Issuu on Google+


A

don

ENRIQUE

MATTA

VIAL, a c u y o e n t u s i a s m o se debe q u e el a u t o r haya realizado este t r a b a j o .

A.

D.


ARMANDO DONOSO

VIDA Y VIAJ€S

D€ UN €RUDITO

Recuerdos de don

JOSE TORIBIO M€DINA

SANTlAGO DE CHILE -ViP 210-ZAGi T E A T L N O S 666

~1915


A c A K I ~ . - - C ~ ~amigo. O la pasión del libro no es menos fuerte

que l a del a m o r : el bibliófilo vive p a r a s u biblioteca como el enamorado p a r a la mujer que constituye el sueño d e $11

vicia

SII.&O.-¿%LI

Loda pasión egoísta n o es noble porque s e aliinenta del goce estéril: el a m o r a u n a mujer e s sagrado, pues e s fecundo y obedece a un instinto de perpetuación. .-\CARIo.-Flaco a n d á i s de razones ingenuo amiC.0 : la qasión del libro. como t o d a pasión úk, a b u n d a e n rrutos opimos: quien mucho s e roza con él e s t á e n v í a s d e llegar a. l a sabiduría. ; Y n u n c a el s a b e r fue estéril ! H a c e un i n s t a n t e vos d e c l a r á s t e i s g u s t a r dsel b u r l ó n , á t i c o y s a b r o s o f r a i l e Tor r e s Villarroel. SILENO.-A q u i e n s i e , m p r e quise, pue,s t a n t o l e d e b e n m i s l e t r a s que e n s u s lecciones he a p r e n d i d o : f u é p a r a mí mentor y maesi . ro. ~ ~ . AcAr,Io.-Enhorabuena afirmáis con ese vuestro parecer mis argumentaciones. Oíd lo que a l a z a r he leído e n uno de s u s manuscritos: “Los libros g m d o s los m8agros los chicos y los r r a n d e s , son u n a s a l h a j a s que entretienen y sirven en el comercio de los hcmbres. Bl que los cree. vive dichoso v entretenido: el que los t r a t a mucho, e s t á m u y cerca de se^, loco’ el que n o los u s a e s del todo necio todos e s t á n hechos por ki hombre, y. pre‘cisamente, h a n d e s e r defectuosos y obscuros, como el hombre”. Quered Y buscad la. comp;i ii de los libros. que fieles compañeros son Y con ellos j a m á s i;i adversidad o s e n c o n t r a r á t r i s t e ; porque hermano d e la t r i s teza e s el aburrimiento y demonio f u e r t e p a r a flaco pecador f u é siempre el ocio que e n l a s h o r a s desola.das nos coloca t a n cerca de l a m u e r t e . .

