caja de herramientas que todo hombre debe tener, esta aplicación te ayudará a optimizar tu trabajo cuando la utilices. Es un kit de 33 funciones que puede usar desde un ingeniero hasta un novato en el mundo de las herramientas. Te ayuda a calcular distancias cortas y largas; ángulos; intensidades de sonidos, de vibraciones y hasta de campos magnéticos. Mejor dicho, es la herramienta más importante.

Siempre que vayas a correr, a montar en bicicleta, a nadar o incluso a subirte a un kayak, esta aplicación debería acompañarte. Lleva las cuentas de tus recorridos, distancias y tiempos mientras te ayuda a establecer tus metas deportivas. ¿Quieres más? También te da resultados estadísticos que puedes compartir con otros usuarios.

PARA COCINAR ¿QUÉ COCINO HOY? GRATIS

Es perfecta para esos personajes a los que se les quema hasta el agua, pero no se rinden ante la cocina. Y si, por el contrario, eres bueno en la cocina, úsala para mejorar. Tiene más de tres mil recetas facilísimas de hacer, pues son explicadas con fotos y textos. Además, puedes buscar platos por nombre, ingredientes o tipo de comida.

PARA ESTAR PENDIENTE DE LOS PARTIDOS ONEFOOTBALL APP GRATIS

La mejor aplicación de futbol que hay. Te mantendrá al tanto de fechas, puntajes, partidos, cifras y datos curiosos de las ligas más importantes del mundo —la Premier, la de España, el Calcio— y de la Champions League.

32•SOHO    SOHOMEXICO.COM


5 APLICACIONES QUE TODAS LAS

MUJERES DEBERÍAN TENER Ser mujer no es fácil, y tú lo sabes mejor que nadie. Pero hasta en eso la tecnología está para ayudarte. Bájate estas aplicaciones a tu celular y entenderás por qué te lo decimos. Y tranquila, todas son gratis.

PARA LA

PARA NO OLVIDAR

PARA CONTAR

PARA CONSEGUIR

REGLA

LA PÍLDORA

CALORÍAS

MECÁNICO

CALENDARIO MENSTRUAL

IPÍLDORA

MYFITNESSPAL

LASPARTES

¿Sabías que 60% de las mujeres que usan pastillas anticonceptivas olvidan tomarse la píldora diaria al menos una vez al mes? Bueno, esta aplicación es simple pero muy útil para mujeres olvidadizas: te recuerda a diario que debes tomarte la píldora sin que estés al pendiente. Fue creada por la farmacéutica internacional TEVA y funciona de la siguiente manera: escaneas el código de barras de tus pastillas y, paso a paso, te ayuda a programar la dosis diaria.

¿Perteneces a ese exclusivo club de mujeres que sí cumplió con una dieta, le funcionó y no quiere pasar por ese vía crucis de nuevo? Entonces, esta app es para ti. Tiene una base de datos con información de más de cinco millones de alimentos para que sepas siempre qué te vas a comer y si te conviene o no. Además, lleva la cuenta de lo que vas consumiendo durante todo el día y te pone metas para que no se te vaya la mano con la comida.

Quedarse varada es una pesadilla. Y conseguir un mecánico que no vaya a robarte es aún peor. Para que no sufras existe esta aplicación que rastrea los mejores servicios de asistencia mecánica disponibles las 24 horas. Hasta el momento, cuenta con más de un centenar de talleres y 250 proveedores de repuestos.

Sólo tienes que meterle información personal muy básica, y esta aplicación te ayudará a calcular qué días tendrás el periodo, cuáles estarás ovulando y, obvio, las fechas de máxima fertilidad. Incluso, puede llevar anotaciones diarias para calcular las probabilidades de quedar embarazada. Te ayudará a hacer más llevaderos estos días, pues te da consejos para controlar problemas de temperatura corporal, dolores y peso.

LAS MUJERES DESCARGAN 40% MÁS APLICACIONES QUE LOS HOMBRES Y COMPRAN 17% MÁS APPS, SEGÚN APSALAR, EMPRESA EXPERTA EN CELULARES.

PARA ENCONTRAR EL CELULAR EN LA CARTERA

FINDMYIPHONE O WHERE’S MY DROID Acéptalo, tu bolsa es un universo de chucherías y siempre te cuesta trabajo encontrar allí tu celular. La buena noticia es que ya existen aplicaciones que te ayudarán a que no se pierda tan fácil el teléfono entre las llaves, la billetera, el maquillaje, las pastillas…. La de iPhone, que trae mapa y todo, funciona como un radar que puede rastrearse. En la de Android, tú envías una palabra clave programada previamente que activa su ringtone a todo volumen, así lo hayas dejado en silencio.

SOHOMEXICO.COM     33•SOHO


LIBROS

TUS PRÓXIMOS

LIBROS NECESARIOS Estos cinco títulos son los que necesitas para enfilarte como corresponde hacia el fin de año. Por Natalie Epelstein ALEJANDRO ROSAS HÉROES AL VOLANTE. LA FÓRMULA 1 EN MÉXICO PLANETA

SIRI HUSTVEDT EL MUNDO DESLUMBRANTE ANAGRAMA

Una artista plástica neoyorquina, casada con un magnate del arte, vive a la sombra de él. Al quedar viuda busca proyectar su obra, pero a nadie le interesa lo que haga una sesentona. De modo que arma un plan: pacta con tres artistas jóvenes, suerte de Alter Egos que dan a conocer su obra. El mundo se vuelca en ellos y la trama se complica cada vez más en torno a los egos. Audaz, mordiente, escrita con inteligencia que raya en la genialidad, esta novela de la escritora estadounidense y esposa de Paul Auster es un ejercicio literario imperdible.

ALBERTO CHIMAL LOS ATACANTES PÁGINAS DE ESPUMA

Angustia, paranoia, ansiedad. Estos siete cuentos del narrador mexicano ofrecen un paseo por el frío del miedo que entra a la casa a través de la pantalla de la computadora o el celular, que no se lava con nada, que pinta cada paso. Y los relatos también tienen humor. Negro, pero humor al fin. De atmósferas inquietantes, en cada uno hay un atacante que acecha y una estructura hecha de varios planos narrativos. Por eso, para atacar las capas que subyacen y exprimir su máxima riqueza, lo mejor es releerlos. Y redisfrutarlos.

34•SOHO    SOHOMEXICO.COM

Riquísimo tanto para no-iniciados como para fans del Gran Premio; este libro del reconocido historiador mexicano echa un vistazo a la vida nacional desde la inauguración del Autódromo (1959) y los dos momentos en los que se corrió Fórmula 1 (1962-1970 y 1986-1992), hasta esta tercera etapa, tras 23 años de ausencia del país. Aparecen los pilotos, pero también las anécdotas, el público, los accidentes, el contexto político, las noticias de sobremesa y los anuncios de época. Es una celebración fresca y amena del automovilismo en México.

DELIA JUÁREZ G. (COMPILADORA) ASÍ ESCRIBO EDICIONES CAL Y ARENA Cada escritor es él mismo, sí, pero también es un coro de manías, trabajo duro, sequedad, libros, algunas líneas luminosas, ‘deadlines’, borradores, plumas que parecen alimentar la inspiración. Y vuelta a empezar. Aquí, 53 escritores mexicanos narran, en capítulos breves, cómo incuban cada texto y de qué rituales se valen para hacer brillar el teclado. Entre ellos figuran Alberto Ruy Sánchez, Enrique Serna, Xavier Velasco, Héctor de Mauleón, Guadalupe Nettel, David Miklos, Luis Jorge Boone y Cristina Rivera Garza. Reveladora mirada a las entretelas de la creación.

JORGE CARRIÓN Y REINALDO LADDAGA (EDITORES) RIPLAY. HISTORIAS PARA NO CREER ADRIANA HIDALGO EDITORA

Esta es una propuesta editorial loca. De una locura luminosa. Cuarenta y cinco escritores (entre ellos, Rodrigo Fresán, Alan Pauls, Mario Bellatin, Carlos Velázquez y Edmundo Paz Soldán) reversionan igual número de hechos increíbles que en 1929 Robert Ripley presentó en la primera edición de ‘Aunque usted no lo crea’. Claro, es todo un desfile de ‘freaks’ y monstruos, bebés con dos penes, muertos que son ejecutados de nuevo, viejos-niños, pájaros sin alas, caníbales y todo tipo de errores de la naturaleza. Eso sí: divinamente escritos e ilustrados.


LIBROS

EL SEXO Y LAS DROGAS

SEGÚN PABLO ESCOBAR Mucho se ha dicho acerca de la vida del capo, pero ¿sabes qué pensaba realmente sobre las mujeres, los gays, la cocaína…? En el libro ‘Los días del dragón’ puedes leer lo que él mismo escribió al respecto con su puño y letra.

ESCOBAR Y LAS MUJERES “Yo sé que mi hijo se siente hombre, macho, pero yo le digo que no debe ser machista. Yo siento una profunda admiración por las mujeres y me parece que merecen lo mejor del mundo. Ese cuento de los cabellos largos y las ideas cortas no es para mí”.

ESCOBAR Y LOS HOMOSEXUALES

EL LIBRO

“Le enseño que existen los homosexuales y las lesbianas, que son así porque así se sienten y así nacieron, y por lo tanto se les debe respetar profundamente esa condición”.

ESCOBAR Y LAS DROGAS “Hay drogas que sin que uno se dé cuenta lo van llevando lentamente hacia el abismo si no se les pone freno en el momento oportuno. Eso pasa con el alcohol. Para mí no existe ninguna diferencia entre un alcohólico y un drogadicto (…) Lo malo es el exceso y la indisciplina y la falta de educación y de conocimiento de las drogas”.

LA AUTORA

Silvia María Hoyos fue una de las periodistas colombianas más importantes durante los años noventa. Consagrada ahora en el género documental, esta reportera ha recibido premios importantísimos, como el Juan Rulfo de Televisión en 2004. Con ‘Los días del dragón’ se estrena como escritora. Te recomendamos que le eches un ojo a esta, su ópera prima; vas a quedar enganchado, te lo leerás de un tirón y seguro te va a encantar.

Crónicas, documentales, películas, series latinas, series gringas… de todo se ha hecho sobre la vida de Pablo Escobar. Pero nunca se había visto algo parecido a ‘Los días del dragón’, la nueva publicación de la editorial Semana Libros, en la que salen a la luz por primera vez las cartas que el jefe del cártel de Medellín le envió a finales de 1991 a la periodista Silvia María Hoyos. ¿Cómo empezó este intercambio de correspondencia? Ella intentó contactarlo para que le explicara por qué diablos había ordenado asesinar a su tío; él le contestó con sangre fría y le terminó contando sus visiones sobre todo: desde la paternidad hasta el sexo.

LOS DÍAS DEL DRAGÓN Silvia María Hoyos Semana Libros 108 páginas

SOHOMEXICO.COM     35•SOHO


JUEGOS

EL DEBER LO LLAMA Si echar bala te relaja, te tenemos un videojuego que te resultará mejor que una pelota antiestrés: ‘Call of Duty: Advanced Warfare’. Pruébalo —así sea como terapia—, te vas a sentir todo un Rambo, pero moderno. POR SAMIR ESTEFAN/@SamirEstefan @TECH_cetera

La empresa gringa Activision, la de famosos juegos como ‘Guitar Hero’, sigue dando de qué hablar con su célebre saga ‘Call of Duty’. La entrega número 11, ‘Call of Duty: Advanced Warfare’, tuvo la dura tarea de recuperar la credibilidad de los usuarios luego del sinsabor que dejó ‘Call of Duty: Ghosts’, calificada por los fanáticos como la peor entrega en la historia de la franquicia.

COSAS QUE LO HACEN IMPERDIBLE

C A L L O F D U T Y: ADVANCED WARFARE D I S P O N I B L E PA R A P L AY S TAT I O N 3 Y 4 ; X B O X 3 6 0 Y O N E , Y P C

EN PRIMERA PERSONA

‘Call of Duty: Advanced Warfare’ es un ‘First-Person Shooters’ o FPS; para que entiendas, es uno de esos videojuegos de disparar a la lata en los que ves todo lo que pasa desde la perspectiva del protagonista. Y no hay nada qué hacer: ese sigue siendo el género favorito en juegos para consola… Ojalá lo de darse bala sólo se quedara ahí, en los videojuegos.

36•SOHO    SOHOMEXICO.COM

SUPERPODEROSO

La idea es que te armes al punto de ser prácticamente indestructible. Puedes, por ejemplo, obtener un exoesqueleto que le da superpoderes a los soldados (más fuerza, saltos altísimos, la posibilidad de escalar paredes…). También hay drones, nuevo armamento y una opción multijugador que funciona muy bien. ¿Qué más quieres?

1. LAS GRÁFICAS: Son ab-sur-das… Sólo mira lo realista que se ve el actor Kevin Spacey —sí, el protagonista de ‘House of Cards’—, quien prestó su imagen y movimientos para la construcción del antagonista, el “señor de la guerra” Jonathan Irons. 2. LA HISTORIA: Es increíble, parece predecir lo que pasará en pocos años si los gobiernos siguen dándole poder a los ejércitos privados. 3. LA PARTE TÉCNICA: Tiene una base mecánica muy sólida y un sistema de progresión altamente avanzado. Mejor dicho, responde al rápido: si tú das una orden a través del control, tu personaje la cumple sí o sí.


OJOS INUSITADOS

EL SUEÑO DE LA MUJER

DEL PESCADOR Por Julio Trujillo/@amadonegro

D

espués de hojear con un placer casi meticuloso las láminas del artista japonés Katsushika Hokusai, protagonizadas casi siempre por el paisaje de lo que entonces era Edo y hoy es Tokio, con el monte Fuji de fondo, o por delicadísimas representaciones florales, o por curveantes puentes y cascadas congeladas en el tiempo, es imposible no sorprenderse ni alterarse al llegar a la sección de ‘shunga’. Y no porque la obra paisajística de Hokusai no sea estimulante –su sola “Gran ola de Kanagawa” basta para acelerar el pulso y deslumbrar a cualquier espectador–, sino porque toda esa energía parece envasada en la urna del refinamiento, trazada con un pulso tan firme como sutil. Y al llegar a sus representaciones eróticas, o ‘shunga’, ese pulso parece soltarse la rienda y darle vuelo a las más desbocadas fantasías sexuales. El tema del ‘shunga’, que floreció en Japón durante casi 300 años a partir del siglo XVII, es el sexo. Sin adjetivos ni atenuantes: el acto sexual explícito, aunque, claro, pasado por el filtro del arte y la mirada del artista. Y el nombre no llama a engaño: el término ‘shunga’ significa “imágenes de primavera”, y primavera es, en Japón y en Coyoacán, un eufemismo conocido de sexo y calentura. Y uno puede ver láminas y láminas de esas imágenes sexuales explícitas hasta el cansancio, y dicho cansancio llega, pues incluso esa hiperestimulación visual requiere de un respiro; pero hay una imagen, del mencionado Hokusai, que es diferente. Me refiero a “El sueño de la esposa

del pescador”, que tú probablemente conozcas, pues es célebre y ha inspirado y escandalizado a generaciones enteras. Se trata de una xilografía en la que una bella mujer, recostada sobre unas rocas, es estimulada sexualmente por un pulpo que le hace un cunnilingus mientras otro más pequeño le acaricia un pezón y roza sus labios. Ella está rodeada de tentáculos y parece que no hay lugar de su cuerpo ni de su imaginación que no esté siendo electrificado por la incitación de los moluscos. La imagen es, de verdad, fascinante. Vale la pena detenerse a verla solamente para conocer nuestra propia reacción. Abundan, por supuesto, las leyendas que explican esta imagen (tienen que ver con una buceadora en busca de perlas) y antecedentes plásticos, pero todo conspiró para alcanzar su máxima expresión en este perturbador icono de Hokusai. Y aquí el quid del asunto: no es una imagen perturbadora porque sea inconcebible ese acto sexual, sino justamente porque es concebible, porque cabe en nuestra imaginación, aunque inconscientemente lo censuremos. La xilografía, como si fuera tentacular ella misma, se cuela por las grietas de nuestra buena conciencia y enciende la médula del placer estético y, sí, de la imaginación sexual. Que existe. Oh sí. Aunque algunos quieran enterrarla y se afilien al PAN desde jóvenes. Hokusai provoca, pero su intrusión es menos agresiva que anabolizante: nos echa a andar, atiza nuestra creatividad y fantasía, nos confronta con nuestros propios límites y territorios inexplorados. Aceptemos su invitación. SOHOMEXICO.COM     37•SOHO


PORTADA

P

38•SOHO    SOHOMEXICO.COM 38•SOHO

E

R

R

O

N

I


Una de las actrices mexicanas más populares de la actualidad es nuestra portada de segundo aniversario. Se trata de algo especial, por eso pedimos ayuda de un par de Stormtroopers de la saga Star Wars. Y es que la belleza de Maite se reconoce en varias galaxias.

