Page 1

lizrneote

minantes, se hdn brir con un/v

mos co


Kiim.

Se suscrihe en la im, prenta: prerio de la Sucricion 10 rs. por 12

pliego5.§e vende en las tien &s de 10s scfiores, Ramas, y Basail; plaza de la independencia.

I

I 1

1

a

Contra el mc-ior ciudadano El charlatan mas grosero, Empleaba ufsno ei tinteto Y su estilo el mas villano Aun 81 cuerpo soberano: Se atrevib este infeliz l e ~ o : Entonces hech6 un reniego Un pipiolo sacristan, %! dijo: a tan ruin patan Mo hay mas que palo de ciego.

L. EE. --_

(*I Jv’ornbre nrbitrario con que 20s eristocratas han guerz‘h afiellidnr B Ios Liberalea

-

ggle

con

E :

carbc:er J r m e sostienen las ideas refiublicanas.

SANTL4GO DE CHILE MAR20 10 DE 132:.

S csstumbre prospectizar 10s per%&COS, y o f r x e r a1 pGb:ico la emicion de sbjetos, q u e interesen mas de lleno la

atencion. Nosotros conformandonos 6 este uso, sin pronunciarnos sobre su convenien cia, 6 drsvent;ija lo irnitaremos en cuan to satibf .ga nuectra delicadeza, miditndo el tnrnsjic, de nurstras emprezas 6 la es tenZion de nyiestras f :cuitades. Coiifcja nlos frdncametlte nuestra h u 5 :iencia pa ra ern:ekrnos e n el embt1 ecfrnirnto de la djccian, p en procurar ti n u e m o perii dico a3rarllos o n l s n c n t o s qcle Cncuhren agradabkrnecate i d t’ariga, y q u e las mas yi’ces i.ls2ir-a li! riyiijc z dr materi3s ab-trac t 3 s que 113 cstun fdmi idiizadas ft la inte l i p c i a cr)n?:in para 1 1 cual escribimos ; sin embargo okecemos sarrificar nuestro reyow para munirnos de aqirellas nocio nes de verdadts Gtiks desconocidas 113s t a el 4ia en el p i s . Esta empresa pwece “p:la d e r n a c i d o nbdnzada si nuestros empe. nos se confnndiesen con tantos otros clue drzicados B tisongcar siempre Ids p s i o n e s r!orninanres, se h in h:c!lcj una ocupacion de cubrir c m unneio denza el a y x c t o ficil de la !ihertad. E4 cierto, qlre el pn. des pG!~:ico kvantarlo por el rtxld3 de ias armas en el torvellino de !as psiones, h.1 side en to:h nuestra revolricim el f * x n de doixde ha partido la opinion pl\l(Slico, llamandose tal twco io que h i a l a g d o el podet abso!uto y la arbitrariedad. Nostros. pues, reconocemos este principio, c o ~ oel

otfgm de 10s males ~ o r n ~ n een s Ias f a L zas ideas que han d i f m d i d o sobre totlo el Estado, sorprendiendo !:I buena f6, 6 la ignorantia, y envatentonando la perversidad y la intriga. El car6cter d e naestros escritos prooncar6 el joicio d e la opinion puhiica, y ella fdllarb si nuestra pluma mnrece covfundirse CAI las demus qce se hdn ocupndo en divinizar el poder arvitrario. ( ! ) Nada hdbia mas distante de nuestro pensamiento, q u e la idea de pre-

sentarnos como escritores ; nuestro amor prnpio no habia ecsaltddo en nosotros el espiritir ha5ta creernos en estado de ilustrar el juicio pubiico, For tanto hemos sido arrastrados 6 este ernpciio por un es. tuGasrno patri6tico ; por el amnt B la Ii. bertzld, y por el inter& que como ameri. canos tenemos a la g!oria nacional. LCISilustres defenzores de la in:!& pendencia, y de la libtrtad, cuyos nom-