..

~~~

.. .


Vida y viajes de

No e s el de Chile un medio propicio p a r a ~ l o s estudios d e especialización científica ni d e e r u dición literaria ; vivimos preocupados d e m á s prosaicas atenciones que de l a s disciplinas espirituales y a p e n a s si como solaz admitimos de t a r d e e n t a r d e un libro t a n ameno cuanto baladí. E l número d e aquellos que dedican su vida e n t e r a a l estudio, s e podría c o n t a r por lo3 dedos de la mano, que tan mezquino e s e n t r e nosotros el culto de todo lo que h a b l a m á s al cerebro que a l a bolsa. ; C u á n t o s escritores de primer orden n o h a n trocado la péñola por los códigos o el bisturí, por la f u s t a del hacendado o la pluma del oficinista! Recordemos los casos de los que pudieran publicar anualmente h e r mosos libros y no lo hacen, pues la t i r a n í a del cotidiano mendrugo les ohliga a s e r galeotos a t a d o s a su cadena : a h í e s t á n los Augusto Orrego. los R a f a e l E g a ñ a , los Díaz Garcés , los Augusto Thompson, perdidos, olvidados, como el hombre del cerebro de oro d e Daudet, que ignoró el tesoro que llevaba consigo h a s t a que lo hubo consumido todo entero. Desgraciadamente, nuestro ambiente mezquino seguirá siendo el mismo por mucho tiempo y el mejor de s u s libros n o le d a r á a u n a u t o r l a cantidad de dinero suficiente p a r a vivir t r e s meses con decencia: preguntadle .a los Blest Gana, a los Drrego Luco a l o s Valdés Cange y segurament e os c o n f e s a r á n que “ n i i r a n t e la reconquista”. “Casa Grande” “Sinceridad”, a pesar de ha. berse vendido ’varias ediciones, a p e n a s si les h a n compensado los gastos editoriales y l a s incomodidades d e t e n e r que t r a t a r con libreros poco escrupulosos. Y si esto sucede con los géneros literarios m á s socorridos, pensemos qué no acontecerá con los libros de filosofía, crítica, educación, ciencias puras, bibliografía. El caso de d o n José Toribio iitedina, como los de T h a v e r Ojeda, Guevara, Lenz, Román, H a n s e n , S a l a s E r r á z u r i z , son un ejemplo elocuente : c u a r e n t a y dos a ñ o s consecutivos d e labor y u n centenar de o b r a s n o le b a s t a n para s e r tenido e n Chile e n lo que se merece. ITa sido necesario que Medina fuese a n t e s m u y conocido e n el e x t r a n jero y honrado por c u a n t a s instituciones doctas existen e n E s t a d o s Vnidos, I n g l a t e r r a . E s p a ñ a , Argentina y q u e l a Sociedad de Historia y Geog r a f í a le t r i b u t a r a s u m á s alto h o m e n a j e - c o mo es l a medalla a n u a l de oro con que y a h a distinruido a don Crescente E r r á z u r i z y a doii que comenzAramos a d a r Gonzalo Rulnes-para nos c u e n t a lo que significa la enorme labor crítica, i n v e s t i g a t i r a y biblio.xráfica del a u t o r de l a “ H i s t o r i a d e l a l i t e r a , t . u r aco1,oninl de Chile”. A menudo e n lihros extranJeros. en las o b r a s de Menéndez y Pelayo, d e Rodríguez Marín de A l t a m i r a , de H e r r e r a , de P a l m a , de H a z a ñ a s y l a Rúa, de Adler, de Garnett. de Mitre, y de t a n t o s otros cuyos nombres colmarían mAs de una carilla, hemos visto citado el nombre d e Medina y elogiada sin reticencias s u altísima labor bibliográfica. H a c e poco nos recordaba L u i s Popelaire que en su viaje r e a lizado alrededor del mundo e n l a corbeta “ B a quedano”, tuvo qiie desembarcar en 1a.s I s l a s Filipinas : a l visitar la Universidad de Santo

un erudito

Tomás, en Manila, los frailes le colmaron de atenciones por el solo hecho d e s e r compatriota de Medina, c u y a obra conocían siendo l a única noticia cierta que tenían de eSta a p a r t a d a latitud geográfica. ,Yo recuerdo por mi p a r t e que d e l a s pocas o b r a s chilenas que s e h a n adquirido por necesidad en el Museo Británico de Londres, e s t á n l a s de Vicuña Mackenna-la colección completa e n elegante wt a n t e r í a aislada-y l a s de Meüina que, viajeros idos de todos los climas, consultan con muc h a frecuencia. Un día nos refería don Jose Toribio que u n a de las m8s agradables s o r p r e sas que h a b í a experimentado e n los últimos años. s e la había d a d o Mr. Bryce, a quien vi6 llegar u n a mafiana a s u c a s a acompañado de don Joaquín W a l k e r Martínez, ’saltando por sob r e montones ,de escombros y de tierra, que est a b a n hacinados e n l a calle donde se t r a b a j a ba el alcantarillado, lleno de curiosidad por conoceple : la,s referencias del iiindndor de l a Hispanic Society oE América, X l r . dirrlier !Miltoii Huntington Y de s u bibliotecario. el doctor Rlartin, interesaron a ITr. Bryce h a s t a no olvidai en s u viaje a este país rendirle el homenaje de s u v i s i t a . Alás tarde, cuando public6 s u libro “La América del Sur. ohservaciones e impresiones”, e s a hledina a l iiniro e s r r i t o r chileno a quien le dedica un juicio hreve pero elogioso. ( “ L a última y l a presente generación-dice A l r . Bryce-han producido escritores d e talento y ent r e los muy pocos investigadores de hoy dla h a y que c o n t a r a uno de los mAs cultos Iristoriadores y bibliógrafos de la América Española, el señor José Torihio M e d i n a ” ) . Otro t a n t o podríamos decir de W . H. Iíoebel, que obsequid a Medina, d u r a n t e s u última e s t a d a en Londres, con u n a simpática manifestación, a la cual concurrieron conocidos escritores ingleses, y a quien considera e n s u libro “Chile 3Toderno” tal vez romo la m a v o r autoridad histórica de Sud-Amér i c a . ( A t rhe present moment probably tlie g r e a t e s t historical a u t h o r i t y throughout Soiith America i s t h e famoits Clhilean, don Josí. 7’0ribio N e d i n a . . . ) L e he oído referir a l Diiw-toi -le la Biblioteca Sncional de Santiago. don Cal.los Silva Cruz. que, habiendo conocido a horda d e un t m n s a t l á u t i c o que p a r t í a de Lirerpool a Nueva Yoi’lí, a l Iiispanhfilo l\!Lster Hiintiiigton. e s t e le dijo en c i e r t a ocnsion: “lJe envidio pofque v a n Chile , y poili,á ronversar cuando qiiiera con don .Tos? Torihio Medina.” Cuando estuvo e n Chile don Adolfo P. C a r r a n za, a l d í a si-guiente de s u arribo preguntó por domicilio d e Medina a fin de hacerle a él SU Pr1m e r a v i s i t a : pero, j oh comicidad sólo concebible e n t r e nosotros! no f a l t ó uno que. pasándose de listo, creyese que se t r a t a h a de iiledina, el preparador de caballos de c a r r e r a , y hacia alla con dujo. al conocido polígrafo argentino. E S preciso figurarse el asombro que esto le c a u s a r í a a C a r r a n z a : él comprendió que en Uhile a p e n a s si s a b í a m o s q u e M e d i n a existiera. ¿ Y qué diremos de las distinciones con que ie h a n demostrado el aprecio en que ticnen su o b r a todos los bibliógrafos ? eruditos

el


que eoncurriei,on a l décimo-séptimo Congreso de Americanistas del Centenario e n Buenos Aires? ¿Qué a g r e g a r también del déciii;o-o(~tavo ('ongres0 de Londres, donde el disciii.so inaiixiir:iI d e don Samuel A . Lapone y Queverlo se redujo casi exclusivamente al elogio de la obra de Med i n a ? Como iV. 3i. Koebel, el anciano y respetado &Ir. Clements 1 ~ : . Alarkliam, presidente d e la Sociedad GeogrRfi<aa (le Londres, Y qire también lo f u é de dicho Congreso, le colmó d e atenciones ; "l\larl<l-iam, q u e Iia.liía estado en ('hile en 1 S::'i-decí;inos el seiioi. !iledina-nos preguntaba con g r a n interés por las personas que en ese entonces conoció e n t r e nosoti'os Y d e quienes no p u d e dar:e noticias, pues soiamente he conocido a los nietos.'' H a c e algunos d í a s no mAs 1;i Sociedad d e H i s toria y C:eo,qral'ía d e Santiago, le transcilbió al seño8r Medina u n a comunica,ción envinda ~ i . 1 presidente 'de ella por el $nsul cliileno c'n S a n Francissco, que dice a s í : E1 1'i.esidente d e la Asociación de H i s t o r i a Americaiia, M r . iilorsr Stephens, 'me h a dirigido la comunicación qne en copia m e es g r a t o acompañar a la presente, rogando a l a So(!iedad que (:(l. preside, s e sirva consitderarla, y si lo tiene a liieii, e j e i r i t a r sus buenas oficios con el' señor don José Toriliio JTedina, a quien didia <aomunirarión s e refiere, p a r a que este caballe,ro acepte l a .invitación que se le hace y concurra a1 Conpreso Histórico d e l Parííico. (lile se celel)i.ará e'n esta ciudad ( S a n Francisco), del 1 9 al 21 de ,julio próximo. El profesor señor Stepliens está Tivamente interesado 1101' c o n t a r con l a cooperación del señoi' Jledina e n el citado Conpi.eso.. ., etc." T>esgraciadanierite, l!egi5 esta n o t a a conoclmiento del señor Jledina hace t a n sólo alsiinos días, cuando ya no e r a tiempo p a r a que alcanzase a conriirrir a dicho Congreso. E n 1 9 0 2 , estando. e n iiléii(-o, rcril)ió tambií.n u n a nota del Gobierno d e Chile e n l a que lo de,signaban para que concurriese al Congreso d e Histoi,ia que debía verificarse e n I:oma: pero, como en el caso actual, lo tardío 'de la comunicación le impidió asistir, perdiéndose con elmlo la m a g nífica ocasión d e que pudiese figurar d e u n modo t a n digno l a intelectualidad chilena en una reiinióii de hombres d e estudio.

dose a la pura croiiologia superfiri;ii de los acontecimientos que s e h a n verificado eii el CUI'SO d e u n a existencia : no, es yieciso vivir rcrca de iin escritor, conocerle hondamente, como Ros\re11conoci6 a J o l i n s o n o Eckerinann a üoetlie; es necesario escu(1riii:ir s u v i d a , recoger cuanto pueda parecer liana1 y luego comp;ii.:rr, rec., )):ira referir lodo 10 que teny estP e n consonan(.iii con si1 >i;irio de los ConcoiirL y os ex<'osiis que e n las hisioi~iaslimisterio : l a s debilidades d e Sainte Beuve, los pu.ios aristocNr8ticos de R e nAn, el rlogmatismo d e l'aine, el orgiillo (le Flau1)ei.t ! ICn la 01~i.a (le Jledina no es interesante aqiielln qiie s e refie a s u s sacrificadas liiisquedas a t c l i i v o s y BilJlioiwas e n los p:i americanos. CJn;i I:irga vida co tiidio e,s s i e m w e interesante, s e a l a índole de sus produccio de este polígral'o, su o b r a es iin monumento d e investigación y tal vez, como afirma Altamiia, ser& poco menos qne imposible "dar un paso en Iiistoria a m e r i c a n a sin acudir a las publicaciones del señor Jledina". Lectores a t e n t o s de muc!ios d e siis iiliros, liemos tenido la lortiina cie conocerle de cerca y de aprovechar largas J' a m e n a s c h a r l a s para re'coper de sus labios interesantes noticias sobre s u labor y sil vida; además, h a ~ i i e r i d on u e s t r a s u e r t e propicia que escucliáramos, en muchos casos, el testimonio (le valiosos reciierclos a la di,stinguid:i conipañ e r a d e SII vida, l a señora. Jrercedes ~ b ~ ñ e zqiie . Iia sido para el escritor lo que el árbol p a r a la enied:ideia : sostén y e t e r n a promesa de feliciclad e n la a l t i i i x d e los seiitiinientos in&s d c liwdos, a l l í dondc no llega el lodo d e las peqnefias miscrias liuinnnas. Y s i e n el hogar f u e siempre ella u n a compensación c o n t r a las horas de krii3a labor, e n el t r < iin:i inteliqencia m b s al s e J l e d i n a : no pequeño e s el csfiieizo suyo que niinrdan las p5ginas corregidas, las copias de l a r g a s n o t a s y la ímproba minucia d e á r i d a s lecturas y calros fatigosos. Bello símbolo de e s t a elevada ariiionía de dos cerebros y de dos corazones e n c o n t r u n o s e n aquella medalla elque aparecen los bustos d e ambos c ó n y u g e s so-

