Page 1

Escenarios Actuales Recursos naturales estratégicos

Ejército de Chile Año 16, N° 1, mayo, 2011


E ES T U RO D DI O

ES MILIT AR ION ES

T EN

AC

C

NVEST EI I

G

S

El Centro de Estudios e Investigaciones Militares (CESIM) fue creado el 12 de diciembre de 1994, con el objeto de contribuir en materias relacionadas con las ciencias militares a diferentes organismos del Ejército. Asimismo, desarrolla diversas actividades de extensión, generando encuentros académicos en vías de actualizar los contenidos inherentes al quehacer del Centro de Estudios.

“Escenarios Actuales” es editada y difundida gratuitamente por el Centro de Estudios e Investigaciones Militares (CESIM). Las ideas vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de los autores y no representan necesariamente el pensamiento, doctrina o posición oficial del CESIM o del Ejército de Chile.

Las áreas de trabajo bajo las cuales desarrollamos nuestra labor son: Estudios y Análisis, de Investigación, Extensión y Difusión, y el área Administrativa y Logística.

The Military Studies and Research Center of the Chilean Army (CESIM) was created on 12 December, 1994, to provide professional assistance in matters related with military science to various departments of the Chilean Army. It also carries out various extension activities by organizing academic meetings which may facilitate updating of contents inherent to the center´s area of interest. The areas on which our work is focused are: Research and Analysis, Research, Extension and Diffusion, plus Administration and Logistics.

“Escenarios Actuales” (“Current Scenarios”), published and distributed free by the Military Studies and Research Center (CESIM). Ideas expressed in the papers and articles are those of the authors and do not necessarily represent the thoughts, doctrine or official position of CESIM or the Chilean Army.


ES MILIT AR ION ES

C

AC

O DE ESTUD TR IO EN

N VE S T EI I

G

S

Consejo Editorial Raúl Benítez Manaut Investigador de la Universidad Autónoma de México Jaime García Covarrubias Profesor de Asuntos de Seguridad Nacional del Center for Hemispheric Defense Studies, Estados Unidos Coronel John Griffiths Spielman Director de la Academia de Guerra del Ejército de Chile

Escenarios Actuales Contenidos Editorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3

Artículos

Ricardo Israel Zipper Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chile

Recursos Naturales Estratégicos (RNE) y “Seguridad Natural” Cristian Leyton Salas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

Carlos Malamud Rikles Académico del Real Instituto Elcano, España

El potencial de la exploración y explotación de litio en Chile: ¿Un asunto estratégico? Jaime Alée Gil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

Eusebio Mujal León Integrante de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos Guillermo Pattillo Álvarez Coordinador del Área de Estudios de Defensa del Instituto de Ciencia Política, Pontificia Universidad Católica de Chile

El Sistema del Tratado Antártico, Chile y su perspectiva estratégica GDD Javier Urbina Paredes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

Alejandro San Francisco Académico del Instituto de Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile

Los resultados de la XVI Conferencia de las Partes (COP 16) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y la participación de Chile Waldemar Coutts Smart. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

Comité Editorial

Visiones

Coronel Luis Rothkegel Santiago Director CESIM Ángel Soto Gamboa Académico de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de los Andes, Chile

Desafíos a la seguridad regional. La protección de los recursos naturales Jaime Abedrapo Rojas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38

Comité Ejecutivo

“Dr. Copper” en jaque: Reflexiones acerca de un período de bonanza prolongado Adolfo López Gómez. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

Teniente Coronel Germán Marx González Editor

Actividades Académicas del CESIM

María Ignacia Matus Matus Periodista CESIM Juan Guillermo Moya Montaña Traductor Teléfonos: Depto. de Estudios y Análisis: 450 1931 Depto. de Investigación, Extensión y Difusión Académica: 450 1908 - 450 1921 Editor: 450 1931 Biblioteca: 450 1958 - 450 1959 CESIM Bandera N° 52, Santiago - Chile email: extension@cesim.cl escenarios.actuales@cesim.cl www.cesim.cl Año 1, mayo, 2011 - ISSN 0717-6805

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

Panorama Internacional: Seguridad y Defensa Efemérides.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Noticias Internacionales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Reseña de Lecturas Recomendadas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53

Normas Editoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

Cesim, año 16, mayo, 2011

1


2

Cesim, a単o 16, mayo, 2011


ES MI L I T AR ION ES

C

NVEST EI I

AC

T EN

S

G

E ES T U RO D DI O

Escenarios Actuales. CESIM. pp. 3-4.

Editorial

Este número de Escenarios Actuales, tiene el propósito de abordar los recursos naturales estratégicos, considerando la importancia adquirida por este concepto debido a la creciente demanda internacional. En este marco de referencia, los factores económicos, políticos y sociales se entrelazan y condicionan el acceso a los recursos. Asimismo, la preocupación por la preservación del medioambiente y las necesidades energéticas contribuyen al carácter estratégico asignado a algunos de ellos. El primer artículo, escrito por el profesor de la Universidad Bernardo O’Higgins, Cristián Leyton, profundiza el concepto de recursos naturales estratégicos; analizando sus condiciones y características, explicando además el término de seguridad natural, planteando la existencia de fuentes de inseguridad que pueden amenazar su abastecimiento. En relación con lo señalado precedentemente, el director del Centro de Innovación del Litio, Jaime Alée, expone sobre el potencial de la exploración y explotación que existe en torno al litio en Chile, y las posibilidades que este mineral ofrece en un escenario internacional donde el país tiene la oportunidad de asumir un liderazgo en la materia. Por otra parte, al conmemorarse los 50 años del Tratado Antártico, en la reunión del Consejo de Política Antártica de Chile efectuada en abril, se adoptaron decisiones y acuerdos con el objeto de renovar la perspectiva estratégica en torno al continente blanco, tomando en cuenta las nuevas capacidades y compromisos que imponen los problemas y desafíos. Esta materia es abordada por el ex asesor en Materias Antárticas del Ministerio de Relaciones Exteriores, general Javier Urbina Paredes, desarrollando El Sistema del Tratado Antártico, Chile y su perspectiva estratégica.

Cesim, año 16, mayo, 2011

3


En el marco del régimen internacional, numerosas han sido las instancias que buscan consensos tendientes a disminuir las acciones que inciden en el cambio climático. El ex subdirector de Medioambiente del Ministerio de Relaciones Exteriores Waldemar Coutts, da a conocer Los resultados de la XVI Conferencia de las Partes (COP 16) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y la participación de Chile. Para finalizar, la primera visión de este número, escrita por el director de la Dirección de Evaluación de Gestión Estratégica de la Comisión Chilena del Cobre, Adolfo López, analiza la demanda del cobre y la influencia de China en el mercado. Luego, el asesor de la Subsecretaría de Defensa Jaime Abedrapo, plantea los desafíos a la seguridad regional y la protección de los recursos naturales, en un escenario de escasez ante la necesidad de asegurar un desarrollo sostenible. El CESIM tiene como propósito contribuir al intercambio académico en las materias atingentes al ámbito de la seguridad y defensa, labor a la que permanentemente colabora Escenarios Actuales. En nombre de este centro de estudios, se agradece a los autores que participaron en este número, quienes con sus reflexiones permiten desarrollar temas propios de nuestro quehacer profesional.

DIRECTOR CESIM

4

Cesim, año 16, mayo, 2011


Escenarios Actuales. CESIM. pp. 5-12.

Recursos Naturales Estratégicos (RNE) y “Seguridad Natural” Cristian Leyton Salas*

Resumen: En el actual escenario internacional, en el cual las amenazas han sido redefinidas y el cambio climático ha impuesto a los Estados nuevos desafíos, sobre todo en el marco del multilateralismo, la preocupación en torno a los recursos naturales se vislumbra cada vez más relevante. Lo anterior, tanto en el ámbito de la política interna de los países como en las relaciones internacionales. En el presente escrito, se abordan las condiciones que se han esgrimido para denominar cuando un recurso natural es catalogado como “estratégico”, considerando el contexto anteriormente descrito, lo que ha dado paso incluso a que en círculos académicos se haya acuñado el concepto de “seguridad natural”. Este último hace mención a un replanteamiento de las fuentes de inseguridad que amenacen la seguridad de abastecimiento de recursos naturales.

Abstract: In the current international scenario, in which threats have been redefined and climate change has imposed new challenges to the Nations, especially in the context of multilateralism, the concern about natural resources is becoming more and more relevant, both in the field of domestic policies and in that of international relations. In this paper , I will address the conditions that have been considered to decide when a natural resource is classed as “strategic”, considering the context described above, what has brought about , even in academic circles, the concept of “natural security.” The latter makes reference to a rethinking of the sources of insecurity that may put the security of supply of natural resources at risk.

Palabras Clave Recurso Natural Estratégico Escasez Seguridad natural Litio Agua dulce

Keywords Strategic Natural Resources

Hace más de 64 años, los científicos reagrupados en el llamado Bulletin of Atomic Scientists (BAS) crearon el denominado “Doomsday Clock”, en otras palabras, el “Reloj de la Hecatombe Mundial” como una forma

Shortage Natural security Lithium Freshwater

*

Cristian Leyton Salas es doctor (C) en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago, Chile. Académico del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Central de Chile, de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos e Investigador Titular en el área de los Estudios Políticos, de Seguridad y Defensa del Observatorio Regional de Paz y Seguridad (ORPAS), de la Universidad Bernardo O´Higgins. Columnista de los diarios electrónicos La.Tercera.com, El Mostrador y La Segunda.

Cesim, año 16, mayo, 2011

5


de ilustrar la cercanía o la lejanía de la humanidad del desastre global. En aquel momento, producto de la carrera armamentista nuclear que se iniciaba entre la ex Unión Soviética y Estados Unidos. A cada desarrollo cuantitativo o cualitativo asociado a dichos sistemas de armas de destrucción masiva, el minutero era acercado o alejado de la hora 0. En dos ocasiones fue adelantado “a dos minutos” de la hora de la inmolación mundial: en 1953 y en 1984. La gran amenaza para la seguridad mundial sigue siendo lo nuclear, sin embargo hoy, según este mismo reloj, se situó al fenómeno del cambio climático como la segunda amenaza. Esta amenaza a la seguridad del medioambiente puede adelantar el minutero aceleradamente hacia la fatídica hora cero.1 En este sentido, sir Martin Rees, de la English Astronomer Royal fue claro en señalar que: “Humankind’s collective impacts on the biosphere, climate and oceans are unprecedented”. La idea de una “amenaza mundial sin enemigos” tiende, desde toda evidencia, a descolocar los círculos de planificación política de las potencias mundiales. Los recursos naturales se posicionan, hoy, como una fuente de posibles y probables disputas. Es así como, asociado a esta amenaza emergente, los recursos naturales plantean otra problemática: el acceso o impedimento a materiales que por su escasez y relevancia mundial han sido elevados al estatus de “estratégicos”, es decir, son esenciales para el desarrollo de determinados tipos de tecnologías, en particular tecnologías “limpias”. Hoy, más que nunca, los recursos naturales, su promoción, defensa y desarrollo en forma sustentable son llamados a ser integrados en la planificación política de la seguridad nacional. De esta forma, el estudio y análisis de las nuevas fuentes de inseguridad a través del prisma de los Recursos Naturales Estratégicos como del concepto de “Seguridad Natural”, Natural Security, aparecen como vitales y absolutamente necesarios. Recursos Naturales Estratégicos (RNE) El cobre, ayer, al igual que el gas, el petróleo y el litio en la actualidad, son recursos naturales catalogados como “estratégicos” (RNE), esto significa que no son renovables y que simultáneamente constituyen, ya sea un componente esencial para el desarrollo de algún tipo de tecnología, para el avance de alguna actividad productiva o porque su uso o acceso permite a una entidad cualquiera ejercer grados de influencia indeterminados sobre el sistema mundial o ciertos espacios territoriales. El carácter estratégico está dado, fundamentalmente, por la naturaleza material del recurso, pero también, y en particular, por la valorización que se hace de ellos en términos políticos, militares y político-estratégicos e incluso también hoy geoeconómicos. Este punto es central. En otras palabras, lo “estratégico” del recurso es asignado en términos de la lectura que el “político” hace del mismo, el que, ante sus ojos, constituye un medio para alcanzar ciertos objetivos. En este caso, el control del recurso no es el fin, sino que el medio que debe permitir a una entidad incrementar su capacidad política, o simplemente, negársela a otro. En términos prácticos, todos los recursos naturales son estratégicos, característica que revela la importancia de la soberanía territorial, pero además, la necesidad de promover y proteger todas y cada una de las áreas que se

1

6

Climate resets “Doomsday Clock”, BBCNews, 17 enero 2007, http://news.bbc.co.uk/2/hi/6270871.stm#map.

Cesim, año 16, mayo, 2011


encuentran al interior de las fronteras nacionales. Lo que hoy no posee un valor de proyección de poder, mañana sí puede tenerlo. Otra característica de los RNE es su emplazamiento en el escenario internacional, lo que trae consigo otra particularidad: son fuente de atracción de superpotencias extrarregionales, o en su defecto, de potencias con tendencias hegemónicas. Tal es el caso del petróleo. A la luz de la problemática anterior, se puede fácilmente establecer otra característica: los RNE pueden provocar inestabilidad, tanto al interior de los países que los abrigan en sus entrañas territoriales, como también generar condiciones externas que se proyecten hacia el entorno político que comparten con otras entidades nacionales. Es así como producen inestabilidad interna, por cuanto en Estados en vías de formación institucional o que están estructurados en función de bases nacionales débiles, o en pleno y constante proceso de afirmación política institucional, procesos caudillistas podrían degenerar en fenómenos autonomistas, independentistas o incluso de corte secesionistas. De la misma forma, cuando lo “nacional” degenera en “regionalismo”, proceso que se desarrolla en forma simultánea en ausencia de una instancia estatal fuerte, claramente se establecen las condiciones perniciosamente ideales para el surgimiento de lo que denominamos “Estados débiles”, pudiendo evolucionar a “Estados fallidos”. En el espacio regional y vecinal se han dado ejemplos concretos. En este mismo sentido, cuando las elites dirigentes adoptan una postura de apropiación en base a intereses particulares, surgen los Estados de naturaleza neopatrimoniales. El continente africano conoce mejor que ningún otro espacio geopolítico dicha condición. En otras palabras: ü Recursos públicos explotados directa o indirectamente por las elites y para las elites. ü Las mismas elites adoptan una postura de apropiación de naturaleza “depredadora”. Por consiguiente, ¿qué tendencias sudamericanas existen en este sentido? Veamos: 1. Los recursos naturales estratégicos se asocian al surgimiento de “nuevas fuentes de potencia” en base a la explotación comercial estatizada de ellos: gas (Venezuela-Bolivia), petróleo (Venezuela-Perú), agua (Bolivia) y litio (Triángulo Puneño). 2. La asociación de estas nuevas fuentes de potencia a procesos de adquisición de medios de defensa: Perú (Camisea), Bolivia y Venezuela. La “Ley del Cobre” se ha erigido como un modelo a seguir. 3. El surgimiento de procesos de corte neopatrimonialistas, autonomistas y en un sentido amplio, proindependentistas en espacios territoriales ricos en RNE: Venezuela (Zulia) y Bolivia (Santa Cruz de la Sierra). 4. La importación de rivalidades internacionales al espacio sudamericano en base a políticas geoeconómicas de potencias grandes y medianas: agua dulce (Francia y Europa), litio (Rusia-Irán) y gas/petróleo (Rusia-China).

Cesim, año 16, mayo, 2011

7


Recientemente, el gobierno de Bolivia, escogió a Irán como socio “estratégico” para la búsqueda, explotación e industrialización del litio. El carácter estratégico del litio se ilumina por sí solo. Entidades extrarregionales son atraídas hacia espacios geopolíticos atractivos en cuanto a RNE. Frente a los antecedentes expuestos podemos preguntarnos, ¿se está preparado para hacer frente a una explotación comercial de estos recursos naturales “estratégicos” que tienda a promover y defender los intereses de largo plazo de países cuya matriz económica sigue siendo monoproductora y oligoexportadora? Litio: Sudamérica, la “Arabia Saudita” del siglo XXI Con esta frase se ha querido ilustrar el nuevo estatus que estaría adquiriendo la región sudamericana gracias al litio. Si alguien quería alejar a las superpotencias mundiales de esta zona, se tienen malas noticias. El litio, tal y como ya se había señalado, es un recurso natural catalogado como “estratégico”, esto significa que no es renovable y que constituye, ya sea un componente esencial para el desarrollo de algún tipo de tecnología, para el avance de alguna actividad productiva o porque, simplemente, su uso o acceso permite a una entidad cualquiera ejercer grados de influencia indeterminados sobre el sistema mundial. El litio, un mineral que se emplea en aplicaciones de transferencia de calor así como por su elevado potencial electroquímico (energía), constituye, hoy en día, una pieza clave para las baterías eléctricas, pero sobre todo, para la nueva generación de automóviles híbridos que, se espera, reemplazarán en un futuro próximo a los “bencineros”. El litio permitiría hacer transitar a la economía mundial desde una matriz “petrolera” a otra “eléctrica”. Por ende, estaríamos frente a un simple mineral que escondería un cambio revolucionario en el sistema internacional y político. Es posible señalar que una lenta, pero progresiva Geopolítica del litio está tomando forma. Chile, Bolivia y Argentina están en el centro de ella. Notebooks, Blackberrys, Iphones, autos eléctricos, de todo el mundo necesitan, hoy y con mayor razón lo harán mañana, una producción industrial de este nuevo “oro blanco- plata”. La decadencia del combustible fósil, implicaría el auge de otro. Uno que el norte chileno posee en cantidades industriales. Mientras Chile produce el 43,9% del litio que actualmente se consume a nivel mundial, Bolivia poseería cerca del 70% de las reservas mundiales del mineral conocidas, Chile le seguiría con un 20% aproximadamente y Argentina el resto. Estos tres países comparten no solo el hecho de abrigar en sus entrañas mineras de este estratégico elemento, sino que además, lo que podríamos denominar el “Triángulo del litio”: sus mayores reservas se concentran en tres salares; el Salar de Uyuni en Bolivia, el Salar de Atacama en Chile, y el Salar del Hombre Muerto en Argentina. Un triángulo perfecto, pero que denota asimetrías en cuanto a sus capacidades de explotación comercial. Mientras Bolivia posee una política de explotación del mineral restrictiva, en Chile se está abriendo un debate técnico, a lo que probablemente le siga uno político, en torno a los instrumentos económicos, comerciales y jurídicos que regularán su extracción y comercialización. La seguridad jurídica de las inversiones, la estabilidad política, la infraestructura minera moderna así como aspectos técnicos en cuanto a la explotación del mineral, ubican a Chile como un actor pivotal. Es preciso señalar que la relevancia del litio está quedando en evidencia no solo porque grandes multinacionales se están interesando cada vez más en tomar un control de sus yacimientos y producción (LG, Mitsubishi, entre otras), sino que también porque su escasez y alta demanda está generando un incremento sostenido de su precio en el mercado mundial, duplicando su valor durante el año 2009, llegando a los US $ 7.000 por tonelada. Y se señala que esto es solo el comienzo.