FOTOS: OLGA LARIS

SOHOMEXICO.COM     39•SOHO 39•SOHO


PORTADA


PÁGINA IZQUIERDA Body: Suki Cohen.

PÁGINA DERECHA Body: Suki Cohen. Aretes: H. Stern.

SOHOMEXICO.COM     41•SOHO 41•SOHO


PORTADA Saco: H&M.

42•SOHO    SOHOMEXICO.COM 42•SOHO


Body: Suki Cohen. Aretes: H. Stern. Zapatos: Louboutin.

SOHOMEXICO.COM     43•SOHO 43•SOHO


PORTADA Body: Suki Cohen. Medias: Donna Karan. Aretes: H&M. Collar: Chanel.

44•SOHO    SOHOMEXICO.COM 44•SOHO


Body: Suki Cohen.

SOHOMEXICO.COM     45•SOHO 45•SOHO


PORTADA

46•SOHO    SOHOMEXICO.COM 46•SOHO


Coordinación de moda: Aldo Rendón. Maquillaje: Alfonso Castro. Peinado: Erick Moreno. Producción: María del Carmen Villaseñor.

SOHOMEXICO.COM     47•SOHO 47•SOHO


PORTADA

48•SOHO    SOHOMEXICO.COM 48•SOHO


Body: Suki Cohen. Aretes: H. Stern. Mascada: Louis Vuitton. Zapatos: Louboutin.

SOHOMEXICO.COM     49•SOHO 49•SOHO


PORTADA

50•SOHO    SOHOMEXICO.COM


Body: Raymundo Montiel. Botas: Balmain para H&M.

SOHOMEXICO.COM     51•SOHO 51•SOHO


CONTRA P O R RODRIGO FRESÁN

EL FITNESS I L U S T R A C I Ó N : JOSÉ ROSERO

52•SOHO    SOHOMEXICO.COM


TRES

UNO DE LOS MEJORES ESCRITORES ARGENTINOS DEL MOMENTO SE DESPACHA CONTRA LA MODA DE HACER DIETA Y COMER SALUDABLE, Y EXPLICA POR QUÉ EL EJERCICIO MÁS AGOTADOR QUE PRACTICA ES EL DE LEVANTARSE DEL SOFÁ DE SU SALA.

UNO

Entre octubre de 1899 y noviembre de 1900, el escritor Joseph Conrad publicó por entregas en la Blackwood’s Magazine uno de sus títulos más conocidos y reconocidos: Lord Jim. La novela narra la culpa sin final de un joven marino por abandonar un barco en el momento último de su naufragio. Culpa que lo persigue a lo largo de los años y que, demasiado tarde, lo lleva a un acto de redención que, también, significa su muerte. Pienso en Lord Jim todas las mañanas, frente al espejo del baño, contemplando de reojo entrecerrado el naufragio en cámara lenta de mi cuerpo. Hace décadas, sí, fui a un gimnasio. Una vez. Aguanté cinco minutos. Y ahora me pregunto, culposo, si no es ya demasiado tarde, si puedo o podré hacer algo para salvar el esqueleto de carne y hueso de esa embarcación que es mi cuerpo de 52 años. Pueden ustedes llamarme Lord Gym. Y sí: nunca me gustó demasiado Joseph Conrad (Apocalypse Now es mejor que Heart of Darkness), excepción hecha de una novela suya titulada Victory.

DOS

“¡Victoria!”, exclamo con la voz bajísima de mis pensamientos cada vez que un amigo me cuenta que un amigo de un amigo de un amigo suyo se derrumbó para ya no levantarse mientras corría por el Passeig de les Aigües, que surca la montaña de Tibidabo, sobre Barcelona. El desconocido sobre el que inmediatamente quiero saber todo tenía, me cuentan, treinta y algo de años, estado físico privilegiado, credencial muy usada del mejor gimnasio de la ciudad, iWatch midiendo sus latidos, último modelo de Nike en los pies, no bebía no fumaba, y aun así… El diagnóstico —parece, me comenta otro— es que, si corres como loco (si corres todos los días como si te persiguiese algo de lo que no puedes huir y tarde o temprano te va a alcanzar y, no, no es un comando del Estado Islámico), el corazón golpea demasiado contra la caja torácica y acaba lesionándose y Danger! Danger! Yo no bebo ni fumo, pero paso mucho tiempo sentado (soy escritor) y, escuchando la historia del caído en acción, comento, como al pasar, que en algún sitio leí (pero no recuerdo dónde) que el esfuerzo muscular que se realiza durante el acto de buscar le mot juste, la palabra correcta, es similar al de una sesión X-Intense de aerobics. Quién sabe… Eso sí: camino mucho. Caminar es como la versión zen de hacer gimnasia, pienso. O, al menos, intento convencerme de que es así, de que así es.

Y, caminante no hay camino, se hace camino al andar, cada vez queda menos camino por delante y más por detrás. Y me acuerdo de cómo comenzó todo, de cuál fue mi primera percepción del cuerpo como algo a moldear. Sí, las revistas de DC Comics que llegaban al Buenos Aires de mi infancia cortesía de la mexicana Editorial Novaro. Los atléticos Batman y Superman y, sobre todo, las piernas y pechos y traseros de sus amiguitas y enemiguitas envueltos en trajes confeccionados con materiales extraterrestres que pronto serían descubiertos por los humanos. Ah, Canario Negro. Ah, Gatúbela. Y, sí, uno leía todo eso y al final llegaba el castigo bíblico: la contraportada/propaganda en la que un tal Charles Atlas (cuyo nombre auténtico y calabrés y claramente mafioso era el de Angelo Siciliano) nos acusaba de ser “alfeñiques de 44 kilos” a los que los forzudos de playa arrojaban arena a los ojos frente a nuestras avergonzadas novias. Ya saben cómo sigue: el “flaquito”, tan “harto de parecer un espantapájaros”, toma medidas, se “charlesatlaliza”, y vuelve a la playa para tomarse revancha y triunfar. “Oh, José es ahora todo un hombre”, exclama su novia mientras José despacha al tipo molesto con un puño en la mandíbula. Atlas fue un muñeco publicitario de la “tensión dinámica” y de los “ejercicios isométricos”, y fue considerado en su momento “el hombre más perfectamente desarrollado del mundo” por la revista Physical Culture. Un modelo para la humanidad toda, sí. Y yo entonces —seis/siete/ocho años de edad— supe de inmediato que jamás sería así. Comprendí que pertenecía al otro lado, flaquito más que ancho, “mente sana” más que “cuerpo sano”. Aunque —toco madera— jamás he tenido un problema grande de salud hasta la fecha (el exflaquito José seguramente sigue preso luego de haber sido demandado por violento y adicto al puñetazo) y todavía cargo sin dificultad las bolsas del mercado o una pila de libros. Como dije, yo miraba rápido esa propaganda de Charles Atlas y, enseguida, me concentraba en la otra propaganda, en la de los misteriosos y anfibios Sea Monkeys, criaturas antropomórficas a desarrollar en mi pecera. Después, por supuesto, retrocedía

SUPE DE INMEDIATO QUE JAMÁS SERÍA ASÍ. COMPRENDÍ QUE PERTENECÍA AL OTRO LADO, FLAQUITO MÁS QUE ANCHO, “MENTE SANA” MÁS QUE “CUERPO SANO”.

SOHOMEXICO.COM     53•SOHO


varias páginas para volver a ver cantar el cuerpo perfecto y tenso de Canario Negro.

CUATRO

Más o menos una década y media después, todo cambió para mal, y el venerable Charles Atlas fue suplantado por la alguna vez combativa y transgresora Jane Fonda, quien, ahora, decidía lanzar una guerra de guerrillas desde la sala de su casa vestida, sí, como una superheroína de cómic. VHS en lo más alto de los rankings y libros best-sellers; consumismo yuppie/baby boomer y lycra y spandex y todos torsos y traseros en máxima tensión contoneándose al ritmo de canciones especialmente diseñadas para sudar mientras se miraba MTV con todos esos videoclips calientes. La virginal Olivia/Sandy de Grease (quien en la última canción de la película mutaba a gata negra rubia) proponía que todo fuese “physical”. Y el Danny Zuko de Travolta —quien alguna vez había predicado el baile discotequero como way of life— ahora entraba en los gimnasios junto a Jamie Lee Curtis en una película pésima, Perfect, pero aun así señal de los tiempos: la verdad estaba en los gimnasios, en una suerte de comunión tribal, en un todos juntos ahora. El artículo periodístico en el que se había basado semejante mamarracho se titulaba “Looking for Mister Goodbody” (algo así como “Buscando al señor Buencuerpo”) y era, claro, mucho más revelador. Y hablaba de histeria rampante, cocaína en los lockers y sexo desenfrenado en los vestuarios. Y señalaba al fitness club como el bar para solteros de los años ochenta. Y proponía para el podio del deseo a un nuevo símbolo: el/la entrenador/a y, si tenías mucho dinero, el personal trainer; el reemplazante para la libido infiel burguesa de lo que alguna vez había sido el profesor de tenis o de equitación (espécimen que, en el imaginario colectivo, podía virar muy rápidamente del héroe soft-porn a algo muy parecido al tarado que, con gran inteligencia y gracia, compone Brad Pitt para la película Quémese después de leerse, de los hermanos Coen). Travolta continuó cayendo (hasta resurgir, regordete, en Pulp Fiction, donde alababa las hamburguesas de McDonald’s) con esa absurda cruza de Fiebre de sábado por la noche con su secuela Staying Alive (La fiebre continúa). Y la llegada del sida (que no era un nuevo método aeróbico) significó un poco el fin de todo eso. Pero todo eso todavía sigue en el aire, soplando en el viento, transpirando bajo los focos, maniático como el baile de “Maniac” en Flashdance, en el que Jennifer Beals (o su doble de cuerpo) se estremecía y estremecía como un terremoto. A propósito: la letra original de “Maniac”, de Michael Sembello —cambiada para el filme—, trataba SOHO RECOMIENDA no de una chica elástica y flexible, sino de LA PARTE INVENTADA un asesino serial más cercano al American RODRIGO FRESÁN Psycho. Y, sí, hubo una película con serial RANDOM HOUSE killer aeróbico: Aerobicide, en el que todas

ME CONFORMO CON HACER ‘ZAPPING’ POR LOS CANALES QUE OFRECEN MÉTODOS MILAGROSOS, MIENTRAS FANÁTICOS CON LAS PUPILAS DILATADAS COMPRAN MÁQUINAS.

54•SOHO    SOHOMEXICO.COM

seguían yendo a hacer sus ejercicios sin importarles ser degolladas una a una. Y, ah, los siempre sarcásticos The Kinks se rieron de todo el asunto con una divertida canción titulada “Too Hot”, en la que, indiferentes al fin del mundo y a las crisis planetarias, los fanáticos de los gimnasios eran algo así como zombies que se movían muy rápido y a los que nada les interesaba menos que los cerebros.

CINCO

Poco ha cambiado desde entonces; pero todo ha empeorado con la llegada de internet y YouTube. Allí, un video casero en el que Cristiano “Necesito Hacer un Gol para Quitarme la Camiseta y Exhibir mis Pectorales” Ronaldo obliga a hacer flexiones a su hijito se vuelve viral en cuestión de segundos. Lo mismo sucede con los de los gymsex-symbols Jillian Michaels y Brock O’Hurn (todos contando que en el colegio secundario se burlaban de ellos por sus cuerpos flácidos y ¿de dónde sacan esos nombres, eh?) o con otro de un tal John Burk arengando en contra de la “gente gorda y fea, salvo que tenga problemas de tiroides” y exigiendo que se lo adore “porque soy hermoso” (interrogado al respecto, Burk insistió en que “he cambiado la vida de millones de personas porque los he obligado a asumir su horror y a hacer algo al respecto”). Yo lo vi —y no soy gordo—, pero no me hizo cambiar en nada. De acuerdo, si alguna vez me gano la lotería contrataré a un instructor personal. Pero sería alguien más parecido al marine de Full Metal Jacket (Nacido para matar) que a los que aparecen en los rockumentales de Madonna con el evidente aire de haberse escapado de la chorus line de un musical de Broadway. Pero no creo que eso vaya a suceder nunca (lo de ganarme el Euro Millón). Así que me conformo —en la insomne y oscura noche del alma— con hacer zapping por los canales que ofrecen métodos milagrosos, mientras fanáticos religiosos con las pupilas dilatadas compran máquinas con nombres ominosos como Mega-Krunch (seguramente diseñadas por la Skynet que también fabrica a los Terminators que dominarán al mundo). Y no puedo dejar de maravillarme con esas fotos de paparazzi que nos muestran los bíceps de Arnold Schwarzenegger tal como están ahora (luciendo como algo pintado por Francis Bacon y, sí, lo mismo le pasará a Hugh “Wolverine” Jackman por haber vendido su cuerpo y alma a Marvel). Y paso de largo si me encuentro con algún episodio de Gym Tony (la sitcom española con récord de audiencia y más idiota de todos los tiempos, que transcurre dentro de un gimnasio). Después me levanto del sillón (que es muy bajo, lo que equivale a hacer algo de gimnasia, supongo) y voy al baño, y me miro a los ojos, y vuelvo a hundirme y a naufragar en la cama y a contar ovejas saltando sobre una cerca. Una, dos, tres… Nada más gratificante que ver a los otros —como ovejas— hacer ejercicio.


de sexo

especial

haciendo un curso de sexo oral

mi trío (imaginario) con Pé y bardem una semana como prostituta virtual los ping pong shows de Tailandia Cumplimos dos años, por lo que, además de la sesión de portada que seguro ya viste varias veces, quisimos hacer algo muy especial. ¿Hay algo más especial que el sexo? Estas cuatro historias nos dicen que no.

SOHOMEXICO.COM     55•SOHO


H A C I E N D O

U N

CURSO DE SEXO ORAL P O R CAROLINA DUQUE ARANGO

UNA PERIODISTA ASISTIÓ AL TALLER DE FELACIÓN MÁS FAMOSO QUE HAY EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK. EN ESTA CRÓNICA COMPARTE TODO LO QUE APRENDIÓ: UN ‘DOSSIER’ DE MAMADAS DIGNO DE ‘GARGANTA PROFUNDA’. TOMA NOTA, TE PUEDE SERVIR.