L a verdadera biografía de u n hombre no e s

la que t a n sólo refiere hechos aislados, atenién-

i.itrtcs".

Tiene Jledina en la ac1u:ilidad sesenta y t r e s a ñ o s . (Nació el 21 d e octubre rlle 1 8 5 2 ) . L a historia d e su jiiventiid es breve, como la de cualquier hom1ii.e estudioso, que desde si1 inAs tierna niñ e z ha vivido en el comercio activo del 1ibi.o. De sus d í a s d e estudiiintf: iiniversit a r i o consen-a vivo el recuerdo d e u n a anérdota sahrosísima : éi y s u amigo i n w estimado. Flermózenes I)onoSO habían hecho la lirenciat u r a en derecho. Pebiendo presentar a m b o s lii memoria correspondiente, M,edina ten l a escrito u n largo t r a b a jo d e investic-arih sobre el Tocablo F&i? aplicado a , l a iiirispriidenicia ; pero, q l i l S 0 ia m a l a f o r t u n a que a ,sil padre magistrado recto e inflesiblé, no le aaradai:? muc.110 el asunto, viendose ol>lixa(lo rednctxi' u n a segi'iin(1a memoria : Si l a donn(;ón PS 'un (I< t o o Iin cont ~ ~ t rreseintada o . é s t a a. 1:)


c u a n t a no seria la sorpresa de su padre a l s a b e r a la memoria enviada por Donoso como prop i a se la h a b í a considerado sobresaliente, acordando el Consejo (le Instruccihn que fuese publicada en los Anales de la ITniversidad. J a m á s fiié s u padre. don José del Pilar Iíedina. liomhre partidario de que s e hiciera una i ~ r o i e s i ó n(le las l ~ e l l a s l e t r a s : a pesar d e haber r i i n : i h i.1 hermosos versos ( 1 1, niinca inir6 con buenos ojos las inclinaciones intelectuales de su primogénito. - Tú no tienes fortuna, ie recoi-clnha a menudo. y necesitan g a n a r l a . S o delien dedicart e a l a lil.eraliira: s6io tienes a n t e tii porvenir iin doble camino : t u profesihn y l a po1itic:i. llniiltvarisln por t r a d i r i h ~ . su padrc rontaha e n :ifliiel nartirlo . . ~ ~ ~ ~ con a m i c o s tan numerosos cuanto leales. -iTn rlí:~ me ofreciero:i que

partido, sienrio aún muy joven. E n dos ocasiones rehusé la oferta. para ser dinutado: y a tenía l a firme resoiiiciím toniar1:i de consa,qrar mis rsfiierzos en otro campo, qiie iiodría t e ner mayor iitilidnd narional. Transciiri’rn mks de d o s a í i o s <lesiiiií‘s (le reciliir si1 título : en los momentos q u e le d e j a 1ibi.e sii profesión se dedica a leer con v i r o iiiteres la historia de C h i l e : son l o s antixiios cronistas de los primeros años de la conquista los qiie m 8 s exc i t a n s u interés y comienzan a despertar en él a l liistoriador que axiiarrla sil hora para revelarse. ‘ranibiéii las hellas letras no le son indiferentes, pues traduce con primoroso r ii i rl a do 1.1 “Evangelina” de LoiigfeIlow. y escrihe interesantes cst ud ios sohre 1i ter;i.tiira. entomoiogín y i d l l i l o i ~: unos :ipiintes para iin ,iiiicii> snlire In novela de .Joi,ge Isaacs. iiniis n o t a s S O U W los insectos encinigos en Ciiile y soi,i.e los motivos para lii f’iindaci6n de iina socie<i;iil cirioinolhgic;i

iL;ic,iiin;il

y

(‘11-

__

n a ! voiiiineii de poesias

de su p a d r e . eilitxdo poi’ Alrdina

s u imprenta paiticu,I‘ar, en tii.; ejemplares, esrrihia : Casi sin a ? do y miembro de iina familix una campiña l e j a n a , allí en sus i l í a s d e v a caciones pasaba algunas horas cantando en los versos l a s primeras emociones .iiireniles. intc>rroránclose soliie la Fuerte que le guardara u n obsciiro porvenir o celelnxiitlo Iiis tiernas e x pansiones de la amistad, sentimirnto que domin6 siempre s u corazón y que a p e s a r d e t a n t o s desennaños, conservó h a s t a los íiltimos instantes de su vida.” ( E j e m p l a r níim. 6 il? la Bih. de don Enrique Alatta V i a l ) . Eien rlaramente expresan todas 1a.s dolorosas emociones del poeta y s u s a n t a conformidad c r i s t i a n a , dos x-ersos que hemos leído al a z a r en uno d e s u s pequeRos poemas: E n tantos a ñ o s qiie mi siicrtc 1loi.o ; A y ! Dios m e qiiecla!

h i i ( Í ; I cliic SP había i.ecihido fiii. ~-oirI~i.:idn secretario d e sirnilo a l l í Alinistro don .Toaquin Goiloy. Nunca piirlo reribir iin me.jor estími110 sn espíritii inrliiieto (le estiirlioso que r o menzaha a iniciaixe e n las rlisri!)linas de la i n vestinación. (’erc:l de 1:icarrlo P a l m a , a quien le liga rlesde entoncrs una franca amistad. y del erudito don Francisco (le I ’ a i i l a Qonzáiez, I ) i rector 1101’ aqiiellos años de 1:1 Rihlioteca S a cional. vivi6 ái~ictas !?oi.as (le estudio entre los nianiiscritos y los I e y ~ i o s(le los archivos lime50s. -En TAin:L-re(~ilei~cla Jle(1inn-comenzó y a :I interesai,me serianienle el estudio d e Ercii1.L I>escle a q u e l l o s días 1i;ista hace pocos años, eri q u e realici. mis desms de comenzar a publicar mi obra sobre el poeta d e “La Araiicana”, acaricié aqiie! p r o y e c t o qiie espero en breve v e r (,oronado, después de 8i’idlo.s estudios y enormes tl i fir u1tatles 1 n . efecto. si revisamos la liihiiografía de 1a.c ohras piihlicadas r 3 n TJnia imr lTedina, enron-

.


t r a r e m o s dos estudios interesantísimos sobre EZ cstudio en Europa, a t i a v e s de s u s museos y A m o r en L a Araucana, y Rrcilla juzgado por L a hih!ioteras. E n Londres s u s primeras visitas Arautana. que aparrcieron en El Correo del Pefueron a l 3Iiiseo Rritánico, donde había de enrú. U n a ñ o a n t e s había dado y a a la e s t a m p a s u c o n t r a r valiosos dociimentos relativos a l a IiistoriiL y a la iiteratiii’x a m e r i c a n a s . primer lihro histórico. las Memoiias del 1:rino -La Universidad d e Chile h a b í a abierto por d e Chile y de <ion r r a n c i s r o Almeses”. e s c i t a s ese entonces u n concurso p.wa u n a historia d e por el P.F r a y J u a n d e J e s ú s María, hermosa edi;a literatura colonial-recuerda 3Zedina.-Como cibn que constiiiiye actualmente u n valioso teel tema e r a tentador, aproveché mi viaje, prosoro bibliográfico. “Sirvió a l señor Medina pacurando s a c a r el m a y o r partido posible e n la r a publicar la presente obra-escribe s u biúbusca d e muchos documentos interesantes. Y g r a f o don Víctor 31. Chiappa-un manuscrito he a q u í que después d e presentar mi solicitud que le obsequió don Manuel d e Mendiburu ( a u tor del erudito “l.)iccionario histórico y g e ~ ? ~ . & -p a r a obtener e n t r a d a a investigar e n el Museo Rritanico, m e correspondió mi asiento e n las fico del P e r ú ” ) , el cual donó él e n seguida a la mesas d e t r a b a j o j u n t o a l erudito don Pascua1 Biblioteca Xacional d e Santiago.” ( 1 ) . d e Gayangos, q u e por e s e entonces f o r m a b a el Cerca d e dos a ñ o s residió .Wedina en L i m a . catálozo d e manuscritos. Y a don GasDar del Como secretario en la Legación tenía que r e a Xío, <ue s e ocupaba en escribir s u “íIistor’a lizar un t r a b a j o enorme, que le d e j a b a bien pod e la Inquisición en los Países Bajos”, libro c a s horas lihres p a r a s u s ocios: además, sus al cual dedicó veinte años d e s u vida. U n a sinrelaciones con el Ministro Godov e r a n poc e r a amistad me acrrcí, al prestigioso traductor co cordiales. A promedios dcl a ñ o s e t e n t a y seis

Don J o s é T o i i b i o X e d z n a , acoiiipa6ccdo por

SZL

esposa, e n la sulo de trabaio

había solicitado dos meses d e licencia para t r a s - d e l a L i t e r a t u r a d e Ticknor. auien, a n d a n d o los días. h a b í a de d a r m e l a . p a r a m í inapreciable ladarse a Chile con el ohieto d e ver a su padre, noticia. del paradero de la obra de X u f r e del que s e encontraba enfermo, cuando s e i e preAguila, ( 1 ) . q u e este vendió a l librero H e n sentó u n a ocasión magnífica d e realizar u n a m ry S t e v e i s y quien Iii Iiahía enviado a l a J o h n plio viaje d e estudio. H a b í a conocido íntimaC a r t e r Brown Librairy d e r:ode Jsland. mente, llegando a s e r el amigo de toda la conDespués de alaiinos meses d e t r a b a j o e n Lonfianza d e l a casa, a 34r. Tliornrlike y a su esdres, continúa Medina s u viaje a F r a n c i a , loposa l a señora Genoveva Illathieu. ( 2 ) . Sabeg r a n d o descubrir en la sección d e manuscritos dores ellos que Medina hahía obtenido permiso d e l a Biblioteca hTacional de París l a Continuap a r a i r a Chile, le propusieron que les acomción del “ P a r n a s o .\ntki.tico” de IXego 31ep a ñ a s e a Estados Unidos, a fin de visitar la E s jía, ( Z ) , o b r a c u y a primera Parte s e debió a posición d e Philadelfia : accedió gustoso Mediu n a curiosa casualidad e n hora buena Propicia na. n o sin tener a n t e s que renunciar su puesto en v i s t a d e la negativa terminante d e Godoy p a r a acordarle el traslado d e l a licencia. ( 1 1 hlelchor S u f r e del Agui!a.-“DescubriT r e s meses permaneció en E s t a d o s Unidos ; miento v conquista d e Chile”;, Iiiego partió d e Nueva York e n dirección a I n ( 2 ) “La s e c u n d a p a r t e del P a r n a s o A n t á r g l a t e r r a , dispuesto a realizar u n a excursión d e tico” de divinos poemas dirigidos al excelentísimo Príncipe d e Esquilache, Virrey y CapitQn General del P e r ú , por el R e y nuestro sefior, por (1) “Noticias d e los t r a b a j o s intelectuales de n i e g o Mexia- d e Farángel, Ministro del Santo de Chile, don J o s é Toribio Medina”.-Santiago Oficio d e l a Inquisición, e n la visita y correc1907. ción d e los lihros, y n a t u r a l d e l a ciudad de ( 2 ) A quien le había d e dedicar más t a r d e Sevilla”. “T,a I m p r e n t a en Lima”.

.