8

Cesim, año 16, mayo, 2011


Desde esta perspectiva, el carácter estratégico del recurso es asignado, en un primer momento, por aquellos actores que, mediante el desarrollo de la técnica y de la tecnología transforman meros recursos naturales, sin un real y un efectivo “valor de uso”, en recursos de naturaleza geopolíticas. Estos recursos vitales están asimétricamente distribuidos entre las fronteras y límites políticos y territoriales mundiales. Cuando utilizamos la palabra “asimétrico” se hace referencia a que se concentran, por regla general, en zonas del llamado Tercer Mundo o en su defecto, en aquellos países en vías de desarrollo. Su emplazamiento responde hoy, cuando ya la fase de colonización europea no es más que un recuerdo, a los avances tecnológicos, así como a la innovación tecnológica en pos de desarrollar materiales que permitan mayores beneficios a menores costos. Si antes las potencias configuraban y desconfiguraban territorios “nacionales”, en África, Oriente y en menor medida en América Latina, en función de intereses estratégicos económicos, hoy estos poseen otros medios para alcanzar los mismos objetivos. En este sentido, la problemática se mantiene incólume, es decir, ¿cómo garantizar que la explotación comercial de un RNE genere beneficios para el conjunto del país, pero que a su vez, no forje ni se constituya en una fuente de inestabilidad interna o atraiga actores políticos desestabilizadores para la seguridad externa del mismo? En el ámbito internacional, los RNE también pueden ser fuente de inestabilidad externa. Es decir, la sola presencia de dichos recursos, en calidad y cantidad, “atraen” intereses políticos, económicos o militares, que por su naturaleza trascendental para el desarrollo de ciertas capacidades estatales, surgen como fuente de competencia internacional entre potencias. En otras palabras, y se ha sido testigo histórico de dichos acontecimientos, la competencia mundial por recursos, que al ser no renovables y limitados son escasos, tienden a importar las rivalidades hacia zonas territorialmente periféricas a los poderes centrales. No obstante lo precedente, la explotación sustentable, el desarrollo y control de los RNE, también puede ser fuente de seguridad para el país que los identifica y protege tempranamente. Es así como desde el ámbito de la defensa y la seguridad, por ejemplo, su desarrollo sustentable, desde el prisma comercial, permite sobreponerse a los dilemas propios del mantenimiento de la disuasión. Un punto es central: ¿Con los efectos del cambio climático el mundo se encuentra ad portas de una multiplicación de “recursos estratégicos”? En otras palabras, la posible escasez de recursos naturales catalogados como vitales no solo para el desarrollo de ciertas capacidades económicas, industriales o tecnológicas, sino que sobre todo para la sobrevivencia social y humana podría transformarlos en un asunto de seguridad natural. Bajo este prisma, los RNE se integran a la lógica de la seguridad nacional desde la óptica de “securitizar” la protección de ciertos recursos naturales, como el agua dulce. Agua dulce y el concepto de “Seguridad Natural” En ciertos círculos académicos y vinculados a los estudios estratégicos y de seguridad mundiales ya se está hablando de la necesidad de garantizar la “Seguridad natural” en contrapartida a lo que sería la “Seguridad nacional”. La National security dice relación con replantearse las fuentes de inseguridad que ponen en jaque y amenazan la seguridad de abastecimiento de recursos naturales esenciales para el desarrollo social y humano de un país. Si antes los conflictos geopolíticos estaban focalizados en el acceso permanente y sistemático a fuentes energéticas como son el petróleo, por ejemplo, hoy este conjunto de riesgos crece tanto en cantidad como en calidad.

Cesim, año 16, mayo, 2011

9


El acceso al agua dulce y la garantía de su abastecimiento, por ejemplo, se inserta en esta lógica: las reservas de agua dulce son escasas, en particular en espacios geopolíticos altamente desarrollados. El caso sudamericano es distinto por cuanto posee altas reservas de este precioso líquido: el Sistema Acuífero Guaraní, por ejemplo, emplazado en las napas subterráneas sobre parte de Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina constituye un buen ejemplo. Otro es el Campo de Hielo Sur. El carácter “estratégico” de este recurso natural es asignado ya sea por el país que le posee o que no le posee. Para Israel la “seguridad natural” pasa por el control de sus napas subterráneas. Es así como podemos explicar gran parte de su accionar geopolítico y geoestratégico en función del mantenimiento del control de este recurso. En abril del año 1970, es decir hace 41 años, George Kennan ya advertía que una de las mayores amenazas para la seguridad mundial estaba dada por la crisis del medioambiente mundial.2 Hoy se señala que los efectos del cambio climático afectarán dos áreas vitales para el desarrollo nacional: los ecosistemas y las economías.3 Es así como este eminente especialista indicaba que “la sobrepoblación, la explotación de los recursos naturales y la mecanización, entre otros, estaban ligados a la seguridad del planeta”. Kennan fue claro en indicar que “el deterioro medioambiental constituye un problema de Seguridad Nacional”. La complejidad emergente de este fenómeno, señala, es diferente al tradicional en donde la fuente de la amenaza estaba claramente definida. El deterioro del medioambiente y del clima es, por naturaleza transnacional, no conoce de fronteras. En este mismo sentido, según el Consejo Mundial del Agua (World Water Council), los impactos concretos del cambio climático sobre el acceso al agua dulce estarán dictados por una mayor variabilidad de los recursos hídricos: • Evaporización creciente del agua. • Exacerbación de la polución. • Mayor alcance de las sequías, tanto en extensión como en efectos locales. • Deshielos glaciares. • Efectos nefastos en los recursos de aguas frescas. De acuerdo a la FAO, la distribución del agua dulce en el planeta ya es escasa, tanto en su relación al total disponible para un uso directo, como en su emplazamiento geográfico. Es así como del 100%, tan solo un 2,5% corresponde a agua bebestible. Otra característica que permite graficar su carácter “estratégico” está dada por su restrictiva distribución: 0,3% se encuentra en lagos y ríos, un 30,8% se emplaza en napas subterráneas, embalses y distintas formas de escarchas; finalmente, un 68,9 % se encuentra aprisionada en glaciares y nieves permanentes.4

2 3 4

KENNAN, George., “To Prevent Word Wastedland”, Foreign Affairs, abril, 1970. World Water Council, Naciones Unidas. http://www.worldwatercouncil.org. UNESCO 2002, Vita Graphics Water.

10

Cesim, año 16, mayo, 2011


Gráfica 1. Distribución global del agua en la tierra. (Elaboración propia)

Agua dulce Agua salada

Fuente: FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations), 2002. El agua dulce constituye un recurso natural estratégico por los siguientes fundamentos: 1. El 96% de las reservas mundiales de agua dulce se encuentran bajo tierra. 2. La mayoría de estas se ubican en las zonas fronterizas entre varios países. 3. Las reservas de agua dulce se concentran en tan solo 273 espacios geográficos a nivel mundial. 4. Existe, en zonas de alto desarrollo económico y social, una sistemática escasez. 5. Se constata que, al igual que los RNE de naturaleza minerales o energéticos, el agua dulce también responde a este patrón: las principales reservas están emplazadas en zonas del Tercer Mundo o en aquellos en vías de desarrollo. No se trata de una problemática nacional, lejos de ello, es global. Tanto así que la ONU creó el Programa Internacional Hidrológico (HIP) a fin de comprender mejor el alcance del problema. Es así como establece cinco áreas focales de relevancia y de riesgo: • Los efectos nocivos del cambio climático mundial y el estrés que afecta a los mecanismos de retroalimentación de los procesos hidrológicos en sistemas sometidos. • Las repercusiones del cambio climático en el ciclo hidrológico y los correspondientes efectos en los recursos hídricos. • Los riesgos hidrológicos, fenómenos hidrológicos extremos y desastres relacionados con el agua. • Las problemáticas en la gestión de los sistemas de aguas subterráneas en respuesta a los cambios mundiales. • Efectos perversos del cambio climático mundial y la variabilidad climática en las regiones áridas y semiáridas.5

5

UNESCO. http://www.unesco.org/new/es/natural-sciences/environment/water/ihp/ihp-vii-themes/impacts-of-global-changes/.

Cesim, año 16, mayo, 2011

11


El acceso a este recurso es, definitivamente, un asunto de “Seguridad Natural”. Lo es desde hace mucho tiempo para algunos países como Israel, por ejemplo, y lo es también para Chile, particularmente en el norte de nuestro país. Para Argentina también lo es desde que su Ejército comenzó a trabajar en una planificación doctrinaria y operacional destinada a preparar sus fuerzas ante la probabilidad de tener que defender militarmente las “fuentes de agua dulce” en su espacio geopolítico interno como vecinal (Sistema Acuífero Guaraní6 y reservas de agua dulce en la frontera con Chile).7 En este sentido, el Jefe del Ejército Argentino, teniente general Roberto Fernando Bendin, fue preciso en señalar el año 2006 que, “Nuestra misión es controlar y defender grandes espacios terrestres, dotados de abundantes recursos”.8 Su relevancia, para Chile por ejemplo, radica en que dicho recurso natural alimenta la principal actividad económica de la zona norte como es la minería. Constituye, además, una fuente de abastecimiento vital para la población de dicho mismo espacio. El agua es “estratégica” en esta zona porque es escasa. Es “estratégica” porque es esencial para el correcto desarrollo socioeconómico de este núcleo vital chileno. En relación con las características antes mencionadas, la seguridad nacional debe incluir en su planificación, desarrollo y aplicación de políticas públicas de seguridad, defensa e incluso en los alineamientos de la política exterior, el concepto, las problemáticas y los principios básicos de la “Seguridad Natural”. Recapitulando lo abordado hasta aquí, a modo de reflexiones finales, se puede afirmar lo siguiente: • Los recursos naturales estratégicos plantean la necesidad de desarrollar nuevos enfoques en cuanto a la planificación política y político-estratégica del Estado. El cambio climático tiende, lenta pero progresivamente, a exacerbar intencionalidades indirectas, por parte de superpotencias mundiales, potencias medianas y entidades políticas vecinales, de una toma de control de los mismos. La situación en torno a dichos recursos sugiere su inclusión en los programas del sector defensa, que considere el replantear las vías de protección. • La naturaleza de los RNE, escasos, de un alto valor comercial y económico, esenciales para el desarrollo de ciertas tecnologías y asociados a una alta demanda desde los polos de desarrollo de vanguardia mundial imponen la necesidad de abordar esta problemática desde un enfoque multisectorial: defensa, relaciones exteriores, política interior y economía. • En función de lo precedente, la incorporación de nuevos conceptos, como es el de “Seguridad Natural”, otorga un marco de referencia para la integración de diferentes ópticas al estudio y análisis de una sola problemática, como es la protección y promoción del agua dulce.

6 7 8

Extendido entre las cuencas de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay, el Acuífero Guaraní tiene una superficie aproximada de 1.194.000 km2. El 70% le corresponde a Brasil, el 19% a la Argentina; el 6% a Paraguay y el 5% restante a Uruguay. “Ejército Argentino 2025”. (EA 2025), http://www.seguridadregional-fes.org/upload/4384-001_g.pdf. Ibídem.

12

Cesim, año 16, mayo, 2011


Escenarios Actuales. CESIM. pp. 13-20.

El potencial de la exploración y explotación de litio en Chile: ¿Un asunto estratégico? Jaime Alée Gil*

Resumen: Las potencialidades que ofrece el litio, principalmente como elemento esencial para la generación de baterías, es una verdadera oportunidad para Chile. Actualmente, el país produce el 40% del litio a nivel mundial, y su demanda va en crecimiento, proyectándose que aumente en un 40% durante el período 2010-2020. El presente artículo aborda la importancia de este recurso en un contexto internacional en donde la escasez de recursos y demanda energética se posicionan cada vez con mayor fuerza en la agenda internacional. Asimismo, presenta al Centro de Innovación del Litio, iniciativa que tiene por objeto estudiar los desafíos de la industria del vehículo eléctrico, basado en el valor científico y tecnológico asociado al desarrollo de las baterías de ion litio.

Abstract: The potential offered by lithium, primarily as an essential element for the manufacturing of batteries is a real opportunity for Chile. The country currently produces 40% of the global lithium, and its demand is growing. In fact, it is expected to increase by 40% during the 2010-2020 period. This article discusses the importance of this mineral resource in an international context where the lack of resources, on the one hand, and the demand for energy, on the other, is positioned with increasing force on the international agenda. It also presents the lithium Innovation centre, an iniciative that aims to explore the challenges of the electric vehicle industry, based on scientific and technological value associated with the development of lithium-ion batteries.

Palabras Clave Litio Energía Materia prima Baterías Centro de Innovación del Litio (CIL)

Keywords

“Hay dos tipos de ciegos; los que saben que son ciegos y los que no lo saben. Al menos los que lo saben se pueden colocar en una humilde posición de aprendiz, pero los que no lo saben están en el peor de los mundos, ya que nunca podrán aprender de sus debilidades”.

Lithium Energy Raw materials Batteries Lithium Innovation Center (CIC)

* Ingeniero civil electricista, Universidad de Chile. Coordinador grupo electromovilidad y sistemas de carga. Director proyecto Centro Innovación del Litio -Centro Energía-FCFMUniversidad de Chile. jalee@eskorpion.com.

Cesim, año 16, mayo, 2011

13


Beijing announced last year it would become the world’s largest producer of the vehicles within the next few years. “China is committed to developing clean and electric vehicles”, Wan told me when I met him in Chicago this summer. “Batteries and clean vehicles are a national strategic priority”… … He looming fear there simply isn’t enough petroleum on the planet to satisfy everyone. The result is a new global interest in alternatives to petroleum and the internal combustion engine… The United States dipped its toe in the water of the technology under President George W. Bush, and President Barack Obama subsequently plunged in with both feet with billions of dollars in support. The competition is stiff - Japan was first into the game with lithium-ion technology and the Prius back in the 1990s, and the Chinese, characteristically, are now throwing all they have at becoming the biggest players in the world. These two aspirations - for a less oil-dependent world and for a more prosperous one - are rapidly converging in a global race for a better battery… Two of the likeliest beneficiaries are Japan and South Korea, the top producers of today’s cutting-edge batteries and the favorites to develop tomorrow’s. But the more interesting - and potentially world-changing rivalry is between the United States and China, both of which are scrambling to get into the game… French Ecology Minister Jean-Louis Borloo has announced a government-industry plan to win “the battle of the electric car… The lithium-air battery, with a projected range of 400-500 miles in cars, may eliminate the need for gasoline altogether. The battery produces energy when lithium ions and oxygen from the air combine to create lithium oxide (peroxide) that releases energy through a flow of electrons… “He Li-ion battery can provide a 100 mile range in electric cars now”, said Khalil Amine, a material scientist and manager of the Advanced Battery Technology Group at Argonne. “The Li-air will enable at least 400 to 500 miles”. El backstage del mundo desarrollado Estos párrafos, extraídos al azar de diversas fuentes,1 nos permiten visualizar la parte de atrás del escenario geopolítico y estratégico, y la importancia no muy sutil que las grandes potencias están asignando a la investigación en ciencia y tecnología que es impulsada por la industria naciente de vehículos eléctricos comerciales. Aparentemente, la industria del vehículo eléctrico (del cual se lanzarán al mercado más de 50 modelos este año 2011) tiene un impacto que podría generar una nueva era tecnológica. Esta estaría impulsada por los sueños del ser humano de conquistar nuevos mundos y nuevos espacios, sin embargo, en apariencia, también está impulsada por dos grandes amenazas:

1

Argonne _ The Oil and the Glory Jan 2011, Electric Car Superbatteries Surge Ahead Bloomberg Business Week Jan 2011; Obama’s budget may jump start future electric cars by LESLIE STREICHER Feb 03, 2010. http://news.medill.northwestern.edu/chicago; The Great Battery Race A 19th-century technology could determine which nation triumphs in the 21st. Steve LeVine reports from the global competition to replace the combustion engine. BY STEVE LEVINE | NOVEMBER 2010; Foreing Police Magazine, Will Lithium-Air Battery Rescue Electric Car Drivers From ‘Range Anxiety’? By SAQIB RAHIM of Climate Wire Published: May 7, 2010 New York Time.