56•SOHO    SOHOMEXICO.COM 56•SOHO


H

ija, ¿qué harás ho y? — indaga mi mamá. —Una clase —le respondo tranquila. —¿Clase de qué? —De mamadas. —¡¿Qué?! —Sí. —¡¿Y cuánto te van a pagar?! Así transcurre mi segundo domingo en Nueva York: aprendiendo las técnicas más rebuscadas para hacer mamadas, perfeccionando el arte milenario de chuparla, con mis papás en Colombia imaginándose a su única hija estudiando todo tipo de felaciones. Más tarde gemiría como el motor de una camioneta Hummer mientras chupaba un plátano y me daba palmadas en la lengua al lado de una mujer tapada por un hiyab. Pero no nos apresuremos, para allá vamos. *** Mientras busco el metro para ir a mi clase de mamadas, me siento como Linda Lovelace, quien inmortalizó en sus películas porno a Garganta profunda. Atravieso la ciudad hasta Prince Street, en el barrio Soho. Hace un calor aberrante en la calle. El cielo azul se cuela por los edificios de hierro fundido de la Revolución Industrial, mientras me abro camino entre modelos, una cuarentona de ombliguera que pasea a su perrito y veinteañeros con pinta de maniquís de Polo Ralph Lauren. Paso por un restaurante italiano. Al frente, una mujer de hiyab amarillo con arabescos fucsia, púrpura y azul me mira. Jalo la puerta contigua y entro a Babeland, el sex shop y escuela de lujuria donde pronto me certificaré como una mamadora entrenada. Me recibe Avital, coordinadora de talleres. Es blanca, gruesa, sonriente. Tiene los ojos cafés y el pelo castaño y crespo. Dice que debo esperar un rato antes de entrar. Salgo y veo un aviso en la vitrina, sobre un vibrador de animal print, que dice: “Womanizer: placer bajo demanda”. La mujer del hiyab se acerca tímidamente y regresa. Ahí me doy cuenta de que será una de mis compañeras de clase. El sol tiñe de amarillo edificios amontonados y las nubes bailan al compás de “All of You”, de Cole Porter, que suena en el restaurante contiguo. Una tercera estudiante llega en sandalias de plataforma y un vestido negro minúsculo de espalda descubierta. Entra y, como yo, sale al segundo para esperar al lado de la mujer del hiyab. Luego aparece un par de “cuchibarbies”, seguidas por grupitos de veinteañeras y treintañeras de todas las razas y ropas. Todas entramos por fin al universo Babeland.

*** De no haber sido por el curso que me disponía hacer, que cuesta la módica suma de 30 dólares, nunca me habría interesado en el mundo profundo de las mamadas. Pero tenía que prepararme. Así que saqué mis dotes de investigadora y descubrí que todo empezó en la Antigua Roma. Según Thierry Leguay, autor de La fabuleuse histoire de la fellation (La fabulosa historia de la felación), mamar se consideraba un acto sumiso, el castigo a un criminal. Leguay rastrea también el origen del acto de chuparlo en Egipto: a Osiris, descuartizado por su hermano Iris, otro familiar, su mismísima hermana, le “sopla” vida chupándole el pene. La Iglesia católica considera las mamadas un pecado, mientras el islam y algunas culturas africanas las condenan porque la boca es un órgano sagrado: el de la palabra y la verdad. El Kamasutra considera la felación el ritual del “congreso oral”, y en Nueva Guinea, dentro de una sociedad de mujeres sumisas, los hombres jóvenes se lo maman a los adultos para adquirir virilidad. Volviendo a Leguay, el señor dice que 32 % de las mujeres dan mamadas por placer. Antes del curso, yo era parte del otro 68 %, el que lo considera algo violento y degradante, pero Rachel Venning, cofundadora de Babeland, me convenció de lo contrario: “Algunos sienten que el hombre es vulnerable con su pene entre los dientes —me dijo—, entonces, la habilidad de dar placer es muy poderosa”.

EN MI PUESTO ENCUENTRO UN PLÁTANO, UN CONDÓN Y UNA HOJA TITULADA EL ARTE DE LA MAMADA, QUE INCLUYE EL “TOP 10 DE TIPS PARA LA FELACIÓN”.

*** Mientras espero la clase, veo unas tangas azules que traen integrado un vibrador rosado y leo: “Mantente íntimamente conectado en la misma habitación o a través de largas distancias con este panty vibrador a control remoto”. Después me pierdo en un dildo en forma de S, con dos cabezas de siete centímetros y un kilo de acero frío e inoxidable. Busco una silla en las filas de atrás. Hay espacio suficiente para 35 alumnos. En mi puesto encuentro un plátano, un condón y una hoja titulada El arte de la mamada, que incluye el “top 10 de tips para la felación”. Mientras los estudiantes primíparos examinamos los bananos y tomamos vino blanco, aparece el primer hombre: un joven afroamericano calvo y de barba. Se me viene a la cabeza mi novio, ¿será que aprender a hacer una mamada puede transformarnos? Estoy perdida en esos pensamientos cuando llegan las dos maestras de la mamada. Cristina es una joven de pelo y ojos cafés. Lleva blusa SOHOMEXICO.COM     57•SOHO 57•SOHO


1 Babeland es una tienda de juguetes sexuales, en el barrio Soho de Nueva York, donde también dictan diferentes cursos sobre el tema. El de sexo oral cuesta 30 dólares y tiene cupo para 35 personas.

2 Aunque la mayoría de los asistentes a los talleres de felación son mujeres solas, van también hombres y parejas. Los alumnos practican cada ejercicio con un plátano o con un pene de goma.

EL PROCEDIMIENTO DE LA TÉCNICA SLAP HAPPY ES EL SIGUIENTE: HAY QUE SACAR LA LENGUA COMO SI EL DOCTOR LA REVISARA CON UN PALITO, ACERCARSE AL PENE Y DARLE PALMADITAS. oscura y una falda de tubo negra hasta la rodilla. Sonríe y nos cuenta cómo llegó aquí: “Tenía 18 años y no sabía de sexo, entonces vine a Babeland. Decía: ‘Algún día quiero trabajar aquí’, y ahora lo hago. Me encanta dictar talleres”. Tracy es asiática y tiene el pelo morado. Está vestida de shorts y un top estampado con rosas blancas y negras. “Me encanta dar mamadas”, dice, y pide que nos pongamos de pie. “Vamos a romper el hielo. La base del sexo es la comunicación, así que diré un par de palabras y ustedes van a repetirlas”. Hace una breve pausa mientras nos ponemos en silencio y grita de repente: —Cock! (¡verga!) —Cock! —respondemos en coro. —Pussy! (¡coño!) —continúa, con una sonrisa. —Pussy! —Titties! (¡tetas!) —Titties! —Queremos que se sientan cómodos y les sea funcional comunicarse en términos de sexo —dice Tracy para concluir el ejercicio. —Entre nuestros consejos hablaremos de comunicación —interpela Cristina—. Pero más importante es desmitificar: saber lo que a esa persona le gusta no es un misterio, así que tal vez deberías preguntarle. Otro mito 58•SOHO    SOHOMEXICO.COM 58•SOHO

es que las mejores mamadas son bien profundas, y no es verdad. Lo crean o no, se trata de multitasking. Es un taller de sexo oral, entonces, todo empieza por la boca: hablar de sexo, hacer el amor con palabras, comunicarse. Pienso en las veces que le he gritado insultos a mi novio y en lo bien que se ha sentido. Supongo que, como el sexo, el amor jadea, grita para consumarse. *** Tracy se amarra un strap-on (una especie de calzón con un pene de silicón pegado en el frente). Mientras, Cristina explica: “Las manos son geniales, porque pueden ser suaves o presionar”, y agarra el pene de goma para mostrar el handshake o apretón de manos. Para que sepan, la idea es pedirle al “receptor” que califique la presión y velocidad deseada de uno (mínima) a diez (máxima). Según Cristina, una vez sepamos lo que a nuestra pareja le gusta, involucramos la boca. Las maestras rotan un lubricante. Como niños pequeños, nos untamos los dedos y, entre risas, los deslizamos por el pene/plátano. Lo rodeamos con la mano completa y la movemos de arriba abajo sin tocar la cabeza: “La cabeza del clítoris es como la cabeza del pene —nos ilustran—. Para algunos, el contacto directo es intenso”. Y nos sueltan la primera técnica premamada, la Cascada: se agarra la base del pene, se desliza una mano hasta la punta y luego la otra, en un movimiento continuo y repetitivo. “El entusiasmo es la mitad de este taller”, dice Cristina. El entusiasmo es la mitad de la convivencia, pienso, mientras ella continúa con su lección: “Muchas personas olvidan las bolas”. Por eso, la base de la mano se mueve desde el perineo (el espacio antes del ano) hasta arriba. Detrás del perineo están la próstata y la vena, o rafe, que sube hasta la punta y es una parte muy sensible. Cristina dice que es bueno aplastar las pelotas suavemente para continuar hasta la cabeza. Pero ojo, la piel de las gónadas es muy sensible, entonces toca hacerlo con cuidado. El siguiente


1

movimiento en el pénsum de Babeland es el Texting: bajo la corona del glande, se empuja el prepucio y, con los pulgares, se chatea con la zona del frenillo; o sea, la “telita” que lo conecta. Las profesoras nos recomiendan que escribamos cosas lindas —ya sea por frenillo o por WhatsApp, cada uno verá— pero sin excedernos en el texto, porque podemos irritar el teclado, que en este caso es sensible. En cuanto a la velocidad, enfatizan en que puede ser despacio, como cuando uno escribe despacio en Facebook, o rápido, en modo necesito-llegar-ya-a-esta-reunión. ¿Y la lengua? La novedad es que también se debe chatear con la lengua, como en clave Morse. Según Cristina, “el arte de la mamada (y de la relación) consiste en incorporar cosas diferentes: labios, manos, lengua”. Así que destapamos nuestro condón y le aplicamos una buena capa de lubricante para practicar. Aprendo entonces que es sexy si uno empieza por la punta, con la boca como si fuera un chupo, y luego empuja hacia abajo. Mi pene didáctico ya fracturado ‘sangra’ banano batido. Algunas de mis compañeras de clase se carcajean con la fruta espichada entre las manos; otras chupan el condón como si necesitaran otro set de dientes. Al verlas, Tracy se entusiasma: “La gente ama cuando muestras que estás metido en el cuento. Es en parte el performance lo que hace buena la mamada. Sin fingir, averiguar lo que a ambos les gusta, mostrar confianza y entusiasmo”. Y, para enfatizar en el tema del entusiasmo, nos suelta la técnica Slap Happy. El procedimiento de esta “cachetada feliz” es el siguiente: hay que sacar la lengua como si el doctor la revisara con un palito, acercarse al pene y darle palmaditas. Acá, el lubricante es vital, porque “la saliva se seca”, y sin una ayudita líquida extra nada de Slap Happy; más bien, toca acostumbrarse a hacer maratones de Netflix todos los fines de semana. Pero acá la idea es no aburrirse, innovar, matar la monotonía; para eso está el método del tango. La idea es mover la cabeza lentamente, haciendo presión alrededor de la lengua. Si lo que queremos es que la chupada sea más sonora, nos recomiendan el Hummer, que consiste en hacer “huumm” sobre la corona de la cabeza, o el Lollipop, que se resume en chupar la cabeza y sacar la boca duro, como si estuviera jugando con un Bon Bon Bum. Y cuando uno piensa que ya lo sabe todo sobre el arte de la mamada moderna, Cristina y Tracy lo introducen

2

en los secretos del Head Banger, un verdadero performance, o un baile, no sé: con las manos en las caderas, usted menea la cabeza de arriba abajo. Y para terminar con broche de oro, al Deep Throat, el verdadero Garganta Profunda de Linda Lovelace: uno debe acostarse al borde de la cama, con la cabeza colgando y la garganta horizontal —y profunda—. El satisfecho “receptor”, de pie, “introduce el pene sin generar vómito”… gran detalle. *** —Algo más que puedes hacer con tu boca es comunicarte —remata Tracy—. Es uno de los consejos para cualquier cosa; puede transformar tu vida sexual y significa mucho para una relación. Te permite crear nuevas ideas, inspirarte. —Pregúntale lo que ha querido intentar, sus fantasías, lo que has hecho y le ha gustado —subraya Cristina—. Así obtienes lo que deseas, y al mismo tiempo estableces tus límites. Las conclusiones finales incluyen datos sociológicos sobre “la sociedad” y “la cultura”. Estas —dicen— nos han hecho creer que uno sólo será feliz si se siente cómodo hablando de sexo. Por eso, es clave tener citas sexuales, pero no necesariamente para mamarlo con elegancia y creatividad, también para hablar de ello fuera de la habitación. Ya dentro del cuarto, no sobra hablar sucio. Pero eso también requiere práctica, entonces no está mal ensayar con el espejo o con los platos mientras lava la loza. Me parece algo raro decirle “carechimba” a un plato, pero quién sabe, puede funcionar. Avital, la coordinadora, regresa. “Si tuviera un diploma en mamadas, se lo entregaría a todos”, nos dice con ternura. Después de dos horas de clase, aplaudimos a nuestras maestras y ellas nos agradecen por haber asistido. Mientras compro un set de lubricantes de varios tipos para las prácticas posteriores, las que no requieren un banano, oigo decir a más de uno de los alumnos que fue “una experiencia increíble”. Salgo y busco a mi novio. Lo abrazo. Pienso que el multitasking será difícil, pero no soy la única: “El hecho de que haya tanta gente en este taller significa que hay muchos que quieren comenzar la conversación”, recuerdo que dijo Tracy. Regreso a casa y hablo con mi mamá: —Hija, ¿cómo te fue en tu clase? —¡Bien! Hay tips interesantes para que ensayes. —¡Ay sí! —dice entre tímidas risas, como si fuera una de mis compañeras de clase, tal vez la del hiyab. Y no puedo evitar pensar que la boca, incluso la de mi mamá, es un órgano sagrado: el de la palabra, la verdad y el placer. SOHOMEXICO.COM     59•SOHO 59•SOHO


Mi

trío

con Pé y Javier Bardem 60•SOHO    SOHOMEXICO.COM 60•SOHO

Foto: Getty Images.

(imaginario)


La pareja española no es indiferente a la escritora Alma Delia Murillo, quien nos comparte —detalladamente— el sueño erótico que varios (as) han tenido, pero que pocos se atreven a reconocer. Por Alma Delia Murillo

Pienso en estas dos palabras: amor y libertad. Y de inmediato me hago consciente de los vergonzantes manoseos, ninguneos y vejaciones que les hemos hecho. No sé si haya vocablos más sobados que estos en el idioma español, de manera que aunque los había elegido para relatar lo que voy a relatar, mejor recurriré a la bellísima y mal ponderada palabra lujuria. Esta maravillosa voz viene de luxuria en latín que significa “lujo” y, aferrándome a ella como un mantra, planeo concentrarme en mi fantasía más ostentosa: tener un trío sexual con Javier Bardem ay-cosita-linda-papá y Penélope Cruz ay-cosita-rica-mamá. Para mí, ese par es de lo más estimulante: nunca planos, llenos de inclasificables ángulos, posibilidades y protuberancias.

