Page 1

GUÍAS MÉDICAS SALUD Y BIENESTAR

Malcolm J ayson

S/1nt<)mas

l

I Iábitos

@ British Medical Association

EDICIONES GRUPOZITA"S.

B


GUÍAS MÉDICAS SALUD Y BIENESTAR

ELDOLORDE

ESPALDA


GUÍAS MÉDICAS SALUD Y BIENESTAR

ELDOLORoE

ESPALDA Malcolm J ayson

J�)

GRUPO ZETA 'S

Barcelona • Bogotá • Buenos Aires • Caracas • Madrid • México D. F. Montevideo • Quito • Santiago de Chile


UN LIBRO DORLING KINDERSLEY www.dk.com •¡,

c9nrejo;' mé¡�(c9s, complemenU!os, y dirige a los �aiientes qü\' deseen. conóc�r·mejor' su afección. ¡

{

\

Antes de seg�ir

tratamiento,íOONSUL'TE

SIEMPRE A $W MÉDICO. ¡' ;

Recuerde qye' la ciencia

médica avan� con grar

rapidez y quHparte dE; la

información (de este libro

relativa a los\ fármacos

y los tratami�rptos

puede t¡uedM pronto obsoleta.

Título original: Family Doctor Cuide to Back Pain Editor médico: Dr. Tony Smith Traducción: Albert Solé

Revisión técnica: Daniel Ortiz Borras y l'\'"oemí Prat Sierra

Publicado originalmente en Gran Bretaña en 1999 por Dorling Kindersley Limitcd, 9 Henrietta Street, Londres, WC2E 8PS © 1999, Dorling Kindersley Limited, Londres © 1999, Family Doctor Publications, para los textos © 1999, Ediciones B, S. A Bailén, 84 - 08009 Barcelona (España) www.edicionesb.es Impreso en Hong Kong - Printed in Hong Kong 1: edición: julio, 1999 ISBN: 84-406-9313-0 Ésta es una coedición de Ediciones E, S. A., y Ediciones B Argentina, S. A., con Dorling Kindersley Ltd. Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos. Para su venta exclusiva en España y Latinoamérica. Prohibida su venta en Brasil, Estados Unidos y Puerto Rico


Sumario l;-.;TRODUCCIÓN

7

CóMO TRABAJA LA COLCMNA

11

ALGUNOS PROBLEMAS COMUNES

19

CóMO TRATAR EL DOLOR DE ESPALDA: PRUVIEROS PASOS

30

PROTEJA SU ESPALDA

37

¿QUÉ CAUSA EL DOLOR DE ESPALDA PERSISTENTE?

45

CóMO TRATAR EL DOLOR DE ESPALDA PERSISTENTE

55

Í:-JDICE

73

AGRADECIMIENTOS

80


INTRODUCCIÓN

Introducción El dolor de espalda no es una

enfermedad, sino un síntoma. Su aparición indica que algo va mal en algún sitio, aunque el auténtico problema no siempre está claro. Casi todos hemos sufrido dolor de espalda en al­ gún momento. Normalmente es un problema molesto y desagradable, aunque no desesperada­ mente grave, causado por algún tipo de sobrecarga mecánica, que mejora rápidamente y del que pue­ den ser parcialmente responsables una mala postu­ ra, esfuerzos excesivos y problemas de desgaste. Que el dolor de espalda sea tan común no debe­ ría sorprendernos, ya que en realidad la columna vertebral está formada por muchas estructuras dis­ tintas -huesos, discos, ligamentos, tendones, ner­ vios, vasos sanguíneos y otros tejidos-, todas las cuales pueden verse afectadas por daños mecánicos. En la mayoría de casos ni siquiera es preciso averi­ guar la causa del problema. El dolor de espalda es un síntoma que acabará desapareciendo, y el tratamiento pretende aliviar el dolor y asegurar una pronta recupera­ ción. Otras veces la causa subyacente es más severa, por lo que habrá que llevar a cabo exploraciones detalladas que permitan decidir el enfoque terapéutico más adecuado. Comprender cómo funciona la espalda le ayudará a prote-

¿A QUIÉN AFECTA?

El dolor de espalda es una 'IJzolestia muy común, que nos t1fecta rt todos en algún 1nonzento) aunq11e rara vez reviste gravedad.

7


INTRODUCCIÓN

ger su columna vertebral y le permitirá recuperarse más rápidamente de los episodios de dolor. Este libro pretende explicarle cómo funciona la espalda, por qué surgen problemas en esa parte del cuerpo y cómo son tratados, e indicarle cuándo es necesario buscar ayuda especializada para resolverlos. UN PROBLEMA CRECIENTE ,,:m:,o,s.,.:,,u:w El dolor de espalda es notablemente común. Entre un 3 O y un 40 % de la población sufre dolor de espalda en este pre­ ciso moment:o, y entre el 80 y el 90 % lo experimenta en una u otra época de su vida. Afecta a personas de ambos se­ xos y puede aparecer a cualquier edad, aw1que lo hace con más frecuencia en la madurez. Esta afección es una de las causas más comunes de bajas laborales, especialmente en los oficios manuales que requieren esfuerzo físico. Los obre­ ros de la construcción y las enfermeras son los más expuestos a sufrirla, ya que suelen tener que levan­ tar grandes pesos y mantener posturas forzadas. Separar la causa del efecto no es fácil, desde luego. ¿Son los esfuerzos realizados en el trabajo los que causan el do­ lor de espalda, o bien una persona no puede ejecutar cier­ tas tareas porque ya experimenta problemas en esa zona? En muchos casos, el dolor aparece después de sufrir una lesi6n o de hacer un movimiento brusco. Cada vez se dedi­ ca más tiempo a explicar a los trabajadores el modo de evi­ tar someter su espalda a esfuerzos excesivos. Las pérdidas de productividad causadas por los proble­ mas de espalda han aumentado mucho durante los últimos años. Hoy ascienden a una cifra dos o tres veces superior a la de hace 20 años. Sin embargo, este awnento no significa que se lesionen más personas, sino que refleja la mayor

!wJar:,r,;r;r;,m

'l kABAJOS PESADOS E7llp!ear las técnia1s adecuadas (véase p. 41) permite levantar grandes pesos sin que la espalda

8


I N TRO D U C C I Ó N

Lo que dicen los p acientes Aunque el dolor de espalda e s distinto en cada persona, son típicas las quejas siguientes:

• « M onto pi ezas en una fábri ca. Al fi nal de la j o rnada lab oral s i ento u n o s d o l o res terri bles en la zona de l os riñ ones; no sé si podré conti nuar con m i trabajo.» • «D u rante e l d ía estoy bastante b i e n , pero p o r l a m añana m e despierto con l a espalda muy ríg i d a y d o l orida y no se me pasa h asta q u e me levanto y me m u evo un poco.» • «Me i n cl i né para recoger un l i bro del suelo y d e repente sentí u n d o l o r m u y i ntenso en la parte baj a de la espal da, y d e s p u és n o pude i n corporarme.» • «Estaba trabaj ando en e l jard ín y sentí u n a pu nzada en la parte i nferi o r de la espal da. Después e l d o l o r

ÜOLOR D E ESPALDA Y TRABAJO

se extend ió a l as nal gas y e m p ezó a bajarm e p o r las

Estar de pie en una 111ala

p i e rn as. Al fi nal era tan i ntenso q u e tuve q u e

postura dumnte mucho rato

acostarme.»

puede musar un problema de espalda o agravarlo; el resultado es un dolor considerable al final del día.

atención que tanto los trabajadores como los empresarios dedican a esta patología. El resultado es un alarmante aumen­ to de los costes sociales y económicos debidos al dolor de espalda, en los que se incluye el tratamiento médico, los subsidios por enfermedad y la pérdida de productividad. El incremento en el número de per­ sonas discapacitadas por problemas de

......

9


INTRO D U C CIÓN

espalda nos ha obligado a cambiar la manera de enfocarlos y de tratarlos. En este libro expondremos las teorías más recientes, basadas en las últimas investigaciones sobre el tratamiento del dolor de espalda, y explicaremos cómo se intenta reducir la frecuencia y severidad de este problema.

PUNTOS CLAVE • El dolor d e espalda es u n síntoma, no una enfermed ad.

• Los episod ios agudos de do lor d e e spalda, aunque d esagradables, suelen mejorar rápidamente. • E l dolor d e espalda afecta al 80 o al 90 % de l a poblac i ó n en alg ú n momento de su vida.

10


C Ó M O T R A B AJ A LA C O LUMNA

Cómo trabaja la columna La columna vertebral debe sostener todo el

cuerpo, doblarse y girar en todas direcciones y, al mismo tiempo, pro teger las estructuras vitales, como los nervios, que la atraviesan. Además, tiene que durar toda una vida.

EL CUERPO FLEXIBLE

La cohmma ve11ebral puede doblarse y e1trvarse gracias a unos discos flexibles situados entre las vértebras móviles.

Ninguna estrnctura de ingeniería es capaz de s atisfacer los requisitos exigidos a la columna vertebral, así que no tiene nada de sorprendente que de vez en cuando surjan problemas. ,n:cua:c "·"

LA C O LUM NA V E RT E B RA L

La espina dorsal humana está formada por una hi­ lera de bloques óseos, las vértebras, que están co­ locados uno sobre otro para formar la columna vertebral. Hay siete vértebras cervicales en el cuello, doce dorsales o torácicas en la parte superior y central de la espalda, y cinco lumbares en la parte inferior. La quinta vértebra lumbar, conoci­ da como L5, se apoya en el sacro, que a su vez está conectado al cóccix, el hueso de la cola. El sacro, formado por varias vértebras que se han unido, se ensambla por los bordes a la pelvis, cavidad ósea situada en 11


C ó M O TRABAJA LA C OLUMNA

L a columna vertebral - Vista posterior Vista desde atrás, la espina dorsal es una columna de vértebras que por el extremo inferior está unida a la pelvis y por el superior sostiene el cráneo. Las vértebras cervicales permiten que el cráneo rote y se incline en todas direcciones.

5 vénebras lumbares Ilion

Pelvis

Isquion

12


C ó M O T R A B AJ A LA C O LUMNA

La columna vertebral - Vista lateral Vista de lado, la columna vertebral muestra una curva pronunciada. Las vértebras lumbares tienen largas protuberancias óseas a las que se unen robustos músculos. El sacro y el cóccix están formados por varias vértebras fusionadas.

Cráneo

1 2 vértebras torácicas

S vértebras lumbares Ilion Sacro

Isquion

Cóccix

13


C ó M O T RA B AJA LA C O LUMNA

la parte inferior del tronco, formada por los coxales y las dos últimas vértebras lumbares, sacro y cóccix. D I S C O S I N T E RV E R T E B RA L E S

La columna puede doblarse o curvarse gracias a los discos intervertebrales, unos cojines flexibles constituidos por una parte central gelatinosa (núcleo pulposo) y una zona exterior extremadamente dura (anillo fibroso).

Los discos intervertebrales Las vértebras están separadas p or unos discos flexibles . Los nervios emer g en de la médula espinal a través de p e queñas aberturas óseas. VISTA LATERAL DE UNA SECCIÓN DE LA COLUMNA

Ganglio espinal

Cuerpo vertebral

interve,tebral

Piel

VISTA SUPERIOR DE UNA

Apófisis articular o carilla articular

14

o carilla articular

Anillo fibroso


C ó M O T R A B AJ A LA C O L U 1'! NA

La red nerviosa Protegida en el interior de la columna vertebral, la médula espinal conecta los nervios de las extremidades y el torso con el cerebro. Cerebro

Nervio radial

fe111oro-cutáneo

Nervio ciático

NmJio tibia!