14

Cesim, año 16, mayo, 2011


1. El calentamiento global y la necesidad de tener soluciones de emisión cero. 2. El inminente fin del ciclo del petróleo como fuente de energía por diversas razones (reservas agotándose, precios subiendo, industria manipulada por países impredecibles, fuente de contaminación ambiental, etc.). Respecto de la amenaza Nº 1, la verdad es que no es tan relevante como podría suponerse; el transporte afecta entre un 15% y un 18% las emisiones de CO22 y aun con vehículos eléctricos, no existe una reducción total según sea la matriz de generación de la red eléctrica (matriz energética). Por otro lado, la amenaza Nº 2 es quizás la más relevante y significativa; ya que el sistema de transporte es un catalizador muy elástico de las economías mundiales y este aún depende casi un 100% del petróleo. Por otro lado, casi el 50% de la demanda del petróleo la consume el transporte. La red de distribución de energía al transporte no pertenece a la matriz energética, la cual se puede dirigir gradualmente en el tiempo a fuentes renovables no contaminantes y es una red resiliente, en el sentido que tiene una gran capacidad de respaldo al ser distribuida y de múltiples fuentes. Si el transporte se alimentara de esa red, automáticamente el transporte dejaría de ser el área crítica y sensible a las veleidades que hoy lo presionan asociadas a su “corazón a punto de infartar”: el petróleo. De ahí, que el EV3 es una solución de fondo a un gran problema. De este análisis se entiende la razón por la cual existe esta preocupación al más alto nivel de los países industrializados, lo que conlleva además oportunidades únicas para tomar liderazgos tecnológicos ante un cambio de paradigma4 o punto de inflexión. En este momento la lucha se centra en los países asiáticos (Japón, China, Corea) y Estados Unidos. Igualmente, otros países como Alemania, Inglaterra y Francia también intentan tomar posición aunque comenzaron con cierto retraso. A nivel medio, Israel e India están encabezando su categoría. Hay mucho dinero para subsidios a la I&D aplicada y bastante apoyo político a la industria de estos países, por lo que es mencionado a menudo en los discursos de los líderes de esos países como un tema de urgencia y de prioridad nacional.5 ¿Pero qué tiene que ver esto con el litio? Resulta que el núcleo del vehículo eléctrico es la batería y el núcleo de la batería es el litio, ya que es –hasta ahora y aparentemente por mucho tiempo más– el elemento fundamental que genera el efecto electroquímico en las baterías de larga duración utilizadas en casi todos los dispositivos móviles en la actualidad (baterías de ion litio). Sin entrar en detalles técnicos, las baterías de ion litio han demostrado ser la mejor solución de consenso al tema de la energía autotransportada (en general, las baterías usadas actualmente deben ser transportadas por el dispositivo y en el caso de un EV debe considerar que transporta su propia batería que pesa 200 kg), ya que sus parámetros críticos como densidad de energía (KWh/kg), densidad volumétrica (KWh/l), capacidad de carga (KWh), stress de potencia (KW/kg y KW/l), vida útil medida en ciclos de carga, facilidad de manufactura y disponibilidad de los insumos (entre ellos el litio, esencialmente, que se compara con el nuevo petróleo) son los mejores en términos de trade-off, aunque aún su costo (US$/KWh) es aún muy alto para los estándares de los productos y muchas veces la batería cuesta una proporción casi equivalente al costo del producto.

2 Diagnóstico de necesidades de infraestructura energética de la ciudad de Santiago (y Chile) para soportar/integrar vehículos eléctricos en escala comercial. Rodrigo Palma - Jaime Alée Centro de Energía - FCFM Universidad de Chile, marzo 2010. 3 EV Electric Vehicle o vehículo eléctrico. 4 La última vez fue el año 1994 con internet, carrera que ganó Estados Unidos sin duda. 5 Recientemente en el mensaje a la Unión del Presidente Obama fue uno de los temas mencionados y en la reciente visita del Presidente Piñera a Israel fue invitado a conocer BetterPlace, la industria emblemática de Israel asociada a la provisión de energía a EV`s por modelos de sistemas de carga de baterías.

Cesim, año 16, mayo, 2011

15


Entonces tenemos que la industria del EV (US$ 200.000 millones al 2015) depende de las baterías de ion litio (US$ 25.000 millones al 2015) la que depende del litio (US$ 1.000 millones al 2015). Es claro con estas cifras que la importancia del litio es económicamente irrelevante, sin embargo también es el elemento esencial de la industria. No hay que perder de vista, tampoco, quién es el “driver” del mercado y por tanto determina los requerimientos (industria de fabricación de vehículos) y la relación entre estas industrias es lo que determina la “cadena de valor”, que en este caso es de 1->200. Chile es actualmente el primer productor mundial de litio. De acuerdo a fuentes recopiladas de la industria6 del litio, la demanda total de litio se estima en alrededor de 130 kMT-LCE2 en el 2010 con un tamaño de mercado de alrededor de US$ 600 millones. El 80% de la demanda total de litio es consumida en la forma de químicos de litio, mientras el 20% es consumido en la forma de concentrados de litio. El carbonato de litio (Li2CO3), el principal químico de litio, es consumido en aplicaciones como baterías, vidrio, fritas y otros. El Hidróxido de litio (LiOH) es principalmente utilizado como aditivo para producir grasas lubricantes. Las baterías se han convertido en la principal aplicación del litio. Si bien a comienzos de la década de los 90 no tenían relevancia, actualmente corresponden entre un 26% al 30% del mercado. El futuro crecimiento de la demanda está asociada a baterías de ion-litio para EV que se espera crezca a un promedio anual de 40% en 2010-2020, alcanzando entre 40 y 120 KMT-LCE al año 2020 según diversas proyecciones de esa industria. Es decir, podría llegar a duplicar la demanda actual aunque hay estimaciones7 en que podría ser incluso mayor. Es importante considerar que el litio es un recurso abundante y presente en todo el mundo. Si bien Chile hoy produce más del 40% del litio a nivel mundial y es lejos el primer productor, seguido de Australia (20%) y China (13%), los recursos mundiales de litio exceden los 300 millones de MT-LCE, suficientes para abastecer más de 1.000 veces la demanda de litio requerida en 2020. Por otro lado, las reservas mundiales conocidas y explotables de litio son aproximadamente 100 millones de MT-LCE (420 años). Litio, ¿el nuevo salitre? Como se indicó previamente, el litio es abundante y la potencial demanda genera naturalmente la oferta. Actualmente, hay casi 130 yacimientos con proyectos de litio en el mundo, de los cuales ya hay 14 en etapa de inversión y desarrollo. Ya 38 compañías transan sus acciones en Canadá y solo los proyectos en desarrollo suman 237 KMT de capacidad adicional. Es decir casi el doble de la demanda actual. Tan solo en Argentina hay más de 30 proyectos de litio en diversas fases. Simplemente, usando el sentido común, es posible prever que en un futuro no tan lejano existirá una competencia mayor y eventualmente Chile pierda su liderazgo de mercado o al menos disminuya radicalmente su participación.

6

SQM y CHEMETALL son compañías asociadas y fundadoras del CIL. Usamos cifras de estas empresas aunque la información entregada es de fácil acceso y ampliamente disponible en internet. Aunque las cifras son referenciales, en general hay bastante consenso en los órdenes de magnitud de las mismas. 7 Ello depende obviamente de la demanda de vehículos eléctricos, lo que tiene muchos escenarios dependiendo de múltiples variables, incluyendo algunas como los efectos del terremoto de Japón que podría impulsar al gobierno japonés a acelerar el desarrollo para sustituir la demanda de petróleo para fines energéticos.

16

Cesim, año 16, mayo, 2011


La reflexión clave es “Justamente ahora en que tenemos una relevancia extraordinaria por ser el primer productor de la materia prima esencial para la eventual industria tecnológica de la próxima década, tenemos la ventana de tiempo justa antes que perdamos esa posición a menos que actuemos inteligentemente o perdamos esa oportunidad única, que se da una vez en la historia, de acompañar con osadía a esa nueva era”. La aventura de enfrentar la cadena de valor La industria de los EV´s que representan el mercado final y que, por tanto, imponen las reglas a sus proveedores y particularmente a los fabricantes y centros de investigación de baterías que deben concentrarse en resolver con suma urgencia los siguientes puntos:

Figura 1. Principales requerimientos objetivos al desarrollo de baterías de ion litio 1. Baja radical del costo en los próximos 5 años (al menos un 80% de reducción). El actual precio de la batería, correspondiente a US$ 1.000/kWh sin subsidios, vale al precio del automóvil de combustión interna. 2. Aumento del rango de alcance del vehículo con una sola carga al doble del estándar actual (llegar a sobre 300 km). El rango ofrecido actualmente, de 160 km, no es compatible con las expectativas y estándares de uso de los consumidores. 3. Aumentar la velocidad de carga, al menos, al doble de lo actual con cargadores rápidos (menos de 15 minutos en una carga completa para alcanzar el rango máximo). Los sistemas de carga lenta que se ofrecen (más de 8 horas en el hogar) y de carga rápida (30 minutos) son incompatibles con las prácticas actuales y son un freno para introducir el auto al mercado masivo, más allá de los innovadores tempranos. 4. Extender la vida útil de la batería a 10 años de uso o sobre 1.000 ciclos (considerando ciclos equivalentes a 300 km de uso o sea unos 300.000 km en la vida útil). Al nivel de precio de la batería actual debe durar, al menos, lo que dura el vehículo.

Los anteriores son los requerimientos más relevantes, sin perjuicio de muchos otros pero que, de una forma u otra, son secundarios ya que se están alcanzando como spin-off del desarrollo para estos objetivos primarios. De las exigencias mencionadas, la más relevante, sin duda, es la reducción del valor de las baterías, pero que es, también, la más difícil de alcanzar. El principal problema asociado es la gran dependencia que tienen las baterías de los materiales que la constituyen, en desmedro de los costos de manufactura. De este modo, este desafío es un foco visible y notorio en la investigación en este campo, asociado a la ciencia de materiales. Por otra parte, el desarrollo de la batería y la acumulación de energía es un proceso en el que hay larga experiencia y el principio electroquímico es básicamente conocido desde hace décadas.

Cesim, año 16, mayo, 2011

17


Sin embargo, la investigación aplicada no se ha limitado solo al contexto de la batería en su complejidad electroquímica y de materiales, sino que en cómo lograr transversalmente esos objetivos a través de medios menos puristas y más pragmáticos, usando por ejemplo la tecnología y la electrónica como elementos complementarios en la solución e incluso en modelos de negocios como el arriendo de baterías, el uso de segunda vida y el reciclaje y reacondicionamiento, ya que lo prioritario es la obtención de resultados a corto plazo que impone la industria automotriz (Fig. 1). Por otro lado, hay que consignar que la fabricación de este dispositivo esencial para el automóvil eléctrico está acotada a varios paradigmas de la industria automotriz. Esto implica secreto industrial, capacidad de aceptar innovaciones versus adaptación de líneas de fabricación de alta exigencia y stress, enormes presiones comerciales y mantener un ritmo estratégico autosustentable comercialmente, que permita hacer convivir el auto de combustión interna con el futuro vehículo eléctrico como modelo de negocios a largo plazo, controlando el canibalismo.8 Es decir, hay una conveniencia de desarrollo “manipulada”, ya que la industria es la misma dentro del paradigma. Ello solo cambiará en la medida en que aparezcan nuevos actores fabricantes de autos que difieran de modelos de marcas actuales. Por lo tanto, las innovaciones o los requerimientos son administrados estratégicamente desde las fábricas de vehículos. Los objetivos comerciales podrán ser logrados en una combinación de esfuerzos en la ciencia, la tecnología e iniciativas de negocios. En el ámbito de búsqueda de soluciones existen oportunidades de participar en las siguientes capas o líneas de trabajo: Capa

Nombre

Ciencias involucradas

Áreas de Investigación

Capa 1

Carbonato de litio y compuestos para uso en baterías.

Materiales, minería, electroquímica, industria y proceso.

Explotación, procesos de obtención de materiales, mejoras en la minería, manufactura fase inicial de polvos y materiales preparados.

Capa 2

Procesos electroquímicos y optimización de eficiencia energética de baterías.

Materiales, electroquímica, ingeniería eléctrica, mecánica.

Materiales de cátodos, ánodos y electrolitos. Procesos electroquímicos y optimización en celdas. Nanotecnología en electrodos. Polímeros y compuestos eficientes.

Fabricación de celdas y packs de baterías.

Procesos industriales, ingeniería eléctrica e industrial, mecánica, materiales, economía.

Mejora en la fabricación de celdas y packs, electrónica de control de packs de celdas, control de eficiencia de carga y descarga, mejora de Deep of Discharge (DOD) con electrónica, mejora en empaques y tecnología de producción.

Capa 3

8 Obviamente, desde el punto de vista del fabricante, un nuevo producto no debe destruir a otro en el corto plazo. El auge de los modelos híbridos representa una clara señal de migración del petróleo a la energía eléctrica. Esta migración, creemos, es una etapa que deberá evolucionar a los vehículos puramente eléctricos (BEV). El vehículo híbrido es operativamente costoso al convivir dos tecnologías en forma simultánea.

18

Cesim, año 16, mayo, 2011


Capa

Nombre

Ciencias involucradas

Áreas de Investigación

Capa 4

Tecnología en aplicaciones exógenas a la batería para optimizar su uso y eficiencia.

Ingeniería eléctrica e in dustrial, electrónica y tecnologías de información, ingeniería mecánica.

Sistemas de optimización de tracción (mejora en rendimiento de descarga), motores eficientes, alojamiento de baterías, reutilización de energía (electrónica, superconductores, capacitores, paneles solares, aeroalimentadores, etc.). Redes inteligentes auto-hogar, sistemas de carga, electrónica on board, comunicaciones auto-red.

Capa 5

Aplicaciones industriales de uso de baterías en forma eficiente.

Procesos industriales, fuentes de energía renovables, proyectos conceptuales de huella de carbono, etc.

Reciclaje de baterías, uso social de la vida útil, reacondicionamiento de packs con sustitución de celdas, modelos de outsoursing de baterías, aplicaciones de acumulación en generación industrial y eléctrica, en el hogar, en la empresa, portabilidad de energía, etc.

El proyecto CIL Es una iniciativa del Centro de Energía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile junto a SQM, Chemetall (SCL) (los dos principales productores de litio a nivel mundial) y Marubeni de Japón. En una acción no muy usual en Chile, estas entidades se juntaron para fundar la semilla de una experiencia única que es avanzar un paso hacia la cadena de valor y crear una iniciativa que permita al país tomar el riesgo e involucrarse en esa oportunidad. Este centro pretende ser un centro de investigación y desarrollo en torno a las baterías de ionlitio, creando con ello valor a la ciencia e industria nacional. Asimismo, tiene como misión convocar y agrupar las iniciativas aisladas que se están desarrollando en distintas academias y centros de Chile. Inicialmente, se han unido a esta iniciativa, académicos de las universidades de Santiago, Antofagasta y Pontificia Universidad Católica de Chile. Esta iniciativa se concretó a fines de 2010 con la creación del proyecto del Centro de Innovación del Litio (CIL) cuyo foco es preocuparse y ocuparse de enfrentar los desafíos presentados por la industria del vehículo eléctrico, destacado en la figura Nº 1. El proyecto CIL es financiado por estas organizaciones, sin aporte del Estado. Esto implica adentrarse en aguas de valor científico y tecnológico asociado al desarrollo de las baterías de ion litio y por tanto entrar a cooperar directamente a nivel de las grandes potencias o de los países más desarrollados. Durante este primer año hemos juntado una base de científicos y personas asociadas a la industria y estamos desarrollando sistemáticamente un plan de diagnóstico que nos permita encontrar los focos o apuestas donde, considerando las limitaciones y realidad de nuestro país, podamos tener una participación coherente y apropiada a escala mundial. Igualmente estamos estableciendo partnerships con las redes de I&D mundiales que estén dispuestas a participar en esta aventura. A fines de 2011 podremos decidir cuáles serán las líneas concretas en que nos focalizaremos y esperamos obtener frutos de este desafío en los próximos dos o tres años. Tenemos la intención de convocar a más gente con ideas y dispuestas a hacer apuestas concretas a fin de generar las oportunidades que finalmente permitan a Chile no caer nuevamente en el ciclo de mirar el desarrollo tecnológico desde lejos.

Cesim, año 16, mayo, 2011

19


Conclusiones En nuestro primer taller privado de diagnóstico celebrado, en enero de 2010, junto a 35 científicos y personas de empresa, existieron dos puntos que fueron destacados como grandes debilidades o adversidades de nuestro país. La primera, es la falta de personas capacitadas para este desafío científico. Hay muy poca gente trabajando en estos temas en Chile (y en general en los países no desarrollados) y ese capital humano habrá que importarlo, inicialmente, y prepararlo aceleradamente en los próximos años. La segunda y más grave, es la falta de liderazgo que se observa a nivel de las máximas autoridades del país, a diferencia de los países desarrollados. En este punto me permito referir una frase simbólica que dice que hay dos tipos de ciegos; los que saben que son ciegos y los que no lo saben. Al menos los que lo saben se pueden colocar en una humilde posición de aprendiz, pero los que no lo saben están en el peor de los mundos, ya que nunca podrán aprender de sus debilidades. Los párrafos en inglés del comienzo de este artículo muestran la urgencia y relevancia de este tema para el mundo. Chile está por casualidad en una posición privilegiada en la línea virtuosa de esta innovación por venir. ¿Cómo es posible que los responsables políticos no actúen con liderazgo en lo que es un secreto a voces?

20

Cesim, año 16, mayo, 2011


Escenarios Actuales. CESIM. pp. 21-32.

El Sistema del Tratado Antártico, Chile y su perspectiva estratégica GDD Javier Urbina Paredes*

Resumen: El artículo presenta el Tratado Antártico, el sistema y régimen internacional que se origina a 50 años de su firma en Washington, Estados Unidos, el 1 de diciembre de 1959. Los retos de la época y los propósitos del tratado fueron satisfactoriamente superados, pero hoy se enfrentan nuevos problemas y desafíos; menos políticos, más científicos, derivados entre otros aspectos por el cambio climático, la creciente actividad turística, el cuidado del medioambiente y la seguridad de la navegación marítima y aérea. Chile es un actor clave en la Antártica y en el Sistema del Tratado Antártico, y ofrece sus potencialidades como país puente al ser el más cercano al continente y facilitar desde Puntas Arenas las actividades antárticas en general. Asimismo, el país desarrolla capacidades concretas de acuerdo con las mayores y nuevas demandas que el Sistema Antártico deberá enfrentar, para ponerlas a disposición de la comunidad internacional, mediante una renovada perspectiva estratégica.