para las letras. Navegaba Ne.iía desde !as provincias del P e r o a las de l a S u e v a Kspana, cuando un naufragio le arrojó en Acajii, puerto de Sonsoii;ite. 151 teifior de nimli.aaar u n a rn&s, le hizo i r poi' tierra a la. ciuila jico,, que debía se]' el iérmino de su 1 camino, largo y 1';isliilioso. lieclio a pas réciia le obli--' :i leer un 1it)i.o de l a s Cpístolas dé ovidio:n"ei cual p a r a niiituiotaje üe espíi.itu (por no hallar otro libro) compré a un estudiante de Qonsoiiate. De leerlo vino el aficionarme a él ; l a :ifición me obligó a repasarlo, ?' lo uno y lo otro, y In ociosid:Lil, me dieron ánimo a traducir c o n ini tosco y totalmente rústico estilo y leirgun.~e, aIgiin:is epistolws de las ciiie mRs me deleitai~on." ICI aislamiento de la Niieva 16spañ;i le fiié propicio a hlejía para reniatar S I I ohrii : "l~:ritiisi:ism:iilo con i,csultailo t a n lison,iero-esi,rihe 1Iivlin:i P n sii "Rililioiei~;i al tral)ajo .inicinjlo, ~Tispano-Cliilena"-di6 y al fin y nl ciiho s e Ivió :i ?nvi:ir anos (1espiií.s desde T.iiiia a 1 a los oi.igin;iles p a i'a que se publicasen, ( i i u e s t o s b;tJo la pi'otección de J u a n <le V i l l e h . q i i ~t a n encoinifistica aprolxici6n p r e s t a r a al 1 i l ) i . n ilc niiesti.0 lirencimio). corno en efecto lo Iiicici.on cA.iistns d e Sevilla el a ñ o de 1 fi09. con el títiilo de " P r i mera parte del P>;irriaso i\ntái,tico de 011r:is A m;it o r ¡a s" . Tras r&piilo v i a j e por I':slJañti, iliirantc cl ciial fi.ecuentó quince días el .\rrliivo de S c villa. regresa l í e d i n a a Cliile en .junio de ISii. Los fi,iitos de ese de estiidin y (le s i i s prolijw investiua<.io en las liililiotec:is de cle t r a n s < ~ e n < l eeii r el siSantiago y Lima, ha xiiiente año :i1 píilili<,o en los t w s niiti.irlos volúmenes de s u "Tlistoria tlc la I,itei,:iiiiix c'olonial". A pesar de liaher si<lo Iirciriiaiki esta l dc IWnsnvoliiminosn menioriíl por la I ~ k c utnrl fía y lluni~iniilades, hleilina $;e v i 0 eri I:i diira obligación de tener que cliriair circiilares :L v a rias personas p a i ' a costeiir lii edición. T : n a vez menns de 1i: m i t a d de los siilisron su ejemplar, cnconi i ~ k n i l o s e tira prueba de alionai. iliclio p:ixo a plazos. h s t a i.iilii.ir la deiid;i. conti.;iítla. Y , como en el ciiso rlr 1oil:i o1ii.a seriii v iiieritoria, s61o se venilieron ilel libro cont;idos P.icInpla res. i ks S i n erni)ar::o, e1 amor a l estudio i ~ ~ 1 1 í : m en h l e d i n a q u e t o d a s Ins ingr:iti?iiiles de S U R compatriotas: a la moneda delezniilJle de la indií'crencia, respondía él con el 01'11 de iin n i i e v 3 libro de pui'a ei-iirlii.ión. I*hé a s í <.fimo realizi, ni1 1;irzo y penoso v i a j e a tr:ivbs ilc 1:' .\r:iiic a n í a , para conocer de cei'ca a los indios 3- su territorio, a fin d e dociiment:irsc y escrihir la o h i a qiir h a b í a de ser m&s tarile "Los iilmrínenes <Ir ('Iiili"'. --Niini.;i riiiile i~c:iliz:ir iin v i n ie iiiiis lleno c l r

Rasiiió-cine rie paso s e a iiiciio. i i ; i < ~ ; i tienc. q i i e ver con el del "l::ii.li(~ro d e Se\ i l l : i " - - ~ l i i i e i i m s sirvi6 murho. i Aii. no lo olvidaié ii:incii ! : ei'a un polire inreiia q i i c no i i w i i i j ; i en el 1-iierpn m á s que la. winisa y l a in;int;i. S i no e s 1101' don Rasiiio. seeiii.;iirieiite no regrcso rlrl era él conil);iilie (le <,icrto c a c i i f i r e , i i quien Ic expli<,ó q i i e yo vi:i.i;ili;i 1ior iicgni'ios de conipras de animales, lo cual nos friinriiie6 miii.1ios rnniinris ei-ia;iilos (11: peligi'ns. Pei.0, \ olvicn<lo :I lo nnteriiii,, ir: (lería c i n c cu:inilo fiiinios :i vi+ t a r las riiinas de S i i r v a 1inlierial, debí;imo-: rlorinir en I:L noclie, en medio del <';inil>o, co:1 e1 siiefio i i v i n n o di.1 cine liene l a r?inenma rniiy c e r c a . Los indios n o s :irei~h:iIian: :i veces sohi.c la caixilwidiira, oti'as junio n iin ~irl>ol.rmn la rienda p r e s t a en 1:i ilic'stra, disl'riit&hamos de iin siieño (lile i i niiilie Ic deseo tan solii~esa1t;irlo. -¿í:iiRnto tieiniio tan16 en csci.ihii., ilesliiits de este s u v i a j e de estudio. "1,os ahorigenes de Ch ¡le" ? Calla iin instniite 3ierlin;i. romo re1):is:inilo 1:is fechas de a q i i e l l n s Ir.irinos iwiieidos, qiie s e fiieron con sii fi.esca ,iuveiitii(l, y nos d i c e :

--Cuando tenía todos los iiiateriales listos y sobre la 1iistori:i de Cliile, estalló la z u e r r a contra el Perú y Bolivi&, y f u í nombrado auditor de siierra del ejérrito de i'essrva. vii.n(loine olilixado a trasladarm e a Iquiqiie. 1)iirante la. fabricación de balas en el 1':trqiie de :\i,tillei,í;t, me c u p o una buena parte en ;ique!l;is tiireas, ideando una especie de vanastillo que l'arilitalia dicha fabricación enormemente : éste y otros insignificantes t r a bajos ntrajernn la atenciún del general Rlaturana, quien pas6 iinit l a i . g a nota a l Ministerio de 121 C,iiei.ra. en 1;i que me colmaba de e:ogios. E s e fiié e; oriqen de mi nonihramiento. Luego que me enconti.6 en Iqiiiaue. f i i í encargado con una misión para I?aqueilano, que se hallaIm en T a c n a , en la víspera del asalto de Aric;i. C'onsist ió dirlia misifin en c«rnuiiir:ii.le a Ba-. (iiicdano qiie intentai,;i r e a l i z a r iin :tiaque combinado con el ejército de Tilla.crSm. E n seguida i.e::i.esíi 1Iedin:i iiiirv:inicntc i i li!iiiqite, donde,

muc.lios mits recopi:arlos


Detalle d e la biblioteca rroteros e n aque!los a ñ o s m u y poco socorridos y le i r í a a servir m á s t a r d e en sus derliicciones históricas como a Taine p a Guckle s u s estiidios antropológicos. ¿Acaso no h a y mucho d e verdad e n aquello de Guerra Junqueiro, d e que l a historia no es m á s que u n a larga experimentación zoológica y que los fenómenos h u manos pueden y deben s e r estudiados romo l a s variaciones botánicas? Y Medina, a n t e s de d a r se por entero a l a s disciplinas históricas, gustí, mucho d e los estudios d e las ciencias n a t u rales y d e la astronomía. Siendo juez en Iquique. había tenido la f o r t u n a d e conocer m u y d e cerca a don Patricio Lynch, quien, a su resreso de Lima, y a l s e r enviado a E s p a ñ a como hIinistro Plenipotenciario, le pide al Presidente S a n t a María nomhre a Medina secretario de l a Legación. nomhramiento qt:e t.ard6 aigiinos días en extenderse pues el Presidente deseaba colocar en ese caro0 a Bruno L a r r a í n B a r r a . el maloarado a u tor-de “ H y p a t i a ” . Era por ese entonces E s p a ñ a para Y e d i n a el P a n c t a Sanctoriim donde h a b í a d e encon-

trar niillares (le documentos necesarísimos pa1 . i ~ los estudios (iue ten í a e n preparación: un biaje a l a Península cif r a b a t a l vez para él la realización d e muchos proyeotos l a r g a m e n t e maidur a d o s . En los archivos españoles s e conservaban casi vírgenes los mejores papeles relativos a la hist o r i a a m e r i c a n a . l31 GoIiierno quiso contribuir positivamente a l a labor que iba a realizar el escritor, concediendole u n a s u m a d e dinero ( 2 mil pesos) destin a d a a hacer s a c a r copias d e aquellos documentos de la historia d e Chile que no existiesen en las hibliotecas d e Santiago. -Trescientos sesenta y r i n r o volúmenes (le quinientas hoins I‘iievon los resultados d e mi iabor investigado!-a y documental e n la. Península,-nos dir e Medinn.-ropiados de los legajos, lihros .v d e m á s docum,entos existentes en los archivos y hihliotecas españolas. T r a b a j ó infatigablemente e n el Archivo de Indias, cuyos veinticinco mil legajos demanrlarían iiri c u a r t o d e siglo para ser examinados someramente : “ b á s t e n o s s a b e r que Chiile,-ha escrito Medina,-la m á s pobre d e l a s colonias, está representada por n o menos d e setecientos legajos. que contienen desde l a s c a r t a s d e I’erlro de Valdivia, copiadas r o n letra t a n c l a r a p en tal estado de consrrvarií,n, qiie parecen escritas a y e r ; h a s t a l a s n o t a s de García Carrasco, qiie, d a n f e d e s u s vacilaciones. d u d a s y errores a n t e el asomo d e los primeros síntomas de revuelta que, hajo apariencias tímid a s y encnhiertas, dejan visliimhi.ar los h a s t a enton-es siimisos hahitantes d e este país”. En Sevilla oerinanerih Iiiryo tiempo, realizando investigaciones en el arrliivo notarial Y e n l a s vnliosds hihliotecas del D u q u e de T’Ferrlaes Y rlel ?iarqiiés de .Jeiez d e los Cab:illeros. El arclii\-o d e Simmwns le ietiivo fecundas horas entre sus 1 p g ; ~ j o ~ . donde hizo \aliosos hallaaaos (le ( I O C I I mentos relativos ii la Inqiiisición en Ainerica : “Nuestros investigadores m&s dilisi h a b í a n poditlo centes-dice Medina-apenas descubrir algunos t r a s u n t o s de lo que aquel ti’c mendo Tribunal Iialiía sido en Chile, y, sin enibai,go. se v e n allí e n t a n rico c a u d a l l a s pie,ms mAs interesantes y ciiriosas, que s u publicación, (si es que todo pudiera publicarse), d e m a n d a r í a volúmenes enteros.” Tambi6n dedicó continuas h o r a s d e labor los manuscritos v volúmenes existentes en l a s hiblioterns p arGhivos d e l a Academia d e Id Hiqtoria, en la Eiblioteca Nacional, en l a Secrihn d e Manuscritos d e la del Escorial. en l a de Alcal5 d e Henares, en el Ministerio de la G u e r r a y en el Depósito Hidrográfico. E s d s suponer lo que pudo significar p a r a Medina u11 t r a b a j o semejante de comprobaciones, copias lecturas difíciles qiie requieren larga prepara-


ción filosófica. descifrar manuscritos comidos por l a humedad y cayos caracteres h a borrado la accion de 10s afios, t o m a r aquí una nota, leer muchas veces un volumen para comprohar una cita y veriñc:tr centen:;ies de textos mal transcritos de copias hechas por pendolistas poco escnipulosos. A no haber realizarlo Medina dic h a labor, todavía estaríamos a obscuras en muchos puntos capitales de la historia a m e r i c a n a ’ recordemos t a n sólo el c a s o de L e a , que, auxi. liado por- los libros suyos, h a completado su Historia de la Inquisición, con un volumen dedicado a América.

-¿

E n Madrid hizo Ud. frecuente vida de di -

IJíUilldULU, I i U

ídlLdIlrlO d í&S

i‘XXIJClUli~U

Y

di lda

de la I*:spada, don Justo Zaragoza, don CesRreo Fernstndez Ilui’o, don Adolfo Heirera, con quien íbamos todos los domingos a los toros, pues estRhamos al>onado% E n c i m a de I R mesa A P trabajo de Medina vemos la última obra de I i e r r e r a “1C1 1X1ro” (estudio de los reales de a ocho esi>afioles y (le la moneda de irual o aProximado Valor labradas en los dominios de la corona de Esp a ñ a ) , que le acaba de remitir desde Madrid s u autor. 1-1o.ieiimos los dos enormes volúmenes, magníficamente impresos y encontramos a menudo citas de sus obras. Herrera es también el autor del lihio “Las medallas de Proclamaciones :-j u r a s de los reyes de España”. -¿Tuvo ocasión de conversar con el rey alc-u n a vez? -Sí. E n d o s ocasiones nos recibió con a m a -

, L ~ ? ~ ! ‘ , d , a d , r ~ u q U f V f t ~ r i d ~ , ” e ~l&d$$;#Id:& ~Zi~~~,~OP