Desde el bulto en la entrepierna de Bardem que tantas y tantos anhelamos en Jamón Jamón (1992), hasta la trompita mamadora de Pé y sus tetas soberbias, pasando por ese pátina de trigo tostado que ambos tienen y que les llena la piel de reflejos mediterráneos que gritan “cómeme”. Uf, ya empecé a calentarme. Cuando vi Jamón Jamón tenía 17 años y era virgen, una adolescente francamente ansiosa y pletórica de hormonas que lo único que pedían era que alguien me cogiera. Para decirlo finamente. Pero una no es toda hormonas, también están las neuronas, por ejemplo. Y las mías, además de tercas, en aquellos años eran pudibundas y no me atrevía a darme un buen revolcón con el noviecito en turno porque todavía me pesaban como lastre las

enseñanzas religiosas del hogar materno. Quién lo diría, alguna vez fui temerosa de dios, bendita la edad que me llevó a superar semejante tara. El caso es que vi la peli en una proyección especial que se organizó en la escuela de Arte Teatral donde entonces estudiaba y, mirando la escena en la que Bardem le chupa las tetas a Penélope y le dice que saben a sal, a aceite de oliva, a ajo y a jamón serrano, me mojé completa, y cuando se mete debajo de su vestido blanco para hacerle un cunnilingus, por nada me vengo ahí sentadita sin mayor esfuerzo que el de procurar unas discretísimas contracciones musculares. Ya saben cómo: así, apretando. Dediqué muchas de mis masturbaciones mozas a imaginar que yo, como la invitada de honor a un trío de lujo

SOHOMEXICO.COM     61•SOHO 61•SOHO


Dediqué muchas de mis masturbaciones mozas a imaginar que yo, como la invitada de honor a un trío de lujo faraónico, entraba en escena para departir vehementemente con Javier y Pé succionando, lamiendo, frotando y alternando para ser penetrada en embestidas bardemianas de furia carnal.

faraónico, entraba en escena para departir vehemente- pura lujuria en alta definición sin Apps, sin dispositivos mente con Javier y Pé succionando, lamiendo, frotando electrónicos, sin canales de YouPorn ni Serviporno. Todo y alternando para ser penetrada en embestidas barde- imaginado a pelo, como dicen en el rancho de mi madre. Mi primera vez no fue ni remotamente cercana a aquemianas de furia carnal. Será porque era la primera vez que, para mí, los cuer- lla quimera, mi único intento de trío sexual fue un evenpos de los actores en la pantalla tenían olor; será porque to fallido y tragicómico, pero incluso hoy, aunque ver a podría alimentarme el resto de mis días con jamón serra- Penélope y a Javier casados y con hijitos no es de lo más no y tortilla de patatas, o porque mi madre tuvo una tien- estimulante y aunque la cinta Vicky, Cristina, Barcelona da de abarrotes que olía un poco a todo lo que olía ese fil- (2008) no es ni de cerca el banquete carnal de bellezas me mezclado con canela, piloncillo y suero de queso. Será animales que fue Jamón Jamón, hay algo en ellos que me por lo que sea, pero pensar en los pezones color mora de sigue pareciendo brutalmente sexual. Me siguen rindiendo sus voces, sus melenas felinas, Penélope e imaginarme el rostro de Javier entre mis piersus rostros tan particulares que no se ajusnas me volvía loca, me entraban unas ganas tan a la típica cara hollywoodense, pero seré impostergables de ir al baño a tocarme o froSOHO honesta: son sus cuerpos lo que me resultó tarme sigilosamente bajo las sábanas hasta RECOMIENDA irresistible desde la primera vez que estutener un orgasmo que aguantaba calladita vimos juntos (¡já!). Porque claro que un trío para no levantar sospechas de mis calentucon Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre ras nocturnas. sería de lo más interesante, pero es que a él, ¡’Aydiomío’, estoy sudando! ni queriendo le hubiera encontrado el atracCómo lo disfrutaba. Podía reproducir en tivo, si la propia Simone decía que su Jean mi memoria y a la perfección las escenas de Paul tenía ojos de muerto; de pescado muerla película, los diálogos pero, sobre todo, poto, diría yo. día reproducir las sensaciones olfativas que LAS NOCHES Ya sé que a muchos Penélope les paretuve cuando la vi por primera y única vez. HABITADAS ce fea, y otros tantos dirán que Bardem es Pasaron los años y con ellos, por fortuEditorial el hombre de Cro-Magnon, pero cada quien na, esa patología llamada virginidad. EntonPLANETA sus preferencias. ces, hormonas y neuronas me hacían sentir Y si el orgasmo es de quien lo trabaja, diosa o mendiga, dependiendo del incauto no veo por qué no la elección de las herradel que estuviera enamorada (o enculada) mientas de trabajo también debería ser digna del más aben esas edades en que el síndrome de Werther nubla el soluto respeto. entendimiento por completo y sentimos arriesgar la vida Y aquí vuelvo a donde empecé: si el amor y la libertad con cada púber lleno de acné que nos jura amor eterno. no son, por más que hagamos alarde de ello, reales terriMe refiero a la edad de la pendejez dorada y, aunque estoy torios de expresión soberana, al menos que la lujuria sí perfectamente consciente de sus limitaciones, debo decir sea un derecho inalienable, transferible según el antojo y, que extraño esa capacidad para la fantasía, la certeza que sobre todo, inagotable. teníamos de que ciertos eventos sólo en nuestras elucuConfiemos, compañeros, en que los dos miembros rebraciones y sueños ocurrirían y que por ello nos les enqueridos para realizar algún trío o extravagancia inolvidatregábamos con la fuerza sensorial de una second life que ble no tarden en aparecer, la lascivia proveerá. no requería ni avatares ni nick name ni lentes de tercera Y hasta la lujuria siempre. dimensión: pura y dura actividad cerebral enfebrecida;

62•SOHO    SOHOMEXICO.COM 62•SOHO


U N A

S E M A N A

C O M O

PROSTITUTA V I R T U A L ¿CÓMO ES TRABAJAR EN UNA PÁGINA DE VIDEOCHATS ERÓTICOS? UNA PERIODISTA SE ATREVIÓ A HACERLO Y CUENTA, EN EXCLUSIVA PARA SOHO, DE QUÉ MANERA FUNCIONA EL NEGOCIO Y POR QUÉ DECIDIÓ, DESPUÉS DE UN EXITOSO DEBUT, NO DEDICARSE A ESTA PROFESIÓN. P O R N ATA L I E SÁ N C H E Z

64•SOHO    SOHOMEXICO.COM 64•SOHO

F O T O S : JORGE OVIEDO


A

bro el periódico, busco los clasificados, voy a la sección rosadita que siempre he mirado de reojo y me fijo en los avisos para adultos. Escojo un sitio que quede razonablemente cerca de mi casa porque no hay que perder la etiqueta, y si me van a picar en pedacitos, al menos que mi mamá no tenga que ir a recogerme en bolsas de basura a un potrero de otra localidad. Reviso testimonios de chicas que trabajan por internet, profesionales del videochat. Todas, felices con su trabajo: aman su horario y el montón de dólares recibidos cada semana a cambio del par de horas que dedican a la labor, desde la casa y sin contacto carnal. Esos beneficios son amplia y efectivamente publicitados por un articulado discurso femenino-progresista que las impulsa a salir adelante siendo sus propias jefas. Encuentro un sitio que se ve decente. Escribo un e-mail con una mezcla de datos falsos y verdaderos, y esa misma tarde me contacta Liliana, de Industrias Audiovisuales Szeves. Al día siguiente llego a una casa esquinera en el barrio Normandía, que según mi breve pesquisa es el Silicon Valley del videochat en Bogotá, Colombia. Es beige, de dos pisos, circundada por un patio que tiene una carreta adornada con banderitas neón, lo que, según me habían explicado, es el “santo y seña” para encontrar el lugar. Está rodeada por hogares repletos de viejitos que se asoman con perspicacia, a lo que más les da la nariz entre la reja, a ver a cada persona que llega a la casona esquinera con ventanas tapizadas en papel contact opaco. Cuando me planto a buscar un timbre, una multitud de vejestorios desdentados me mira entre curiosa y salivante. Una señora con aires de cuarentona se asoma desde una ventana del segundo piso. Un cepillo le sostiene el copete. Le digo que busco a Liliana, y no puedo evitar ponerle comillas en el aire al nombre. Sonríe al captar mi incomodidad y baja a abrirme. Desde la reja, se oye cómo le quita más de cuatro trancas a la puerta. Le lanza a los dinosaurios mirones su cara de flan, se excusa con una sonrisa que ni la senilidad de los 500 años que nos observan cree y me entra a empellones. El ingreso da a una escalera angosta. Apenas cabemos las dos en el recibidor. A la izquierda, casilleros y una sala con una cama que no parece para dormir; a la derecha, otra sala con otra cama, una sombrilla plateada de fotografía y algunos trípodes sin cámara. Subimos. El ambiente huele a Frunas. Nos sentamos en un pasillo con un escritorio minúsculo que hace las veces de oficina. Se acomoda el cepillo, saca una lima y, mientras se cuadra la uña del pulgar, sin mirarme me pregunta: —¿Eres virgen? Titubeo porque, aun cuando sabía que esta entrevista de trabajo no sería precisamente una prueba psicotécnica tradicional, tampoco esperaba que la primera pregunta fuera sobre mi “kilometraje”.

LILIANA ME REGISTRA EN LAS TRES PÁGINAS DE VIDEOCHATS CON LAS QUE SE TRABAJA EN LA CASA: LIVEJASMIN, STREAMATEMODELS Y MYFREECAMS, DONDE ME ASIGNAN EL APODO ‘LUCY MAE’. —Eh, creo que no —respondo. Ella, altamente entrenada en técnicas de interrogación femenina, alza la mirada sin dejar de limarse y, con la barbilla pegada al pecho, me pregunta más despacio: —¿En serio eres virgen? —En serio creo que no. Me hace un escaneo rápido. Decidí que una camisa negra y ajustada acompañada de una chamarra de cuero me hace ver lo suficientemente calificada como para aplicar a las labores de furcia. Pone cara de que me cree lo de la no-virginidad. De todas maneras, tengo suficiente delineador como para no ser mercancía en su empaque original. —¿Qué piensas de la prostitución? —pregunta. —Que al que trabaje le paguen. Se sopla las uñas con la suficiencia de una labor bien hecha. Le satisface mi practicidad. No hay más preguntas, su señoría. A través de las puertas cerradas de las habitaciones se cuela una música opaca. De pronto, se abre una caverna iluminada. Delante de unas cortinas furiosamente fucsia, sale una treintañera en un baby doll varias tallas más grande de lo que necesita. La chica, rolliza, con un manojo de pelo falso negrísimo hasta la cadera, de manos y pies de lechoncito, me sonríe tan pronto me ve. Liliana la reprende con un tono maternal: “Póngase la bata, que en cualquier momento llega Mohamed”. Entonces se devuelve y sale con un deshabillé (una de esas batas ligeras que las mujeres utilizan en lunas de miel y aniversarios) completamente SOHOMEXICO.COM     65•SOHO 65•SOHO


ACOMODO LAS LUCES, BUSCO MI MEJOR ÁNGULO. SONRÍO. ESCUCHO MÚSICA MIENTRAS BAILO PARA QUE LOS VISITANTES INICIEN LA INTERACCIÓN. abierto al frente. Liliana la felicita. Ella pone la expresión de quien ha recibido una carita feliz de parte de su profesora de kínder. La mujer está estucada en maquillaje. Me pide permiso para pasar, y puedo oler un splash frutal de farmacia combinado con una nota sutil del poso que queda en un envase en el que se ha fermentado caña. Abre la boca y, por su acento caleño, siento que estoy oyendo hablar a un naco. Se presenta: “¡Hola! Mucho gusto, me llamo Viernes”. Nos ofrece chocolate. Junto a la escalera hay una pequeña resistencia que calienta una olleta a punto de voltearse con cada beat de la música. “Ojalá que alcancemos a reunir la cuota para lo del microondas este mes”. Liliana procede a registrarme en las tres páginas de videochats con las que se trabaja en la casa: LiveJasmin, StreamateModels y MyFreeCams. LiveJasmin es “elegante” y no permite que las chicas aparezcan en pantalla sin sostén o desarregladas, y no pueden dejar la cámara sola, regla que todas cumplen a cabalidad, o de lo contrario la página impone una multa severa que se debita directamente de la cuenta de la infractora. StreamateModels es menos estricta y cuenta con un alto porcentaje de hombres que ofrecen sus servicios. Y MyFreeCams es una especie de se-vale-todo: hay hasta subastas de topless o escena lésbica. La nueva “funcionaria” debe abrir un perfil público en cada una de ellas. Ese es el gancho para atraer a los visitantes potenciales. Crear el perfil es igual que abrir una cuenta en Facebook, pero con un par de preguntas más: —Nombre: por si no se me ocurría ningún nombre interesante de cortesana, existe una lista sugerida por el sitio. Entre las opciones más populares están 66•SOHO    SOHOMEXICO.COM 66•SOHO

Shy Lovely (algo así como Adorable Tímida), Karissa, Bella, New Slutty (Golfa Nueva), Ebony (para las chicas color caramelo, preferiblemente), Hot Princess y mi favorito: Clitopatra. Si una no se está sintiendo especialmente creativa, puede optar por el nombre de bautizo y añadirle un sutil pero sugerente XXX. —¿Cuáles son tus turn-on? Mmmm… ¿El café? ¿Un Red Bull? ¿Los paseos por la playa? Para que los comensales no se desanimaran al ver un espacio vacío, me fui por la fácil y puse lo primero que me permitió mi asociación libre de ideas: cuero, mirar, rojo, heterosexual. Así, bajo presión, no soy una fulana muy creativa. —¿Cuáles son tus habilidades? Pensé en el infinito mercado persa que constituye mi espectro de capacidades sobresalientes. Se los dicté para que ella, que era la experta, escogiera cuál calaba como posible fetiche: puedo hacer una bomba de chicle dentro de otra, sé repujar en pergamino, puedo fingir hablar francés, recito de memoria un par de salmos, corro en tacones… y otros tantos con los que armamos un perfil que llenaría con gracia cualquier hoja de vida Minerva. El siguiente paso es la enseñanza práctica. Me presentan a Kat, una menuda belleza dorada con el cuerpo más magro de todo el vecindario. En sus tiempos libres es instructora de capoeira, vive a dos cuadras del trabajo y se metió en el negocio cuando tenía 18 años porque se enamoró de un mexicano, pero con lo que ganaba en su incipiente carrera como contadora nunca iba a poder visitar al charrito de su vida. Ella, la chica que facturaba más que todas (de dos mil a tres mil dólares mensuales, “depende de mi disciplina”), iba a ser mi maestra Yoda en los manejos de la comunicación y los clientes en el lupanar virtual. La primera lección es escrita. Me asignan un turno en una habitación dotada de un escritorio con computadora, una alfombra tan cochina que me es imposible descifrar su color original, un catre con un colchón de esos que la gente dona cuando hay desastres naturales y un juego de cama florido que debió pertenecer a una preadolescente peruana. Desde


el encuadre que ve el marrano —perdón, el “distinguido cliente”— se observa a la pelandusca virtual meciéndose, generalmente sentada en una habitación bucólica con cara de set de porno en Corabastos: de cortinas colorinches, con un camastro como de secuestro y un afiche del Divino Niño pegado en la pared. La primera página para probar es LiveJasmin o, como se llaman ellos mismos, “The World’s #1 Most Visited Video Chat Community” (la comunidad de videochat más visitada en el mundo). Me siento y abro una ventana de chat público donde muchos hombres entran a curiosear y a preguntar bobadas: “¿Hola, quién está ahí?”, “¿por qué no pones la cámara?”, “¿qué te gusta hacer?”. Si logro que algún individuo me pida un chat privado, empezarán a llegar los dólares a mi cuenta. Antes de pasar a la lección práctica de cómo poner la cámara, me presentan a la gerente financiera de la pyme: la Doña, dueña de un peinado cincuentero y una expresión digna de quien asiste a las escuelas de padres con ombliguera a recoger las notas de la mocosa que tiene (mal) tatuada en el antebrazo. Me dice que ya estoy preparada para maquillarme, no sin antes dejarme un par de enseñanzas breves de seducción, de las que rescato como información vital para cualquier otro trabajo: 1. “Todo tiene su ladito” y 2. “Si usted me enseña, yo aprendo”. Kat se sienta conmigo para ayudarme en la pintada de la cara. Su primer consejo, utilizar la cámara como espejo porque se

