Issuu on Google+

La importancia de que los niños aprendan inglés A nadie se le escapa hoy la importancia que tiene el inglés en nuestra vida cotidiana. Necesitamos hablar inglés para desenvolvernos cuando viajamos a otros países y para trabajar en un entorno globalizado, lo que hace que debamos considerarlo como nuestra segunda lengua y empezar a aprenderlo lo más temprano posible. Aún estamos acostumbrados a que el aprendizaje de nuestros hijos se reduzca solamente a las materias curriculares, sin tener muchas veces en cuenta el inglés, y es frecuente ver cómo aprender un segundo idioma es algo relegado a una simple actividad extraescolar. Muchos padres no tienen aún una conciencia generalizada que promueva el aprendizaje y dominio del inglés como parte integrante de la educación de sus hijos y todavía no es valorado como una necesidad y capacidad que los niños deben desarrollar desde sus primeros días.


Iniciar el aprendizaje del inglés desde la infancia es el mejor momento. Los niños cuentan con una excelente capacidad de absorción del lenguaje y de imitación de sonidos. Son tremendamente espontáneos y no tienen el sentido del ridículo que sienten los mayores, que les hace no sentirse inhibidos a la hora de hablar y practicar el inglés. Así, por imitación, los niños reproducen los sonidos y las frases y son capaces de aprender más rápidamente un segundo idioma. Durante la infancia el juego es una de las actividades favoritas de todo niño y conectar juego e inglés captará sin duda su atención y aumentará su predisposición para aprender el idioma. Siempre se puede recurrir a juguetes, juegos o multimedia bilingües, o utilizar canciones y juegos que inventemos para ellos. La exposición de los niños al inglés debe ser la máxima posible y realizarse de la misma forma y al mismo tiempo que aprenden su lengua materna. Mientras el niño empieza a aprender inglés veremos además cómo se desarrollan otras capacidades simultáneamente, entre ellas:     

La destreza lingüística y la capacidad verbal. La creatividad. Las habilidades de resolución de problemas. La autoestima. Una mayor independencia y autonomía.

Los padres como responsables de la educación y desarrollo del niño deben ser conscientes de que es necesaria su implicación desde el primer momento, ya que es de vital importancia que el niño reciba todos los estímulos posibles para aprender inglés. No olvidemos que aprender inglés requiere de constancia, práctica y paciencia, y sobre todo, de que se produzca la mayor exposición posible al idioma. Por ello deberemos recurrir a todo tipo de juegos y juguetes bilingües, juegos de memoria, cd/dvd multimedia, e incluso, a dibujos animados en inglés. El mercado educativo ofrece una amplia gama de productos de gran calidad que se van adaptando a las distintas etapas de desarrollo del niño.


Cuando los padres no conocen el idioma suficientemente, es conveniente que lleven a sus hijos a guarderías, centros, o colegios donde los niños tengan un fuerte contacto con el idioma, y que en casa complementen su juego con actividades en inglés. En conclusión, debemos ser más conscientes de la importancia que hoy en día tiene comunicarse en inglés y los padres debemos dedicar todos los esfuerzos a nuestro alcance para que el niño inicie su aprendizaje lo más temprano posible. Un niño que domine el inglés tendrá mayores y mejores oportunidades profesionales en el futuro, conseguirá la autonomía e independencia para viajar por el mundo, mejorará su autoestima y se enriquecerá con todo tipo de experiencias personales al poder comunicarse con personas de diferentes culturas y países. Manos a la obra, no hay tiempo que perder.


La importancia de que los niños aprendan Inglés