15


C ó M O TRA B AJ A LA C O LUMNA

AP Ó S I F I S ARTI CULARES

Las vértebras también están unidas entre sí por pares de pequeñas articulaciones cigapofisarias situadas en la parte posterior de la columna, una a cada lado. Éstas pueden verse afectadas por el esfuerzo o el desgaste, y desarrollar protuberancias óseas que ejercerán presión sobre los ner­ v10s. U N A R E D D E N E RV I O S

En algunos aspectos, el sistema nervioso recuerda una red telefónica que transmite los mensajes del cerebro a las distintas partes del cuerpo y los de éstas al cerebro (véase p. 1 5) . Los mensajes que descienden de éste por los ner­ vios hacen que Los músculos se contraigan y, de esa forma, controlan movimientos como el andar. Los que ascienden transportan s ensaciones que acaban llegando al cerebro y permiten experimentar, por ejemplo, el contacto y el dolor. L A M É D UL A E S P I NAL

E s un «cable>� de tejido nervioso que sale del cerebro y baja por la columna vertebral, dentro del canal formado por las vértebras. Las raíces nerviosas nacen de la médula espinal, recorren cortas distancias dentro del canal, emer­ gen en parejas, a ambos lados de la columna vertebral, y se extienden por todo el cuerpo. L E S I ' O N E S D E E S P A L D A "''""IC,\t\J:!ü,CI=<:> Puesto que la médula espinal transmite los mensajes desti­ nados al cuerpo y los que emanan de él, si sufre algún daño y la «conexión» resulta afectada, las consecuencias pueden ser pérdida o alteración de la sensibilidad, dolor y debili­ dad de movimientos. Esto es lo que ocurre cuando al guien ,,..,T:'}JDSK''fi Li'

16


C Ó M O T R A B AJ A LA C O LU M NA

queda paralizado después de un accidente grave. Según el nivel en el que se haya producido la lesión, las extremida­ des inutilizadas son dos (se conserva el movimiento de los brazos, pero no el de las piernas) o bien todas las extremi­ dades quedan paralizadas; si ha tenido lugar a nivel del cuello, la parálisis y la pérdida de tacto pueden afectar tan­ to a los brazos como a las piernas. En cambio, si la lesión se localiza en los segmentos torá­ cico o lumbar -por debajo del nivel del brazo-, sólo se ven dañados los músculos de las piernas. La mayoría de problemas de espalda lastiman los nervios, pero casi nunca alcanzan a la médula espinal. Así pues, el dolor puede aparec er en la espalda, a causa de lesiones directas sobre ligamentos, tendones, articula­ ciones u otras estructuras, pero también puede sentirse en las piernas, ya que los nen,ios que informan a esos tejidos son los mismos que llegan a éstas. Es posible, además, que los nervios sufran una presión directa, lo que también originará dolor, alteraciones de la sensibilidad y debilidad en las extremidades inferiores. La espalda es una estructura muy complicada en la que el dolor puede aparecer por distintas razones. Determinar qué ha ocurrido en cada caso exigiría análisis muy meticu!osos. Por suerte, la mayoría de episodios de dolor de es­ palda agudo remiten sin necesidad de recurrir a formas es­ pecíficas de intervención. En consecuencia, generalmente no es necesario recurrir a pruebas muy detalladas para determinar la verdadera causa del problema, si bien, cuand o los síntomas son más serios y prolongados, debe identificarse la lesión con exac­ titud y quizá haya que llevar a cabo exploraciones comple­ mentarias y pruebas diagnósticas mediante al gunas de las técnicas radiológicas más modernas.

17


C Ó M O T RAB AJ A LA C O L UMNA

PUNTOS CLAVE • La columna vertebral está formada por vértebras u n i das m ediante discos y apófisis articulares. El disco tiene u n núcleo ce ntral d e con sistencia gelatinosa (núcleo pulposo) y una zon a exterior extremadamente d ura, el an i l lo fibroso. • El dolor de espalda puede deberse a u na lesión en u n gran número d e estructu ras.

• El dolor e s transmrt:ido por los nervios, los cuales son estim ulados, de forma muy compleja, segú n el tipo de tej ido o nervio afe ctado.

• M uchos e p isodios de dolor de espalda agud o meJoran rápidamente, por lo q u e no es necesario l l evar a cabo pruebas muy específicas para determinar la causa exacta.

18


ALGUNO S P R O B L E MAS C O MUN E S

Al gun os problemas comunes Conocer la estructura de la columna nos ayztdará a entender dónde y por qué pueden aparecer los problemas.

= D O L OR N O E S PE C Í F I C O '""� Muchas personas que tienen problemas de es­ palda experimentan breves episodios de dolor de los que se recuperan por completo sin necesidad de profundizar en las exploraciones; en muchos casos no es posible identificar la causa subyacen­ te . Como no se establece un diagnóstico exacto, el dolor se califica de «no específico». A veces la persona sufre molestias entre el sacro y el hueso ilCaco de la pelvis, o en la misma columna. El do­ lor puede ser causado por distensiones de los li­ gamentos, tendones u otros tejidos blandos. Aunque normalmente el origen no está cla­ ro, es frecuente usar términos como sobrecarga lumbosacra y sobrecarga sacroilíaca que parecen indicar qoe el médico ha establecido un diagnóstico. Es mejor el término «dolor de espalda no e specífico», porque no su­ giere que conozcamos la causa del problema concreto que aqueja al paciente. Sólo será necesario realizar posteriores exámenes si el dolor de espalda no desaparece por sí solo.

BREVES EPISODIOS DE DOLOR

No se conoce la causa de muchos dolores de espalda, como el que se sufre al levantarse de una sitia.

19


A L G U N O S P R O B L E M A S C O MUNES

¿ H E RN I A D I S C A L ? CT:.::c::cs:x:o::-, :-:L -:r: "1 Casi todos hemos oído hablar de hernia o prolapso, pero en realidad es una fase precoz y la hernia puede llegar a romperse completamente. Esta lesión recibe el nombre de rotura discal. Lo que ocurre es que, después de someter a la columna a una sobrecarga por un esfuerzo, el disco sufre una hernia o prolapso y el núcleo pulposo atraviesa el ani­ llo fibroso, quedando libre en el espacio epidural.

•:e1u.ccfi:_-&:rL=m

Efecto de una hernia discal Cada disco intervertebral está formado por una capa exterior fibrosa, o anillo, que rodea a una sustancia interior de apariencia gelatinosa. Una sobrecarga puede causaI la rotura del anillo y la expulsión del núcleo pulposo hasta p resionar la raíz neiviosa,

Cuerp o ve1tebral

Núcleo del disco

Disco interve-rtebral

20

Anillo


A L G UNO S PRO B L EMA S C O MUNE S

Actualmente se cree que la mayoría de discos que sufren esta clase de prolapso ya habían experimentado algunos cambios degenerativos progresivos antes de que un esfuer­ zo desencadenara el problema. De hecho, el disco ya era anormal y se habría herniado tarde o temprano. Una vez expulsada, la parte gelatinosa presiona el ner­ vio situado jm1to al disco y causa un intenso d olor de espal­ da que se extiende a la pierna y que, a veces, llega hasta el pie. Puede haber entumecimiento y hormigueo en el pie y en la p arte inferior de la pierna. Es posible que se debiliten ciertos músculos y el reflejo del tobillo, que se comprueba golpeando suavemente el tendón de Aquiles con un marti­ llo especial, puede perderse . La localización de estos cam­ bios ayuda al médico a identificar el nervio dañado. El dolor causado por una hernia discal puede ser muy intenso. Es habitual que los síntomas vayan mejorando y que acaben desapareciendo. Sin embargo, el disco hernia­ do nunca recuperará su solidez anterior, y siempre existe el riesgo de volver a sufrir un nuevo episodio de dolor.

La base de la columna es la que soporta siempre los mayores esfuerzos, por lo que con frecuencia se lastim2n la raíz ner­ viosa de la quinta lumbar (situada entre la cuarta y la quinta vértebra lumbar) y la primera raíz sacra (entre la quinta vér­ tebra lumbar y la primera parte del sacro). Estos dos ner­ vios se unen a otros para formar el nervio ciático, que pasa por la pantorrilla y llega hasta el pie. El dolor que transmite una lesión de este nervio recibe el nombre de ciática. E S P O ND I L O S I S L U M B A R i::rr.n<:, ü'Lcnc&"Z La espondilosis, o desgaste de la columna vertebral, es muy común. Empieza a aparecer alrededor d e los 2 5 años;

n-,cci:r,:, c,"""'"" "'

21


AL G UN O S P R O B L E M A S C O M UN E S

El nervio ciático El nervio ciático es el mayor del cuerpo. Empieza en la reg;i ón sacra de la columna, baja por la parte posterior de la pierna y termina en el pie. Vé11ebra lumbar

Nervio ciático Sacro

El nervio ciático iuen;a la paite posterior de la pierna, por debajo de la rodilla

El nervio ciático se divide

El nervio ciático inerva la planta del pie

22


AL G U N O S PRO B L E M A S C O MUNES

al llegar a la mediana edad está presente en la mayoría de nosotros. Ésa es una de las razones por las que los atletas alcanzan su máximo rendimiento entre los 20 y los 2 5 años. La parte inferior de la espalda soporta todo el peso del cuerpo y se encarga de la mayor parte de las torsiones y gi­ ros. En consecuencia, los cambios producidos por el des­ gaste se concentran en la región lumbar y son conocidos por el nombre de e spondilosis luml>ar.

Esp ondilosis lumbar En la espondilosis lumbar, el alargamiento de los márgenes óseos de las apófisis articulares y alrededor d e los discos (osteofitos) puede p resionar los nervios. La espondilosis lumbar suele aparecer entre las vértebras lumbares inferiores.

Apófisis articular normal ----......:::::::_ __j:]_

\l'ii."'"""'��""'-,::._/__ Disco intervertebral nonnal

L3

L4 Hueso biperdes11n-ollado debido al desgaste -----;?==""-"=

L5 La raíz nerviosa queda atrapada entre el hueso y el disco

Hipertrofia discal

Disco intervertebral comprimido Osteojito en el margen del disco interve1tebral

23


A L G U N O S P R O B L E M A S C O MUN E S

Ésta tiene más probabilidades de aparecer en los niveles inferiores, particularmente entre la cuarta y quinta vérte­ bras lumbares (L4/L5) y entre la quinta vértebra lumbar y el primer segmento del sacro (L5/S 1), donde puede causar ciática (véase p. 21). Afecta tanto a los discos como a las apófisis articulares . El disco pierde cierta cantidad de ma­ teria, al igual que el cartílago que recubre las apófisis articulares. El hueso crece alrededor de los discos y de las apófisis articulares, limitando así la capacidad de mo­ vimientos y la flexibilidad de la columna. La pre­ sión sobre los nervios, ligamentos y otras estruc­ turas puede causar dolor. Esto no es tan terrible como suena. El hecho de que esos cambios se produzcan en su columna no significa que usted deba sufrir dolores de espal­ da. Muchas personas que presentan alteraciones bas­ tante severas tienen muy pocos problemas o ninguno, en tanto que otras en que la degeneración es relativamente menor sufren episodios de in­ t enso dolor. u. u L U MBA G O L »:e, · " ".-cwm;Uno de los problemas de espalda más comunes es la apari­ ción recurrente de episodios de dolor agudo que puede ex­ tenderse a las nalgas o a uno u otro muslo. Mientras dure el episodio, quizá sienta la espalda rígida y dolorida. Cuan­ do los síntomas son muy severos, el trastorno se denomina lumbago. El dolor dura uno o dos días o se prolonga un par de s emanas. Después a veces desaparece por completo, o puede que persista o que reaparezca. Las malas posturas y levantar grandes pesos empeoran los síntomas. Las radiografías suelen mostrar espondilosis lumbar, aunque los estudios revelan que ésta suele hallarse presente mt1z:arrn=c, •tL::'

MAXL\1 0 RENDIMIENTO

Un atleta alcanza su cenit a los 2 S mzos. A partir de esn edad el desgaste de la columna vertebral empieza a afectar el rendimiento.

24


A L G UN O S P R O B LEMAS C O MU N E S

en personas que no manifiestan ningún síntoma, por lo que resulta difícil determinar el papel que desempeña en la aparición del dolor. En consecuencia, el lumbago suele cla­ sificarse como <<dolor de espalda no específico». L E S I O N E S EN L O S N E RV I O S Discos, apófisis articulares o vértebras dañadas pueden presionar fácilmente los nervios, ya sea en el interior del canal vertebral o cuando emergen de la columna vertebral. L a capacidad de un aervio para transmitir mensajes se ve afectada por la presión. Si esto ocurre, quizá experimente dolor o una sensación de entumecimiento u bormigu eo en la zona atendida por el nervio, y los músculos de la pierna o del pie que dependen de él pueden perder fuerza. La mé­ dula espinal transmite esas sensaciones al cerebro: es algo parecido a las interferencias en una línea telefónica, que c ausan ruidos desagradables y deterioran la calidad del so­ nido. Sin embargo, las últimas investigaciones indican que se trata de algo mucho más complejo. Los cambios que ocurren dentro de la médula espinal pueden alterar el mensaje de dolor. Esto podría explicar por qué algunos pacientes si guen experimentando s ínto­ mas después de que la lesión nerviosa original haya desapa­ recido y sin que existan evidencias de que algo ande mal en la columna. s_-r:mLEwu,. ,

Si hn sufrido unn lesión en el cóccix, un flotitdor le ayud,wd a estilr más

�· "''"''" ''""''ª"''., C O C C I G O D I N IA """' m-=-"'·'" Es el norubre que se da al dolor en el extremo inferior de la columna o cóccix. Normal­ mente no se le encuentra ninguna causa. Un flotador hará que le resulte más cómodo sen­ tarse; la molestia suele desaparecer por sí sola con el paso del tiempo.

Z5


AL G UNO S P R O B L E M A S C O MUN E S

!lWffC:TC >C P R OBL E M A S EN EL CU E L L O "''""""'Tiifi, Vamos a examinar brevemente los trastornos de cuello más comunes. Esta parte tiene la misma estructura básica que el resto de la columna, por lo que también puede sufrir problemas discales y de desgaste. Mientras que el dolor de la parte inferior de la espalda se extiende a las piernas, el que se siente en el cuello puede involucrar a las extremida­ des superiores. En los problemas menores, generalmente bastará con un tratamiento analgésico y reposo y, quizá, un poco de fisioterapia. Un collarín cervical garantizará al cuello el descanso y la sustentación adecuados.

