Page 42

fuerto la conduce a su compaiiero, como el fierro a1 imin, y deja caer su paiiuelo. “Cuando baila la zamacueca, la mujer del pueblo lo hace con ardor sin igual. Sus movimientos son vivos y alegres, algunas veces desiguales como el vuelo de las maripsas, algunas veces regulares como las oscilaciones del pkndulo. A menudo ella zapatea de un modo bullicioso y particular; despu&, de repente, la punta de su pie, como desflorando el parquet, describe silenciosas curvas. Esta danza, en la mujer de sociedad no tiene nada que pueda tacharle la moral m6s severa; en ella d l o se ven pasos cadenciosos, adsticos, una desenvoltura plena de una muelle flexibilidad, y por filtimo, gestos graciosos y moderados”.

Cuando uno lee este relato, escrito tan fluida y elegantemente, adivina que detriis de la pluma hay algo mis que ilustraci6n y objetividad. Lo que Radiguet nos refiere dista a6n inedio siglo de lo que el Diccionario de la Lengua iba a enseiiar a1 mundo sobre la zamacueca en 1899: danza grotesca de indios, zambos y chuchurnecos ( 1 ) .

( 1 ) En la primera edici6n de “Biografia de la Cueca” (1943) cometimos el lamentable &or de atribuirle a1 escrito de Radiguet fechas entre 1819 y 1821. El trarstrueque de fechar imparti6 de nuestra imperkia: el articulo de Radiguet apareci6 como segundr parte del libro de Alexander Caldcleugh “Viajes por Sud Amkrica durante 10s aiios 1819, 1820 y 1821”, cuya maduccicin (1914) no advertia la data del relato de Radiguet.

46

Biografía de la cueca  

Biografía de la cueca. Pablo Garrido. 1976.

Advertisement