Page 31

iQUk importaba! iPronto 10s dos cainaradas volverian a entonar el Auld Lang Syne de su pa. tria escocesa! Per0 el j6bilo dionisiaco se torn6 en delirio: Thomas Graham, el apuesto comandantk, cay6 presa de fiebre Ictal y, en medio de aquel kxtasis de lujuria c6smica, entreg6 su alma a1 dios de 10s ockanos. Su cuerpo, empero, fue transportado hasta Valparaiso, adonde la “Doris” lleg6 el 28-IV1822. Quiz& Maria Graham, la doliente esposa, pens6 que Thomas Cochrane habria deseado rend i r k postreros honores a aquel cuerpo sin vida. Pero, estaba escrito: Cochrane proseguia en sus correrias; cuandd regres6 -treinta y cinco dias mis tarde- Thomas Graham ya habia sido sepultado con honores y mhsicas sombrias en la fortaleza portefia. El Lord chileno, vicealmirante de la Armada y T i t i n del Pacifico, junto a su esposa, supieTO^ dispensarle a Maria’ Graham las atenciones merecidas e, incluso, llevarla consigo de regreso en el bergantin “Colonel Allen”. A1 doblar el Cabo de Hornos, Maria anot6 en su Diario el martes 11 de febrero de 1823:

“Las rocas del Cabo, blancas como tiza, se altan en fantisticas aristas que a la distancia parecen minas de antiguos castillos; a1 ocultarse el sol a traves de la atm6sfera nebulosa tomaron tintes de or0 y p6rpura”.

35

Biografía de la cueca  

Biografía de la cueca. Pablo Garrido. 1976.

Advertisement