T O RT Í C O L I S

Muchas personas han vivido la experiencia de despertar con el cuello rígido y dolorido, a menudo sin razón apa­ rente. El movimiento quizá sólo sea posible en una direc­ ción y los músculos de la parte inferior del cuello pueden estar doloridos. El resto de la espalda y los brazos y piernas no presentan problemas. El dolor está asociado a un espas­ mo muscular y el uso de un collarín cervical y ]os analgési­ cos harán que desaparezca en tres o cuatro días. A veces sirve de ayuda una tracción muy suave del cuello. L AT I G A Z O C E RVI C A L

E s muy común después d e un accidente d e coche, cuando el impacto repentino no da tiempo a los músculos a reac­ cionar y la cabeza se desplaza sobre el cuello igu al que un péndulo. En los casos más simples, la distensión sólo afecta a los ligamentos del cuello. El dolor y la rigidez resultan­ tes, causados por el espasmo de los músculos de la zona, constituyen un mecanismo defensivo; de ser así, bastará con un collarín blando, analgésicos y fisioterapia . A la ma­ yoría de los p acientes se les aconseja volver a la actividad 26


AL G U N O S P R O B L E M A S C O M UN E S

Latigazo cervical Se produce cuando el coche en el que viajamos es impactado desde atrás. El cuello es impulsado hacia adelante y lue go hacia atrás, provocando una distensión de los ligamentos.

Los liga11tentos

Vértebr11S cervicales

FUERZA HACIA ADELANTE

flex:iona hacia adelante

Vértebras cervicales

La cabezaes impulsada hacia atrás El mello es iinpulsado hacia atrás FUERZA HACIA ATRÁS

Los ligainentos de la parte delantera de la columna se distienden

27


A L G U N O S P R O B L E M A S C OM U N E S

habitual. Si el dolor persiste más de seis semanas, es posi­ ble que la lesión inicial haya dañado los discos u otras es­ tructuras, de modo que algunos nervios se han lastimado o han quedado atrapados. Entonces se requiere una ex­ ploración más profunda; el tratamiento puede incluir cirugía.. Cuando el dolor si gue siendo severo varios meses, aumentan las probabilidades de que acabe apareciendo una discapacidad permanente.

7im sufrir u n latigazo cervical, un collarín inmovilizará el cwllo y evitará los movimientos exasivos hasta que el espasmo muscular desaparezca.

P R O J3 L E M A S D E D I S C O EN E L C U E L L O L a hernia o prolapso también puede producir­ se en los discos del cuello, aunque es menos común que en la parte inferior de la espal­ da. El cuello queda extremadamente rígi­ do, y a veces el dolor se extiende a un brazo, el cual puede perder la fuerza, la sensibilidad y los re­ flejos. En la mayoría de casos el dolor desaparecerá con descanso, analgésicos, tracción, si es necesaria, y un perío­ do de activación suave con un collarín. La fisioterapia para fortalecer los músculos del cuello también resulta útiJ. P R O B L E M A S DE D E S GA S T E L a espondilosis cervical e s muy común en el cuello. Puede que no origirre ningún problema o que produzca dolor de cuello acompañado por dolor de cabeza o en el brazo. El cuello adquiere rigidez y algurros pacientes sufren moles­ tias en el trapecio, un músculo que se encuentra entre el cuello y los hombros. Es posible que los brazos se debiliten y pierdan sus reflejos, y que se sienta en ellos hormigueo o pinchazos. Eíl los casos más graves, los huesos y ligamentos deformados presionan la médula espinal, afectando el con­ trol de los brazos y las piernas, o una arteria de la zona, lla­ mada arteria vertebral. Esto causa mareos, zumbidos en el

28


A L GU N O S PRO B L E M A S C O M U N E S

oído y dolor detrás de los ojos. A veces la espondilosis cer­ vical comporta dolor en la parte inferior de la espalda. Los principios del tratamiento son los mismos: usa.r un collarín sólo durante unos días y antiinflamatorios para aliviar el dolor. En ciertos casos quizá haya que recurrir a la cirugía.

PUNTOS CLAVE • Los d iscos p u eden herni arse o bien rom perse.

• La ciática es causada por lesiones en cualq u i era de los dos nervios q ue se unen para formar el nervio c iático, q ue recorre las extremidades inferi ores. • El desgaste de co l u mn a o espond ilosis apare ce con m ucha frecue ncia a parti r de la mediana edad , y no siempre causa dolores de espalda.

• Los problemas de cuello son muy similares al dolor d e espalda.

29


C Ó M O TRATAR E L D O L O R DE E S PAL D A : P R I M E R O S PAS O S

Cómo tratar el dolor de esp alda: p rimeros pasos e

asi todos hemos experimentado episodios ocasionales de dolor de espalda, de uno o dos días de duración. Mientras los sufrimos nos movemos con precaución, y luego no tardamos en olvidarlos. A veces, sin embargo, los episodios de dolor son más severos y limitan la movilidad.

DOLOR DE ESPALDA SlVlPLE Algunos doloi-es de espalda, conzo las molestias que se sienten después de conducir ,nucho rato, pueden desaparecer en mestión de minutos si se estim la espalda.

30

A pesar de toda nuestra moderna tecnología, en muchos casos no podemos determinar el origen exacto del dolor de espalda; podría ser el resul­ tado de una lesión de los ligamentos, músculos u otros tejidos blandos. Aunque es frecuente que el médico no pueda determinar la causa, en general eso carece de importancia, porque la mayoría de los episodios de dolor agudo remi­ ten rápidamente. El problema más común es el dolor de espalda simple, que puede extenderse a la nalga o a la parte superior del muslo o, si afecta al nervio ciático, provocar un episodio de ciática . La presión sobre este nervio, que puede proceder de un disco dañado o de otras estructuras, causa dolor y, en


C ó M O TRATAR EL D O L O R D E E S PA L D A : PRI M E R O S PAS O S

ocasiones, entumecimiento y sensación de hormigueo en la pierna. La ciática sugiere que algún nervio está afectado y que la recuperación probablemente será lenta. Si los síntomas son más severos, habrá que recurrir al especialista, al que debe visitar toda persona que tenga problemas para controlar la vejiga o los intestinos, que sienta cualquier clase de entumecimiento en la zona rectal o de la ingle o que note una acusada debilidad en las pier­ nas, ya que estos signos pueden indicar la existencia de le­ siones nerviosas más importantes. ·"'=" E VA L UAR EL P R O B L E M A "' '"""" Cuando tenga un problema de espalda a gudo, normalmen­ te la persona que le trate le pedirá detalles acerca de cómo y cuándo empezó el dolor y qué ha ocurrido desde enton­ ces, y luego efectuará un examen físico. Éstas son algunas de las preguntas que le plantearán: • ¿El dolor se limita a una zona o es ge­ neral? • ¿Se extiende el dolor a otras áreas, como la pierna? • ¿Cómo apareció el dolor, de pronto o gradualmente? Si lo hizo gradualmente, ¿a lo largo de qué período ocurrió? • ¿Estuvo asociada su apari­ ción a al guna actividad deter­ minada? • ¿Hay algo que lo empeore? • ¿Es el dolor intenso a primera hora del día? • Aparte del dolor, ¿cómo se encuentra? ¿Ha perdido peso/tiene tos/otros problemas? Un dolor que apareció al levantar un objeto pesado es

VISl'l'.AR A UN ESPECIALISTA

Si el dolor de espalda es severo, tendní que se,· evaluado por un esp ecialista.

31


C Ó M O TRATAR E L D O L O R DE E S PA L D A : P RIM ERO S PAS O S

agudo, está limitado a una pequeña área y disminuye con el descanso. Probablemente no le costará dormir y el dolor desaparecerá rápidamente. Pero si se desarrolló gradualmente, a lo largo de varios meses, no parece estar relacionado con ningún movimiento, se está agravando y hay otros problemas, como pérdida de peso, el proble­ ma podría ser más grave y requerir exploraciones espe­ cíficas. Quizá le hagan radiografías, pero normalmente esto no es necesario. Las alteraciones debidas al desgaste son co­ munes en personas que no sufren dolor de espalda, de modo que apenas influirán en la elección del tratamiento.

Exp loración de la e s p alda S i s u dolor d e espalda no desaparece por sí solo,

tal vez le remitan a un especialista. Cuando éste le explore, puede:

• Buscar señales de curvarnra y observar cómo se dobla su columna y s na era de andar.

• Palparle la espalda e busca de puntos o zonas sensi bles. • Llevar a cabo la p rueba de elevació n de la pierna. El médico le anta cada pierna y la mantiene estirada mi e ntras el paciente yace boca arriba. Si está afectado el nervio ciático, esto causará dolor. • Realizar l a prueba d e estiram iento femoral. Con el paciente tumbado boc� abajo, el médico doblará lentamente prim ero u na rodi l l a y l uego la otra. Si e problema tiene que ver con el nervio femoral, la maniobra causará dolor.

• Buscar señales de pérdida de sensibil idad o de ce:J1 dad en las piernas.

• Comprobar sus reflejos.

32


C ó M O TRATAR EL D O L OR D E E S PA L D A : PRIM ERO S PAS O S

Cada placa l e expone a l a radiación, por lo que este método debería aplicarse sólo a las personas que sufren un dolor de espalda severo que no ha respondido al tratamiento simple y a los que tienen problemas de espalda más complicados. Los procedimientos radiológicos más detallados, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, probablemente no serán necesarios. e,

TRATAMI E N T O En l a mayoría d e dolores d e espalda agudos, bastará con un tratamiento muy sencillo: • Ingerir analgésicos simples, como paracetamol o ibu­ profeno. Estos fármacos tienen pocos efectos secundarios y normalmente no tendrá que tomar nada más. Si cree ne­ cesitarlos, puede pedir a su médico que le recete analgési­ cos más potentes. • Guardar cama puede ayudarle, pero el descanso excesi­ vo es perjudicial. Si el dolor es severo, debería permanecer tendido un par de días . Después podrá empezar a moverse, asegurándose de proteger su espalda pero siempre con el objetivo de reanudar una actividad física normal. • El frío -aplicar en la espalda una bolsa llena de hielo o de guisantes congelados, por ejemplo- quizá le ayude a aliviar el dolor. También puede probar con el calor (ducha caliente o esterilla eléctrica), pero ni el frío ni el calor ace­ lerarán de manera significativa la recuperación. Normalmente el dolor desaparecerá en unos días o en un par de semanas con estos sencillos remedios. La meta siempre debería ser reanudar la actividad física normal lo más pronto posible. Para reducir las probabilidades de su­ frir otro episodio en el futuro, es importante que siga los consejos que ofrecemos en este libro (véase «Proteja su es­

palda», pp. 37-44).

33


C ó M O TRATAR E L D O L OR DE E S PAL D A : PRIM ERO S PAS O S

L.� _11m·1uD.-ill La función principal de la fisiotempia es dewh:er l la moviidad al paciellte. MEJORAR

34

Pero quizá tenga la mala suerte de que en su caso el do­ lor no desaparezca por completo. Si pasadas entre cuatro y seis semanas todavía tiene problemas, deberá visitar a un terapeuta. Éste puede ser: • Un médico experto en las técnicas de tratamiento ade­ cuadas. • Un fisioterapeuta. • Un osteópata. • Un quiropráctico. La fisioterapia es la forma más tradicional de la terapia física y suele utilizar calor, masajes suaves y ejercicios para ayudar al paciente a recuperar la movilidad, la fuerza y la flexibilidad. Muchos fisioterapeutas conocen también las técnicas de manipulación de las articulaciones, en las que tienden a concentrarse tanto la os­ teopatía como la quiropráctica. En gene­ ral, el quiropráctico utilizará presiones rápidas, suaves y específicas, mientras que el osteópata recurrirá a movimien­ tos más lentos y amplios. Todos los terapeutas le aconsejarán sobre el cui­ dado y la protección de la espalda. En la práctica apenas hay razo­ nes para preferir una técnica a otra, ya que los principios en que se ba­ san siempre son los mismos e incluyen activación física mediante ma­ nipulación y ejercicios de distintos tipos. El tratamiento para la ciática (véase p. 21) también se basa en los analgésicos, el descanso y la re­ movilización, pero los progresos suelen


C ó M O TRATAR EL D O L O R D E E S PA L D A : PRIM ERO S PA S O S

Cada placa le expone a la radiación, por lo que este método debería aplicarse sólo a las personas que sufren un dolor de espalda severo que no ha respondido al tratamiento simple y a los que tienen problemas de espalda más complicados. Los procedimientos radiológicos más detallados, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, probablemente no serán necesarios.