LA “MODELO” RECIBE 60 % DE LO QUE EL TIPO PAGA EN LA PÁGINA. EL 40 % RESTANTE VA PARA LA CUENTA DE INDUSTRIAS AUDIOVISUALES SZEVES. “come” el maquillaje. Y entonces entiendo por qué todas tienen la cara cubierta con tremendo pastillaje. Acomoda sobre la cama una caja con todos los “pantones” imaginables de sombras y labiales, que me abstengo de utilizar porque son propiedad comunal de todas las chicas de la mansión; prefiero usar el que llevo en mi cartera. Todas llegan carilavadas y se van carilavadas para dejar de alimentar las sospechas de los vecinos, a quienes se les tiene montado el cuento de que en esa casa funciona un call center. Apenas quedo como un personaje de Tim Burton, pero chusca para la web cam, inicia la fase del aprendizaje audiovisual. Para mi debut me han asignado un sobrenombre: Lucy Mae. Me registro en la página con mi perfil de prostituta a medio asar y me pongo en línea; mejor, la flamante Lucy Mae se pone en línea. Acomodo las luces, busco mi mejor ángulo. Sonrío. Escucho música mientras bailo para que los visitantes inicien la interacción. La música —reguetón, que produce ganas de bailar encima de una mesa; champeta, algo de salsa de cama— ha sido seleccionada cuidadosamente por Mohamed, el dueño del negocio, quien también hace las veces de ingeniero en sistemas. Moha, como le dicen cariñosamente, es un muchacho rubio, de aspecto siempre somnoliento, con cara de animal suave de 27 años que todavía parece no haber pasado por la pubertad. El primero que se reporta es un coreano que al ver que hablo inglés pide un privado y empieza a preguntar con insistencia por mis zapatos. En ese momento tengo puestos los tenis más roñosos de mi clóset, pero le describo unas serpenteantes botas negras que suben hasta la rodilla. Me ruega verlas. Desde afuera, la madame

me indica que se lo niegue, que lo mantenga más tiempo en el chat. Mientras más dure conectado, más es el estipendio para todos. La “modelo” —en la “oficina” nunca se menciona la palabra “puta”— recibe 60 % de lo que el tipo paga en la página; el 40 % restante va para la cuenta de Industrias Audiovisuales Szeves, que pone el cuarto, el escritorio, el computador, la cama, la olleta... Ahora, si la señorita decide trabajar desde su casa, la ganancia va toda para sus arcas. Así que, en aras del negocio, le aflojo al coreano descripciones muy técnicas sobre la suela, las tapas, el forro, la punta, el tacón de las botas, y logro entretenerlo durante unos buenos 37 dólares, de los cuales me quedo con 22. Hasta que empieza casi a llorar como un crío y yo termino con la tortura. —Ok, te las mostraré —le digo. Él agradece y reverencia como si le hubiese salvado a un hijo, y yo dibujo en una hoja un par de botas, le digo que se prepare y le muestro el garabato. Estalla en una carcajada, pero se desconecta de inmediato. Luego aparece un texano setentón que se llama Philip. Indaga un poco sobre el país, sobre mi edad, sobre el color de mi esmalte. Quiere saber si en mi casa hay agua, si mi mamá se dedica a lo mismo, si hago esto porque me dio pereza estudiar. Pide que pasemos a un chat privado y de entrada me pregunta: —¿Qué quieres que haga? ¡Coño, llamas a mi mamá prostituta y luego preguntas sin ningún respeto “¿qué quieres que haga?”…! Entonces le espeto: —Quiero que te metas el puño por el culo. —Ok, pero no sé cómo... Y yo, calibrando mal los alcances de mis poderes de dominatrix, le digo: —Pues aprende. Como entendí muy tarde que nadie se mete a un videochat de estos para mentir, mi primera prueba como profesional del oficio es indicarle a un gordo mal encaramado en un sofá el camino correcto de su puño a su intestino grueso. Lo suyo son las órdenes. Acudo a mis nociones más básicas de medicina y le indico que del afán no queda sino el cansancio. Primero lo elemental, un dedo. Con paciencia, vamos avanzando de falange en falange. Si el tipo afloja, yo pongo voz de mando y seguimos. De vez en cuando, tapo el recuadro de la cámara porque la cosa se está poniendo muy gráfica para mi gusto. Finalmente, Philip, sin más lubricantes que la severidad en mi voz, tiene la mano callejón arriba. Se desconecta 57 dólares después —de los cuales 37 son míos— sin que tenga oportunidad de asistirle la sacada. Que se sobe, que no hay pomada. Salgo de la habitación y el equipo me aplaude. Esa clase de proezas sólo son posibles con el lenguaje, y las mozas de la casa no manejan aquello del inglés. Como medida administrativa y pedagógica, Moha instaló un tablero afuera de las habitaciones SOHOMEXICO.COM     67•SOHO 67•SOHO


con una lista de términos de gran utilidad para ejercer la seducción y facilitar las transacciones, como “Hello, is it me you’re looking for” o “Ay sí, papi, I want more, qué rico”. Entre turno y turno hay esporádicas reuniones alrededor de la olleta para intercambiar consejos y chismear (y quejarse de la olleta). Aparte de Viernes y Kat, hoy están una profesora de kínder que se toca todo el tiempo los brackets y anda en una faja que se resiste a permanecer cerrada; la señora Érica, una matrona de piernas gordas aficionada a las pelucas, y una pareja que hace cámara siempre junta. Él es calvo, con ojos color tamarindo, y ella es una mujer de campo pelirroja con cara de holandesa que se ríe nerviosamente mientras me ofrece dos cosas: un líquido que reposa en una cantimplora y huele a ron, y un trío. Rechazo cortésmente ambas ofertas. Como sigo novata, inexperta, Liliana me manda a ver cómo trabaja Kat, que con 21 años es la que más réditos tiene. A esta altura de la experiencia, y con poco más de 70 dólares en mi puticuenta, pienso en que aquí pagan mejor que en cualquier medio de comunicación colombiano, así que mientras ojeo el antro desde donde Kat se hace someramente millonaria, maquino malévolos planes para seguir lucrándome gracias a tipos morbosos, como el vejete texano de la autocolonoscopia. Kat me conversa mientras atiende cuatro ventanillas al tiempo: envía emoticones de besitos y me cuenta que sus “novios” le envían giros y propuestas de fuga y matrimonio desde Nueva York, Chile y Guatemala. Se quita con entusiasmo la ropa, le gusta mucho bailar para la cámara. Tiene un cuerpo firme y bronceado. Es bastante menudita. Se para en la cama mientras me dice que su éxito se debe a una mezcla entre complacencia y creatividad. Yo estoy fuera de cuadro, mirándola desde una esquina. De pronto Moha, que ve todo lo que está pasando en cada cuarto y en cada chat desde un centro de control con varias pantallas, le avisa que se ha conectado uno de sus clientes habituales. Ella lo saluda y negocia en 80 dólares un combo de pollo. Como es muy común que los visitantes les pidan a las chicas que hagan ciertas cosas en cámara, como pintarse las uñas o maquillarse, imagino que es algún fetiche relacionado con comida. Por ahí no va el agua al molino. Mientras bailotea, saca de su clóset un pollo de hule: un ave de 68•SOHO    SOHOMEXICO.COM 68•SOHO

juguete con las alas pegadas al cuerpo, cuello largo, cabeza coronada por una cresta suavecita y un brillo casi de resignación en los ojos. Por petición del sujeto, uno de esos “novios” querendones que le consignan cariño en metálico, la chica empieza a —no me pregunten cómo— meterse el animal por una cavidad que estoy segura ni Dios ni la evolución diseñaron como bolsillo para pollos de hule. Tampoco me pregunten cómo, pero me resisto a salir de la habitación de un salto. Me quedo ahí, fingiendo normalidad para no interrumpir el show, porque ese acto se está ganado los 80 verdes completos y no voy a ser yo quien le arruine el jornal a Kat. Con cada milímetro de pollo adentro se esfuma más de mi mente la idea de hacer de esto una opción salarial: aunque no me ha ido nada mal, me queda claro que no tengo una ganzúa entre las piernas ni ninguna habilidad parecida que me ayude a ganar la atención de estos honorables caballeros con tan particulares peticiones. La revelación, que veo en los ojos del pollo cuando sale aún más aburrido de lo que entró, es que en este mercado tan competido no cabe una educación cristiana como la mía, que hizo que hasta bien pasada la adolescencia mi cuerpo permaneciera como un delicado misterio. Después de la sesión, salimos a tomar agua. Y Mohamed reúne toda su valentía para hablarle a Kat, saca del bolsillo un Choco Break y le dice: “Te traje el postre del almuerzo”. Ella se tapa los ojos y le da un beso en la mejilla, como si ambos tuvieran seis años y él no hubiese visto el show del pajarraco asustado. El amor tiene las formas más raras. El trabajo también.


70•SOHO    SOHOMEXICO.COM


Los

PING PONG SHOWS de Bangkok Por Miguel Botero Echeverri Un espectáculo que no muchos reconocen haber visitado, pero que mueve miles de dólares en Tailandia, en el que mujeres estallan bombas, destapan botellas y se lanzan dardos... con sus vaginas. SOHOMEXICO.COM     71•SOHO


Marchaba un tanto desgonzada al ritmo de la música electrónica local que más parecía el timbre de un celular viejo. Lo único que cubría su cuerpo era un sostén y unos calzones de encaje negros. Sus ojos, fijos en un lugar indeterminado detrás de la audiencia, se sumían en un rostro inexpresivo. Sin dejar de mirar al vacío detuvo su baile cansino, se bajó los calzones y, tras liberar la pierna izquierda, los subió hasta el muslo derecho donde los fijó con un nudo rápido. Ligeramente acuclillada y con las piernas abiertas, se llevó la mano al sexo y comenzó a jalar algo que salía de él. Sacó más de medio metro de un hilo en el que había ensartada una fila de hojas grises, cada una de unos tres centímetros de largo. Lo exhibió con el brazo extendido como un pescador su trofeo. Ante la confusión, o el escepticismo de los espectadores, cogió una página vieja de revista y la hizo flecos con el filo de una de las hojas.

REST & RECREATION La escena de las cuchillas es uno de los actos de un show que, como muchas de las cosas que hay en el sudeste asiático, viene de la guerra. Para ser preciso, viene de las vacaciones de los soldados que prestaban servicio militar obligatorio en la Guerra de Vietnam. Cinco días al año era todo el descanso al que tenían derecho: cinco días fuera de las selvas endemoniadas, 120 horas sin un rifle en la mano, cuatro noches 72•SOHO    SOHOMEXICO.COM

de música de bar en lugar del bramido de helicópteros y proyectiles. Entre los destinos posibles, nueve ciudades en diferentes lugares del Pacífico sur, estaba Bangkok. Un pacto firmado con Estados Unidos en 1967 había establecido la capital tailandesa como uno de los destinos de descanso y recreación para los soldados (Rest & Recreation). Joel Lee Russel, veterano de la Guerra de Vietnam, explica que los precios bajos de Tailandia y la disponibilidad de damas de compañía para cada soldado convirtieron a Bangkok en el destino preferido entre los militares solteros. Aproximadamente, 700 mil llegaron a la ciudad entre 1962 y 1976. El dinero que dejaron en los bares, restaurantes y burdeles excedió 40 % de los ingresos del país en exportaciones de aquellos años. Esa afluencia de soldados hambrientos de mujeres y vida nocturna causó un boom turístico. Todo un paraíso de antros, luces de neón, cocteles y sexo se creó en torno a las legiones de hombres arrojados a la guerra y sacados de las barracas para el descanso y el placer. La ardiente escena nocturna, bajo la fría lógica de la oferta y la demanda, requirió de poblaciones crecientes de prostitutas. Los nuevos ejércitos de trabajadoras sexuales se cultivaron entre las campesinas empobrecidas del norte del país; las ganancias de la prostitución superaban ampliamente las del trabajo agrícola. El aumento de mujeres que trabajaban en bares y burdeles se

vio acompañado por una transformación de los servicios mismos. Aparte de los más tradicionales como los masajes y las damas de compañía, muchos de los establecimientos comenzaron a ofrecer diferentes tipos de shows sexuales.

EL SHOW DEL PIMPÓN El Ping Pong Show es una presencia ineludible para el viajero que pasa por Bangkok. Algunos turistas rechazan de tajo la posibilidad de ver uno, mientras que otros lo consideran parte esencial del viaje. Todos oirán las tres palabras del título una y otra vez. Algunos conocidos mencionarán el espectáculo al enterarse del viaje, descripciones del mismo se encontrarán en blogs, y decenas de tailandeses pronunciarán las tres palabras por la calles de Bangkok con la naturalidad del mesero que anuncia el menú ejecutivo de cualquier restaurante de Bogotá. El tailandés que busca clientes para el show, como el mesero, tiene un menú, pero el suyo, en lugar de platos, lista los actos del espectáculo. Ítems como “Pussy Ping Pong” y “Pussy Open Bottle” encabezan una lista que no se entiende del todo hasta que se ve la función. En las noches, Khaosan Road es el cauce de cientos de turistas que recorren sin prisa los escasos e infinitos 400 metros de la calle. El viajero puede encontrar todo lo necesario bajo el ramaje de avisos luminosos que cubre el paseo peatonal: hostales,


salas de tatuaje, salas de masaje, salas en los cafés, cafés internet, puestos de artesanías fabriles, puestos callejeros de kebab, phad thai y panqués de plátano, casas de cambio, bares, discotecas y un etcétera inagotable. Es entre las luces y las músicas de esta calle que los vendedores de shows pescan a los curiosos con su pregón: “Ping pong, bum bum, girls”, gritan una y otra vez mientras le extienden su menú a los caminantes. El vendedor que nos detuvo a mis amigos y a mí estaba parado cerca de uno de los extremos de la calle. Nos mostró su menú y ofreció llevarnos al famosísimo show. Tras regatear un par de minutos y acordar un precio de 150 bahts (unos cuatro dólares) por el trayecto hasta el antro, el hombre nos condujo a un callejón paralelo donde tenía parqueado su tuk-tuk, uno de esos triciclos muy costosos para los locales y muy utilizados por los turistas a pesar de que el techo no deja ver nada de la ciudad durante el recorrido. Diez minutos más tarde, tras culebrear por el tráfico y cruzar varios semáforos en rojo en una carrera vertiginosa, entró a otro callejón y se detuvo ante un edifico, posiblemente el único de la cuadra que no tenía avisos luminosos en la fachada. “Ping Pong Show”, dijo sonriente y nos condujo a través de la puerta. En una antesala pequeña e intensamente iluminada, un tailandés salió de detrás de la barra, se nos acercó y nos pidió 350 bahts por persona (10 dólares). Vacilamos unos segundos en medio de una gavilla de hombres que hablaban thai. No había un solo occidental en la sala ni rastro de una palabra en inglés. Nos mirábamos entre los tres en busca de una expresión de aprobación o rechazo en nuestras caras. Mientras tanto, el portero pedía el dinero con insistencia. A punta de señas le pedimos que nos dejara asomar. No sé si esperábamos encontrar la confirmación de un público enloquecido o la amenaza de un cuarto oscuro. Lo que vimos fueron los rasgos de todo burdel: luces de neón, un bar, mesas y una tarima con tubos cromados. Pagamos la entrada, esta vez sin regatear, y nos dirigimos a la tarima que estaba rodeada de asientos a modo de ring de boxeo.