Abstract: The article presents the Antarctic Treaty, the system and the international regime that has originated 50 years after the signing of the agreement in Washington, USA, on 1 December 1959. The challenges of the time and the purposes of the Treaty have been successfully overcome; nevertheless new problems and challenges have to be encountered today, less political and more scientific, deriving among other aspects from the climate change, the growing tourism, the protection of the environment and the safety of maritime navigation and aviation. Chile is a key player in Antarctica and the Antarctic Treaty System, and offers its potential as a bridge country for being located closest to the continent and facilitating the Antarctic activities from Punta Arenas. It is also developing specific capabilities to meet the greater and new demands that the Antarctic System will have to face, in order to make them available to the international community, through a renewed strategic perspective.

Palabras Clave Sistema del Tratado Antártico Instituto Antártico Chileno Política Antártica Nacional Región de Magallanes Objetivos estratégicos

Keywords Antarctic Treaty System Chilean Antarctic Institute National Antarctic Policy Magallanes Region

* General de División, Ejército de Chile. Magíster en Ciencia Política con mención en Relaciones Internacionales de la Pontifica Universidad Católica de Chile. Graduado del Colegio Interamericano de Defensa, Washington DC. y cursó el programa de Seguridad Internacional de la Universidad de Harvard en Estados Unidos. Entre los cargos que desempeñó se encuentran el haber sido Cdte. del Regimiento de Inf. Nº 4 “Rancagua”, Director de la Escuela Militar, Jefe del Estado Mayor General del Ejército y agregado militar y aéreo en las embajadas de Chile en Alemania y concurrente en Suiza. Ha sido Embajador Asesor en Materias Antárticas. Actualmente es Vicepresidente del Consejo Académico Consultivo de Estudios e Investigaciones Militares.

Strategic objectives

Cesim, año 16, mayo, 2011

21


En abril del presente año, el Consejo de Política Antártica de Chile se reunió en Puerto Williams, ciudad más austral del mundo que se encuentra en isla Navarino y mira hacia el Canal de Beagle. Puerto Williams es la capital de la provincia Antártica Chilena, una de las cuatro provincias en que se divide el territorio de Chile en la Antártica. La reunión fue liderada por su presidente, el Ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, y contó con la participación de los ministros de Defensa Nacional, Andrés Allamand, y de Hacienda, Felipe Larraín; además de los comandantes en jefe de las instituciones de las Fuerzas Armadas, y las autoridades regionales correspondientes, junto a los otros integrantes del citado consejo. La reunión no fue casual, Chile está en un momento clave para resolver las actividades en la Antártica, desde luego con una renovada perspectiva estratégica de acuerdo con las nuevas capacidades nacionales y su compromiso con el Sistema del Tratado Antártico. Cuando el 17 de abril de 2009 se daba término a la XXXII Reunión Consultiva del Tratado Antártico sostenida en Baltimore, Estados Unidos, quedaba en el ambiente que la Antártica estaba comenzando a vivir una nueva etapa. En primer lugar esta reunión celebraba los 50 años de la firma del Tratado en Washington, el 1 de diciembre de 1959, un tiempo más que considerable para evidenciar la efectividad que este régimen internacional ha demostrado a lo largo de su interesante historia, pero también y ya con una mirada hacia el futuro, las inquietantes evidencias de tener que enfrentar nuevos y grandes problemas o desafíos que pondrán una vez más a prueba el Sistema del Tratado Antártico. Pocos días antes, el 6 de abril, en Washington, había culminado el Año Polar Internacional con una reunión de ministros y la correspondiente declaración ministerial sobre el API y la ciencia polar, aprobada en una reunión conjunta del Tratado Antártico y el consejo para el Ártico. El año Polar Internacional 2007-2008, reflejó una nueva ola de cooperación científica a 50 años de firmado el Tratado Antártico, con más de 200 proyectos con miles de científicos de más de 60 naciones que abordaron una amplia gama de temas de investigación en biología, física y ciencias sociales.1 Sin dudas este año marca un hito por tanta actividad dedicada a conocer la Antártica, sus potencialidades y proyecciones de todo tipo, y también las posibilidades de su administración bajo el marco del Sistema del Tratado Antártico. Todo ello eso sí, para enfrentar lo nuevo que nos traerá el mundo respecto de este continente. La XXXII reunión consultiva del Tratado Antártico, y la siguiente en mayo de 2010 en Mar del Plata, demostró nuevamente la capacidad de este régimen para administrar el continente antártico, y se destacó el rol fundamental del sistema del tratado, al haber logrado hasta la fecha, un continente para la paz y la ciencia. En la reunión de Baltimore, se estableció un grupo especial para el estudio de materias que se relacionan con el futuro de la Antártica, buscando determinar los desafíos que el sistema debe enfrentar, como son la protección del medioambiente y la responsabilidad ante emergencias medioambientales; la preocupación por el aumento del turismo; el desarrollo de la actividad científica en general; el cambio climático; la bioprospección; la seguridad en la navegación aérea y marítima, entre otros.

1

Con objeto de lograr una cobertura completa e igualitaria del Ártico y la Antártica, el API 2007-2008 abarca los dos ciclos anuales completos desde marzo de 2007 hasta marzo de 2009. Ver: http://www.ats.aq/s/ats_science_ipy.htm.

22

Cesim, año 16, mayo, 2011


1. El Tratado Antártico La actual situación política antártica deriva de la vigencia del Tratado Antártico,2 todo un modelo de consenso y autocontención en bien del patrimonio común de la humanidad. Este instrumento jurídico internacional después de su firma en diciembre de 1959, entró en vigencia al ser ratificado por todos los gobiernos signatarios, el 23 de junio de 1961. Chile lo ratificó mediante la Ley N° 15.802.3 Los países signatarios originales fueron: Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Noruega, Nueva Zelandia, Sudáfrica y la Unión Soviética. El Tratado Antártico reconoce dos categorías de miembros: los miembros consultivos, que son los que participan con voz y voto en las reuniones consultivas (son los 12 países signatarios originales a los que se le suman los Estados que cumplieron con los requisitos –realizar investigaciones en la Antártica o haber construido una base– y adquirieron el estatus de partes consultivas); y los miembros adherentes, estos son aquellos Estados que han adherido al tratado, es decir, aceptan y adhieren a los principios y objetivos, aunque no realizan actividad antártica por el momento. Las principales disposiciones del Tratado Antártico son las siguientes:  • Utilización del continente exclusivamente para fines pacíficos, se prohíbe el establecimiento de bases y fortificaciones militares, la realización de maniobras y el ensayo de armas.4 • Libertad de investigación científica y cooperación internacional en la misma, en la forma más amplia posible, alentando al intercambio de información sobre proyectos de investigación; intercambio de personal científico; intercambio de observaciones y resultados.5 • Las disposiciones del tratado no se interpretarán como: 1) Una renuncia a los derechos de soberanía o a las reclamaciones hechas valer precedentemente, de cualquiera de las partes contratantes. 2) Los fundamentos de reclamación de soberanía territorial. 3) Como perjudicial a la posición de cualquiera de las partes, en lo concerniente a su reconocimiento o no reconocimiento de los derechos de soberanía territorial, reclamaciones o fundamentos de reclamaciones de cualquier otro Estado.6 El tratado establece que ninguna actividad que se lleve a cabo durante su vigencia, constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía ni para crear nuevos derechos de soberanía en la región. Los Estados firmantes se comprometen a no hacer nuevas reclamaciones de soberanía territorial y a no ampliar las que se hicieron con anterioridad a su firma, mientras el tratado esté en vigencia.7

2 3 4 5 6 7

Tratado Antártico: Suscrito en Madrid, España, el 4 de octubre de 1991. Entró en vigencia el 14 de enero de 1998. Tratado Antártico, Promulgado por D/S Nº 361de RR.EE. de 1961, publicado en el Diario Oficial de Chile del 14 de julio de 1961 y ratificado en el Diario Oficial del 2 de diciembre de 1961. Tratado Antártico: Art. I. Ibídem, Art. II. Ibídem, Art. IV. Ibídem, Art. IV.

Cesim, año 16, mayo, 2011

23


• Se prohíben las explosiones nucleares y la eliminación de desechos radiactivos.8 El área del tratado comprende la región situada al sur de los 60° de latitud sur, incluida las barreras de hielo.9 • Se contempla un mecanismo de inspección, por el cual cualquier país firmante puede enviar observadores facultados para visitar las instalaciones de cualquier otra parte contratante, con el fin de asegurar la aplicación de las disposiciones del tratado.10 • Las partes se comprometen, además, a informar por adelantado sobre expediciones, estaciones ocupadas y personal o equipos militares introducidos en apoyo a las actividades científicas; a la vez que establece la realización periódica de reuniones de consulta entre los miembros –reuniones consultivas– que se celebran anualmente; en estos encuentros se aprueban las llamadas “Recomendaciones” que constituyen la verdadera legislación antártica, que regula la presencia y las actividades que se realizan en el continente antártico; ya que mediante consenso se adoptan y tienen por objetivo lograr el mejor cumplimiento de los principios y objetivos contenidos en el tratado.11 El Tratado Antártico, en sus 50 años de vigencia, se ha complementado mediante una serie de acuerdos que han conformado el Sistema del Tratado Antártico, destacándose los siguientes: • Medidas para la Protección de la Flora y Fauna Antártica, adoptada en Bélgica en 1964. Se designó a la Antártica como una “Zona Especial de Conservación” y se establecieron “Especies Protegidas”, “Zonas Especialmente Protegidas” y “Sitios de Especial Interés Científico”. • Convención para la Conservación de las Focas Antárticas, adoptada en Londres en 1972; se establecieron límites a las capturas por especie de focas y se designaron zonas de captura y temporadas de veda.12 • Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos, su objetivo es la conservación de todos los recursos vivos marinos antárticos (poblaciones de peces, moluscos, crustáceos y todas las demás especies de organismos vivos, incluidas las aves, con excepción de las ballenas y las focas que están comprendidas en otros acuerdos internacionales anteriores). Tiene su sede permanente en la ciudad de Hobart, Tasmania, Australia.13 • Convención para la Reglamentación de las Actividades sobre Recursos Minerales Antárticos. Las partes se aseguran que las actividades sobre recursos minerales antárticos, si tuvieren lugar, sean llevadas a cabo en conformidad con todos los componentes del Sistema del Tratado Antártico y las obligaciones que de él emanen.14 • Recomendación XVIII-1: Actividades Turísticas no Gubernamentales, la reunión consultiva del Tratado Antártico acordaron una recomendación especial respecto de la actividad turística, estableciendo una guía para los visitantes destinada a proteger la fauna, las zonas protegidas, la actividad científica y para aquellos que organicen

Ibídem, Art. V. Ibídem, Art. VI. Ibídem, Art. VII. Ibídem, Art. VII. Aprobada en Londres, Reino Unido, el 1 de junio de 1972 y suscrita en la misma ciudad el 28 de diciembre de 1972. Entró en vigencia el 11 de marzo de 1978. 13 Aprobada en Canberra, Australia el 20 de mayo de 1980 y suscrita en la misma ciudad el 11 de septiembre de 1980. Entró en vigencia el 7 de abril de 1982. 14 Suscrita en Wellington, Nueva Zelandia, el 2 de junio de 1988. 8 9 10 11 12

24

Cesim, año 16, mayo, 2011


y conduzcan actividades turísticas y no gubernamentales en la Antártica, estableciendo obligaciones claves para los organizadores y operadores, procedimientos a seguir e información que se debe proporcionar. 15 • Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medioambiente. Este es un acuerdo que complementa al Tratado Antártico. Por el protocolo se ha designado a la Antártica como: “Reserva Natural Dedicada a la Paz y a la Ciencia”. Prohíbe expresamente cualquier tipo de actividad relacionada con los recursos minerales antárticos; esta prohibición se efectúa para los próximos 50 años.16 El protocolo cuenta con cinco anexos, que se refieren específicamente a: • Evaluación de impacto sobre el medioambiente. • Conservación de la flora y la fauna antártica. • Eliminación y tratamiento de residuos. • Prevención de la contaminación marina. • Sistema de áreas protegidas. 2. La situación está cambiando Qué duda cabe que la situación en la Antártica está cambiando, es diferente a la de 50 años atrás. En primer lugar, la situación internacional es diferente de la posguerra, la Guerra Fría y bipolaridad, en donde un régimen internacional aparte del enfrentamiento de las superpotencias y sus aliados como el del Tratado Antártico, fue absolutamente indispensable. En segundo lugar, los avances en tecnología y los conocimientos asociados a la investigación científica sobre el continente junto con “achicar” el planeta, hicieron que el continente se acercara, la posibilidad de arribar física y “virtualmente” a él ya es evidente y conforma otro aspecto de una nueva situación. Tercero, ahora existen problemas globales y antárticos nuevos que imprimen una sensación de urgencia por la Antártica como el cambio climático y el calentamiento global,17 la percepción futura de escasez de recursos naturales en el planeta, especialmente el agua y energéticos, el crecimiento del turismo18 y otras actividades masivas que ponen en riesgo la creciente fragilidad del equilibrio ecológico y la protección del medioambiente, el aumento de la actividad y el tráfico marítimo y aéreo en una zona que aún se considera de alto riesgo, que pone a prueba la seguridad en la navegación marítima y aérea.

15 XVIII Reunión Consultiva del Tratado Antártico, Kyoto, Japón 1994. 16 Suscrito en Madrid, España, el 4 de octubre de 1991. Entró en vigencia el 14 de enero de 1998. 17 Ricardo Jaña del Instituto Antártico Chileno, en el programa de investigación científica y tecnológica, sostiene que modelos climáticos indican que la Antártica y el océano Austral serán severamente impactados por variaciones ambientales debidas al aumento de los gases invernadero. Una respuesta dramática se verifica hoy en la porción norte de la Península Antártica. Allí se ha demostrado la vinculación de los cambios de las masas de hielo con el rápido calentamiento regional experimentado en las últimas décadas. El cambio climático tiene directa incidencia en el aumento del nivel del mar y también en el impacto sobre la vida en el mar. Esto ha originado entre otros, una serie de estudios glaciológicos y de bioprospección originando una creciente demanda de investigación científica. 18 La secretaría del Tratado Antártico y la IAATO (Organización Internacional no Gubernamental que agrupa a los operadores turísticos antárticos) han informado de 46.000 turistas la última temporada (incluye los efectivamente desembarcados y los que navegan o sobrevuelan) lo que preocupa por las crecientes dificultades para mantener una actividad turística controlada y segura.

Cesim, año 16, mayo, 2011

25


Evolución de la cantidad de turistas desembarcados en la Antártica 1992/93 a 2008/0919 35.000 30.000 25.000 20.000 15.000 10.000 5.000 0 1992/93

1994/95

1996/97

1998/99

2000/01

2002/03

2004/05

2006/07

2008/09

Fuente: Tourists landings in Antarctica – Trends 1992/2009, International Association of Antarctic Tour Operators. Ver: http://www.iaato.org/tourism_stats.html.

Turistas por nacionalidad 2009-2010 United States 11,953

Others 7,607 Switzerland 1,018

Japan 1,194 Netherlands 1,439 Canada 2,082 Australia 2,582 United Kingdom 3,789

Germany 5,211

United States 32.4% Germany 14.1% United Kingdom 10.3% Australia 7.0% Canada 5.6% Netherlands 3.9% Japan 3.2% Switzerland 2.8% Others 20.0% Total: 100.0%

Total: 36,875 Seaborne, Airborne, Landed & Cruise only tourists

Fuente: 2009-2010 Statistics. 2009-2010 Tourists landings in Antarctica by Nacionality. Rev 1, International Association of Antarctic Tour Operators. Ver: http://image.zenn.net/ REPLACE/CLIENT/1000037/1000116/application/pdf/touristsbynationality_landed6. pdf.

19 La IAATO informa 6.704 turistas desembarcados en 1992/93; su evolución acentuada en 2003/04, de 13.575 turistas; 2006/07, de 29.530 turistas; 2007/08, de 32.637.

26

Cesim, año 16, mayo, 2011


3. Chile y la Antártica El Territorio Antártico Chileno constituye un elemento relevante para la definición de la política antártica. En 1940, Chile precisó, mediante el Decreto Supremo N° 1.747, los límites de su territorio en “la parte que se prolonga hacia la región polar denominada ‘Antártica Americana’ ”.20 En dicho decreto se establece que “forman la Antártica Chilena o Territorio Antártico Chileno todas las tierras, islas, islotes, arrecifes, glaciales y demás conocidos o por conocerse, en el mar territorial respectivo existente dentro de los límites del casquete constituido por los meridianos 53° y 90° de longitud oeste de Greenwich”. Los derechos antárticos de Chile se encuentran fundados sobre bases históricas, geográficas y jurídicas, consolidadas y comunicadas a la comunidad internacional en 1906. Con estos antecedentes, Chile concurrió a la negociación del Tratado Antártico en 1959, junto a otros 11 Estados. De esta forma se puede agregar además que el Estado de Chile, respecto del continente antártico ha ejercido acciones de toma de posesión efectiva de un segmento de la Antártica a partir del hecho jurídico de unos derechos de heredad directamente originados del otrora imperio hispano. 21 En relación con los derechos de soberanía territorial, se ha mencionado que el Tratado Antártico establece en su artículo IV que ninguna de sus disposiciones puede interpretarse como una renuncia a los derechos de soberanía territorial o a las reclamaciones territoriales en la Antártica hechas valer precedentemente. El tratado protege la situación jurídica del Territorio Antártico Chileno, proscribe nuevas reclamaciones de soberanía territorial durante su vigencia, y establece un régimen internacional respetuoso de las posiciones de las partes en los temas atingentes a la soberanía sobre dicho continente. Tal como lo reconoce el Tratado Antártico en su artículo IV, Chile mantiene sus derechos de soberanía territorial en la Antártica. Cabe señalar que otros dos países, Argentina y el Reino Unido, han formulado reclamaciones de derechos de soberanía en parte de la misma área geográfica donde Chile afirma sus derechos soberanos. Con todo, Chile y Argentina, se reconocieron mutuamente sus derechos en la Antártica americana, sin delimitar sus respectivos territorios antes de la firma del Tratado Antártico.22 En su calidad de miembro consultivo originario de este instrumento, Chile participa, con derecho a voto, en los procesos decisorios vinculados a la Antártica y está dispuesto a considerar esquemas de mayor control y cooperación internacional, que no afecten ni menoscaben sus derechos de soberanía. El objetivo de Chile es proyectar los intereses nacionales en esa región del mundo y cumplir las obligaciones internacionales que le impone su condición de país-puente hacia la Antártica, con especial énfasis en la protección del medioambiente antártico que influye fuertemente en los ecosistemas chilenos y sudamericanos, en el desarrollo de una ciencia de calidad, y ciñéndose a las distintas convenciones, medidas y normas del sistema antártico.