-=·ii4111r"' -

TRA T AM I E N T O

E n la mayoría de dolores de espalda agudos, bastará con un tratamiento muy sencillo: • Ingerir analgésicos simples, como paracetamol o ibu­ profeno. Estos fármacos tienen pocos efectos secundarios y normalmente no tendrá que tomar nada más. Si cree ne­ cesitarlos, puede pedir a su médico que le recete analgési­ cos más potentes. • Guardar cama puede ayudarle, pero el descanso excesi­ vo es perjudicial. Si el dolor es severo, debería permanecer tendido un par de días . Después podrá empezar a moverse, asegurándose de proteger su espalda pero siempre con el objetivo de reanudar una actividad física normal. • El frío -aplicar en la espalda una bolsa llena de hielo o de guisantes congelados, por ejemplo- quizá le ayude a aliviar el dolor. También puede probar con el calor (ducha caliente o esterilla eléctrica), pero ni el frío ni el calor ace­ lerarán de manera significativa la recuperación. Normalmente el dolor desaparecerá en unos días o en un par de semanas con estos sencillos remedios. La meta siempre debería ser reanudar la actividad física normal lo más pronto posible. Para reducir las probabilidades de su­ frir otro episodio en el futuro, es importante que siga los consejos que ofrecemos en este libro (véase «Proteja su es­ palda», pp. 3 7-44). 33


C ó M O TRATAR EL D O L OR DE E S PA L D A : PRI M ER O S P A S O S

ser mucho más lentos y a veces hay que recurrir a la cirugía para aliviar la presión sobre el nervio.

D O L O R R E C U R R E N T E ..... La mayoría de episodios de dolor de espalda agudo remiten en cuestión de días, aunque a veces se pro­ longan durante una semana, o incluso varias.

----------------� QumOPRAXIA

Es muy probable que las personas que tienen un histo­ rial de dolor de espalda n1elvan a sufrirlo en un futuro bastante inmediato. A veces es debido a un accidente o a un sobreesfuerzo, pero en muchos casos son actividades físicas de lo más común las que precipitan las recaídas agudas. Comprender cómo funciona la espalda, minimizar los esfuerzos y mejorar la forma física ayudará a evitar nuevos episodios .

Esta quiropráctica está tratando la zona lmnbar de la columna. Utiliza movimientos de presión nípidos para realinear las vértebras.

35


PROTEJA SU E S PA L D A

Proteja su esp alda A lgunas personas aqueja das de una debilida d subyacente en la espalda sufren repetidos episodios de dolor, a menudo debido a una combina ción de malas posturas y sobrecargas excesivas. Ahora ya sabemos que las distintas posiciones y cargas afectan a la espalda y pueden causar proble­ mas en ella, pero también podemos aprender a re­ ducir las tensiones y esfuerzos que le imponemos. Lograrlo es especialmente importante para quie­ nes sufren dolor de espalda y quieren evitar nue­ vos episodios. ,-.___ MEJORE S U P O S T U RA " ""· ·"' Tanto la forma de permanecer en pie como la de sentarnos puede tener consecuencias en nues­ tra espalda. Prestar atención a la postura alivia la carga que debe soportar la columna. No saber estar de pie puede distender los liga­ mentos espinales y causar dolor y envaramiento. • Manténgase erguido, mirando hacia adelante y con la espalda recta; evite encorvarse. • Cuando trabaje sentado, asegúrese de que la altura del asiento le permite mantener una postura de trabajo cómo­ da y, sobre todo, de que no le obli gue a doblar la espalda. • Si se sienta ante un escritorio, éste debería ser lo bastan-

MALAS POSTURAS

Si quiere evita,· el dolor de e,palda, debe mantenerse erguido y no encorvarse. El peso debería estar repartido entre los dos pies.

37


PRO T EJ A SU E S PA L D A

te alto y ofrecer suficiente espacio para las piernas, de modo que pueda mantenerse erguido y trabajar cómodamente. Es necesario que no tenga que inclinar­ se hacia adelante para ocuparse de sus tareas, y la superficie de trabajo debe permitir libertad de mo­ vimientos a las piernas y pies. • Mantener la misma postura durante mucho rato es una causa importante de dolor y envaramiento. • Cuando use un escritorio, asegúrese de que puede mantenerse erguido y de que la parte inferior de la es­ palda pern1anece apoyada.

E L PUESTO D E TRABAJO

Asegúrese de que puede ocuparse de sus tarens sin necesidad de inclinarse. Cuando se trabaja ante un escritorio, también es muy importante mantenerse erguido.

'""""""'"""'"' E X A M I NE S U S Z A PAT O S '· "·- �,..xc,•L Las mujeres que sufren dolor de espalda no deberían llevar zapatos de tacón, pues éstos inclinan hacia adelante la par­ te inferior del cuerpo y, al obligar a arquear la parte supe­ rior hacia atrás para compensar el efecto, sobrecargan la columna. También habría que evitar los zapatos con suela de cuero, ya que difunden ondas de choque por todo el es­ queleto cada vez que los talones contactan con el suelo, por lo que agravan los problemas de espalda. Las suelas y tacones almohadillados y las plantillas que absorben las ondas de choque pueden reducir este efecto, y suelen hacer que resulte mucho más fácil andar. Es recomendable utili­ zar calzado deportivo, que es muy cómodo y reduce al mí­ nimo las vibraciones. PZ"!t'C,C'CC,TEC•''··''""""""·'

e o N Du z e A A

El dolor de espalda, habitual en todas las personas que pa­ san mucho tiempo conduciendo, puede causar problemas importantes a quien tenga tendencia a sufrirlo. Los fabri­ cantes de coches están empezando a prestar mucha más atención al diseño del asiento y a la posición del conduc38


P R OTEJA S U E S PA L D A

tor; aun así, todavía nos encontramos con asientos mal di­ señados que obligan a mantener la espalda curva­ da. Estar sentado durante mucho rato en esa postura puede causar dolores muy intensos. Los mejores asientos de coche disponen de un apoyo lumbar regulable, cuya altura y ampli­ tud pueden ajustarse a las necesidades de cada conductor. Los pedales deberían estar colo­ cados justo delante de los pies y no en ángu­ lo, ya que eso causa una torsión constante de la columna. Disponer de unos retroviso­ res laterales adecuados le evitará tener que volverse, y la dirección asistida permitirá que su columna descanse cuando esté conduciendo a velocidades reducidas.

PosICIÓN ENCORVADA

No se siente en un taburete con

la espalda inclinada hacia adelante. Esa postura af{mva el dolor de espalda y causa

=-.:lsill':C

'iG!C':'""·""' SIÉ NT E S E B I E N """"''"""':%:UJillill\CklE-:"1:J H ay asientos cuyo diseño es muy perjudicial para la espal­ da. Los peores son esos sillones y sofás que parecen mulli­ dos pero fuerzan la espalda a mantenerse excesivamente curvada y causan dolor y envaramiento. Sentarse en un taburete con la espalda inclinada también debería evitarse. El asiento más cómodo es el que ofrece un punto de apoyo en la parte inferior de la espalda, que puede conservar así su curvatura normal Siempre le será posible adaptar el asiento para crear su propio apoyo lumbar con un cojín o una toalla enrollada, por ejemplo.

SENTARSE CORRFCTA,"1ENTE

,.__,,, C O N T ROLE S U S M O V I MIE N T O S "'""""""" Los movimientos de giro e inclinación hacia adelante mientras transportamos una carga pesada son. responsables en gran medida de los problemas de espalda. Evitar este

Intente permanecer erguido, manteniendo la mrva natural de lo eipalda y los pies planos en el suelo.

39


P R O TEJA SU E S PA L D A

tipo de esfuerzos es importante para todos, especialmente si tendernos a sufrir esos problemas.

CARGUE CON C:UíDADO

Mantenga los objetos cerca de su cuerp o y evite transportar

¡ ¡ !

40

,... A C A RR E E P E S O S CORRE C TA M E N T E "' Muchos problemas de espalda aparecen al levantar pesos. El dolor suele surgir cuando el transporte de una carga irn plica inclinarse hacia adelante y forzar la columna. La adopción de sencillas precauciones le ayudará a proteger su espalda y reducirá el riesgo de desarrollar problemas. ¿ P E S AR Á D E M A S I A D O ?

Lo primero que debe plantearse es si la carga pesa de­ masiado para desplazarla sin ayuda. No existe ninguna regla infalible que deternúne cuál es el peso máximo que podemos levantar sin correr riesgos. En cada caso habrá que tomar en consideración las cir­ cunstancias, la posición requerida, el tamaño, forma y peso del objeto y la fuerza y salud de cada uno. Sostener el objeto con los brazos extendidos hará que la sobrecarga que soporta la columna sea mucho mayor que si lo mantiene pegado al cuerpo. La persona que tiene problemas de es­ palda puede transportar mucho menos peso que un adulto sano. En general, los hombres pueden transportar más peso que las mujeres y los adolescentes. Sujete el objeto firmemente con las pal­ mas y la base de los dedos, en vez de limitarse a agarrarlo con los dedos. No habría que le­ vantar nunca objetos muy pesados por encima de los hombros, ya que eso exige un gran esfuerzo a la columna.


P R O TEJA S U E S PALDA

Cómo levantar obj etos del suelo Levan tar objetos incorrectamente e s e l origen de muchos problemas. Inclinarse hacia adelante

somete o los ligamentos a una gran tensión y es causa común del dolor de espalda agudo. La forma correcta de levantar un peso es colocar los pies separados y formando ángulo recto,

adelantando ligeramente u no de ellos en la

d i rección hacia la que debe llevarse el objeto. Eso le colocará en una posición estable y evitará que

doble la espalda al elevarl o del suelo.

Póngase en cuc l i llas, d o blando las caderas y l as rod illas

pero manteniendo la espalda recta. Su columna vertebral

puede estar incli nada hacia adelante, pero no hay que

l legar a doblarla. En esta posición, sus rodillas se hallan

separadas y el objeto está entre ellas, cerca del cuerpo;

de este modo podrá sujetarl o con fi rmeza y el trabaj o d e levantarlo correrá a cargo d e l o s músculos de las piernas.

FASE 3

U na vez erguido, debería transportar el objeto

pegado al cuerpo, s i n doblar la espalda. Para

descargarlo, hágalo siguiendo el procedimie nto

descrito, pero a la inversa. Mu chas empresas enseñan

a sus trabajadores a u sar de forma automática esta

técn ica -l lamad a método automático d e

levantamiento-, q u e debería llegar a ser la util izada por todo el mun do.

41


P ROTEJA S U E S PAL D A

=:""""-':rn::, .,:L, H O RA DE ACO S T A R S E «; un:vin= Muchas personas adquieren el dolor de espalda en la cama. Esto suele deberse a que el colchón y la base son de mala calidad y se hunden bajo el peso del cuerpo. La mayoría de personas duermen de costado, con lo que ese hundimiento causa una curvatura lateral de la espalda que puede acabar provocando envaramiento y dolor. Para evitarlo, la cama no debe hundirse con tanta facilidad; la ideal es la que tiene un colchón de muelles y una base firme, aunque 110 es ne­ cesario que sea dura. De hecho, comprar una cama extremadamente dura creyendo que será mejor para la espalda puede ser un error, ya que, en ocasiones, resulta tan incómoda que impi­ de dormir bien. Cuando vaya a elegir una cama, pruébela antes de comprarla para asegurarse de que es firme pero cómoda. Por desgracia, una cama de buena calidad puede costar mucho dinero. Una alternativa válida es colocar un tablero entre el so­ mier y el colchón. El tablero debe cubrir toda la base y ser lo bastante grueso para que no se doble bajo el peso de su cuerpo; uno de conglomerado de dos centímetros de gro­ sor es la elección ideal.

UT I L I C E S Ó L O U N A A L M O H A D A Mientras está tumbado, la espalda debe permanecer l o más recta posible para que la columna o el cuello no se curven durante el sueño. Usar demasiadas almohadas creará una curvatura lateral en el cuello que irá transmitiéndose co­ lumna abajo. Normalmente es preferible usar una sola al­ mohada, de modo que la cabeza y el cuello permanezcan alineados con el resto del cuerpo cuando esté yaciendo so­ bre el costado. 42


P R O T EJ A S U E S PA L D A

MAN T É N G A S E E N F O R M A :,c u,;,: EO'X • El exceso de kilos impone un esfuerzo adicional a la espal­ da y puede acabar provocando una mala postura. Perder el peso sobrante es bueno para la espalda y a<lemás resulta beneficioso para la salud general. Estar en forma y hacer ejercicio físico constituye una parte importante de la pre­ vención y el tratamiento de los problemas de espalda. Ejer­ citar esa zona ayuda a evitar el dolor e incrementar la capacidad del tronco para sostener cargas. Hay muchos tipos de ejercicio, como el :ieróbic, las flexiones y los estiramientos (véanse pp. 60-62). Lo principal es mantenerse en forma y reforzar los mús­ culos de la columna vertebral. Algunos ejercicios pueden agravar el dolor de espalda. Si tiene problemas en ella, debería con­ centrarse en los concebidos para fortalecer los músculos de la espalda y abdominales y evitar los que tienden a forzarla . Cc=i:�,-;on<cJIJ

El ejcrcicio regular es beneficioso para !11 espalda. Proporciona fuerZA )' flexibilidad a los rmisculos de la columna

43


P R O TEJA SU E S P A L D A

PUNTOS CLAVE • U na buena postura ayudará a prevenir el dolor d e espald a.

• El calzado y las sillas tam bién pueden afectar a la espalda: evite las sillas que obl igan a encorvarse y los taco nes muy al tos.

