Semillas de Pensamiento - Liceo La Sabana

Page 1

s a l s l i a l l m i e m S e o t S nsaam o n t e n i e i m

e d de

s n e P Pe


REVISTA SEMILLAS DE PENSAMIENTO Julio Cesar Delgado Dirección General Adriana del Pilar Ayala Posso Rectora Diana Marcela Mosquera González Coordinadora académica

COMITÉ EDITORIAL Mónica Alexandra Lizcano González Jefe de área de Lenguaje y Estudios Literarios Nancy Yaneth Patiño Camargo Docente de Lenguaje y Estudios Literarios Viviana Hernández Romero Docente de Lenguaje y Estudios Literarios


REVISIÓN DE TEXTOS Mónica Alexandra Lizcano González Jefe de área de Lenguaje y Estudios Literarios Nancy Yaneth Patiño Camargo Docente de Lenguaje y Estudios Literarios Viviana Hernández Romero Docente de Lenguaje y Estudios Literarios

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Nina Díaz Pineda Coordinadora de Comunicaciones

AGRADECIMIENTOS A todos los estudiantes, que con su talento lograron abrir la puerta al mundo de las palabras.

Distribución Colegio Liceo Bogotá D.C., Dirección Cra. PBX: 6711489

gratuita La Sabana Colombia 65 # 170-65 – 6797722

Edición No.1. (07/08/2021)


Tabla de Contenido

Editorial

8

Escribiendo a Colombia, Territorio Diverso Introducción: Escribiendo a Colombia, Territorio Diverso

10

Cuentos y Poemas ganadores: Escribiendo a Colombia, Territorio Diverso Aventuras de un niño cubanito en Colombia Orlando Enrique Cabrera 2A El Paraíso Salomé Cortés 11A

12

Poesía a Colombia Juan Lucas Peña 2B Colombia es mi corazón Paula Ortiz 10°

13

La laguna mágica Kamila Gaona 6° Luis y aventuras con sus águilas Luis García 2B

14

El Amazonas Sara Ramírez 2A

15

Huye mestiza hija del sol y el colonizador María Fernanda Alfonso 11A

16

Lo bello de mi ciudad Sophia Sánchez 11B

17

El país maravilloso Valentina Arévalo Padilla 3A

18

Poema mi ciudad Daniel Silva 9A Solo quiero morir en mi linda Colombia Mauricio González 3B

20

Nuestro todo quedó en nada Isabela Durán 11B Flores de Medellín Lina Chacón 10°

21


Joaquín y el descubrimiento indígena Daniela Parra 8° Buscando la belleza secreta Gabriel Marelli 4A

22

Todo Depende Valeria Matus 10° Reconociendo lo bello de mi ciudad Lina Rodríguez 11A

23

Oscar y la fauna Colombiana Mariana Aristizábal - 5°

24

Cuento Colombia Marianah Soler 9A Mis tantas mujeres Karen Muñoz 11B Poema mi Hogar Mariana Gama - 7°

25

La magia Colombiana Jerónimo Ramos 5°

26

La ciudad de colores Alejandra Ramos 11A El dragón Colombiano Daniel Barriga 3A

27

Todos los colores habitan en tu interior Miguel Aristizábal 11A Poema Bogotá Mariana Reina 9A

28

La naturaleza con Gaby Gabriela Soto 3B Golazo Colombia Luis José Bilbao 11B

29

Falso pero positivo Danna Martínez 11B Un sueño de estrellas Paula Hernández 9B

30

La pulga en Colombia Miguel Alonso 5°

31

¿A dónde van las palabras? Otras Producciones Literarias en el Aula: Escribiendo historias para cambiar la historia


Introducción ¿A dónde van las palabras?

32

Aprender a sobrevivir Lina Chacón 10°

34

Liceo La Sabana Colombia incierta Paula Ortiz 10°

35

La gran función Nicolás guerrero 10°

37

Liceo La Sabana La vecina que nunca conocí Juan David Castro 10°

38

El fin Valeria Mateus 10°

40

Vivir, una historia más... María Fernanda Pardo°10

42

Ibiza Estudiantes de grado 11A

44

Liceo La Sabana Ricardo y su mundo oculto Estudiantes de grado 11A

45

El disfraz Estudiantes de grado 11B

47

Cuando la experiencia estuvo en peligro Estudiantes de grado 11B

49

Radiación y plantas nucleares Estudiantes de grado 11A

51


Plan Lector y Guías de aprendizaje La carta del amor Martín Arias 2A El dios Anubis Gabriel Mogal 2A

53

Carta de la Reina Diego Bautista 2B Fuego en el museo Valentina Arévalo 3A

54

María José la reportera Gabriela Soto 3B Historieta Matilda, plan lector María Paula Cortés 5°

55

La rebelión en la granja, George Orwell Nicolás García 9A

56

Voces de Chernóbil Natalia Sánchez 8°

58

La rebelión en la granja, George Orwell Daniel Silva 9A

60

Liceo La Sabana


EDITORIAL Por: Mónica Alexandra Lizcano González Jefe de área Lenguaje y Estudios Literarios Docente Lenguaje y Filosofía Liceo La Sabana

Tejiendo Palabras, Sembrando Conocimiento UN ACERCAMIENTO A LA PRODUCCIÓN LITERARIA DESDE LA ESCUELA. “Saber leer es saber andar, saber escribir es saber ascender” José Martí

El encuentro con la lectura y la escritura es quizá el reto más grande del quehacer educativo, formar lectores competentes y escritores creativos requiere no solo del proceso de enseñanza aprendizaje, se necesita despertar el interés y el amor de los estudiantes por descubrir los mundos posibles que trae consigo cada texto, cada palabra, cada pensamiento. Encender este fuego, fortalece habilidades de crecimiento personal y cognitivo, pues al leer descubrimos al ser que habita en cada texto, al escritor que ha tejido las letras con dedicación para contarnos esa historia que dibuja una parte de su alma y que nos invita a crear conocimiento desde una perspectiva literaria.

8


La revista Semillas de Pensamiento del Liceo La Sabana, ha sido creada con el fin de generar espacios que promuevan el pensamiento creativo, crítico, analítico y sistémico desde la creación literaria, sirviendo como medio para forjar un punto de encuentro para la comunidad Sabanista entorno a la palabra hecha letras, dando vida a los sentimientos, pensamientos, visiones de mundo, sueños cotidianos y vigilias delirantes de quienes se atreven a cambiar el mundo escribiendo. De esta manera uno de los rasgos distintivos de Semillas de Pensamiento ha sido conjugar la literatura, la sociedad, la cultura y el arte, con el fin de darle identidad. Así pues, en sus manos está Semillas de pensamiento, una producción literaria estudiantil, que los acercará a cada uno de los autores por medio de sus historias, pues como dice Eduardo Galeano, son las historias las que permiten convertir el pasado en presente y lo distante en cercano, lo que está lejano en algo próximo, posible y visible.