20 Fija límites del Territorio Antártico Chileno: D/S Nº 1.747, de RR.EE. de 6 de noviembre de 1940. 21 SANTIS, Hernán; RIESCO, Ricardo (1986): Las fronteras Antárticas de Chile, Ed. Instituto de Ciencia Política de la Universidad de Chile, p. 46. Los autores sostienen que los derechos a titularidad antártica chilena tienen su origen en la reorientación de la política internacional de la Corona de Castilla en el período que va desde 1480 (Tratado de Alcacovas - Toledo) hasta mediados del último decenio del mismo siglo XV en las bulas Interoatera y Tratado de Tordesillas (1493 - 1494). 22 Declaración conjunta sobre la Antártica Sudamericana, suscrita en Santiago, el 4 de marzo de 1948.

Cesim, año 16, mayo, 2011

27


El 4 de octubre de 1991, Chile suscribió el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medioambiente (Protocolo de Madrid), 23 con el objeto de fortalecer la protección del medioambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados. Posteriormente como es sabido, ha suscrito el resto de las convenciones, resoluciones y medidas que conforman el sistema antártico. Cabe agregar que el 9 de mayo de 2009, Chile entregó a la Comisión de Límites de la Plataforma Continental, en cumplimiento de lo dispuesto en la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, un informe preliminar acerca de su plataforma continental extendida que abarca diversas áreas del territorio continental americano y las islas oceánicas chilenas, incluyendo también los antecedentes científicos que fundamentan la plataforma correspondiente al Territorio Antártico Chileno, pero haciendo expresa mención de la observancia del Tratado Antártico en los aspectos correspondientes. Considerando todos los instrumentos legales antes mencionados, el Estado de Chile cuenta con una institucionalidad antártica dirigida por el ministerio de Relaciones Exteriores, con la asesoría de un Consejo de Política Antártica y la participación de los ministerios de Defensa, de Hacienda, del Medioambiente, la Intendencia Regional de “Magallanes y Antártica Chilena” y operadores antárticos, como el Instituto Antártico Chileno y medios del Ejército, Armada y Fuerza Aérea. La forma fundamental de actuar del Estado de Chile respecto del continente antártico, se encuentra orientado por la política antártica nacional,24 que propende a los fines que se indican: • Proteger los derechos antárticos de Chile y afianzarlos en el marco del tratado. • Fortalecer la participación de la Región de Magallanes y Antártica Chilena, de acuerdo con las competencias administrativas que le otorga la legislación nacional, y promover las facilidades del territorio continental para servir de “puente” a la Antártica. • Preservar la zona de paz, las actividades científicas y la reserva ecológica. • Orientar la ciencia nacional antártica hacia estándares de excelencia y vincularla más estrechamente a las grandes tendencias dominantes en este campo. • Conservar los recursos vivos marinos y desarrollar la pesca austral. • Promover el turismo controlado. • Alentar la cooperación internacional. Como se puede apreciar, la política antártica nacional conjuga la vocación extracontinental de Chile con una activa vocación internacional que se traduce en compatibilizar los propios requerimientos de soberanía, con las necesidades y perspectivas de las otras naciones que participan de la actividad antártica.

23 Promulgado por D/S Nº 396 de RR.EE. de 1995 y publicado en el Diario Oficial del 18 de febrero de 1998. 24 Política Antártica Nacional: D/S Nº 429 de RR.EE. de 28 de marzo de 2000.

28

Cesim, año 16, mayo, 2011


4. Bases antárticas chilenas En el mismo territorio, además de la Base Científica “Profesor Julio Escudero” y otras instalaciones del Instituto Antártico Chileno (INACH), el Estado de Chile dispone y opera mediante los operadores antárticos de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea, bases antárticas y estaciones marítimas. Entre las primeras, la Base “Arturo Prat”, remodelada en 2008 y operada por la Armada, funciona todo el año desde 1947 con el propósito de servir como campo de adiestramiento científico y museo histórico. La Base “O’Higgins”, instalada desde 1948 en la Península Antártica y operada por el Ejército, remodelada completamente en 2003, está destinada preferentemente a servir a la actividad científica nacional e internacional y actividades de exploración territorial. Estas instalaciones se complementan con la Base “Presidente Eduardo Frei Montalva”, operada por la Fuerza Aérea en la isla Rey Jorge, es la más importante de las bases aéreas en el territorio antártico chileno que opera durante todo el año. En este lugar se encuentra el Centro Meteorológico Regional y el núcleo poblacional chileno “Villa Las Estrellas”, que cuenta con todos los servicios necesarios y constituye un símbolo de la presencia de Chile en la región antártica. A estas instalaciones se suman la Base “Presidente Gabriel González Videla”, con un museo histórico significativo y actividades científicas en verano, la base aérea “Teniente Luis Carvajal” y la “Estación Polar Arturo Parodi”, siendo esta última la más cercana al Polo Sur en el territorio antártico nacional, junto con la estación “Antonio Hunneus Gana”, del INACH ubicada en el mismo sector. Entre las estaciones marítimas se destaca las de puerto de bahía Fildes, bahía Covadonga, puerto Soberanía y puerto Paraíso, entidades todas que brindan apoyo a la seguridad de la vida humana en el mar y cumplen funciones de resguardo del medioambiente marino local. De estas, “Soberanía” y “Covadonga” se mantienen activas todo el año, al ser operadas por las dotaciones de la Base “Arturo Prat” y de la Base “O’Higgins”. Con estos medios se apoya el quehacer científico, la preservación del medioambiente y el ejercicio de las obligaciones internacionales del Estado de Chile.25 5. Chile, país puente hacia la Antártica Entre los aspectos que se han señalado de la política antártica nacional, se encuentra la capacidad y vocación del país de ser puente hacia la Antártica. Si observamos un globo terráqueo y más particularmente un mapa del hemisferio sur, salta a la vista la continuidad geofísica de la Patagonia y Tierra del Fuego con el continente antártico. Ello permite sostener que el continente americano está vinculado al ecosistema antártico y que por ende las alteraciones ecológicas antárticas pueden perturbar también nuestro continente.26 En efecto, derivado de su posición geográfica tanto continental sudamericano, como antártico, Chile manifiesta su interés por la preservación y seguridad del medioambiente en el océano Austral y el territorio antártico, además ofrece y facilita a la comunidad internacional las operaciones y actividades hacia la Antártica.

25 El 22 de noviembre 2007, el buque turístico “Explorer” chocó con un iceberg que ocasionó una emergencia de la que fueron rescatados 54 tripulantes, 91 pasajeros y 9 acompañantes del buque los que fueron desembarcados en dos bases chilenas y una uruguaya de bahía Fildes. Se emplearon medios de la Fuerza Aérea chilena para su posterior traslado a Punta Arenas. La Armada de Chile a través de las estaciones marítimas antárticas pudo coordinar las labores de rescate. Posteriormente, de acuerdo con las normas internacionales, efectuó las evaluaciones del incidente incluyendo las medioambientales. En la campaña antártica del 2008/09 el 4 de diciembre encalló el buque “MV Ushuaia”, con 82 pasajeros y 40 tripulantes. Al rescate concurrieron “MV Antartict Dream” y los buques de la Armada chilena “Aquiles” y el “Lautaro” los que concurrieron en horas para las labores de rescate que fueron coordinadas por las estaciones marítimas de Chile. 26 DE TORO, Carlos: “Vinculación histórica del territorio continental y la Antártica”. Estudios Internacionales Universidad de Chile. 1984, p. 51.

Cesim, año 16, mayo, 2011

29


La Antártica que tiene un perímetro de 23.680 km tiene una puerta de acceso en la Península Antártica, en la llamada Tierra de O’Higgins, donde alcanza su máxima penetración terrestre en sentido ecuatorial, hasta aproximadamente 63° de latitud y presenta condiciones aptas de accesibilidad permanentemente a lo largo de todo el año.27 Como consecuencia de esta condición geográfica esencial, al igual que todo país puente, siendo Chile el más cercano –aproximadamente 700 km desde el archipiélago Diego Ramírez– el Estado chileno debe garantizar el cumplimiento en la Antártica Chilena de las normas y decisiones que adopten las instituciones internacionales competentes, tales como la Organización Marítima Internacional (OMI); la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI); la Organización Meteorológica Mundial (OMM); la Comisión Oceanográfica Internacional (COI) y la Organización Hidrográfica Internacional (OHI). El conjunto de la aplicación de las normas internacionales y las del Tratado Antártico, proporciona una visión de seguridad amplia, en beneficio del continente antártico en general, a la cual el Estado de Chile aporta medios y recursos, disponiendo de todas sus capacidades entre las cuales destacan las de la XII Región de Magallanes y Antártica Chilena, en conjunto con las del Instituto Antártico Chileno y las de las Fuerzas Armadas. Fortalecer este rol de Chile como “ribereño antártico” impone responsabilidades, funciones y derechos propios del concepto denominado “Estado Rector del Puerto”, tanto en el ámbito marítimo como en el aeronáutico. A partir de dicho concepto se generan competencias espaciales que se traducen en un tipo de jurisdicción funcional sobre actividades y expediciones que emplean el territorio chileno continental, primordialmente la XII Región, en Punta Arenas, como vía de acceso a la Antártica. Punta Arenas se encuentra 3.090 kilómetros al sur de Santiago de Chile y 1.200 kilómetros de la Antártica, esta ciudad es el centro urbano más importante de la región magallánica. Ubicada a 260 kilómetros de Puerto Natales y a 230 kilómetros de Ushuaia, Punta Arenas es la puerta de entrada a la región austral, bautizada también como “fin del mundo”. Su desarrollo comercial, cultural y social a lo largo de los últimos años ha consolidado su importancia. Su ubicación a orillas del Estrecho de Magallanes, en la península de Brunswick, le otorga ventajas para la actividad portuaria y las facilidades propias de una ciudad austral especialmente desarrollada para estos fines, entre las que se deben mencionar las científicas que son llevadas a cabo por el Instituto Antártico Chileno, que tiene su sede en Punta Arenas y está abierto a la actividad científica internacional. Punta Arenas es la ciudad continental más austral del mundo; es puerto de abastecimiento para el creciente tráfico bioceánico. Durante el año pasado, arribaron a la zona de Punta Arenas, ocupando sus facilidades portuarias 1.287 naves que descargaron 16.657 contenedores, 27.000 toneladas y 96.000 pasajeros.28 La conclusión es clara, Chile derivado de su posición geográfica, de sus derechos y de su voluntad política, es un país antártico de clara proyección hacia el sur, los océanos australes y la Antártica. En su vinculación internacional sobre la materia, lo hace bajo el marco del Tratado Antártico, pero más aún, desarrolla capacidades concretas de acuerdo con las mayores y nuevas demandas que el sistema antártico deberá enfrentar para ponerlas a disposición de la comunidad internacional.

27 SANTIS; RIESCO. op.cit., p. 112. 28 Empresa Portuaria Austral, Informe 2009. http://www.epa.co.cl/.

30

Cesim, año 16, mayo, 2011


6. Hacia una estrategia antártica, planificar por capacidades Con todo lo expuesto, la interrogante está planteada: ¿Qué puede hacer Chile en el territorio antártico? Se requiere de una forma fundamental de actuar, es decir, una estrategia nacional que permita desarrollar las actividades antárticas con una visión de conjunto y con objetivos estratégicos definidos, a fin de permitir a los operadores antárticos nacionales desarrollar y explotar las capacidades antárticas que se estimen necesarias. Las características físicas del territorio antártico conforman un escenario de condiciones de vida extremas. El desenvolvimiento del hombre aun en sus niveles mínimos o básicos requiere de un esfuerzo extraordinario comparado con las condiciones de vida normales del continente americano. Si a lo anterior se agrega la necesidad de emprender tareas científicas, logísticas, desplazamientos marítimos, terrestres y aéreos, etc., el esfuerzo para llevarlas a cabo aumentará hasta los límites de las capacidades que las organizaciones del Estado o privados, que operen en ese escenario, dispongan. Se trata en consecuencia de un constante enfrentamiento entre el medio hostil por naturaleza y las capacidades desarrolladas por el hombre. Los medios disponibles con sus tecnologías, la organización de ellos y su forma de empleo, constituirá en la medida de las posibilidades de actuar en el territorio antártico, en función de los objetivos que se pretendan lograr. Para planificar actividades en la Antártica se necesita hacerlo con realismo sobre la base de las capacidades que se dispongan. Por ello es necesario que los operadores antárticos planifiquen sobre las posibilidades de obtener capacidades concretas disponibles para el logro de los objetivos. Ello permite la planificación sobre la base de proyectos que integren diferentes variables para obtener la capacidad deseada. En el caso de la Antártica chilena, el país tiene que responder a las grandes tendencias globales en el continente, responder a los objetivos de la política antártica nacional, sostener las actuales capacidades disponibles y tomar la iniciativa en proyectos de mayor penetración en el territorio antártico con el fin de llevar la ciencia a nuevos escenarios posibles. De esta forma la decisión sobre los recursos asignados por el Estado para estos fines, tendrá una visualización más nítida al estar estos destinados a obtener o sostener una capacidad antártica determinada. Se entiende por capacidad antártica, la posibilidad que tiene un operador para cumplir tareas específicas en el territorio antártico, de acuerdo con las características físicas extremas del escenario. Estas capacidades están destinadas al logro de objetivos nacionales concretos y pueden abarcar todos los ámbitos de las actividades que se desean desarrollar, como las científicas, logísticas, de penetración en el territorio vía aérea, terrestre y marítima, de sostenimiento de capacidades ya existentes, de auxilio y salvataje, de protección del medioambiente, de presencia territorial, etc. 7. Algunos objetivos estratégicos Chile ya tiene una posición internacional respecto de la Antártica. Sus capacidades le son reconocidas, pero la nueva situación internacional que responde a sus compromisos en el marco del Tratado Antártico y el necesario cumplimiento de la propia política antártica, nos sugieren objetivos a lograr como los siguientes: • Mantención de la presencia territorial de Chile en las bases permanentes ya consolidadas y el sostenimiento de las capacidades antárticas ya existentes. • Proyectar la presencia estival de Chile en los lugares de mayor actividad turística, especialmente isla Decepción y bahía Paraíso.

Cesim, año 16, mayo, 2011

31


• Posicionarse en Patriot Hills-Glaciar Unión y el desarrollo de las capacidades antárticas correspondientes y proyectar desde la profundidad de ese territorio la actividad científica. • En coordinación con los países con responsabilidades SAR en la Antártica y con otros organismos internacionales, mantener el panorama de superficie de naves que operan en aguas antárticas y australes. • Proteger el medioambiente marino, a través de las estaciones marítimas antárticas y la Patrulla Naval Antártica Combinada entre Chile y Argentina. • Control y establecimiento de rutas de vuelo en y hacia la Antártica. • Mantener las capacidades de apoyo logístico a los operadores nacionales, a través de las operaciones con medios navales y aéreos. • Protección del medioambiente en el Territorio Antártico Chileno. • Posicionar la Región de Magallanes y Antártica Chilena, como parte del sistema antártico nacional. • Desarrollo de Punta Arenas y Puerto Williams como polo de servicios antárticos. Robustecer las capacidades existentes en la región, principal puente hacia la Antártica. • Consolidar e incrementar la excelencia y calidad de la actividad científica nacional. • Promoción del conocimiento científico antártico. • Promoción de la cooperación internacional. • Mantención de la influencia de Chile en el Sistema del Tratado Antártico. Para concluir, podemos señalar que el logro de estos objetivos, nos permiten ir conformando el “Sistema Antártico Nacional”, valorado por la comunidad nacional e internacional, integrado por los operadores antárticos de las Fuerzas Armadas y de INACH, como también la intendencia de la XII Región de Magallanes y Antártica Chilena, para dirigir y coordinar, con una visión compartida, todas las actividades que se desarrollan en la Antártica y en la Región de Magallanes relacionadas, innovador en la actividad científica de excelencia y en el desarrollo de capacidades antárticas sostenibles, que permiten ejercer la soberanía de Chile en el territorio antártico.

32

Cesim, año 16, mayo, 2011


Escenarios Actuales. CESIM. pp. 33-37.

Los resultados de la XVI Conferencia de las Partes (COP 16) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y la participación de Chile Waldemar Coutts Smart*

Resumen: En los últimos años, la comunidad internacional ha realizado esfuerzos por crear un nuevo régimen internacional tendiente a frenar las nocivas consecuencias del cambio climático. A continuación se abordará los resultados de la última cumbre realizada en Cancún, México, en donde se lograron importantes acuerdos como, por ejemplo, la continuación de los trabajos referidos a los compromisos de los países desarrollados en el Protocolo de Kyoto, y la creación de mecanismos para fomentar la investigación, el desarrollo y la transferencia de tecnologías verdes para la mitigación y adaptación al cambio climático, entre otros. Asimismo, se presenta la postura y acciones de Chile en la materia.