fiestas de la Corte?-le hemos preguntado a de Méjico, veía con malos OJOS a todos los arnericanos. . . Medina. -Cumplía con l a s obligaciones oficinles-¿Cuál í u é el resultado que Ud. estima más nos tia 1 espondido-y frecuentaba algunas amisimpor tante para s u labor documental, obtenido en ese !iaJe a la Península? tades que eran de mi dilección. P o r ese entohces conocí de cerca, llegando a ser muv bue-Sin h F a r a dudas todos los papeles que nos camaradas, a Monseñor Della Chiesa, descubrí Sobi’e la Inquisición en América. R e el actual pontífice l<enedicto x v . l c i a secuerden ustedes mis lolúmenes sobre el Tribucretario del entonces Nuncio a n t e el R e y de Esnal del Santo Oficio en L i m a y Chile, y allí enpaña, Monseñor Rampolla, quien me había .E- contrarhn muchas noticias sobre lo que significd p a r a m í l a labor de t a l estudio en los archivos vitado a su c a s a para tratar de 10s asuntos de Chile. cuyas relaciones con el Vaticano esespañoles. taban interrumpidas. P o r ausencia del almiE n efecto, liemos hojeado la “Historia del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en rante Lynch, yo Quedé como Encargado de Negocios, lo cual me acreditaba p a r a i e n t i l a r los L i m a ” y l a “Historia del Tribunal del Santo Oficio de l a Inquisición en Chile” y en l a s introasuntos diplomáticos de la Legación. E n tales ducciones,, de a m b a s obras hemos leído lo sicircunstancias, h a b í a intimado con el secretario guiente: Cuando a fines de 1 8 8 4 penetraba en con quien íbamos todas las tardes al Congreso a escuchar el gran debate sostenido entre C á el monumental archivo que se conserva en la novas Z a g a s t a y Castelar. P o r esos días llegó pequeña aldea de Simancas, estaba muy lelos a Mádrid don Marcial Martínez, Ministro de de imaginarme que allí se guardaran los papeChile en Londres aquel a ñ o del 84. U n a tarde les de los Tribunales de l a Inquisición que funinvité a don Marcial a escuchar el debate desde cionaron en América, ni J a m á s s e me había l a tribuna diplomática; nos tocó e n suerte asispasado por la mente ocuparme de semejante matir a una sesión memorable. lo rual me induio, t e r i a . Comencé, sin embargo, a registrar esos una vez terminada, a pieguntarle al señor Marpapeles en la expectativa de encontrar algunos datos de importancia p a r a l a historia colonial tínez -¿Qué le p:ircció, don iiIarcial?--como esperando oir de sus labios una expresión de asomde Chile ; y, al mismo tiempo que vi coronados bro y admiración a n t e aquella oratoria de oro mis propósitos de u n éxito lisonjero, fuíme en puro. Pero, cuál no sería mi sorpresa, a l esgolfando poco a poco en si1 examen, hasta Ilezar a la coniicción de que s u estudio ofrecía cuchar que don Marcial me respondía:-Principiantes, principiantes, hombre. un campo t a n notable como vasto para el cono-De sus impresiones de estudioso en la PP- cimiento de la Tida de los pueblos americanos durante el gobierno de la metrópoli. Pude pernínsula, de SUS amistades literarias y de sus huscas eruditas, ¿ c o n s e r l a Listed recuerdos graTundirme a la Tez, que cuanto se había escrito tos? pues no s e r í a el suyo el primer caso de sobre el particular estaba a enoinie d i s t a i x i a d e haher tenido duras dificutarles en sus investigaciones -Eso, n o , a mis ainiqns üe E s p a ñ a le deho atenciones exquisita? Como recuerdos aqr adables, la no olvidaré iam:ts emoción que sentí en la llaría, iqlesia de Santa. en Alc$IR ile Henaies, cuando leí la partida de nacimiento de Ter\antes. Respecto de m1 amistad con escritoi es, Puedo decirle que n menudo tenía de \ isitd iXúñpz de Arce en 1,i Lea.1ción: qiie a Campoamoi Menendez y Pelavo les veía frecuentemerte ( n o olvido qué f u e 61 quien me propuso en l a R e a l hcademia de la Lengua) : y casi a diario charlaba con el bueno de don Manuel del Cañete. con T a m a r o v Baus, ento?ces T)irector de la Riblioteca Nacional, con el eriidito don Aureliano Fernáriclw G u e r r a . con los a m e r i r a nisfa: don liarros Jiméyez L a serrión t w o g m f i a de s11 i n i p ~ e n t aparticitlm

..


lio), la ejemplar comgaiíe1’21 (le s u vida la seiiora

; ? ~ e r c e ( ~ eJ sM ~ & y R ~ C dizzoni. Desde el a ñ o sim i e n t e 1SS7 h a s t a 1S92, Yecha d e sii tei’cer viaje, (la a la e s t a m p a las sim i e n t e s o h i a s , que son el meloi’ testimonio !‘e s u lahor enorme, casi incom“ l l i s t o r i a del prensihie : i‘i,ilJiinal del S-nto Oficio d e la Inquisicion en 1.imil”, dos volúmenes ; “niblioteca A tnericana”, catkloa0 (le sii colección (le i i bi’os relaSivos a l a Amer i c a L a t i n a con un ensiiyo d e bihliogrní‘ín de

yoi’ .l iian (le Mendoza iiloiiteagiido ; “Histórica Relación del Reino cle Chile”, reimpresa ron iina inlroducciím hiogr8fica y not a s : “Colección de doeumentos p a r a l a Flistoria de Chile”, riiatro voliimenes ; “CoIe(.rihn de Historiadores d e C h i l e y dociinientos relativos a. l a historia nncional”, cnntro roliiinenes:

“Historia geo,yrkfica, natiiral y rivil del reino de Chile”. poi’ Felipe Q6mez d e Viilaiirre, con u n a introdiirción hioqráfica y notas, dos volíimenes ;* “Catfi1oi.o d e la coleccion de m a p a s , planos y viptas relativos a Chile” ; “La i m pi.enta e n América”, epítome : “Historia del Trihiinal del S a n t o Oficio de la Jnqiiisirión en Chile” dos voiíimenrs ; “i,a Tmp’renta e n T,im:t”, epítome ; “Riógral’ía de la Imprenta en Santiago rle (:hile” : “Monedas y meclallas hispanoa merirn n n s ” . IJos nconteciinientos de la revoliiriAn de 1 R91 intei.iiimiiieion e s t a su lahor fwiinrla. Ratos m u y Ilesaxixc1:Lt)Ies tuvo o u e v i v i r en :i((iiellos días a e i t a d o s nio ~~:iríiclario de la cansa 1.c~ tei’c ci u salu d e la bibliotera riel I’i.esidente Ralmareda. se le ronsideró enemigo pelicioso: Y , rosa e s t r i i i ~ i , por tres veces ficé corresponder al a r s e n a l de documentos allí c a ;ill>ina(lii su c a s a por w c e r s e que en sil imnientalogados, a l interés y a la verdad del a s u n t o q u e tenía a n t e m i s oios.” “Estos materiales ( d o ta particiiliii. ?a iinpi’iniían las protlainas revocumentos para el Tribunal del Santo Oficio e n liicionarim (lile cii.cul:ll):rn en In ciudad v mAs d e tina ven también el arrojo de uno de slcs Chile), existían, sin embargo, enterrados e n un obscuro aposento-el Cubo d e la Inquisicióni n e j o r e s a m i g o s , el i n g l é s 311.. 3T. R. C a i r e r t , del monumental Archivo d e E s n a ñ a establecido s a l v i ) s u casa Y con e l l a el t e s o r o inapreciable d e s u biblioteca d e l a s tiirhas e x a l t a d a s que en el Castillo d e S i m a n c a s ; y’ con ellos a l a vista hemos d e proceder a relacionar las c a u s a s F r e t e n d í a n sa~yiieaila. H o r a s a m a r g q s d e sode la f P- nue hresaito f i i c r o n aquell ne,ii,? t o c a r o n vivir en .~ s e desarrollaron en Chile.” -¿.’Yo publicó a l g u n a obra s u y a d u r a n t e s u pleno período ievoli ario, hasta c(tie al estada en España? fin. i)ersexiiiclo <le todas inanerxs. se vi6 -Nada de importancia, en realidad. Todas ohligado a m a r c h a r s e a la Reprihlica Argentina. Los meses d e destierro q u e tuvo cliie soportar las horas que m e dejaban libres mis ocupacioen Riienos .\¡res los iiproverlió e n l a preparación nes diplomáticas, las dedicaba al estudio y code s u obra “Historia y l~ibliografíad e la I m pia de documentos p a r a l a colección de Histoprenta en el antiguo i‘irreinado del Río de la riadcres rie Chile y para mis obras sobre el P l a t a ” , c u y a intpresión costeó el Museo de Tribunal del Santo Oficio.. . i A h ! un recuerdo l a P l a t a , g a s t a n d o e n ello c e r r a d e doce mil que debo ronsignar por haber causado u n donacionales. La edición es cuanto de mfLs primoloroso trastorno en mi v i d a : iué l a noticia d e ]‘oso se puede e x i g i r : “Los pliegos rie e s t a obra ia m u e r t e d e Vicuña Xlackenna, que me dolió pasaron rinco veces nor l a s prensas, empleánr o m o si hubiese sido la de mi segundo padre. El a ñ o S 6 regres6 >Zeclina de España par1 dose e n sus e s t a m p a s riiatro procedimientos. -rabndo en m a d e r a (algiinos r e t r a t o s ) , zinc0 c o n t r a e r matrimonio en diciembre con la que es


VIDA Y VIAJES

g r a f í a ( l á m i n a s de i m p r e s a s ) , IitogrEfía ( f a c (1 1. sfmiies, fototipia ( l á m i n a s mayores.) -,<’uAnto tiempo alcanzó a permancer en Buenos 4 i r e s ? -Sólo ocho meses, desde m a r z o a octubre del 9 2 . L o s sucesos de la revolución me oblig a r o n a p a r t i r solo 3’ a g u a r d a r que mi esposa rne encontrase en Buenos Aires algunos meses m á s tarde. -2. Y a contaría usted con m u c h a s relaciones intelectuales en la. vecina Iiepública, debidas a s u s obras? -A Rlitre le conocia b a s t a n t e . Me ligó a él una de esas amistades que perduran a t r a v é s del tiempo. i C u á n t a s atenciones exquisitas le debimos mi mujer y y o ! Casi a diario tenía ocasión de encontrarme con él e n s u bibliotec a . P o r ese entonces e s t a b a ardienteinente ocupado en su traducción del Dante-. También f u í amigo muy de cerca con los Carranza. hombres de mucha cultura y de u n a bondad imponderable p a r a conmigo.. Como d e improviso c o r t a Medina l a liilación de s u discurso; piensa u n instante, s e sonríe sabrosamente y nos dice: -Le voy a contar a l g u n a s anécdotas m u y divertidas de un amigo muy íntimo que tuve por ese entonces e n Buenos Aires, y que e r a un bibliógrafo.. m&s bien debería decir un bibliómano consumado. T a n t o f u é s u a m o r por los libro& que en él se confundía s i n reparos con la cleptomanía.. . Y v a de cuento: un d í a solicitó permiso p a r a visitar *la valiosa biblioteoa de los Franciscanos d e Córdoba. Como e n el convento no ignoraban del todo las aficiones de mi amigo. le concedieron dicho permiso, pero no sin a n t e s ordenarle a un lego que n o le a b a n donase un i n s t a n t e . Mirando por a q u í e n los anaqueles y busca buscando, vi6 e n un rincón hasta cinco ejemplares del primer libro impreso en la Argentina, l a s “Laudationes quinque”, de Bernabé Eschefiique, en honor de D u a r te Quiroz, publicado e n Córdoba de Tucumán e n 1 7 6 6 . P a r a un bibliógrafo como mi amigo, este hallazgo e r a inapreciable. E l pensó ¿cómo obtener un e j e m p l a r ? Caviló un i n s t a n t e y recurrió a u n a t r e t a ingeniosísima: cuando estaba más descuidado el lego, que no le perdía pisada, fingió un desmayo. y c a y ó redondo a l suelo. El lego, a l ver esto, di6 i!y%de socorro y corrió d i s p a m d o a ‘dar aviso. l r a n q u i l a m e n t e mi amigo tomó los cinco ejemplares y los colocó en los bolsillos especiales qume tenía en s u sobretodo p a r a t a l objeto. Más t a r d e le obsequió uno de éstos al general RIitre, quien, a s u vez, me 10 regaló a mí., Y- aue . es el a u e tengo a h o r a e n mi biblioteca.. -i Deliciosa l a anécdota !-alcanzamos a decir cuando Medina nos replica: -Oiga usted o t r a no menos sabrosa. Supo este mi amigo que i b a n e n viaje a Roma algunos frailes franciscanos de81 convento de Ocopa, Bolivia, llevando un magnífico c a r g a mento de libros r a r o s . Saberlo y trasladanse a Salta todo fué uno. I’or allí debían p a s a r los viajeros. El día de la llegada de éstos se instaló con varios soldados en la plaza de S a l t a , no sin olvidar llevar a n t e s numerosos perros bravos. E n l a tarde, cerca y a de l a oración, los cencerros advirtieron a lo lejos el paso de las récuas. Al desembocar l a s m u l a s e n que cabalgaban los frailes, llevando s u carga fueron sosltados los mastines y s e dispararon algunas a r m a s de fuego. El s u s t o Y l a confusión lo desbarataron todo : rodaron los sacos por el suelo, huyeron sus dueños, y los libros quedaron en poder del interesado. E n t r e estos volúmenes t u i e la f o r t u n a d e conseguirle a mi amigo me cediera p a r a obsequiarle a Mitre, un ejemplar de “Í,a Vida de Cristo”, del Padre Bertonio, impresa e n 1 6 1 4 , e n July. u n a de l a s ~ciulclatde~s del i8nteriolrde Bodi’via q u e c o n tó con u n a riquísima imprenta, d e l a cual salieron obras que hoy s o n tesoros bibliográficos. -Hace pensar esta anécdota e n u n a de e s a s saladas escenas del “Gil Blas”. -Y, sin embargo, nos a g r e g a Medina, no