9


o d o n d e i n b e i i r b c i s r c E s E

, a i , b a i m b o l m o o l C o a C a errriittoorriioo DDiivveerrssoo T Te r


Cuentos y Poemas ganadores


ESCRIBIENDO A TERRITORIO DIVERSO “Escribe para que el mundo lea y vea la imagen precisa que tienes de él” Jack Kerouac

La magia que esconde cada rincón de nuestro hermoso país es indeleble, recorrer este territorio lleno de vida es darle a los sentidos una experiencia inigualable, pues en medio de los cantos de los pájaros, nos deslumbra la imponencia de nuestras montañas, nos asombra la belleza única de los frailejones de nuestros páramos y ni qué decir de la diversidad cultural, étnica y lingüística de nuestra gente, que nos envuelve, nos reconoce, nos enseña, nos alegra y pareciera que somos parte de un cuento nunca escrito, en el que la imaginación no tiene límites, en el que las palabras van tejiendo mundos posibles, llenos de empatía, de amor, pero sobre todo llenos de transformación. Los estudiantes del Liceo la Sabana se han dejado llevar por el infinito mundo de la literatura y han hecho posible que las palabras nos permitan reconocer a Colombia como ese espacio diverso, lleno de historias, de colores, de sabores, de tradiciones, de experiencias, de resiliencia y unión.

10


Por esto, los invitamos a sumergirse en las olas de la narración y la lírica, disfrutando de la lectura de los textos ganadores del concurso “Escribiendo a Colombia, territorio diverso”, el cual, nos ha demostrado que la literatura y el pensamiento crítico desde el aula, son la mejores herramientas, para dar cuenta del alma y el corazón de una nación e indudablemente del talento, los sentimientos, pensamientos, ideales y sueños de nuestros estudiantes y docentes.

Mónica Alexandra Lizcano González Jefe de área Lenguaje y Estudios Literarios Docente de Lenguaje y Filosofía

11


12


Juan Lucas Peña - 2b

13


Kamila Ganoa - 6°

Luis García - 2b

14


Sara Ramírez - 2A

15


16


17


18


19


20


21


22


Lina rodríguez - 11A

23


Mariana Aristizábal - 5° 24


Marianah Soler - 9A

Mariana Gama - 7°

25


Jerónimo Ramos - 5° 26


Daniel Barriga - 3A 27


Mariana Reina - 9A

28


29


30


31


n a n v a v

e d e n d ó n d ó d A ¿ ¿A ? s ra s?

r b a a l b a a l p a s a llas p


Escribiendo Historias Para Cambiar la Historia


¿A DÓNDE VAN LAS PALABRAS? ¿A dónde van las palabras que no se quedaron? ¿A dónde van las miradas que un día partieron? ¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón o se acurrucan, entre las hendijas, buscando calor? Silvio Rodríguez

Qué difícil es callar lo que sentimos porque quizá no es el momento oportuno, esa sensación de un nudo en la garganta, de un vacío en el estómago, de nostalgia, de incertidumbre, de intranquilidad. Dicen que lo que deja de ser pronunciado se pierde, se olvida, se borra. Qué difícil es también cuando lo que decimos queda en el olvido, no toma relevancia o se ignora. Las palabras son tan mágicas y poderosas que tienen el encanto de sanar o destruirlo todo a la vez. Una palabra puede alegrar, reconfortar, dar tranquilidad, permitir soñar, amar y hasta felicitar, una palabra también puede desanimar, generar tristeza, frustración y rabia. Cada palabra pronunciada, más allá de cumplir con unas normas gramaticales, busca expresar esencias, personalidades y emociones. Esta capacidad tan maravillosa de la que fuimos dotados los seres humanos jamás debería ser violentada, silenciada u hostigada. 32


En el Liceo La Sabana se busca propiciar espacios sentipensantes que permitan que nuestros estudiantes exploten toda su creatividad, imaginación y potencial, es por eso que estamos convencidos que desde el área de Lenguaje y Estudios Literarios se pueden visibilizar toda una construcción simbólica, artística y crítica de nuestro entorno. Este espacio titulado ¿A dónde van las palabras? Tiene como propósito, dar a conocer a toda la comunidad académica esas producciones literarias que surgen dentro del aula de clase y que están cargadas de sentimientos, pensamiento crítico y reflexión. Los invitamos a disfrutar de los trabajos que con empeño, dedicación y esfuerzo hicieron algunos de nuestros estudiantes.

Nancy Patiño Camargo Docente de Lenguaje y Estudios Literarios

33


Aprender a Sobrevivir Suena mi despertador, es otro día igual a los que he vivido hace dos años, me despierto muy temprano para alcanzar a desayunar la comida que me hace mi querida madre, son las seis de la mañana tengo suficiente tiempo para llegar a mi escuela, así que escogeré ir a pie, en el camino todavía no puedo dejar de pensar en que me gusta mucho estudiar, soy muy feliz siendo el mejor, pero no quiero llegar allá, si solo existiera la mínima posibilidad de cambiarme a otro colegio, pero no puedo, mi madre trabaja con mucho esfuerzo para buscar otro, este es el más barato, jamás la quiero decepcionar solo tendré que aguantar un año más, hasta que se acabe la primaria, luego mi madre tendrá que conseguir otra escuela, lo mejor que me pudo pasar es que en este lugar solo se enseñe preescolar y primaria, pues no quiero seguir más con esta tortura. Ahí está, sentado en su silla tan tranquilo, sin importarle nada y burlándose junto con sus amigos de cualquier persona que pasa a su lado, la cual ellos creen alguien inferior a ellos, sin siquiera conocerla, ya pasaron tres horas todo va bien como al principio de mis días, pero ya sonó, es la campana del recreo y empieza lo peor, solo saldré rápido hacia el baño para lograr comer todas mis onces sin que me las quiten, me encanta este juego y este sándwich que mi madre me hace, es mi favorito, esta vez quizás lograre comerlo para que no me lo puedan quitar, trataré de no llorar al fin y al cabo debo ser fuerte nadie se puede enterar de esto, no quiero ser un problema o un peso para nadie, además de que no soy el único que está viviendo esto, muchos están en mi situación y salen de ello, algunos les va peor, pero sé que no será mi caso, seré mejor que todos ellos. ¿Pero cómo decirle a mi madre?, ¿Cómo salir de esta situación? No entiendo qué está sucediendo, o ¿por qué a mí?, no logro entenderlo, pero lo único que sé es que no lo merezco y que quisiera decirles a mis profesores, o alguien que me pueda ayudar, quiero salir de esta situación, quiero volver a sentir salir a mis recreos en paz, estar en cualquier lugar de mi escuela solo y saber que me encontrarán y vendrán sus pensamientos de hacerme daño y los míos de temor porque no sé a quién domina más los sentimientos de esta situación, sé que lo correcto no es escapar, pero no tengo otra elección, yo sé que en el fondo puedo afrontarlos, pero ellos son más que yo, no sé qué hago pensando en esto jamás podré contra ellos. El día acabó y todos estos pensamientos me atormentan, tomó la decisión de no estar más, así era mejor, sé que mi madre estará sufriendo y la amo con todo mi corazón, pero el mío se acabó, desfallece, no puedo más, soy muy pequeño para sufrir, solo quiero dejar de sentir. Ahora, desde donde estoy solo me queda desearle a estas personas que tienen un corazón dañado, con tanta maldad que sean mejores en algún momento de sus vidas, espero que se den cuenta el daño irreparable que lograron causarle a alguien con sus maltratos físicos y mentales, porque aún estoy triste, pues no logré todos mis sueños, el miedo fue más grande y aquellas personas, lograron vencerme, salieron victoriosas y limpias, pues mi silencio jamás las podrá hacer pagar todo el daño que han hecho, pero bueno, cada uno, tarde o temprano en esta vida tendrá lo que merece… Autora: Lina Chacón Grado: 10°