• Evite cargar pesos excesivos y aplique el «método di námico de levantamiento» para alzar los objetos. • Asegúrese de que su cama cuenta con un buen colchón, firme pero cómodo, y no use demasiadas al mohadas.

44


¿ QUÉ

C A U S A EL D O L O R DE E S PA L D A P E R S I S T E N T E ?

¿Qué causa el dolor de espalda persistente? A lgunas personas sufren dolor de espalda persistente o crónico, y averiguar por qué requiere una cuidadosa investigación. Una vez identificada la causa, se podrá planificar el tratamiento. Los trastornos mecánicos son, con diferencia, la causa más común del dolor de espalda crónico. Sin embargo, en un reducido número de casos el dolor es el resultado de enfer­ medades inflamatorias, trastornos óseos, tumores o pro­ blemas abdominales o pélvicos. ""'=" D O L O R D E E S PA L D A M E C ÁNIC O "º'""'-" Muchas personas sufren dolor de espalda persistente que puede extenderse a la nalga o la pierna y que suele agravar­ se con la actividad física y por ciertas posturas. La columna vertebral es una estructura muy complicada, en la que pueden fallar muchas cosas. Las siguientes son causas comunes del dolor de espalda mecánico crónico. E S P O N D I L O S I S L UM B A R

Las alteraciones de los discos intervertebrales y las apófisis articulares debidas al envejecimiento son muy habituales en las personas mayores. No obstante, aunque quienes las

FACTORES AGIV\VA.NTES

Realizar un trabajo inusual que obligue a agacharse puede causar dolor de espalda.

45


¿ Q U É C A U S A EL D O L O R D E E S PA L D A P E RS I S TENTE ?

sufren tienen con frecuencia dolores de espalda, la inci­ dencia de estas alteraciones es mínima. Por esa razón, los signos de degeneración en la columna deberían tratarse con cautela. El mero hecho de que usted los muestre y además sufra dolor de espalda no significa que los cambios sean la causa de los síntomas, ni tampoco significa que alguien que sí los muestra pero no sufre dolor alguno deba desarrollar problemas de espalda o quedar in­ capacitado en el futuro. En la espondilosis lumbar, el dolor se percibe en la parte inferior de la espalda -a veces con más intensidad en un lado que en el otro-, empeora con el ejercicio físico y al inclinarse, y se alivia con el descanso. Sin embargo, algu­ nas personas tienden a sufrir envaramiento si permanecen acostadas en la misma posición. La sensación puede ser parti­ cularmente perceptible al empezar el día o des­ pués de pasar mucho

RIGIDEZ MATINAL

Quienes sufren espondilosis lumbar suelen sentirse envamdos si no van cambiando de postura. Esto resulta especiahnente común al levantarse de la cama.

46


¿ Q UÉ C A U S A EL D O T. O R D E E S PALDA P E R S I S T E N T E ?

rato en un sillón. El dolor puede extenderse a una nalga y a veces llega a la parte posterior del muslo. La exploración de la espalda suele mostrar cierta limita­ ción de algunos movimientos, aunque otros pueden reali­ zarse con relativa normalidad. P R O L AP S O O R O T U R A D I S CA L

Un disco sometido a sobrecarga puede herniarse -nor­ malmente hacia atrás y hacia un lado- y presionar un ner­ vio, lo que causa un dolor de espalda que se extenderá a una pierna. Es habitual que el disco muestre claras eviden­ cias de degeneración y que ya se halle debili­ tado en el momento en que un esfuerzo pre ­ cipita la rotura. E l prolapso puede causar ciática (véase p. 2 1). El problema puede per­ sistir y acabar causando dolor crónico e inca pacidad. La persona que se ha herniado referirá dolor en la nalga que suele bajar por la espal­ da o por la parte exterior del muslo hasta lle­ gar a la parte posterior de la pantorrilla y, a veces, al pie. Con frecuencia notará también una sensación de hormigueo o pinchazos, conocida técnicamente como parestesia, que puede resultar muy molesta; también puede quejarse de entumecimiento. La exploración evidencia que el nervio está atrapado. Si el paciente se tiende y levanta una pierna recta hacia el techo, el dolor es intenso y la movilidad se halla limitada. Puede darse debilidad para hacer ciertos movimientos con el pie y es posible que se pierda el reflejo aquiliano. La sensibilidad de la zona que corresponde al nervio dañado también puede verse reducida.

PRESIÓN DOLOROSA

En esta imagen coloreada se aprecia que un disco intervertebral ha reventado hacia r1trás y presiona la médula espinal (en blanco) en el punto que se destaca en color rosa.

47


¿ Q U É CAUSA E L D O L OR D E E S PA L D A P F. R S í STENT E ?

AIITICULAC[ONES FLK'\IBLES

Con el paso de tos años la hiperlaxitud puede causar problemas artic1d11res debido al desgaste excesivo y al esfi,erzo exigido a los ligamentos.

H I P E R LAXIT U D Algunas personas tienen las articulaciones muy flexibles. Pueden inclinarse hacia adelante manteniendo las piernas rectas hasta apoyar las palmas de las manos en el suelo, doblando hasta extremos realmente notables las arti­ culaciones de los brazos y las piernas. Esto es cono­ cido como hiperlaxitud. Muchos deportistas, artis­ tas del trapecio y bailarines profesionales son hiper­ laxos, cap acidad que les permite llevar a cabo activi­ dades físicas imposibles para la mayoría. Paradójicamente, con el paso del tiempo la hiper­ laxitud predispone a desarrollar síntomas articulares. Es probable que la repetición de movimientos excesivos haga aparecer cambios degenerativos y que provoque una distensión de los ligamentos. En particular, es una causa importante de problemas de espalda. Estos pacientes con­ siguen preservar notablemente bien la movilidad de la es­ palda, hasta el punto de que a veces les cuesta convencer a sus médicos de que algo no va demasiado bien. T R A S T O RN O S C O N G É N I T O S D E L A C O LU M NA No hay dos cuerpos iguales, y por eso no hay dos colum­ nas i guales. Al gunas personas nacen con una vértebra lum­ bar de más o de menos, o muestran anormalidades en la forma de las vértebras. Lo usual es que estas variaciones carezcan de importancia y no causen ningún dolor. E S P O N D I L O L I S TE S I S En ocasiones una vértebra s e desplaza hacia adelante, «res­ balando» por- encima de la vértebra inferior, debido a una debilidad en los arcos de sustentación de la columna. Esto puede causar dolor, al provocar la distensión de los nervios o ligamentos.

48


¿ QUÉ CAUSA EL D O L O R DE E S PA L D A P E R S I S T E N T E ?

La espondilolistesis se debe a un desarrollo incorrecto de los huesos de sustentación de la parte posterior de la co­ lumna o al desgaste de las vértebras. E S T E N O S I S E S P I N AL

Las raíces nerviosas nacen de la médula espinal, en el inte­ rior de fa columna vertebral, emergen de los lados de ésta a través de los agujeros intevertebrales, y llegan a los brazos y a las piernas. La médula, por su parte, discurre por el hueco central que forma la superposición de las vértebras, llamado canal espinal o conducto vertebral. El estrechamiento de uno de estos agujeros inteverte­ brales o de una parte del canal espinal comprime un nervio o la propia médula. Cuando la opresión afecta al conducto vertebral, el tras­ torno es conocido corno estenosis central y puede causar dolor, entumecimiento y hormigueo en las piernas. Estos síntomas, que aparecen al caminar y se alivian con el des­ canso, son muy similares a los asociados con la falta de rie­ go sanguíneo en esa zona. El dolor también se agrava al ar­ quearse hacia atrás y se alivia al inclinarse hacia adelante. Si el estrechamiento afecta a los agujeros intervertebra­ les por los que emergen las raíces nerviosas, los pacientes puede n desarrollar un dolor ciático persistente que no re­ mite. Esta condición es conocida como estenosis del con­ ducto lumbar, y la cirugía suele ser la solución para aliviar la presión sobre los nervios. F I B ROMIAL GIA

L a fibromialgia causa toda una serie de síntomas. Quienes la sufren experimentan dolor de espalda generalizado, que sube hasta el cuello y se extiende a los miembros. Los pa­ cientes acostumbran a sufrir molestias difusas, particular49


¿ Q U É C A U S A EL D O L O R D E E S PALDA P E RSI STENTE ?

U'l CUELLO

l)OLORIDO

Quienes padecen fibromialgia desarrollan toda una serie de síntomas, como el dolor de cuello.

mente en las articulaciones sacroilíacas, en los omóplatos, en la parte interior y exterior de los codos, en hs rodillas y en otras partes del cuerpo. Las pruebas no dan como re­ sultado la localización de ninguna anormalidad determina­ da. A menudo, los que sufren fibromialgia se sienten deprimidos, cansados y faltos de energías. El médico suele tener grandes dificultades para decidir si es el dolor persistente el que ha causado la depresión o si ésta lleva al paciente a sentir el dolor con más intensidad. Es muy posible que la médula espinal no transmita adecuadamente las sensaciones de dolor. Las personas afectadas de fibromial�a suelen dormir bastante mal y es normal que al levantarse se sientan cansadas y experimenten dolores generalizados, molestias y rigidez. Al gunas investigaciones sugie­ ren que estos trastornos en los ritmos del sueño p11eden ser responsables del problema. La fibromialgia suele ir acom­ pañada por otros problemas (migrañas, síndrome del colon irritable, etcétera). "'�' MÁS C A U S A S D E L D O L O R D E E S Fl L D A """ La mayoría de dolores de espalda son resultado de trastor­ nos mecánicos como los descritos, pero en algu11os casos son síntoma de otra enfermedad. Por esta razón siempre habría que contar con una exploración médica, en particu­ lar cuando el dolor aparece por primera vez o caando su naturaleza cambia de repente. A continuación examinare­ mos otras causas del dolor de espalda. INFEC C I ÓN

En ocasiones l os problemas de espalda severos puede n tra­ ducir infecciones crónicas en los discos o en otras zonas; por fortuna, esto no sucede con frecuencia. 50


¿ Q U É C A U S A EL D O L O R DE E S PA L D A P ERS I S T E N TE ?

E S P O N D I L I T I S A N Q U I L O S A NT E

Esta forma inflamatoria de la artritis concentra sus efectos en la espalda. A veces puede afectar a las articulaciones de los brazos y las piernas e incluso otros tejidos corporales. Aunque suele aparecer en hombres adultos jóvenes, puede hacerlo también en mujeres y a cualquier edad. Los pro­ blemas se inician en las articulaciones del sacro y la pelvis (articulaciones sacroilíacas) y pueden extenderse a la co­ lumna. A medida que progresa, la enfermedad llega a cau­ sar envaramiento de la espalda, que sufre un encorvamien­ to pronunciado; en casos severos, la columna vertebral puede quedar totalmente rígida. A diferencia de lo que ocurre con el dolor de espalda mecánico, quienes padecen espondilitis anquilosante pue­ den descubrir que el dolor y el envaramiento empeoran con el descanso y se alivian gracias al ejercicio. Estas perso­ nas suelen dormir mal y despertar con todo el cuerpo rígi­ do y dolorido. Muchas se levantan durante la noche para hacer un poco de ejercicio físico, a fin de alivür sus moles­ tias. A medida que el trastorno empeora, el dolor y el enva­ ramiento tardan cada vez más horas en desaparecer. Su médico le hará un reconocimiento y probablemente solici­ tará análisis y radiografías para confirmar el diagnóstico. T RA S T O RN O S Ó S E O S

El esqueleto proporciona el andamiaje que sostiene los te­ jidos blandos del cuerpo. A diferencia de las estructuras metálicas, el hueso es una materia viva que se renueva constantemente. Ciertas enfermedades pueden debilitarlo y deformarlo, haciéndolo más vulnerable a las fracturas. • Osteoporosis Esta enfermedad ósea es bastante co­ mún. Afecta principalmente a las mujeres después de la 51


¿ Q U É CAU SA F.L D O L O R D E E S PA L D A P E R S I S TE N T E ?

Hueso osteop orótico El adelgazamiento del interior de las vértebras las vuelve más frágiles y vulnerables a las fracturas. Pueden quedar apl astadas, causando dolor y pérdida de altura.