.

.

DE U N ERUDITO

17

quito ni pongo un p u n t o : es u n a historia a u téntica que en Buenos Aires l a conocen muchos

y que mi amigo r e f e r í a a cuántos querían oirla.

A pesar de haber muerto hace algunos a ñ o s , n o doy su nombre, por respeto a s u memoria. En octubre del 9 2 partió RTedina, acompañado de s u esposa, a E u r o p a . Desembarró en Cádi?’, donde le ocurrió u n incidente digno de s e r referido. Llevaba t r e i n t a ejemplares de s u obra impresa e n Buenos Aires, con las respectivas dedicatorias, p a r a s e r repartidos e n España. Al querer r e t i r a r el catón de la Aduana, le cobraron doscientas cincuenta pesetas de derecho. hledina, como e r a n a t u r a l , se negó a pagarlas, renunciando a r e t i r a r los libros. Poco tiempo mAs tarde, estando e n Sevilla, el Cónsul d e Chile le comunicó que u n a señora ofrecía d e s p a charlos d e C$diz previo el pago de cincuenta p e s e t a s . Gustoso’accedió y obtuvo s u s libros. -En Sevilla-nos refiere Illedina-había tertulia d i a r i a o r a e n r a s a del duque de T’Serclaes o r a honde el Marqués d e Jerez de los Cabaileros, cuyas bibliotecas, (vendidas hace alg ú n tiempo a Rlr. Archer Huntington, fundador de la Hispanic Society of A m é r i c a ) , constituían por ese entonces el mayor tesoro bibliográñco p a r t i c u l a r de l a Península. (Recordamos que en alguna p a r t e de sus lihros h a b l a Menéndez Y Pelayo de la valiosa c.olección de novelas españolas del duque de T’Serclaes como de una d e l a s únicas completa en E s p a ñ a ) . AJlC iban Meuéndez y Pelayo, Iiodr��guez Marín, Gestoso y Pérez, a u t o r de la obra “Sevilla monumental, y a r t í s t i c a ” ; Valdenegro, cuyo libro “ L a I m p r e n t a e n Córdoba”, es un monumento de e r u dición; Chávez, a u t o r de “El periodismo en Sev i l l a ” , el doctor H a z a ñ a s y l a R ú a , que h a publicado l a s o b r a s de Gutiérrez de Cetina Y un tomo sobre “La I m p r e n t a en Sevilla”, Rfontoto, poeta apreciadísimo : Leopoldo Cano, Serrano, Carlos Jiménez, el doctor Laso de la Vega. A esa reunión no f a l t a b a el impresor, que ed!taba s u s obras, don Enrique Rasco, muy conocido Y estimado e n toda Sevillla. E n esas reuniones siempre se t r a t a b a rle m a t e i i a s literarias. Y se h a c í a labor provechosa e n el seno mismo de l a s bibliotecas del duque de T’Serclaes y del m a r qués d e Jerez de 10s Caballeros. D u r a n t e ese via?e, e n E s p a ñ a t r a b a j ó asidua-

.

( 1 ) Chiappa.-Bib.

*

Med.

Precioso estante tallado en el cual se conservan edzczones rai as q u e constztzcyml tesovos dib lzográpcos


caso t a l vez hubieran da-

d o al t r a s t e con todo mi

empeiio. Pero, ya verá Ud. mhs adelante, lo que me de h a n costado a1:iiiios mis libros m á s recientes. ITn efecto, e n u n a de las últimas obras del doctor I :oilríguez Marín enconti’amos u n a referencia sobre Aledina que prueba sobrüdamente la altísima estimación en que tiene al autor de l a “BiblioLeca ilispano-Chilena”. Al dedicar iin cnrioso artículo a sus tral);iios e n el Arcliivo

t a n t o a b u n d a e n documen.

tos pereminos, que !lar p:i~ ‘ air g a s t a n d o e n libros.

opúsculos y conferencias. p a r a g u a r d a r , Y a ú n para regalar a todo amigo necesitado o curioso; Y, coi1 todo esto, allí s e e s t á !n c a n t e r a como si a ella no hubiesen tocado. Yo dl í i l eximio historiador ctii!eiio d o n Jose Toribio Medina obra d e u n a veintena d e copias d e escrituras que otorgó el famoso cosmógrafo Sebastián Caboto.. etc.” E n 1 8 9 6 regresó Medino a Chile. Cerca d e cuatro años h a b í a permanecido en la Península. enteramento cledicamdo a s u s labores bibliográficas. Siete reside en Cihile, a n t e s de emprender el m a y o r d e SUB viajes, para dooumentarse y componer SUS libros sobre la I m p r e n t a e n América, Durant e esos años publica más d e s e t e n t a y ocho volíimenes, q u e representan el resultado d e todas sus husauedas; kuohos cie esos libros son publicaciones de documentos anotados sobre la His7,ie,oy colc,bo7.ndo7.ci. t o r i a d e Chile, otros volúmenes bibliográfico-crfticOS y n o pocas o b r a s de historia y de erudición; trabajo ;ibrumatlor, rliqio de un docto benedictino, que sólo comparLieüe sus horas de labor entro el h e v i a r i o y l a mesil de redacción. Deseoso de terminar sus IrabtiJos sobre la I m p r e n t a en América, parte, w e s , a fines de 1 9 0 2 . Todo el m;rteri;rl qiie h a b í a remcogido en JCuropa ei’a d m insuficiente ; necesitaba i r . de ciudad en ciiidad y d e biblioteca e n biblioteca en América. p a r a visitar c a d a lugar dond e hubiesen funcionado imprentas durante la colonia : L i m a G ~ i a t e m a l a , lléjico. L a ciudad (le los Virreyes s e r & el primer alto en su peregrinación d e estudio. Ricardo P a l m a , a quien le ligaba u n a sincera amistad desde BU p r i m e r a e s t a d a en L i m a criando Medina fue testigo d e s u boda. le acoge dBndole toda clase d e facilidades y a ú n cuando no había olvidado que los soldados chiIenos vencedores el 79 le habían saqueado su c a s a d e Barranco. Poco m á s d e tres mesea s e detuvo e n Lima, dejando t e r m i n a d a la documentación para su volumen “La I m p r e n t a e n Lima”. Continuó en viaje a Guatemala, donde estuvo reroa d e s e s e n t a días. -Nunca o l v i d a r 6 r e r o r d a b a Medina - las atenciones obsequiosas q u e debo a los guaternadt e r o s . Mi sala de t r a b a j o e r a la Corte Suprema Y a u n p a s o ddl cuarte81d~ ~)olilcía,donde fu’si. l a b a n a diario. Mis mejores amigos fiieron al11 don Antonio B a t r e Jáuregui, diplomático y es-

.

L a asposa del histonnrlor hn slrlo hastu hoy

si1

mente documentándose p a r a publicar s u “Biblioteca Hisuano Chilena” v u a r a comuoner s u volumen sobre Vasco N ú ñ e i d e Baluoa. Recogió c u á n t o le fué posible sobre la I m p r e n t a en América. Di6 a l a e s t a m p a s u “Descubrimiento del Río de las Amazonas”, Dulblicado e n lujosa edición a expensas del duque de T’Serclaes y Jedicado también a 81. El Archivo de I n d i a s le vi6 a d i a r i o a g u a r d a n d o s u s horas d e acceso p a r a dedicarse a la o b r a d e compulsar toda clase d e manuscritos 3’ documentos, pagando a peso d e oro a los copistas los t r a b a j o s que n e cesitaba t r a e r consigo a Chile. Publicó a d e m á s e n EsDaña u n a “¡Vota bibliográfica sobre u n libro impreso en Macao en 1 5 9 0 ” , la “Doctrina c r i s t i a n a y catecismo” del P a d r e Luis d e Va.divia, u n “Brevísimo epítome d e l a I m p r e n t a en Manila”, u n a linda pequeña edición d e u n “Catálogo d e libros españvles rusa descripción biblioeráfioa solicita J. T. Bí. -¿Mucliai dificultades encontró para s u l a bor e n los Archivos Españoles? Recordamos los casos d e numerosos investigadores extranjeros q u e habiemn,doido a t r a b a j a r a Bisipaña e n e r u d i t a s busoas bibliográficas, s e vieron obligados a desistir d e s u s emDefios a n t e los inconvenieiit e s que encontraban por doquiera e n s u s labo-

r=. -Mis a m i s t a d e s me valieron d e mucho y m e a h o r r a r o n i4 veces incoinodildades q u e en o t r o


critor ; don Arrustín Gómez Carrillo, historiador, padre del conocido cronista Enrique Gómez Carrillo. l i n día e’l Presidente E s t r a d a Cabrera me hizo anunciar que m e recibiría e n audiencia, pero, oportunamente aconsejado por un benévolo amigo, ,desistí d e la visita. IGste mi amigo me advirtió que e n la s a l a presidencial donde debla s e r recibido h a b í a dos cortinas y tras ellas varios oficiades con ,revóilver amartillado, prestos p a r a dispaitar sobre l a v i s i t a s i ésta hacía iin movimiento q u e s e pudiese considerar sospechoso. He a q u í l a razón por qué no le hice la visita d e rigor a pesar de serle deudor d e delicadas atenciones. Creo poilei9e explicar lo que e r a por ese entonces aquella Repúb1ic:r con decirle que para a b a n d o n a r Guatemala s e necesitaba. autorización del Ministro del Interior y para embarcarse e n S a n José u n telegrama del Presidente de la Itepública, d e lo cual no se exceptúan ni los Alinistros diplomáticos, como puede corroborarlo I3e’ltrán Alathien . . . Olvidaba decirle q u e en G u a t e m a l a tuve l a f o r t u n a d e encontrarme con u n letrado miig inteligente, don 1:amón Salazar a u t o r d e u n a “Flistoria del desenvolvimiento ‘intelectual de Giiatemala”. -¿Tiene q u e decir otro t a n t o d e AZéjico? -No; en ningún c a s o . P o r I:L inv,eixt. todo fue aquí atenciones y genti!ezas. 1)esembarcam i o s en el P u e r t o de Salinas Cruz, mi esposa y yo, y encontramos desde el primer instante, personas amabilísimas q u e tenían noticias de niiest r o arribo. D u r a n t e nuestro viaje en ferrocarril a Aléiico, tuve ocasión de leer en un periódico, creo que s e Ilamahn el “Alexican Ilerald”, u n (le bienvenida, e n el cual se noelogioso 8sa~liido ticisaba sobre el ohj,eto de mi o tres ‘ d í i ~ sd e e s t a r en la capital, fuí recibido en audiencia por el Presidente I>iaz,quien m e colmó d e atenciones ordenando q u e se me diesen amplias l.nciiida;les. Recuerdo que don I’orArio me preguntó si e r a efectivo que el Gobierno d e Chile pensaba a c r e d i t a r como Ministro en lléjico a don Joaqiiíii iValker ;\Iai.tínez. Como yo asintiese ii 1;i pregiinta s u y a , él no pudo contener u n gesto d e disgusto dando a entender claramente que en .\lé.iir‘o no sería bie. recibido. Creí yo de mi deber comunicarle esto al señor Riesco, entonces Presidente, quien le di6 m á s t a r d e mi c a r t a a leer a l propio Señor \Valker acarrecmdome s u enojo. Yo no Iiabía hecho o t r a r o s a que prevenir al Gobierno chileno g al señor \Valker p a r a que s e e v i t a r a n malos ratos y posibles complicaciones. Felizmente. creo que m,cs t a r d e don Joaquín. compi,endientlo mi intencion, no me llevó el hecho ;L initl. E n Méjico deliió hledina miirlias atenciones mientras realizaba sus C r a l):i,jos IiililiogrRticos. it don 1lí.jic.o en el siz-lo S V I I ” , (liie piiso s u riquísima I)ibliotecii ii SII disposirión ; a don T,nis Oonzález Obre:nn, antor de “1iéjico \’iejo” : al licenciado G e nni’o García. investiiiidoi’ eruditísimo, etlitoi- e iliistradoi’ de l a s obr;is de Rernal Ilíaz del Castillo, p a r a qiiien le obtuvo una copia de1 r e t r a t o que exist e e n Giiatema,la: a l d o c ((ir d o n Siwins León. v binriin aique6iogo blii,araro ; a don Jóaqnín C a s a s íi s, rliplomlitico ? poeta, hiien tr:idiirtor de los poetas l a t i n o s ; a don Amailo Nervo, roiiOCido adrniiis (le sus volúmenes iíricos, ~ O sVu ciirioso estudio sol)re Por Jiiana l i i é s de la Criiz : a iloii José 3l:ii.ín de Agreda y Pfincliez. seKiindo Ilirectov rle I:i Tcililioteca Narioiial g 1)os”erloi’ (le la m á s rica bi%liotec;i incjic:in:i ~ U Pesirtii P I I