34



Colombia Incierta

Cuando cae la noche tan fría, tan negra, tan solitaria y misteriosa siempre me es difícil dormir, pues mis pensamientos suelen atormentarme e invadir mi cabeza, pero luego de un rato logro callarlos y conciliar el sueño, pero aquella noche de domingo fue diferente, pues recuerdo haberme levantado de mi cama y dirigirme a la cocina a prepararme un café y pensar en la cantidad de preocupaciones y pensamientos que invadían mi cabeza en aquel momento, recuerdo que mis ojos estaban llenos de lágrimas y lo único que quería era respirar, me sentía ahogada, sentía un peso en mi pecho, peso que se derivaba de muchas cosas, como el haber perdido lo único que tenía, a mi padre Carlos Rodríguez y a la empresa que cree yo María Rodríguez junto a él, como el tener que estar en mi casa todo el tiempo y sentir una gran impotencia y ansiedad al no poder salir a trabajar, luchar por el legado de mi padre y por mi vida, todo esto a causa de una situación muy cruel, la pandemia. Es así como ese constante peso en el pecho se volvía cada vez más pesado, a veces pensaba en que me iba a ahogar y no iba a poder soportar esa carga por más tiempo, recuerdo también que aquella noche mi mente no paraba de hacerse preguntas de imposible respuesta ¿Hasta cuándo seguiré así?, ¿Algún día no muy lejano esto pasará? ¿Durará esto por más tiempo hasta que me mate el Covid o me mate el hambre?, así duré un largo rato, mis pensamientos se tornaron insoportablemente ruidosos y tenía que sacarlos de mi mente antes de aturdirme, fue entonces después de ese episodio cuando me dirigí al estudio de mi casa, tomé una fotografía de mi padre, fue inevitable no estallar en llanto pues la nostalgia se apoderó de mí, la nostalgia del pasado, de lo que ya fue, de lo que fui y de las personas que tenía a mi alrededor. Entonces comencé a hablar con él, recordamos lo que éramos y lo que teníamos, nuestra pequeña empresa en donde fabricábamos muebles, mi padre lo administraba, yo diseñaba los muebles y generábamos empleo a los fabricantes y comercializadores, la fundamos en 2011 en aquel entonces yo tenía 22 años, me encontraba estudiando administración de empresas en la Universidad Nacional cuando mi padre me propuso empezar con este negocio, nos unimos más que nunca, trabajábamos muy duro, pasamos muchas noches en vela, hasta que se vio reflejado y pudimos abrir, era un viernes en la mañana y ver que todo se había materializado nos causó una gran emoción, indescriptible, fue sin lugar a duda uno de nuestros momentos más felices, pero de repente volví a la realidad donde me encontraba en mi sala fría y pequeña, sola, solo con una manta que me cubría y un café frío en mi mano, en mi rostro una mirada perdida, el reloj ya marcaba las 3:35 am, yo seguía pensando y especulando sobre el futuro, no paraba de cuestionar lo que vendría después, pero lo único que sí sabía con certeza es que no sería bueno ni esperanzador.

35


Ahora ya ha pasado un buen tiempo desde aquella noche tormentosa de domingo y lastimosamente puedo confirmar mi afirmación y responder a esas preguntas, la esperanza se ha alejado, la resignación y el dolor se apoderan de mí, como de muchos colombianos, pues, así como yo que tuve que despedir a todas las personas que trabajan en mi empresa, quienes con este trabajo sostenían a sus familias, así muchos más, que despidieron y renunciaron a sus sueños de ayudar al otro y de crecer, personas como yo que con una gran impotencia se ven obligadas a estar hoy están en las calles, haciéndose escuchar sin importar la pandemia, pues el hambre, la falta de oportunidades y la tristeza, también cobran vidas.

Autora: Paula Ortiz Grado: 10°

36


La Gran Función

¡Damas y caballeros, niños y niñas, gente de todo el país, reúnase, porque están a punto de ver el mejor show de la noche, han esperado mucho por esto… han llegado los titiriteros! Esto es lo que millones de personas escuchaban cada día, sonaba en cada rincón, con parlantes gigantes y grandes luces, justo a las 6 de la tarde. Este, era un evento magno, todos se reunían para verlo, desde los más pequeños hasta los más grandes, todo por ver a los titiriteros. Cabe recalcar que durante el día ocurrían más funciones. Una de estas era de comedia, específicamente un sketch, en esta se veía a gente “dirigiendo” y su mejor parte era cuando le cambiaban el nombre al país, bueno, específicamente una letra, la C por la P, puesto que decían que la C es de corruptos y que ellos no representan eso. Volviendo al gran show, este se dividía en tres partes. La primera era muy importante, ya que se presentaban los dos titiriteros, les decían el dueto Asombroso, sus nombres eran Alberto y Álvaro. El segundo momento, es cuando presentan a su marioneta, esta es de color rosado, con un aspecto que puede parecer un poco desagradable, pero por dentro es rico y comestible. En el tercer momento, los dos titiriteros se disponían a jugar con su marioneta a dirigir el país. La gente se quedaba tan idiotizada que no se daban cuenta que este juego se traspasaba a la realidad, pero como solo era por televisión, no importaba, ya que por el momento nada traspasaba la realidad. Fue cuando, en una de sus tantas emisiones, comenzaron a decir que le iban a subir el precio a todo, porque la marioneta quería jugar con aviones, pero estos no se conseguían en ningún almacén del país, entonces tocaba comprarlos por Amazon y el coste de estos era muy caro. En ese momento, los ciudadanos se empezaron a dar cuenta que les iban a robar su futuro, porque, desde los más pobres hasta los ricos, toda clase de vehículo, consumible, incluso hasta la sal, iban a subir de precios. Los ciudadanos se cansaron de esto y decidieron salir a las calles a tratar de encontrar el set en donde estaban los titiriteros, era imposible encontrarlos en las calles, ciertas personas creían que incluso no existían. Después de mucho caminar, pudieron llegar al set de grabación, se encontraba en el sitio más céntrico, de la ciudad más céntrica del país, también, se dieron cuenta que este era un lugar muy custodiado por grandes robots que se llamaban “ Escuadrón de Muerte A Diestra y siniestra”, acá, llega uno de los momentos más importantes, se empieza a librar una guerra, pero no por parte de los ciudadanos, si no por parte de los robots los cuales tiene un chip que les quita su pensamiento y ante el más mínimo levantamiento de voz, se disponen a matar. Pasaron 5 días hasta que pudieron llegar al set, cuando llegaron, se dieron cuenta que la entrada para ver el espectáculo era muy cara, lo único que había barato en el lugar eran huevos, la docena a 1.800, entonces decidieron comprar estos, irrumpieron en el set y cuando los titiriteros salieron, empezaron a botarles estos a la cara, para ver si se lavaban un poco con esa clara de realidad, para que empezaran a ver que el país estaba descontento. Al día siguiente la marioneta decidió quitar todas las medidas planteadas y expulsaron del programa a Alberto. Acá es cuando la ciudadanía celebra, porque consiguió un gran paso, pero, internamente, el dueto A-sombroso está creando una segunda temporada, la cual promete venir con muchas más injusticias y decisiones incorrectas las cuales van a hacer que la ciudadanía se acabe. Autor: Nicolás Guerrero 37 Grado: 10°