Adentro, el encuentro con los turistas, el aire acondicionado y las tenues luces azules disiparon la aprensión que me había producido la escena de la taquilla. El show ya había comenzado y, como para darnos gusto, nos recibió con el acto que lo titula. Una mujer estaba parada en un extremo de la tarima y, en el opuesto, a unos dos metros, había un vaso de vidrio. Con las rodillas ligeramente flexionadas y la pelvis proyectada hacia adelante, introdujo una pelota de ping pong en su vagina y, con una contracción de la misma, lo expulsó. La bola anaranjada rebotó en la mitad de la tarima y luego junto al vaso. Repitió la operación tres veces y, aunque no logró meterla al vaso, la distancia y precisión del lanzamiento le merecieron el aplauso del público. Terminó con una reverencia y se bajó para dar paso a la siguiente mujer quien, de acuerdo al protocolo de higiene y seguridad, preparó el escenario limpiándolo con un trapo raído que parecía haber pasado por las tarimas de los prostíbulos de todo el sudeste asiático. Bailó unos segundos y, al igual que su antecesora, se amarró los calzones en el muslo izquierdo. Una de sus compañeras le pasó una Coca-Cola. La mujer, de rodillas frente a la audiencia del flanco izquierdo de la tarima, metió el cuello de vidrio a su sexo y con un giro seco de la muñeca destapó la botella cuyo contenido agitado roció al público. Las risas se confundieron con los gritos de horror y los brincos de quienes estaban en primera fila. En adelante todo fue una sucesión de actos que involucraban la vagina de las trabajadoras de diversas maneras. No había entre ellos más preámbulo que el trapo y los segundos de baile. Lo de las pelotas era apenas una fracción del repertorio, y el nombre “Ping Pong Show”, un eufemismo cómplice, un título para sugerir un evento divertido e inocente. De las vaginas de esas mujeres, a quienes les calculo unos 40 años, salieron metros de cintas de colores, aire que apagaba las velas de un pastel, pinceles que escribían “Welcome to Bangkok” guiados por el movimiento de una pelvis indistinta, decenas de pelotas

SOHOMEXICO.COM     73•SOHO


De las vaginas de esas mujeres, a quienes les calculo unos 40 años, salieron metros de cintas de colores, aire que apagaba las velas de un pastel y pinceles que escribían “Welcome to Bangkok”. de ping pong ensartadas en una cuerda, una cerbatana que disparaba dardos contra unas bombas de cumpleaños, y los brillos grises de las cuchillas de afeitar. El único hombre que pasó por la tarima penetró a una de las mujeres sin desmontarla entre una y otra posición en una especie de acto de gimnasia sexual. En una obra de teatro, el público calla y observa. En el Ping Pong Show, pensé antes de verlo, el público es tan importante como el espectáculo mismo. Creí que encontraría turistas de mi edad riendo y gritando, el tipo de gente que esperaría encontrarse uno en una despedida de solteros gringa. Lo que encontré, imagino, se acercaba más al público que iba a ver el show de rarezas en el que Frederick Treves se encontró al Hombre Elefante. Mis amigos, salvo un par de madrazos de exclamación, no pronunciaron palabra. Las pocas risas que salieron de nuestras bocas se quedaron atrás en el primer acto. A mi izquierda había una rubia de unos 25 años que no hacía ningún esfuerzo por esconder su turbación; sus párpados replegados hacían juego con la mano con la que se cubría la boca. Al frente y a la derecha había varios grupos de turistas de diferentes edades que observaban desconcertados el show. Gritaban a carcajadas cuando les salpicaba Coca-Cola o se acercaba una de las mujeres a pedirles que metieran un billete por donde acababa de salir volando una pelota. No esperamos a que el show se acabara para irnos porque no se iba a acabar. Al acto final le siguió inmediatamente el primero; la mujer se volvió a montar a la tarima y trató de meter la bola de ping pong en el vaso. Contrario a lo que pensábamos, no habíamos corrido con suerte al entrar justo en el primer acto. Simplemente, habíamos llegado en un punto cualquiera de un show que se repite incesantemente hasta el amanecer como un loop. Mientras la mujer volvía a arrojar la pelota al vaso, nos pusimos de pie, apuramos la cerveza que nos habían dado con la entrada y salimos a buscar un tuk-tuk para volver a la zona de nuestro hotel. Ya habíamos tachado en nuestras listas el requisito turístico de la prostitución tailandesa.

LA POSGUERRA Khaosan Road y el Ping Pong Show son escenarios de posguerra. No me refiero a edificios en ruina y niños famélicos. Me refiero a una posguerra mucho más sutil, una posguerra agazapada tras las luces, los bares, los puestos de comida callejera y las puertas de los prostíbulos. Todos los turistas que pasamos por Bangkok somos herederos inmediatos de los militares estadounidenses que luchaban en Vietnam y vacacionaban en el paraíso vecino. En 1975, tras un informe del Banco Mundial sobre la necesidad del gobierno tailandés de apalancar su estrategia de importaciones en el turismo, este último implementó el Plan Nacional de Desarrollo Turístico. Los asientos de los bares y burdeles aún seguían calientes tras la retirada de los militares cuando pasaron a ser ocupados por los turistas. El Secretario de Defensa de Estados Unidos al momento del establecimiento del tratado de Rest & Recreation, y el presidente del 74•SOHO    SOHOMEXICO.COM

Banco Mundial al momento de la implementación del Plan Nacional de Desarrollo Turístico son la misma persona: Robert McNamara. Así que la idea de que la prostitución actual sea el resultado indeseado e imprevisto de los incentivos al turismo es, en el mejor de los casos, inadmisible. Por el contrario, ha sido el gancho que ha atraído a millones de turistas a las costas tailandesas. Según cálculos de la Organización Mundial del Trabajo, la prostitución representa entre 2 y 14 por ciento de las economías de los países del sudeste asiático. Si algo ilustran las estadísticas de la prostitución en Tailandia es el desconocimiento de sus dimensiones. Dos estudios alrededor del año 2000 arrojaron cifras de la cantidad de mujeres prostituidas en el país. Mientras uno, de la Universidad de Mahidol en Bangkok, fijó el número en 200 mil, el otro, del Centro para la Protección del Derecho de la Infancia, concluyó que eran dos millones de mujeres las que trabajaban como prostitutas. En lo que ambos estudios concuerdan es en fijar entre 35 y 40 el porcentaje de estas trabajadoras sexuales que son menores de edad. Las cifras de los ping pong shows, una de las atracciones sexuales más célebres, son escasas, y su historia, desconocida. Una de las pocas luces sobre el asunto es una serie de reportajes de Deena Guzder, periodista neoyorquina que investigó estos espectáculos para el Pulitzer Center on Crisis Reporting. Entre las mujeres que entrevistó no sólo encontró casos de enfermedades y lesiones serias ocasionadas en los shows. Escribió también sobre actos que hacen que los que describo parezcan una versión para menores de edad. En algunos shows, las mujeres introducen en sus cuerpos peces, tortugas, anguilas y aves. Estos espectáculos, dice, carecen de todo erotismo y son, en cambio, expresiones de lo que la autora feminista Catharine McKinnon llama pornografía de la tortura. No son actos de seducción y sensualidad lo que presenciamos los turistas, sino escenas de perversión que, aunque parecen ser curiosidades de la exótica cultura tailandesa, nacieron específicamente para entretener a los soldados y turistas occidentales. ¿Y las mujeres que pasaron por la tarima mientras yo, al margen, observaba? Probablemente provenían de las zonas rurales del norte o de Camboya, Laos y Myanmar, los vecinos más pobres de la región del Mekong. Algunas llegaron por iniciativa propia, otras atrapadas en la red de tráfico humano que cada año mueve entre 200 mil y 400 mil personas por el sur de Asia. Unas y otras trabajan por menos de 200 dólares mensuales, y la gran mayoría usa la totalidad de su dinero para tratar de pagar las deudas que han adquirido con los administradores del bar a razón del cuarto y la comida que éstos proveen. Todas están presas en un sistema de deudas esclavista, en una ciudad desconocida y bajo el mando de proxenetas abusivos. Deben trabajar alrededor de 70 horas semanales, sus cuerpos, hechos una curiosidad, y su sexualidad, un cúmulo de actos impactantes para la diversión de los turistas. Y mientras nuestro viaje sigue, termina y nos devuelve a nuestras ciudades, allá en Bangkok el loop del Ping Pong Show se reproduce una y otra vez en busca del amanecer.


MUSIC_SHOULD_BE_LOUD MIÉRCOLES_8:30_DE_LA_NOCHE

NUEVOS PROGRAMAS

GUD_NITE

MARTES_10:00_DE_LA_NOCHE PMCANAL5.COM


ZONA CRÓNICA

76•SOHO SOHOMEXICO.COM 76•SOHO    


VISITA GUIADA AL PUEBLO DE

BREAKING

BAD

Texto y fotos: Carlos Velázquez

El escritor norteño Carlos Velázquez es un verdadero fan de la serie que contó la historia de Walter White. Este es un recorrido por el lugar donde se gestó una de las producciones televisivas más importantes.

EL CIELO DE ALBUQUERQUE Desde el final de Breaking Bad no puedo escuchar “Baby Blue”, de Badfinger, sin echarme a llorar. Me resulta imposible no pensar en Walter White: es el soundtrack que acompaña la caída de Heisenberg. A pesar de ser del norte los cielos que aparecen en la serie de Vince Gilligan, me parecían irreales. ¿De verdad existen?, me preguntaba en cada capítulo. Por lo que pretendía arribar a Albuquerque, Nuevo México, con la luz del día para atestiguar con mis propios ojos la existencia de ese azul tan peculiar como el de la meta que fabricaba el profesor de química. Sin embargo, llegué a Nuevo México de noche, pero apenas el taxi se internó en la Avenida Central, “Baby Blue” comenzó a sonar en mi cabeza. Albuquerque no me recibió con uno de los cielos de Breaking Bad o de Better Call Saul (el spin-off basado en Saul Goodman), pero sí con un sonido. A eso suena Albuquerque, a nostalgia. El motivo por el que visitaba la ciudad no era otro que realizar el Braking Bad Tour: un paseo por distintos sitios donde se filmó la serie. A diferencia de otras, como por ejemplo Los Soprano, para Breaking Bad no se construyeron sets especiales: se filmó en distintas

propiedades de Albuquerque. Se rumora que a los propietarios de la casa de Walter White se les pagó 50 mil dólares por permitirles utilizar la finca por todas las temporadas. A diferencia de lo que imaginaba, Albuquerque, sin ser la capital del estado, es una ciudad importante. Casi la totalidad de bandas de rock que se encuentran de gira tocan ahí. Cuenta con un circuito de estupendos bares en la Avenida Central. Se presume que la escena en que Romeo Dolorosa secuestra a los dos gringos en Perdita Durango (1997), la cinta de Álex de la Iglesia, se filmó en esa calle. Además, cuenta con un excelente programa de escritura en español en la Universidad de Nuevo México. El clima es agradable. Soleado y caluroso en el día, pero fresco por la noche. Se come bien. Y el albuquerquense es bastante educado. Es sumamente amable. No hace distinciones de ningún tipo. Te trata de la misma forma si eres blanco o moreno. Como muchas otras ciudades estadounidenses, posee una alta población de adictos a la heroína. Tras dejar mi maleta en la habitación, salí a buscar algo para cenar. En un paso a desnivel que atraviesa la Avenida Central vi a una yonqui inyectándose en la vena. SOHOMEXICO.COM     77•SOHO 77•SOHO


Se rumora que a los propietarios

de la casase lesdepagoWalter White 50 mil dolares

por permitirles utilizar la finca por todas las temporadas. Al amanecer constaté que los cielos de la serie eran reales. Fue como entrar en la pantalla. Recorrí en taxi todo el camino hasta Oldtown, la parte más antigua de la ciudad, un complejo de casas achaparradas de estilo amerindio. Soy miembro de una nueva religión. Así como miles de personas viajan cada año a Roma para ver al Papa, o a Cleveland para acudir al Salón de la Fama del Rock & Roll, otros tantos cientos peregrinan a la Nación Braking Bad para realizar el tour. No sólo mexicanos y gringos, también hay excursiones de distintas nacionalidades: suecos, rusos, etc. La fecha de mayor afluencia es el 16 de marzo, declarado el Día Mundial de Breaking Bad. Si en un principio los albuquerquenses se avergonzaban de la serie porque se asociaría la ciudad al narcotráfico, ahora se enorgullecen de ella. Y la explotan al máximo. Se lucra con la leyenda de Walter White.

'THE CANDY LADY' Mi propósito consistía en realizar el Breaking Bad RV Tour. El recorrido se realiza en una RV (el vehículo donde cocinaban la meta) similar a la empleada en la serie para vivir a tope la experiencia BB, pero sólo cuenta con capacidad de 15 plazas, por lo que es indispensable realizar una reservación a través de la página web. Como no alcancé lugar, me dirigí a The Candy Lady Tour. La dulcería, ubicada en el 424 de la calle San Felipe, en el mismo Oldtown, es célebre mundialmente por fabricar la metanfetamina de utilería usada en la serie. Los cristales azules, invento de Heisenberg, son dulces encargados especialmente 78•SOHO    SOHOMEXICO.COM 78•SOHO

a The Candy Lady, que ha vendido más de 30 mil bolsitas de meta de caramelo. La pequeña tienda ofrece una variedad de souvenirs que van desde postales y mandiles, hasta dulces y llaveros alusivos a la serie. Por 75 dólares, dos amigos y yo contratamos The Candy Lady Tour. Nos treparon sólo a nosotros tres en una limusina que nos daría un recorrido de una duración aproximada de tres a cuatro horas por las locaciones de Breaking Bad y de Better Call Saul. Aunque no fuera montado en un remolque RV, el tour de la dulcería era mejor opción. No competiríamos por el mejor lugar dentro del vehículo con nadie. Pero lo más importante: la RV, debido a que transporta a 15 personas, no se detiene en cada locación para que los “breakingbadlievers” desciendan a tomar fotos, sólo en algunas, esto debido a las quejas constantes de invasión por parte de los dueños de las propiedades. Los tours son una iniciativa independiente. No tienen relación con los propietarios de las fincas. Mientras aguardaba con la limusina trato de rockstar, di un paseo por Oldtown. A sus espaldas se encuentra el Museo de Arte e Historia de Albuquerque, que exhibía la exposición Killer-Hells: The Art of the High-Heeled Shoe, una inquietante muestra de diseños de zapatillas de tacón de varios artistas de distintas partes de Estados Unidos y algunos de México con tacones de plataforma, de teibolera, de femme fatal, de sadomasoquista, etcétera.

'BREAKING BAD TOUR' Earl, el conductor de nuestra limusina, era nieto de una mexicana, pero no mascaba nada de español. Así

que nos comunicamos en “totacho”. Tirar “totacho” significa hablar en inglés. El cincuentón calvo se había desempeñado como doble de riesgo para películas de su juventud. Como el albuquerquense promedio, adora la serie y alberga una alta esperanza de que los rumores que corren sobre una posible película basada en ella se concreten. Supuestamente, la cinta arrancaría justo en el momento exacto en el que Jesse Pinkman huye, pero no se descarta la aparición de Walter White. Porque Earl, como muchos fans, asegura que el final de la serie es ambiguo en cuanto a la muerte de Heisenberg. Para muchos continúa con vida. Nuestra primera parada fue en la casa del hermano de Saul Goodman, todavía Jimmy McGill, memorable por la escena en la que Chuck McGill toma el periódico de la vecina, lo que desata la consiguiente intrusión de la policía en su hogar. De ahí nos trasladamos a uno de los templos contemporáneos más venerados por los creyentes: la casa de Jesse. Sí, la misma donde se corrían sus juergas de crack y jugaba videojuegos. Vi con mis propios ojos ese santuario, ubicado en el barrio de Albuquerque Country Club. Alentados por Earl descendimos de la limo negra para sacarnos unas fotos. El único requisito era no pisar el césped para no enfadar a los dueños. La fachada continúa intacta. Tal y como la observamos en la serie. Pero el costado, donde estacionan por primera vez la RV que compra Walt, ha cambiado. Ahora le han construido una cochera. Nadie salió de la finca durante nuestra intrusión, pero alguien se asomó por una cortina, probablemente maldiciéndonos.


Después hicimos alto en Dog House, un establecimiento que expende hot dogs. Aparece unos breves momentos en un capítulo antes de los créditos. La siguiente parada es la casa de Tuco, el narco de la primera temporada. Situada en el 906 de Park Avenue, es un pequeño depa encima de una cantinita protohipster. Cuenta con unas mesas en la acera, en la que las personas se sientan a leer o a beberse una chela. De ahí nos detuvimos en el Café Lush; quizá no esté en la mente de todos los fans de la serie, pero es la esquina donde Jimmy McGill pacta con los patinetos para que finjan un accidente en Better Call Saul. El recorrido hasta este punto es algo convencional, excepto por la visita a la casa de Jesse, pero el paraje siguiente comienza a introducir los high lights del paseo. La caseta de estacionamiento donde trabaja Mike en Better Call Saul es uno de los mejores sitios del tour. Evoca la historia detrás de Mike: cómo se conocieron él y Saul Goodman. Todo explicado en el sexto capítulo de Better Call Saul, un episodio puro y duro, como Breaking Bad. “Déjame morir”, le dice Mike a Walt después de que éste le disparara y Mike se fuera a un río a morir. De los mejores diálogos creados por Vince Gillian y su crew. La estación adelante es Civic Plaza, el lugar donde Walt pretende secuestrar a Jesse, para después avanzar al patio de remolques donde se escondió la RV varios capítulos. Camino a ese sitio se puede admirar la estación abandonada de trenes de Albuquerque, un sitio que parece haber sido bombardeado. Nuevo México es el quinto estado más extenso de Estados Unidos. Comparte territorio con importantes reservas indias, tanto de apaches como de navajos, los verdaderos dueños de Albuquerque, presume Earl. Pero a pesar de ello no se ve a ninguno por el freeway manejando una troca. Pasamos a gran velocidad a un lado del espectacular que se usó en Better Call Saul. Obvio no ofrece los servicios de Jimmy McGill, pero es un excelente preludio para lo que sigue.