Hueso fuerte, rico en calcio Los espacios entre el tejido óseo están ocupados por médula ósea

VÉRTEBRA CON TEJIDO ÓSEO NORl\lAL

Cuando los osteoblastos dejan de actuar se p ierde 11lasa ósea

É

VRTEBRA CON TEJIDO ÓSEO OSTEOPORÓTICO

52


¿ Q U É C A U S A F.L D O L O R DE E S PA L D A P E R S I S T E N T E ?

menopausia, a partir de la cual los cambios hormonales de­ bilitan la estructura ósea, aunque los hombres también pueden padecerla. Al gunas personas desarrollan osteopo­ rosis debido a los trastornos hormonales de la enfermedad de Cushing o a consecuencia del tratamiento con ciertos corticosteroides. Cuando el hueso se debilita, pueden producirse con mucha facilidad pequeñas fracturas y las vértebras quedan comprimidas. Como resultado, algunas personas experimentan repeti­ dos episodios severos de dolor de espalda y quedan encor­ vadas. La pérdida de altura y la inclinación hacia adelante que suelen afectar a las ancianas son causadas normalmente por la osteoporosis. o Osteomalacia Quienes la padecen sufren una caren­ cia de calcio y vitamina D, que puede ser resultado de una dieta pobre en productos lácteos, incapacidad del intesti­ no para absorber el calcio o falta de luz sola.r. Los huesos se debilitan, y esas personas son más vulnerables a las fracturas. • Enfermedad de Paget Este trastorno, que provoca un crecimiento repentino y acelerado del hueso, afecta a los ancianos. El nuevo hueso es anormal y blando y puede romperse fácilmente o presionar nervios y ligamentos, causando hipersensibilidad y dolor. TUMORES

En ocasiones el dolor de espalda puede aparecer a causa de un tumor en la espalda o en otra zona del cuerpo; aunque esto no es frecuente, la posibilidad existe y de be ser descar­ tada, por lo que es importante disponer siempre de una co­ rrecta exploración médica. 53


¿ Q U É C A U S A EL D O L O R D E E S PA L D A P E R S I S T E N T E ?

D O L O R REFERI D O

«Dolor referido» es el término usado por los médicos para describir un dolor que se experimenta en una parte del cuerpo pero que se origina en otra. No todos los dolores de espalda se deben a problemas aparecidos en la columna o sus alrededores, ya que un tras­ torno en el abdomen o en la pelvis también puede causar­ los. Es posible que las úlceras de estómago, las afecciones ginecológicas y ciertas dolencias presionen los nervios. Cuando exista al guna conexión entre los episodios de do­ lor y el período, el médico tornará en consideración la po­ sibilidad de que la causa sea ginecológica. A veces 110 resul­ ta evidente que el problema haya aparecido en el abdomen o en la pelvis.

PUNTOS CLAVE • El dolor d e espalda p uede deberse, entre otras causas, a n u mero sos desórdenes mecán icos.

• El dolor de espalda también puede ser un síntoma de algu na otra enfermedad, como inflamación, i nfección o trastorn o s óseos, y a veces es u n dolor referi do. • Los cam b i os provocados por el envejeci m iento puede n causar p roblemas de espalda e n las personas mayores.

• En l as muj e res que han pasado la menopausia, la osteoporos i s puede causar dolor de espalda y curvar la col u m na.

54


C ó M O T R ATAR EL D O L O R DE E S PA L D A P E R S I S T E N T E

Cómo tratar el dolor de esp alda persistente Et tratamiento puede incluir un programa

especial de ejercicios, terapia con fármacos o, en muy pocos casos, cirugía. El médico deberá evaluar el problema antes de optar por el tratamiento más adecuado. """':filC:ñiCc.U"1 CSCEI!s,m::rac•

D I A G N ó s TI e o

LA INVESTIGACIÓN

El médico le exp!orai-á y le hará varias preg;untas para diag;nostimr la wusa de S1t dolor de espalda.

rc·r'"'"''" ··,,.,.i':C G,,:-:rxcu

Generalmente el diagnóstico puede esta­ blecerse mediante una exploración física, pero quizá haya que efectuar más prue­ bas. EL H I S T O R I AL M É D I C O L o más importante para evaluar el problema de espalda es averi guar cómo apareció el dolor y qué ha ocurrido desde que se inició, junto con otros aspectos médicos. Después se le someterá a una ex­ ploración física, y quizá ya no sea preciso hacer nada más.

\

ANÁ L I S I S DE S A N G RE Como hemos visto, la mayoría de dolores de espalda tienen una causa mecánica, por lo que 55


C ó M O TRATAR EL D O L O R D E E S PALD A P E R S I S TENTE

los resultados de los análisis de sangre son normales. Aun así, los análisis de sangre son muy útiles si se trata de inves­ tigar otras etiologías, como las inflamatorias. La espondili­ tis anquilosa!lte (véase p. 51), por ejemplo, está asociada a un tipo de glóbulo blanco conocido como HLA-B27. Si esa célula no aparece en los resultados, hay muy pocas pro­ babilidades de que usted sufra ese trastorno. Debe tenerse en cuenta que la presencia de HLA-B2 7 no confirma la en­ fermedad, ya que este tipo de glóbulo blanco se halla pre­ sente en un 8 % de las personas sanas. R A D I O G RA F Í A S

La mayoría de placas de columna son innecesarias. Las únicas personas que las precisan son aquellas cuyos dolores de espalda severos no han mejorado con el tratamiento simple y las que muestran complicaciones. A menos que sean imprescindibles es prefe­ rible evitar las radiografías, ya que cada placa supone una pe­ queña exposición a la radiación. MIELO GRAFÍA

SóLO S I ES ;,;[ECESARIO Las rttdiografías de columna son muy habituales, pero ofi-ecen poca información sobre la causa del problema.

56

Cuando examinamos una radiografía de la colum­ na, lo que hacemos en realidad es estudiar som­ bras de los huesos. Esto significa que no se ven te­ jidos blandos como los nervios y los discos. En el mielograma, se inyecta un contraste opaco a los rayos X, en la columna vertebral. Si existe hernia discal, la línea del colorante mostrará una muesca allí donde el disco presiona la columna vertebral y permitirá identificar la si­ tuación exacta de la lesión.


C ó M O T R.ATATI F.L D O L O R D F. E S PA L D A P E R S I S TENTE

La tomografía computarizada pennite obtener una imagen detallada de las estructuras de la columna.

/

T O M O G R A F Í A C O M P U TA R I Z .'\ D A

Esta técnica permite obtener, mediante los rayos X, una imagen más clara de las estructuras internas de la columna vertebral. En particular, muestra algunos detalles de los discos y permite examinar los contornos internos de las es­ tructuras óseas. RE S O N A N C IA MAGN ÉT I C A N U CL E A R Basada en l a utilización de campos magnéticos muy po­ tentes en vez de rayos X, resulta particularmente útil para estudiar los nervios, ligamentos y discos interverte­ brales. Aunque hoy en día la tomografía y la resonancia mag­ nética se emplean cada vez con mayor frecuencia, sigue habiendo detractores de estas técnicas. Al igual que ocurre con las radiografías de espalda, en muchos casos los cam­ bios que revelan no guardan excesiva relación con los sín­ tomas.

Esta témica permite obtener una imagen nzuy nítida de los huesos, ner11iosJ' tejidos x blandos y evita la e:posiáón

a los rayos X

57


C ó M O T RATAR E L D O L O R DE E S PALDA P E R S I S T E NTE

= TRATAM I ENTO N O FARMA COL Ó G I C O ou La forma de tratar el dolor de espalda crónico dependerá de si la causa es un problema mecánico o algún otro tras-

C U I D A D O D E L A E S PAL D A

L a actividad física resulta muy beneficiosa para quienes sufren problemas de espalda crónicos. Intente mantenerse activo y hacer ejercicio, pero adoptando ciertas precauciones. Por ejem­ plo, no haga grandes esfuerzos y sea consciente de su postura cuando esté de pie o sentado y al levantar objetos. Sobre todo, no intente levantar objetos muy pesados. F I S I O T E RA P IA

MoLESTL\S PERSISTENTES

Las personas con exceso de peso snelen tener problemas de espalda. Adelgazar e iniciar un progrmna de ejercicios adaptado a sus necesidades

le ayudará a recuperar la movilidad normal.

58

Las opiniones sobre este tratamiento han cam­ biado de manera notable durante los últimos años. Ahora creernos que su función principal consiste en restaurar lo más pronto posible la movilidad y los niveles de actividad normales. Si su proble­ ma de espalda ha persistido durante más de unas semanas y amenaza con convertirse en crónico, debería visitar a un fi­ sioterapeuta. Éste le explicará cómo funciona su espalda, qué puede ir mal y cómo protegerla de los esfuerzos excesivos, y le en­ señará ejercicios concebidos para restaurar su movilidad y reanudar su vida normal. El programa de ejercicios, que normalmente dependerá de sus necesidades particulares, incluirá al gunos destinados a fortalecer los músculos del abdomen y de la espalda, jun­ to con otros de inclinación pélvica. El fisioterapeuta puede aplicar varias formas de calor,


C Ó M O T R ATA ll. F.L D O L O R DE E S PALDA P E R S I S TENTE

como rayos infrarrojos o diatermia de onda corta, o de frío, mediante bolsas de hielo o aerosoles refrigerantes, ul­ trasonidos o masaje. Esos tratamientos no eliminan el pro­ blema subyacente, pero pueden ser muy relajantes. Suelen resultar especialmente útiles como preludio a otras formas de tratamiento, por ejemplo los ejercicios, que de lo con­ trario causarían considerables dolores. La tracción, incluida en los tratamientos para el dolor de espalda, se emplea desde la antigüedad. El paciente se acuesta so, 1 bre una mesa espe1 •• cial y se le coloca un arnés alrededor de la parte inferior m I del pecho y otro en la pelvis, y después las dos mitades del cuerpo son suave­ mente <,separadas». La tracción pre­ tende estirar las articulaciones afecta­ das y aliviar la presión sobre los nervios dañados. Produce un alivio momentáneo, pero su valor a largo plazo es dudoso y cada vez es menos usada. Los aparatos de tracción doméstica disponibles en el mer­ cado son bastante caros, y en realidad no sirven de mucho.

=--

.

'

'/

-- 1 �

EL FISIOTERAPl::UTA Estirar la pie,·na contribuye a aliviar la presión solrre el nervio ciático.

EJ E R C I C I O S

Existen muchos ejercicios adecuados para tratar el dolor de espalda crónico; la elección dependerá de la naturaleza del problema. Algunos de ellos pueden aliviar un tipo de dolor de es­ p alda pero agravar otro, por lo que cada programa de ejer­ cicios deberá ser planificado cuidadosamente con la ayuda del fisioterapeuta. Los distintos tipos de ejercicio incluyen 59


C ó M O TRATAR EL D O L O R D E E S PA L D A P E R SI S T E N T E

Ejercicios p ara el dolor de es p alda crónico El programa de e;ercicios debería ser lo más sencillo e inocuo posible, y siempre habría que iniciarlo de forma gradual. Empiece haciendo los que describimos aquí una o dos veces al día y aumente la frecuencia hasta un máximo de seis veces si lo espalda se lo permite. Ciertos casos requieren otros tipos de ejercicio, pero sólo habría que llevarlos a cabo bajo la supervisión de un fisioterapeuta, porque algunos casos pueden agravar el trastorno. Los problemas particulares siempre deben ser tomados en consideración. EJERCICIO 1

EJERCICIO 2

EJERCICIO 3

60

Acuéstese sobre la espalda. Mantenga las piernas rectas y levante primero un tal ón y l u ego el otro, separánd o los del suelo. Repita el ejercicio.

Acuéstese sobre l a espa l d a, con una almohada debaj o de la cabeza. Crúcese de brazos. Levante la cabeza y los hom bros del suelo, vue lva a tenderse y rel ájese . Re p ita el ejercicio.

Acuéstese sobre l a espa l d a. Ten se los múscu los del abdomen y pegue l a espalda al suelo; después, relájese. Repita el ej ercicio.


C Ó M O TRATAR EL D O L O R DE E S PA L D A P ERSISTENTE

Ejercicios para el dolor de esp alda crónico (continuación) EJERGCJ0 4

Tiéndase sobre la espalda. Extienda el brazo hacia la rodi ll a d es l izán d o lo junto a l muslo. Vuelva a la postura i n i cial y haga lo mismo con el otro brazo. R.epita el ej erc i cio.

Visto desde arriba. EJERCICIO

5

Fase 1 . Tiéndase sobre la espalda. Doble l as rodi l las hasta que las plantas de los pies se apoyen en e l suelo.

Fase 2. El eve el trasero ten sando los músculos de l abdomen m ientras mantiene la espalda recta. Repita e l ejerc i cio.

61


C ó M O TRATAR E L D O LOR D E E S PA L D A P E R SI S T E NTE

Ejercicios para el dolor de espalda crónico (continuación) Tiéndase sobre el abdomen y haga fiexiones con los brazos, pero manteniendo la espalda recta. Rep ita el ejer-cicio.

EJERCICI0 6

EJERCICIO 7

EJERCICIO 8

1 • Apóyese sobre las manos y las rodi l las. Arquee la espalda hacia arr-i ba.

Fase

FASE 1

FASE 2

Fase

.,.

{

2. Arquee l a espalda hacia abajo. Repita el ejercicio.

Fase 1 . Apoye la espalda en la pared.

Fase 2. Tense los múscu los abdominales hasta q ue l a espalda quede pegada a l a pared l o máxi mo posible. Reláj ese y repita el ejerc i cio.

