Page 31

Acto seguido: Hidalgo “Tierra de Trabajo” así se nos vendió la gran ilusión de que nuestro generoso Estado sería la tierra prometida del empleo bien remunerado, donde lo único que necesitaríamos era trabajar ya que las empresas llegarían del cielo y nadie se quedaría sin un buen empleo bien remunerado. Lo único cierto es que sí, tuvimos que trabajar más duro para ganar lo mismo o hasta menos. Hidalgo “Tierra de Trabajo” y de grandes ganancias pero sólo para un reducido grupo de pobres políticos que se convirtieron en magnates gracias a la generosidad de nuestra tierra, gracias al esfuerzo y al “trabajo” que les costó pellizcar aquí y allá hasta dejar un desfalco impresionante al erario público que aún no se puede resolver, mientras el vulgo seguía esperando que llegara la tierra prometida. Una “Tierra de Trabajo” en la que la inseguridad rondaba como ave de rapiña que bajaba poco a poco a su festín carroñero ensangrentado por la muerte de Marcos Souberville González, presuntamente a manos de la delincuencia organizada. Siguiendo sin aprender de las amargas experiencias llegó la telenovela “Hidalgo Crece Contigo” donde los nuevos actores se sienten exclusivos, donde la pelea entre ellos es por ver quién tiene el mejor vestido, el mejor perfume, los aretes más elegantes, los zapatos más caros, el traje de mejor diseñador, la casa más grande y mejor ubicada y los mejores autos; sin importar que la mayoría de los hidalguenses viva en la incertidumbre del día a día. Pero la factura del desorden, de la inexperiencia, de la ineficacia y la falta de un buen plan, con estrategias claras y tácticas bien diseñadas y aplicadas de manera adecuada, está empezando a cobrar un precio muy elevado en perjuicio de los hidalguenses. Queda más que claro que en Hidalgo “Juntos” no lo pudimos todo, Hidalgo no es “Tierra de Trabajo” y tampoco Hidalgo “Crece Contigo” ya que lo único que sigue creciendo es la inseguridad, el desempleo y la falta de oportunidades para “crecer”. El gobernante en turno tiene en las manos un rollo de cohetes con la mecha prendida y con sólo dos opciones para que no le reviente los dedos al explotar; una sería aventarlos por la ventana escondiendo las manos y esperar a que truenen culpando al pasado, aunque no tenga sentido cuando la realidad se impone de manera alarmante; y la otra sería apagar la mecha lo más pronto posible retirando de inmediato los elementos que están provocando la detonación, afectando intereses de grupos que quizá nunca lo permitan. Hace unos días fueron “aceptadas” las renuncias de distintos funcionarios de niveles medios, encargados de la procuración de justicia por temas relacionados con el “huachicol” y al parecer dichas renuncias se dieron porque fueron expuestos por distintitos medios de comunicación nacional y no así por existir un mecanismo seguro de control interno que pudiera detectar si dichos funcionarios presuntamente se encontraban relacionados con temas tan delicados.

También hace unos días, para ser exactos el pasado 24 de febrero, el Partido del Trabajo en medio de sus disputas y divisiones internas, se vieron obligados a unirse para exigir, mediante una carta pública, la renuncia del Secretario de Seguridad Pública en el Estado, denunciando entre otras cosas, que sus dirigentes en distintas ocasiones han sido víctimas de la delincuencia y la inseguridad que impera en Hidalgo. En el Estado, el foco paso de verde a amarillo y ahora se encuentra en rojo, es una señal de alarma que aún se puede controlar si verdaderamente se quiere o se puede contener. No es glamoroso el haber llegado a estar en medio de la lumbre sin poderse quemar o salir ileso después de tantos desaciertos, pero se acabó la luna de miel y el tiempo ahora es su peor enemigo; el penoso asunto donde perdiera la vida el hijo del polémico pero poderoso político Gerardo Sosa Castelán, despierta sospechas inmediatas en el imaginario colectivo, lo puso contra las cuerdas y tendrá que operar quirúrgicamente tan delicada situación, de manera rápida, eficaz y muy transparente, asunto donde seguramente sólo se dará a conocer la “verdad legal” y no la realidad; pero aun así, si no se dan respuestas convincentes y rápidas, un asunto legal inevitablemente se está convirtiendo en un asunto político, donde el enemigo que se encontraba aparentemente controlado, despertará con justificada indignación y remará nuevamente en su contra, fracturando aún más el tan delicado andamio que sostiene su gobierno. La inseguridad en nuestro Estado afecta nuestra manera de vivir. Lo que antes fuera una actividad cotidiana como el salir a caminar

por simple distracción, ahora se ha convertido en una actividad que se realiza sólo por necesidad o por obligación. En Hidalgo ya no podemos darnos el lujo de permitir que los niños salgan a la calle a jugar, acostumbrarnos a vivir con miedo parecer lo más normal y no debería de ser. Realizamos nuestras actividades diarias pensando en la posibilidad de poder sufrir algún tipo de delito, nos vemos en la imperiosa necesidad de vivir en un constante estado de alerta, bajo tensión y es que no es para menos ya que cada día se vuelve más común el enterarnos de que el problema de la inseguridad rebasó a las autoridades de todos los niveles, perdimos la confianza en éstas, porque también es una constante el enterarnos por algunos medios de comunicación que muchos funcionarios se convierten en delincuentes de oficina al brindar protección y estando en complicidad con la delincuencia que cada día se encuentra mejor equipada y más organizada y eso provoca un temor generalizado que orilla a que la población deje de denunciar. La inseguridad en Hidalgo ya no respeta apellidos ni estratos sociales, es un animal amorfo que alimentaron por décadas sin saber que crecería hasta llegar a morderlos y ahora no saben cómo calmarlo o exterminarlo. Ya es tiempo de que el gobernante y su equipo de trabajo tomen un trago de realidad, actúen de manera profesional y de inmediato, ya que cada día que pasa la intriga popular crece, la imaginación vuela y la credibilidad se pierde.

29

Profile for lideres-politicos

Líderes Políticos / Febrero 2019 / ed.7  

Líderes Políticos / Febrero 2019 / ed.7  

Advertisement