LOS POLLOS HERMANOS Existen varias sucursales de Twisters, pero la situada en el 4275 de Isleta Bulevard fue la elegida para operar en la serie como Los Pollos Hermanos. No, no expende pollo frito, asado o empanizado. Se venden desayunos y burritos. Su decoración no obedece a motivos de la serie, pero sí conserva el logo de Los Pollos Hermanos en una de sus paredes. A la salida hay un cuadro de Breaking Bad. En el mítico lugar donde Walt tomaba asiento para negociar con Gus, nunca falta un comensal, siempre alguien toma un refresco o come u hojea un periódico. El RV Tour incluye un desayuno en Twisters, la limo no. Pero no vale la pena, es mejor comerse una

hamburguesa en Holy Cow en Avenida Central. Los vasos de Twisters no están rotulados con el logo de Los Pollos Hermanos, lo que los convertiría en un verdadero tesoro. No podía creer lo que mis ojos veían cuando la limo se detuvo. La casa donde Walt deja morir a Jean Margolis, la novia de Jesse. Asentada en el 325 de Terrance Street, es una propiedad gemela. ¿Recuerdan que su padre vivía en la puerta de al lado? Lo más shockeante es que se encontraba en renta. El letrero de “rental information” me despertó unas ganas de mudarme a Albuquerque esa misma semana. No bromeo si aseguro que lo medité varios días. No habíamos terminado de retratarnos cuando un par de sujetos, mexicanos, también comenzaron a “selfisearse”.

NIDO DE YONQUIS El Motel Crossroads, que evoca la canción de Robert Johnson del mismo nombre, es el único sitio donde no pudimos detenernos. Según Earl, la dueña era excesivamente hostil y apenas hiciéramos alto anotaría las placas y llamaría a la policía. Le molestaba la fama que la serie le había acarreado a su negocio. Se había convertido en un nido de yonquis. No le rentaba habitaciones a cualquiera. A nosotros, por ejemplo, afirmó Earl, con la pinta que tenemos se hubiera negado a alquilarnos. Tomamos fotos con la limo en marcha. En la serie, una habitación es rentada por Jesse para encerrarse con una prosti a correrse una juerga de meta en el 1001 de la Central N.E.

'CARWASH MISTER' En la serie, el A1A Car Wash, donde trabajó Walt en la primera temporada y que terminaría por comprar para lavar dinero, está situado en el 9516 de Snow Highs. No conserva los mismos colores de la serie, pero la construcción es la misma. Aquí, el tráfico de fans es más pronunciado. Al encontrarse en un bulevar, decenas de coches se detienen todo momento para sacarse fotografías con el negocio a sus espaldas. Los propietarios del autolavado son más flexibles en cuanto a la permisividad con los fans. Te permiten incluso la entrada al lugar. No importa que no vayas a contratar el servicio, y seas de la ciudad o visitante. Se sienten orgullosos de que la serie atraiga tanto la atención sobre Albuquerque y sus edificios.

EL GRACELAND DE LAS SERIES DE TELEVISI0N Atisbar la casa de Walter White es como lo fue en su momento visitar la de Elvis Presley: la casa de Heisenberg es la nueva Graceland. El 3828 de Piermont Drive, esquina con Orlando, es un sitio mágico. Afuera se encuentra una patrulla estacionada permanentemente. Esto debido a la incontable

Asi como miles de personas viajan cada ano a Roma para ver al Papa

o a Cleveland para acudir al Salon de la Fama del Rock & Roll,

otros tantos cientos peregrinan a

la Nacion Breaking Bad para realizar el tour. SOHOMEXICO.COM     79•SOHO 79•SOHO


Quien dice que la poesia no deja.

Losestan articulos de Breaking Bad alcanzando escandalosamente la codicia de los coleccionistas.

cantidad de peregrinos que se apostan afuera de la propiedad todas las épocas del año. Franquean la puerta de entrada tres letreros de advertencia, que invitan a que te alejes. La patrulla está ahí porque cuenta la leyenda que la gente acudía a la propiedad a bombardearlos con pizzas, en alusión al capítulo en el que Walt sale a la banqueta con una caja de pizza, y en un arranque de encabronamiento la avienta y se queda pegada en la azotea. Menos mal que nadie tiene acceso a partes de avión o a cuerpos, si no, sin duda los arrojarían. De 1973 hasta aproximadamente 2014 o 2015, la propiedad pertenecía a Frances y Louis Padilla, un matrimonio de sexagenarios jubilados. Según Earl, la casa había sido vendida. Poco se sabe de los nuevos dueños, del todo creíble si tomamos en cuenta que el mes de agosto de 2015 se anunció a la venta la casa de Jesse Pinkman en Country Club, la que conocimos al inicio del recorrido, en 1.6 millones de dólares. La edición de Hojas de hierba , de Walt Whitman, que fue usada en la serie, se subastó en 65 mil dólares. Quién dice que la poesía no deja. Los artículos de Breaking Bad están alcanzando escandalosamente la codicia de los coleccionistas. No existe fan from hell que no se plante afuera de la construcción. En los cinco minutos que pasé en su exterior se detuvieron como cuatro o cinco coches. Y tras ellos una nueva patrulla de la policía. La casa de Walter da tanto trabajo como los yonquis del condado.

'BETTER CALL SAUL' Después del subidón de adrenalina que significa contemplar la finca White, la próxima locación es un respiro: se trata de la lavandería, bajo la que, según la ficción, se encuentra el laboratorio de meta. Cuando descendimos de la limo la reconocimos. No había duda de que se trataba de ella, pero no pudimos observar nada más que su patio. Era domingo por la media tarde y se encontraba cerrada. Sólo alcanzábamos a atisbar a través de la reja carritos de lavandería por los que perfectamente podría haber escapado “El Chapo” Guzmán en su primera fuga. Cuando menos lo tenía presente, arribamos a una pequeña plaza comercial. Dentro, en el 9800 de Montgomery Bulevar, se asienta un sport bar que fuera la oficina de Saul Goodman. Para los adoradores de la serie, es el equivalente de haberse topado con una mina durante la fiebre gambusina. La fachada no conserva el letrero con la leyenda “Better Call Saul” en letra manuscrita, pero se reservó algunos detalles. La entrada 80•SOHO    SOHOMEXICO.COM 80•SOHO

al bar preserva los letreros de la oficina del abogado: “Saul Goodman. Attorney at law. (5055) 165-Call. Walks-ins Welcome”. Y más hacia la derecha, a unos centímetros de un neón de open, se encuentra en mayúsculas la palabra “SAUL”. El bar es un paraíso para los bebedores de cerveza. Cuenta con una larga fila de grifos de esa bebida. Mis acompañantes y yo no resistimos la tentación y Earl nos permitió bebernos un par de chelas. Algo que en el RV Tour era impensable. Por la noche tocaba un grupo cóvers de rock. Y Earl se dedicó a platicar con el guitarrista de la banda mientras hacía el soundcheck. Era amigo de Earl. Despaché una Shiner Bock de barril y una Samuel Adams Ambar. Pagamos la cuenta y volvimos a la limo. El recorrido, pactado para una duración de tres a cuatro horas, nos llevó cinco. Sobra decir que no sólo fue un tour por la serie, lo fue también por Albuquerque, porque conocí toda la ciudad por añadidura. La leyenda presume que el primer lugar en el que pensaron para rodar la serie fue California. Me apuesto el pellejo a que sin los cielos de Albuquerque y sin el paisaje desértico, no habría sido lo mismo.

'THE END OF THE ROAD' Earl se disponía a depositarnos en The Candy Lady, donde había iniciado nuestra travesía. Le pedimos por favor que nos bajara en Central Avenue, donde se encontraba nuestro hotel. Accedió con un desborde de amabilidad y le dimos una propina, se la había ganado. Fue el mejor lazarillo al que se puede aspirar en un tour Breaking Bad. Descendí de la limo con sólo una espina clavada: me habría encantado conocer el paraje en el desierto donde Walt había escondido su dinero. Y quizás el asilo de ancianos donde Heisenberg asesinó a Gus Fringe. Pero fuera de esos dos destinos, me sentía bastante satisfecho. Earl nos condujo por la Avenida Central, pasamos por fuera de Launchpad, una salita de conciertos mítica, donde han tocado bandas inmortales como Pavement, Melvis, etcétera. Albuquerque no es tan cara como otras ciudades de Estados Unidos, así que nada como concluir el tour con unas buenas chelas. Al día siguiente partí hacia El Paso. En mi cabeza comenzó a sonar “Baby Blue”. Sentía que acababa de visitar la tumba de Tutankamón. Acababa de registrar con mis propios ojos uno de los monumentos más fascinantes que ha creado la cultura contemporánea.


Fotos: CreditoLomo

81•SOHO

SOHOMEXICO.COM     81•SOHO 81•SOHO


ZONA CRÓNICA


de la

Por Ana Paula Tovar La periodista Ana Paula Tovar se reunió en Nueva York con Félix Sánchez de la Vega Guzmán, el llamado Rey de la tortilla, para que le contara cómo

Ilustración: Érika Argüello/@el1000changos.

ha sido levantar su imperio tortillero en la Costa Este de Estados Unidos.

E

s sábado a mediodía y Félix Sánchez de la Vega Guzmán, de 70 años, tiene una cita en el Bronx. Félix conduce una camioneta negra y se detiene a cargar gasolina en el Upper West Side. “Twenty dollars”, dice en un inglés machucado, y el empleado no le entiende, Félix repite la cantidad, saca el billete y paga. Avanzamos hacia el norte por Manhattan, con dirección al Bronx. Al pasar un tope, un fajo de billetes —que estaba atorado en el visor— cae sobre la cabeza del llamado “Rey de la Tortilla”. En 1992, la revista Forbes publicó un amplio reportaje sobre Félix Sánchez en el que lo apodó “El Rey de la Tortilla”, sobrenombre que lo hizo famoso. Han pasado 23 años y sigue siendo el líder en ventas de varios productos mexicanos en la Costa Este de Estados Unidos. Cada vez hay más competencia y también más mercado: casi

un millón y medio de mexicanos (poco menos que la población de Querétaro) en la llamada zona triestatal —como se conoce a la zona conurbada de la ciudad de Nueva York y que abarca los estados de Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York.

De Puebla a Nueva York Félix nació en 1945 en Piaxtla, Puebla, una cabecera municipal con poco más de cinco mil habitantes. Estudió hasta quinto de primaria porque no había más. Su niñez la pasó con su abuela, sustituta de su padre y madre, con quien tuvo su primer contacto con las tortillas: hechas con masa de maíz nixtamalizado que se conseguía en el molino del pueblo, torteadas a mano y cocidas en un comal sobre leña. Félix abandonó sus estudios porque no tuvo otra opción y comenzó

SOHOMEXICO.COM     83•SOHO


ZONA CRÓNICA

a trabajar con sus tíos; uno comercializaba ropa, y el otro, sombreros. Iban a vender la mercancía a algunos pueblos vecinos, como Progreso y Tecomatlán. Debido a la falta de oportunidades, los muchachos de Piaxtla comenzaron a partir, incluido Félix, quien se mudó a la Ciudad de México donde fue taxista. Cuando volvía al pueblo empezó a ver que otros jóvenes regresaban del otro lado, bien vestidos, conseguían novias y se volvían a ir. Félix quiso probar suerte. Con visa de turista voló a San Antonio, Texas, en 1970, y luego viajó en autobús hasta Nueva York. Primero lavó platos en jornada de ocho horas en un restaurante, con un sueldo de 68 dólares semanales. Así empezaban todos. Pero sólo duró un par de semanas ahí, no le gustaba. Entre plato y plato preguntaba a sus compañeros sobre otras opciones y pronto consiguió empleo instalando mallas ciclónicas para empezar a ganar unos 100 dólares semanales. La aventura duraría, supuestamente, seis meses, pero se extendió por algunos años. Un día, Félix caminaba por el antiguo Bronx Terminal Market, que llegó a ser el mayor distribuidor de productos latinos en Estados Unidos, y compró un paquete de tortillas fabricadas en Texas: no estaban buenas. En ese momento surgió la idea de producir tortillas caseras en Nueva York.

Una tortilla es una tortilla Primero se limpia el maíz, luego se cuece con cal —que es el proceso de nixtamalizar—, después se muele (antiguamente se hacía en un metate, aunque ahora hay molinos caseros o industriales) y se mezcla con agua hasta formar la masa. Se hacen pequeñas bolas de masa, se aplanan, también con maquina o a mano —lo que se conoce como tortear—, para entonces desplegar en un comal muy caliente. Sólo dos vueltas en el comal, y cuando la tortilla se infla, está lista. Las tortillas hechas se guardan dentro de un canasto con pañuelo o se envuelven en una hoja de papel de estraza para que no pierdan el calor. La tortilla es una de las cosas que compartimos todos los mexicanos sin importar clase social, origen étnico, lengua o lugar de nacimiento. Todos la hemos comido por lo menos una vez en la vida. 84•SOHO    SOHOMEXICO.COM

La tlaxcalli, como se dice en náhuatl, era parte esencial en la dieta de los indígenas prehispánicos. A la llegada de los españoles, se le dio el nombre castellano de tortilla debido a su forma circular. La popularidad de la cocina mexicana y la migración han provocado la exportación de las tortillas a otros sitios del mundo. En muchas ocasiones, el producto no tiene el mismo sabor de una tortilla recién salida de la tortillería del barrio, pero muchos productores se han esforzado por hacerlas lo más parecidas posible a las de casa. Después de varios años en Estados Unidos, Félix —aún soltero— volvió a Piaxtla, sin olvidar su propósito de fabricar tortillas. Comenzó una relación sentimental con Carmen Alarcón, se casaron y viajaron a Los Ángeles. Ahí había más paisanos y, por consecuencia, más tortillerías. Luego se cumplió el sueño americano: el éxito de Félix es

el resultado de una buena idea, en un buen momento, mucho trabajo y mucha suerte. Desempleado y con un hijo recién nacido comenzó a dar clases de manejo. Una de sus alumnas era una mujer centroamericana. Durante sus charlas en medio de las clases, Félix le contó su inquietud de fundar una tortillería. La suerte: la mujer estaba casada con un electricista cubano encargado de arreglar máquinas para hacer tortillas. Ella le consiguió el contacto del dueño y el sueño comenzó a tomar forma. Félix tenía 12 mil dólares ahorrados. Dionisio Félix, inmigrante de Durango y empresario tortillero, le explicó el negocio, le vendió una mezcladora de masa y una máquina vieja y usada. Tardó seis meses en limpiarla y arreglarla, rentó un camión, cogió a su hijo y a su mujer y partió hacia la Costa Este. Era invierno y no tenía ni un lugar donde instalar su local. Mes y medio después rentó un espacio en el número 118 de la Calle 1 de Passaic, Nueva Jersey, y puso en

marcha su plan. Entonces era 1977 y hoy aún conserva ese local. En esa época, Passaic estaba conformada en su mayoría por migrantes polacos y boricuas, y comenzaban a instalarse ahí algunos mexicanos. Hoy, la ciudad es un bastión tricolor. La 1st. St., la Calle 1, es conocida como “la calle de los mexicanos”, y ahí abundan comercios regenteados por paisanos. Según Félix, aunque siempre han existido barrios latinos, antes las personas se esparcían para no llamar mucho la atención de los agentes de migración. En la actualidad, sin embargo, se concentran en algunas áreas, por ejemplo, Passaic, en Jersey, y hay partes específicas de la ciudad, en Manhattan, el Bronx o Brooklyn, que fuera el salvavidas de Félix en los años 80. Las ganancias por la venta de tortillas no eran estables, por lo que combinaba la jornada: por la mañana iba a una fábrica de equipos eléctricos, y en la tarde hacía tortillas con la ayuda de dos chiquillos de la cuadra y dejaba la masa lista para el día siguiente. Los mexicanos residentes de Brooklyn se convirtieron en su mercado principal. Visitaba casa por casa vendiendo el kilo de tortilla a un dólar; su juventud como comerciante nómada en México le sirvió. Cuando llegó a vender 200 dólares semanales, dejó todo y se concentró en hacer crecer su empresa.