Palabras Clave Cambio climático

Abstract:

Acuerdos de Cancún

In recent years, the international community has made efforts to create a new international system aimed at curbing the harmful consequences of climate change. The outcomes of the latest summit held in Cancun, Mexico will be addressed in this paper. Important agreements were achieved at this conference, like the continuation of work related to the commitments of developed countries in the Kyoto Protocol and the creation of mechanisms to promote research, development and transfer of green technologies for the mitigation and adaptation to climate change, among others. It also presents the position and actions taken by the Chilean Government in this respect.

Protocolo de Kyoto Naciones Unidas COP 16 (XVI Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático) Keywords Climate Change Agreements Cancun Kyoto Protocol United Nations COP 16 (XVI United Nations Conference on Climate Change)

*

Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, Universidad de Lovaina, Bélgica. Diplomado en Relaciones Internacionales, ENA, París. Ex Subdirector de Medio Ambiente, Ministerio de Relaciones Exteriores. Actualmente, se desempeña como Ministro Consejero en la embajada de Chile en Brasil.

Cesim, año 16, mayo, 2011

33


Es una realidad que el cambio climático constituye una amenaza inequívoca para la seguridad y prosperidad de nuestro planeta. También es un hecho que el proceso negociador tendiente a crear un nuevo régimen internacional sobre dicha materia tiene un grado de complejidad jamás visto en el ámbito multilateral. La verdad es que se están sentando las bases de una nueva forma de producir y consumir, en las que se avizora la instalación del nuevo concepto de ‘Economía Verde’. Teniendo lo anterior como trasfondo es que el 11 de diciembre de 2010, la XVI Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 16) concluyó positivamente en Cancún, México. Los Acuerdos de Cancún logrados en dicha ocasión expresaron la voluntad política mundial por establecer un nuevo régimen internacional que logre la estabilización de la temperatura global. La COP 16 fue un paso importante luego de la desconfianza que surgió en los procesos multilaterales generados en Copenhague, en diciembre de 2009. Como se sabe, durante todo el 2010 prevaleció un escenario de especial polarización y desconfianza respecto de la forma de hacer frente al cambio climático. Se pensaba que sería difícil forjar entendimientos, pero los resultados superaron esas expectativas. Entre los logros más significativos de Cancún figura la incorporación de los elementos sustantivos del Acuerdo de Copenhague (diciembre de 2009) dentro del proceso formal de la Convención. Como es conocido, de este último solo fue posible tomar nota debido a la impugnación de unos pocos países en desarrollo, particularmente del ALBA. Para facilitar la comprensión de los Acuerdos de Cancún, es necesario poner de relieve sus conclusiones más significativas. a) Se acordó una visión compartida de largo plazo, articulando alrededor de ella una serie de acciones para asegurar que el aumento de la temperatura media global se mantenga, en este siglo, por debajo de los 2º grados centígrados. Para lograr dicho objetivo, se estableció un mecanismo de revisión que permitirá evaluar entre 2013 y 2015 sus avances y aumentar el nivel de ambición futuro sobre la base de la información científica disponible. b) En materia de mitigación, se reconocieron formalmente, aunque no de manera vinculante, los compromisos avanzados por los países desarrollados y las acciones presentadas por los países en desarrollo, efectuados en el ámbito del Acuerdo de Copenhague, de conformidad con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Asimismo, se estableció un proceso de análisis para comparar esos esfuerzos, fomentando la confianza y transparencia para, en definitiva, poder extender su nivel de ambición. Los países desarrollados establecerán planes y estrategias de desarrollo bajas en carbono y reportarán sus inventarios de emisiones cada año.

Por su parte, los países en desarrollo crearán un registro para vincular las acciones de mitigación con el financiamiento y soporte tecnológico proveniente del mundo desarrollado, publicando cada dos años los progresos logrados.

c) En lo que se refiere al Protocolo de Kyoto, que dice relación con los compromisos de los países desarrollados en materia de mitigación, los Acuerdos de Cancún plantean la continuación de los trabajos con el fin de

34

Cesim, año 16, mayo, 2011


asegurar que no se produzca una brecha entre el término del primer período de compromisos (2012) y el inicio del segundo.

Por otra parte, los Mecanismos de Desarrollo Limpio del protocolo se reforzaron con el fin de generar más inversiones y transferencias de tecnologías verdes para proyectos ejecutados en los países en desarrollo.

d) Se reconoció la importancia fundamental que tiene la adaptación a los efectos adversos del cambio climático y se estableció un marco de cooperación que permitirá fomentar la capacidad de los países en desarrollo (Marco de Adaptación de Cancún), en particular la de los más pobres y vulnerables, para ampliar sus acciones en esta materia. e) Se estableció un Fondo Verde como mecanismo financiero de la convención, destinado a apoyar las acciones de adaptación y mitigación de los países en desarrollo. El mismo contará con una gobernanza de representación igualitaria de países desarrollados y en desarrollo. A pesar de las objeciones de algunos países en desarrollo, se designó al Banco Mundial como administrador provisional del fondo, situación que estará sujeta a revisión luego de tres años de operatividad.

Por otro lado, se asegura el financiamiento público de arranque rápido (Fast-Start Financing) para el período 2010-2012 (30 mil millones de dólares) y se impulsan las acciones públicas y privadas para movilizar los enormes recursos (100 mil millones de dólares anuales) destinados a garantizar los flujos de largo plazo hacia el 2020.

f ) Se reconoció la importancia de los bosques para alcanzar las metas globales de estabilización de la temperatura y se creó un marco de cooperación que permita ampliar sus contribuciones, teniendo en cuenta los derechos de las comunidades y pueblos originarios que los habitan. g) Se creó un mecanismo (Comité Ejecutivo de Tecnología) que fomentará la investigación, el desarrollo y la transferencia de tecnologías verdes para la mitigación y adaptación al cambio climático.

Asimismo, se promovió la puesta en marcha de centros de tecnología climática y redes en países en desarrollo para facilitar la difusión de las tecnologías existentes y se reconoció también la importancia de la generación de capacidades que permitan enfrentar el fenómeno.

Desde una perspectiva política, la Presidencia mexicana de la COP 16, mantenida por la canciller de ese país y con el decidido apoyo del Presidente Calderón, actuó con un indiscutido liderazgo. México conservó la conducción del proceso con apego a los principios de apertura y transparencia, y buscó que todas las posiciones fuesen atendidas. Esta conducción contrastó, a juicio de muchos analistas, con los desaciertos procesales incurridos por la Presidencia danesa en Copenhague. Por otro lado, y bajo el punto de vista procesal, la presidencia mexicana de la COP 16 adoptó las decisiones por consenso, pero acogiendo la interpretación generalizada de que consenso no significa unanimidad. Con ello se evitó el ‘veto’ de Bolivia, único país que objetaba la adopción del paquete de medidas. Considerando que lo que estaba en juego era la viabilidad del sistema multilateral, 193 de las 194 delegaciones presentes en la Conferencia expresaron su respaldo a la presidencia mexicana, incluyendo los demás países del ALBA (Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Cuba) que, junto a Sudán, no permitieron la adopción formal del Acuerdo de Copenhague en 2009.

Cesim, año 16, mayo, 2011

35


Como ejemplo cercano de los esfuerzos de transparencia de la presidencia de la COP 16, la canciller mexicana viajó dos veces a Santiago. Una para sostener consultas con autoridades de nuestro país y la otra para reunirse con las ONGs regionales, bajo el alero de CEPAL. Junto con ello, la presidencia invitó a Chile a participar en la denominada Pre-COP, efectuada en noviembre de 2010 en la capital mexicana. Dicho ejercicio contempló una reunión a nivel ministerial de unos 40 países seleccionados a fin de preparar el camino de las negociaciones que tuvieron lugar en Cancún. Asimismo, la participación chilena ha sido particularmente positiva a lo largo de este proceso. Para hacer frente al cambio climático, Chile ha demostrado de manera evidente su voluntad de ser parte de la solución al plantear esfuerzos concretos en materia de mitigación. A pesar de representar el 0.2 del total de emisiones mundiales, nuestro país anunció la meta de lograr una desviación del 20% en la proyección de emisiones de gases de efecto invernadero sobre el escenario BAU –business as usual– al año 2020, teniendo como línea de base el 2007. Entonces, el establecimiento de un nuevo marco internacional constituye una señal particularmente positiva para este propósito. La meta nacional y sus consiguientes acciones de mitigación, en donde la más importante radica en alcanzar un 20% de energías renovables no convencionales hacia el año 2020, fue presentada en el marco del Acuerdo de Copenhague. Ahora que los Acuerdos de Cancún incorporaron a los elementos sustantivos de Copenhague en el proceso formal de la convención, se podrá contar en el futuro con una arquitectura internacional que facilite la obtención de fondos y transferencia tecnológica. Sin este avance, el cumplimiento de esa meta, para un país en desarrollo como el nuestro, hubiese sido más difícil y compleja de lograr. Otros hechos también pusieron de relieve la posición constructiva de Chile. Participamos en un grupo reducido de países, convocado por la presidencia mexicana de la COP, para actuar como facilitadores en las negociaciones, ejercicios que finalmente permitieron la adopción de los Acuerdos de Cancún. Asimismo, Chile interactuó en el denominado ‘Diálogo de Cartagena’, agrupación informal que reúne a países en desarrollo, incluyendo algunos de nuestra región, junto a relevantes miembros de la Unión Europea y países de la OCDE. Dicho mecanismo de concertación e intercambio de ideas tuvo un papel significativo en las negociaciones, impulsando positivamente el proceso, aspecto reconocido por la propia presidencia mexicana. Para concluir, resulta de interés hacer algunas reflexiones: ü La primera hace referencia a la amenaza de un quiebre del proceso multilateral ante la tentación de optar por mecanismos paralelos a la convención (por ejemplo: G-20, Major Economies Forum), que solo reúnen a las grandes economías emisoras de gases efecto invernadero. Sin embargo, y como reacción a esa posibilidad, la comunidad internacional, particularmente el mundo en desarrollo, fue enfática en sostener que las negociaciones debían mantenerse al amparo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y su Protocolo de Kyoto. No hay otra instancia que entregue la universalidad y la legitimidad que exige un proceso de esta magnitud. ü Poner de relieve, en segundo lugar, que en Cancún no se alcanzaron entendimientos concretos en una serie de materias que serán objeto de atención en la próxima COP, a realizarse en Durban, Sudáfrica, en diciembre de 2011. No hubo acuerdo en la extensión del segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto y sus consiguientes metas vinculantes de reducción de emisiones para países desarrollados. Esta es una demanda

36

Cesim, año 16, mayo, 2011


de especial importancia para los países en desarrollo. Tampoco se fijaron metas vinculantes sobre reducción para los grandes países emisores, tales como Estados Unidos, China e India, aspecto que aparece como esencial para cualquier futuro acuerdo global. Por último, los compromisos y acciones de países desarrollados y en desarrollo no han variado desde Copenhague y están lejos del nivel requerido para limitar el calentamiento global en la meta establecida de 2 grados centígrados. ü No obstante, Cancún logró lo suficiente como para demostrar que el proceso de la convención representa la mejor oportunidad para alcanzar el objetivo final, es decir, el establecimiento de un nuevo régimen internacional en materia de cambio climático que sea universal y jurídicamente vinculante. Aunque en el segmento de alto nivel de la COP 16 se anunció el inicio de una nueva era de cooperación multilateral, la realidad es que su resultado más gravitante fue evitar el colapso del proceso negociador realizado bajo el alero de Naciones Unidas, puesto en duda en Copenhague.

Por ello, es ahora que se empezaron a sentar los fundamentos del nuevo acuerdo de carácter global.

Cesim, año 16, mayo, 2011

37


N VE S T EI I

AC ES MILIT AR ION ES

C

S

G

O DE ESTUD TR IO EN

Escenarios Actuales. CESIM. pp. 38-46.

Visiones Desafíos a la seguridad regional. La protección de los recursos naturales Jaime Abedrapo Rojas*

El crecimiento económico mundial con posterioridad a la crisis asiática de fines de la década de los noventa del siglo pasado y hasta el 2007, centró el interés en materias de defensa y seguridad relacionadas con los recursos naturales. Ello, entre otras razones, se debió a que el principal motor del sistema de intercambio de bienes y servicios ha sido básicamente las mayores demandas que se han producido, lo que ha repercutido en mejores precios de las materias primas en rubros tales como alimentos, minerales y productos energéticos.1 Dicho crecimiento se debe al ingreso del continente asiático, en especial China e India, al sistema económico interdependiente y a la apertura comercial de sus mercados. Ambos colosos han crecido durante la presente década a tasas cercanas al 10% anual, con una caída durante el año de recesión mundial (2009). Esa expansión económica es la causa primera de los mayores volúmenes de ventas de recursos naturales y el mejor precio que han alcanzado, como por ejemplo, el cobre, uranio, soya,2 entre otros productos básicos. Este fenómeno no solo trae consigo mayores divisas a los países productores de estas materias primas, sino que ha permitido proyectar un escenario de escasez de estos recursos. Con ello ha comenzado a ganar espacio la necesidad de procurar un desarrollo sostenible, en el cual la explotación de los recursos sea compatible con la protección medioambiental, en aras a preservar los recursos para el uso y goce de las futuras generaciones. Es decir,

*

Cientista político y periodista. Doctor en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. Actualmente se desempeña como asesor de la Subsecretaría de Defensa. 1 Un ejemplo notable ha sido América Latina, que según el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, la región ha crecido desde comienzos del milenio en torno al 2,5% anual, producto del aumento de sus exportaciones relacionadas a materias primas. Lo anterior fue extraído de un discurso ofrecido en la Pontificia Universidad Católica de Chile en el mes de mayo de 2007. 2 El precio del cobre ha aumentado en un 400%, el uranio en un 150% y la soja en un 100%, según el informe anual dado a conocer por la CEPAL del año 2006. Ver: www.cepal.org.

38

Cesim, año 16, mayo, 2011


la preocupación que actualmente se manifiesta respecto al cuidado por el medioambiente, no tiene una necesaria inspiración en una visión ambientalista, sino más bien en una consideración económica de sustento del crecimiento económico. Los Estados que poseen importantes reservas energéticas de gas, petróleo, agua, oxígeno y materias primas alimentarias, están enfrentando el desafío de conciliar las exigencias productivas y exportadoras de los ciclos económicos con la seguridad, protección y conservación medioambiental, lo que algunos autores han denominado el “desarrollo sin destrucción”,3 que intenta poner énfasis en la cooperación interestatal. La carencia de recursos naturales básicos para la producción que se gesta en el sistema económico, como son los energéticos, ha levantado la hipótesis de trabajo “amenazas sin enemigos” en asuntos de Seguridad Nacional,4 en tiempos de globalización. Ello a su vez ha generado el concepto de “Seguridad Ambiental”. Según Jeffrey Sachs es necesario crear un sistema energético sustentado en tres variables: inversión en tecnología no contaminante,5 disminución de las tasas de demografía en países pobres6 y eliminación de la extrema pobreza. Medioambiente y la seguridad de los Estados El sistema de producción actual y el aumento de la demanda por bienes y servicios en una sociedad de consumo, no posee la capacidad de acelerar cambios orgánicos en las estructuras industriales y en las economías modernas, lo que es sinónimo a decir que los marcos jurídicos, sociales y políticos de los Estados manifiestan vacíos para enfrentar la situación de agotamiento de los recursos naturales y su impacto en la seguridad de los Estados. Cabe señalar que por recursos entendemos aquellos productos ofrecidos o extraídos de la naturaleza como bienes o servicios para la actividad del ser humano, y que pueden llegar a agotarse. En este punto, cabe señalar que la diferencia entre recursos renovables y no renovables hoy no es exacta, ya que los niveles de explotación de estos han significado que casi no existan productos provenientes de la naturaleza que se puedan regenerar en el ritmo de explotación actual. Por ello los problemas ambientales derivados de las tierras, bosques, agua dulce, aire, atmósfera, clima, océanos y biodiversidad, se conciben en la actualidad como degradables, siendo que hace pocos años atrás se les clasificaba como renovable. Dicho fenómeno global tiende a transmitir y magnificar los errores del mercado, que están ocasionando daños ecológicos, pero que fruto del imperativo de la competencia mundial, regional y subregional no se ajustan a los costos para el medioambiente.7 La situación aludida, a juicio de Peter Gleick, puede mostrarnos cuatro categorías

3 MARTÍN, Carlos. “Sistema Internacional y Seguridad Ambiental. Algunas Implicancias para Chile”. Pontificia Universidad Católica de Chile, Cátedra Estudios de Defensa. Documento de trabajo Nº 3, mayo, 2002. 4 Ibídem. 5 Los seres humanos habitan todos los nichos ecológicos del planeta y en algunos lugares se ha sobrepasado la capacidad de sustentación del territorio, al menos con las tecnologías actualmente en uso. Esto motiva hambruna, degradación medioambiental y éxodo masivo de población. 6 A comienzo del siglo XXI, el planeta cuenta con una población de 6.600 millones de habitantes y las expectativas, según Naciones Unidas, son de 9.200 para el 2050. 7 Cuando hablamos de costos nos referimos a aquellas acciones o actos perjudiciales que se producen sobre el ecosistema, es decir que los elementos del medioambiente que originalmente están balanceados y dentro de ciertos límites para que el sistema global no se destruya, sino que se modifique. Existen siete “leyes” o características básicas de los ecosistemas: flujo de energía, cadenas tróficas o alimenticias, los ciclos bioquímicos, el nicho ecológico, los equilibrios ecosistémicos, la resiliencia y la sucesión vegetal. Si estas se cambian, comienza el proceso de newentropía o descomposición.