La vecina que nunca conocí, una historia más de feminicidio en cuarentena ¡Me encontraba en mi apartamento pasando la cuarentena impuesta por culpa de la pandemia del Covid-19; pasaron los días en ese encierro con la incertidumbre de que iba a pasar, ya que los recursos económicos de la gente y los propios, se iban agotando, lo cual más incertidumbre y desespero provocaba. Una mañana tomando el primer café del día, escuche en el apartamento vecino una discusión de pareja que duró unos pocos minutos y luego silencio absoluto, discutieron por dinero, claro ya empezaba a escasear y solución de salir a trabajar no había todavía, situación que ya empezaba a preocupar a más de uno porque los gastos y las deudas ya no daban espera. A la semana siguiente, estaba trabajando en mi computador, cuando otra vez, se escuchó una nueva discusión de la misma pareja vecina, pero esta vez los gritos eran más fuertes, las puertas estaban cerradas a golpes y la discusión era la misma por dinero. Lo que hice fue colocar el televisor más duro para no escuchar la discusión, era algo que en realidad no me incumbe pensé en ese momento, tengo mis propios problemas para preocuparme por otros, eso pensé. Así continuó los siguientes días, mis vecinos a diario discutían, cada vez, los gritos eran más intensos, ya no era solo puertas que cerraban duro, ya incluían el ruido de la loza rota, de objetos que iban y venían, una que otra palabra ofensiva y vulgar, eso cada vez era una batalla campal dentro de ese apartamento, hasta el día que me canse y llame por citófono al portero y le pedí que llamara la policía o al Cai más cercano, porque mis vecinos se iban a matar y el niño que tenían lloraba y gritaba sin parar. Efectivamente llegó la policía al apartamento 1005 de la torre 1, timbro varias veces hasta que abrieron, indagaron si estaba pasando algo ahí, que los vecinos habían avisado de gritos y llanto de un niño, pero el vecino implicado tranquilizó a los policías diciendo que solo era una discusión pasajera, normal entre parejas, pero que todo estaba bien, estos se conformaron, con lo que dijo mi vecino, el señor Martínez, ese día me entere como se llamaba mi vecino. Pasaron los días después de este último episodio y todo estaba en aparente calma. Una mañana Salí temprano de mi apartamento me dirigía a hacer mercado, aprovechando que era el día que podía ir de compras por el pico y cédula, impuesto por la alcaldía por motivo de la pandemia. De regreso, después de las compras, llegando al apartamento, me encuentro que, a la entrada del conjunto, estaba acordonado todo, había policía, estaba la camioneta del C.T.I, no me dejaron entrar el carro, me baje, le pregunté a la persona indicada, el que conoce la vida de cada una de las personas del conjunto, al señor Sánchez, el celador quien, con cara de desconcertado,

38


aterrorizado, me contó, que mi vecino, si el mismo señor Martínez quien siempre hacía escándalos había arrojado a su esposa desde un décimo piso, por el balcón de su apartamento. Yo, entre asustado, desconcertado y sorprendido, no lo podía creer. ¿Qué habrá pasado? me preguntaba, si ya habían pasado días de pura calma; ¿Qué sucedió mientras salí?; en mi mente giraban muchas preguntas, entre esas, ¿qué hubiera pasado si yo estuviera en el apartamento?, ¿lo habría evitado?, solo dudas, preguntas y culpas; claro lo habría evitado, es lo más seguro, hubiera llamado otra vez a reportar la pelea y el maltrato, pensaba yo. Pero ya era muy tarde. En la noche de ese día tan macabro, viendo televisión solo con los ojos porque mi mente estaba en lo acontecido de esa mañana, dando vueltas en mi cabeza y recordando desde aquel primer día que empezó todo, apareció en mi televisor una propaganda de la línea 155, donde se puede denunciar estos tipos de casos. Claro, ya era muy tarde, sin embargo, entre a investigar de qué se trataba y me encontré que es una línea de orientación a mujeres víctimas de violencia, es una línea dispuesta por el gobierno Nacional, las 24 horas del día, todos los días de la semana, donde todos los colombianos podemos comunicarnos bajo reserva, para prevenir, minimizar y eliminar las violencias contra las mujeres. De inmediato pensé, esto casi nadie lo conoce, yo lo desconocía, si hubiera sabido de este medio lo había usado para denunciar el abuso por el que estaba atravesando mi vecina que nunca conocí y se había evitado una muerte más. Entonces, esa noche oscura y desolada me dirigí a mi computador y empecé a escribir está triste historia, en nombre de aquellas mujeres que son silenciadas, atemorizadas y violentadas por sus verdugos, al igual que mi vecina la que nunca conocí y la que hoy me da motivos para luchar por todas a aquellas que viven un infierno en el “paraíso” del amor.

Autor: Juan David Castro Pardo Grado: 10°

39


El Fin

35 años tenía… Bogotá el escenario de mi agonía, había sido un día largo y añoraba con llegar a mi hogar, darle un beso y un abrazo a mi hermana y mi madre, sin embargo un amigo cercano se cruzó en mi camino me invitó por unas cervezas y a caminar, pensé que era descortés decirle que no, después de todo éramos amigos; así que saliendo de clases fuimos por esa cerveza, todo iba bien pensé yo, ya me disponía a despedirme cuando sentí que me miraba y tocaba de manera extraña, con mayor razón quería irme, ojalá hubiese reaccionado antes, pero como iba a saber yo que aquella noche me transformaría la vida, o mejor dicho, acabaría con ella. Esa extraña sensación de haber tomado una mala decisión me paralizaba, me hacía temblar y no sólo el cuerpo sino el alma, pues al pasar unos segundos este sujeto que ahora era un desconocido tocaba brutalmente mis piernas, mi pecho, desconcertada empiezo a petrificarme, se apodera de mí el pánico y noto que no hay nadie a mi alrededor, nadie, ni aquel habitante de calle que pasaba todos los días con su costal al hombro, con su vida al hombro. Cuando por fin logré emitir un sonido de mi boca y gritar, el que creí que era mi amigo me lanzó de un golpe contra el piso, me pegue tan duro en la cabeza que quede casi inconsciente; intentaba zafarme de sus fuertes brazos, pero era inútil, yo medía poco más de 1.60 y pesaba alrededor de 50 kilos... Él medía 1.80 y pesaba casi 90 kilos. Por lo que mis intentos de huir eran infructuosos. Cuando volví a tomar conciencia de mí tenía las piernas y la entrepierna llenas de barro, tierra, hojas, y alguna que otra lombriz, mi único pensamiento era mi madre, debía ya estar preocupada, nunca llego tarde a casa, y eran ya más de las 12:00 a.m. Suplicaba que aquel tormento acabara rápido... No fue así. Recuerdo haber sentido el dolor más grande de toda mi existencia ¡inimaginable! Si, literalmente estaba siendo empalada, como en esas historias de horror de mi querida Colombia. Mi razón no daba con la explicación de porqué una persona es capaz de hacer algo tan cruel, de arrebatarte tu dignidad, tu intimidad, de apoderarse de tu cuerpo literalmente. Ya no había marcha atrás, ya ni siquiera intentaba huir, ya no gritaba, ya no forcejeaba con él, ya ni siquiera me importaba... Solo respiraba. Para mí fue como si me hubiese quedado dormida, cuando desperté ya estaba sola, sola con mi dolor, intente levantarme, no pude, aquel objeto introducido en mí no me dejaba, mientras buscaba desesperadamente con la mirada y las pocas fuerzas que me quedaban mi cartera, recordaba fragmentos de lo que había vivido momentos atrás... Eso hacía que me doliera aún más, y no solo el cuerpo sino el alma, el corazón, la dignidad, la vida…Cuando por fin tuve mi celular en las manos llame al 123, no contestaron...