La ayuda Saúl Lucero es propietario de una distribuidora de alimentos, en su mayoría mexicanos, en el Bronx. Entró de mojado por San Ysidro, California, en 1990, con 16 años de edad. Lo agarró la migra, lo metieron a la cárcel dos días y lo regresaron a Tijuana. Volvió a intentarlo después de tomar medio litro de Pepsi y comer varios tacos de tripa (comida que todavía le causa asco). El segundo intento fue exitoso. Contactó a su coyote, al cual le había pagado 850 dólares, cruzó desapercibido y voló de Los Ángeles a Nueva York, donde ya vivían dos de sus ocho hermanos. Recién llegado al país vecino, Saúl trabajó lavando platos, era inteligente y su jefe lo notó. Ascendió hasta ser el gerente de la cadena de restaurantes en la cual había empezado. Con sus ahorros se independizó y fundó su negocio. La bodega está llena de arriba abajo con Salsa Valentina, Barrilitos,


Dulces Vero y chiles enlatados, entre muchos otros productos. Y abre los 365 días del año. En una esquina del estacionamiento hay un gran elefante gris de cerámica, regalo del antiguo dueño del terreno, un empresario originario de Medio Oriente que le aseguró que le traería suerte. Y acertó. Saúl es de Tulsingo, Puebla. Al terminar la preparatoria en la capital poblana, alcanzó las calificaciones necesarias para estudiar medicina, pero ya repartía su tiempo entre el mercado y los estudios. Al final optó por irse al otro lado. Le va bien en Nueva York, está casado, tiene tres hijas y ya ahorra para pagarles la universidad. Si él se hubiera quedado en México sería pediatra, como su mamá quería. Saúl y Félix son amigos. Pertenecen a generaciones distintas y tienen diferentes experiencias, pero colaboran juntos en varios proyectos, como muchos inmigrantes mexicanos residentes en Estados Unidos. Antes de la cita con Saúl, Félix me invitó a comer a un sitio que suele visitar en el Bronx. Un restaurante dominicano muy sencillo, con fachada de cristal y una larga barra de buffet donde hay una caja para cobrar cercana a la puerta; en el fondo hay varios refrigeradores con refrescos y jugos embotellados. Los muros son amarillos y las mesas de aglomerado. De no ser por las televisiones de pantalla plana colgando, entrar en aquel lugar sería como viajar a los años 90. La cuenta fue de 30 dólares por dos refrescos y dos platos bien servidos de pollo guisado, arroz y plátano macho frito: comida caribeña acompañada de música a todo volumen de Rocío Dúrcal y Juan Gabriel. Entre los muchos negocios en los que Félix ha incursionado, destaca haber sido promotor de eventos. Le emociona contar que fue la primera persona en llevar a Los Tigres del Norte a Nueva York. Pero dejó el show business porque le quitaba tiempo. A pesar de vivir en la Costa Este, él sigue escuchando a Vicente Fernández, pero prefiere a Los Panchos. Siente nostalgia por México, aunque le encanta Nueva York. En Piaxtla lo conocen como “El Güero”, y en ocasiones le han preguntado con incredulidad si todavía habla español, y con una carcajada contesta que es lo único que sabe hablar. Entiende el inglés, pero lo habla poco, no lo necesita porque todos sus empleados son latinos, muchos de ellos bilingües. Hace 45 años vive en Estados Unidos, y en 1985 consiguió la nacionalidad, y lo logró a pesar de no hablar la lengua oficial. Ha entrado ocho veces a la Casa Blanca, la más reciente fue en una cena de 5 de Mayo ofrecida por el ex presidente George W. Bush a 100 parejas mexicanas distinguidas. En el evento saludó al ex mandatario de mano. Dice no tener color político ni aquí ni allá, aunque considera que a los paisanos les ha ido mejor con las administraciones republicanas, y en México apoyó la campaña de Melquiades Morales (PRI), ex gobernador de Puebla (1999-2005). Una vez oyó decir que “el mejor negocio en la vida es ser político”, incluso en algún momento le ofrecieron un puesto gubernamental, pero él prefiere mantenerse alejado de los reflectores y no hablar en público.

Vivir fuera de México le permite ser un millonario de bajo perfil. Maneja él mismo su camioneta —hoy usa la de uno de sus tres hijos— y tiene otro carro, un BMW blanco convertible. Es un hombre de rutinas: casi diario desayuna fruta y algunas veces va a un sitio mexicano. Desde hace pocos años asiste a misa los domingos, no sabe por qué se ha acercado más a la Iglesia. Tiene un grupo de buenos amigos de varias nacionalidades: argentinos, cubanos, uruguayos y colombianos, con quienes se reúne seguido en un restaurante español.

La vida perfecta Según el reportaje de Forbes, la empresa de Félix, Puebla Foods Inc., estaba valorada en 19 millones de dólares en 1992. Él dice que actualmente vale menos, ya que perdió algunos clientes importantes y ha invertido en otros rubros. No le gustan las cifras. Su marca más popular es Mi Pueblito. Vende diversos productos: tortillas de maíz, de harina —con la novedad de harina integral— y totopos; quesos; chiles secos, y envasa chiles jalapeños, entre otras verduras. Félix ha buscado ser autosuficiente, tiene la empacadora de alimentos y ha comenzado a fabricar sus latas y etiquetas. Produce 36 mil tortillas por hora y las distribuye en 16 estados del Este de Estados Unidos. Algunas fuentes aseguran que también abarca Miami, Los Ángeles o Toronto, en Canadá. Con toda esa materia prima, su incursión en la actividad restaurantera era lógica. Félix era propietario de dos lugares: Cancún y Ranchito, pero los dejó porque no podía ponerles mucha atención, a pesar de que le generaban buenas ganancias en una época en la que no había el auge de la cocina mexicana que actualmente vive Nueva York. Ahora, comer tacos se puso de moda, y aun así, Félix no percibe un aumento significativo en sus ventas. Félix tiene un aspecto común, apiñonado de cabello castaño — que en fotos viejas luce canoso— y estatura baja. Viste pantalones de gabardina beige, camisa blanca con los puños doblados, sandalias, una boina, anteojos y un reloj negro. En su juventud le ilusionaba estrenar una camisa o un pantalón. Cuando tuvo el dinero suficiente para comprar cuanta camisa quería, perdió esa ilusión. En un afán por retomar ese aprecio, lava él mismo su ropa, no le gusta llevarla a la tintorería, prefiere hacerlo con jabón y agua, a la antigua. “Puedes tener mucho dinero, pero entiendes que hay ciertas cosas a las que no les diste importancia”, explica. Más allá de lo material, piensa que por trabajar tanto descuidó un poco a sus hijos. Tiene otra oportunidad y la aprovecha: disfruta mucho poder compartir tiempo con sus nietos. Ahora lleva un ritmo más tranquilo, ha comenzado a delegar responsabilidades entre sus hijos. Nunca creyó que llegaría a irle tan bien vendiendo tortillas; él vivía al día, sin planificación, sólo iba haciendo ajustes. En general, se siente contento con lo que es y lo que ha hecho. No cambiaría nada. “Estoy viviendo la vida perfecta para mí”, sentencia el Rey de la Tortilla. SOHOMEXICO.COM     85•SOHO


86•SOHO    SOHOMEXICO.COM

Fotos: Gerardo Cortina Gudinni.

¿Quién dice que la belleza está peleada con la creatividad? Karolina (de Polonia) y Sophia (de Alemania) son las Diamonds Djs, una propuesta musical que combina baterías electrónicas y mucha, pero mucha sensualidad.


Body de red: Marika Vera Tanktop y cachetero: Victoria’sSecret Aretes: Helguera Zapatillas rosas: Steve Madden . Top rosa: Adidas Cachetero: Showroomexico Accesorios y tines: Helguera Zapatillas nude: Steve Madden .

SOHOMEXICO.COM     87•SOHO 87•SOHO


MODELOS NO MODELO

88•SOHO SOHOMEXICO.COM 88•SOHO    


Top: Adidas. Cachetero: Helguera. Muñequera: Adidas. Botines: BCBG. Tank top: Adidas. Accesorios y cachetero: Helguera. Calcetas: Adidas by Stella McCartney. Zapatillas: Steve Madden.

SOHOMEXICO.COM     89•SOHO 89•SOHO


MODELOS NO MODELO

90•SOHO    SOHOMEXICO.COM 90•SOHO


PÁGINA IZQUIERDA Bikini: Pantera. Hombreras: Adidas by Stella McCartney. Pulsera y calcetas: Helguera. Botines: BCBG . PÁGINA DERECHA Top: Adidas. Chaqueta: Adidas by Stella McCartney. Cachetero: Helguera.

SOHOMEXICO.COM     91•SOHO 91•SOHO


MODELOS NO MODELO

92•SOHO    SOHOMEXICO.COM 92•SOHO


PÁGINA IZQUIERDA Top: Adidas. Accesorios: Helguera. Cachetero: Showroomexico. PÁGINA DERECHA Body: Marika Vera. Top y cachetero: Victoria’s Secret. Zapatillas: Steve Madden.

SOHOMEXICO.COM     93•SOHO 93•SOHO


MODELOS NO MODELO

PÁGINA DERECHA Bikini: Pantera. Hombreras: Adidas by Stella McCartney. Pulseras: Helguera. Chaqueta: Adidas by Stella McCartney. Cacheteros: Helguera.

Coordinación de moda: Sussan Jiménez. Maquillaje: José Carlos Muñoz. Peinado: Bárbara Vega.

94•SOHO    SOHOMEXICO.COM 94•SOHO


SOHOMEXICO.COM     95•SOHO 95•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

UN HONOR TENER EN NUESTRAS PÁGINAS A ESTA ESPECTACULAR COLOMBIANA. MÍRALA, MÍRALA BIEN, NO TE CANSARÁS DE HACERLO.

96•SOHO    SOHOMEXICO.COM 96•SOHO


FOTOS: E S T E B A N E S C O BA R

SOHOMEXICO.COM     97•SOHO 97•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

98•SOHO    SOHOMEXICO.COM 98•SOHO


N

atalia está más bonita que nunca —a juzgar por estas fotos—, y cada vez que la vemos nos quedamos con la boca abierta. Es una de las consentidas de la Agencia SoHo y comenzó en el modelaje por casualidad: salió en un comercial de televisión por hacerle un favor a una amiga de su mamá. A partir de ahí le llovieron las propuestas. Ha tenido una carrera superexitosa y ha llegado a ser la imagen de importantes marcas como Leonisa, Bésame y Americanino. Además, ha hecho campañas para monstruos como Samsung y Coca-Cola. Su belleza y talento son tan impresionantes que Romeo Santos, “el rey de la bachata”, y el cantante estadounidense Usher la escogieron como protagonista del video de su canción “Promise”, que cuenta con más de 117 millones de vistas en YouTube. Ahora está estrenándose como empresaria con su importadora de lentes de lujo, Joys Optical, y planea seguir apareciendo en SoHo, pues para ella el desnudo es una demostración de talento. Aquí siempre será bienvenida.

SOHOMEXICO.COM     99•SOHO 99•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

100•SOHO    SOHOMEXICO.COM 100•SOHO


CONSEJOS DE NATALIA PARA SER BUENO EN LA CAMA Conviértete en un observador, no hay habilidad física que valga si no sabes leer a la mujer.

Memoriza lo que a ella le gusta y lo que no. Deja de concentrarte sólo en ti.

Una de las cosas más importantes es que hagas sentir a tu mujer como la más hermosa, la más sexy y la más segura.

Sé arriesgado, ten una mente abierta para estar dispuesto a lo que sea.

En vez de preocuparte por durar mucho o por el número de posiciones, demuestra que tienes dominio y que estás seguro de ti mismo. SOHOMEXICO.COM     101•SOHO 101•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

102•SOHO    SOHOMEXICO.COM 102•SOHO


SOHOMEXICO.COM     103•SOHO 103•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

104•SOHO    SOHOMEXICO.COM 104•SOHO


SOHOMEXICO.COM     105•SOHO 105•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

106•SOHO    SOHOMEXICO.COM 106•SOHO


SOHOMEXICO.COM     107•SOHO 107•SOHO


CON CARIÑO DESDE MEDELLÍN

108•SOHO    SOHOMEXICO.COM 108•SOHO


MODELO: NATALIA VÉLEZ (INSTAGRAM @NATALIAVELEZ) / FOTOS: ESTEBAN ESCOBAR / ASISTENTES: ANDRÉS BUSTAMANTE JORGE CASTAÑO / RETOQUE DIGITAL: JULIANA URIBE / MAQUILLAJE Y PEINADO: JULIANA GONZÁLEZ VESTUARIO PORTADA: JUANITA ARCILA, DISEÑADORA DE LA MARCA NOISE LAB OF SEDUCTION, WWW.NOISE-LAB.COM, TEL.: (4) 2684127 EDITORIAL: FRENCH VANILLA LINGERIE, CEL:31549999047, E-MAIL: INFO@FRENCHVANILLALINGERIE.COM CARMEN STEFFENS C.C. EL RETIRO L1-137, TEL.: 6963218, WWW.CARMENSTEFFENS.COM DULCE MENTA STORE CRA. 11 No. 82-18, WWW.DULCEMENTA.COM.CO NOISE LAB OF SEDUCTION, WWW.NOISE-LAB.COM, TEL.: (4) 2684127

SOHOMEXICO.COM     109•SOHO 109•SOHO


Fotos: CreditoLomo

ZONA CRÓNICA

110•SOHO SOHOMEXICO.COM 110•SOHO    


Fotos: CreditoLomo

SOHOMEXICO.COM     111•SOHO 111•SOHO


SOCIALES

1

EVENTOS SOCIALES

CON CAUSA

Estuvimos en la Subasta Teletón en el Museo Soumaya de la Ciudad de México, que buscó recaudar fondos para la mencionada fundación mediante un evento artístico.

2

3

4

5

8

6

9

10

Fotos: León Leal.

7

1. Adal Ramones. 2. Dina Darina, Leonid Khankin y Margarita “La diosa de la cumbia”. 3. Fernando Landeros. 4. Jetlag: Santiago de Zulueta, Omar Vázquez, Jan Toussaint y Emilio Herrera. 5. Romina Poza y Mayrín Villanueva. 6. Paola Albarrán, Chely Edid, Adriana Landeros y Tita Kahan. 7. Orquídea Vázquez y Fernanda Salgado. 8. Yaremi Zañudo, Diana Goretti y Denise Aubert. 9. Andrés Dehesa y Andrea Aguirre. 10. Andrea Carreiro y Alex Sirvent.

112•SOHO    SOHOMEXICO.COM 112•SOHO


ROCK STAR SUITE HARD ROCK HOTEL VALLARTA

UBICACIÓN ENVIDIABLE EN EL PACÍFICO MEXICANO. ESTILO Y DISEÑO CONTEMPORÁNEO. SERVICIO TODO INCLUIDO SIN IGUAL. AMENIDADES ÚNICAS Y LA NOTA QUE LO UNE TODO – LA MÚSICA. HARD ROCK HOTEL VALLARTA | RIVIERA NAYARIT 01 800 272 0216 | HRHVALLARTA.COM @HRHVALLARTA #THISISHARDROCK


Soho Mexico Noviembre 2015  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you