Cesim, año 16, mayo, 2011

39


de riesgos en el sistema internacional, en los que la globalización mediante su sistema productivo-competitivo está significando el levantamiento de escenarios prospectivos no demasiado alentadores. • Los recursos como metas estratégicas: forma clásica de comprender la relación entre medioambiente y conflicto, remitiéndose a la negación de acceso a los recursos a otros y los intentos por controlar estos por sí mismos. • Los ataques a los recursos: destrucción de plantas de energía atómica, represas y refinerías petroleras, entre otros. • El medioambiente como arma: la tecnología ha facilitado el control del medioambiente y sus recursos para afectar el comportamiento político de eventuales adversarios. • Destrucción del medioambiente: esta se puede dar por negligencia, ignorancia o interés en el corto plazo. El cambio climático, la degradación ambiental y el problema de la capa de ozono podrían tener desastrosos resultados.8 Los conflictos derivados de las competencias por controlar los recursos naturales están insertos en una dimensión económica, política y social, además de la militar, cuestión que está motivando la necesidad por cambiar las estructuras institucionales a nivel mundial,9 situando así la protección de los recursos naturales en un tema cada vez más relevante desde la seguridad.

8 GLEICK, Peter H. (Editor). Water in Crisis: A Guide to the World’s Fresh Water Resources. Oxford University Press, New York, 1993. 9 GARAY, Cristian. La Camaleónica Naturaleza del Conflicto Postmoderno. Biblioteca del Oficial. Departamento Comunicacional del Ejército. Santiago, Chile, 2003.

40

Cesim, año 16, mayo, 2011


“Dr. Copper” en jaque: Reflexiones acerca de un período de bonanza prolongado Adolfo López Gómez* Los analistas de mercado le han supuesto un doctorado en economía al precio del cobre, por su histórica capacidad de anticiparse al comportamiento de la economía mundial.1 Históricamente, la demanda mundial de cobre crece dado que la industria manufacturera mundial –que usa cobre como materia prima– ya ha internalizado que la demanda de bienes durables aumentará en los meses venideros. En las siguientes líneas reflexionaremos acerca de cómo el comportamiento histórico del mercado del cobre influye en las decisiones públicas y privadas de corto plazo en la minería chilena y cómo esta noción se ve alterada en aspectos trascendentales al considerar la evolución de la economía China. La Figura 1 indica que más de la mitad del cobre metálico tiene como destino la industria manufacturera (verde), seguida por la industria de la construcción (azul) y por las obras de infraestructura (anaranjado).2

Figura 1: Demanda de cobre en 2009 por tipo de uso

Refrigeración 1.330 6%

Otros Transportes 967 4%

Electrónica 768 3%

Energía Eléctrica 5.273 24%

Automotriz 1.590 7%

Cañerías 1.336 6%

Consumo y productos generales 1.814 8%

Arquitectura 327 2% Comunicaciones 193 1% Planta de edificios 133 1%

Otros 2.359 11%

Industrial 2.742 12%

* 1

2

Telecomunicaciones 5.273 3%

Empresas de Energía 2.541 12%

Ph.D. en Ingeniería y Políticas Públicas, Carnegie Mellon University. Actualmente se desempeña como Director de la Dirección de Evaluación de Gestión Estratégica de la Comisión Chilena del Cobre. Ver, por ejemplo, Tony D’Altorio, “As Copper Prices Continue to Rise the Copper Market Heats Up”, Investment U Research, septiembre 30, 2010, quien alerta acerca de la baja capacidad de reacción de la industria minera para satisfacer el sorpresivo aumento de la demanda. Desde otra perspectiva, Laura Mandaro (MarketWatch feb. 12, 2009) desafía la capacidad predictiva que se le atribuye al precio del cobre sobre la base de evidencia más reciente, que sugiere que los inductores de la demanda china podrían no ser los mismos que estábamos acostumbrados a suponer al hacer estudios econométricos. The World Copper Factbook 2010, International Copper Association (ICA).

Cesim, año 16, mayo, 2011

41


La Figura 1 ayuda a entender porqué el término Doctor Copper tiene cierta lógica. El sector manufacturero aumenta la demanda de cobre cuando prevé un aumento de la predisposición del consumidor final a renovar sus bienes de consumo durables. Sin embargo, al Dr. Copper le ha salido competencia. En efecto, el crecimiento de la economía china en la última década ha sido muy alto y sostenido, complicando a los analistas de mercado, cuyas predicciones normalmente recurren a series históricas de comportamiento de la demanda y de la oferta.

Figura 2: Demanda de cobre en 2009, por región África 534 2%

Europa del Este 751 3% Corea del Sur 766 4% Asoc. Naciones Sureste asiático (ASEAN) 863 4%

Rusia 464 2%

Taiwán 435 2%

China 7.873 36% India 920 4%

Latinoamérica 1.194 5% Japón 1.222 6%

Resto del Mundo 1.477 7%

América del Norte 2.468 11%

Europa Oeste 3.133 14%

El año 2001 China representaba solo un 12.3% de las exportaciones chilenas de cobre.3 Sin embargo, en ocho años, como se desprende de la Figura 2, el gran consumidor de cobre a nivel mundial pasó a ser China, por lejos.

3

COCHILCO, Boletín Mensual Enero 2003.

42

Cesim, año 16, mayo, 2011


Pero la composición de la demanda china mueve a una reflexión: y es que ella está más ligada a la inversión en infraestructura que a la manufactura, y por lo tanto es importante entender la lógica que está detrás de esta singularidad, para luego reflexionar acerca de sus posibles consecuencias. La población china es casi un cuarto de la población mundial y los niveles de pobreza y desigualdad que todavía exhibe, unido a los esfuerzos sistemáticos de su gobierno por reducir esos niveles,4 hacen prever que el futuro próximo seguirá viendo cifras de consumo de cobre altas, consistentes con esas aspiraciones sociales. Si bien el acento en estos últimos diez años se ha colocado en infraestructura, con recursos fundamentalmente fiscales, esta situación no necesariamente será la que prevalezca en los próximos diez años. En el intertanto, China ha desarrollado una industria manufacturera que ha incorporado tecnología de punta y que ya exhibe crecientes niveles de penetración en el mundo entero, recordándonos los casos de las entonces economías emergentes de Japón y Corea. No obstante, en este caso, la demanda interna de China tiene un enorme potencial que va a depender fundamentalmente del grado de éxito de su política de reducción de la pobreza, sosteniendo un ritmo de crecimiento del ingreso per cápita y conteniendo la inflación. Aquí es cuando el prestigio de Dr. Copper está en jaque. En efecto, es posible concebir varias hipótesis acerca de la demanda de cobre de China, dependiendo de su política económica y del grado de éxito de esa política. El peso relativo del factor China es de tal magnitud que los mineros del mundo necesitan despejar dudas acerca de la probabilidad de ocurrencia de los distintos escenarios que la demanda China pueda presentar. Pueden sacar cuentas alegres, proyectando varios años de bonanza y desarrollando su oferta hasta bordear la imprudencia; o bien, puede que no desarrollen a tiempo esa oferta, desaprovechando un ciclo de buenos precios de los metales que puede prolongarse lo suficiente como para hacer rentables recursos mineros que habrían sido descartados. Por lo tanto, el análisis del sorprendente auge de la minería del cobre durante los años recientes debe incluir un análisis de los inductores del desarrollo sostenido de la economía china, más allá de lo que sería posible explicar si solo se tomara la serie histórica de precios, tradicionalmente dominada por la demanda de productos que usan cobre como materia prima en países desarrollados. No es una práctica habitual para los productores de materias primas tomar distancia de su fuente principal de generación de riqueza para fijarse en lo que induce la demanda, pero cuando el uso de la econometría resulta insuficiente para explicarse lo que ocurre con la demanda de esas materias primas, no queda otro remedio.5 Tal como se muestra en la Tabla 1, la tasa de consumo de cobre refinado en China ha sido mayormente para construir redes de transmisión y distribución eléctrica.6

GHOSH, Jayati (2010). Poverty reduction in China and India: Policy implications of recent trends. United Nations Department of Economic and Social Affairs Working Paper Nº 92ST/ESA/2010/DWP/92. 5 Anticipándose a esta realidad, el entonces economista jefe de Rio Tinto, David Humphreys, escribió un artículo el 2 de agosto de 2001 en el que sugirió un aumento sustancial de la demanda de cobre en China con base en su potencial demanda interna (aunque su título “OUTLOOK FOR METALS AND MINERALS - 2001 half year results” no tuvo mucho eco en este sentido). 6 CHANGHUA, Yang, “Analysis for China Copper Market 2009 and outook for 2010”, Baijing Antaike Information Development Co. Ltd., presentado durante el seminario ICSG China Copper Market Seminar and CNIA/Antaike China International Copper Conference 2009. 4

Cesim, año 16, mayo, 2011

43


Tabla 1: Demanda de cobre refinado en China 2008-2009, por sector 2008

2009

09/08%

Potencia eléctrica

2140

2520

17,8

Refrigeración

810

752

-7,2

Transporte

520

562

8,1

Electrónica

376

391

4,0

Construcción

427

495

15,9

Otros

627

680

8,5

Total

4900

5400

10,2

Desde el otro lado del mercado, los consumidores de esas materias primas empiezan a entender que no basta un buen precio para aumentar la oferta, dado que la actividad minera tiene tres motivos para ser bastante lenta para reaccionar. Primero, la minería requiere aumentar la tasa de incorporación de nuevas reservas, que a su vez requiere de inversión en exploraciones geológicas que tienen una alta tasa de riesgo. Segundo, los períodos de incubación y desarrollo de proyectos mineros se miden en años. Entre uno y otro, un proyecto de clase mundial (es decir, que aporte un porcentaje significativo de la producción mundial) puede tomar diez años o más. Por último, el óptimo diseño de la secuencia de explotación de todas y cada una de las minas es consumir los recursos más rentables primero, lo cual se traduce en que, con el tiempo, el producto metálico proveniente de la capacidad instalada original de esas minas decae hasta extinguirse y resulta cada vez más caro en términos de unidad de producción, tal como indica la Figura 3, dando lugar conjuntamente a un déficit por agotamiento natural de las minas y a una pérdida del atractivo económico de seguir explotándolas.

44

Cesim, año 16, mayo, 2011


Figura 3: Evolución histórica y esperada de la ley promedio mundial de cobre de mina7

La comunidad de analistas del mercado de los llamados “commodities” enfrenta otro problema en el caso chino. En efecto, mientras que en general una fuente de suministro del metal que se usa en el desarrollo de infraestructura puede ser sustituido por otra fuente sin mayores consecuencias técnicas, la demanda de la industria manufacturera requiere fabricar bienes de consumo que usa cobre de alta pureza (para componentes electrónicos de la industria automotriz, por ejemplo) y participa en un mercado más sofisticado, en que el prestigio de una marca específica desafía la noción de ‘commodity’. Si el crecimiento de la demanda china para infraestructura se estanca o decrece durante la próxima década, es posible que el avance chino ya logrado en infraestructura y el aumento del poder adquisitivo de la población china empiece a alentar un aumento de la tasa de crecimiento de la demanda de cobre por parte de la industria manufacturera. Dado el tamaño de la economía china, pequeños cambios en el poder adquisitivo de su población puede significar un aumento significativo de la demanda interna por productos manufacturados. En China, no solo hay diferencias importantes entre el poder adquisitivo de la población urbana, sino que persiste una gran brecha entre los ingresos per cápita en las provincias costeras y los de las provincias occidentales. El círculo virtuoso en el blanco de la política económica china, consistente con esa intención, empieza por generar empleo con inversión estatal en infraestructura, dar incentivos para la manufactura y el desarrollo de tecnología –aumentando de esta forma el empleo y por lo tanto el ingreso familiar, que aumenta el ritmo de consumo de bienes durables– y mover gradualmente ese espiral desde la costa hacia el interior de la China.

7

HEIMLICH, Erik, Chairman. China Copper Market Seminar, Wuhan, China, noviembre de 2009.

Cesim, año 16, mayo, 2011

45


Hasta ahora, todo esto indicaría que los inversionistas en minería se seguirán sorprendiendo con la duración del presente período de bonanza, aunque en esta próxima década deban cambiar su razonamiento para proyectar cifras de demanda, presionando a los analistas del mercado del cobre para que revisen los fundamentos de sus predicciones. La cartera de inversiones de las principales empresas mineras que operan en Chile para los próximos años es muy ambiciosa. Si los programas de inversión de esas empresas cumplen con sus respectivas agendas de desarrollo, durante esta década esas empresas, en su conjunto, habrán invertido alrededor de 50 mil millones de dólares. Dada la importancia relativa del cobre en la economía chilena, la oportunidad de alcanzar un nivel de país desarrollado es ahora. El examen del caso chino deja una lección subyacente para Chile. Es evidente que las autoridades chinas apostaron a la infraestructura como motor de arranque del desarrollo de su economía. Si todo marcha de acuerdo a lo previsto por esas autoridades, China va camino a cumplir con su anhelada promesa de vencer el subdesarrollo y la pobreza, aspiración obviamente compartida por el resto del mundo. En Chile, la cartera de proyectos de desarrollo de la minería del cobre requiere de una visión que anticipe las necesidades de infraestructura habilitante para que ese desarrollo nos deje en condiciones de satisfacer requerimientos de los encadenamientos productivos, trascendiendo los impactos más inmediatos, pero con sentido de oportunidad. Muchos de los proyectos mencionados se desarrollarán en forma concurrente en regiones y localidades cuya infraestructura es dramáticamente insuficiente para convivir con esos proyectos. El grado de coordinación públicoprivada que demanda esta singular oportunidad de crecimiento de la economía chilena, requiere apurar la alineación de la percepción pública con el sentido de urgencia que los inversionistas (incluido el Estado) le han asignado a esa oportunidad.

46

Cesim, año 16, mayo, 2011


N VE S T EI I

AC ES MILIT AR ION ES

C

S

G

O DE ESTUD TR IO EN

Escenarios Actuales. CESIM. pp. 47-48.

Actividades Académicas del CESIM CESIM realizó visita profesional Con el fin de interiorizarse y actualizarse de las recientes actividades que ha implementado el Ejército en materia de entrenamiento, el pasado 17 de marzo, el personal del CESIM efectuó una visita profesional al Centro de Entrenamiento de Combate de Infantería (CECOMBI).

unidad tiene la misión de capacitar y acreditar Esta el nivel de entrenamiento de los efectivos militares en tareas tácticas y en la ejecución de técnicas de combate que desarrolla la infantería. Para tales efectos, el centro cuenta con modernos sistemas de simulación, implementados con últimas tecnologías, de este modo contribuir y retroalimentar la doctrina institucional.

Taller académico sobre UNASUR Dando inicio a las actividades de extensión del año 2011, el 13 de abril el Centro de Estudios e Investigaciones Militares realizó el taller sobre La entrada en vigencia de UNASUR: desafíos futuros. El encuentro tuvo como primer expositor a Iván Wittker, cientista político, periodista y Phd. de la Carlota Univerzita de República Checa, quien analizó la creación de este organismo en el contexto latinoamericano.

Cesim, año 16, mayo, 2011

47


En tanto, Ximena Fuentes, abogada, Phd. de la Universidad de Oxford y miembro del directorio de la Sociedad Chilena de Derecho Internacional, trató las implicancias para Chile de haber ingresado a la UNASUR. La actividad contó con la moderación del teniente coronel Germán Marx, Jefe del Departamento de Estudios y Análisis del CESIM, y otorgó a los presentes la oportunidad de intercambiar ideas y perspectivas en torno a la materia. El encuentro finalizó con las palabras del Director del CESIM, coronel Luis Rothkegel.

Taller académico “Política de Seguridad y Defensa: el caso de España y Brasil” El 4 de mayo, en las dependencias del CESIM, se llevó a cabo esta actividad con el propósito de conocer la experiencia de España y Brasil en relación a la política de seguridad y defensa. El caso español fue abordado por el teniente coronel Ángel Descalzo, Oficial de Enlace del Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra de España en la División Doctrina del Ejército de Chile. Considerando la relevancia de la interacción entre la defensa, diplomacia y desarrollo, enfatizó que la configuración de la política de seguridad y defensa ha estado centrada en siete ejes principales, de los cuales destacan: la configuración de una seguridad compartida, integración civil-militar y la difusión de una cultura de defensa hacia la sociedad española. Por su parte, el teniente coronel Roberto Dorneles, del Ejército de Brasil y profesor invitado en la Academia de Guerra del Ejército de Chile, expuso el proceso de elaboración y aplicación de la política de defensa en Brasil desde 1995. El encuentro permitió a los presentes intercambiar opiniones y visiones sobre las experiencias compartidas por los expositores.

48

Cesim, año 16, mayo, 2011


ES MILIT AR ION ES

C

NVEST EI I

AC

T EN

S

G

E ES T U RO D DI O

Escenarios Actuales. CESIM. pp. 49-52.

Panorama Internacional: Seguridad y Defensa Efemérides OEA conmemora el décimo aniversario de la Carta Democrática Interamericana La Organización de Estados Americanos para cumplir con sus objetivos cuenta con una serie de instrumentos, entre los que destacan la Carta de la OEA (1948), el Protocolo de Cartagena (1985), la resolución de la Asamblea General adoptada en Santiago (1991) y el Protocolo de Washington (1997). No obstante, en el año 2001 durante la III Cumbre de las Américas, los presidentes y primeros ministros al reafirmar su compromiso con los valores democráticos, consensuaron elaborar una carta democrática interamericana que reforzara los instrumentos ya existentes en materia de defensa de la democracia, lo que quedó refrendado en la Declaración de Québec, firmada en abril de 2001.