40


Volví a llamar, respondió la voz de un señor que desconocía mi situación, por lo que prosiguió a preguntarme si necesitaba ayuda, le respondí que me habían violado, que habían abusado de mí, la respuesta a eso fue que, si había bebido alcohol, estaba hirviendo de ira... Pero lo primordial es que alguien fuera a buscarme, así que le dije dónde estaba ubicada y que por favor mandaran una ambulancia por mí, no obtuve respuesta; al mirar el reloj me dí cuenta que eran más de las tres de la mañana, tenía mucho frío, solo estaba cubierta por una camisa ahora rota y tierra, no encontraba mi pantalón y si lo hubiese encontrado no me lo podría poner. Volví a mirar el reloj eran ya las cuatro y nadie parecía estar buscándome, no escuchaba ninguna sirena, no se oía ningún carro, ni siquiera los ladridos de algún perro, todo estaba en calma... Menos yo. Ya ni siquiera tenía aliento de levantar el celular y volver a llamar a emergencias, ya hasta me costaba respirar, entendí que era el fin, cerré los ojos... No sentía nada más, comprendí que me iría, y la gente no sabría nunca que me pasó, mi madre se habría quedado esperando mi llegada, mi hermana seguiría sin mí, la vida continuaría, y yo ya no haría parte de ella. Como dije, cerré los ojos, pero cuando los volví a abrir todo estaba iluminado, había mucho ruido y un señor estaba examinándome, escuché que decía que había perdido mucha sangre, que era poco probable que sobreviviera; ya daba igual, ya no sentía dolor, ya no sentía mis piernas. Así que volví a cerrar los ojos, esperando que todo acabara allí. Así fue.

Autora: Valeria Mateus Grado: 10°

41


Vivir una historia más que contar de la masacre de Bojayá Y por fin había llegado el momento, será este el fin de nuestro sufrimiento, será pues este el comienzo de mi vida… Remontémonos al inicio de nuestra historia … más bien de mi historia, una entre tantas rescatadas del silencio que se guarda, no porque se quiera de esta forma sino por el contrario es lo único que nos permiten hacer, callamos o nos callan. En el año 1980 en Bojayá -Chocó, el tres de mayo nací y comencé a ser; vengo de una familia humilde pero rica en cultura, amor, cariño, talentos, sabor y para mi tener eso es tenerlo todo, ¿Qué más podría yo pedir? Desde antes de que yo naciera, mi familia ha estado trabajando fuertemente, realmente pienso que son unos berracos, muy dados a su familia, son para mí un total ejemplo, aunque sin ellos saberlo, hace muchos años realmente pude entender su rostro reflejando su dolor, sufrimiento y tristeza que trataban de ocultar con una sonrisa y desde ese momento fue aún mayor mi anhelo de ser tan fuerte y virtuoso como ellos, lastimosamente mi padre murió, o así decimos, un día se fue a trabajar, jamás volvió ,no sabemos dónde estará su cuerpo pero sabemos que nos acompaña y nos cuida de todo lo que pueda venir; siempre he vivido aquí en bellavista, es un privilegio, realmente expresa lo que un hogar debería ser pero hay una parte oscura, una parte que no se cuenta, una parte de la cual no se advierte antes de nacer aquí, estamos solos, somos los olvidados, dependemos de nosotros pero es muy difícil cuando ni siquiera tenemos un trozo para nosotros mismos, bueno tenemos un terreno pequeño precisamente donde trabajamos, pero no es totalmente propio, lo compartimos con nuestros protectores, porque es mejor estar de su lado que estar en contra de ellos. Las cosas aquí no son tan fáciles, siempre estamos buscando la forma de poder sobrevivir, en las ciudades a las que alguna vez tuve la oportunidad de ir, allí, se vive y no se sobrevive, bueno la mayoría de tiempo y por lo general no hay un conflicto que te aturde cada mañana al despertar, allí simplemente les aturde no poder llegar rápido a su casa por los trancones, pero quisiera enserio que mi preocupación fuera esa y no saber cuándo ya no estaré o donde desapareceré, en la ciudad tienen mucho apoyo y compañía, tal vez si no fueran tan egoístas podrían compartir con nosotros un poco de su protección, un poco de interés, podrían mirar más allá de su vida perfecta y entender que no todos nacen con el privilegio de vivir. Retomando a como ha sido todo este tiempo para mí, desde que inicié estudiando en una escuelita de por aquí de bellavista también comencé a ayudarles a mi familia con la producción y cosecha de plátanos que es a lo que nos dedicamos, con esto podemos conseguir dinero para comprar un poco de mercado y pagar unos cuantos servicios, aunque la agricultura es un gran índice de ingresos, como estamos tan alejados de las grandes ciudades y por nuestra cuenta propia no podemos llevarla a otros lugares donde la oferta sea buena las cosechas se dañan y por eso no es de buen vivir, transcurrieron los años y seguimos aquí en lo mismo con los mismos, hasta llegar aquí año 2002 donde varias dudas me surgen, no es un secreto el conflicto armado sobre todo en zonas tan bellas, productivas y desconocidas como de donde soy, pero jamás había estado cara a cara enfrentado a

42


un miedo en persona, en enero vinieron un par de hombres los cuales tenían un fin claro y aunque esa es la salvación para muchos, yo lo tomé como algo normal, sin tanto drama, cada día de mi vida era una lucha, yo no vivía, no tenía paz ,no tenía tranquilidad, el recibirlos solo me dio un tiempo estimado para estar aquí, para aprovechar cada momento junto a mi familia, trabajamos para ellos ahora, pero cuál era la diferencia de antes de ellos si siempre fue así, siempre trabajamos y nos molemos por otros que disfrutan de ello y nosotros muriendo lentamente. Un día, especialmente un día antes de mi cumpleaños número 22 no muy distinto a los demás la cosa se puso más densa, un enfrentamiento comenzó sobre todo por bellavista que fue un puesto fijo que tomaron, estaban centrados los paramilitares, las guerrillas y claramente el estado que no está físicamente para no mancharse más de sangre porque eso no se vería bien, pero finalmente todos terminan siendo grupos de personas que se denominan de maneras distintas, pero son la misma vaina. En medio del pánico, que me carcomía, fuimos a la iglesia que era la parte más segura donde permanecer, hasta que alrededor de una hora antes del mediodía, una pipeta impacto en la iglesia, una de las cuentas que se lanzaron aquella vez, antes de que eso sucediera estaba con mi mamá ,mis hermanos y alguno de mis tíos y hasta vecinos, los mire y cuando detonó, sentí un fresco de esos que sientes cuando la tranquilidad llega, jamás celebre un año más de vida sino de tiempo porque solo hasta ese entonces sentí que por fin comenzaba a vivir .