,


I

byes Inonrarh las mejores phjinas de la hiztoria de nuestra tevolucion ofrecidas 6 la espectacion pilblica $ 6 impulsos de una fdccion liberticidd, ha impursto el deber de ernpefiarnos en el esclarecirnicnto de Pas ideas convenirntes, para pr'esentar es 80s fondadores de la ecsistencia polftica de d'hi:e en su verdadero punto de vista. Protestamos no irnitar el ejemplo del Yerdadeto Liberal, p:wa omparnos unicd, y esclusivamente de las C O S ~ S . Es vrrddd que frecuenttmente hab!aremos de perso nas ; pero jamiis sin q u e ellas hagan una relacion necesariamente B las cosas. Los sarcasmos, el ridiculo, las shtiras pueri les n o mancharitn las p i g i n a s d e nuestro yrriOtlico B menos que !a necesidad d e corresponder estcnsivamente i la anterior protesta de vindicas el honor ofendido d e 10s ciudadanos, no nos pwcise 6 elio con. tra nuestros mas intirnos sentimientos. Este queda encargado 6 10s d o s gernelos el Pipioio y c l + l ? e s ~ a ~ ~ i :s ~eld o primer0 ~ ~ e n a r t~ib s -objetos que en este prospecto se han indicado, y 6mas reco. noce sobre si la obligacion de denunciar 6 las autoridades 10s abusos dignos de ocupar la atencion de 10s magiwados, y 5 la naciori misma aqueilos que las au. +torIdades y magistrados o m e n contra ias libertades de 10s pueblos : el segundo qce da acopiando 10s rnateriaies necesarios pa r a coinunicdrse con toilos sus compatrio t a s 10s americanos del Swl sobre las re formas de adxinistracion pG!$ica mas COR formes a1 estzdo dcl pais, y B !a mtura

lezd del Imnbre.

EL P x ~ r o ~ o .

p-

trdkido directarnente a1 Congreso, para ocuparnos del segondo hotorii?nierite f d I S 0 , y atsibuido sin duda, para presentar a i Magi5trado en coctradiccion man;fiesta con la s o e i n n e profesim de sus princjpios paiiticos. Es puys incirrto ; e s pues escdndaioso atrevimieoto suponer, q u e el actual presi ienee de la Hep6blica hu'Jiese 5crii0 citado del Congreso la disoliieiori de la Asarnblea de Conccpcion, y de todas !as demas de la confederacinn Chi'ena. Lo aseguramos so!emnemente, y respondenxs de nuestro acerto. Ks dificil adivinar eI objcto que esfa impostura se propone. E110 e s de t c d h notoriedad, que ios fundzmentos de la iguzldad de la representacion politica de ics pueblos han sido planteados d u r a m a-nterior 4poca de Ia admioistracion de este magistrado? que ha dbdo PI rjrmp!o gio-rioso d e circunsciibir 10s limites de un poder abandonado 6 su propia discrecion : es el en fin el primer nAsgisrrado,qur i t s tituyendo el us0 natural de sus c'titrhos 6 10s pueblos s u p convjdarlos 6 un pacm po?itics, 6 fin de asegurar la l i b e r t d CEndependencia de cada u n o en la crnftderacion de 10s ihteretes codiut,es, I ecoiicciendo en e?ios aque!!a indeptndemia i ~ e c e s a ~ ria para la legalidad de 512s mu:ttostmpeROP. S i b t a conduct2 â&#x201A;Ź3 ~ J I si misma la mas digna de la gratitud mclrnal t s otrs tanto mas re'et znte a1 ccnsidtrzr, qve el's p t~r i o $ 3 si60 e? t:i.ir fo de sus c n p t f ~ o tic(.;s sobre la md5 k i v a O ~ icion O que hicicron s u b ii)iiii: 1-05 6 ~ s t o se - f ' c c ~ s. ~ rChive en su t p o s < i t ' ~ & so1 Frcndido de :sdn::i. t.acion por i d pr;mcra w z C O ~ I !a l r i c d de 'd irnportm i d , q v e la npturc<leza ha ccn. ceditio R Bcs pr,cblos, y c!e q w Is eiiwia ?os h , I j~ de?pcjac!o tcn krqo tiempo : C h i ic* vi6 ccn trznsp,r:e 1:s bcambleas de t o * quimbo y C G I I C ~ ~ Vdictando ~ P I - I If yes ,funI

dcnient~ies, para a z e q r r x s~ in& pm.dt n ria y prosperidad pio\.incibks : Ghi!t: e a f i i i nos z,tretc-mos 6 sitg:iizlr toc:ir;i el coi!?io de la fe!icidad en ia ipoca de SLE ad. ntinistrscion csmo una ccnsecuwcia tecesaria de escs r.lsmcs prii?ci+s que hrin prorocado la marcha rridgestuosa de la ii. bertad nacionai. _ I

Trcva ("J del r c s p Crthmai'or~rz rcni'pnido en el l a t h . 14 dtd (Lamdo LtberiLl.