Tercera Cumbre de las Américas en la ciudad de Québec, Canadá. 20-22 de abril de 2001. Fuente: http://www.summit-americas.org/images/iii_summit_group.jpg

Cesim, año 16, mayo, 2011

49


Aprobada por los Estados miembros de la OEA durante la sesión extraordinaria de la Asamblea General que se realizó el 11 de septiembre de 2001 en Lima, Perú, la carta tiene como propósito principal “fortalecer y preservar a las instituciones democráticas de las naciones de las américas. La carta define los elementos esenciales de la democracia y su relación al desarrollo integral y al combate a la pobreza; también establece cómo debería ser defendida cuando está bajo amenaza. Además, promueve una cultura democrática, así como las misiones de observación electoral”. (http://www.oas.org/es/democratic-charter/). Los valores que rescata la carta son los siguientes: el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales; elecciones periódicas, libres y justas; transparencia, probidad y respeto por los derechos sociales; ejercicio del poder sobre la base del estado de derecho; sistema plural de los partidos y organizaciones políticas, separación e independencia de los poderes públicos; eliminación de todas las formas de discriminación; y derecho y deber de todos los ciudadanos de participar en decisiones relativas a su propio desarrollo. Lo anterior considerando, tal como expresa el Artículo 1 de la Carta, que “los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla. La democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de las Américas”.

Noticias Internacionales Ministros de Defensa y Cancilleres analizan tropas en Haití Con el propósito de convenir una estrategia común y de este modo coordinar entre los países contribuyentes un planteamiento ante Naciones Unidas para los próximos mandatos para las tropas que están en Haití, el 10 de marzo se realizó una reunión de los países con contingente militar en el país caribeño. El encuentro se efectuó en la ciudad de Montevideo, Uruguay, y contó, entre otras autoridades, con la presencia de los ministros de Defensa de Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y Ecuador. El ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, destacó que “lo que se ha hecho ahora, en materia de ayuda humanitaria y en materia de seguridad, ha sido son duda positivo, ha impedido una tragedia social. Sin embargo, ahora hay que dar un paso más allá y ese paso es cómo los países de América Latina, entre ellos Chile, contribuyen al desarrollo económico y a la creación de instituciones en Haití”. (http://www.defensa.cl/2011/03/11ministro-allamandasistio-a-reunion-de-ministros-de-defensa-y-de-relaciones-exteriores-de-paises-con/).

V Reunión de Revisión de la Convención de Seguridad Nuclear Efectuada entre el 4 y 14 de abril, en la ciudad de Viena, Austria, este encuentro permitió que los países adheridos a la convención intercambiaran información sobre las disposiciones adoptadas a raíz del accidente de la planta nuclear japonesa de Fukushima, así como las acciones previstas para fortalecer la seguridad a nivel global.

50

Cesim, año 16, mayo, 2011


La convención, entrada en vigencia el 24 de octubre de 1996, ha sido suscrita a la fecha por 72 países miembros, entre ellos Chile, con el objetivo de lograr mantener un máximo nivel de seguridad en la industria nuclear, mediante el mejoramiento de las medidas nacionales y las acciones en el marco de la cooperación internacional. Las reuniones de revisión de la convención son los principales medios a través de los cuales se pretende el logro de los propósitos anteriormente señalados. El objetivo de estos encuentros es revisar las materias relativas a la seguridad nuclear de los países miembros, que incluyen a los que tienen plantas nucleares, como a aquellos que desarrollan programas nucleares de diferente envergadura y que, eventualmente, tendrían que implementar las obligaciones asumidas en la convención. En la declaración final de esta reunión, junto con solidarizar con el pueblo japonés, se consensuó, entre otras materias, reafirmar el compromiso de los países miembros con los objetivos de la convención, reforzar las medidas nacionales y de colaboración internacional, extremar la defensa de las instalaciones nucleares frente a potenciales riesgos y fortalecer los planes de emergencia. Del mismo modo, se ratificó el apoyo hacia el rol que desempeña el Organismo Internacional de Energía Nuclear Atómica (OIEA) en materia de seguridad nuclear. Además, se acordó que el próximo encuentro anual se centraría en abordar las consecuencias del accidente nuclear de Fukushima y realizar una conferencia ministerial en Seguridad Nuclear entre el 20 y 24 de junio de 2011, en Viena, enfatizándose que el propósito es que esta “entregue una oportunidad para hacer una evaluación inicial del accidente de Fukushima, considerando las lecciones que deben ser aprendidas, que sirvan para emprender un proceso para fortalecer globalmente la seguridad nuclear y considerar futuras formas de fortalecer las respuestas frente a accidentes y emergencias nucleares”. (Summary Report of the 5th Review Meeting of the Contracting Parties to the Convention on Nuclear Safety. http://www.iaea.org/Publications/Documents/ Conventions/cns-summaryreport0411.pdf ).

De izq. a der.: Rafael Grossi, Jefe de Gabinete OIEA, Yukiya Amano, Director General OIEA, Ansar Parvez, Presidente, y Vimos Cserveny, Secretario. Fuente: http://www.flickr.com/photos/iaea_imagebank/5546024989/in/set72157626315451546

Cesim, año 16, mayo, 2011

51


Ministros de Defensa de UNASUR firmaron la Declaración de Lima En el marco de la III Reunión Ordinaria del Consejo de Defensa Suramericano, realizada el 13 de mayo en Perú, los ministros de Defensa y la Secretaría General de UNASUR firmaron la “Declaración de Lima”. En ella, las autoridades ratificaron su decisión de fortalecer a Suramérica, con el propósito de que sea una zona de paz, mediante el diálogo y el consenso en materia de defensa, seguridad y cooperación regional y multilateral. Dentro de las temáticas abordadas, se destacaron los avances del grupo de trabajo encargado de elaborar una metodología común para la medición de gastos en defensa, así como el desarrollo del grupo de trabajo que se encuentra elaborando un Protocolo de Paz, Seguridad y Cooperación en la UNASUR, acogiéndose la propuesta ecuatoriana de realizar el 14 y 15 de julio de 2011 una nueva reunión de este grupo para concretar los trabajos. Del mismo modo, se acogió la propuesta de Colombia de solicitar al Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores que convoque a una reunión de Ministros de Defensa, Justicia e Interior para analizar las amenazas del crimen organizado transnacional y las nuevas amenazas a la seguridad regional. En relación a lo anterior, se le encomendó al Centro de Estudios Estratégicos de Defensa iniciar los estudios sobre los riesgos y amenazas de modo de apoyar dicho encuentro. Por último, dentro de las iniciativas acordadas, se reiteró la voluntad sobre la necesidad de llamar a una Conferencia Especial, convocada por la OEA para evaluar el futuro de la misión y funciones de los instrumentos y componentes del Sistema Interamericano de Defensa, por lo que solicitaron a las cancillerías de los países de UNASUR que impulsen ante la OEA la convocatoria. El ministro de Defensa del Perú, Jaime Thorne León, señaló que en este acuerdo los países que conforman el Unasur también se comprometieron a proteger la biodiversidad y los recursos naturales, así como resaltar la confianza para tener un conocimiento mutuo del armamento bélico que adquiere cada país y formar una estrategia de defensa del sector. (http://www.cdsunasur.org/index.php?option=com_content&view=article&id=376% 3Aiii-reunion-ordinaria-del-consejo-de-defensa-suramericano&catid=65%3Anoticias-generales&Itemid=257&lang=es).

Ministros de Defensa de UNASUR. III Reunión Ordinaria del Consejo de Defensa Suramericano Fuente: http://www.cdsunasur.org/.

52

Cesim, año 16, mayo, 2011


Escenarios Actuales. CESIM. pp. 53-54.

Reseña de Lecturas Recomendadas Stupid War: A citizen´s guide to botched putches, failed coups, inane invasions, and ridiculous revolution* Autores: Ed Strosser y Michael Prince España: Ediciones B, S.A. 2008, 381 páginas. ISBN 978-84-666-3943-9

Por: Pablo Rivas Pardo**

Los autores comienzan su texto señalando que los períodos de guerra en la historia de la humanidad son breves, lo cual no es nuevo ni novedoso. Lo que sí es novedoso en este libro, es el estudio segmentado de 16 episodios políticos-militares que comenzaron como gestas y terminaron en desastres de la historia humana, o por lo menos, como hechos lamentables para sus países. El tono irónico utilizado por estos historiadores, deja en evidencia errores de grandes emperadores, destacados políticos y de países potencia, con lo cual se demuestra que las equivocaciones son propias de las malas planificaciones y no, necesariamente, de países subdesarrollados. Metodológicamente, Strosser y Prince toman los casos desmenuzándolos en sus contextos históricos, los actores que tomaron las decisiones, el relato de los hechos, el error de la acción iniciada y sus lecciones. La lección funciona como una especie de fábula, ya que deja una moraleja virtuosa para la esfera política, el mundo militar y el mundo académico relacionado con la polemología. En cada una de las historias se repite como constante; la falta de claridad de los objetivos militares ¿qué atacamos? y la no definición de los objetivos políticos ¿qué queremos? al iniciarse la acción militar o revolucionaria. Otra constante es la disfuncionalidad del político, que a

* El texto cuenta con una versión traducida al español bajo el título de Breve historia de la incompetencia militar. ** Cientista Político de la Universidad Diego Portales. Diplomado en Operaciones de Paz y Seguridad Internacional y Seguridad y Defensa ambos en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos. Asociado al Observatorio de Política Comparada Internacional de la Universidad Diego Portales. Actualmente se desempeña como analista del Consejo Académico Consultivo de Estudios e Investigaciones Militares.

Cesim, año 16, mayo, 2011

53


veces se entromete en los roles del militar, asumiendo la conducción del aparato militar en lo operativo. De manera similar, el problema puede producirse cuando el militar ostenta el poder político, desapareciendo la división de los poderes y con eso la repartición de roles. Revisando entre los casos expuestos, está el de “Valente y el fin del Imperio Romano”. Este hecho ocurrió en el año 377 y consistió en que Valente, emperador más bien pausado y quieto, en pleno campo de batalla contra los godos, les perdonó la vida cuando les iba ganando. Mientras parlamentaba la paz los godos aprovecharon su clemencia, lo rodearon con la caballería y lo asesinaron. El siguiente episodio es la “Cuarta Cruzada”. El príncipe Alejo, bizantino, decidió ir a Tierra Santa para que fuera recuperada en una cuarta versión de las proezas anteriores. Su plan de financiamiento no funcionó y ya estaba endeudado con Enrico Dandolo, quien le propuso como compensación ir a Zara (Zadar, Croacia) invadirla, hacerse de sus riquezas, controlar los puertos y con eso saldar la deuda. Tal propuesta fue aceptada, pero se entramparon en Zara sin nunca salir de ella. Los resultados de la cruzada fueron: nunca se llegó a Medio Oriente, Alejo volvió derrotado en su aventura, Dandolo falleció sin recuperar sus riquezas y el ejército movilizado desertó. Uno de los casos emblemáticos del libro, pero que tiene poca difusión, es la invasión a Rusia en septiembre de 1918 por parte de Estados Unidos. Woodrow Wilson, meses después de su célebre discurso sobre los 14 puntos para la paz, decidió invadir Siberia en apoyo de los contrarrevolucionarios. El mando fue del general Graves, quien afirmó: “estuve al mando de las tropas estadounidense enviadas a Siberia y tengo que admitir que no sé qué intentaba conseguir Estados Unidos con la intervención militar” (p. 144). Graves alegó no tener un mandato claro y medios militares suficientes. Además la coordinación con el almirante Kolchak, líder de la contrarrevolución, fue inconexa. Finalmente, las tropas volvieron a Estados Unidos sin saber para qué fueron y qué logros debieron haber tenido. Ya más contemporáneo se analiza la invasión a la Bahía de Cochinos y a Granada por parte de Estados Unidos y la Guerra de la Unión Soviética contra Afganistán. En torno a Latinoamérica aborda la guerra de la Triple Alianza, del Pacífico, del Chaco y de las Malvinas. Este libro es idóneo para oficiales y profesores de academias militares, cátedras de relaciones internacionales y/o de política en general. Lo anterior, en razón a que los episodios recogidos se analizan para ser presentados como contraejemplos. Tal presentación permite separar las etapas propias de una planificación; informar, apreciar, resolver, ordenar y fiscalizar, logrando así definir en cuál de ellas se cometió el error y así no repetirlo.

54

Cesim, año 16, mayo, 2011


N VE S T EI I

AC ES MILIT AR ION ES

C

S

G

O DE ESTUD TR IO EN

Escenarios Actuales. CESIM. pp. 55-56

Normas Editoriales Línea editorial: La revista institucional Escenarios Actuales es publicada continuamente desde 1995 a la fecha. En ella se abordan temáticas del área de la seguridad y defensa, nacional e internacional, de las relaciones internacionales, más aquellos temas inherentes a los ejércitos como son la modernización, transformación y los nuevos desafíos que le impone un mundo globalizado e interdependiente. Estos temas se encuentran enfocados hacia las áreas de interés que le son propias al Centro de Estudios e Investigaciones Militares (CESIM). Escenarios Actuales aspira a ser una publicación de referencia sobre las materias tratadas y difundir aquellos temas que se consideran relevantes de ser divulgados, conformando un espacio de opinión sobre la materia. Esta publicación está dirigida a los integrantes de la comunidad de la defensa nacional e internacional, a aquellos pertenecientes al mundo académico, político-estratégico e institucional, a quienes son líderes de opinión y a todos los lectores que tengan interés en aproximarse a nuestra área de competencia. Esta publicación trimestral es planificada temáticamente por los integrantes del Consejo Editorial, Comité Editorial y Comité Ejecutivo; además, este último es el encargado de efectuar la evaluación, revisión y edición de los artículos recibidos. Los autores que deseen publicar sus escritos deben remitir sus trabajos originales para que estos sean evaluados y eventualmente publicados, en conformidad a la línea temática de la edición correspondiente. Asimismo, estas colaboraciones deben ser enfoques actualizados y hechos relevantes que incidan en las temáticas que forman parte de la línea editorial de la revista.

Aspectos de forma – Los trabajos enviados deben ser inéditos.

Para los artículos: – Extensión: Los artículos deben tener una extensión máxima de 14 carillas, hoja tamaño carta, escritos a espacio sencillo, letra Times New Roman, tamaño 12. En ellas se deben incluir las notas al pie de página, cuadros, anexos y notas bibliográficas. Asimismo, todos los artículos deben poseer citas bibliográficas.

Cesim, año 16, mayo, 2011

55


– Los artículos deben ser encabezados por un título, contar con un resumen ejecutivo de no más de cien palabras en español e inglés (abstract). Además, debe considerar las palabras clave del artículo en español e inglés (keywords) de hasta cinco vocablos o términos clave. – A el o a los autores del artículo les corresponde remitir un pequeño currículum vitae, haciendo referencia a sus principales grados académicos, ocupación y lugar en que se desempeñan. Se solicita adjuntar una fotografía digital e incluir una dirección de correo electrónico.1

Para las visiones y reseñas de lecturas recomendadas: – Las “Visiones” corresponden a escritos de menor extensión que un artículo, en donde se da a conocer una reflexión o una opinión fundamentada respecto de las áreas de competencia de la línea editorial de la revista. Estas deben tener una extensión máxima de 4 carillas, hoja tamaño carta, escrito a espacio sencillo, letra Times New Roman, tamaño 12. – Las “Reseñas de Libros” son las referencias sobre textos que sean atingentes a la temática de la revista y de preferencia hayan sido publicados recientemente, los que deben contribuir a ampliar el conocimiento sobre las materias abordadas. Asimismo, deben especificar el autor, la casa editorial, año de edición, lugar de edición, número de páginas de la publicación y el registro de inscripción. La extensión máxima es de tres carillas, hoja tamaño carta, escrito a espacio sencillo, letra Times New Roman, tamaño 12. – Referencias Bibliográficas: Las citas o las fuentes empleadas deben ser numeradas consecutivamente y seguir el siguiente formato: apellido, nombre, título, ciudad, casa editorial, año de edición, p. (página)/pp. (páginas). Ejemplo de libro: WILHELMY, Manfred (1988). Política Internacional: Enfoques y Realidades. Buenos Aires, Argentina. Grupo Editor Latinoamericano, p. 45. Ejemplo de artículo: ABELLÁN, Joaquín (1991). “Historia de los conceptos e historia social”, Journal of Democracy. pp. 48-50. En caso de que los escritos no correspondan a un artículo o un libro, se debe especificar la fuente de referencia. – Al término del artículo deberá indicarse la bibliografía utilizada, siguiendo por orden alfabético, el apellido y nombre del autor, el título de la obra, el lugar y año de publicación y la editorial. Normalmente esta parte no se publica pero queda en los archivos. – La revista se reserva la facultad de editar formalmente los artículos, siempre respetando el espíritu del texto original. Asimismo, los artículos podrán ser sometidos a la evaluación de algún experto en la materia, externo al Comité Editorial. – Los trabajos pueden ser remitidos al Comité Ejecutivo, Centro de Estudios e Investigaciones Militares, Bandera Nº 52, Santiago de Chile, o por correo electrónico al email escenarios.actuales@cesim.cl, en formato Word 5.0 o superior para PC.

1

Este requerimiento es para los autores de artículos, visiones y reseñas.

56

Cesim, año 16, mayo, 2011


Impreso en los Talleres del Instituto Geogrรกfico Militar. Nueva Santa Isabel 1640 Santiago, Chile


Centro de Estudios e Investigaciones Militares Bandera Nº 52, Santiago de Chile. Teléfono: (56-2) 4501988 FAX: 4501972-4501973 email: extension@cesim.cl escenarios.actuales@cesim.cl www.cesim.cl

Recursos Naturales Estratégicos (RNE) y ‘Seguridad Natural’ Cristian Leyton S. El potencial de la exploración y explotación de litio en Chile: ¿Un asunto estratégico? Jaime Alée G. El Sistema del Tratado Antártico, Chile y su perspectiva estratégica GDD Javier Urbina P. Los resultados de la XVI Conferencia de las Partes (COP 16) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y la participación de Chile Waldemar Coutts S.

Leyton11  

Recursos naturales estratégicos Ejército de Chile Año 16, N° 1, mayo, 2011 The Military Studies and Research Center of the Chilean Army (CES...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you