Autora: María Fernanda Pardo Grado: 10°

43


Ibiza

Laura es una joven que vivía en el país de Colombia, y al terminar sus estudios ella decidió irse del país, para comenzar una vida diferente y viajar alrededor del mundo, al trascurso de sus viajes conoció a Emily en una fiesta en Ibiza, y pasaron toda la noche juntas, tuvieron una conexión inigualable y decidieron intercambiar sus números de teléfono para poder verse otro día. Laura y Emily habían quedado en encontrarse en una cafetería unos días después, pero Emily al último momento le tuvo que cancelar la salida ya que tenía que devolverse a España por que comenzaba sus estudios, en el momento en el que Laura se enteró que Emily se iba para España aparto un vuelo y decidió viajar para encontrarse con ella y buscar a la que ella creía que sería el amor de su vida. Laura llega a España y llama a Emily ya que ella no conocía nada del país, Emily sorprendida y anonadada de la llegada de Laura, va al aeropuerto y la lleva un hotel para que se pueda quedar ahí mientras conoce el país, Emily le pregunta a Laura la razón por la que había viajado al país y ella le respondió que sin darse cuenta había empezado a sentir atracción por ella, Emily le confeso que también sentía atracción por ella, y decidieron salir y conocerse mucho más. Al paso de muchos meses, lo sentimientos aumentaron y decidieron formar una relación, tomaron la decisión de irse a vivir juntas al apartamento de Emily. Ya ha pasado más de un año desde que comenzaron la relación, la Laura todavía no les había contado a sus padres sobre en noviazgo ya que tiene miedo de cómo iban a reaccionar, un día sus padres le escriben y la de la noticia de que van a ir a visitarla a España, para conocer la ciudad y pasar tiempo con ella. Llegó el día en el que los papas de Laura llegaban al país, y Laura muy asustada de contarles a sus papas sobre la relación, va al aeropuerto, los recoge y los lleva al apartamento, y al llegar les presenta a Emily y les cuentan sobre la relación, los papas sorprendidos al instante le dan la desaprobación a la relación de su hija, y deciden irse del apartamento y quedarse en un hotel, en ese momento Laura decide darles su espacio para que puedan asimilar la noticia; pasaron los días y no habían tenido ningún tipo de comunicación hasta que un día llegaron los papas de Laura al apartamento, para pedirles disculpas por lo forma en la reaccionaron, y que sin importan su orientación sexual, ellos la apoyaban y que después de analizar bien las cosas se dieron cuenta que el amor es amor sin importan hacia qué persona se sienta.

Autoras: María Camila Sanabria María Fernanda Bautista María Alejandra Ramos María Salomé Cortés Grado: 11A

44



Ricardo y su mundo oculto Transcurría el año 1990, en Medellín Colombia, allí vivía un hombre llamado Ricardo, en una de las zonas más conocidas de esta hermosa ciudad. Se podría decir, que Ricardo era un hombre promedio, tenía esposa e hijos, pero él no era un hombre de hogar, pues siempre se empeñó más en ejercer su labor como abogado civil, que pasar tiempo en casa. En sí era un hombre como cualquier otro, le gustaba ver fútbol, tomar cerveza con sus amigos, caminar, estar tranquilo. Sí, la vida de Ricardo suena muy monótona, pero sorpresivamente faltó un día al trabajo, ya que, estaba muy enfermo y tuvo que quedarse en cama todo el día. Su esposa como una buena mujer, lo cuidó la mayoría del día, mientras él se recostaba viendo televisión. Llegó la tarde de ese 3 de abril, como Ricardo siempre estaba en su trabajo nunca pudo ver los programas que daban durante el día, a las 6:00 pm curiosamente, trasmitían un reality show de hombres maquillados, Ricardo se sintió incómodo, pero más allá de eso se sintió extrañamente atraído y asombrado con lo que estaba viendo, pasaron los días, Ricardo se mejoró, pero la imagen de este programa no se borraba de su cabeza, comenzó a emplear su tiempo libre en investigar y aprender más sobre esta minoría, y a medida que aprendía más sentía una extraña necesidad de querer liberarse. Ricardo ya no era un hombre promedio, pues, aunque se liberaba lo hacía en secreto, llegó el día en el que decidió renunciar a su vida como abogado e interpretar este maravilloso personaje que había creado gracias al arte drag, Ricardo mantenía este estilo de vida oculto, pues para el país y la época, ese tema era un tabú, empezó a presentarse en algunos bares de la zona y a la vez a mentirle a su esposa. La felicidad no duró mucho para Ricardo, no puedes ocultar para siempre tu verdadera forma, el día 24 de Julio, Ricardo se encontró a su ex- jefe en la audiencia de uno de sus performances, sin darse cuenta entró en shock, pues para él, esta persona representa todos esos años de represión y de estrés acumulado, estando en pánico por el miedo de perder a su familia, Ricardo decidió irse para su casa, desafortunadamente para Ricardo, su jefe era una persona machista, que sólo iba a ese lugar para ver mujeres bailar, que estaba en desacuerdo total con este estilo de vida que su ex - empleado había decidido seguir.

45


Ese día Ricardo no salió con vida, pues su jefe mandó a la salida del club a siete de sus secuaces a que lo asaltaran, lo golpearan, violentarán y no dejarán rastro de él y así fue, pues, aunque sus amigos del club lo intentaron llevar al hospital, era demasiado tarde, Ricardo muere por un sangrado interno provocado por los golpes. El caso de Ricardo es similar o peor a muchos alrededor del mundo, la opresión y discriminación aún existen, Ricardo fue una víctima más de la intolerancia y la violencia, por ello, es mejor comprender que somos diversos y eso no nos hace anormales lo anormal es no respetar al otro y su visión de mundo. Respeta y no seas como el jefe de Ricardo. .

