Page 7

a l g h gesto o actitud tornados de un modelo de came y hueso, de angustia y esperanza, un santiaguino de esos cuyas preocupacionesho y, a la distancia envidiamos. El domini0 del retrato realista y una sentida vocaci6n religiosa, llev6 a Subercaseaux a ser retratista del Papa. Para llegar a ello, tuvo, necesariamente, que dejar en el camino el humor, la ironia y a Lustig. Afortunadamente, algo de esa mirada cilidamente socarrona queda en estas pdginas y a nosotros la posibikidad de aprender un poco m8s de nuestra pequefia gran historia hojeando y ojeando esta historieta.

f*afuerino, deaquel que vi6 cocer las habas de una forma "correcta" y se alarma ante la metodologia que emplean 10s nativos que comienza aconocer describiCndolos. E$ un recurso siempre efectivo. Su compaiiero, el perro salchicha Dudelsackpfeifergeselle,jamis se sobreactlia, y nunca se plantea una filosofada a lo Snoopy o adopta actitudes humanas a lo Disney. En su sabia consecuencia, siempre trabaja asumiendo su papel de perro, sin trasgredir sus limites. Lo mismo ocurre con 10s personajes de reparto, el perraje, la garuma, 10s desconocidos de siempre. Estin tratados con la maestria del observador dotado, con la sabiduria a la que se accede por la via del humor, son certeros croquis, casi periodisticos. Uno puede ver alli 1

,

\

Von Pilsener  

Von Pilsener. Pedro Subercaseaux. 1993.

Von Pilsener  

Von Pilsener. Pedro Subercaseaux. 1993.

Advertisement