cnanto a oliras i’ai’as; al lic>enciado Cliavero, di~~loin8ticcig escritor. -ITnw dc las cosas que s e n t í liondamenteno Iiotlei. ronsultar la recuerda Iletlina-I‘iiG valiosa biblioteca d e (::ii.cía lcazvalceta, que l i a b í a muerto. -;Qué ciiiilades visitó en 3Téiico? -Altichas g de muy linda y peligrosa m a n e r a : Piiel>la, ( ~ i i a ~ l ~ ~ l : ~O ,i~ii,;i, jiiato, Veracruz, QuerPtai’o. Alaunos de estos viajes fueron realizados en diligencias, varios e n fei’rootros a lomo de caba.lg~idiir~i, c - a i ~ i l . Con razón no f:ilialiii quien consideiase a mi m u j e r como u n a heroína. pues ella me acompañó- a todas partes. h a s t a - el último y m&s a p a r t a d o Iincón. Terminada s u misión, partió en viaje a Francia v 1uee.o a I t a l i a . i9n la Biblioteca del Vaticaño, enconti6 cordial acogida en el sacerdote jesuíta Erla, quien le dispensó muchas a t e n ciones, pues conocía s u obi’a. L e dió toda clase d e t‘acilidailes, Iiasta el punto de poner a su disposición bibliotecas qiie a c a b a b a n d e s e r adquir i d a s y que a ú n no e s t a b a n catalorradas. Prosiauieiitdo en s u v i a j e d e estuldio, visiitó l a biblioteca d e Turín, donde encontró el primer ejemplar d e que se tiene noticia del Chilidugu del i % ~ l r el l a r e s t a d t . impreso e n el Rlonasterio de Nünster, en 1777. Regresaba a Chile Aledina e n 190.1, trayendo millares de documentos y apuntaciones para emnrenrler la niiblicaci6n tie la imprenta en Améric a ; para Comprender lo que sifuificó este su viaje (le estudio :I t r a v é s de tantos países, sería menester reror<l:ir l a s perewinaciones e r u d i t a s del insigne Menéndez y J’elayo, insaciable e inteligente espuigador d e archivos y d e legajos cosmopolitas. Aiifilog;i ii la obra ded a u t o r idle lu “Histo,riil d e l a s iltleas e s t e t i c a s en 1%paña”, es la de Rle(liiia, aunque ella s e haya orientado ,en u n sentido un t a n t o diversb’: más histórico y i,iI)lioii.itfico que literario. hlá-s d e s e s e n t a volíimenes son el fruto de su labor d u r a n t e los ocho a ñ o s que permanece en Chile despues d e su último viaJc:; Imblica todos sus t r a b a j o s sobre la Imprenta. ailgiinos d e los riiules. como “La I m p r e n t a en Lima” e “Impi‘eir’ta e n AIéjico”, lson t a l vez l o s iinagores ennporios bil>liogriificos qiie se Iian d a d o a l a est a m p a e n lii América indo-latina. ¿.Qué decir también, que y a no Iiaga sido señalado allende y aquende los m a r e s d e s u “Historia del Tribunal del Santo Oficio d e la inquisición en Méjico”, del “Diccionario Riográfiro Colonial de Chile”, d e s u historia “El veneciano Sebastián Caboto”. d e su primorosa edición d e “La A r a u c a n a ” ? Son iodos ellos títiilos que completan

La p , - e ~ niii?i>resorn de

la

imprentn


20

VIDA Y VIAJES DE U N ERUDITO

de tales nexativas, yo m e lancé, por mi p a r t e , e n busca de los documentos originales, t a r e a que no e r a fácil, porqiie la e n t r a d a en el A r chivo Notarial de Madrid e r a poco menos que imposible, siendo, como es, de propiedad p a r t i cular, sin a n t e s s u f r a g a r derechos proliibitiros. cuales son los de p a g a r t r e i n t a céntimos por c a d a año de antigiiedad del protocolo que se consulte y que e n el caso que me interesaba e r a n los de doscientos veinticuatro notarios obrados en el espacio de t r e i n t a años, s u m a que por sí sola h a b r f a excedido a todo el Presupuesto de 'netrucción Pública de Chile, s i n c o n t a r con l o s derechos de husqueda, de copia y d e a u t o rización. P e r o la cuestión e r a e n t r a r a l Arch'vo Notarial. la aauel S a n c t a Sanctorum al cual n o tenía acceso ni- el propio Ilirector d e l a Bfblioteca Nacionall. Rodríguez M a r l n ) , g a s t a n d o en e s t a s gestiones s e m a n a s y semanas. sin qiie me valiera un ILpice la comisión que el Gobierno de mi país me h a b í a conferido ( p a r a estudiar l a organización de aquel Archivo). pue,s al cabo de consultas y trcimites se resolvió que la ent r a d a me s e r í a permitida en las condiciones de cualquier hijo de vecino, esto es, pagando los derechos correspondientes. Sin d e s m a y a r por n a d a de esto moví entonces los resortes del empeño, hahie'nrio sido al fin la llave m a e s t r a de todo e'l Narqiiés de Laurencin, Secretario del Senado, quien logró del Ministro de Instruccióii Púhlica. u n a carta. de s u puño y l e t r a p a r a el archivero. Quedaba por doblegar la r o l u n t a d del encarxado del Archivo, s a r g e n t o de caballer í a y hombre listísimo qiie, e n previsión de que Talleres de enc?iarle?'naci<jn se le a s a l t a r a , tuvo l a precaución de colocarse revólver al cinto y hacerlo n o t a r con cualquier pretexto. Entonces. la t a r e a comenzó a facill1% v a s t a labor comenzarla a los veinticinco t a r s e . Merced a reciirsos de ingenio Y a los no anos. menos eficaces del holsillo y al cabo de Seis Pero, recordemos a h o r a lo que le simificó a meses de labor diaria. se completh l a ohra de Medina el t r a b a j o de s u obra predilecta, la que l a s copias p a r a p a r t i r a l dfa siguiente de Mallena sus mejores horas y que constituirá en drid en dirección a Chile. Se liahían g a s t a d c el f u t u r o el mayor título d e gloria p a r a e s t e trreinta y cinco mil pesetas y t r a í a e n mi. PO-. e r u d i t o : s u s t r a b a j o s y publiciación de docud e r seiscientos documentos ercillanos. A mi llem'entos sobre E r c i l l a . g a d a a Santiago recibí l a a g r a d a h l e n u e r a drt Tuvo noticias e n 1903 Medina de que el sabio qiie los seis mil pesos con qiie el Gobierno 7111cervantista don Cristóbal Pérez P a s t o r poseía xiliaba la piihlicacihn de esos docnmentos hahEa:i multitud de documentos valiosísimos sohre Er- sido devueltos a l a Tesorería por ausencia del cilla y que cedería el derecho de copia de ellos qiie debía editarlos. . . i l>ebo a,zi-ega.i.le que. piipor la cantidad de seis mil francos. Presentó blicado el libro, n o se h a rendido un solo ejemhledina u n a solicitud ;tl Consejo de Instrucción plar ! Pública. a fin de que insistiera a n t e el GobierJIieiitras recordamos e s t a s últimas palabi':is no p a r a que s e consultara dicha cantidad en de hIedina, pronunciadas con a m a r x ~ i r a , como los Presupuestos, pudiendo realizarse l a adquiquien recuerda la con<!utta i n g r a t a de nn hijo sición del derecho de copia de los documentos le decimos: Sin embargo, fracasó t a l proyecto erciillanos e n la C á m a r a donde s e estimó inútil semejante gasto. En espera de poder publicar Medina algún d í a los documentos sobre Ercilla junto con el texto d e "La Araucana". la h a b í a impreso e n 1 9 0 3 ; pero como negó s u apoyo e l Congreso f u é preciso q u e l a 'diera a la publicidad en 191 O, aprovechando la fiesta del Centenario. Como Pérez P a s t o r n o h a b í a encontrado c o m prador p a r a dichos documentos, pensó iitilizarlos en su discurso de ingreso a la Academia de l a L e n n i i a ' nero murió sin l l e r a r a incorporarse, lsiendo obsequiados los .aocuTorihio Atedina." mentos por los herederos del extinto a la Real lia sifdo, pues, amigo, mi iahoi'. iniirhti Academia, Ix que. a s u vez, como un homenaje t a s u s donantes, le encomendó a R o d r f m e z >fa- r a b a j o y m ~ i c h o sdesengaños. Queremos a p a r t a r el amhiente de 1rislez:i r l l i t , rín s u publicación, cosa que no pudo hacerse, y reina e n ese i n s t a n t e : m i e n t r a s Medina nos a l a r a la cual éste h a b í a renunciado en definitiva ga u n a cai.illa de prueha (le ciis filtinios vollipor e s t a r entregado del todo a s u s estudios cermenes sobre Ercilla, le decimos : vantistas. -Para completar nuestro estudio, qiiisiPramos Así e s t a b a n las cosas cuando partió a E s p a que nos c o n t a r a algo d e s u hihlioieca, de I:IP ñ a Medina, a proseguir de cerca a h o r a s u s gesrirwísimm ediciones que ella encie1.t-a : los l i tiones p a r a la posesión de los documentos. bros qiie h a n sido, con s u digna esposa. los -Una vez en Madrid-nos dice don José m á s fiel'es a m i a o s de 811 vida de estiirlioso, giiarToribio-insinué la idea de realizar el t r a h a j o darHn muchos reciierdos gratos y miichas i m que seguramente Rodrígiiez Marín no emprend e r l a ; pero s e me dijo qiie si aquél no lo hacía presiones de sus primeros a ñ o s de labor.. por el momento lo había de emprender m á s -En efecto, m i biblioteca representa 13 nil. t a r d e . Algunos 'días después manifesté deseos t a d d e mi v i d a . ; N o es posible im~aginarse nl de v e r el testamento de E r r i l l a que se conserva r e l a t a r los sacrificios que ella m8e ha costado. e n l a R e a l Acadsemia, a lo cual se negó ést6 Para m f , el desiderátum e n materia de 1ihi.os terminantemente. o m á s bien dicho. el secretario h a n simdo l a s A r a u a n a s . No tengo completas toseñor Catalina que e r a allí omnipotente, das l a s edi'ciones, me falta la edicihn príncipe alegando que seha desdoroso p a r a E s p a ñ a que d e l a primera parte, impresa en 1569. Sin e m un estranjero hiciera esa ~ i i b l i c a c i ó n . E n o i s t a l->arao,pienso que pude obtenerla Y . . . mFL que.

.


VIDA Y T’IAJES DE U N ERUDITO