Autoras: Mariam Abdel y María Paula Téllez Grado: 11A

46


El Disfraz

Me llaman Jim, pero mi nombre real es Jimena, tengo 21 años de edad y hace tres años, fui reclutada por un grupo en una red social llamada “Facebook”. Este grupo me prometía dinero fácil, para ello tenía que hacer domicilios en ciertas direcciones. Necesitaba dinero ya que mi madre padecía de cáncer pulmonar, y yo como estudiante universitaria de la facultad de ingeniería, no tenía el tiempo ni el dinero para cuidar de ella. Sin embargo, este trabajo parecía adaptarse a mi horario y a mi situación, por lo que terminé aceptando. El primer día de trabajo me pusieron a prueba con una entrega, que debía recoger en la Av. Caracas y entregarla en una dirección específica. Al llegar al lugar me encuentro que la dirección dada no era un establecimiento sino un callejón, me adentré en el lugar y vi como al final de él me esperaba un grupo de personas. Supuse que eran los clientes, pero me equivoqué, al parecer pertenecían a la misma cadena de trabajadores que yo, eran algunos administradores que monitorean a los empleados; me especificaron algunas “reglas” de mi trabajo que no conocía con anticipación, una de ellas era no exhibir el contenido del paquete que debía entregar, tampoco tener contacto directo con los clientes, ni mucho menos divulgar el nombre de la asociación a la cual, ahora pertenecía. Me vi desconcertada con la situación, pero por más que preguntara, las respuestas eran las mismas: Es parte del trabajo, deja de preguntar”. Fui obligada a firmar un contrato de confidencialidad, en el que prometí mi lealtad e incluso parte de mi privacidad; me encontraba en una situación que no era capaz de comprender, sin embargo, me ganó la necesidad y cedí. A partir de este punto, mi vida empezó a cambiar lentamente, me obligaban a ir a ciertos eventos con tal de patrocinar o expedir mercancía de una forma más informal. En estos eventos, me veía rodeada por muchas sustancias ilícitas que intentaba ignorar, pero cada vez se veían más atrayentes, me rendí ante ello y decidí probar, solo un “poco” … Desperté en una bodega(que “casualmente” tenía un grafitidel logo de mi compañía en la pared) junto a los hombres que me habían llevado a aquel acto. Poco después entendí que nada de esto había sido solo una casualidad; ellos sabían exactamente cómo controlarnos, y al final de todo, terminé haciendo exactamente lo que ellos querían que hiciera. Sentía una incontrolable impotencia, parecía que ya no tuviera control sobre mi vida, poco a poco, lo fueron obteniendo ellos en más de una manera. - ¿Qué debería hacer ahora? - Pensé - ¿Qué debería decirle a mi madre? - Estaba decepcionada, pero al final...solo fue una vez, ¿no? “Seguro que solo estoy exagerando…”. O eso pensaba.

47


Casi simbólicamente no era capaz de salir de esa bodega, me tenían encerrada, encarcelada, pero eso era solo el principio, no sabía lo que me esperaba. Poco tiempo después aquellos hombres entraron otra vez, la luz que venía de la puerta me cegaba, tardé unos segundos para adaptar mis ojos y comprender lo que estaba frente a mí, una foto de mi madre... Si en algún momento me hice una idea de extorsión… Nunca imaginé algo como esto, no me sentí preparada para un golpe tan bajo aun sabiendo (o fingiendo saber) cómo eran ellos. Tenía sentido, era lo único con lo cual podían hacerme daño en este momento. Mi madre era todo por lo que yo estaba aquí, ahora atada en una silla, en una bodega quien sabe en donde, rodeada de los que ahora consideraba matones. Seguí las reglas que me impusieron como una tonta, ahora lo estoy pagando, nunca debí aceptar este trabajo, aunque fuera fácil, aunque la paga fuese buena, tal vez exuberante. ¡Pero mi situación lo ameritaba! Ya no tengo excusa, debí al menos hablarlo con mi madre como correspondía, dejar de lado mi personalidad de “niña grande” “puedo cuidarme sola” que siempre he tenido, me dejé llevar sabiendo que si no hago nada mi madre podría morir y terminé haciendo algo mucho peor. No lo pensé, me dejé llevar, y ahora me doy cuenta de los errores que cometí. Hice lo que me pidieron por última vez. Escapé. Terminé con esto. No podía seguir viviendo así. Poco después de huir de ese asqueroso cartel, junto con mi madre, me encontré con que los responsables de esta pesadilla, mi pesadilla, fueron atrapados y condenados. Parte de mí pensaba que podríamos volver a tener una vida normal, sin embargo, también estaba consciente de que este no era el fin. Mientras ellos sigan teniendo información nuestra, no estamos a salvo - Dijo mi madre. Después de todos los errores que cometí...drogas, alcohol, dinero fácil; mi madre fue la única persona que no me culpaba por ello. Me decía que no era mi culpa, que eso le podía pasar a todo el mundo, pero eso yo lo entiendo. Solo que no me cabe en la cabeza cómo es que hay gente que puede vivir engañando a otras personas, incitándolas a vivir de esa manera, degradándolas, volviéndolas adictas… Y pensar que no soy la única.

Esto es más común de lo que parece; no soy la única persona que ha pasado por esto, no soy la única a la que han controlado, a la que le han quitado todo. Hay muchos como yo y muchos peores que yo. Hay personas que no se han permitido salir de esa cárcel llamada droga, de la necesidad, de la obsesión; así que, podría decirse que, de algún modo, fui muy afortunada. Autores: Isabela Durán Sánchez, Grado: 11B

Camila Viteri Montes y Dayanna Cárdenas Peña

48


Cuando la Experiencia Estuvo en Peligro Había una vez empleo ya que que no tenía postularse en su profesión, empresas.

un señor llamado Alfonso, él tenía 50 años y se encontraba buscando lo habían despedido de su anterior trabajo. Al verse desesperado ya como mantenerse por no tener familia que lo ayudara, empezó a empresas para obtener el cargo de administrador de empresas que era la cual, había ejercido durante 20 años en diferentes reconocidas Un día Alfonso se encontraba en su casa leyendo el periódico, cuando sonó su teléfono. Al oírlo, se levantó y contestó: -¿Buenas tardes, con quien hablo? -Buenas tardes, señor Alfonso lo llamamos de la empresa Bavaria, para hacerle una entrevista por su excelente hoja de vida. Requerimos que se presente el día de mañana a las 7:00 A.m. en nuestras oficinas. -Muchas gracias, señorita, buena tarde. Alfonso al escuchar esta noticia se puso muy feliz y de inmediato empezó a preparar sus cosas para tal entrevista. Al día siguiente, se levantó muy temprano y emocionado por su entrevista, al llegar allá había más personas realizando entrevistas para este mismo cargo y en su mayoría jóvenes;

Alfonso pensó entonces: “¿Me darán el cargo a mí?, hay bastantes jóvenes con grandes capacidades”. Luego de esperar un rato llegó el turno de Alfonso, al entrar a la oficina se encontró con una señora aparentemente de 35 años. Quien le dijo: -Buenos días, señor Alfonso, yo soy quien le hará la entrevista. Cuénteme sobre usted. -Soy especializado en administración de empresas, he tenido un gran recorrido laboral, en el cual siempre me he destacado, he sido administrador de grandes empresas a nivel mundial. -Me parece muy bien señor Alfonso, es lo que estamos buscando, ¿pero y usted cuántos años tiene? -Yo tengo 50 años. -Ay señor, me da pena con usted, pero estamos buscando a personas más jóvenes para este cargo. Muchas gracias por haber venido. Alfonso al escuchar esto le dijo: -Señorita que pena, ¿qué fue lo que no le gustó de mi hoja de vida? Entonces ella le respondió: -Pues la verdad, creo que estos jóvenes que están aspirando al cargo tienen más conocimientos sobre el uso de la tecnología, que la que veo reflejada en su hoja de vida. -Muchas gracias, señorita. Alfonso muy triste se retiró.