62


C ó M O TRATAR EL D O L O R DE E S PA L D A P E R S I S TENTE

los ya descritos, destinados a reforzar los músculos de la es­ palda y el abdomen (llamados ejercicios isornétricos), y los que mejoran la movilidad. Evite cualquier ejercicio que empeo re el dolor. Empiece repitiendo los ejercicios unas cuantas veces al día, e incremente ese número poco a poco. D E P O RT E

Después de un episodio de dolor severo, los deportistas deberían mantenerse activos y volver a ha­ cer ejercicio lo más pronto posi­ ble. Las opciones más aconseja­ bles son caminar, nadar e ir en bi­ cicleta. Los deportes de contacto como el rugby son peligrosos, ya que los movimientos repentinos, violentos e inesperados pueden anular los efectos de varias semanas de mejora gradual. ..M: O V I L I Z A C I Ó N Y M AN I P U L A C I Ó N

S i el dolor de espalda es causado por un desplazamiento mecánico de una de las articulaciones o discos, debería ser posible eliminar el problema mediante la manipulación de la columna. Todas las técnicas de movilización y manipula­ ción se basan en esta teoría. Existe una amplia gama de téc­ nicas utilizadas por fisioterapeutas, osteópatas, quiroprác­ ticos, médicos y cirujanos ortopédicos. Algunos manipula­ dores aplican fuerzas directamente a las vértebras mientras que otros utilizan los hombros y la pelvis como palancas. Los expertos no están muy de acuerdo respecto a los casos en los que resulta realmente útil la manipulación, cuán­ do habría que utilizar uno u otro tipo y qué utilidad relati­ va tiene.

Las penonns acost1m1brnd11s n hncer ejercicio con reífularidad deberían reanuda,· la prrictica del depo11:e lo más pronto posible, en manto ,·emita el dolor de espalda. Nadar es 111uy ademado para trntar los problemas de espalda.

63


C Ó MO TRATAR E L D O L O R D E E S PA L D A P E R S I S T ENTE

La manipulación puede acelerar la recuperación des­ pués de un episodio de dolor de espalda agudo, pero es du­ doso que res1tlte realmente beneficiosa para el dolor de es­ palda crónico . En general la manipulación parece ser inocua, aunque ciertas personas descubren que agrava sus problemas. Cuando se lleva a cabo b aj o anestesia, existe un pequeño riesgo de dañar los nervios. s:z"'''" T RATA M I ENTO FA RMA C O L Ó G IC O '"= Los fármacos tienen como objetivo básico aliviar el do­ lor. Los dos tipos principales utilizados son los analgési­ cos y los antiinflamatorios, que reducen la inflamación en la región dañada. El tipo de dolor de espalda suele ayudar a indicar qué fármaco es más eficaz. ANAL G É S I C O S

El más utilizado es el paracetamol. Pueden tomarse hasta seis comprirnjdos de 5 00 miligramos al día, y es totalmente inocuo siempre que no se supere esta dosis. El paracetamol se expende en las farmacias, solo o combinado con otras sustancias (como la codeína), sin necesidad de receta. Hay analgésicos más potentes, como el dextropropoxifeno y la dihidrocodeína, que suelen combinarse con el paraceta­ mol, pero sólo pueden adquirirse con receta. A N T I J N F L A M AT O R I O S

Son particularmente útiles para quienes sufren envara­ miento en la cama y al levantarse por la mañana. Aunque su función principal es reducir la inflamación, también tie­ nen efectos a.nalgésicos . El primer antiinflar11ator.io fue el ácido acetilsalicílico, pero éste puede causar trastornos gastrointestinales y, en grandes dosis, zumbidos en los oí64


C Ó M O T RATAR EL D O L O R DE E S PA L D A PERS I S TE N T E

dos y molestias en la audición. El ibuprofeno, <JUe tampoco requiere receta, parece causar menos problemas. Existen otros antiinflamatorios que se adquieren con receta, como el naproxeno, el diclofenaco, el piroxicam, el ketoprofeno y muchos más. Generalmente se administran en comprimidos. Los investigadores han conseguido crear nuevas pre­ sentaciones que sólo deben ingerirse una o dos veces el día en vez de cada tres o cuatro horas, lo cual supone una ven­ taja obvia. Todos los antiinflamatorios pueden causar trastornos gastrointestinales, por lo que quizá deban ser complemen­ tados con un protector gástrico. R E L AJ A N T E S M U S C U L A R E S

Los comprimidos de relajantes musculares son de gran ayuda en los casos de espasmo severo de los músculos de la espalda, que puede llegar a ser muy doloroso . ANT I E P IL É P T I C O S

Los dolores neurálgicos son sensaciones de descarga eléc­ trica repentina que descienden por l a pierna, y suelen ir acompañados por hormigueos y entumecimie11to. La causa de estos síntomas parece ser un exceso de se11sibilidad de los nervios dañados. Quienes padecen epilepsia tienen cé­ lulas cerebrales hipersensibles que se activan de manera in­ controlada, causando convulsiones o crisis. Los fármacos utilizados para contrarrestar este problema también pue­ den aliviar el dolor neurálgico. A N T I D E P R E S IVO S T R I C Í C L I C O S

Al gunas personas que sufren problemas de espalda cróni­ cos desarrollan dolor generalizado; su piel puede volverse 65


C ó M O TRATAR E L D O L O R D E E S PALDA P E R S I S TE NTE

hipersensible y hasta la presión más leve resulta dolorosa, probablemen.te por una alteración del sistema nervioso central respecto al procesamiento del dolor. Los analgési­ cos convencionales no sirven de nada en estos casos. Pues­ to que el sistema nenrioso central de quienes sufren depre­ sión mayor puede mostrar cambios bioquímicos similares, los fármacos usados para tratar la depresión, como la ami ­ triptilina, también pueden ser eficaces contra este tipo de dolor. I N F I LT R A C I O N E S

Las infiltraciones pueden ser muy útiles para tratar algu ­ nos dolores de espalda. Su forma varía según la naturaleza exacta del problema. • Para zonas hipersensibles Al gu nas personas que su­ fren problemas de espalda tienen una o dos zonas hiper­ sensibles claramente localizadas (que pueden correspon­ der a los tejidos superficiales, a los ligamentos que unen las vértebras, a las articulaciones sacroilíacas o a otras áreas) ; el médico p11ede identificarlas palpando la espalda del pa­ ciente mientras éste se encuentra tumbado boca abajo, y es posible aplicar en ellas una inyección de un anestésico lo­ cal o un corticosteroide, como la cortisona. Los corticos­ teroides tienen una acción antiinflarnatoria de larga dura­ ción, mientras que el anestésico hará desaparecer el dolor durante dos o tres horas y, aunque luego puede volver a presentarse, algunas personas descubren que, un día des­ pués, el dolor disminuye de manera espectacular. La dura­ ción de este alivio varía considerablemente en cada caso, pero en muchos pacientes es muy prolongada. Adminis­ trada de este modo, la cortisona no causa los efectos noci­ vos que pueden aparecer si se toma regularmente por vía oral. 66


C ó M O T R ATAR EL D O L O R D E E S PA L D A PERS I S T E N T E

• Infiltraciones en las apófisis articulares Si el proble­ ma ha aparecido en las apófisis articulares de la parte pos­ terior de la columna, también puede tratarse mediante una infiltración con una aguja fina. Normalmente se recurre a los rayos X como guía para infiltrar en el lugar exacto. • Infiltración epidural La infiltración epidural penetra a través de los revestimientos que envuelven la médula espi­ nal y las raíces nerviosas, y se utiliza para inyectar un anes­ tésico local junto con una pequeña dosis de corticoides. Este tratamiento es adecuado en los casos de ciática en los que el dolor ha mejorado después de un episodio severo, pero no ha llegado a desaparecer del todo . r,sw.., ,,,r.u>:.LN Ü T R O S TRATAM I E N T O S 1 ' r - ' 1 Algunas personas descubren que su dolor de espalda res­ ponde muy bien a tratamientos alternativos como la acu­ puntura.

AGUJAS DE 1\CUPUNTURA

Los ampuntores introducen agujas muy finas en cie,·tos puntos del cuerpo parrt aliviar el do/01, La ae1tpuntura puede l u tiizarse conio tnttmniento alternativo del dolor espalda.

1 1 . 1

r

r

i

i

AC U P U NT U R A E l dolor d e espalda puede resultar muy difícil de controlar. A veces, impedir que los impulsos nerviosos lleguen al ce­ rebro a través de la columna alivia los síntomas. La acupuntura es una técnica china milenaria. Se creía que actuaba alterando el equilibrio entre las dos fuerzas vi­ tales opuestas, conocidas corno yin y yang; actualmente, la medicina occidental la utiliza con bastante frecuencia. Ahora sabemos que estimula al cerebro y a la médula espi­ nal a producir ciertas sustancias químicas naturales, como las endorfinas y las encefalinas, que pueden bloquear la transmisión de las sensaciones de dolor. Se insertan en la piel unas agujas estériles, y luego se las hace girar para producir la estimulación. Algunos acupuntores utilizan los puntos chinos tradicionales, pero muchos consideran que 67


C Ó M O T RATAR E L D O L O R DE E S PA L D A P E R S I S T E N T E

eso se debe m.ás a la costumbre que a una auténtica convic­ ción. La acupuntura no siempre surte efecto. Ciertas perso­ nas responden bien a ella, pero otras sólo obtienen una mejora momentánea y necesitan tratamientos repetidos, y a al gunas no les sirve de nada. TENS Las almohadillas eléctricas de un dispositivo TENS se aplican directamente a la espalda. Su médico puede enseñarle en el hospital a usar este equipo, aunque el tratamiento p u.et/e ser aplicado en casa.

68

T R ATA M I ENT O C O N

TENS

L a acupuntura e s una técnica compleja que requiere una gran preparación y habilidad y es necesario acudir a una clínica especializada para someterse a ella. La estimula­ ción nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), en cambio, es un tratamiento que usted mismo puede seguir en su casa. Sobre la piel de la espalda se colocan unas almohadillas eléctricas, recubiertas por una gelatina conductora espe­ cial, que se conectan a una batería y a un estimulador col­ gados del cinturón. Al conectar el aparato, una serie de pe­ queñas descargas eléctricas estimularán su piel. Usted po­ drá ajustar la intensidad, frecuencia y duración de cada impulso a sus necesidades particulares. La estimulación eléctrica produce un suave hormi­ gueo en la piel. Actúa de una forma similar a la acupuntura, activando los ner­ vios y estimulando al cere­ bro y a la médula espinal a producir sustancias que bloquean la sensación de dolor de espalda. Esta técnica es muy útil para quienes sufren dolor de es­ palda crónico, no hay inconveniente en recurrir a ella cada vez que se precise. Al i gual que ocurre con la acupuntura,


C Ó M O T RATAR EL D O L O R D E E S PA L D A P E R S I STENTE

el TENS no ayuda a todo el mundo, pero si sufre dolores de espalda persistentes debería consultar a su médico la posibilidad de usarla. En ocasiones el tratamiento da muy buenos resultados. CORSÉS

El soporte lumbar o corsé cubre el cuerpo desde la caja to­ rácica hasta la pelvis y cuenta con zonas de refuerzo poste­ riores, que pueden ser láminas de acero adaptadas a la for­ ma de la espalda. El soporte lumbar limita los movimientos de la espalda e incrementa la presión en el abdomen, lo que a veces ali­ via el dolor. Por desgracia, usarlo durante mucho tiempo puede aca­ bar provocando un envaramiento permanente de la espal­ da y, a largo plazo, el corsé resulta a menudo más perjudi­ cial que beneficioso. Hoy en día creemos que en la mayoría de casos el obje­ tivo debería ser recuperar la movilidad lo más pronto posi­ ble, por lo que los corsés se utilizan muy poco. ·_,::iL_»rL:, ,•n· crn::· :c:,ssam

C IRUGÍA

, _m..-=_:rcu,c,.-,-:, ·:-,

• •• :c: 113

Se estima que sólo uno de cada 2 . 000 episodios de dolor de espalda precisa una intervención. La cirugía únicamente debería considerarse si los síntomas no han respondido a otro tratamiento, el dolor es severo y persistente y el pro­ blema puede aliviarse con la operación. Por lo tanto, es poco probable que se piense en la cirugía apenas aparece el dolor, sino que se emplearán otros tipos de tratamiento que ayudan a la mayoría de pacientes. Si se llega al punto de considerar la posibilidad de una operación, el cirujano llevará a cabo exploraciones complementarias antes de rea­ lizarla. 69


C ó M O T RATAR EL D O L O R D E E S PALDA PERSIS T E NT E

La cirugía sólo es eficaz para ciertos tipos de dolor de espalda. Los resultados son particularmente buenos en los casos de severo dolor ciático en la pierna, en los que entre el 80 y el 90 % de los pacientes quedan muy satisfechos de los resultados . El índice de éxitos, en cambio, es muy infe­ rior cuando se trata de resolver un dolor de espalda propia­ mente dicho.

¿QUÉ

O P E RA C I Ó N ?