10s que fie prostitoyen basta el grado de vesar la man!, H su anti;uo opresor, ‘‘ no son de td naturaieza, ” que -.p c e n ” ya de una ‘(actuacioh peiigrusa a1 estremo de no h d t m rernedio ” i ’‘ Q:ie importa que un ambicioso ” doblado, y sobre ambiC ~ S Oavdro “ vomite palabras culpablcs an. te el s a p d o d e la aepresentaclon nab cion31 1 NO asusiaremos por e a t o ? No. TO&JS baxrnos cpe son efecto de la desesperacioii cpc le causan las agcnias ” del resucitado estdnco, la opinion q w estrim-me la oiigirquia, y e! fin desastroso que st: prepara a esa loqia que ‘ 4 va a esp far en SCI persond Q le importa q u e le d p y e una ” iilmd t m s miserable aunque Id suya, (‘ uii hombre ” que hechs impibido 6 la espdda 6 c 10s cargos ’’ que Id opinion pGbiica “ le h o e ” por su manFj0 “ durdnte uza corta administraciun ” sostenid? a l frvor d e la ceguedsd y alucinamientD? Qae irnporta q u e lo sostengii esa logia de avaros desolladores e n cuyo taller se Lhrica la des?ac;nra del ma= gidrddo, del ciudaddno particular, de la casa&, d e la soitera y de cuantos no pertenecera a1 club? ‘6 *i h-mbres a-rojados 9’ hssta de su ;xiis n,atal, aun cuando venim 6 p o s t e r oarse a1 tirario y servir!e de instrumento, .6 arrastran su ecsistericia entre nosotros’, m c c k i n d o e n fa sornbra cornplots ’* fo. n.-ntddos con liquidos espirittiosos, “ para nsesinx A L,!S PAT~3lO‘YAS” desoIIar to4abia mas B Id ang:lStiadd patria, ‘‘ i POI- que no nos rr ‘ewernos de sus proyecros hornizidas ? ” Por que no descubrirern3s 6 esa madre co-nun el riesgo q u e corrc el poco pellcjo q u e IC queda ? Porque no le dcnunci-rrcmos quienes; son 10s pdrricid::s ? L ‘s Viviremos siempre en ‘’ e3tos peligros 6 (‘inquietudes eternas. ? ” “ Q * ~ r e m o ser s libres : qrlererncs que nuestros derechos Sean respetados j~ gardntid,s; y cadd aia vemos que se a k j a el rnomerlto feliz clue hubiera de csmagralrye a1 gran triunfo del orden .obre la a n a r q u i a ’’ que prosnoeven ios sathiires de un tirano, que nada ltaliarl hrieno sino la dominacion d e su amo, y que m a n con. tarninados de iiidrofL;via por q ~ no ~ ela vela reiiacer. .‘ El miedo ” 6 cortc‘e-sen lencia de ciyrtas ar;:aridades b . fmtaik-ce 6 nuestros tnernigos, y a nosotros nos debilita ” :a increduiidad y la rarddnza en d d r imP U ~ S O 6 ‘ 6 nuestras propias fwrzas, ’’ con Iss cuales no pucdrn competir / a s de partidarios de la mmarq u i d y 34 er drciarndilnres contra e:la. Not,orrus queremos cl 51en : e:los el n ~ d . . . , ~ ~ ’I


4

y nada se decid?, 9 9 gorquc alucina aun 6 rnuchos el hip6crita v t i o con que se cuSren, y la colijtmte n c p t i v a dz esa capitulacion vergcnzosa con 10s Inas en cxnizados enemigos de !a vrrdadtra ii bertad de G h i k " M e a Iui lo q"? cada uno piensa el objtto de ]as medita

ciones de todo btieii ciniadCu;o ".... H: aqui lo q u e conclriye el que cr tcja cicr tos hech::s, mi-teriosos ;t m:ichos, can las esplicaciones DP!L CHLI,OT &... " Sin e i x i b x r p , pue:ie awgczirsc que todo to ma un aspect0 f c + v ~ r deh, prics parece que la increduiidud " tcsJ!a en este m o mento SZI u':imo s u s p i : ~ ," ;j quc la ccn. dtscta presente dc 10s hombres cn csia mRttria, no st ecsatr.i:>a k la iuz de SIIS q m - n c i o n e s p ; ~ : e r i o ~ s ,mcnos de stis pa lalir:jS, sin3 k la c ~ n > p i - a ~ i r J rde i sus procedirnientos a c t l ~ a ' e ~q::e , con Ics q u e de ciden de la bondad 6 mallciii de sus fi nes. -"Compid:.~ PS pues ri 10s des graciadl)s que a u n hechLiil pie a t r k s de. ]ante de la evidencia. Conipadezcamos dig0....p ero no vayamos 6 5ei victim:!s por un ecseso de confianza" t n la opi nion pronunciada contra 10s renegados. Sus armas son la seduccion 6 hipocrecia, y elias son terniblesaun despues dc aqued pronunciamien to,

..

A

i

-

IMPRENTA DE LA INDEF'ESDENCIA.

El Pipiolo  

Diario El Pipiolo Nº 1. 1827.

Advertisement