49


Tiempo después Alfonso recibió una llamada y para su sorpresa, era otra vez de la empresa Bavaria, quien le ofreció disculpas por lo sucedido y le comentó que al revisar de nuevo su hoja de vida él era el indicado por los aportes que con su experiencia y conocimiento podría dar a la empresa. Alfonso muy feliz se dirigió a la empresa y le agradeció a la señora por darle esta oportunidad, le dijo que no la iba a defraudar y que iba a dar lo mejor de él además que él no tenía ningún inconveniente en sumar todo su conocimiento con las personas jóvenes que manejan bien la tecnología en estos tiempos.

Moraleja: La experiencia, es tan valiosa como los aportes que hoy hace la tecnología para un mejor y más rápido desarrollo de las empresas. No siempre la edad cronológica refleja lo viva y dinámica que puede ser una persona. A veces las personas jóvenes pueden sentirse viejas…

Autores: Sofia peña, Jhon Milton Medina, Nathalia Charry y María José Muñoz Rojas Grado: 11B

50


Radiación y Plantas Nucleares

Soy de esas mujeres a las que no les gusta quedarse quietas ni depender de nadie, mi nombre es Angy y tengo 24 años, estudié para ser Ingeniera Nuclear, pero antes de esto obtuve un título universitario en Ciencias e ingeniería. Hace días iba caminando por la ciudad y quise hacer un cambio en mi vida, gracias a mis estudios, no he tenido un trabajo satisfactorio en el cual pueda ejercer mi profesión como me gustaría, hace días hablando con compañeros de la universidad que tienen un puesto en la planta nuclear de Chernóbil me dijeron que me podían ayudar con unas recomendaciones para trabajar allí, me pidieron mi hoja de vida y comenzó el proceso rápidamente pues los empleados empezaron a retirarse ya que no es un trabajo sumamente seguro, al igual como dijeron mis compañeros y recalcaron que tenía que estar muy segura de la decisión que fuera a tomar. A una de las primeras personas a la que acudí fue a mi madre, pues ella con anterioridad al trabajar en un hospital me hablo sobre como la radiación puede afectar el funcionamiento de órganos y tejidos en el cuerpo, ya que vio varios casos en donde a las personas se les caía la piel gracias a las fuertes quemaduras de la radiación, incluso hasta desgastar músculos, huesos y órganos. Al mismo tiempo me habló de como al llegar estas personas para tener atención, el hospital tenía muchas medidas de seguridad y protocolos a seguir para el tratamiento de estas personas. Pero que igualmente era mi decisión ya que era algo que realmente me gustaba y era mi vocación. Luego de mucho pensarlo, tomé la decisión de entrar a trabajar allí, era un muy buen puesto, en el que me pagarían bien. En mi primer día como directora de la planta nuclear descubrí que hubo un incidente nuclear en el verano que había sido encubierto, esto lo descubrí gracias a los expedientes de años anteriores que me pidieron organizar, así que fui en búsqueda de mi predecesor Damián Sandoval buscando respuestas. Lo curioso fue que me convenció para que no diera a conocer el hecho y no poner en pánico a la población. Por el contrario, me muestra una entrada a los subsuelos de Chernóbil ubicados en la planta, en donde descubrí muchísimos barriles llenos de desechos radiactivos. Es aquí donde empieza mi historia, una joven que en búsqueda de una mejor vida tiene ahora un secreto del gobierno en la palma de mis manos, pues el tener esta materia prácticamente a mi cuidado se vuelve parte de mi responsabilidad, cualquier persona que se entere de esto, puede acabar con la central nuclear, incluso con la vida de cada uno de nosotros. ¿Es un poco difícil entender cómo llegaron los barriles ahí, y por qué son un secreto para todos, investigando un poco encontré información en los registros en donde decía que había ocurrido un desastre unos años atrás con una planta nuclear diferente, la cual dejo mucho desastre y material toxico e inexplicable, siendo esto el material que tenían aquellos barriles amarillos, pero que pasa si estos barriles son descubiertos o amenazan contra ellos? Como les conté antes, no suelo quedarme quieta ni que me digan que hacer, menos cuando tengo toda una serie de preguntas en mi cabeza y un misterio frente a mis ojos así que tome una decisión, le pedí al señor Sandoval que me diera el puesto de supervisar el personal encargado en esa zona, una noche uno de ellos pone en el informe una anomalía frente a uno de los barriles, pero no especifica bien que es lo que ocurre, así que decido bajar e inspeccionar, como tenía acceso a la zona, me involucre hasta el punto de llevarme el barril a mi centro de trabajo donde podía averiguar qué era lo que le pasaba al barril, de pronto podría hacer

51


estudios de que contenía adentro, en el transporte de los subsuelos, el ascensor, las curvas y la entrada a mi centro de trabajo, el barril sufre una fractura en su base, regando el material por el camino, yo sin darme cuenta bajo el barril y lo pongo sobre una superficie, se supone que estos barriles deben estar en refrigeración o climatización para prevenir la exposición de gases, o diferentes contaminantes del aire, por supuesto el centro de trabajo está preparado para cualquier exposición de este tipo, el tema es que mi centro de trabajo no, pues yo no estaba en el cargo de estudiar sus componentes, solo era una ingeniera tratando de arreglar problemas superficiales de la nuclear, no químicos, yo no estaba preparada para seguir los procedimientos de respuesta de emergencia de mi sitio de trabajo contra derrames, así que, el barril explota y me cae sustancia toxica en mi cara, quemando parte de mi piel y destruyendo otra. Es aquí donde mi vida cambia por completo, donde ya no tengo más preguntas de que será si no por qué lo hice, en qué estaba pensando, cómo es que sacrifiqué mi vida y pude haber sacrificado la de muchos más por querer meter la pata en algo que no me incumbía, que será de todo mi esfuerzo y todos mis estudios para llegar hasta aquí, lo que hice puede que tenga perdón, pero no podre perdonarme a mí misma, ya no soy yo, soy un recuerdo de un error.

No piensen que esto me trajo consecuencias a mi sola, esto va dirigido para todo el mundo, todas aquellas personas que vivían cerca de la nuclear, todos aquellos trabajadores, incluso las personas con cargos más importantes, los que si seguían normas y merecían muchos años más de vida, de estudio y de descubrimiento, fueron afectadas, en el intento mío de salvar a muchas personas de la radiación atómica que se generó, mi estado no aguanto por mucho, era yo junto a mi careta y el poco oxigeno que me faltaba, pude prender alarmas y gritar un poco de ayuda, pero el material tóxico se expandió tan rápido, que en pocos segundos, se creó una explosión nuclear, dándole campo a una gigante bomba de humo, que se esparció y esparció por muchos lugares alrededor. En fin, soy una asesina.

Autoras: Lina Rodríguez y Vanessa Schambach Grado: 11A

52


Producciones Literarias en el Aula: Plan Lector y Guías de aprendizaje


Martín Arias - 2A

Gabriel Mogal - 2A

53


Diego Bautista - 2B

A 3 lo a v é r A a in t n le a V

54


Gabriela Soto - 3B

María Paula Cortés - 5°

55


56


Nicolás García - 9A 57


58


Natalia Sánchez - 8°

59


Daniel Silva - 9A

60



Distribución Colegio Liceo Bogotá D.C., Dirección Cra. PBX: 6711489

gratuita La Sabana Colombia 65 # 170-65 – 6797722

Edición No.1. (07/08/2021)