La operación de espalda más común es la extracción del disco prolapsado, normalmente el situado entre la cuarta y la quinta vértebra lumbar o entre la quinta lumbar y el sa­ cro. Para evitar cualquier recurrencia, suele extraerse todo el disco y no sólo la zona herniada. En algunos casos el problema principal es la presión que el hueso de la colum­ na vertebral ej erce sobre las raíces nerviosas. El cirujano tratará de aliviarla extrayendo hueso para crear más es­ pac10. A veces se da un movimiento excesivo entre los huesos de la columna vertebral; si es así, el cirujano puede decidir unir las vértebras, efectuando lo que se conoce como fu­ sión vertebral. C O NVAL E C E N C I A

Después de la operación, probablemente empezará a le­ vantarse y a caminar al cabo de unos días. En muchos casos hay que llevar un soporte lumbar durante varias semanas, pero es muy posible que pueda empezar a hacer trabajos li­ geros un mes después. No podrá ocuparse de ningún tra­ bajo pesado hasta que hayan transcurrido varios meses, y debería consultar siempre con el cirujano antes de iniciar cualquier actividad que pueda suponer un esfuerzo excesi­ vo para su columna. 70


C Ó M O TRATAR EL D O L O R D E E S PALDA P E R S I S TE N T E

R E H A B I L I TA C I Ó N I N T E N S I VA

En una pequeña proporción de casos, el dolor de espalda crónico causa síntomas muy severos e incapacidad. Los motivos incluyen no sólo las formas mecánicas de lesiórr vertebral, sino también las cicatrices que pueden aparecer alrededor de las raíces nerviosas. Esta afección re­ cibe el nombre de aracnoiditis. Además, el sistema nervioso central puede experimentar otros cambios, y la ansiedad y la depresión suelen agravar el problema. Por desgracia, este tipo de dolor de espalda llega a ser muy difícil de tratar y requiere una meticulosa evaluación en la que se incluye no sólo el análisis del problema físico, sino también el de sus reacciones a él. El próximo paso consistirá en diseñar un pro­ grama intensivo de rehabilitación, adaptado a las necesidades de cada individuo. Éste, además <le tratar de restaurar las funciones físicas, intentará ayudar al paciente a enfrentarse al problema y a llevar una vida rr ormal. Este tipo de tratamiento brinda buenos resultados en los casos de incapacidad se­ vera.

AYUDA f5PFCIAUZADA

Un programa de rehabilitación individualizndo, concebido para mejorar la '11lovilidad y la confianza es de gran ayuda para 11mch11s personas con problemas de espalda graves.

71


C ó M O TRATAR E L D O L O R D E E S PALD A P E RS I S T E NTE

PUNTOS CIAVE • La exploración física y el historial del paciente constituye n la parte más i m portante de la evaluación. Las nuevas técnicas radiológicas pueden proporcionar informaci ó n suplementaria de gran uti lidad. • Quienes tienen problemas de espalda d eberían e nte nder cómo funciona la espald a, qué puede i r mal y por qué se uti l izan distintos tipos d e tratamiento. • El ejercicio es bueno para la espalda, pero deben evitarse los m ovimientos violentos que exijan grandes esfu erzos. • La elecció n del tratam iento farmacológico está relacionada con el p roblema clín ico. En la mayoría de casos bastará con u n analgésico senci l l o como el paracetarnol o con antii nflamatorios como el ibuprofeno. • La cirugía sól o es necesaria en raras ocasiones. Es más eficaz para el dolor ciático en la pierna q u e pa1·a aquel l os casos en los q u e sólo se experimenta dolor de espalda. • Los program as inte n s ivos d e rehabil itación son una buena sol ución p ara las personas que tienen graves probl emas de espalda c róni cos.

72


ÍNDJCE

Indice A

e

accidentes de tráfico 2 6

camas 40-42

acupuntura 6 7 -68

cáncer

almohadas 42 amitri ptilina 66

Véase tumores

causas del dolor de espalda 45-54

analgésicos 3 3 , 3 6, 64-65

Dolor mecánico 45 - 5 0

análisis de sangre 5 5 -5 6

Dolor referido 54

anillo fibroso 1 4, 1 8 , 2 0

Envej ecimiento 45 -47, 54

antidepresivos 6 6

Espondilitis anquilosante 5 1 ,

antiepilépticos 6 5 antiinflamatorios 64-65,

66-67 apófi s is articulares Espondilosis lumbar 2 3 , 24

56 Infecciones 5 1 Problemas óseos 5 1 -5 3 Tumores 5 3 carillas articulares Véase apófisis articulares

Fisiología 1 4, 1 6

cervicales, Vértebras 1 1 - 1 3

Inyecciones 67

ciática 2 1 , 2 9

artritis

Espondilosis lumbar 24

Véase espondilitis

Hernia discal 47

anquilosante

Recuperación 3 1

A'>pirina 64-6 5

Tratamiento de la 3 5, 67, 7 0 73


ÍNDI C E

ciático, Nervio 1 5, 2 1 -2 2 ,

Forma de sentarse 3 7 - 3 9

3 0- 3 1

Levantamiento y acarreo d e pesos 3 9 - 3 0, 4 1 , 44

cirugía 49, 69-7 1, 72

Movimientos 3 9

coches Accidentes de 2 6

Postura 3 7- 3 8

Protección de la espalda e n los

Zapatos 3 8

38-39 coccigodinia 2 5 cóccix 1 2 - 1 3 , 2 5 columna vertebral 1 1 - 1 8, 48,

D

6 3 -64 conducción 3 8- 3 9

deporte 6 3

control d e movimientos 3 9

depresión 50, 66

convalecencia 70

desgaste

corsés 69 corticosteroides 5 3 , 66-67

Espondilosis lumbar 2 3 -2 5, 2 9, 45-47

cortisona 66-67

Hernia discal 47

costes sociales y económicos del

Hiperlaxitud 48

dolor de espalda 8-9 cuello, Problemas en el 2 6-2 9 cuidado de la espalda 3 7 -44,

74

Espondilolistesis 49 Problemas en el cuello 2 8-2 9

58

dextropropoxifeno 64

Camas 40-42

diagnóstico 3 1 -3 3, 55- 57, 72

Conducción 3 8- 3 9

diclofenaco 65

Ejercicio 4 3

dihidrocodeína 64


ÍNDICE

discos intervertebrales

envejecimiento 45 -47, 54

Cuello 2 8

epidurales, Inyecciones 67

Espondilosis lumhar 2 3 , 2 4

especialistas 3 4- 3 5 , 5 8- 5 9

Fisiología 1 4 , 1 8

espondilitis 5 1 , 56, 7 3

Hernia 20-2 1 , 47-48, 56,

espondilitis anquilosante 5 1 , 5 6, 73

70 dolor de espalda mecánico 45 -50

espondilolistesis 49 espondilosis cervical 2 8-2 9

dolor de espalda no específico

lumbar 2 3 -2 5 , 29, 45 -47

19 Véase también lumbago

estenosis espinal 49

dolor de espalda persistente

esterilla eléctrica 3 3

Causas del 45 -54

exploración física 3 1 -3 3 , 5 5- 5 7 , 72

Tratamiento del 5 5- 72 dolor recurrente 3 5 dolor referido 54 dorsales , Vértebras 1 1 - 1 3

F fibrornialgia 5 0

E

fisioterapia 3 4-3 5, 5 8 - 5 9 flotador 2 5

efectos secundarios de los antiintlamatorios 65 ejercicio 43 , 5 8- 6 3 , 7 2

fracturas 5 1 - 5 3 frío, Aplicación de 3 3 fusión vertebral 70

75


ÍNDICE

G

infecciones 5 1 inyecciones 66-67

gastrointestinales, Problemas 3 1

isquion 1 2 - 1 3

glóbulos blancos 5 6 guardar cama 3 3

K, L H

ketoprofeno 65 latigazo cervical 26-28

hernia discal 20-2 1 , 47-48, 56, 70 HLA-B27 (glóbulo blanco) 56 hiperlaxitud 48 hipersensibles, Zonas 66-67

lesiones 1 6- 1 7, 74 lumbago 24-2 5 lumbares, Vértebras 1 1 - 1 3, 2 1, 2 3, 24 lumbosacra, Sobrecarga 1 9

historial médico 5 5 hormi gueo 47

M I

manipulación 6 3 -64 médula espinal 1 4- 1 5, 1 6 , 17, 2 5

ibuprofeno 3 3 , 6 5

menopausia 5 3 , 54

ilion 1 2- 1 3

mielografía 5 6

incontinencia 3 1

movilización 6 3 -64

76


Í N D ICE

N

parálisis 1 6- 1 7 parestesia 4 7

naproxeno 65

peso, Pérdida de 43

nervios

pesos, Levantar y acarre ar 8, 3 9-4 1, 44

Médula espinal 1 4- 1 5, 1 6- 1 7, 25

pie rnas Debilidad de las

Problemas e n los 2 5, 49

31

Red nerviosa 1 5 , 1 6, 1 8

Prueba de elevación de la

Véase también ciática

pierna 3 2 piroxicam 6 5

o

postura 3 7- 3 8 primera sacra, Raíz nerviosa de la 21

óseos, Problemas 5 1 -5 3

prolapso discal Véase hernia discal

osteomalacia 5 3 osteopatía 34-3 5

prue ba de estiramiento fe moral 32

osteoporosis 5 2 -5 3 , 54, 74

p

Q

Paget, Enfermedad de 5 3

quinta lumbar, Raíz nerviosa de

paracetamol 3 3 , 64

la 2 1

77


ÍNDICE

quiroprácticos 3 4-3 5

T TENS 68-69 terapeutas

R

Véase especialistas tomografía axial computarizada

radiografías 3 2 - 3 3, 56-57 reflejo del tobillo 2 1 rehabilitación 7 1, 7 2

(TAC) 5 7 torácicas, Vértebras 1 1- 1 3

relaj antes musculares 65

tortícolis 26

resonancia magnética 5 7

tracción 59

rotura d e disco 2 0-2 1 , 47-48 , 5 6 ,

trastornos congénitos de la

70

columna 48 trastornos del sueño

50 tratamiento 5 5- 7 2

s

del dolor de espalda simple 3 0-36

sacro 1 1 - 1 4 sacroilíaco, Sobrecarga 1 9

del dolor de espalda crónico 5 5 -72

sentarse, Forma de 3 7- 3 9

complementario 67 -69

sillas 3 8 - 3 9

Diagnóstico 5 5 - 5 7

sobrecarga

farmacológico 3 3, 64-67, 7 2

sacroilíaca 1 9 lurnbosacra 1 9 78

n o farmacológico 3 4- 3 5, 58-64


ÍNDICE

Cirugía 69-7 1 , 72

V, Z

tratamientos alternativos 67-69

vejiga, Problemas en la 3 1

tricíclicos, Antipresivos 66

vértebras 1 1 - 1 4, 1 6 , 49

tumores 5 3

zapatos 3 8

79


AGRAD E C IMIENT O S

Agradecimientos Los editores quieren dar las gracias a las sigui en tes organizaciones: St John's Ambulance, St Andrew's Arnbulance Organisation, Cruz Roj a Británica. Ilustraciones: (p. 1 2 , p. 1 3 , p. l4, p. 20, p. 2 2 , p . 2 3 y p. 2 7) Philip Wilson. CRfJ)ITOS FOTOGRÁFICOS

Los editores agradecen a las siguientes personas y entidades el permiso para reproducir sus fotografías. Se ha 11.echo lo posible por localizar a todos los titulares de los derechos de autor. Dorling Kindersley y Ediciones B piden disculpas si se ha producido alguna omisión involuntaria y no tendrán inconveniente en agregar los agradecimientos en el futuro. APM Sn,dios p. 60, p. 6 1 , p. 62; Sally & Richard Greenhill Photo Library p. 9, p. 6 3 ; Institute of Orthopaedics p. 5 6 ; Science Photo Library: p. 17 (Hank Morgan), p. 19 (Kecne/BSIP), p. 3 0 (Sheila Terry), p. 47 (B SIP, Ducloux), p. 52 (P. Motta), p. 57 (Jerome Yeats), p. 58 (Tirot/BSIP), p. 71 Cfohn Greim) .

80


G U Í A S M É D I C A S S A L U D Y B I E N E S TA R

DE LA MANO DE M É D I COS E S P E MATE RIA, LAS G U ÍAS M lt D I CAS S/\ L l l l ) y B I l •: N l •: S' l '/\ 1{ OFRECEN RESPUESTAS P R E I A A ' l ' l� M /\S CONCRETOS, ASÍ COM O T R ATA M t F N' I ' )S, CONSEJOS E INFORMAC I Ó N PA R A 1 1 E N' l ' I F I CA R LOS SÍNTOMAS.

En este volumen: • Cómo trabaja la columna. • Ejercicios para fortalecer los m ú c u los de la espalda y el abdomen. • ¿Qué provoca dolor de espal da? • Tratamientos de la med i ci n a convencional y terapias alternati vas. • E l dolor de espalda no es una enfermed ad, sino un síntoma de que algo no fu nciowt. • Consejos para evitar lesiones. Malcolm Jayson es profesor de reumato l ogía en e l M anchcstcr a n <.I Salford Back Pain Centre. La British Medical Association es, con más de 100.000 m i e m b ros, una de las asociaciones médicas más importan tes del R e i n o U n i lo. E dita la prestigiosa publicación de carácter científico-m éd i co

British Medica! Journal.

'T·rr

9 788440 691132


EL DOLOR DE ESPALDA  

#Salud #Medicina #Espalda #Bienestar

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you