dé sin ella. 4 mí Tué a quien primero me ofreció en \enla el (7j:linplar que poseía el librero don .Ilariano Murillo; yo había descripto y a en mi Hiblioleca .\mericana t a l volumen, y así, pues, f u @ grande l a sorpresa ‘de Murillo cuando al mostrarme el ejemplar. después de hojearlo, l e hice notar que le f a l t a b a el retrato de E r c i l l a que, contra lo acostumbrado, i b a colorado en l a última página. F u é necesario que Alurillo m a n dase ver el ejemplar que exi,stía en el Museo liritánico para que se convenciese. Hizo fotosrafiar dicho retrato y de este modo completó s u volumen p a r a venderlo n Huntinpton. Medina ha caleccionado su Biblioteca en el espacio de cuarenta años. “El objeto a que h a obedecido su formación h a sido, principalmente, el de reunir las uroducciones tinonráficas de 1% América latina desde que en eila-se estableci5 el arte de l a Imprenta hasta que terminó Id dominación e s m ñ o l a . El neríodo Que a h a r r a In parte relativa a Cuba aicanza sh¡o h a s t a 1810, y es vario en las denias naciones del continente. Llega hasta esa €echa en l a Argentina, en Chile hasta 1817, en MBjico y Guatemala h a s t a 1 8 2 1 , en el Perú h a s t a 1 8 2 4 , et sic de coeteris.” Cuenta actualmente dicha Biblioteca más de dore mil volúmenes, de entre los i:iiales los litros niejicanos siimitn m&s de ocho mil títulos, el resto se compone de obras ameiiranas, especialmente r e lativas a IR (’olonia. A la parte modeina de su lihrei.ía I R concede poca importanrin. En r a r i a s ocasiones Jolin P. Vi7inship. biI)lioteca,rio d e 1 a J o h 11 Carter L3robvn Libiairy, le de Haward. iile(1in;L comprende que la mejor explicación que puede i1;rriios d e los t e soros ‘bi!>liogiáficos (1 u e guarda en s u s anaqueles. sprá haciéndonos verles. Criizamos dos salas colmadas de libros, que e n sus estanterías s e allnean de un modo imponente, hasta tocar lo alto del ci’elo de l a pieza, para encontrarnos en un amplio salón confortable : arrimados a los muros hay varios estantes tallados, que denuncian su prosapia tradicional. Durante algunos minutos desfilan a n t e nuestros ojos hermosos incunables admirablemente conservados, pequefios volúmenes ricamente encuadernados, ociiltos en estuches sencillos: libros, que denuncian l a c a racterística huella del tiemPO en sus hojas carcomi.. das y en sus márgenes manchados por l a humedad : he aquí el primer volumen impreso en la América del Sur, nn ejemplar admirable de la “Doctrina de lengua qiiirhua”, imPreso en L i m a en 1584, con una flrma aut6grafa del Padre Acosta. -Por esta obra-nos dice Msdina-me han ofrecido seis mil marcos. Tiene u n a historia curiosa : cuando se estaba imprimiendo. el Papa Gregorio XTII quit6 diez dfas al calendario 10 Cual ocasionó trastornos ruriosísimos en la époc a : hubo entonres que de-

21

tener el t r a b a j o de la impresión para dar a la estampa por la misma prensa, la R e a l Cédula que inroiporaba la ordeii pontificia, en l a cual se ordenaba el v;icío del c.;tlendario. Así, pues, son ambas dos impresiones casi simultáneas. H e aquí otro libro valioso: los “Nuevos sermones en lengua de (’hile’’ del Padre Valdivia, que Aledina le romw-6 a don Jos& Sancho JCd\ón en Rladrid por 1;t cantidad de mil f r a n c o s ; acá v’emos “La A%rgentina”.d e B a r c o Centenera, (le la cuitl se conocen sólo cuatro ejemplares: hermoso libro es el que tienta nueslros o j o s : el “Manuale Saqramentorud’., impreso en M é jico en 1568 ejemplar único conocisdo en el mundo, que $reclina le compró en Puebla a un abogado; otro de sus tesuros es el volumen pequieñito, primoroso, del “Thesoro Spiritual de pobres en lengusa Miwhuaoal”, impreso en M é jico en 1 5 7 5 , que adquirió en mil quinientos m a r c o s ; h a s t a hoy sólo se conocen cuatro ejemplares. E l que posee Medina está incompleto Y h a hecho reproducir del Museo Británico l a s copias de las h@as que le faltan. Con visible emoción nos muestra Medina el único ejemplar que existe del “Ceremonial y rúbricas generales”, impreso en 1 5 7 9 en Méjico. ¿ Y qué decir de


22

VIDA Y VIAJES DE U N ERUDITO

las ediciones de “Las Araucanas”, a través de tarde, con l a idea de dar a la estampa 10s 1)”. l a s cuales podemos apreciar el m á s completo cumentois para l a Historia de Chile hubo de tesoro de la tipografía antigua? ¿Qué de l a bocambiarse en un establecimiento f.orni;l’l, que exinita primera edición del FHccionario de l a Acagi6 la construcción de departamentos especiademia? les y realizar el encargo de tipos y mELquinns Me-Esta obra tiene s u historia-recuerda convenientes. Toda e s t a instalación fué vendid<L 1 8 8 0 estaba yo en el Norte, siendo dha.-En en 1 8 9 1 , cuando hledina tuvo que atmndonar cl auditor de g u e r r a , e n P i s a g u a . S e ofreció un pals, obligado por los acontecimientos revolureconocimiento a i’arapacá, entonces abandocionarios. El año 9 5 instaló definitivamente otr.1 nado: nos guió Laiseca, el mismo que extravin imprenta, que es la que posee en l a actualidad. a la expedición de Arteaga y que, p a r a no ser En este ta’ller s e han dado a- l a publicidad menos esta vez, nos extravió también u nosotros. numerosos libros d e amigos del a n t o r : 1 : ~ ”E’!peimdo #me eincon,traiba un.a t:i8ridr‘srsmtcansica ilnstrada”, de don Ijiego Antonio Torres ; do bajo un pimiento, C U ~ I L U O acci tu a I)XS?LI la “Historia de un polizón”. ¿le Barros G r e z ; por allí un granadero que llevaba los dos pi’ilos “Lepidópteros (le Chile”, de don Guillerrnu meros tomos del Diccionario. Como le prefun C a l b e r t ; el tercer tomo de l a “Crónica de i 8 l ü , tara el origen de ellos, me dijo que los había de don Miguel Luis Amiinátegui, encirixada por recogido en una casa abandonada. L e ordené don I)omingo Amiiniitegiii ; !os “Naufragios en que me t r a j e r a los restantes, y ellos vinieron a las costas de Chile”, de don Francisco Vidal constituir lo único que gi’anieé durante mi estaGormaz ; la “Vida de Sarmiento”, d e Gnerra ; dsa en el Norte. Iiis “Relaciones Geográficas de Chile”, de doii Muclias anéadotas sabrosas brotan en l a chal.Nicoliis Anrique k:eyes ; las “Voces usadas en l a . Como Medirla tiene una memoria prodiChile”, de don Anibal Echeverrfa y l i c y e s ; “LH giosa, no olvida ni los detalles de las cosas .xiierra ron Espakt”, de \\’illiams I:ebollerlo, más lejanas. He aquf una de ellas, que por A pesar (le sus sesenta y t r e s años, Iíedina ser muy sabrosa y referirse indirectamente a ?st& en plena juventud espiritual: es iin homMedina. relatamos con sus Delos Y seliales. Un!! bre enérgico, sexuro en ,sns movimientos, de fbde los libros m á s escasos f u é siempre “La Ovxnvil y fresca verba. T r a b a j a con la actividail dina” de M e j í a . E n cierta ocasión e l Minisde un mozo, no sólo escribiendo y consultando terio ’de l a Gobernación de Illadrid espi’cliú un los legajos de sus documentos, sino que en los; decreto mandando que todos los libros e s i s menudos menesteres de componer en las cujasi tentes en los archivos y oficinas de l a s provinde su imprenta e imprimir en l a pi3ensa. Acc i a s fueron enlviaidm a la Int,einmclencia de l a m e tualmente tiene en preparaciún 161s siguientes trópoli. E n t r e los primeros l i b i . 0 ~I emitidos ! n C obras, la mayor parte de ellas terminadas en un ejemplar de ”La 01undin;i” (liie: poco iiiiis sus manuscritos : los volúmenes iercei’o y ci16irtii tarde, había de i r a p a r a r a pocler del librero sobre E r c i l l a y “IdaAraurana” ; T r e s comcdiiis Murillo, quien, a s u vez, lo trocó en la :\cxespañolas sobre América”, que denunciiin lti i r i . demia de l a IIistoria, por otras obras. Ue al:í rluencia del poema ercillesco ; “Hernando cle<,Ainlo sacó Barrantes. a título de’ ser compatriotd callanes y la piimera vuelta al mundo” ; Mo-del autor, sobre el cual deseaba escribir nn esriedas coloniales IiisE>ano-americanas, con la his tudio. J a m á s devolvió B a r r a n t e s dicho ejenitoria de las ciisits de moneda en que se :tculiíiplar. E s ’ t a b a a l a sazón entonces en Madrid I:ii’on” ; “Xronedas ohsidionales” ; “l\letlallas del cardo P a l m a ; llevaba escrita una extensa conAlmirante Vernon” con l a historia de si1 e x ferencia sobre “La Ovandina”, cuya emdición pripedición ? a t a q o e a Cartagena ; “ J u a n FernárL-mitiva no había visto j a m á s . Siendo muy a m i clez y el descubrimiento de l a s islsas que llevan go de Medina, l’e di6 a leer dicha conferencia s i l nombre” ; “IIistoria de l a literatiira rliilena antes de dictarla riesde la tribuna de la A \ c : ~ - de nuestros dfas” ; “Medallas de Proclamació~i demia de la Historia. Y, como e r a natiii.ii:, don (le los Reyes de 1Cspaña en América”. Jose Toribio, le hizo notar a P a l m a que estaha Medina Iia obtenido en el extr’anJer0 los lnaplagada de errores, como el de describir el libro yores honores a qne puede aspirar un erudito. en octavo ,siendo en f o l i o ; sin embargo, el autor Gs mi,embro de la R e a l Academia de l a L e n de has “Tradicionses Peruanas” no quiso oir aquel gua, de la R e a l Academia de l a Ilistoria, del consejo desinteresado, y t u v o que sosportar en Instituto Oeopráflco Argentino, de la Real A c a m,edio de s u confermencia l a rectificación del Mar- ilemia Sevillana de B u e n a s L e t r a s de la. s@qués de Laupencin. Medina conocía el ejemplar ciedad Geográfica de ~ , aP a z , (le S~ie. l e w s l i de l a obra que habla tenido Murillo antes de Historieal Pociety o f England, de 1:i Academi:! cederlo p a r a la Biblioteca de l a Historia. Nacional de l a Historia de Bogotá, de iH e aquf la razón-reciierda Medina-clz panic Society of América, de la Ameriran -4n una serie de folletos tan injustos como violentiquariam Society, de T h e bibliografical SOcietos de P a l m a contra L a u r e n c i n ! H a c e algunos ty of America y de la Sociedad Científica ni. años apareció en Ica un nuevo ejemplar de Ceptina. “La Ovandina” que pertenece actualmente a la la1 h a sido la vida y l a o l ~ r ade este eriirlilo Biblioteca NaCi6nal de Lima. infatigable, qiie prolonga una eterna jiiveiit 1111 La mayoría de sus obras, primorosas en cuanespiritual. T a l vez miis afortunado qiie J u a n to a l a tipografía, las h a impreso Medina en la Ponce de León, descubrió en algiinns de sus lmprenta particular que posee en s u c a s a . El sacrificadas pei,e,xrinaciones l a f i i m t e de J i i año 77 compró una pequeña prensa, en la que vencio y en ella i)ehió el iijiux (le la feliri imprimió e1 “Catalogo Breve de mi Colección dad. de llbros relativos a la América latina”. Mas


DEL AUTOR:

Menéndez Pelayo JT SU obra.- 11111). Universitaria. (Agotada). LOS NueVOS.-Srmpere y Cía., Valencia. Bilbao y SU tiempo .-Empresa ‘ ‘ z i g z a g , Lemuitre, crítico literario. - ~ i i i p r e s a t ‘ z i g - z a g ” . Vida y Tia jes d e un erudito.- I ~ “zig-zag ; .. ~ ~ 7.

7

~

EN PRENSA:

PROXIMAMENTE Men6iidce Pelayo y la cultura cspallola.-n“atlrid. i al modernismo La sombra de Goethe ( ~ r romanticismo

Don Simón Rodríguez en Chile. L a Quintiala. LOSNuevos (srguiids serie).

en Alemania). -Madrid.

~

~


Vida y viajes de un erúdito